lunes, 25 de agosto de 2014

Manifestacion en el parchis del dia 21 de agosto pidiendo el fin del genocidio en Gaza



John McCain, el organizador de la «primavera árabe» y el Califa


Barack Obama y John McCain ¿Son, como aparentan, adversarios políticos o colaboradores que trabajan en conjunto para la estrategia imperialista?
Todos han notado la contradicción de los que hasta hace poco calificaban el Emirato Islámico de «combatientes de la libertad», cuando esa organización operaba en Siria, y ahora se indignan ante sus fechorías en Irak. Pero ese discurso –de por sí incoherente– resulta perfectamente lógico en el plano estratégico: los mismos individuos debían ser presentados como aliados ayer y hoy como enemigos, aunque siempre estuvieron –y siguen estando– a las órdenes de Washington. Thierry Meyssan revela el lado oculto de la política estadounidense a través del caso particular del senador John McCain, organizador de la «primavera árabe» y, desde hace mucho tiempo, interlocutor del califa Ibrahim.
 
Todo el mundo conoce a John McCain como el líder de los republicanos estadounidenses que perdió las elecciones presidenciales en 2008. Pero, como vamos a verlo, eso es sólo una parte de su verdadera biografía, la parte que le sirve de cobertura para dirigir acciones secretas a nombre del gobierno de Estados Unidos.
Cuando me hallaba en Libia, durante la agresión «occidental», tuve la oportunidad de consultar un informe de la inteligencia exterior. El informe decía que el 4 de febrero de 2011 la OTAN había organizado en El Cairo una reunión para iniciar la «primavera árabe» en Libia y Siria. Según el informe, John McCain había presidido la reunión. Aquel documento contenía una lista detallada de los participantes libios, encabezados por el segundo personaje más importante del gobierno libio de la época, Mahmud Jibril, quien había cambiado abruptamente de bando al entrar en aquella reunión para convertirse en el jefe de la oposición libia en el exilio. Recuerdo que, entre los delegados franceses presentes, el informe citaba el nombre de Bernard-Henry Levy, personaje que nunca ha ejercido oficialmente ningún tipo de función en el gobierno francés. Muchas otras personalidades participaron en aquel encuentro, entre ellas una nutrida delegación de sirios residentes en el extranjero.
Al término de aquella reunión, la misteriosa cuenta de Facebook Syrian Revolution 2011 llamó a la realización, el 11 de febrero, de una manifestación ante la sede del Consejo del Pueblo (la Asamblea Nacional siria) en Damasco. Aunque aquella cuenta afirmaba entonces disponer de más de 40 000 seguidores, sólo una docena de personas respondieron a su llamado… antes las cámaras de los fotógrafos y cientos de policías. La manifestación se dispersó pacíficamente y los enfrentamientos en Siria no comenzaron hasta un mes después, en la localidad de Deraa 1.
El 16 de febrero de 2011, una manifestación organizada en Bengazi en memoria de los miembros del Grupo Islámico Combatiente en Libia 2 masacrados en 1996 en la cárcel de Abu Selim se convirtió en un enfrentamiento a tiros. Al día siguiente, una segunda manifestación, organizada en memoria de las personas muertas en el ataque al consulado de Dinamarca, durante los incidentes provocados por la publicación de las caricaturas de Mahoma, también acabó en tiroteo. En el mismo momento, miembros del Grupo Islámico Combatiente en Libia provenientes de Egipto y bajo las órdenes de individuos enmascarados no identificados atacaban simultáneamente 4 bases militares en 4 ciudades libias. Al cabo de 3 días de combates y atrocidades, los cabecillas iniciaron la sublevación de la región libia de Cirenaica 3 contra la región de Tripolitania4. La prensa occidental presentó el ataque terrorista inicial como una «revolución democrática» contra el «régimen» de Muammar el-Kadhafi.
El 22 de febrero, John McCain estaba en Líbano. Allí se reunió con miembros de la Corriente del Futuro –el partido de Saad Hariri– a quienes encargó la supervisión de la introducción de armas en Siria organizándolos alrededor del diputado Okab Sakr 5. Y después salió de Beirut para inspeccionar la frontera siria y escoger las localidades, principalmente Ersal, que servirían como bases de retaguardia a los mercenarios que posteriormente participarían en la guerra que ya se estaba preparando.
Las reuniones que presidió John McCain marcaron claramente el inicio de un plan que Washington había trazado hacía mucho tiempo, plan que preveía que el Reino Unido y Francia atacaran simultáneamente Libia y Siria, conforme a la doctrina de «liderazgo desde atrás» y el anexo del Tratado de Lancaster House firmado entre Londres y París en noviembre de 2010 6.
Mayo de 2013, la estancia ilegal de McCain en Siria
En mayo de 2013, el senador John McCain estuvo ilegalmente cerca de Idleb, en territorio sirio, donde llegó a través de Turquía para reunirse con líderes de la llamada «oposición armada». El viaje sólo se hizo público a su regreso a Washington 7.
La estancia de McCain en territorio sirio fue organizada por la Syrian Task Force. Contrariamente a lo sugiere su nombre, la Syrian Task Force es una organización sionista encabezada por un palestino asalariado del AIPAC 8.
John McCain durante su estancia ilegal en territorio sirio. En primer plano a la derecha aparece el director de la Syrian Emergency Task Force. Al centro de la imagen, parado en la puerta, aparece Mohammad Nur.
En las fotos publicadas podía verse junto al senador a Mohammad Nur, vocero de la Brigada Tempestad del Norte –miembro del Frente al-Nusra, (o sea de al-Qaeda en Siria), que había secuestrado y aún retenía en su poder a 11 peregrinos chiitas libaneses en Azaz 9. Interrogado sobre su relación con secuestradores miembros de al-Qaeda, el senador McCain dijo que no conocía a Mohammad Nur y afirmó que el individuo se había metido en la foto.
Aquello provocó un gran escándalo y las familias de los peregrinos secuestrados presentaron ante la justicia libanesa una denuncia contra el senador McCain como cómplice de los secuestradores. Finalmente hubo un acuerdo y los secuestrados fueron liberados.
Supongamos ahora que el senador McCain haya dicho la verdad y que Mohammad Nur realmente lo engañó. El objetivo de su estancia ilegal en territorio sirio era reunirse con el estado mayor del Ejército Sirio Libre ESL. Según McCain, el ESL se componía «exclusivamente de sirios» que luchan por «su libertad» contra la «dictadura alauita» (sic). Como prueba del encuentro, los organizadores del viaje publicaron la siguiente foto.
John McCain y el estado mayor del Ejército Sirio Libre. A la izquierda, en primer plano, el hombre con quien conversa el senador es Ibrahim al-Badri. El hombre con espejuelos es el general Salim Idriss.
En la foto aparece el general Salem Idriss, jefe del Ejército Sirio Libre, pero también está presente (en primer plano, a la izquierda) Ibrahim al-Badri, que es precisamente la persona con quien el senador está conversando en la imagen. A su regreso de aquel sorpresivo viaje, John McCain afirmó que todos los responsables del Ejército Sirio Libre son «moderados en quienes se puede confiar» (sic).
