lunes, 30 de septiembre de 2013

José Antonio Martín Pallín: Israel tiene una carencia absoluta de valores democráticos.

Entrevista a José Antonio Martín Pallín.
El Asombrario.


Uno de los juristas más respetados de España, José Antonio Martín Pallín, aplica el Derecho Internacional y analiza la naturaleza antidemocrática del estado de Israel.

Magistrado emérito del Tribunal Supremo, el gallego José Antonio Martín Pallín (A Coruña, 1936) ha sido uno de los ponentes del curso de verano organizado por la Universidad Pública de Navarra y la ONG Sodepaz titulado ‘Derecho Internacional y Derechos Humanos: alternativas para el cumplimiento de la legalidad en Palestina’, celebrado los días 4 y 5 de septiembre en Iruñea – Pamplona. Martín Pallín es miembro del Tribunal Russell sobre Palestina que, en sesión celebrada en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) en 2011, concluyó que Israel practica un sistema de ‘apartheid’ con los palestinos. El magistrado, que también presidió la Asociación pro Derechos Humanos de España, compartió desayuno en su hotel con El Asombrario & Co. al día siguiente de su conferencia sobre la “convivencia jurídica” de España con Israel, un país para el que la Biblia puede servir como contrato de propiedad de la tierra. Y claro, “cuando a un jurista le invocan a Yahvé… ¡Yo no puedo hablar con Yahvé!”.
Texto y fotografías: CARLOS PÉREZ CRUZ

Hablamos en el marco de unas jornadas tituladas Derecho Internacional y derechos humanos: alternativas para el cumplimiento de la legalidad en Palestina. Desglosemos. Derecho internacional. Israel, líder mundial en incumplimiento de las resoluciones. En definitiva, campeón mundial de la violación del derecho internacional.

Efectivamente. Y además, sin que haya merecido un reproche por parte de los países con más solera democrática y con más tradición y potencia en el mundo internacional. Esto quiere decir que goza de una cierta patente de corso por una serie de razones que sería largo enumerar. En estos momentos, quizá por su posición geoestratégica dentro de ese espacio convulso que es Oriente Próximo.

Derecho internacional y derechos humanos. ¿De qué forma se traduce en Israel el incumplimiento de los primeros en la violación de los segundos?

Esa patente de corso, a la que me he referido, ha dado lugar a que el Estado de Israel, que ha sufrido durante un periodo de tiempo atentados graves, atentados suicidas –atentados como han sufrido España, Inglaterra y otros países como Estados Unidos-, haya reaccionado con una política sistemática de ejercicio de la fuerza al margen del Derecho. Ha institucionalizado las torturas y, sobre todo, ha adoptado medidas que han merecido el reproche de la comunidad y de los organismos internacionales, como la construcción del muro.

El título de las jornadas procura la búsqueda de “alternativas para el cumplimiento de la legalidad en Palestina”. Dejemos esa búsqueda en particular para más adelante, rebusquemos ahora en la experiencia personal de José Antonio Martín Pallín. ¿Cuándo viajas allí por primera vez? ¿Con qué idea viajas? ¿Con qué idea regresas?

Tendría que comprobar la fecha, porque soy un desastre, pero creo que en 2006 o 2007 mediante una iniciativa en la que participaban la Asociación Pro Derechos Humanos de España y varios organismos. Estuvimos diez días. Tuvimos oportunidad de recorrer la zona de norte a sur. Nos tuvimos que dividir. A mí me tocó la zona de Hebrón -que es muy significativa, como todo el mundo sabe-, Belén, etcétera.
Algunas cosas las hicimos conjuntamente. 

En primer lugar, no te puede dejar insensible la militarización. La imagen común en la mayor parte de los sitios es la de soldados con casco y armamento de guerra que, además, no cumplen funciones estrictamente militares sino policiales, de control de la población. No se dedican exclusivamente a detener a personas sospechosas de actos de terrorismo o de pertenencia a organizaciones terroristas, sino que fundamentalmente se dedican a impedir que la vida cotidiana de las comunidades palestinas transcurra con normalidad. Controles a mujeres, niños y ambulancias, cortes sorpresivos de la circulación, dificultades para recibir asistencia médica -no ya solamente de urgencias sino la del día a día-, incertidumbres incluso sobre si puedes llegar o no al colegio o a la universidad. Y una prepotencia y una arrogancia que… Me llamó la atención que la población palestina, sobre todo las mujeres y los niños, ha aprendido, yo creo que instintivamente, nadie se lo ha enseñado, a mirar muy fijamente a los soldados. Eso me llamó la atención. Había una especie de, por un lado, humillación y resignación pero, por el otro, también desafío. Y me dio la sensación de que algunos soldados no soportaban bien la mirada. Al fin y al cabo, son seres humanos y habrá de todo.

