lunes, 26 de septiembre de 2022

Un grupo de eurodiputados pide la cancelación de la reunión del Consejo de Asociación UE-Israel


 Un grupo de 47 eurodiputados influyentes ha pedido a los estados miembros de la UE y al jefe de política exterior de la UE, Joseph Borell, que cancelen la próxima reunión del Consejo de Asociación UE-Israel. La primera reunión del Consejo de Asociación UE-Israel en 10 años ahora está confirmada para el 6 de octubre en Praga.

“Nos horrorizó leer el anuncio del 18 de julio de la intención de la Comisión Europea de relanzar el Consejo de Asociación UE-Israel. Esta decisión se produce cuando se está produciendo un desalojo masivo histórico y el traslado forzoso de más de mil palestinos en Masafer Yatta. Además, la aprobación del plan de liquidación E1 es inminente, que la UE ha señalado repetidamente como su línea roja”, dicen los eurodiputados.

“(…) Reiniciar el Consejo de Asociación con la intención de comprometer a Israel a tratar estos temas sin un mecanismo claro de rendición de cuentas es un paso muy peligroso. Un gouvernement qui contrôle et soumet 5 millions de personnes sous occupation, qui arrête et poursuit des enfants devant des tribunaux militaires et qui persécute des défenseurs des droits de l'homme sous le prétexte de la loi antiterroriste, ne peut être un partenaire inconditionnel de l 'Unión Europea. Todos estos actos son el sello distintivo de un estado autoritario”, agrega la carta.

“La UE no debería recompensar a un gobierno que persigue su política de anexión y persecución desafiando abiertamente el derecho internacional y cientos de resoluciones de la ONU. Esta peligrosa complicidad debe terminar. La decisión debe ser revocada o, al menos, deben establecerse condiciones claras y concretas antes de volver a convocar el Consejo de Asociación”, dicen los eurodiputados.

Varios diplomáticos europeos, incluido el Alto Representante de Asuntos Exteriores de la UE , han expresado recientemente su preocupación por los acontecimientos actuales en Palestina: ataques contra organizaciones palestinas clave de derechos humanos, desplazamiento de palestinos en varias partes de Cisjordania (como en Masafer Yatta) , desmantelamiento de la solución de dos estados mediante la construcción de nuevos asentamientos ilegales, desprecio por el derecho internacional y los derechos humanos.

Israel allanó y cerró las oficinas de destacadas organizaciones palestinas de derechos humanos exactamente un mes después de que los ministros de la UE dieran luz verde a la reunión del Consejo de Asociación UE-Israel. Está claro que Israel actuó contra estas ONG sabiendo que el proceso de preparación de la UE para el Consejo de Asociación estaba en marcha. El cierre de ONG de derechos humanos, un sello distintivo de los regímenes autoritarios, es una afrenta a los principios fundamentales de la UE. Todo esto está sucediendo mientras está en marcha un proceso de anexión de facto .

Fuente: ECCP

Traducción audiovisual para la agencia de medios palestina

jueves, 22 de septiembre de 2022

Entrevista a Juani

 


Juana Ruiz, durante su visita a Bilbao en julio. / Foto: J. Marcos


“Mis compañeras han sido lo mejor de mi paso por la cárcel”

21/09/2022

La española Juana Ruiz ha pasado 10 meses en una prisión israelí acusada de financiación terrorista

 por trabajar en una oenegé que da asistencia sanitaria a la población palestina. Tras su puesta

 en libertad, ha viajado a España donde ha recibido el apoyo de colectivos de solidaridad con Palestina.

Leer más....

Miles de niños en Siria se ven abocados al abandono escolar y al trabajo infantil de riesgo

Nadim Naqo en su lugar de trabajo al este de Alepo. Este niño de 11 años pule piezas de metal a mano y sin la protección básica. (Emad Al Basiri)

Miles de niños en Siria se ven abocados al abandono escolar y al trabajo infantil de riesgo

 Por

Moussa Ak Jamaat
Ayham Al Sati

Equal Times 29 de agosto de 2022

El trabajo infantil, en muchos países del mundo árabe, es un hecho consumado que forma parte de la realidad cotidiana de la región, pero el problema toma tintes especialmente dramáticos y graves en el caso de Siria, donde el tejido social y el propio sistema educativo están sufriendo de lleno los efectos destructivos de una guerra que se prolonga desde hace más de 11 años. Miles de niños del noroeste del país se están viendo obligados a abandonar sus escuelas y acudir, en condiciones de gran vulnerabilidad, a un mercado laboral que los encamina, a menudo, a trabajos muy duros y de alto riesgo, en sectores como la refinería rudimentaria de petróleo, donde llegan a poner en peligro sus vidas, tanto por la naturaleza de su labor como por la posible conversión de sus puestos de trabajo en objetivos militares.

Uno de estos niños es Jamil Al-Safirani, un muchacho de 14 años que actualmente reside en la localidad de Tarhin, al noreste de Alepo (donde ha pasado la mayor parte de su vida, desde que se vio desplazado junto a su familia, cuando las fuerzas del régimen de Damasco –apoyadas por milicias iraníes– tomaron el control su ciudad natal, Al-Safira, al sureste de Alepo, en el año 2013).

Trabajo peligroso realizado por niños

Jamil trabaja en los quemadores de crudo de su pueblo actual desde hace ya tres años. Apenas había cumplido los 11 cuando se vio obligado a dejar el colegio y trabajar allí para mantener a su familia, pese a los riesgos y enfermedades que amenazan a quienes se dedican a esas tareas.

En efecto, en numerosos lugares del norte de Siria, como Tarhin, donde antes abundaban los huertos y los olivares, ahora el paisaje está lleno de piscinas de crudo que se quema y se refina de manera muy primitiva para obtener un tipo de diésel, conocido como “mazot”, que millones de personas utilizan a diario como combustible para transporte, calefacción y cocina. Los llamados “quemadores de petróleo” son campos reconvertidos en instalaciones de refinado muy precarias, donde el crudo, importado desde otras zonas del país, controladas por fuerzas apoyadas por los Estados Unidos, es destilado y procesado de manera muy rudimentaria para su conversión en combustible. El tipo de fabricación casera que se hace en estos campos deja decenas de muertos todos los años, no sólo por los accidentes y explosiones ocasionales que se dan durante el proceso de producción, sino por el envenenamiento causado por la constante la inhalación de gases, que además de ennegrecer el aire en estos improvisados campos petroleros, generan una contaminación pesada y ácida, que afecta de forma severa a la población de los alrededores y se extiende a cientos de kilómetros de distancia.