Sin embargo, Ibrahim al-Badri (alias Abu Du’a) figuraba desde el 4 de octubre de 2011 en la lista de los 5 terroristas más buscados por la justicia estadounidense (Rewards for Justice), con una recompensa de hasta 10 millones de dólares para quien contribuyese a su captura 10. Y desde el 5 de octubre de 2011, el nombre de Ibrahim al-Badri había sido incluido en la lista del Comité de Sanciones de la ONU como miembro de al-Qaeda11.
Pero eso no es todo. Un mes antes de su encuentro con el senador estadounidense John McCain, Ibrahim al-Badri, bajo el nombre de guerra de Abu Bakr al-Bagdadi, había creado el Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), siendo todavía miembro del estado mayor del «moderado» Ejército Sirio Libre. Bajo ese nombre reclamó la autoría del ataque contra las cárceles de Taj y Abu Graib, en Irak, ataque que hizo posible la fuga de entre 500 y 1 000 yihadistas que se unieron a su organización. Aquel ataque estuvo coordinado con otras operaciones casi simultaneas en otros 8 países diferentes. Y los yihadistas liberados en cada una de ellas también se unieron a organizaciones armadas que operaban en Siria. Aquello resultaba tan extraño que Interpol emitió una nota solcitando la cooperación de sus 190 países miembros 12.
Por mi parte, siempre dije que en el terreno no había ninguna diferencia entre el Ejército Sirio Libre, el Frente al-Nusra, el Emirato Islámico, etc. Todas esas organizaciones se componen de los mismos individuos y estos cambian constantemente de bandera. Cuando dicen ser miembros del Ejército Sirio Libre agitan la bandera de la colonización francesa y sólo hablan de derrocar al «perro Bachar». Cuando dicen ser miembros de al-Nusra, agitan la bandera de al-Qaeda y dicen querer imponer el islam –el de ellos– en todo el mundo. Y cuando se declaran miembros del Emirato Islámico, hacen ondear la bandera del Califato y anuncian que expulsarán de la región a todos los infieles. Pero, sea cual sea su etiqueta, cometen las mismas fechorías: violaciones, torturas, decapitaciones, crucifixiones.
Sin embargo, ni el senador McCain, ni sus turoperadores de la Syrian Emergency Task Force han entregado al Departamento de Estado la información que poseen sobre Ibrahim al-Badri… ni han pedido cobrar la recompensa. Como tampoco han informado al Comité antiterrorista de la ONU.
En ningún país del mundo, sin importar su régimen político, se aceptaría que el líder de la oposición estuviese en contacto directo, amistoso y público con un peligroso terrorista buscado por la justicia nacional.
¿Quién es el senador McCain?
Masi John McCain no es simplemente el líder de la oposición política al presidente Obama. ¡Es también uno de sus altos funcionarios!
McCain es, en efecto, presidente del International Republican Institute (IRI), la rama republicana de la NED/CIA 13, desde enero de 1993. Esta supuesta “ONG” fue oficialmente creada por el presidente Ronald Reagan para extender ciertas actividades de la CIA, en coordinación con los servicios secretos británicos, canadienses y australianos. Contrariamente a lo que afirma, el IRI es en realidad una agencia intergubernamental cuyo presupuesto es aprobado por el Congreso de Estados Unidos como parte de una línea presupuestario que depende del Departamento de Estado.
Y precisamente porque es una agencia conjunta de los servicios secretos anglosajones diferentes Estados de todo el mundo prohíben toda actividad del IRI en sus territorios.
Acusados de haber montado el derrocamiento del presidente egipcio Hosni Mubarak por cuenta de la Hermandad Musulmana, John Tomlaszewski (segundo a partir de la derecha) y Sam LaHood (segundo desde la izquierda, Sam LaHood es el hijo de Ray LaHood, republicano americano-libanés y secretario de Transporte en la administración demócrata de Barack Obama), empleados ambos del International Republican Institute (IRI) en El Cairo, se refugiaron en la embajada de Estados Unidos. Aquí aparecen junto a los senadores John McCain y Lindsey Graham durante la reunión preparatoria de la «primavera árabe» contra Libia y Siria. Finalmente fueron liberados por el miembro de la Hermandad Musulmana Mohamed Morsi, cuando este último se convirtió en presidente de Egipto.
Es impresionante la lista de intervenciones de John McCain por cuenta del Departamento de Estado. El senador ha participado en todas las revoluciones de color organizadas en los últimos 20 años.
Sólo citaremos algunos ejemplos. En nombre de la «democracia», el senador McCain preparó el fallido golpe de Estado contra el presidente constitucional Hugo Chávez, en Venezuela 14; el derrocamiento del presidente constitucional Jean-Bertrand Aristide, en Haití 15; el intento de derrocamiento del presidente constitucional Mwai Kibaki, en Kenya 16; y, más recientemente, el derrocamiento del presidente constitucional de Ucrania, Viktor Yanukovich.
En cualquier Estado del mundo, cuando un ciudadano hace algo por derrocar el régimen de otro Estado es posible que se le felicite… si tiene éxito y si el nuevo régimen se convierte en un aliado. Pero será severamente condenado si sus iniciativas tienen consecuencias nefastas para su propio país. Sin embargo, el senador McCain nunca ha tenido el menor problema cuando sus acciones antidemocráticas en los Estados donde ha fracasado han resultado negativas para Washington, como en el caso de Venezuela. Eso quiere decir que, para Estados Unidos, el senador McCain no es un traidor sino un agente.
Pero es además un agente que dispone de la mejor fachada imaginable por ser el opositor oficial del presidente Barack Obama. Así que puede viajar a cualquier lugar del mundo (McCain es el senador estadounidense que más viaja) y reunirse sin ningún temor con quien mejor le parece. Si sus interlocutores aprueban la política de Washington, McCain promete que la continuará; si están en contra, McCain culpa de todo al presidente Obama.
John McCain es conocido como veterano y prisionero de guerra, durante 5 años, en Vietnam, donde se le aplicó un programa cuyo objetivo no era arrancar información a los prisioneros sino inculcarles un discurso. Se trataba de transformar la personalidad del prisionero para que hiciese declaraciones en contra de su propio país. Luego de ser estudiado para la Rand Corporation por el profesor Albert D. Biderman a partir del ejemplo norcoreano, aquel programa sirvió de base a las investigaciones que el doctor Martin Seligman dirigió en Guantánamo y en otras instalaciones 17. Bajo la administración de George W. Bush, la aplicación de ese programa a más de 80 000 prisioneros permitió convertir a varios en verdaderos combatientes al servicio de Washington. Por haber sucumbido él mismo en Vietnam, John McCain sabe perfectamente cómo funciona el programa y cómo manipular a los yihadistas sin ningún tipo de escrúpulo.
¿Cuál es la estrategia de Estados Unidos con los yihadistas en el Levante?
