viernes, 23 de septiembre de 2016

Los refugiados vienen y las armas de la UE y EEUU van

Dos niños sirios en el punto de recepción de Roszke, en Hungría, a un kilómetro de la frontera con Serbia / Olga Rodríguez
Dos niños sirios en el punto de recepción de Roszke, en Hungría, a un kilómetro de la frontera con Serbia / Olga Rodríguez 
Tanto la Unión Europea como Estados Unidos venden armas -y muchas- a países implicados en la guerra de Siria, y sus ejércitos han estado involucrados tanto en Irak como en territorio sirio. Francia, Reino Unido y Estados Unidos han suministrado armamento a diversos grupos que luchan contra el régimen de Bachar al Assad. Y Estados Unidos, a través de la CIA, ha estado en Siria organizando milicias “moderadas” que finalmente han abandonado sus posiciones, rindiéndose y en algún caso entregando sus armas a grupos yihadistas como Al Nusra.
Además, Washington acaba de acordar con el rey saudí la venta de otros 1.000 millones de dólares en armas. Arabia Saudí participa en bombardeos en Siria, facilita armas a grupos yihadistas y ataca Yemen, donde ha cometido crímenes de guerra, como antes hiciera en Bahrein. EEUU por su parte ha matado en Yemen a más civiles que Al Qaeda, según denuncia la propia ONU. La responsabilidad y la participación de Occidente en los conflictos de Oriente Medio es indudable.
Pero ante ello la Unión Europea se limita a organizar una especie de subasta de refugiados que huyen de esas guerras, obligándoles antes a arriesgar su vida en el mar, y encima pretende colgarse medallas de solidaridad mientras sigue involucrada directa o indirectamente en los conflictos de la región, vendiendo armas e interviniendo militarmente.

Los porqués

Por qué ahora. Por qué cientos de miles de personas huyen ahora a Europa, cuando llevan años sufriendo las consecuencias de la guerra. Tengo amigos en Siria, en Irak o en Turquía -en este último como refugiados- que en años anteriores recibieron amenazas de muerte de milicias armadas, que han perdido seres queridos o que llevan tiempo sin empleo. Sin embargo es ahora y no antes cuando se plantean escapar a Europa.
Las razones son varias:En primer lugar, porque Turquía, que alberga más de un millón de refugiados, se está involucrando más aún en la guerra, atacando posiciones del partido kurdo PKK, con  el beneplácito de la OTAN, y enviando a sus Fuerzas Especiales a Irak. A su vez, ha garantizado a Estados Unidos la extensión del uso de la base aérea de Incirlik para lanzar más ataques contra el Daesh (Estado Islámico) en Siria e Irak, algo que ya lleva haciendo desde hace un tiempo.
Al mismo tiempo Washington y Alemania han anunciado la retirada de suelo turco de sus misiles Patriot, que en los últimos tres años han operado para defender a Turquía de potenciales ataques de Siria. Como reacción, Turquía ha empezado a hacer la vista gorda ante las mafias que operan en la frontera hacia Europa.
Francia por su parte afirma que atacará posiciones del Daesh en Siria -hasta ahora lo hacía en Irak, en el marco de una operación liderada por Estados Unidos-, la OTAN denuncia que  Rusia aumenta su presencia en suelo sirio facilitando apoyo y armamento al régimen de Assad (al igual que Irán), e Israel, que lleva tiempo interviniendo en Siria, anuncia que su primer ministro Netanyahu se reunirá con Putin la próxima semana, para quejarse por el envío a territorio sirio de sistemas rusos de defensa aérea.
Todo ello hace temer una mayor inestabilidad no solo en Siria, sino en la propia Turquía, que lleva tiempo involucrada en la guerra.
En segundo lugar, Turquía no cuenta con infraestructura suficiente para albergar a tantos refugiados, y de hecho quienes llegan de Siria o Irak no tienen derecho a un permiso de trabajo.
En tercer lugar, el presidente Erdogan se arriesga a perder las elecciones de noviembre. El partido AKP ya sufrió un varapalo en los comicios de antes del verano, cuando perdió la mayoría absoluta. El aumento del clima bélico a menos de dos meses de unas elecciones de resultado incierto añade preocupación entre los refugiados sirios, que temen que un cambio de gobierno termine expulsándolos del país.
En cuarto lugar, Naciones Unidas tiene cada vez menos fondos para mantener los campos de refugiados de Jordania, Turquía o Líbano -con más de 1,1 millón de refugiados- en condiciones decentes, lo que empuja a los desplazados a emprender viaje rumbo Europa.
En quinto lugar, es indudable la importancia del papel de las mafias que han logrado abrirse paso a través de las rutas de los Balcanes, cobrando miles de euros por persona en su trayecto desde Oriente Medio hasta el centro europeo.
En sexto lugar, la propia construcción de la valla con concertinas en Hungría, para cerrar el paso desde Serbia, es de por sí un efecto llamada y así lo han expresado varios refugiados a los que he entrevistado en Hungría. Conscientes de que tenían que llegar a territorio húngaro antes del cierre de la frontera, muchos han adelantado su huída.
Algunas familias, además, explican como causa que solo ahora tienen al fin el dinero suficiente para irse, tras tres o cuatro años ahorrando. Otras simplemente cuentan que el agotamiento mental provocado por la guerra era ya insoportable. 
Por último, la propia actitud de la UE, que ha pospuesto el problema hasta ahora, ha provocado la acumulación de refugiados en Oriente Medio.
Algunos gobiernos europeos han lanzado repentinamente un discurso solidario hacia los refugiados, pero lo cierto es que solo acogerán a un porcentaje bajo, teniendo en cuenta la suma de los cinco millones de desplazados que provocó la guerra de Irak -muchos se instalaron en Siria, de donde ahora huyen- y los cinco millones de sirios que escapan de la guerra de Siria.
Alemania, tercer mayor exportador de armas del mundo, afirma que aceptará a unos cuantos cientos de miles de refugiados hasta que termine la guerra en Siria. Y aquí surge otra pregunta, trascendental: ¿Cuándo consideran Angela Merkel o la Unión Europea que una guerra ha terminado?
Estados Unidos y sus aliados europeos anunciaron y celebraron en mayo de 2003 el presunto fin de la guerra de Irak. Doce años después, sin embargo, esa guerra prosigue y sus consecuencias marcan la vida cotidiana del país.

