Ex ministro holandés: 'Netanyahu es un criminal de guerra'

La época de "amistad incondicional" entre Israel y los Países Bajos ha termino, indicó el periódico de derecha holandés The Telegraaf, cuando informó que Benjamin Netanyahu se enfrentó a protestas durante una visita de dos días al país la semana para discutir la cooperación económica. 

El parlamentario holandés Tunahan Kuzu, izquierda, se niega a dar la mano al Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante una visita al parlamento en La Haya, el 7 de septiembre. Foto: Bart Maat, EPA
La época de "amistad incondicional" entre Israel y los Países Bajos ha termino, indicó el periódico de derecha holandés The Telegraaf, cuando informó que Benjamin Netanyahu se enfrentó a protestas durante una visita de dos días al país la semana para discutir la cooperación económica.
En un sorprendente momento capturado en vídeo, el parlamentario holandés Tunahan Kuzu se negó a estrechar la mano del primer ministro israelí, durante una reunión con los legisladores: 
Grupos de solidaridad con Palestina habían presentado una petición a los legisladores, firmada por más de 7.500 personas, instando a aplicar sanciones a Israel por sus "políticas de opresión, discriminación y apropiación de tierras y hacer caso omiso de las Naciones Unidas."
Las personas también salieron a las calles para protestar contra la visita de Netanyahu.
Y más de un millar de personas escribieron a los legisladores pidiéndoles que se excluyeran a la reunión prevista en el parlamento con Netanyahu.
Rik Grashoff, legislador por el partido Izquierda Verde anunció en Twitter que no iba a asistir a la reunión, ya que no cambiaría la "nefasta política" de Israel hacia los palestinos.
En su lugar, Grashoff pidió una mayor presión sobre Israel, incluidas las sanciones.
Kuzu, uno de los dos diputados del partido DENK, decidió asistir a la reunión para confrontar a Netanyahu.
El uso de un botón con la bandera palestina, Kuzu asintió, pero no extendió su mano cuando se estuvo frente a Netanyahu. El primer ministro israelí pareció sorprendido, y dijo en voz alta: "Oh, está bien", antes de continuar.
"Propaganda"
Kuzu explicó que sus acciones fueron en respuesta a los comentarios de Netanyahu durante una reunión a puertas cerradas con miembros del comité de asuntos exteriores del parlamento, que Kuzu denominó "propaganda".
Kuzu dijo que se había enfrentado a Netanyahu con imágenes de la destrucción de Israel en Gaza, preguntándole al primer ministro israelí, si es esto lo que su promoción de democracia,  tecnología y seguridad se tratataba. No hubo "ninguna respuesta" de Netanyahu, según Kuzu.
"Mientras las calles de Gaza estaban rojas de la sangre de los niños en el verano del 2014, las alfombras rojas se están implementando aquí" escribió Kuzu en Facebook. "No merece un apretón de manos, sino una referencia a #FreePalestine."
En reacción a la postura de Kuzu, el demagogo antimusulmán, Geert Wilders pidió la expulsión de Kuzu, quien es de ascendencia turca, del parlamento, acusándolo de "doble lealtad".
Wilders, que ha recibido financiación de algunas de las fuentes de islamófobos más notorias en los EE.UU., también ha defendido los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania y ha cuestionado la existencia de Palestina.
Sin embargo, otras voces de la principal corriente política holandesa se unieron a la crítica a Israel.
"Todo el mundo tiene la culpa de conflicto, excepto Israel", comentó el legislador del Partido Laborista Michiel Servaes en Twitter.
Antes de la reunión, Servaes anunció que llamaría a Netanyahu a "poner fin a sus políticas destructivas de ocupación y a no huir de las conversaciones de paz. Sólo entonces podemos defender a su país".
Harry van Bommel del Partido Socialista tuiteó que Netanyahu había citado la existencia de enclaves belgas en los Países Bajos para justificar los asentamientos israelíes en la ocupada Cisjordania.
Netanyahu se habría estado refiriendo a pequeñas manchas de territorio belga que son reliquias de la época medieval.
No hay paralelo, sin embargo: no existe un desacuerdo entre Bélgica y los Países, mientras que los asentamientos de Israel en los territorios ocupados, en terrenos confiscados por la fuerza a los palestinos, viola el derecho internacional.
"Criminal de guerra"
El ex primer ministro de los Países Bajos, Dries van Agt, lamentó que el gobierno del primer ministro Mark Rutte había desplegado la alfombra roja a Netanyahu.
El Partido Popular de centro-derecha de Rutte lidera un gobierno de coalición que incluye al Partido Laborista.
Hablando en la televisión nacional, van Agt llamó a Netanyahu como un "criminal de guerra", que debe ser enviado a juicio ante la Corte Penal Internacional de La Haya.
Mientras tanto, Amnistía Internacional utiliza la visita de Netanyahu para protestar por el uso de la detención administrativa de Israel.
Actualmente, más de 700 palestinos son detenidos sin cargos ni juicio, una práctica que Israel ha conservado desde la época de la dominación colonial británica en Palestina.
Durante una rueda de prensa conjunta con Netanyahu, el primer ministro Rutte repitió la posición de su gobierno de que el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) está "protegido en virtud de la libertad de expresión y la libertad de reunión."
Aunque apoya el derecho a boicotear a Israel, Rutte ha declarado que su gobierno se opone al BDS.
La observación de Rutte sugiere que Netanyahu intentó nuevamente de presionar para deslegitimar al movimiento BDS.
"La construcción de asentamientos tiene que parar, así como las demoliciones y la incitación ", señaló Rutte.
A pesar de estas críticas, la cooperación económica entre los Países Bajos e Israel continúa como de costumbre.
Pero como esta semana mostró, la estrecha relación entre los dos países se enfrenta claramente a una creciente resistencia.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
Fuente: Adri Nieuwhof, Activism and BDS Beat / The Electronic Intifada (Traducción: Palestinalibre.org)

Comentarios