En 1990, Estados Unidos decidió acabar con su antiguo aliado iraquí. Después de haber dado a entender al presidente Sadam Husein que la invasión de Kuwait sería considerada un asunto interno de Irak, Washington la utilizó como pretexto para movilizar una coalición internacional contra Irak. Pero, ante la oposición de la URSS, Washington no derrocó el régimen y se limitó a imponer y controlar una zona de exclusión aérea.
En 2003, la oposición de Francia no bastó para contrarrestar la influencia del Comité para la Liberación de Irak. Estados Unidos atacó nuevamente ese país y esta vez derrocó al presidente Sadam Husein. Por supuesto, uno de los principales responsables del Comité era John McCain. Después de poner durante un año el saqueo de Irak en manos de una empresa privada 18, Estados Unidos trató de dividir el país en 3 Estados diferentes, pero tuvo que renunciar a hacerlo ante la resistencia de los iraquíes. En 2007 trató nuevamente de hacerlo, apoyándose en la resolución Biden-Brownback, pero el intento terminó en un nuevo fracaso 19. Todo ello explica la actual estrategia, tendiente a lograr nuevamente la partición de Irak, esta vez a través de un actor no estatal: el Emirato Islámico.
En este documento, publicado en septiembre de 2013, el embajador de Qatar en Trípoli informa a su ministerio que un grupo de 1 800 africanos ha terminado de entrenarse en Libia para participar en la yihad y propone enviarlos a Turquía en 3 grupos para que se unan al Emirato Islámico en territorio sirio.
La operación estaba en preparación desde hace tiempo, incluso antes del encuentro de John McCain con Ibrahim al-Badri. Varias comunicaciones internas del ministerio de Relaciones Exteriores de Qatar –publicadas por mis amigos James y Joanne Moriarty20– muestran que 5 000 yihadistas recibieron entrenamiento, financiado por Qatar, en la Libia de la OTAN durante el año 2012, mientras que el futuro califa recibía 2,5 millones de dólares.
En enero de 2014, el Congreso de Estados Unidos celebró una sesión secreta en la que aprobó, en violación del derecho internacional, el financiamiento –hasta septiembre de 2014– para el Frente al-Nusra (miembro de al-Qaeda) y para el entonces llamado Emirato Islámico en Irak y el Levante (EIIL) 21. Aunque no se sabe con precisión lo que se decidió realmente en esa reunión secreta del Congreso estadounidense, revelada por la agencia británica Reuters 22 sin que ningún medio de prensa de Estados Unidos se atreviese a violar la censura, es muy probable que la ley allí aprobada incluya algún acápite sobre el armamento y entrenamiento de los yihadistas.
Orgullosa de ese financiamiento estadounidense, Arabia Saudita proclamó a través de su televisión pública Al-Arabiya, que el Emirato Islámico se hallaba bajo la autoridad del príncipe saudita Abdul Rahman al-Faisal, hermano del príncipe Saud al-Faisal –ministro saudita de Relaciones Exteriores– y del príncipe Turki al-Faisal –embajador de Arabia Saudita en Estados Unidos y en el Reino Unido 23.
El Emirato Islámico representa una nueva etapa en materia de mercenarismo. A diferencia de los grupos yihadistas que pelearon en Afganistán, Bosnia-Herzegovina y Chechenia, formados alrededor de Osama ben Laden, el Emirato Islámico no constituye una fuerza de apoyo sino un ejército en sí. A diferencia de los grupos que lo precedieron en Irak, Libia y Siria, formados alrededor del príncipe –también saudita– Bandar ben Sultan, el Emirato Islámico dispone de servicios integrados y sofisticados de propaganda que llaman a otros elementos a unirse a sus fuerzas. Y también dispone de administradores civiles formados en grandes centros occidentales de enseñanza y capaces de garantizar rápidamente la administración de un territorio.
Arabia Saudita compró armamento ucraniano acabado de fabricar y los servicios secretos turcos se encargaron de transportarlo y de entregarlo al Emirato Islámico. Los últimos detalles se coordinaron con la familia Barzani durante una reunión de los grupos yihadistas en Amman, el 1º de junio de 2014 24.
El ataque conjunto contra Irak por parte del Emirato Islámico y del gobierno regional del Kurdistán comenzó 4 días después de esa reunión. El Emirato Islámico se apoderó de la parte sunnita del país mientras que el gobierno regional del Kurdistán ampliaba su territorio en más de un 40%. Huyendo de las atrocidades de los yihadistas, las minorías religiosas abandonaban la zona sunnita, abriendo así el camino a la división del país en 3 partes.
En violación del acuerdo de defensa en vigor entre Irak y Estados Unidos, el Pentágono no intervenía y permitía que el Emirato Islámico continuara su campaña de conquista y masacres. Fue sólo al cabo de un mes, cuando los peshmergas del gobierno regional kurdo ya se habían retirado sin presentar batalla y cuando la presión de la opinión pública ya se hacía demasiado intensa, que el presidente Obama dio orden de bombardear algunas posiciones del Emirato Islámico. Pero, según el general William Mayville, director de operaciones del estado mayor:
    «Esos bombardeos tienen pocas probabilidades de afectar las capacidades globales del Emirato Islámico o sus actividades en otras regiones de Irak o de Siria.»  25.
Es evidente que el objetivo de los bombardeos estadounidenses no es destruir el ejército yihadista sino solamente garantizar que los diferentes actores no se salgan del territorio que se les ha asignado. En todo caso, los bombardeos son por el momento puramente simbólicos y sólo han destruido unos cuantos vehículos. En definitiva, es la intervención de los combatientes kurdos del PKK turco y sirio lo que realmente ha detenido el avance del Emirato Islámico y abierto un corredor para permitir a las poblaciones civiles escapar a la masacre.
Están circulando numerosas mentiras sobre el Emirato Islámico y su califa. El diario Gulf Daily News afirmó que Edward Snowden había hecho revelaciones sobre ellos 26. Al verificar, hemos podido comprobar que el ex espía estadounidense no ha publicado absolutamente nada sobre el Emirato Islámico y su califa. El Gulf Daily News es un cotidiano que se publica en Bahréin, un emirato ocupado por las tropas de Arabia Saudita, y el artículo busca únicamente ocultar las responsabilidades del reino de los Saud y del príncipe Abdul Rahman al-Faisal.
El Emirato Islámico es comparable a los ejércitos de mercenarios que existieron en la Europa del siglo XVI. Aquellos ejércitos participaban en las guerras de religión por cuenta de los señores que más les pagaban, así que podían estar a veces en un bando y estar después en el bando contrario. El califa Ibrahim es, de hecho, un condottiero moderno. Aunque hoy está a las órdenes del príncipe saudita Abdul Rahman –miembro del clan de los Sudairis– nada tendría de sorprendente que prosiga su epopeya en Arabia Saudita, después de un tránsito por el Líbano o Kuwait, y que pusiese fin a la actual línea de sucesión saudita favoreciendo al clan de los Sudairis en detrimento del príncipe Mithab, quien no es hermano sino hijo del actual rey Abdallah.
John McCain y el Califa
 