viernes, 16 de septiembre de 2016

EEUU invertirá 38.000 millones en armas para las Fuerzas de Ocupación Israelíes

Por Agustín Dib
El gobierno de Estados Unidos firmó con el de Tel Aviv un nuevo acuerdo de cooperación armamentística, que ratifica la alianza histórica que se viene desarrollando entre estos 2 desde el día uno de la implantación del Estado de Israel.
Este nuevo convenio entre el gobierno estadounidense y el israelí se basa en una entrega de 38.000 millones de dólares por parte del primero al segundo, durante los próximos 10 años. El convenio entrará en vigencia en 2019 según USA Today. Esto implicaría un financiamiento de 3.800.000.000 de dólares por año al Régimen de Ocupación Israelí hasta el año 2028. La apuesta de Obama es la más opulenta de la historia ya que aumentó casi un 20% la cooperación con el Régimen sionista que desde 1967solía ser de 3.100.000.000 de u$d.
Según afirma la BBC, el 100% de este dinero debe ser usado en forma exclusiva para adquirir armamento estadounidense.
obama_and_iran_by_latuff2De esta manera, el pentágono no solo se asegura que sus intereses en Medio Oriente sigan protegidos por su centinela, sino que además se asegura la demanda armamentística a su industria militar a través de una multimillonaria inversión en el genocidio palestino que el Estado ocupante viene llevando a cabo desde hace décadas a través de sus FOI Fuerzas de Ocupación Israelí. Pero también puede llegar a significar una apuesta fuerte a futuros conflictos bélicos entre el Régimen israelí y los de la zona.


gran-israelSemejante inversión permite prever que pueden volverse efectivas las amenazas del pentágono y el Kneset contra Irán y su Revolución, como así también al pueblo libanés y al gobierno sirio al cual quieren suplantar por uno más “amigable” a sus intereses económicos y geopolíticos. También debe tenerse en cuenta las intenciones de los sectores sionistas mas ambiciosos que impulsan la expansión hasta lograr el “Gran Israel” que abarcaría todo el Levante borrando por completo del mapa a las poblaciones árabes de varios países.


Lazos históricos de la relación pentágono-kneset:
Incluso antes de la fundación del Estado de Israel en Palestina, Estados Unidos ya había provisto de armamento a los grupos sionistas para llevar a cabo la limpieza étnica de nativos árabes que dio origen al enclave colonial.
Esta histórica cooperación permitió a Estado sionista desarrollar guerras de expansión sobre todas las naciones vecinas como la del 67 en la que ocupó gran parte de Egipto, los Altos del Golán sirios, y la Ribera Occidental (Cisjordania) administrada en ese momento por el Reino Hachemita de Jordania, como así también la invasión al Líbano del 82. E incluso convertirse en uno de los más reconocidos proveedores de armamento y material de espionaje a distintos países del mundo, como al gobierno colombiano en tiempos de Uribe y Santos, y al gobierno de facto de Argentina durante la última dictadura militar.

¿Garante de la paz o accionista del negocio del terrorismo?
Estados Unidos se autoplantea como garante de la paz en la cuestión Palestina a la cual, esgrimiendo la teoría de los 2 demonios, caracteriza de “conflicto” palestino-israelí. Desde lo discursivo se lo escuchó a Obama en Buenos Aires hablar en favor de la paz duradera, fronteras seguras, de una solución de 2 Estados, del fin de los asentamientos ilegales entre otras cosas, pero esta acción no hace más que contrariar el discurso del pentágono que con este dinero profundiza su inversión en la limpieza étnica de palestinos inyectando divisas en las cuentas que utilizarán para comprar las armas con las que ejecutan y aterrorizan a sus ciudadanos de Jerusalén Oriental y la Ribera Occidental (Cisjordania), las bombas racimo que su centinela hace llover sobre los refugiados de Gaza como castigo colectivo a un pueblo que lucha por su inalienable derecho a la autodeterminación. El informe Goldstone y otros de Naciones Unidas señalan al Régimen de Ocupación israelí como perpetrador de Crímenes de Guerra y Lesa humanidad que desde el principio han sido financiados por Estados Unidos. Además de proveer de armas, entrenamiento y dinero a otros grupos terroristas como Al-Qaeda y Daesh en el mundo árabe, a las fuerzas paramilitares en Colombia, a los rangers bolivianos que ejecutaron al Che Guevara en Bolivia, y a Posadas Carriles autor del peor atentado terrorista en la historia de Cuba que se encuentra fugitivo en EEUU. Lo cual hace pensar a muchos analistas políticos que EEUU es uno de los principales promotores y financiadores del terrorismo internacional de los últimos 60 años.
El resultado de estas inversiones estadounidenses en los negocios de la guerra, el genocidio y el terrorismos están a la vista hace tiempo, cientos de miles de mártires, miles de personas mutiladas, millones de refugiados, familias destruidas y monumentos históricos destrozados.

Refugiadas de Palestina: mantener viva la memoria del 48

Tras pasar 10 meses en la cárcel, Dunia Ali Muslih, del campo de refugiados de Dheisheh, en Belén, nos cuenta su historia. 