Entrevista completa


Premio Derechos Humanos del Ayto. de Siero (Asturias) a una asociación iraquí, a propuesta del CSCA

Association for Women and Children –
 AWCI
Asociación en Favor de las Mujeres y Niños de Iraq
 
 
 

 La asociación AWCI es una ONG independiente iraquí sin ánimo de lucro, con sede en Bagad creada en 2003, año de la invasión del país por fuerzas militares internacionales. AWCI es miembro de la Red Árabe para la Prevención de Conflictos, de Mensajeros de la Paz y del Comité de Cooperación de ONG de Iraq (NCCI).
 
 Desde el comienzo de la invasión, cientos de mujeres han sido objetivos militares y han resultado asesinadas. La premeditada destrucción de la seguridad y del orden público trajo consigo un aumento de los casos de secuestro, violación y esclavitud sexual de niñas y mujeres. Según el diputado iraquí Mohamed al-Dainy, entre 2003 y 2007 se produjeron 1.053 casos documentados de violación de mujeres a manos de las tropas ocupantes y de las fuerzas iraquíes.
 
En los últimos veinte años los niños iraquíes han sido victimas de graves violaciones de los Derechos Humanos. Para ellos Iraq se ha convertido en uno de los peores lugares: alrededor de 3,5 millones de niños que viven en la pobreza, 1,5 millones menores de cinco años padecen desnutrición y a diario mueren 100 niños. En Iraq existen 5 millones de huérfanos, uno de cada seis menores de 18 años es huérfano, cerca de 500 mil huérfanos viven en la calle. A comienzos de 2006, alrededor de una cuarta parte de los niños iraquíes no tenían acceso a la educación.
 
La Asociación en Favor de las Mujeres y Niños de Iraq (AWCI)  contribuye a paliar la situación de penuria y de abandono a la que son sometidas las mujeres, en particular las viudas, y los niños colectivos de los que más sufren la explotación por parte de personas autoritarias que se aprovechan de sus capacidades, sacando partido de esa situación de pobreza. Su zona de actuación, Al Abidi, Al Kamliy y Hay al Naser, situada al noreste de Bagad, dentro del sector 9 de abril, una de las más antiguas de la ciudad y de las de mayor pobreza.
 
Entre sus objetivos están:

• Proponer la solución de conflictos rechazando el extremismo y el fanatismo. Renunciar a la violencia en cualquiera de sus formas en una práctica política honrada.

• Defender los derechos de la mujer, denunciando cualquier tipo de discriminación y violencia de género, de cualquier tipo que sea, y conseguir la igualdad entre los géneros.

• Defender los derechos de los niños tal y como figuran en la Declaración de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas, reforzando.

• Concienciar a la comunidad sobre los derechos humanos tal como figuran en la Declaración Universal de Derechos Humanos y otros documentos emitidos por las Naciones Unidas.

• Promover la abolición de todo tipo de discriminación basada en la raza, la religión o el sexo mediante el establecimiento de los conceptos de pluralismo y democracia en un Iraq libre que respete derechos y libertades.
 


Proyectos realizados por AWCI:

✗ Educación y titulación de viudas en el arte de la costura: Colaboración con la Asociación Humanitaria fundada por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)

✗ Proyecto de salud para enseñar primeros auxilios y aumentar la concienciación sobre las enfermedades epidémicas: En colaboración con la Asociación Humanitaria y la aportación de fondos de la ACNUR.
 
✗ Talleres “construyendo los puentes del amor y el diálogo por la paz”: Campaña organizada por el Comité de Coordinación de ONG en Iraq (NCCI) titulada “el derecho a vivir seguro”, llevada a cabo por NCCI y por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). La AWCI dirigió talleres en las escuelas para alumnos y profesores.

✗ Participación en la formación de mujeres dentro del proyecto “vivir y coexistir en paz”: AWCI ha realizado un taller de apoyo para mujeres viudas que hayan perdido a sus maridos debido a la violencia, tanto iraquí como palestina.
 

✗ Celebración del día de los niños del mundo: AWCI organizó para la ocasión, con la participación de los alumnos de la Escuela Elemental Al_Tabari, una presentación de los derechos del niño.

✗ Campaña “el derecho a vivir de un modo seguro”: En colaboración con el NCCI

✗ “Campaña para la prevención de enfermedades epidémicas”: Proyecto implantado con la cooperación del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe.

✗ “Defensa del Reclutamiento”: Campaña para evitar la incorporación de niños soldados. En colaboración con una Red de Cinco Organizaciones Locales, con financiación de la Organización Católica Canadiense para el desarrollo y la Paz (CCODP).
 
✗ Distribución de suministros médicos: El Comité de Solidaridad con la Causa Árabe aportó dinero a un fondo destinado a cubrir el suministro de medicamentos de gente con necesidades especiales.

✗ Tráfico de Seres Humanos: Investigación para tratar ese tema en colaboración con la Organización Internacional para las Migraciones.

La larga trayectoria de la Asociación en Favor de las Mujeres y Niños de Iraq y su incansable labor por promover una solución pacífica de los conflictos y la igualdad de género en una sociedad sin violencia y respetuosa con los derechos humanos la hace merecedora del reconocimiento, por parte de nuestra sociedad, que supone la concesión del Premio de Derechos Humanos del Ayuntamiento de Siero de 2013. Ese reconocimiento puede servir de acicate para continuar con su labor de ayuda a mujeres y niños, algunos de los colectivos más débiles de la sociedad iraquí y que más sufren las consecuencias de la intervención militar en su país.
 