Ibrahim al-Badri, alias Abu Du’a, alias Abu Bakr Al-Bagdadi, alias Califa Ibrahim, es un mercenario del príncipe saudita Abdul Rahman al-Faisal, financiado por Arabia Saudita, Qatar y Estados Unidos para perpetrar tranquilamente todos los horrores que los Estados no pueden cometer porque al hacerlo violarían las convenciones de Ginebra.
En la más reciente edición de su publicación, el Emirato Islámico dedicó 2 páginas a denunciar al senador John McCain como «el enemigo» y «el cruzado» recordando su respaldo a la invasión estadounidense contra Irak. Para asegurarse de que la opinión pública estadounidense llegara a conocer esas acusaciones, el senador publicó de inmediato un comunicado calificando al Emirato Islámico como «el grupo terrorista islamista más peligroso del mundo» 27.
Pero toda esa polémica es sólo para distraer la atención del público. A uno le gustaría creer en ella… si no existiese aquella foto captada en mayo de 2013.
Thierry Meyssan
Fuente
Al-Watan (Siria)
 
 
 
Notas:
1 En aquel momento mencionamos las informaciones de la prensa que aseguraban que la manifestación de Deraa era una protesta por el arresto y tortura de varios estudiantes de la enseñanza media que habían pintado lemas hostiles a la República. Pero numerosos colegas trataron de comprobar la identidad de aquellos estudiantes y de reunirse con sus familias. Ninguno de ellos lo logró. Las únicas declaraciones publicadas aparecieron en la prensa británica y todos los testimonios eran anónimos y, por lo tanto, imposibles de verificar. Hoy estamos convencidos de que aquel incidente nunca existió. El estudio de los documentos sirios de aquel momento muestra que los manifestantes en realidad reclamaban aumentos de las jubilaciones y de los sueldos para los funcionarios… aumentos que el gobierno sirio concedió. En aquel momento ningún diario habló de jóvenes estudiantes de la enseñanza secundaria, historia inventada 2 meses después por Al-Jazzera.
2 Los miembros del Grupo Islámico Combatiente en Libia –o sea al-Qaeda en Libia– habían tratado de asesinar a Muammar el-Kadhafi por encargo del MI6 británico. Fue un oficial del contraespionaje británico, David Shayler, quien reveló aquel intento de asesinato. Cf «David Shayler: "Dejé los servicios secretos británicos cuando el MI6 a decidió financiar a los socios de Osama ben Laden"», Red Voltaire, 23 de noviembre de 2005.
3 Bengazi es la principal ciudad de la región de Cirenaica mientras que la capital libia –Trípoli– es a la vez la principal ciudad de la Tripolitania.
4 Rapport de la Mission d’enquête sur la crise actuelle en Libye En español, “Informe de la Comisión Investigadora sobre la crisis actual en Libia”, junio de 2011.
5 «Diputado libanés dirige el tráfico de armas hacia Siria», Red Voltaire, 5 de diciembre de 2012.
6 Sobre ese plan, ver mi serie de televisión en 6 partes 10 ans de Résistance, sobre la guerra de Estados Unidos contra Siria.
7 «John McCain entra en Siria ilegalmente», Red Voltaire, 30 de mayo de 2013.
8 «Syrian Emergency Task Force, otra máscara del sionismo», Red Voltaire, 7 de junio de 2013.
9 «John McCain fotografiado con secuestradores en Siria», Red Voltaire, 1º de junio de 2013.
10 “Wanted for Terrorism”, Rewards for Justice Program, Departamento de Estado.
11 El Comité del Consejo de Seguridad de la ONU creado mediante la resolución 1267 (1999) el 15 de octubre de 1999 también se conoce bajo la denominación de «Comité de Sanciones contra al-Qaeda». Ficha de inscripción de Ibrahim al-Badri (aparece bajo el nombre de guerra al-Samarrai).
12 «Evasiones simultáneas de yihadistas en 9 países», Red Voltaire, 6 de agosto de 2013.
13 «La NED, vitrina legal de la CIA», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), Red Voltaire, 11 de octubre de 2010.
14 «Implicación de las redes secretas de la CIA para derrocar a Chávez», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 18 de mayo de 2002.
15 «La CIA déstabilise Haïti», «Golpe de Estado en Haití», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 14 de enero y 3 de marzo de 2004.
16 «La experiencia política africana de Barack Obama», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 10 de marzo de 2013.
17 «El secreto de Guantánamo», por Thierry Meyssan, Оdnako (Rusia), Red Voltaire, 6 de noviembre de 2009.
18 «¿Quién gobierna en Irak?», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 31 de mayo de 2004.
19 «La balcanización de Irak», por Manlio Dinucci, Il Manifesto (Italia), Red Voltaire, 18 de junio de 2014.
20 «Official Document Qatar Embassy Tripoli Confirms Sending 1800 Islamic Extremists Trained in Libya to Fight in Syria», Libyan War The Truth, 20 de septiembre de 2013.
21 «Estados Unidos, primer financista mundial del terrorismo», por Thierry Meyssan, Al-Watan (Siria), Red Voltaire, 3 de febrero de 2014.
22 “Congress secretly approves U.S. weapons flow to ’moderate’ Syrian rebels”, por Mark Hosenball, Reuters, 27 de enero de 2014.
23 «Un príncipe saudita al mando del Emirato Islámico en Irak y el Levante», Red Voltaire, 3 de febrero de 2014.
24 «Revelaciones del PKK sobre la ofensiva del EIIL y la creación del "Kurdistán"», Red Voltaire, 8 de julio de 2014.
25 “U.S. Air Strikes Are Having a Limited Effect on ISIL”, por Ben Watson, Defense One, 11 de agosto de 2014.
26 «Baghdadi ’Mossad trained’», Gulf Daily News, 15 de julio de 2014.
27 “Statement by senator John McCain on being targeted by terrorist group ISIL as "the ennemy" and "the crusader"”, Oficina de John McCain, 28 de julio de 2014.
 