Dunia en el campo de Dheisheh / IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
La Basílica de la Natividad, en Belén, donde dice el cristianismo que nació Jesús de Nazaret, es una de las paradas ineludibles de las hordas turísticas que viajan a tierra santa. Miles de personas llegan cada año en paquetes cerrados que incluyen madrugones, subidas y bajadas de autobuses con el aire acondicionado a todo trapo, largos periplos culturales aderezados con hummus, zumos naturales y compras varias de supuesta artesanía local en muchos casos made in China. Todo en un marco incomparable, eso sí.
Sin embargo, rara vez el turista verá en lo que se intenta camuflar como una barrera de sonido de la autopista un muro ilegal construido por Israel que se anexiona un 20% de Cisjordania y divide familias, ciudades y pueblos.
También es probable que entre milagro y parábola se confundan con peajes los puestos de control militar israelíes (check point) donde la población palestina, ambulancias incluidas, puede pasar horas y horas esperando a que abran.
El muro visto desde el pueblo de Qalandia. Por encima una carretera del apartheid, solo para coches con matrícula israelí. / IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
El muro a su paso por Belén. / IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
También es probable que entre milagro y parábola se confundan con peajes los puestos de control militar israelíes (check point)  donde la población palestina, ambulancias incluidas, puede pasar horas y horas esperando a que abran.
Check Point de Qalandia que comunica Ramala con Jerusalén. / IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
Interior del Check Point de Belén que lleva a Jerusalén. Izaskun Sánchez Aroca.
Lejos de la mirada del turista, a tan sólo tres kilómetros de donde estuvo el Portal de Belén se ubican varios campos de población refugiada de Palestina. En este caso hablamos de Dheisheh, pero lo cierto es que podríamos hablar de cualquiera de los 27 que hay entre Gaza y Cisjordania que reciben servicios de Naciones Unidas.
En sus inicios, en 1949, Dheisheh estuvo formado por un conjunto de tiendas de campaña que acogieron a unas 3.000 personas de 45 pueblos palestinos diferentes expulsadas con la creación del Estado de Israel en 1948, lo que se denomina como la Nakba (el desastre),
Más de medio siglo después, la población del campo se ha multiplicado por cinco, llegando a los 15.000 habitantes, que continúan viviendo prácticamente en el mismo espacio que en 1949. Eso sí, en vez de tiendas de campaña, ahora hay familias enteras instaladas en una amalgama de viviendas de hormigón, muchas de ellas inacabadas, hacinadas y sin apenas intimidad. Más que calles, lo que hay son pequeños callejones entre las casas con graves problemas de saneamiento donde ponen un poco de color y memoria las pintadas, dibujos o fotos de mártires, los asesinados por Israel.
La llave, el símbolo del retorno de la población refugiada, está presente casi en cada esquina. Entre los callejones surgen pequeños comercios locales y alguna arteria principal que atraviesa parte del campo. Resulta imposible encontrar un espacio público en el que sentarse, tomar la fresca o echarse unas carreras en el caso de los más pequeños y pequeñas.
La llave es el símbolo del retorno de la población refugiada de Palestina. /IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
Comunidad
Dheisheh, como muchos otros campos, está formado por una comunidad muy fuerte, que se apoya y se ayuda en el día a día. No en vano ha sido muy castigado durante las intifadas. Fue cercado, tuvo toque de queda y a día de hoy casi todas las semanas hay incursiones de militares israelíes que registran las casas, detienen y se llevan a gente para interrogarla.
Dunia Ali Muslih es una de ellas. Tiene 19 años y en el momento de esta entrevista apenas lleva cinco días fuera de la cárcel. Ha cumplido una condena de 10 meses. Salió el pasado 24 de agosto. Está cansada y tiene ojeras, pero a pesar de todo no puede evitar sonreír por estar en casa de nuevo. “No duermo bien y me está costando coger el ritmo. Sólo quiero volver a mi vida cotidiana, ir a la universidad, ver a mis amigas, estar con mi familia”, explica. Cuenta cómo todo comenzó con una llamada del Ejército israelí a sus padres. “Vamos a detener a su hija porque es una maleducada y aquí la vamos a educar”.
La joven, como cualquier otro día, volvía a casa después de clase. Hacía unos meses había empezado a estudiar contabilidad: “Me encantan las matemáticas”, confiesa. “Devolví la llamada y efectivamente me contestó el comandante de la zona para decirme que si no quería que me detuvieran delante de mis padres me presentara en el puesto de mando”, dice. Ali Muslih nunca se presentó, y 20 días después el Ejército israelí irrumpió en su casa a las tres de la mañana para arrestarla. Un capitán se identificó y le dijo que era a él a quien le había colgado el teléfono. “Si quieres arrestarme, hazlo ahora, no hace falta que hagas tanto teatro”, le dijo ella.
Dunia durante un momento de la entrevista. / IZASKUN SÁNCHEZ AROCA
Dunia pasó maniatada por siete centros diferentes sin saber de qué se la acusaba, para terminar siendo interrogada en Moscobiya, un edificio en pleno corazón de Jerusalén, en lo que llaman el Russian Compound, rodeado de bares y terrazas. La acusaron de recaudar fondos para el Frente Popular para la Liberación de Palestina y de estar planificando un ataque a Israel. “Nunca reconocí los cargos y en el juicio me sentenciaron por las declaraciones de un supuesto testigo”. La primera vez que consiguió ver a un abogado ya llevaba un mes en la cárcel. En la corte militar en la que fue juzgada pidieron dos años de cárcel, pero finalmente el abogado consiguió negociar diez meses.
Dunia Ali Muslih es una de las 10.000 palestinas que han pasado por una cárcel israelí desde 1967, una cifra que se eleva hasta 800.000 personas si incluimos a los hombres y a los menores. Esto es el 20% de la población palestina. Actualmente hay unos 7.000 prisioneros y prisioneras políticas, 70 son mujeres y 414 menores, y 715 se encuentran bajo detención administrativa, es decir, sin que se hayan presentado cargos contra ellos y sin haber sido juzgados.
Estrategia de ocupación
Desde distintas organizaciones, como Addameer, se coincide al señalar la política de detenciones y encarcelamientos como una estrategia más de la ocupación israelí que criminaliza especialmente a jóvenes, activistas, periodistas, políticos y organi­zaciones de la sociedad civil.
“El efecto es muy negativo, se siembra el pánico continuo porque no es la detención, sino el hecho de llegar por la noche, de asustar a la familia –afirma Ali Muslih–. Algo que, sin embargo, no logra detener el movimiento de la gente, por eso recurren a métodos más extremos”. En uno de los últimos ataques israelíes, el capitán de la zona declaró públicamente que la política de detención de jóvenes iba a terminar: “Sólo los vamos a inmovilizar, les dispararemos a la pierna izquierda para que ya no puedan moverse”. La amenaza se ha consumado y, efectivamente, un breve paseo por el campo permite ver a varios chavales con muletas, entre ellos el tío de Dunia, Mahmoud Add Alazez, de 23 años, que un mes después de haber salido de la cárcel tras una condena de año y medio recibió un disparo en la pierna.
Cuando le preguntas a Dunia por qué los campos de refugiados y refugiadas están continuamente en el punto de mira del Gobierno israelí, su respuesta es muy clara: “Es uno de los sitios donde se mantiene vivo el origen de la causa, la memoria del 48. En un lugar como Dheisheh se cría a los niños y niñas, generación tras generación, recordándoles su lugar de origen, ayundándoles a mantener sus raíces, esperando poder regresar a sus tierras. Yo misma, a pesar de haber nacido y de haberme criado en Dheisheh, mantengo esta identidad fuerte de refugiada. Este campo no es mi lugar de origen”.
La historia de Dunia Ali Muslih junto con más testimonios forma parte de un proyecto audiovisual realizado por Addameer y Sodepaz sobre los prisioneros y prisioneras políticas palestinas que se estrenará a finales de año.

Fuente: Izaskun Sánchez Aroca , Periódico Diagonal - España

La masacre de Sabra y Shatila, otro pedazo negro de la historia perdido en el tiempo

Tenía apenas 10 u 11 años cuando mi padre me habĺó sobre el horror de esta masacre. En aquel entonces apenas comprendí la magnitud y el significado de semejante catástrofe humana. Hoy, más de tres décadas después, los nombres de Sabra y Shatila siguen resonando en mi mente como un eco infinito que emerge desde lo más profundo de la miseria humana. A todos aquellos que perecieron entonces y a mi padre que hoy ya no está aquí conmigo dedico el recuerdo de este pedazo siniestro de nuestra historia... 