Ver el dossier completo:


http://www.lne.es/centro/2013/09/24/premio-derechos-humanos-siero-irak/1473399.HTML


viernes, 27 de septiembre de 2013

VI JORNADAS sobre el MUNDO ÁRABE

 
 
 
 


ENTREVISTA en RNE. Miguel San Miguel explica la labor solidaria del CSCA.

Mundo solidario - Solidaridad con el mundo árabe - 18/09/13

 



18 sep 2013



El Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) es un colectivo de solidaridad política con el pueblo árabe fundado en 1986 con un objetivo central: acercar la realidad del mundo árabe, de sus problemas y de las aspiraciones de sus pueblos a la conciencia solidaria de los sectores progresistas y alternativos del Estado español. Miguel Ángel San Miguel, miembro del Comité de Solidaridad de la Causa Árabe, nos da más información.

Mundo Solidario. Minutos 1 a 15. Muy interesante.
http://www.rtve.es/alacarta/audios/mundo-solidario/mundo-solidario-solidaridad-mundo-arabe-18-09-13/2022878/



Raji Sourani, del Centro Palestino por los Derechos Humanos, gana el Premio Nobel Alternativo

 
El Premio Nobel Alternativo va a Palestina por primera vez
 

La Swedish Right Livelihood Award Foundation (Fundación Sueca del Premio al Sustento Bien Ganado), que ofrece un premio conocido como el Premio Nobel Alternativo, anunció la concesión de su Premio anual de 2013 al abogado Raji Sourani, director del Palestinian Center for Human Rights (Centro Palestino por los Derechos Humanos), “por su inquebrantable dedicación al estado de derecho y a los derechos humanos bajo circunstancias excepcionalmente difíciles“.
El Premio será otorgado en una ceremonia en el Parlamento Sueco el 2 de diciembre de 2013 a Sourani y a otros tres laureados: Paul Walker (EE.UU.) por trabajar sin descanso por la eliminación de las armas químicas en el mundo; Denis Mukwege (República Democrática del Congo) por su valiente labor tratando a mujeres supervivientes de violencia sexual durante la guerra; y Hans R. Herren (Suiza) por su experiencia y trabajo pionero promoviendo un programa mundial de alimentos sano, seguro y sostenible. Este año, hubo 94 propuestas de 48 países distintos.
Cabe destacar que este Premio se concede a personas con labores inspiradoras en temas de salud, derechos humanos y justicia social. El Premio Nobel Alternativo es entregado a quienes trabajan y luchan por un futuro mejor en sus países. Dos árabes ya habían ganado anteriormente este Premio: Hassan Fathi en 1980 e Ibrahim Abu al-Eis en 2003.
 
Información de un caso en el que el participa Raji Sourani, pendiente de su admisión o no por el Tribunal Constitucional: http://www.nodo50.org/csca/agenda10/palestina/arti117.html
BIOGRAFÍA en castellano.

martes, 24 de septiembre de 2013

El conflicto en Siria y la necesidad de negociar.

     
         