domingo, 24 de agosto de 2014

A la atención de Jon Voight, que llamó antisemitas a Penélope Cruz y Javier Bardem

Querido Jon Voight:
Le escribimos como admiradores de su trabajo desde hace muchos años. También somos profesores de Estudios Modernos de Oriente Medio, especializados en la historiay la realidad contemporánea de Israel, el sionismo y Palestina. Entre los dos, hemos escrito y editado unos cuantos libros sobre el país y los dos pueblos que están destinados (o condenados, dependiendo de tu punto de vista) a compartirlo.
Hemos leído su carta abierta a Javier Bardem, Penélope Cruz y otros críticos del último bombardeo israelí y la invasión de Gaza, en respuesta a su propia carta abiertaque condenaba la actuación israelí durante la guerra. Su pasión por defender Israel es claramente tan grande como su pasión por actuar. Sin embargo, detrás de su pasión hay una visión de la historia de Israel y de las actuales acciones que no concuerda con la verdadera historia ni con las realidades de hoy en día en el país. Básicamente, no son ciertas, y su creencia en ellas le ha llevado a adoptar posturas que acabarán (a este paso, más pronto que tarde) sentenciando, y no defendiendo, a Israel. Además, aunque ha dicho que ellos y otros actores no deberían enfrentarse a sanciones de la industria por apoyar a Israel, creemos que la intensidad de sus críticas, junto con la imprecisión de sus argumentos, no sólo exacerba la reescritura de la historia del conflicto en los medios de comunicación, sino que contribuye a una atmósfera tóxica de odio contra los palestinos y a un boicot de los mismos a propósito.
Éste es su argumento:
Obviamente, ignoran la historia completa del nacimiento de Israel, cuando en 1948 la ONU ofreció al pueblo judío una porción de tierra originariamente apartada para ellos en 1921, y a los palestinos árabes se les ofreció la otra mitad. Los árabes rechazaron la oferta, y los judíos la aceptaron, pero fueron atacados por cinco países árabes vecinos decididos a conducir a los judíos hasta el mar. Los israelíes ganaron. Los árabes lo volvieron a intentar en 1967, y en 1973, lanzando un ataque sorpresa el día de la festividad judía más sagrada. Los judíos siempre vencieron, pero no sin víctimas. Cuando Israel no estaba luchando en una gran guerra, se estaba defendiendo de las campañas terroristas.
Esta es la tradicional historia del nacimiento de Israel, una parte de lo que el historiador israelí Simha Flapan describía como los mitos en torno a Israel en su famoso libro de 1987 The Birth of Israel: Myths and Realities [El nacimiento de Israel: Mitos y realidades]. Sin embargo, es una distorsión de la historia real, que vio llegar el sionismo a suelo palestino ya en mitad de su propia modernización, frente a lo que el sociólogo israelí Gershon Shafir describe como "movimiento militante sionista nacionalista", que hace uso de la "conquista del trabajo" y luego de la "conquista de la tierra" para tener una fuerza cada vez mayor a partir de la conquista británica de Palestina en 1917.
Después de tres décadas de Gobierno británico comprometido legalmente -mediante la Declaración Balfour y el Mandato Palestino- a facilitar la creación de un "hogar nacional" judío a expensas de promover el nacionalismo árabe palestino, la guerra civil se hizo inevitable. Cuando la guerra por fin terminó, los líderes sionistasaceptaron los términos del Plan de partición de 1947. En realidad, tenían pocas intenciones de satisfacerlos, y durante el año siguiente, primero a través de un conflicto intercomunal y luego, de una guerra sin cuartel, 750.000 palestinos se vieron forzados a dejar su casa, y más de 500 pueblos fueron destruidos.
También se puede rebatir, con datos históricos, su afirmación de que los países colindantes atacaron a Israel para expulsarlo al mar. Como mostraban los profesores de la Universidad de Oxford Avi Shlaim y Eugene Rogan en su libro The War for Palestine, Rewriting the History of 1948, se envió a un número mínimo de fuerzas que, además, estaban mal preparadas; sus objetivos principales eran evitar parecer colaboradores, impedir que su rival, el gran Mufti de Jerusalén, estableciera un estado, y tomar cualquier territorio para sí mismos. Lo más importante aquí es que Jordania, el único vecino con un ejército bajo influencia británica, había alcanzado un modus vivendi con la dirigencia israelí/sionista que le permitía apoderarse de Cisjordania y dejar a Israel el resto del país. La única excepción era Jerusalén, en el que las dos partes no estaban de acuerdo, y que se convertiría en el escenario de los peores combates de la guerra.
Dejemos a un lado el hecho de que usted no menciona la invasión tripartita de Egipto por parte de Israel, Francia y Reino Unido en 1956, lo que ni siquiera los israelíes describían como una guerra defensiva. Habla del "intento árabe" de 1967 de destruir Israel (bastante similar a su descripción de 1948), pero es históricamente erróneo. Hubo muchas amenazas que emanaron de las capitales árabes en la primavera de 1967, pero al final fue Israel, y no los estados árabes, quien lanzó un ataque sorpresa. La CIA incluso predijo que Israel liquidaría alas fuerzas combinadas de los estados vecinos en apenas cinco días. Es exactamente lo que ocurrió.
Aunque se presentó al mundo como una guerra de supervivencia, la de 1967 fue, de hecho, una guerra de conquista y de expansión. ¿Cómo lo sabemos? Simplemente, porque es justo lo que hizo Israel: conquistó y ocupó Cisjordania, Gaza, Sinaí y los Altos del Golán, y procedió a colonizarlos, especialmente la zona bíblica de Cisjordania.
Aquí, señor Voight, es imprescindible entender que si Israel tuviera miedo de entregar Cisjordania a los palestinos por motivos de seguridad (esto es, si la ocupación tuviera que ver realmente con la seguridad), podría haber mantenido la ocupación militar hasta este día sin violar el derecho internacional. Pero, en su lugar, comenzó un asentamiento que llegó a dominar la vida política israelí, situando a medio millón de colonizadores en Cisjordania y en Jerusalén Este, contraviniendo el derecho internacional, que prohíbe la transferencia de civiles de un país a un territorio ocupado.
Lo cierto es que Israel podría retirar a los colonos civiles de Cisjordania en cualquier momento de conformidad con el derecho internacional, pero sigue ocupando militarmente este territorio de forma indefinida. Por supuesto, nunca lo hará. De hecho, como defendía el académico Meron Benvenisti en 1987 con su West Bank Database Project, cuando sólo había unos 60.000 colonos (una décima parte de la cifra actual), Cisjordania ya estaba tan integrada en Israel que nunca habría sido posible retirarse de ahí.