Tres días de terror terminaron con la vida de miles de seres humanos en el Líbano
El 16 de este mes se cumplieron 34 años de uno de los capítulos más sangrientos y horrorosos del holocausto palestino: la brutal matanza de miles de refugiados en los poblados libaneses de Sabra y Shatila. Sí, no se alarme, usamos el término "holocausto" sin acompañarlo de la palabra "judío". ¿Usted creía que el uso de este término es exclusividad del pueblo judío?... No. Sepa que la RAE define el vocablo como "gran matanza de seres humanos", así que no frunza el ceño con intriga y perplejidad, los palestinos son seres humanos, aunque se empeñen a diario en hacernos sentir y creer que no lo son. 
Esta página de la historia del horror humano es una mancha indeleble en la conciencia de nuestra sociedad moderna y superficial; no la única, claro está, pero una con características singulares, con rasgos tan oscuros y tenebrosos, que apenas posamos nuestra atención sobre ella, nos sentimos tan espantados que damos vuelta a la hoja con rapidez.
Tan olvidado está aquel triste episodio de nuestra reciente historia que hoy ya nadie sabe qué demonios es Sabra y Shatila, ni qué ocurrió realmente durante esos tres días de espanto y horror. El olvido es la cereza de este repugnante postre, una falta absoluta de humanidad por nuestra parte, y una muestra más del profundo sueño en el que estamos sumidos.
Dentro de 20 años usted seguirá escuchando hablar del "atentado" a las torres gemelas; se harán homenajes y tertulias donde miles aún llorarán aquel evidente ataque de falsa bandera. Se erigirán monumentos como el museo del 11-S que ya hoy existe en Nueva York. ¿Por qué está borrada de la memoria colectiva la masacre de Sabra y Shatila? ¿Por qué no se recuerda al menos cada año lo que fue una descarnada muestra de la brutalidad humana? ¿Por qué ni siquiera hemos aprendido algo útil de estos trágicos eventos?
Es nuestra misión hoy reclamar un justo lugar para este oscuro suceso. Es nuestra intención hoy salpicarlo con la sangre de inocentes, que sienta las gotas calientes deslizándose por sus mejillas, goteando silenciosamente en un charco rojizo, y es nuestra esperanza hoy que usted despierte y vea que este horror no ha terminado, que este horror es nuestro pan de cada día, que esta tragedia es nuestra tragedia, y que pese a nuestros esfuerzos por condenar al olvido este acto atroz, nuestras manos están irremediablemente manchadas con la sangre de niños, mujeres, hombres y ancianos, que bien podrían ser nuestros hijos, padres, o abuelos. Déjenos contarle qué ocurrió aquel día...
Crónica de una brutal matanza 
La mañana del 16 de septiembre de 1982 hubo una reunión en el cuartel de las Fuerzas Libanesas de la Falange (FLF) en la que participaron, entre otros, quien era en aquel momento el ministro de defensa israelí Ariel Sharon y varios miembros de la FLF. Como quien planifica un picnic, en ese fugaz encuentro, aquellos lobos sedientos de sangre acordaron llevar adelante una ofensiva sin precedentes y elaboraron un plan brutal y despiadado. Esa misma noche una horda de salvajes irrumpió en los poblados de Sabra y Shatila con armas dotadas de silenciadores, hachas, y cuchillos, que utilizaron para ensañarse con cientos de familias que creían estar a salvo.
Las fuerzas israelíes tenían como misión facilitar el acceso, y una vez introducidos en el interior de los poblados, cerrar todas las salidas de socorro de los campamentos para impedir la salida a los habitantes bajo la amenaza de abrir fuego, y obligarles a retroceder para forzarlos a encontrarse con su destino.
Como depredadores ávidos de caos y destrucción, las fuerzas falangistas comenzaron una descomunal cacería atacando sin piedad a palestinos y libaneses que dormían sin siquiera sospechar el trágico final que les aguardaba. Padres, madres, hermanos, niños, mujeres, maridos, viviendas... todo, absolutamente todo, fue devastado por esas bestias. El baño de sangre y horror cubrió la noche mientras sus socios israelíes iluminaban el cielo con bengalas para facilitar la feroz e inhumana barbarie perpetrada por esos auténticos psicópatas.
El mundo despertó la mañana del 17 y vio el horror de lo ocurrido. Charcos de sangre, cuerpos descuartizados desperdigados por las calles, niños que apenas podían comprender qué o quién decidía su destino, habían sido masacrados sin clemencia... casi nada quedaba, casi nada se escuchaba aparte del jadeo salvaje de las bestias que habían cometido ese atroz y despiadado acto. Durante las horas siguientes al ataque, los falangistas continuaron masacrando y aniquilando todo lo que estaba a su paso. Un Informe publicado en la página web del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina de septiembre de 2002, lo relata de este modo:
... la matanza comenzó rápidamente y continuó sin interrupción durante cuarenta horas. Durante las primeras horas, las milicias falangistas masacraron a centenares de personas, disparaban contra todo lo que se movía en los callejones, matando a familias enteras mientras estaban cenando, otros muchos murieron en sus camas cuando dormían. Se encontró a muchos niños de entre tres y cuatro años con sus pijamas, en sus camas y las mantas cubiertas de sangre. En muchos casos mutilaban a las víctimas antes de asesinarlas, rompían los cráneos de algunos bebés, chocándolos contra las paredes y hubo mujeres que fueron violadas antes de matarlas, hombres arrastrados a las calles para ejecutarlos, donde las milicias del terror, utilizaban hachas y cuchillos para asesinar de forma indiscriminada, dirigiéndose sobre todo contra niños, mujeres y ancianos. La primera noche se aseguraron utilizar armas silenciosas, para que los habitantes de los campamentos no se enteraran de lo que estaba sucediendo, y trataran de huir.
El relato es cuanto menos desolador; la barbarie vivida durante aquellas horas de horror es inexplicable, inconcebible, abrumadora...
Para el sábado 18 de septiembre la masacre había terminado, "...cientos de cadáveres que abarrotaban las calles y los callejones, yacían bajo toneladas de moscas, niños tirados por los caminos, mujeres y jóvenes habían sido violadas, algunas, seguían con vida y otras permanecían desnudas y maniatadas a sus camas o a los postes de electricidad, hombres que habían sufrido la amputación de sus órganos genitales y que luego se los habían introducido en sus bocas, ancianos que no tuvieron la compasión de los criminales para dejarles marchar de este mundo en paz; [...] embarazadas que fueron rajadas y sus fetos asesinados" (extraído del mismo Informe).
Tras los fuertes ecos que provocó la matanza en el mundo, se constituyó una tímida comisión para investigar los hechos. La investigación culpó a la FLF de todo lo acontecido relegando la responsabilidad de Israel al difuso campo de la negligencia.
La vergüenza cubre como una espesa neblina las ridículas conclusiones de aquella comisión. Estimaron las víctimas en apenas 470, afirmando que la mayoría eran guerrilleros. Ni siquiera tuvieron la decencia de acordar la mentiras que publicarían. La CIA y el Mossad arrojaron sus números sobre la mesa: entre 800 y 1000 habían sido las víctimas de la masacre.
Pero la verdad prevalece aún en las voces afónicas de los testigos presenciales; periodistas, trabajadores sanitarios, fotógrafos extranjeros y árabes, y los supervivientes a la matanza, coincidieron en calibrar el número de mártires entre 2000 y 3000.