Estas precarias refinerías garantizan suficiente suministro para satisfacer la demanda local de combustible, pero cientos de niños trabajan en ese sector recogiendo los desechos resultantes de la quema de crudo, limpiando los tanques de quemado y eliminando las impurezas, por lo que están constantemente expuestos a sustancias tóxicas que les provocan desde tos crónica y asma alérgica a bronquitis aguda y neumonía, además del riesgo de sufrir explosiones fatales ante el menor descuido o fuga de combustible.

A esto se suma la amenaza de que los pozos de trabajo puedan ser bombardeados en cualquier momento. “He sobrevivido varias veces a los bombardeos rusos que tuvieron como objetivo los quemadores de Tarhin”, confirma el joven Al-Safirani. En efecto, los incineradores de crudo donde arriesga a diario su salud y su vida fueron bombardeados varias veces por aviones militares rusos y del régimen sirio. Tres civiles y un voluntario de la Defensa Civil siria fueron víctimas directas de estos ataques en marzo de 2021.

Entorno frágil y precario

Detrás de esta situación están la violencia, la crisis económica y la pandemia de covid-19, que están empujando a las familias en Siria al borde del abismo, con ya casi el 90% de los niños del país en condiciones de necesitar asistencia humanitaria, según un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Tras sucesivas crisis económicas, el número de sirios que viven bajo el umbral de la pobreza supera ya el 90% de la población, según el secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas, Martin Griffiths, que indicó que muchos sirios se ven obligados a tomar decisiones muy difíciles para poder vivir.

Eso es lo que lleva haciendo la mitad de su vida Nadim Naqo, un muchacho de 11 años de la ciudad de al-Bab, al noreste de Alepo, que se ha visto obligado a trabajar, junto a su padre, en una profesión tan dura y agotadora como el pulido de piezas de metal a mano. “Empecé a trabajar con él a los seis años, y tenía que hacerlo porque me desplazaban muchas veces de un sitio a otro, así que ni siquiera podía ir a la escuela”, relata el pequeño. “Mi mayor sueño era aprender una buena profesión para ayudar a mi familia y aliviar a mi padre con los gastos difíciles de la vida”.

Mientras algunos de sus amigos aún van a clase, otros también tuvieron que dejar las aulas para ayudar a sus familias. “A mí la escuela me encanta y me gustaría volver, pero las condiciones de vida son difíciles, y ya he perdido muchos años de estudio”, explica, mientras se queja de que le duelen las manos constantemente. “Lo bueno de mi trabajo es que mi padre está a mi lado, y que a veces, los días que tengo libres, puedo jugar con mis amigos”.

En la misma ciudad de al-Bab, una madre, Umayyah Sfirani, de 49 años, desplazada desde la zona rural de la que es originaria, al sur de Alepo, confirma que sus cuatro hijos, que también trabajan en las refinerías de crudo, se vieron obligados a abandonar la escuela por una combinación de factores bastante habitual: malas condiciones de vida y falta de oportunidades, resultado de la huida de la guerra. “Sé lo peligroso que es ese trabajo, pero no teníamos otra opción”, asegura. Lo que ganan sus hijos les permite cubrir las necesidades básicas de la familia bajo unas condiciones muy difíciles, aunque todo parece estar empeorando. “Espero que puedan regresar a las escuelas cuando la situación se estabilice y volvamos a nuestros hogares”, confiesa, pero admite que, por ahora, “lamentablemente es un sueño lejos de alcanzar”.

¿Soluciones a la vista?

Según un informe reciente de la ONG Save the Children, dos de cada tres niños en el norte de Siria carecen ya de educación, y cerca de 2,45 millones de niños habían dejado de estar escolarizados a finales de 2019 en toda Siria. Aunque el abandono escolar y el trabajo infantil son dos males que aquejan a todo el territorio, en la parte del país controlada por el gobierno de Bachar al Asad el problema podría incluso ser mayor, si bien no hay datos oficiales disponibles –no obstante, los contactos sobre el terreno tanteados por los periodistas que firman esta crónica parecen confirmar esa realidad–.

Según explicó a Equal Times la directora de campañas y comunicaciones de la Oficina de Respuesta para Siria de la ONG, Kathryn Achilles, es frecuente que, a causa de la guerra y de la maltrecha situación económica generalizada, los niños que acaban abandonando la escuela lo hagan bajo una fuerte presión. Ante la urgencia de conseguir alimentos, agua potable y un techo seguro, los niños suelen sentir que no tienen más opción que ponerse a trabajar para ayudar a sus familias a subsistir.

Por su parte, Jihad Al-Hijazi, ministro de Educación del gobierno interino en la región nororiental bajo el control de la Coalición de Oposición Siria, afirmó en conversación con Equal Times que el factor principal que mueve a los niños a cambiar el colegio por un trabajo es el resultado de los bombardeos del régimen de Damasco con apoyo militar de Moscú. A la propia destrucción física de sus escuelas se suma el desplazamiento forzoso de sus familias a otras partes del país más seguras, lo que hace que, al llegar a su nuevo lugar de refugio, muchos niños se vean obligados a trabajar para ayudar a sus padres a sacar la familia adelante.

Aunque el pueblo sirio estaba entre los más volcados de la región en facilitar la educación de las nuevas generaciones, Al-Hijazi subrayó que los efectos de la inestabilidad social, la guerra, los bombardeos y los desplazamientos masivos de personas han hecho que mucha gente perdiera las tierras y propiedades que garantizaban su sustento.

Para hacer esto posible sería necesario proporcionar una ayuda económica a las familias que actualmente dependen de los ingresos que aportan estos niños, así como poner en marcha programas de educación profesional, técnica y artesanal, para menores y adultos que ya tienen demasiadas dificultades como para poder reintegrarse en los programas de educación tradicionales.