Luis Mesa Delmonte
El conflicto en Siria y la tragedia general que lo ha acompañado son muestras nuevamente del dominio de las concepciones geopolíticas y de los intereses estratégicos de los actores involucrados hasta ahora. Es por eso que la negociación es primordial. La reciente propuesta rusa parece ser una solución que beneficia a todos.
El conflicto en Siria y la tragedia general que lo ha acompañado, es muestra nuevamente del dominio de las concepciones geopolíticas y de los intereses estratégicos sobre las preocupaciones respecto a la “seguridad humana”, concepto que pretende convertir al individuo y sus múltiples necesidades, en el centro de atención primordial. Más de 100 mil muertes (el 30% de ellas civiles), dos millones y medio de refugiados, más de cuatro millones de desplazados internos, y una destrucción material considerable, son resultados que ilustran claramente la intensidad de la crisis vivida a lo largo de estos dos años y medio.
Si bien es cierto que las características del régimen sirio propiciaron la acción represiva contra manifestaciones de protestas pacíficas desde marzo del 2011, la temprana militarización de algunos sectores opositores llevó a que el ejército y las fuerzas de seguridad del gobierno de Bashar Al Assad reaccionaran de forma aún más violenta a la ya esperada.
El escenario ganaría en complejidad, cuando a esa incipiente oposición armada se le unieron no sólo algunos desertores de diverso rango provenientes del ejército y la seguridad, sino especialmente a partir de la llegada al territorio sirio de combatientes foráneos, y de la injerencia y apoyo en financiamiento, armas, entrenamiento, y respaldo político, de actores regionales como Arabia Saudita, Qatar y Turquía.
La ayuda a algunos sectores de la oposición armada (como el representado por el Ejército Libre de Siria) también fue beneficiado por varias iniciativas tomadas por países europeos y por Estados Unidos, aunque ello se realizó de manera limitada, debido a las incertidumbres derivadas de una oposición múltiple y dividida, dentro de la cual se ha hecho evidente el fortalecimiento de agrupaciones de inspiración islamista extrema salafista-jihadista como Al Qaeda, Al Nusra, el Frente Islámico Sirio y otras.
El teatro de operaciones sirio completaría su condición como espacio para el enfrentamiento de proyectos de intereses diversos, al recibir Damasco asistencia material importante de parte de Moscú y Teherán, así como el apoyo en algunas operaciones militares protagonizado por el grupo libanés Hezbollah.
Es verdad que el conflicto sirio ha intentado reorientarse por vías negociadas con iniciativas desarrolladas por las Naciones Unidas y la Liga Árabe entre otros, que han estado encabezadas por figuras de alto prestigio internacional como Kofi Annan y Lakhdar Brahimi. Pero estos esfuerzos no han brindado los resultados esperados, y fueron afectados por desacuerdos, negativas y condicionamientos expresados tanto por el gobierno de Bashar como por parte de la oposición. En realidad, lo que ha sido y sigue siendo imprescindible es una iniciativa decidida, profunda y amplia, que logre abordar, no sólo los problemas evidentes de la agenda siria interna, sino los múltiples intereses, visiones y ecuaciones estratégicas que han explicado las múltiples actuaciones de los otros actores internacionales con algún grado de incidencia importante en el conflicto. Las principales potencias mundiales tendrían que encabezar el complicado esfuerzo negociador.
Algunos pensadores como Gilbert Achkar, han planteado desde hace tiempo que sólo por la vía de las armas sería posible derrocar a un régimen como el sirio. La ecuación tiene un alto grado de lógica: un régimen fuerte, con amplias y funcionales estructuras de seguridad e inteligencia, y con un ejército suficientemente bien organizado, armado y entrenado, puede encontrar el mayor reto para su supervivencia efectivamente en una fuerte oposición armada. No obstante, este planteamiento sigue generando numerosas interrogantes:
¿Sólo es posible derrocar a un régimen fuerte mediante la vía armada, o también la vía de la resistencia popular pacífica puede alcanzar objetivos semejantes, o al menos lograr ciertas readecuaciones, reformulaciones y reformas?
Parecería que la opción de resistencia y presión popular puede seguir brindando importantes resultados. La Revolución iraní de 1979 es un buen ejemplo de revolución civil exitosa en la región medioriental. Igualmente, algunos de los muy diversos procesos comprendidos dentro de la llamada “primavera árabe”, podrían también ser tomados como ejemplos de protestas populares que lograron algunos cambios en las cúpulas del poder político, si bien no revoluciones en el sentido más profundo y transformador del concepto. Por otra parte, en nuestro continente latinoamericano, la sustitución del paradigma de la vía armada como única forma de lograr transformaciones trascendentales, ha quedado claramente sustituido por el cambio político-social posible desde las urnas electorales.