Señor Voight, ¿ha visitado alguna vez Cisjordania o Gaza o ha hablado con palestinos que hayan sufrido durante décadas la ocupación israelí? Si alguna vez se hubiera visto obligado a experimentar su suerte, su rabia se habría dirigido a cualquier parte. En las últimas cinco décadas, los palestinos han sufrido una expropiación continua de sus tierras, un castigo colectivo, la destrucción de sus hogares, el embargo de sus tierras agrarias, la destrucción de sus árboles y cultivos, las ejecuciones fuera de la ley, el exilio, los secuestros, la tortura, el uso de escudos humanos, el bloqueo económico, las invasiones constantes y los bombardeos, la negación del derecho a la educación o al desarrollo, la explotación masiva y la reclusión. Al contrario de lo que usted afirma de que Israel siempre ha trabajado por las relaciones pacíficas, le digo que no sólo ha ignorado completamente sus obligaciones de apoyar la autonomía palestina en los acuerdos de Camp David, sino que invadió y ocupó otro país soberano, Líbano, durante 19 años.
¿Cree que Israel, que ha recibido cientos de miles de millones de los impuestos estadounidenses, debería tener derecho a actuar así sin impunidad? La organización Human Rights Watch acaba de publicar un informe basado en testimonios de supervivientes que demuestran que Israel disparó y bombardeó a los civiles que huían durante el conflicto, contraviniendo así el derecho internacional. Esto no es nuevo, debería saberlo. Israel intervino en ataques similares sobre los civiles que huíandurante la guerra de 2008-2009 con Gaza y ha asesinado a miles de palestinos de esta manera. ¿Dónde está la justicia ahí? ¿De qué forma pueden estas acciones hacer de Israel o EEUU lugares más libres o más seguros?
Asimismo, Israel no ha cedido a los palestinos toda Gaza en un gesto de paz. Para empezar, Gaza nunca fue un regalo que Israel pudiera dar a los palestinos. No sólo estaba ocupada por instituciones internacionales, sino que era legalmente inseparable de Cisjordania. Israel podría simplemente retirarse y luego imponer un bloqueo mientras sigue intensificando sus asentamientos y controlando Cisjordania. Esto es precisamente lo que el por entonces primer ministro Ariel Sharon hizo: su objetivo, según el jefe de Departamento, Dov Weisglass, era situar el proceso de paz en "aldehído fórmico" para "congelarlo" mientras el control de Israel sobre Cisjordania se hacía permanente. No ha habido grandes cambios en la política israelí desde entonces. Señor Voight, ¿estas políticas le parecen "pacíficas"?
Este es el contexto necesario para entender por qué los palestinos eligieron a Hamás en 2006. Incluso el archiconservador New York Post admitió que Hamás no había sido elegido porque los palestinos apoyaran el terrorismo, sino porque estabantotalmente disgustados con la Autoridad Palestina (AP), controlada por Fatah, el partido de Yasser Arafat, que dependía de Israel y de Estados Unidos y se había corrompido y actuaba con tanta brutalidad como Israel en su tratamiento de los disidentes. Hamás no empezó a lanzar misiles hasta que no se intentó eliminar a la nueva directiva elegida por la fuerza, en un golpe apoyado por EEUU y AP. No se lanzaron cohetes de forma significativa hasta después de dos años de la elección de Hamás, momento durante el cual Israel continuó su asedio en Gaza y su dominio excesivamente estricto en Cisjordania.
Si Hamás merece desprecio y castigo por sus crímenes de guerra (además de por la humillación de los palestinos), ¿qué se merecen los líderes israelíes, culpables de crímenes mayores? Si aplicáramos los mismos estándares para Hamás e Israel, ¿qué pensaría que deberían recibir los líderes israelíes por su tratamiento a los palestinos durante medio siglo? No ha habido ningún intento por parte del Gobierno israelí de crear la paz que permitiera el establecimiento territorial y económico de un Estado palestino viable. Los israelíes no siguen siendo atacados por sus enemigos, como aseguran los tratados de paz con Egipto y Jordania y la cooperación con los regímenes árabes de Marruecos y el Golfo Pérsico.
En lo que respecta al conflicto actual, usted se equivoca al decir que Javier Bardem y otras personas críticas "se han olvidado de cómo empezó esta guerra. ¿Acaso Hamás no secuestró y asesinó a tres adolescentes sin motivo y celebró su muerte? Qué burla a la justicia". En realidad no es esto lo que ocurrió. Más bien, como se informó con más detalle en los medios israelíes, el Gobierno ha comenzado una serie de ataques sobre Hamás y otros activistas palestinos, arrestando, disparando, e incluso matando a muchas personas como respuesta a un acuerdo de unidad entre Hamás y la Autoridad Palestina preparándose para reanudar las negociaciones.
Señor Voight, lo que Israel ha hecho en Gaza sólo se puede describir como un crimen masivo contra la humanidad. ¿Es un genocidio, como se alega en la carta que Bardem y otras personas firmaron? Teniendo en cuenta la historia del genocidio contra los judíos (el término en sí fue creado para definir el Holocausto), resulta trágico que se considere tal caracterización. Pero, hay que enfrentarse a ella, pues las acciones de Israel, que hasta ahora habían sido descritas como politicidio oespaciocidio por académicos israelíes y palestinos como Baruch Kimmerling y Sari Hanafi, se han intensificado tanto que no se puede eludir tal acusación.
Los israelíes han sufrido en este y en los anteriores conflictos; eso es algo innegable. No obstante, también es cierto que el sufrimiento que Israel ha infligido sobre los palestinos es exponencialmente mayor, y la responsabilidad de este sufrimiento no sólo recae sobre Israel, sino también sobre Estados Unidos, que ha actuado (en palabras de Jon Stewart) como "traficante de droga" mientras intentaba parecer un amigo que se preocupa. Si de verdad se preocupa por Israel, se tomará su tiempo para entender la verdadera historia y la realidad actual, y no los mitos que contienen tanta fantasía como la ficción del Salvaje Oeste que se enseñaba en los colegios estadounidenses. Por otra parte, toda su pasión y su preocupación por Israel sólo acercará más el reconocimiento que usted trata desesperadamente de evitar.
Gracias por tomarse el tiempo de leer esta carta. Está usted invitado a al Centro Levantino, el mayor centro cultural de Oriente Medio en la Costa Oeste, situado en Hollywood, para organizar un foro público en el que se discutirán cuestiones de forma totalmente respetuosa y considerada.
Atentamente,
Gil Hochberg
Profesora del Departamento de Literatura Comparada (Universidad de California, Los Ángeles)
Mark LeVine
Profesor del Departamento de Historia (Universidad de California, Irvine, y Lund University, Centro de Estudios de Oriente Medio)
El 13 de agosto de 2014 se publicó una versión anterior más breve de esta carta en una columna de la edición en inglés de Al-Yazira.
Traducción de Marina Velasco Serrano