Para Achilles, abordar este problema “requiere que los distintos actores humanitarios trabajen conjuntamente, para identificar a los niños que están trabajando o en riesgo de tener que trabajar, garantizar que las familias tengan dinero en efectivo y apoyos para acceder al empleo y a medios de subsistencia, y para permitir que los niños vayan a la escuela y regresen al sistema. Por encima de todo”, concluyó, “se necesitan esfuerzos concertados para poner fin al conflicto y ayudar a las familias a recuperarse”.

Esta crónica es fruto de una colaboración especial entre los medios de comunicación Baynana –primer medio en español y árabe creado por refugiados y migrantes– y Equal Times.

 


 

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

https://stopsettlements.org/spanish/

miércoles, 21 de septiembre de 2022

Las autoridades israelíes se disponen a avanzar en los planes de asentamiento de Givat HaShaked y E1 en los próximos 10 días


 La zona de Givat HaShaked está marcada en azul claro con un círculo púrpura en el borde noroeste de Beit Safafa. Los dos planes actuales para E1 están marcados en azul claro con un círculo morado


Las autoridades israelíes se disponen a avanzar en los planes de asentamiento de Givat HaShaked y E1 en los próximos 10 días
Ir amin, 2 de septiembre de 2022
El 5 de septiembre de 2022, el Comité de Planificación del Distrito de Jerusalén está programado para celebrar un debate adicional sobre el plan (TPS 969162) para el nuevo asentamiento de Givat HaShaked designado para el área de Beit Safafa a lo largo del flanco sur de Jerusalén Oriental. Está previsto que la comisión discuta el plan en relación con la aprobación del depósito de objeciones. Véanse los detalles más abajo.

La semana siguiente, el 12 de septiembre, se espera que el Consejo Supremo de Planificación de la Administración Civil de Israel (ACI) discuta los dos principales planes de asentamientos para el E1 y probablemente avance hacia su aprobación. Más allá de sus letales ramificaciones geopolíticas, la construcción israelí en esta zona amenaza con desplazar a unos 3.000 palestinos que viven en pequeñas comunidades beduinas de la zona, incluida Khan al-Ahmar. En un procedimiento separado, pero relacionado, cabe señalar que el Estado debe presentar su respuesta justo un día antes (el 11 de septiembre) a una petición presentada por la organización de colonos Regavim, que pide la evacuación y demolición inmediata de Khan Al Ahmar. En los últimos meses, el Tribunal Supremo ha expresado su frustración por la continua solicitud de prórrogas por parte del Estado y ha declarado que no concederá al gobierno tiempo adicional para presentar su respuesta.

Tanto el plan E1 como el de Givat HaShaked se suman a una serie de otros planes de asentamiento en Jerusalén y sus alrededores, como Givat Hamatos, Atarot, el Acueducto Inferior y Har Gilo West, que se impulsaron bajo el gobierno de Bennett-Lapid. Y ello a pesar de que este teórico "gobierno del cambio" se comprometió a abstenerse de construir nuevos asentamientos y a preservar el statu quo en relación con el conflicto. En lugar de ello, la actividad de asentamientos avanzó con toda su fuerza durante su mandato, acelerando los pasos hacia la anexión de facto del "Gran Jerusalén" y poniendo en peligro cualquier perspectiva restante de una resolución negociada del conflicto.

Deben tomarse medidas de inmediato para detener los esfuerzos por avanzar en los planes de Givat HaShaked y E1 debido a sus graves ramificaciones sobre los derechos palestinos y la viabilidad de un futuro Estado palestino contiguo con capital en Jerusalén Oriental.

Givat HaShaked
El plan "Givat HaShaked" (TPS 969162) prevé la construcción de 473 viviendas en 38,7 dunams de terreno situados en Sharafat, la parte noroeste del barrio palestino de Beit Safafa. Según deliberaciones anteriores sobre el plan, existe la posibilidad de aumentar el número a 750 unidades de vivienda mediante la construcción de edificios de varios pisos más altos. Aunque esto no ampliaría territorialmente las fronteras del plan, sí aumentaría el tamaño de la población del nuevo asentamiento y, por tanto, el número de israelíes que viven por encima de la Línea Verde en Jerusalén. Tras debatir el plan el 25 de julio, el Comité de Planificación del Distrito de Jerusalén aplazó la decisión sobre su depósito de objeciones para poder seguir examinando las cuestiones relativas al ruido, la densidad y la contaminación. Es probable que estas cuestiones, junto con la opción de aumentar el número de viviendas, se sigan debatiendo en el próximo debate del comité, el 5 de septiembre.

La zona de Givat HaShaked es un objetivo desde hace décadas
La intención israelí de construir en esta zona existe desde hace años. El gobierno de Rabin intentó expropiar unos 200 dunams de tierra en este lugar en 1995 para la construcción de un nuevo asentamiento israelí, pero finalmente se vio obligado a archivar el plan debido, en parte, a las fuertes protestas internacionales, incluidas las de Estados Unidos. La expropiación de estos terrenos habría constituido la primera gran confiscación de tierras en Jerusalén Este desde los Acuerdos de Oslo, lo que se percibió en su momento como una medida que hacía descarrilar el incipiente proceso de paz. Casi tres décadas más tarde, los planes de construir en una parte de esta zona resurgieron y probablemente se vieron favorecidos por el proceso de resolución de los títulos de propiedad del gobierno (registro formal de la tierra) que se estaba llevando a cabo en la parcela exacta destinada a Givat HaShaked.  En lugar de que Israel ya no pueda llevar a cabo la expropiación de grandes franjas de territorio en Jerusalén Este sin provocar un escándalo internacional, ha recurrido a utilizar otro mecanismo para apropiarse de más tierras bajo la apariencia de una decisión y un presupuesto destinados a los palestinos: los procedimientos de liquidación de títulos de propiedad.

Véase aquí los últimos detalles sobre el solapamiento entre los procedimientos de asentamiento de los títulos de propiedad de la tierra y los avances de los asentamientos israelíes en Jerusalén Este.