¿La oposición armada a un régimen fuerte es la fórmula más apropiada?
Al menos hay una contradicción táctica evidente que obligaría al análisis específico del régimen, sus intereses y objetivos seminales, sus capacidades de readecuación, y su grado de perdurabilidad antes de optar por esta alternativa, pues por ejemplo, si no se produce una fractura importante dentro de la estructura militar y de seguridad, lo único que se logra en la práctica es mover a la nueva oposición armada hacia un terreno de enfrentamiento que obviamente le es desfavorable.
En este mismo sentido: ¿la oposición armada al régimen sirio justifica la participación de actores foráneos, tanto de suministradores de apoyo logístico como de combatientes de diversas nacionalidades en aras de defender una causa justa? ¿Quién define qué es una causa justa que merece un esfuerzo universalista?
Encontraremos múltiples respuestas y definiciones, obviamente contradictorias entre sí, pues cada actor interno, y cada actor foráneo tendrá su propia convicción ideológica y práctica, en dependencia de sus intereses particulares, y estas mismas contradicciones estarán presentes en el debate que se genera a la hora de proponer la defensa de los civiles afectados por el conflicto, la llamada responsabilidad para proteger (R2P):
¿Quién define cuándo y cuáles civiles tienen que ser protegidos por una acción internacional? ¿Por qué hay masacres de civiles en varios conflictos que no son atendidas por la comunidad internacional y en otras sí se procede a una relativamente expedita intervención?
De nuevo, resulta evidente que los intereses estratégicos de los principales actores predominan sobre las preocupaciones humanitarias.
Entonces, ¿la clave en el conflicto sirio es seguir apoyando a unos contra otros en una crisis que cada vez es más profunda, destructiva y con un muy elevado grado de sufrimiento humano, o hay que hacer gigantes esfuerzos para reencauzarlo por vías negociadas?
Esto último debería ser la prioridad.
Aunque sin exagerar en optimismo, en momentos en que la probabilidad de un ataque militar básicamente estadounidense contra Siria parecía estar a punto de ocurrir, casi que de manera fortuita se ha generado una propuesta importante para contribuir a disminuir las tensiones y abordar el tema del empleo de las armas químicas: la llamada propuesta rusa.
Hoy tenemos certeza de que las armas químicas han estado presentes en la crisis siria, aunque queda por precisar con exactitud qué tipo de armamento se empleó, cuál es el origen de los mismos, si los utilizó el gobierno o la oposición o ambos, si siempre han sido ataques premeditados o si ha existido algún caso de uso accidental, etc. Al menos para responder a la tragedia y masacre de agosto del 2013 -acaecida en un suburbio de Damasco y que generó las grandes tensiones actuales- habría que dejar que los inspectores de las Naciones Unidas hicieran su trabajo y llegaran a sus conclusiones, antes de decidir una acción militar de castigo contra el gobierno de Bashar.
La iniciativa rusa, generada a partir de un comentario improvisado del secretario de Estado estadounidense John Kerry (y que curiosamente el Departamento de Estado caracterizara de “argumento retórico”) ha abierto un camino para al menos temporalmente evitar el ataque estadounidense, y explorar las necesarias vías negociadas. Rusia propuso que Siria ponga todo su armamento químico bajo supervisión internacional para que sea destruido, a lo que Damasco respondió positivamente de manera inmediata.
No podemos asegurar si la propuesta funcionará o no. Podrá ser interferida por factores múltiples que van desde el interés de varios en golpear militarmente a Bashar para debilitarlo y obligarlo a negociar, cortando su contraofensiva exitosa de los últimos meses; hasta maniobras dilatorias que en la actual coyuntura no serían para nada recomendables. No obstante, como propuesta es muy atractiva en la medida en que se acerca a aquello que en la teoría de manejo y solución de conflictos se recoge como “win-win solution”, es decir una solución que beneficia a todos: Obama logra mostrar que neutralizó el armamento químico sirio con la presión militar pero sin necesidad de disparar; Rusia presenta una imagen constructiva, negociadora, y fortalece la idea de que podrá influir aún más sobre el gobierno sirio en una coyuntura futura de diálogo, compromisos y concesiones; y el régimen sirio evita el ataque estadounidense que implicaría un mayor nivel de destrucción, y un grado de incertidumbre superior en materia de seguridad nacional y regional.
De cualquier manera, ello sólo aborda uno de los temas candentes, y en el mejor de los escenarios abre una nueva posibilidad para lograr otros acuerdos, pero no significa la solución del conflicto ni el fin de la catástrofe humanitaria. Resulta imprescindible generar otras muchas variantes negociadoras que sean profundas e integrales.
 