sábado, 23 de agosto de 2014

Joven palestino usado como escudo humano por los israelíes cuenta su historia

Un adolescente palestino, que fue utilizado como escudo humano durante cinco días por soldados israelíes, relata cómo vivió la peor pesadilla de su vida.

El calvario de Ahmad Abu Raida, de 17 años, comenzó el pasado 21 de julio cuando los ataques israelíes se intensificaron en la localidad de Khuza'a, en el sur de Gaza.
Pasó dos días escondido en su casa antes de intentar huir junto con su familia del intenso fuego de artillería. Cuando trató de escapar, los soldados israelíes lo capturaron.
Según contó Ahmad a la organización Defence for Children International Palestine, que defiende los derechos de la infancia en los territorios palestinos, del 23 al 27 de julio los militares lo maltrataron verbal y físicamente.
Durante esos cinco días, lo obligaron a punta de pistola a buscar túneles de Hamás, a pesar de que el adolescente insistió en que no era miembro de ese movimiento. Además, apenas comió ni durmió todos esos días.
Los israelíes interrogaron al joven palestino para intentar sonsacarle información que él desconocía respecto a los miembros de Hamás. También quisieron reclutarlo como informante.
Estaba convencido de que iba a morir e incluso llegó a escribir una carta secreta dirigida a su familia. Sin embargo, el domingo 27 de julio, Ahmad fue puesto en libertad.
"El Ejército israelí ha acusado constantemente a Hamás de usar a civiles, especialmente a niños, como escudos humanos, pero este incidente evidencia claramente que sus soldados forzaron a un joven a ayudarles directamente en las operaciones militares", dijo Rifat Kassis, director ejecutivo de la citada ONG.

Israel admite ineficacia de Cúpula de Hierro ante misiles de Hezbolá

El sistema antimisil Cúpula de Hierro del régimen israelí no es capaz de rastrear los poderosos misiles del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), ha informado este viernes el diario libanes, Al-Akhbar, citando al comandante de la batería israelí Shay Kobninsky. 

Ha confesado, “a pesar de que estamos luchando con HAMAS (el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina) en la Franja de Gaza, empero vigilamos los movimientos de Hezbolá, porque en caso de que se desate una guerra, tenemos muchas dificultades para proteger los territorios ocupados de los cohetes de ese movimiento”. 

Horas antes, en una entrevista concedida al canal 2 del régimen israelí , el ministro de turismo Uzi Landau, ha reconocido que el sistema Cúpula de Hierro no podría resistir los 140 mil de cohetes que tiene Hezbolá, que son más avanzados que los de HAMAS, afirmando que solo podría proteger las bases militares israelíes. 

El jueves, el diario israelí Haaretz expresó sus dudas sobre la eficacia del sistema antimisil israelí para interceptar los cohetes lanzados desde El Líbano hacia los territorios ocupados. 

El rotativo agregó que un sistema como Cúpula de Hierro pretende restaurar la seguridad para los israelíes, mientras que durante la ofensiva israelí a Gaza este sistema logró rastrear pocos cohetes lanzados por los combatientes de HAMAS. 