El movimiento sin precedentes del Custodio General
Como se mencionó en una alerta anterior, una gran parte de las tierras marcadas en el plan de Givat HaShaked es administrada por el Custodio General, un departamento dentro del Ministerio de Justicia que es responsable de administrar las propiedades, que supuestamente eran propiedad de los judíos en Jerusalén Este antes de 1948. En particular, el Custodio General es una de las instituciones estatales que participan formalmente y de forma integral en el proceso de resolución de los títulos de propiedad de las tierras. Su gestión de estos terrenos indica que las propiedades de la zona fueron en su día supuestamente propiedad de judíos. En un movimiento muy inusual y sin precedentes, el Custodio General, que normalmente administra las propiedades cuyos reclamantes judíos son desconocidos hasta que se les localiza a ellos o a sus herederos, ha ido más allá de la simple gestión de la propiedad para iniciar más bien un plan general para este nuevo asentamiento.

La desigualdad en la vivienda como motor del desplazamiento palestino
Más allá de su importancia geopolítica, Givat HaShaked es un ejemplo más del sólido desarrollo residencial israelí para los israelíes yuxtapuesto a la grave negligencia y supresión de la planificación urbana y la vivienda palestinas. A pesar de que el plan contempla terrenos en el lado noroeste de Beit Safafa, no están designados para las necesidades de desarrollo del barrio. Del mismo modo, los terrenos vacíos en el extremo oriental de Beit Safafa se asignaron más bien al asentamiento previsto de Givat Hamatos. Si se construye, Givat HaShaked agotará aún más las reservas de suelo de Beit Safafa y rodeará el barrio con un continuo de edificios israelíes. Estas políticas de planificación urbana no equitativas han servido durante mucho tiempo como palanca de desplazamiento de los palestinos de Jerusalén al servicio del objetivo de Israel de consolidar una mayoría demográfica judía y afianzar aún más el control territorial israelí.

E1
Los dos planes E1 (TPS YOSH 420-4-7, TPS YOSH 420-4-10) para un total de 3.412 viviendas están designados para un área de más de 2.100 dunams situada entre Jerusalén Este y el asentamiento de Maaleh Adumim. La construcción en E1 se considera desde hace tiempo un factor de cambio en el conflicto israelo-palestino, ya que dividirá Cisjordania y la separará de Jerusalén Este, asestando un golpe mortal a las perspectivas de un marco de dos Estados con dos capitales en Jerusalén. Asimismo, pone en peligro de desplazamiento a unos 3.000 palestinos que viven en pequeñas comunidades beduinas de la zona.

Durante años, los planes del E1 habían estado congelados debido a la fuerte oposición bipartidista de EE.UU. e internacional, hasta que el ex primer ministro Netanyahu dio instrucciones para que se depositaran los planes como parte de su candidatura a la reelección en 2020 y en el marco de los pasos acelerados del gobierno hacia la anexión. Aunque el gobierno de Bennett-Lapid afirmó que sus políticas serían diferentes, siguió avanzando en el plan durante el último año.

En octubre de 2021, el Consejo Supremo de Planificación de la ACI celebró dos debates sobre las objeciones presentadas por numerosas comunidades palestinas y organizaciones israelíes, como Ir Amim, Paz Ahora y la Asociación para la Justicia Ambiental en Israel. El tercer debate estaba previsto para enero de 2022, pero se canceló posteriormente, al parecer debido a la presión de Estados Unidos. El debate volvió a aparecer en el orden del día para julio de 2022 y se retiró de nuevo debido a la supuesta presión de EE.UU. y ahora se ha reprogramado para el 12 de septiembre, donde el Consejo Supremo de Planificación de la ACI probablemente aprobará los planes. Tanto el Primer Ministro como el Ministro de Defensa tienen la capacidad de congelar el avance y/o la aprobación de estos planes.

Please address all inquiries to:

Amy Cohen
Director of International Relations & Advocacy
Ir Amim (City of Nations/City of Peoples)
Jerusalem
amy@ir-amim.org.il




Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

martes, 20 de septiembre de 2022

CARTA A LOS EUROPARLAMENTARIOS PIDIENDO EL EMBARGO DE ARMAS A ISRAEL POR PARTE DE LOS PAÍSES DE LA UNIÓN EUROPEA


 

Estimado europarlamentario (nombre – personalizado)

 Como ya conoce, vivimos nuevamente estos días ante un escenario gravísimo por los acontecimientos en la asediada franja de Gaza, así como en los territorios ocupados palestinos y Jerusalén este, en los que el pasado 5 de agosto las fuerzas de ocupación israelíes, una vez más, han lanzado una agresión militar contra la población palestina, que ha resultado en la muerte de 44 personas, 33 de ellos civiles,  16 menores de edad y 4 mujeres, además de 360 heridos, 151 niños; éstas cifras corresponden a las víctimas sólo en la franja de Gaza, siendo la quinta agresión perpetrada por el régimen israelí en los últimos 15 años, momento desde el que la franja afronta un brutal bloqueo.

Se que estará de acuerdo con nosotras en que las cifras son abrumadoras. 

 A esto hay que añadir la situación en el resto de Palestina, con un goteo diario de arrestos y encarcelamiento bajo la figura de “detención administrativa”, es decir, sin cargos ni juicio.

 Las muertes de palestinos por las fuerzas de ocupación israelíes es cotidiana, así como la incesante confiscación de tierras, demolición de casas y desplazamiento forzoso de población, robo de recursos como el agua y asedio a los creyentes en sus lugares de culto como es el caso de la mezquita de Al Aqsa, un sistema de apartheid,  ampliamente documentado por organizaciones de incuestionable prestigio como HRW y Amnistía Internacional. 

 Por todas estas razones, que damos por hecho que Vd. ya conoce y le preocupa, y dada la gravedad de la situación en Palestina, que se acrecienta cada día, le solicitamos su inestimable intercesión,  como representante de la sociedad civil europea, a fin de que insten al Alto representante de la UE, señor Borrell, a que se pronuncie al respecto y que tome medidas lo antes posible, con el objetivo de evitar que estos hechos sigan acrecentándose. Les solicitamos  acciones concretas, más allá de  nuevas declaraciones institucionales, que son papel mojado para el régimen israelí. En ese sentido, desde las plataformas de solidaridad con Palestina, solicitamos el embargo de armas a Israel, es decir, interrumpir de forma indefinida el comercio de armas con el estado de Israel, armas que se prueban con la masacrada población palestina. Nos atrevemos a hacerle ésta petición, amparándonos en las excepcionales medidas tomadas para defender a la población Ucraniana, bajo el asedio de la ocupación rusa, en situaciones absolutamente paralelas a lo que viene ocurriendo en Palestina bajo la ocupación israelí. Urgimos a que activen los mecanismos a su alcance, para exigir el respeto los DDHH del pueblo palestino, el derecho internacional y las resoluciones de la ONU, por parte del régimen israelí, con el que, tanto nuestro país, como la Unión Europea, tiene tratados comerciales.