LUIS MESA DELMONTE es Doctor por el Centro de Estudios de Asia y África (CEAA) de El Colegio de México. Asimiso, estudió lengua y cultura árabe en la Universidad Rey Saud de Riad, Arabia Saudita, y está graduado de dos cursos sobre Solución de Conflictos, Paz y Seguridad en el Department of Peace and Conflict Research, de la Universidad de Uppsala, Suecia. Uno de sus libros más recientes es El pueblo quiere que caiga el régimen. Protestas sociales y conflictos en África del norte y en el Medio Oriente (COLMEX 2012).  Actualmente es profesor del CEAA y miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel 3.

jueves, 19 de septiembre de 2013

PALESTINA. Pasado y presente. Cómic de Bernardo Vergara.

Editado por el CSCA, El Conseyu de Mocedá del Principáu d´Asturies y la Codopa (Coordinadora de ONGd del Principado de Asturias).


  Para ver el cómic completo:


                     

martes, 10 de septiembre de 2013

Seis propuestas para la paz en Siria y un réquiem por Obama



Público.es




La agresión militar de EEUU y sus socios a Siria estaba preparada meses antes del supuesto uso de las armas químicas por el gobierno de Bashar Al Asad. Washington sólo necesitaba un ’11-S’ para justificar su decisión, que curiosamente se ultima en torno al 11 de septiembre. El 24 de marzo The Washington Post informó de que el Pentágono tenía preparado el envío de tropas a Siria y realizar una serie de bombardeos aéreos sobre el país. El 16 de mayo, 41 países liderados por el Pentágono realizaron unos ejercicios navales sin precedentes en el golfo Pérsico. Una semana después, el Senado de EEUU aprobó, por 99 votos a cero, una resolución de apoyo a un posible ataque de Israel contra Irán (¡noticia que pasó desapercibida y no escandalizó a nadie!). El 5 de Junio, 8.000 soldados de 19 países hicieron maniobras en la frontera jordano-siria con misiles Patriot y aviones de combate F-16, y lo llamaron ‘Eager Lion’ (‘León impaciente’). Asad en árabe significa león.
Caerán sobre la población siria una lluvia de misiles y bombas, a pesar de que Barak Obama no haya podido vender su guerra a los aliados, y ni siquiera a la opinión pública de su país. Una opinión pública que no entiende cómo el presidente se une a unos rebeldes acusados de graves atentados contra los intereses occidentales en todo el mundo, y luego en Afganistán o Yemen los combate. Tampoco ve una hoja de ruta, una estrategia de salida, ni una consecuencia positiva, como instalar la democracia o salvar a la población. Temen que, de nuevo, les están mintiendo. Como lo hicieron James Clapper, director nacional de Inteligencia (NSA), y su compañera demócrata Dianne Feinstein. Admitieron -tras las revelaciones de Snowden- haber mentido ante el Senado sobre la recopilación de datos de millones de ciudadanos, al puro estilo de la Inquisición católica. Si Obama tiene pruebas sobre la culpabilidad de Asad, ¿por qué no las enseña? Bueno, tampoco enseñó ninguna prueba sobre el asesinato de Bin Laden, ni de la matanza de civiles por el dictador Gadafi. The Guardian publicó (12 de marzo de 2011) que, según los rebeldes, el ejército de Gadafi iba a matar a medio millón de personas. ¡Podrían haber dicho dos o tres millones y se lo hubieran publicado igualmente! No se sabe cuántos murieron a manos de aquel hombre, pero sí que los tres meses de bombardeo continuo de la OTAN sobre el país segó la vida de unos 50.000 libios.
El “no a la guerra” del parlamento británico no es por su pacifismo. Votaron a favor de la invasión de Irak y del embargo genocida contra aquel pueblo. Están cumpliendo el consejo de Sun Tzu: “la guerra hay que ganarla antes de declararla”. Y esto sólo sería posible si el blanco es débil. Siria no es un Irak agonizando tras años de asedio, ni la Libia previamente desarmada, ni mucho menos el Afganistán de unos desarrapados que no tenían ni un helicóptero. Los diputados son valientes con los débiles. Mientras, el ejército sirio es poderoso, cuenta con armas modernas, y es apoyada por Rusia e Irán. Meterse con Siria supondría altísimos riesgos para su seguridad nacional y sus intereses en la región ahora que, además, vuelve a reanudar las relaciones diplomáticas con Teherán.
Obama oculta que:
-Esta agresión será más peligrosa que las anteriores que su país emprendió. En 1983, como respuesta a la invasión israelí al Líbano y los bombardeos de EEUU, la Yihad islámica mató en un doble atentado simultáneo en Beirut a 241 marines estadounidenses y 58 paracaidistas franceses.
-Habrá botas sobre el terreno. El Pentágono ha calculado que para “controlar las armas químicas de Siria” necesita a 75.000 soldados en suelo sirio.
-El ataque es ilegal. La Carta de las Naciones Unidas sólo permite el uso de fuerza en dos casos: defenderse ante un ataque inmediato –que no es el caso-, o contar con la autorización del Consejo de Seguridad en respuesta a una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, que tampoco lo es.
¿
Fin de la “obamania”?
Dicen que no fue por perversidad que Calígula nombrase cónsul a Incitato, uno de su caballos, sino una insinuación a que su imperio podía seguir su curso al margen de quien le dirigiese. La invasión a Siria será la guinda a cinco años traicionando a sus promesas electorales y a la imagen que vendió Barack Husein Obama al mundo. Ahora sufre, con la negativa de buena parte de sus aliados y la del G-20 en aprobar su nueva hazaña bélica, la derrota más grande de su política exterior.
Los congresistas, que reciben suculentos donativos de los grupos de presión, aprobarán la acción militar. La industria armamentística donó a los candidatos de ambos partidos 22,6 millones de dólares durante la campaña electoral del 2009-2010. Arabia pagará 70 millones de dólares de los gastos iniciales de la invasión. Si el precio del petróleo alcanzase los 150 dólares, exportando diez millones de barriles al día, ¿cuánto ganarían en 24 horas, en un mes y un año que dure el conflicto? De paso, para alegría de EEUU, la invasión tumbaría la economía china (que no la de Europa, que por suerte está en recesión y no le afectaría mucho). Es otro festín para las empresas de armas como Raytheon, cuyas acciones subieron esta semana. Buena parte de la venta de armas del 2011, y cuyo valor era 85.000 millones de dólares -el doble que en 2010-, fue a parar al Oriente Próximo.
Los aliados desafían el papel de liderazgo de Washington y los americanos se movilizan por la paz.
Aun así, Obama se empeña en ir a la guerra, a pesar de que cometer tal acto criminal contra una población civil indefensa es lo que dañaría su imagen y no echarse para atrás. La supuesta obligación moral tampoco se realiza aplicando el ojo por ojo y un castigo colectivo a los inocentes por lo que han hecho unos individuos aún por identificar. Es más, si Siria tuviera la bomba atómica, Obama hubiera guardado su obligación moral en un baúl bajo siete llaves. Fue durante la presidencia de Obama cuando Israel utilizó el fósforo blanco, arma química prohibida, y no le pasó nada a su moral. Quizás pretende recurrir al keynesianismo militar para salir de la crisis, o quizás sabe que no podrá conseguir el permiso del Congreso para un ataque a Irán, y considera que esta será la oportunidad de asestar un golpe a la República islámica: sería ir del Golfo de Tonkin al Golfo Pérsico. La arrogancia y la hipocresía han sido las dos columnas de la política exterior de este país.
En realidad, la línea Roja que Obama estableció no era el uso de esas malditas armas (antes utilizadas por ambos bandos), sino el fin del equilibrio entre los rebeldes y el gobierno sirio. Y el ejército pasó esa línea cuando empezó a recuperar las localidades ocupadas. La última hace unos días: el enclave cristiano de Malula, de habla arameo, en manos de los fanáticos Al Nasr, los talibanes sirios.
Por su cultura y formación, y siendo además comandante de las fuerzas armadas, el presidente americano es como un martillo al que todo le parece un clavo. Busca soluciones militares a los problemas. “Yo soy el mundo” es el síndrome del triunfalismo, una enfermedad psicológica que padecen los mandatarios de EEUU, originada por la desaparición de la Unión Soviética.
 