La negación de la realidad
Mirar hacia otro lado no hace que los hechos desaparezcan ni que sean menos reales. La realidad está ahí, queramos verla o no. Estamos hasta la coronilla de que nuestra cultura occidental nos inunde con la sugerencia (que, por cierto, roza la imposición) de que debemos concentrarnos en la belleza del mundo, de que debemos ver el rostro sonriente de Dios, de que debemos ciegamente "perdonar a nuestros enemigos", de que forzosa y deliberadamente debemos poner la otra mejilla. Ese no es el consejo sabio y amable de un padre protector, esa es la directiva primaria de un tirano que no tiene entre sus principales intereses nuestro bienestar, que desea poder llevar adelante su agenda de horror, y dominar y controlar a sus víctimas con la mínima resistencia posible.
"Si no lo veo no existe". Esa es la máxima con la que crecemos y nos desarrollamos en el seno de una cultura que nos enseña desde pequeños a "hacer lo políticamente correcto" y a no perturbar a "nuestros tutores" con preguntas incómodas. Ellos, los maestros del caos, son expertos en el arte de hacer invisible los "elefantes de realidad" que reposan ante nuestros ojos. Esta salvaje matanza no sólo está casi olvidada, sino que ha sido hasta cierto punto minimizada y denostada por las fuerzas propagandistas de sus autores. Si usted se toma el trabajo de hacer una búsqueda rápida por la Red de este suceso, se encontrará con un batallón de serviles lacayos dedicando "litros de tinta" a la causa.
Eche una mirada a las palabras de Cesar Vidal publicadas en Ilustración Liberal 10 años atrás:
La breve historia del Israel moderno es una trayectoria pespunteada por las agresiones continuas de los vecinos islámicos y el flagelo terrorista desde su fundación en 1948. Tan sólo entre 1951 y 1957, en una época en que Israel no estaba en lo que ahora se denominan territorios ocupados, fueron asesinados 967 israelíes por terroristas árabes que actuaban en el interior de las fronteras de 1949. [...] Durante esos años, Ariel Sharon -que había sido uno de los militares preferidos de David Ben Gurión- no sólo dio muestras de una notable capacidad táctica sino que además desarrolló una visión política que mantendría sin fisuras durante años.
¿Entiende cuál es la lógica detrás de estas palabras? Las víctimas son convertidas en victimarios y los villanos en héroes. La retórica de la autodefensa lleva más de medio siglo justificando los peores crímenes, y nosotros seguimos aquí sentados, leyendo sus mentiras, escuchando sus disertaciones, y creyendo que lo que resulta ser claramente la aniquilación sistemática del pueblo palestino a manos de sus verdugos israelíes, es simplemente un vulgar conflicto de intereses o una disputa territorial, poco más que una escaramuza aislada donde ambos lados están en igualdad de condiciones.
Este supuesto "equilibrio de fuerzas", es lo que resulta en nuestras mentes como consecuencia de la falta de información y conocimiento sobre la realidad. Doug DiPasquale en el excelente artículo "La falacia del punto medio en Gaza" lo expone del siguiente modo:
Como seres humanos, observando las acciones de los otros supuestos seres humanos, uno naturalmente asume que existe algún tipo de lógica en sus acciones. La situación es "complicada" porque lo "correcto e incorrecto" es difícil de desentrañar. Y debido a que se asume que nuestros líderes son personas lógicas, hay una tendencia natural a creer que la verdad del conflicto Israel/Palestina se encuentra en algún lugar en el medio, todo el mundo tiene una perspectiva y todas las perspectivas deben ser consideradas y validadas en cierta medida. Ciertamente, no es razonable rechazar totalmente un punto de vista a favor de otro, porque eso es ser "sesgado". Un lado dice X, el otro lado dice Y, por lo que la verdad de la cuestión debe estar en algún lugar en el medio. Ambas posiciones se toman como extremos en un continuo, el sesgo natural de cada parte que tira en direcciones opuestas.
Esto es lo que comúnmente se conoce como la "falacia del punto medio", donde se supone que la posición media entre dos extremos debe ser la correcta, simplemente porque es la posición media.
[...]
[Pero] hay una verdad fundamental en el conflicto de Gaza; la situación no es "complicada". Las aguas se enturbian aún más [...] cuando uno de los lados de la disputa es psicópata, es decir, carente por completo de la conciencia humana. En este caso, la falacia del punto medio sólo sirve para impulsar la agenda psicopática. Cada vez que un árbitro llama al termino medio, la agenda psicopática es puesta por delante y la verdad es puesta atrás.
Las fuerzas sionistas cuentan con las milicias mejor armadas (cortesía de su fiel eunuco EE.UU.) y los servicios de inteligencia más sofisticados del globo. Los palestinos no tienen fuerzas armadas ni posibilidad de conseguir armamento que les permita equipararse a la fuerza de su enemigo y defenderse; son un pueblo que sólo se resiste a ser exterminado, son las víctimas de un atropello sin precedentes, despojados de las tierras en las que vivieron durante miles de años, prisioneros en su hogar, y acarreando sobre sus espaldas una sentencia de muerte.
¿De qué equilibrio se puede hablar aquí? Israel invadió y ocupó un territorio que no le pertenecía, asesinó y masacró (y aún hoy lo sigue haciendo) sistemáticamente al pueblo palestino sin piedad. El pueblo palestino sólo se ha resistido a su aniquilación. ¿En qué cabeza cabe que pueda encontrarse la verdad en algún lugar en el medio de la barbarie psicopática de Israel y la indefensión total de los palestinos?
La historia se repite en tanto no aprendamos de ella
Aun así, la fuerza de estos criminales no reside en su poder militar, sino en nuestro silencioen nuestra falta de interés en saber y comprender qué diablos está ocurriendo en nuestro mundo, quiénes son los "malos de la película" y por qué están decididos a someternos a cualquier costo.
Nos conformamos con las "flatulencias" intelectuales de unos supuestos "expertos" que nos dicen que "es la naturaleza humana", "el hombre en esencia es un animal salvaje moldeado por la civilización", "la moral es meramente un acuerdo entre poco más que monos que decidieron que era mejor pactar que morir". Pero la realidad es que ELLOS son los salvajes y esa es SU naturaleza, no la nuestra. Ellos son auténticos psicópatas y gobiernan el mundo porque cuentan con nuestro descrédito, con nuestra ignorancia respecto a su existencia, con nuestra ingenua aceptación de que ellos son seres humanos comunes y corrientes como nosotros, que todo lo que ocurre es el resultado de un mal entendido y más tarde o más temprano entenderán.
¿Qué nos depara el futuro si no conocemos el pasado, si no comprendemos sus móviles, si no conectamos estos eventos con nuestro presente? El mundo está lleno hoy día de "sabras y shatilas" por doquier. La muerte, el horror y la miseria nos visitan constantemente, tocan a nuestras puertas, y nosotros hacemos oídos sordos, giramos la mirada y nos enfocamos en nuestra serie favorita de televisión o nos ofuscamos porque a nuestro equipo de fútbol favorito no le va muy bien esta temporada.
Pero los "sabras y chatilas" actuales siguen ocurriendo. Gaza es su moderna encarnación.
Sobre el autor: Mauricio Santecchia, nació en Argentina, es un Analista de Sistemas Informáticos especializado en consultoría en las áreas de Tecnologías de la Información y Comunicaciones. Desde el año 2011 es parte del equipo de editores de SOTT.
Fuente: Mauricio Santecchia, Sott.net