 Agradecemos abiertamente a los diez europarlamentarios que, en su responsabilidad, ya han hecho una solicitud al Alto Representante Josep Borrell y solicitamos encarecidamente que esta petición esté secundada por todos Vds.  ya que estamos seguros de su compromiso y  trabajo por el respeto a los derechos humanos, el derecho internacional y la paz, más allá del territorio de la Unión Europea.

 

 Atentamente

 

Firman:  Casa Palestina de Aragón - Comité de Solidaridad con la Causa Árabe - BDS Comisión Pinkwatching  -  Forum Política Feminista - Palestina Toma la Calle - Rumbo a Gaza.

 

JUSTICIA PARA HALABI


 JUSTICIA PARA HALABI


Friends of Sabeel North America

8 de septiembre de 2022


La semana pasada, el tribunal israelí emitió finalmente una sentencia en el caso de Mohammed El-Halabi, ex director ejecutivo de World Vision International en Gaza, que fue condenado por una serie de cargos que incluyen el desvío de dinero para el desarrollo y la prestación de servicios adicionales a Hamás. Halabi fue detenido el 15 de junio de 2016 y sufrió un largo juicio durante seis años, tras el cual fue condenado por todos los cargos que figuran en el pliego de cargos. Su condena fue el 15 de junio. La semana pasada se dictó una sentencia de 12 años de prisión.

Nuestras principales preocupaciones, que se señalan en ese informe, son las siguientes:

      Tortura. Mohammed fue torturado, sufriendo lesiones corporales y privación de sueño (habiendo dormido sólo 6 horas en 5 días), pero aun así se negó a confesar. Según el juez, el hecho de que Halabi no confesara bajo tortura sólo significa que el hecho de haber sido torturado es irrelevante.
      Falta de pruebas. La única prueba contra Halabi era una supuesta confesión hecha a un compañero de prisión, un preso que ya había sido condenado por perjurio y cuyo testimonio secreto fue la única base de la condena. Los registros de World Vision, confiscados en el momento de la detención de Halabi, ni siquiera fueron examinados por la acusación, ni se permitió a la defensa acceder a ellos.
      Acusaciones ridículas. Al menos tres de los cargos presentados contra Halabi eran claramente ridículos a primera vista. Se contradicen claramente con las pruebas presentadas en el tribunal. A saber:
Se alegó que Halabi fotografió y reconoció el puesto de control de Erez para Hamás en 2010, aunque se demostró mediante registros israelíes que entre 2011 y 2016 nunca entró en el puesto de control de Erez.
Además, Halabi fue acusado de desviar más dinero a Hamás que todo el presupuesto de World Vision en Gaza.
Halabi fue acusado de desviar a Hamás miles de toneladas de hierro y cemento importadas a través de Keren Shalom, aunque los registros israelíes muestran claramente que World Vision nunca importó cemento o hierro en absoluto, y ninguno a través de Keren Shalom.
      Pruebas de inocencia.  Halabi pudo demostrar su inocencia más allá de toda duda razonable. Dos auditorías internacionales demuestran de forma concluyente que no faltó ni se desvió dinero de las oficinas o proyectos de World Vision. Todos los proyectos se ejecutaron y sus fondos se contabilizaron. El juez rechazó todas las pruebas de que World Vision seguía los procedimientos adecuados, afirmando que incluso los procedimientos más estrictos podían teóricamente ser vulnerados y, dado que Halabi es inteligente, era por tanto capaz de eludir todas las salvaguardias y procedimientos.
      Subvertir los esfuerzos de la defensa. Cuando la Fiscalía afirmó que se había desviado dinero, el abogado de Halabi, Maher Hanna, se ofreció a traer a todos los empleados de World Vision para que testificaran. Sin embargo, se les denegó el permiso de entrada en Israel, y su testimonio en vídeo fue descartado por no haberse prestado en persona. Cuando la Fiscalía afirmó que el dinero del proyecto agrícola se desviaba a Hamás, Maher Hanna se ofreció a traer como testigos a todos los agricultores beneficiarios. La Fiscalía se negó, afirmando que los proyectos de World Vision se ejecutaron de hecho, que no podía nombrar ningún proyecto que no se hubiera ejecutado y que las pruebas eran demasiado voluminosas para investigarlas.
      Restricciones al abogado defensor. Al abogado de Halabi se le impidió incluso tomar notas, escribir resúmenes o redactar argumentos, excepto cuando lo hacía en un ordenador que tenía el Servicio Secreto. No se le permitió que las pruebas fueran examinadas por expertos, ni que llamara a testigos de Gaza, ni siquiera que visitara él mismo Gaza para entrevistar a los testigos y recoger pruebas.
      Procedimientos sin precedentes. Se utilizó específicamente una nueva normativa en relación con los testimonios de oídas, las normas sobre pruebas y otros procedimientos para garantizar la condena. Estos procedimientos no tienen precedentes, pero es posible que se conviertan en norma en futuros casos.
      Secreto. Mientras que el tribunal israelí justificó dicho secreto como necesario para la seguridad, Maher Hanna declaró audazmente que la única razón que podía ver para la "seguridad" era la necesidad de proteger a la acusación de la vergüenza por la endeblez y la tontería de los supuestos materiales secretos.
Al dictar su sentencia, el juez se limitó a agravar la injusticia al afirmar que, independientemente de las pruebas presentadas o del fondo del asunto, la coherencia con la gravedad de los cargos exige que se imponga una pena muy severa: de ahí los 12 años.