En 46 días de ataques israelíes contra la sitiada Gaza, los misiles de HAMAS se han adentrado una distancia improcedentemente larga en los territorios ocupados, y la Resistencia atribuyó sus sorprendentes logros a la experiencia obtenida durante los largos y duros años de la lucha contra los usurpadores israelíes 

“Cúpula de Hierro”, es un sistema fabricado por el régimen israelí y con el apoyo financiero de Washington, y tiene como objetivo interceptar y neutralizar cohetes de entre cinco y setenta kilómetros de alcance por medio de proyectiles guiados a través de radares. 

La Cámara de Representantes de EE.UU. asignó, en mayo, 947 millones de dólares al régimen de Israel para los proyectos Cúpula de Hierro y Honda de David, así como el misil Flecha. 

Israelíes ocupan cargos clave en el Gobierno de EEUU

Varias personas con doble ciudadanía, israelí-estadounidense, ocupan cargos clave en el Gobierno de Washington, informó el miércoles la cadena Press TV.
Según este informe, los israelíes dirigen organismos de alta importancia, como el Pentágono y el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés), además de estar presentes en el Senado y la Cámara de los Representantes de EEUU, desde donde ejercen gran influencia en las políticas y decisiones del país norteamericano.
En la larga lista de estos funcionarios figuran Michael Mukasey, director de DHS, Richard Perle, exconsejero del Pentágono, y Paul Wolfowitz, expresidente del Banco Mundial y antiguo vicesecretario de Defensa de EEUU.
Sus prerrogativas les permiten votar por los proyectos de leyes sobre asuntos sensibles, como lanzar ataques contra otros países, presionar a las autoridades estadounidenses a la hora de vetar cualquier resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU) en contra del régimen de Tel Aviv y promover contratos que favorezcan al régimen usurpador israelí.
Hace unos días, el diario israelí ‘Haaretz’ señaló que la ayuda militar total de EEUU al régimen de Israel ha superado los 100.000 millones de dólares desde su inicio en 1962, lo que convierte a este régimen en el mayor receptor extranjero de dólares de contribuyentes en todo el mundo.
Además, las autoridades israelíes reciben, desde hace décadas, una ayuda que rodea los 3.000 millones de dólares anuales, proveniente de los impuestos que pagan los ciudadanos estadounidenses.
A esta permanente ayuda financiera, se suma un paquete de fondos de emergencia de 225 millones de dólares que aprobó el Senado de Estados Unidos, a principios de este mes, para mejorar su ineficaz escudo antimisiles “cúpula de hierro”.

miércoles, 20 de agosto de 2014

Las tres mentiras que 'justifican' la masacre en Gaza Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/137737-mentiras-justificacion-masacre-gaza

Gobierno de unidad  

Durante una rueda de negociaciones de paz palestino-israelíes lideradas por EE.UU., el primer ministro Benjamín Netanyahu aseguró que sería difícil conseguir un acuerdo de paz dialogando con solo una parte de los palestinos. "Una reacción responsable" a esta declaración por parte del Gobierno de Barak Obama sería priorizar al máximo la unidad entre Hamás y Fatah, condición clave para la realización de cualquier negociación seria entre Israel y los palestinos, indica Ryecart en su columna en el portal 'Arab News'. 
  
Según el politólogo, el presidente Obama debería haber invitado a los líderes de Hamás y Fatah a Washington para que renunciaran conjuntamente el uso de la violencia y reconocieran el derecho de Israel a existir. A cambio EE.UU. habría podido apoyar la negociación de un Estado palestino que incluyese la Franja de Gaza y Cisjordania, con contigüidad entre los dos, y el levantamiento del bloqueo de Gaza por parte de Israel. 
  
Sin embargo, la realidad resultó ser totalmente diferente. Netanyahu usó la reconciliación de Hamás y Fatah como excusa para romper las negociaciones de paz. "Es hora de que la comunidad internacional corrija el error del entendimiento entre Hamás y Fatah", comunicó el representante de Israel ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Ron Prosor. "Es evidente que el objetivo principal de la ofensiva de Israel contra Gaza ha sido la destrucción del gobierno de unidad nacional", destaca el analista.

Asesinato de adolescentes israelíes

El secuestro y asesinato de tres estudiantes israelíes en Cisjordania, del que Israel culpa a Hamás, fue el detonante del operativo militar israelí contra la Franja de Gaza. "Desde una perspectiva política, es muy poco probable que los líderes de Hamás hubieran aprobado el secuestro y asesinato de los tres adolescentes israelíes", opina Ryecart. Cuando se lanzó la campaña de propaganda para poner a la opinión pública contra el movimiento, Netanyahu no tenía evidencias de su involucración en el crimen, acentúa el analista.


"Uso proporcional" de la fuerza

En cuanto al "uso proporcional" de la fuerza, tal y como Israel califica su campaña militar, Ryecart recurrió a los argumentos de Avraham Burg, exportavoz parlamentario israelí y portavoz de la ONG Peace Now, para explicar la situación. Desde el punto de vista de Burg, el secuestro de los tres jóvenes debería haber servido de recordatorio a los israelíes de que la ocupación por sí misma es un acto de secuestro de toda la sociedad palestina. "Nuestros corazones sufren por los tres adolescentes cuya identidad ni siquiera conocíamos hace un momento, pero que ahora pertenecen a todos nosotros (…). Pero somos incapaces de comprender el sufrimiento, el grito y el futuro de una nación entera que nosotros hemos secuestrado", escribió Burg en el diario 'Haaretz'. 

No es necesario matar 2.000 civiles para destruir 30 túneles (…). Han perdido la vida 2.000 que no tienen nada que ver con Hamás", insiste Ryecart. "La ejecución extrajudicial de jóvenes palestinos por colonos israelíes violentos o por policías o soldados se ha convertido en una rutina aceptada de la ocupación israelí y se lleva a cabo cada semana, con al menos tres víctimas al mes en Cisjordania y Jerusalén Oriental", prosigue el analista. 


Según el politólogo, parte del problema de Oriente Próximo es EE.UU. Fue Washington quien dio a los israelíes luz verde a lo que se ha convertido en un "asesinato masivo indiscriminado de civiles" y suministra el armamento para ello. Tal política no es compatible con el supuesto papel de EE.UU. de mediador "honesto y creíble" en el conflicto palestino-israelí, insiste Ryecart.  



FOLIXA POR LA PAZ 21 DE JULIO