Ni guerra ni dictadura
Durante la invasión a Irak, a los oriundos de Oriente Próximo nos sorprendía la caída de las fuerzas progresistas occidentales en el maniqueísmo del pensamiento único: o conmigo o contra mí. Defendían a un carnicero como Sadam Husein frente a Bush, un criminal de guerra, cuando él era corresponsable del calvario que su pueblo sufría desde al menos dos décadas. Sucede lo mismo con Bashar Al Asad, un despiadado dictador narcisista, paranoico y manipulador, que identifica cualquier reivindicación popular con la conspiración de sus enemigos extranjeros, y por ende, se niega a realizar reformas reales. Los paramilitares gubernamentales utilizan los mismos métodos para aterrorizar a la población que los rebeldes. Ahora bien, pedir su cabeza en estos momentos y ante las dimensiones que la tragedia siria está tomando, es un error. Mirad Irak y Libia. Una dictadura es mejor que una eterna guerra total. Asad ya ha aceptado convocar elecciones libres para el 2014 y no presentarse.
 
La paz es posible
Las vías pacíficas para poner fin al conflicto no están agotadas. Lo necesario para empezar es:
1. Que se deje de utilizar el término “comunidad Internacional” para referirse a EEUU y a sus aliados, excluyendo a Rusia, China, India, Brasil, entre otros, que son los países más grandes y más poblados del planeta. No se puede hacer de policía, de juez, del jurado y del verdugo a la vez y en nombre de la humanidad, provocar una terrible catástrofe.
2. Que Ban Ki-moon convoque una reunión urgente de la Asamblea General de la ONU, con autoridad para decidir sobre el conflicto, y empezar así a reducir el peso del Consejo de Seguridad.
3. Que Rusia y EEUU utilicen su influencia para imponer un alto el fuego, un embargo del material militar tanto al Gobierno como a la oposición siria, recurriendo a la amenaza de romper los contratos de venta de armas con Asad y también con Turquía, Arabia e Israel, que apoyan a la oposición armada.
4. Que China y Rusia, además de oponerse a la agresión militar, propongan una alternativa política de consenso, apoyando a las fuerzas progresistas internas (como el Comité Nacional de Coordinación de las Fuerzas de Cambio Democrático, entre otras), para preparar unas elecciones libres.
5. Que Irán convoque una reunión urgente del Movimiento de los No Alineados. El gobierno de Rohani, en un acto sin precedentes, felicitó a los judíos su fiesta de Rosh Hasaná. La ONU debe aprovechar esta nueva postura de Irán e implicarle en la pacificación de la región.
6. Que la verdadera comunidad internacional de ayuda humanitaria a los millones de damnificados por el conflicto.
7. Que España, en vez de apuntarse a la guerra, utilice sus relaciones tradicionales con el mundo árabe y albergue una conferencia de paz para Siria.
 

lunes, 9 de septiembre de 2013

Jean GENET: 4 HORAS EN CHATILA



No olvidar Sabra y Chatila

El CSCA publica el texto inédito en castellano de Jean Genet 'Cuatro horas en Chatila' El libro está prologado por Pedro Martínez Montávez e incluye el texto de Juan Goytisolo "Genet y los palestinos: ambigüedad política y radicalidad poética" Cuatro horas en Chatila, del autor francés Jean Genet (París, 1910-1986), es un testimonio políticamente contundente y de una belleza sobrecogedora de las matanzas de los campamentos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila perpetradas por las milicias de la ultraderecha libanesa en connivencia con el ejército israelí, cuyo ministro era Ariel Sharon, durante los días 16, 17 y 18 de septiembre de 1982, trágicas jornadas en las que el tiempo se detuvo en las afueras de Beirut. El Comité de Solidaridad con la Causa Árabe publica la primera traducción al castellano de esta obra de Genet coincidiendo con el XX aniversario de las masacres. Cuatro horas en Chatila de Jean Genet