Maher Hanna tiene previsto apelar. Sin embargo, en su opinión, la cuestión de la apelación no será la culpabilidad o la inocencia de Halabi, sino el propio carácter del sistema judicial israelí. No se trataba de un tribunal militar, ni de un tribunal de Gaza o de los Territorios Ocupados. Cualesquiera que sean los procedimientos, irregularidades o atropellos permitidos en este caso se convertirán, si se mantienen en la apelación, en la norma para los tribunales israelíes. La mayoría de los palestinos acusados de cargos relacionados con la seguridad en los tribunales israelíes aceptan un acuerdo de culpabilidad. Halabi se negó a un acuerdo de culpabilidad y, al hacerlo, expuso las injusticias del sistema israelí y cómo se utiliza ese sistema para intimidar, controlar y silenciar a las organizaciones humanitarias como World Vision. Queda la esperanza de que, con la suficiente publicidad e implicación internacional, el Alto Tribunal israelí se sienta demasiado avergonzado como para validar una injusticia tan flagrante.

Por lo tanto, hay muchas razones para redoblar nuestros esfuerzos y rejuvenecer nuestra campaña en busca de #Justice4Halabi. Además de difundir la noticia, te rogamos que te unas a nuestra campaña utilizando el siguiente enlace para ponerte en contacto con tus representantes y pedirles que ejerzan la presión necesaria para anular una sentencia tan injusta. Mohammed El-Halabi, que en su día recibió el Premio Humanitario del Año, debe poder volver con su familia, su labor humanitaria y su misión.


Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

lunes, 19 de septiembre de 2022

105 organizaciones piden al nuevo Alto Comisionado sobre Derechos Humanos de la ONU que incluya a la empresa WSP, socia de CAF, en la base de datos de las empresas que actúan en los asentamientos ilegales

 

105 organizaciones piden al nuevo Alto Comisionado sobre Derechos Humanos de la ONU que incluya a la empresa  WSP, socia de CAF, en la base de datos de las empresas que actúan en los asentamientos ilegales
Entre los firmantes se encuentra el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe
Al Haq, 15 de septiembre de 2022

Hoy, Al-Haq y Just Peace Advocates han presentado un informe al recién nombrado Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Türk, en el que le piden que se incluya a la empresa canadiense WSP Global Inc. (WSP) en la base de datos de las Naciones Unidas de empresas que operan en asentamientos ilegales israelíes ("la base de datos"). La presentación está respaldada por 105 organizaciones de todo el mundo, además de relevantes personalidades, como la ex diputada canadiense Libby Davies; los ex relatores especiales de la ONU Michael Lynk, John Dugard y Richard Falk; o Noam Chomsky.  

WSP, cuyo principal accionista es el Consejo de Inversión de Pensiones Públicas de Canadá, ha sido contratado para planificar, diseñar, mantener y ampliar el Tren Ligero de Jerusalén (JLR),[1] un sistema de tranvía público israelí que contribuye al mantenimiento de los asentamientos ilegales israelíes en la Jerusalén Oriental ocupada y anexionada. [WSP es un proveedor del consorcio de la empresa española, CAF, y de la israelí, Shapir, en la ampliación, construcción y gestión de las líneas de tranvía entre Jerusalén y las colonias próximas]. WSP, por lo tanto, facilita el traslado y movilidad de colonos al territorio palestino ocupado (TPO), mediante su participación en la construcción y mantenimiento del JLR, al tiempo que profundiza en la integración física, social y económica de los asentamientos. A través de su mantenimiento activo de la política de asentamientos ilegales de Israel[2] en la Jerusalén Oriental ocupada, WSP está implicado en violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos fundamentales contra la población palestina protegida.

La Dra. Susan Power, Jefa de Investigación y Defensa Legal de Al-Haq, explica: "Al operar servicios ferroviarios que conectan asentamientos en el TPO, en tierras apropiadas de la población palestina ocupada, WSP es cómplice de ayudar e instigar la comisión de crímenes de guerra, y los agentes de la empresa pueden ser considerados individualmente responsables penalmente."

La apropiación de tierras palestinas y la destrucción de propiedades palestinas ejecutadas para la construcción y el mantenimiento del JLR viola el artículo 147 de la Cuarta Convención de Ginebra. De acuerdo con el derecho internacional y los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, WSP, como empresa que opera en una zona afectada por un conflicto, debe cumplir con el derecho internacional humanitario y las normas de derechos humanos, mediante el establecimiento de políticas que busquen prevenir los abusos contra los derechos humanos durante sus operaciones y comercio. Además, se espera que WSP actúe con mayor diligencia cuando lleve a cabo sus negocios en el país y en el extranjero[3]. [4]

"Canadá, como Estado en cuya sede se encuentra WSP", explica Karen Rodman, directora ejecutiva de Just Peace Advocates, "es el principal responsable de garantizar que WSP rinda cuentas, por su mantenimiento de asentamientos ilegales de Israel, y debe cumplir sus obligaciones de facilitar medidas y recursos para la compensación de las comunidades palestinas afectadas, cuyos derechos de circulación, propiedad, medios de vida y familia han sido gravemente violados debido a las actividades de WSP".

Teniendo en cuenta el Código Ético de WSP que establece su compromiso de respetar, apoyar y salvaguardar los derechos humanos, así como su condición de participante activo del Pacto Mundial de la ONU, su complicidad con la amplia destrucción y apropiación de propiedades palestinas por parte de Israel, a través de la construcción del JLR, es motivo de grave preocupación. WSP debe cesar su actividad en los TPO, de acuerdo con sus políticas y valores internos, y con el derecho internacional.

La base de datos sigue siendo una poderosa herramienta para garantizar la transparencia de las empresas que participan y se benefician del régimen de apartheid de Israel. Sin embargo, si no se actualiza la base de datos [5] de forma anual y exhaustiva, empresas como WSP seguirán sin aparecer en la lista. Es esencial que el Comité de Derechos Humanos (OHCHR) cumpla con el deber de su mandato de la resolución 31/36 (2016) y actualice anualmente la base de datos para garantizar que siga siendo un mecanismo eficaz para la rendición de cuentas y la transparencia.