Hoy Aniversario 34 de las Masacres de Sabra y Chatila… ¡la impunidad continúa!

Entre el 16 y 18 de septiembre de 1982, con el apoyo militar y la complicidad de Israel, las fuerzas de la Falange Libanesa masacraron a la población palestina en los campamentos de Sabra y Chatila. Hoy a 34 años de esta horrenda masacre, los responsables siguen siendo impunes e Israel, Estados Unidos y algunos países europeos, han hecho todo lo posible para proteger a los criminales. 

Las tropas israelíes, que en ese momento ocupaban Beirut y eran comandadas por Ariel Sharon como ministro de Defensa, coordinaron y gestionaros el ingreso a los campamentos de las milicias libanesas para que perpetraran una masacre contra una población compuesta principalmente de adolescentes, niños y mujeres.
Esta masacre mereció la calificación de acto de genocidio por parte de la Asamblea General de Naciones Unidas a través de su resolución 37/123.
Masacre Sionista
Sabra y Chatila eran dos campos de las Naciones Unidas para albergue de los refugiados palestinos, en los arrabales de la ciudad de Beirut, capital del Líbano.
Estos dos campamentos -como resultado de la invasión militar israelí a el Líbano y de la posterior evacuación de las tropas de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) convenida entre las partes, con la intervención de los Estados Unidos-, quedaron bajo control y jurisdicción del Ejército de Israel, el cual, moral y jurídicamente, era responsable y garante de la vida de los moradores de esos dos campamentos, de acuerdo con las Convenciones Internacionales respectivas.
La conspiración
Entre los días 16 y 18 de septiembre de 1982 y como resultado de una conspiración urdida por los jefes del Ejército israelí de ocupación, los campamentos fueron invadidos por bandas criminales que, con amplio respaldo logístico de las tropas sionistas -incluyendo una profusa iluminación de los campamentos con luces de Bengala- procedieron a masacrar a la inerme población civil. Esa población civil era en su mayoría ancianos, mujeres y niños, provocando un número de víctimas fatales las que, según la procedencia de la información, varía entre los 1.500 y los 3.000. En su furia homicida los criminales no respetaron ni a los animales domésticos y con idéntica saña ametrallaron caballos y perros. Luego procedieron a derrumbar viviendas para sepultar a las víctimas entre los escombros.
La difusión por los medios de comunicación de esta incalificable masacre produjo un estremecimiento de horror en la opinión pública mundial y desde los más diversos sectores se alzaron airadas voces de protesta clamando el total esclarecimiento de los hechos y el castigo tanto de los responsables como de sus agentes actores.
Comisión Ad Hoc
Mientras el gobierno israelí creó una comisión ad hoc para investigar lo sucedido en Sabra y Chatila (Comisión Kahan), por otro lado, un grupo de juristas de reconocido prestigio internacional de los Estados Unidos, Canadá, Francia, Sudáfrica e Irlanda, creó una comisión para investigar las violaciones israelíes de las leyes internacionales en el Líbano. Presidente de la comisión fue designado el poeta irlandés y Premio Nobel de la Paz, Sean Mac Bride.
Comisión internacional
Empero y mientras la comisión ad hoc israelí resultaba ser nada más que un subterfugio para enmascarar y diluir responsabilidades y una válvula de escape para la creciente presión de la opinión pública, la comisión internacional presidida por Sean Mac Bride ponía en descubierto todos los detalles de la confabulación urdida para perpetrar tan horrendo crimen.
Muchas iniciativas legales y judiciales se han presentados para juzgar a los responsables, sin embargo, tanto Israel como Estados Unidos han presionado para evitar que los criminales sean llevados a tribunales independientes.
Una de las causas fue tramitada ante los tribunales de Bélgica, donde el tribunal de Apelación de ese país admitió tramitar la demanda presentada contra el primer ministro de Israel, Ariel Sharon, por la matanza de Sabra y Chatila, si bien ha estimado que se debe “respetar su inmunidad” durante el ejercicio de su cargo. Sharon está acusado de crímenes de guerra y contra la Humanidad.
Sin embargo, por presiones de Estados Unidos, Bélgica en 2003, derogó la lee ley que otorga “competencia universal” a los tribunales belgas para crímenes de lesa humanidad, salvando de esta forma a Sharon y los demás criminales de ser juzgados.
Curiosamente, meses antes de derogar esta ley, el propio canciller belga Louis Michel se entrevistó con Sharon en Berlín (que no quiso ir a Bélgica por temor a ser detenido), para decirle que no está de acuerdo “en absoluto” con la decisión de la Justicia de su país.
Las experiencias históricas han demostrado que es muy difícil hacer justicia contra alguien en el poder o que cuenta con un respaldo militar. Es cuestión de recordar que los Nazis solo fueron enjuiciados una vez derrotados y las dictaduras de Latinoamérica nunca fueron juzgadas mientras tenían el poder. Solo tribunales en democracia fueron capaces de juzgar y condenar a los responsables de los crímenes cometidos.
Fuente: Palestinalibre.org

miércoles, 14 de septiembre de 2016

UNICEF denuncia elevada cifra de menores palestinos abatidos por fuerzas israelíes

La organización de la ONU denunció que no se abren diligencias judiciales contra los responsable de muchas muertes dudosas. 