http://www.nodo50.org/csca/palestina/genet/jean-genet.pdf www.nodo50.org

El Cerco a Gaza

Activistas españoles protegen a los palestinos en la franja de Gaza

Por: | 06 de septiembre de 2013
 
Brigadistas internacionales en la franja de Gaza. A la izquierda, Manu Pineda
Un campesino palestino mira de reojo a la valla que separa de Israel mientras trabaja sus tierras en Jusa’a, al sur de la franja de Gaza. Al otro lado, militares israelíes vigilan sus movimientos con prismáticos. El agricultor se encuentra a tan solo 100 metros de la frontera, una distancia inferior a los 300 metros que el Ejército israelí considera "zona de seguridad". Permanecer en ese perímetro -aunque sea para trabajar- puede desencadenar una lluvia de disparos. Pero hoy este gazatí se siente más confiado gracias a la presencia de un grupo de activistas internacionales. "Nuestro trabajo prioritario es dar cobertura a pescadores y campesinos de la zona, protegiéndolos como 'escudos humanos' - es decir, situándonos entre ellos y el Ejército- para evitar que les disparen", explica Manu Pineda, impulsor de las Brigadas Unadikum, una asociación que ha llevado a Gaza en el último año a unas 60 personas, la gran mayoría españoles.
Desde que se alcanzó el alto el fuego entre Hamás, que gobierna en la franja, e Israel, al menos cuatro campesinos han muerto por disparos de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) mientras cultivaban sus campos cercanos a la verja, y varios más han resultado heridos. La labor de los activistas ha impedido que aumente la cifra de víctimas. "A los palestinos que se acercan a la valla les disparan sin dudarlo, pero a nosotros nos protege el hecho de ser internacionales", comenta a través de skype Pineda, malagueño de 48 años que se encuentra en Gaza por quinta vez. "Por eso es tan importante nuestra labor, porque estar aquí supone que una familia pueda trabajar y subsistir. No es un apoyo moral o metafísico, sino un cambio tangible en sus vidas", añade.
Un campesino trabaja en la franja de Gaza / Foto: M. Á. M
El trabajo de estos defensores de los Derechos Humanos comienza muy temprano. Cada día, entorno a las 6 de la mañana, se dirigen hacia alguno de los lugares en los que se van a realizar labores de siembra o recolección. En un territorio hiperpoblado (1'6 millones de personas) que solo mide 40 kilómetros de largo por entre 10 y 15 kilómetros de ancho, muchos de estos sitios están cerca de la frontera. Los 'escudos humanos', ataviados con chalecos amarillos, se sitúan entre los agricultores y los militares israelíes.
La presencia de personas foráneas suele bastar para proteger a los palestinos, aunque en ocasiones las FDI tratan de atemorizar a estos voluntarios. Hace unos meses, una delegación de Izquierda Unida, encabezada por el eurodiputado Willy Meyer, se encontraba en la franja para realizar esta labor promovida por Unadikum y denunció que los militares efectuaron disparos cerca de donde se encontraban.
En otras ocasiones, los activistas acompañan a los pescadores. La Armada de Israel les impide faenar más allá de las tres millas de la costa a pesar de que, según los Acuerdos de Oslo, tienen derecho a hacerlo hasta las 20 millas. Las buenas capturas, señalan los propios marineros, se encuentran a partir de las 8 millas. Los voluntarios, una vez más con chalecos amarillos, los acompañan en sus botes y tratan de ayudarlos a superar esta línea imaginaria para asegurar su sustento.
Las labores de estos activistas están centradas en pesca y agricultura, dos actividades fundamentales para la subsistencia de la población de la franja de Gaza, sometida a un bloqueo económico y militar, con la mayoría de sus instalaciones destruidas y cercada por tierra, mar y aire. Aunque los efectos no solo se sienten en la piel de los palestinos. "Visitar esta zona, en cierta manera, me ha cambiado la vida, porque ha ampliado mi perspectiva social y me ha hecho ser menos egoísta e interesarme más por lo colectivo, por el bien común", comenta Cristian Santiago, que acudió a Gaza hace unos meses.
Un campesino trabaja en Gaza mientras una activista lo fotografía / M. Á. M.


Santiago, de 32 años, participó como 'escudo humano' durante varias jornadas con los campesinos gazatíes, además de reunirse con organizaciones sociales y políticas de la zona, así como con víctimas del conflicto. "La visita que más me impactó fue la visita a la familia Hiyasi, que perdió a la mitad de sus miembros durante un bombardeo israelí", señala. "También me quedo con la educación y la ilusión con que me miraban los niños, con sus sonrisas", añade. Este joven nacido en Girona resume su experiencia con la sensación que tuvo al regresar a España. "Cuando volví de Gaza, eran las fiestas de Alcoy, donde vivo, pero yo ni siquiera pude salir. Después de ver tanto sufrimiento, el ambiente festivo se me hacía muy raro. Me quedé en casa, pensando".

MOMENTO INOLVIDABLE !! El momentos que Hatari Islandia levanta las banderas de Palestina !!

MOMENTO INOLVIDABLE !! El momentos que Hatari Islandia levanta las banderas de Palestina !!