Mientras, la ocupación y el régimen de apartheid de Israel se afianzan aún más gracias a las empresas que siguen beneficiándose de las graves violaciones del derecho internacional por parte de dicho Estado, que niega al pueblo palestino su derecho inalienable a la autodeterminación, incluida la soberanía permanente sobre su tierra y otros recursos naturales. En consecuencia, el informe conjunto Al Haq  y Just Peace Advocates pide a la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos que:

  • Actualice anualmente la base de datos de la ONU, en función de la resolución 31/36 (2016) del Consejo de Derechos Humanos en su totalidad, reafirmando su independencia e imparcialidad para el cumplimiento de sus mandatos, y demuestre su compromiso de defender las normas de derechos humanos, y el estado de derecho y la justicia.
  • Incluir a WSP en la próxima actualización de la base de datos de la ONU por considerar que sus actividades plantean problemas de derechos humanos y que están explícitamente contemplados en el mandato de la base de datos de la ONU.
  • Continuar realizando los esfuerzos necesarios para garantizar la transparencia y promover la responsabilidad de las actividades empresariales en los territorios palestinos ocupados, para contrarrestar la impunidad generalizada que se deriva de las violaciones relacionadas con las empresas y las graves infracciones del derecho internacional en estos contextos.
 

Organizaciones patrocinadoras:

Las organizaciones del ECOSOC se designan con un asterisco.

  1. Academics for Palestine- Concordia
  2. Addameer Prisoner Support and Human Rights Association
  3. Africa4Palestine
  4. Al Dameer Association for Human Rights
  5. Al Mezan Center for Human Rights *
  6. American Association of Jurists (Asociación Americana de Juristas) *
  7. Americans Committed to Justice and Truth
  8. Applied Research Institute - Jerusalem (ARIJ)
  9. Arab Cause Solidarity Committee (CSCA)
  10. Artists for Palestine UK
  11. Asociación Venezolana de juristas
  12. Associação Portuguesa de Juristas Democratas
  13. Association France Palestine Solidarité (AFPS)
  14. Atlantic Canada Palestine Society
  15. Australian Palestinian Professionals Association
  16. Australians for Palestine
  17. Baltimore Nonviolence Center
  18. Barmard-Boecker Centre  Foundation
  19. Bathurst Street United Church
  20. BDS Vancouver/Coast Salish Territories
  21. Cairo Institute for Human Rights Studies *
  22. Canada Palestine Association
  23. Canadian Council of Muslim Women Montreal
  24. Canadian Foreign Policy Institute
  25. Canadian Voice of Women for Peace *
  26. Canadians for Justice and Peace in the Middle East (CJPME)
  27. Canadians for Peace and Justice in Kashmir
  28. Civic Coalition for Palestinian Rights in Jerusalem
  29. Coalition Against Israeli Apartheid Victoria, British Columbia
  30. Comité de Solidaridad con la Causa Árabe
  31. Defense for Children International - Palestine
  32. Early Childhood Development Intercultural Partnerships
  33. Edmonton Small Press Association
  34. Episcopal Peace Fellowship Palestine Israel Network
  35. European Legal Support Center
  36. Free Palestine Halifax
  37. Free Palestine Maastricht, the Netherlands
  38. Freedom Flotilla Coalition
  39. Friends of Sabeel North America (FOSNA)
  40. Gaza Action Ireland
  41. Global Peace Alliance Society
  42. Good Shepherd Collective
  43. GreaterToronto4BDS
  44. Green Mountain Solidarity With Palestine, Vermont
  45. Hamilton Coalition to Stop The War
  46. Housing and Land Rights Network – Habitat International Coalition, Egypt
  47. Human Rights for All ( HR4A) Saskatchewan
  48. Human Without Borders Organization
  49. ICAHD Finland
  50. Independent Jewish Voices Canada
  51. International Association of Democratic Lawyers *
  52. International Service for Human Rights, Switzerland *
  53. Jerusalem Legal Aid and Human Rights Center (JLAC)
  54. Jewish Network for Palestine (JNP), UK
  55. Jewish Voice for Peace - Bay Area Chapter
  56. Joining Hands for Justice, Palestine/Israel, Atlanta
  57. Justice For All Canada
  58. Justice for Palestinians Calgary
  59. Kairos Sabeel Nederland
  60. Kashmir Law and Justice Project
  61. Knowledge Track Inc.
  62. Kumi NOW
  63. Land Research Center, Palestine *
  64. Local Alliance for Mideast Peacen Knoxville, Tennessee, USA
  65. Midislanders for Justice and Peace in the Middle East, British Columbia
  66. Montreal for a World BEYOND War
  67. National Association of Democratic Lawyers of South Africa (NADEL)
  68. National Lawyers Guild International Committee
  69. Niagara Movement for Justice in Palestine-Israel (NMJPI)
  70. Oakville Palestinian Rights Association
  71. Palestine House (Mississauga, Canada)
  72. Palestine Israel Ecumenical Network (PIEN), Australia
  73. Palestine Solidarity Campaign, South Africa
  74. Palestine Solidarity Network - Edmonton
  75. Palestine Solidarity St, John's Newfoundland
  76. Palestinian and Jewish Unity (PAJU), Montreal
  77. Palestinian Center for Human Rights (PCHR), Palestine
  78. Palestinian Christian Alliance for Peace, Vienna
  79. Peace Alliance Winnipeg
  80. People for Peace-London
  81. Quebec Public Interest Research Group - Concordia
  82. Regina Peace Council, Saskatchewan
  83. Rosette Network Ltd., Canada
  84. Rumbo a Gaza, Spain
  85. Sabeel Jerusalem
  86. Sadaka The Ireland Palestinian Alliance
  87. Samidoun Palestinian Prisoner Solidarity Network
  88. Social Justice Centre UBC
  89. Socialist Action/Ligue pour L'Action socialiste, Canada
  90. Solidarité populaire Estrie, Sherbrooke
  91. SOMO (The Centre for Research on Multinational Corporations), the NetherlandsDS
  92. SPHR-McGill
  93. StandWithKashmir
  94. Students for Justice in Palestine at Rutgers - New Brunswick
  95. The Canadian BDS Coalition
  96. The Community Action Center / Al-Quds University
  97. The Israel Palestine Mission Network of the Presbyterian Church (USA)
  98. The Muslim Youth Movement of South Africa
  99. The Palestinian Initiative for the Promotion of Global Dialogue and Democracy - MIFTAH *
  100. Union of Agricultural Work Committees, Palestine
  101. United Network for Justice and Peace in Palestine and Israel, Canada
  102. Victoria Peace Coalition, British Columbia
  103. Winnipeg Coalition Against Israeli Apartheid
  104. Women's Centre for Legal Aid and Counseling, Ramallah *
  105. World BEYOND War