Veinticinco niños y adolescentes palestinos murieron en los últimos tres meses del año 2015, en medio de la ola de ataques con cuchillo contra civiles y militares israelíes, indicó un informe de la UNICEF difundido el sábado.
La UNICEF manifestó además su preocupación por la cantidad de palestinos menores detenidos por Israel, que ya llegó a la cifra más alta de los últimos siete años.
Durante los últimos tres meses de 2015, "25 niños palestinos, entre ellos cinco muchachas, murieron y 1.300 fueron heridos en conjunto en el Estado de Palestina", indicó el informe.
"Veintitrés niños (19 chicos, 4 chicas) murieron en Cisjordania y Jerusalén Este y dos en la Franja de Gaza", indicó la agencia de la ONU para la infancia en el informe sobre el último trimestre de 2015.
En el mismo período, "tres muchachos israelíes fueron heridos cerca de las colonias en Cisjordania y en Jerusalén Oeste en Israel", agregó el informe.
La UNICEF manifestó que estaba "muy inquieta por el uso excesivo de la fuerza" particularmente en casos de "niños palestinos abatidos por las fuerzas de seguridad israelíes tras haber atacado o ser sospechosos de haber atacado con un cuchillo".
La organización de la ONU denunció que no se abren diligencias judiciales contra los responsable de muchas muertes dudosas.
La UNICEF citó el caso de una joven de 17 años que murió de cinco balazos como mínimo tras ser registrada en un retén del ejército cerca de Hebrón, sur de Cisjordania.
"Las autoridades israelíes afirman que intentó apuñalar a un policía, pero un testigo sostuvo que no representaba ningún peligro cuando fue baleada y gritaba que no tenía ningún cuchillo", sostuvo el informe.
Por otra parte, la UNICEF denunció que a fines de 2015 "422 menores de 12 a 17 años, entre ellos ocho mujeres, estaban detenidos en edificios militares" israelíes.
"Se trata de la cifra más elevada desde marzo de 2009", indicó la UNICEF.
Fuente: T13

Incremento de ataques israelíes a civiles en Gaza pone en peligro dos años de alto el fuego

Las fuerzas israelíes han aumentado notablemente el número de ataques contra la población civil palestina en la Franja de Gaza durante el segundo trimestre de 2016, según informes de las Naciones Unidas (ONU), con la preocupación de que este tipo de violencia ponga en peligro el alto el fuego que puso fin a la 'Operación margen protector' en el año 2014. 

Un pescador palestino en su puesto de venta en un mercado de Gaza en el paso de Rafah. Foto: Archivo
Durante el periodo de abril a junio, hubo más de 90 tiroteos al mes ejecutados por las fuerzas israelíes en las llamadas zonas de acceso restringido de Gaza (ARA) – unos 60 en tierra y 30 en el mar. Esto es equivalente a más del doble del promedio de los últimos seis meses de 2015.
Las fuerzas israelíes han atacado durante mucho tiempo a agricultores, pescadores y otros civiles en Gaza. La ONU describe en julio que, mientras que las restricciones de acceso fueron impuestas unilateralmente por Israel mediante "Desapariciones forzadas por disparos directos o advertencia de munición de guerra, la destrucción de bienes, arrestos y la confiscación de equipo."
La presentación de los últimos datos publicados el mes pasado por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO) describe “el uso de la fuerza por parte de Israel” en el ARA como un “motivo de especial de preocupación”.
Según James Heenan, jefe de la oficina en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en los TPO, “hay incidentes casi diarios de disparos de las fuerzas israelíes en Gaza, a menudo resultantes en lesiones e incluso la muerte, así como la destrucción de propiedad”.
En la mayoría de los casos, según reveló Heenan a Middle East Monitor, “no hay indicios de que las fuerzas israelíes estuviesen bajo amenaza inminente para justificar el nivel de fuerza empleada, incluyendo el uso de armas de fuego. A menudo las víctimas son agricultores, pescadores, niños y manifestantes”.
El 3 de abril, las autoridades israelíes anunciaron una expansión de la zona de pesca permitida en la costa sur de la Franja de seis a nueve millas (téngase en cuenta que en los Acuerdos de Oslo se estipula un límite de 20 millas). Sin embargo, el 26 de junio, menos de tres meses después, el límite de 6 millas fue reimpuesto.
En julio, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios, más de 90 pescadores habían sido arrestados y detenidos, "la cifra más alta que en cualquier otro año desde que comenzaron los registros en 2009". Durante nueve días en agosto, por ejemplo, las fuerzas israelíes atacaron a los pescadores palestinos en seis ocasiones diferentes (2123252728 y 29 de agosto).
En mayo, en tanto, se informó que el ejército israelí permitiría a los agricultores el acceder a la tierra, cerca de la valla fronteriza, bajo la supervisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). Desde 2014, el CICR ha ayudado a los agricultores de Gaza a rehabilitar las tierras y tener un acceso seguro a la misma.
Mientras que algunos agricultores se han beneficiado claramente de esta acción de la Cruz Roja, un portavoz del CICR con sede en Jerusalén declinó hacer comentarios sobre los continuos ataques de las fuerzas israelíes en el ARA, diciendo que “cualquier cuestión de interés se abordan como parte de nuestro diálogo confidencial y bilateral con todas las partes en el conflicto”.
Como indicó recientemente un agricultor activista: “Mis tierras están relativamente cerca de la valla, por lo que no puedo poner un pie en ellas entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde sin recibir un disparo. ¿Qué puedo hacer si la electricidad no llega antes de las 6?. Tengo que dejar mi tierra sin riego, con el riesgo de perder la cosecha?”.
La violencia utilizada por las fuerzas israelíes contra civiles palestinos en la Franja de Gaza muy infravalorada en los medios occidentales de habla inglesa. La mayoría de los ataques a pescadores, agricultores y manifestantes ni siquiera obtiene una mención.
Este tipo de ataques, sin embargo, no puede ser separado de la imagen en la Franja de Gaza, incluida la dimensión de “seguridad” que normalmente se entiende por periodistas, analistas y responsables de las políticas en términos de fuego de proyectiles y respuestas militares israelíes.
Según FawziBarhoum, portavoz de Hamás en Gaza, Hamás considera que el uso rutinario de las fuerzas israelíes de la violencia contra los palestinos en el ARA es una violación del alto el fuego del 2014. “Hamás registra todas las violaciones, e informa a los patrocinadores regionales del alto el fuego en consecuencia”, indicó.
Por otra parte, agregó Barhoum, este tipo de ataques de las fuerzas israelíes “ponen en peligro el statu quo.”
Por lo tanto, además de los costes para los agricultores y pescadores por la política de Israel de imponer violentamente una "zona de exclusión" en el interior de Gaza, este tipo de ataques, claramente en aumento, también llevan a socavar el acuerdo de alto el fuego que trajo “calma” para Israel, pero nada para los palestinos.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
Fuente: Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Ex ministro holandés: 'Netanyahu es un criminal de guerra'

La época de "amistad incondicional" entre Israel y los Países Bajos ha termino, indicó el periódico de derecha holandés The Telegraaf, cuando informó que Benjamin Netanyahu se enfrentó a protestas durante una visita de dos días al país la semana para discutir la cooperación económica. 