 

Endosments from Individuals: 

  • Ali Sbeiti, Imam, Montreal
  • Alisa Gayle-Deutsch, Musician, Tkaronto, Canada
  • Alroy Fonseca, Activist, Ottawa
  • Annette Lengyel, Human rights organizer, Calgary, Canada
  • Art Jaszczyk, Retired Public High School Teacher in Toronto
  • Barry Heselwood, Human Rights Activist                     
  • Bill Walton, Leeds UK
  • Bruce Katz, Retired teacher. Co-president Palestinian and Jewish Unity, Montreal
  • Bruce Lofquist, Human rights advocate, Oakville
  • Bruce R. Allen Paralegal, St. Catharines
  • Carol Sanders, Retired legal services attorney, Berkeley, CA
  • Cathy Gulkin, Filmmaker, Toronto
  • Chris Hedges, Former Middle East Bureau Chief, The New York Times and author  Princeton, New Jersey
  • Cindy Shamban, CA
  • Clyde Leland, Legal Ethics Professor, Berkeley, CA
  • Cory Greenlees , Activist, Victoria BC
  • Hadley Finke, Clerk of Peace Building and Justice, local congregation, Oberlin, Ohio, USA
  • Dan Maitland, Canada
  • David L. Mandel, Human rights attorney            Sacramento, CA, USA
  • Deborah Jackman, Artist, St. John’s, NL
  • Desmond Sequeira, Activist, Multi-Faith Chaplain (Retired), St. Catharines ON
  • Diana Chaplin, Advocacy for Palestinian rights, London Ontario
  • Diane Norman, Mother and Grandmother, Montréal
  • Dr. Dwyer Sullivan, Retired Social justice high school teacher, Kitchener, Ontario
  • Carlyle, Union advocate, Winnipeg, Canada
  • Eliot Helman, San Francesco, CA
  • Elizabeth Block, Member of Independent Jewish Voices, Toronto, Canada
  • Elizabeth Lee, St. Anthony, Newfoundland
  • Enver Domingo, Activist, Oakville. Canada
  • Eric Mills, Editor, Toronto
  • Eve Hershcopf, Attorney          
  • Frances Combs, Clergy, Toronto
  • Frank Holden, Human Rights Activist, St. John's, NL
  • Genie Silver, Activist, retired professor, US
  • Georgina Kirkman, Senior, activist, concerned citizen, Victoria, B.C. Canada
  • Gordon Doctorow, EdD, Adjunct Nova Southeastern University, Toronto
  • Haim Bresheeth-Zabner, Professor, London
  • Helga Mankovitz, Kingston, Canada
  • Jacob Ecclestone, Former journalist and trade union organizer, United Kingdom
  • Jalal Kawash, Human Rights Advocate             
  • James Deutsch, Assistant Professor University of Toronto, Toronto
  • James Dickins, Professor, Leeds, United Kingdom
  • Jane Collier, Clinician, United Kingdom
  • Jean Gagne, Supporter, Independent Jewish Voices Canada, Montreal
  • Jennifer Whitfield, Activist, St. John's, NL
  • Joe Modeste, Retired teacher, Ajax
  • John Coates, Professional Engineer, England
  • John Darling, Member Toronto New Democratic Labor Party, Toronto
  • John Dugard, Professor of Law, The Hague, Netherlands
  • John Grant, Citizen, UK
  • Jordan Samolesky, Musician, St Francis-Xavier, MB
  • Judith Goldschmidt, Jewish activist for Palestinian human rights, British Columbia
  • Karen Platt, Jewish Voice for Peace member, Albany
  • Karen Rodman, Retired civil servant, Kawartha Lakes, Ontario
  • Kate Chung, Grandmother, Toronto
  • Kay Von Riesen, Activist, Mount Pearl, Newfoundland and Labrador
  • Khaled Loutfi Mouammar, Former Member, Immigration and Refugee Board of Canada, Richmond Hill,
  • Larry B Harder, Assistant Professor, Landscape Architecture (Retired), Guelph
  • Larry Hannant, Academic and author, Victoria, BC, Canada
  • Lawrence Sutherland, Human Rights Activist, Winnipeg,
  • Libby Davies, Former MP 1997-2015, Vancouver
  • Lilian Patey, Clergy, Windsor, Ontario
  • Lisa Rofel, Professor Emerita and Research Professor, San Francisco
  • Lynette Bondarchuk, Artist; NPO Administrator; Legal Observer, Edmonton, AB Canada
  • Marco Castillo, Writer and poet, Toronto
  • Marlena Santoyo, Social justice activist, Philadelphia, PA
  • Marny Kittredge, Washington, USA
  • Martha Larsen, Member of Jewish Voice for Peace, San Francisco, CA
  • Martin Fontaine, agent de pastorale, Montréal, Québec
  • Michael A. Lebowitz, Professor emeritus of economis, Vancouver, Canada
  • Michael Lynk, Law Professor, Western University, Canada  
  • Michal Sapir, Writer and musician, Tel Aviv
  • Mike Cushman, Retired academic and Palestinian Rights activist London, UK
  • Miriam Meir, Jewish-Israeli Human rights activist. Calgary, Alberta, Canada
  • Mounir Zaccak, North York, Ontario, Canada
  • Murray Lumley, Retired teacher Toronto
  • Nadege Couamin, Activist of human rights, Montréal, Québec
  • Noam Chomsky, Professor, Tucson AZ USA
  • Omer Aijazi, Academic, Canada
  • Paul Salvatori, Journalist, Toronto
  • Paul Tetrault, Retired lawyer, Vancouver, British Columbia
  • Penny Oyama, Retired nurse, Burnaby, British Columbia

Un grupo de eurodiputados pide la cancelación de la reunión del Consejo de Asociación UE-Israel

  Un grupo de 47 eurodiputados influyentes ha pedido a los estados miembros de la UE y al jefe de política exterior de la UE, Joseph Borell,...