El parlamentario holandés Tunahan Kuzu, izquierda, se niega a dar la mano al Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una visita al parlamento en La Haya, el 7 de septiembre. Foto: Bart Maat, EPA
La época de "amistad incondicional" entre Israel y los Países Bajos ha termino, indicó el periódico de derecha holandés The Telegraaf, cuando informó que Benjamin Netanyahu se enfrentó a protestas durante una visita de dos días al país la semana para discutir la cooperación económica.
En un sorprendente momento capturado en vídeo, el parlamentario holandés Tunahan Kuzu se negó a estrechar la mano del primer ministro israelí, durante una reunión con los legisladores: 
Grupos de solidaridad con Palestina habían presentado una petición a los legisladores, firmada por más de 7.500 personas, instando a aplicar sanciones a Israel por sus "políticas de opresión, discriminación y apropiación de tierras y hacer caso omiso de las Naciones Unidas."
Las personas también salieron a las calles para protestar contra la visita de Netanyahu.
Y más de un millar de personas escribieron a los legisladores pidiéndoles que se excluyeran a la reunión prevista en el parlamento con Netanyahu.
Rik Grashoff, legislador por el partido Izquierda Verde anunció en Twitter que no iba a asistir a la reunión, ya que no cambiaría la "nefasta política" de Israel hacia los palestinos.
En su lugar, Grashoff pidió una mayor presión sobre Israel, incluidas las sanciones.
Kuzu, uno de los dos diputados del partido DENK, decidió asistir a la reunión para confrontar a Netanyahu.
El uso de un botón con la bandera palestina, Kuzu asintió, pero no extendió su mano cuando se estuvo frente a Netanyahu. El primer ministro israelí pareció sorprendido, y dijo en voz alta: "Oh, está bien", antes de continuar.
"Propaganda"
Kuzu explicó que sus acciones fueron en respuesta a los comentarios de Netanyahu durante una reunión a puertas cerradas con miembros del comité de asuntos exteriores del parlamento, que Kuzu denominó "propaganda".
Kuzu dijo que se había enfrentado a Netanyahu con imágenes de la destrucción de Israel en Gaza, preguntándole al primer ministro israelí, si es esto lo que su promoción de democracia,  tecnología y seguridad se tratataba. No hubo "ninguna respuesta" de Netanyahu, según Kuzu.
"Mientras las calles de Gaza estaban rojas de la sangre de los niños en el verano del 2014, las alfombras rojas se están implementando aquí" escribió Kuzu en Facebook. "No merece un apretón de manos, sino una referencia a #FreePalestine."
En reacción a la postura de Kuzu, el demagogo antimusulmán, Geert Wilders pidió la expulsión de Kuzu, quien es de ascendencia turca, del parlamento, acusándolo de "doble lealtad".
Wilders, que ha recibido financiación de algunas de las fuentes de islamófobos más notorias en los EE.UU., también ha defendido los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania y ha cuestionado la existencia de Palestina.
Sin embargo, otras voces de la principal corriente política holandesa se unieron a la crítica a Israel.
"Todo el mundo tiene la culpa de conflicto, excepto Israel", comentó el legislador del Partido Laborista Michiel Servaes en Twitter.
Antes de la reunión, Servaes anunció que llamaría a Netanyahu a "poner fin a sus políticas destructivas de ocupación y a no huir de las conversaciones de paz. Sólo entonces podemos defender a su país".
Harry van Bommel del Partido Socialista tuiteó que Netanyahu había citado la existencia de enclaves belgas en los Países Bajos para justificar los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania.
Netanyahu se habría estado refiriendo a pequeñas manchas de territorio belga que son reliquias de la época medieval.
No hay paralelo, sin embargo: no existe un desacuerdo entre Bélgica y los Países, mientras que los asentamientos de Israel en los territorios ocupados, en terrenos confiscados por la fuerza a los palestinos, viola el derecho internacional.
"Criminal de guerra"
El ex primer ministro de los Países Bajos, Dries van Agt, lamentó que el gobierno del primer ministro Mark Rutte había desplegado la alfombra roja a Netanyahu.
El Partido Popular de centro-derecha de Rutte lidera un gobierno de coalición que incluye al Partido Laborista.
Hablando en la televisión nacional, van Agt llamó a Netanyahu como un "criminal de guerra", que debe ser enviado a juicio ante la Corte Penal Internacional de La Haya.
Mientras tanto, Amnistía Internacional utiliza la visita de Netanyahu para protestar por el uso de la detención administrativa de Israel.
Actualmente, más de 700 palestinos son detenidos sin cargos ni juicio, una práctica que Israel ha conservado desde la época de la dominación colonial británica en Palestina.
Durante una rueda de prensa conjunta con Netanyahu, el primer ministro Rutte repitió la posición de su gobierno de que el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) está "protegido en virtud de la libertad de expresión y la libertad de reunión."
Aunque apoya el derecho a boicotear a Israel, Rutte ha declarado que su gobierno se opone al BDS.
La observación de Rutte sugiere que Netanyahu intentó nuevamente de presionar para deslegitimar al movimiento BDS.
"La construcción de asentamientos tiene que parar, así como las demoliciones y la incitación ", señaló Rutte.
A pesar de estas críticas, la cooperación económica entre los Países Bajos e Israel continúa como de costumbre.
Pero como esta semana mostró, la estrecha relación entre los dos países se enfrenta claramente a una creciente resistencia.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
Fuente: Adri Nieuwhof, Activism and BDS Beat / The Electronic Intifada (Traducción: Palestinalibre.org)

MOMENTO INOLVIDABLE !! El momentos que Hatari Islandia levanta las banderas de Palestina !!

MOMENTO INOLVIDABLE !! El momentos que Hatari Islandia levanta las banderas de Palestina !!