lunes, 29 de septiembre de 2014

Sólo podrá pararse a Israel con la justicia universal

El abogado argentino, impulsor de la causa contra los crímenes del franquismo, presentará una querella en Argentina contra el Gobierno israelí por "genocidio" en Gaza.

La primera denuncia interpuesta en Argentina contra el estado Israeli por los crímenes cometidos en Gaza no será un hito aislado. El abogado argentino Carlos Slepoy, que participa en la causa contra los crímenes del franquismo abierta en este país, prepara una querella para que se condene a Israel por delitos de lesa humanidad.
Slepoy impulsó en España los juicios contra los crímenes de las dictaduras argentina y chilena, y consiguió que se enjuiciara en España al militar argentino Adolfo Scilingo, condenado en 2007 por el Tribunal Supremo a 1.084 años de prisión por ser responsable, entre otros delitos, del asesinato de 30 personas que fueron arrojadas al Río de la Plata en dos vuelos de la muerte.
Pero no hace falta remontarse a dictaduras pasadas para encontrar crímenes imprescriptibles. Un Estado, formalmente democrático, hace pocas semanas bombardeó la Franja durante 50 días y mató a más de 2.100 personas en lo que denominó la operación Margen Protector. De visita en Argentina, Slepoy presentará en los juzgados de Buenos Aires una querella penal, junto con abogados de la Asociación Americana de Juristas entre los que están Beinusz Smuckler y Carlos Tobal, para que Israel sea juzgado "por delitos de crímenes de guerra, de lesa humanidad o de genocidio", tres figuras penales que no prescriben.
"En todo el mundo hay mucho espanto ante la impunidad absoluta con la que cuenta Israel para desobedecer las resoluciones de la ONU y para provocar masacres sistemáticamente, aparte de avances sobre los territorios ocupados y la instalación de colonias", expone Slepoy a Público. "Frente a esta realidad, mucha gente se pregunta cómo se para esto. La Corte Penal Internacional no va a actuar, primero, porque ni EEUU ni Israel son parte de su Estatuto. Por otra parte, Palestina no está reconocida como Estado".
¿No habría otra posibilidad?
"En todo el mundo hay mucho espanto ante la impunidad absoluta con la que cuenta Israel" 
La otra alternativa sería crear un tribunal penal internacional ad hoc, como se hizo para Yugoslavia, para Ruanda o para Sierra Leona. Pero esto requeriría o una decisión de la Asamblea General de la ONU o una resolución del Consejo de Seguridad. Vuelve a ser muy remota la posibilidad de que esto suceda.
Su propuesta es clara, dada su trayectoria profesional: la justicia universal.
Nuestra pretensión es que se abra un procedimiento aquí, otro en España, que se abran en Chile, en México y en todos los países que pueden ejercer la jurisdicción universal con respecto a estos crímenes, para que puedan ser perseguidos de forma múltiple y concertada. Y en caso de que alguno consiguiera la detención de alguno de los responsables, que se determine cuál es el tribunal en mejores condiciones para juzgar.
¿Por qué promueven la querella en Argentina?
En Argentina hay ahora dos procedimientos abiertos: el del franquismo y otro sobre los crímenes en Paraguay. Antes de la querella por los delitos franquistas no existía nada. Cuando se interpuso, la jueza archivó la causa. Hubo que recurrir y al final la Cámara Federal la abrió de nuevo. ¿Qué va a pasar con esta nueva querella? Vamos a ver. Aquí en Argentina hay ya una primera denuncia presentada en Córdoba que es muy importante. Vamos a colaborar juntos, podrían unirse las causas en un futuro. Lo interesante es que, no siendo ninguno jurista, aquellos demandantes apelaron al principio de justicia universal.
La diferencia con su iniciativa es que ustedes presentan una querella, que es distinto de una denuncia.
Sí, lo que implica que participarán víctimas o familiares de víctimas, sin perjuicio de que haya asociaciones palestinas y organismos de derechos humanos.
La querella va dirigida contra la cúpula política y militar Israelí, como la denuncia de Córdoba.
"Parece que se puede matar niños y destruir barrios enteros sin que haya ningún tipo de sanción" 
En principio nosotros pedimos la captura internacional del primer ministro Benjamín Netanyahu, los ministros Avigdor Lieberman (Asuntos Exteriores) y Moshé Yalon (Defensa), el jefe del Ejército, general Benny Gantz y el vicepresidente del Parlamento e ideólogo del plan de exterminio, Moshe Feiglin, porque son los que aparecen claramente como ejecutores del plan. Pero una vez abierto el procedimiento declaran testigos, expertos, se acumulan pruebas y eventualmente pueden surgir nuevos responsables. 
Ahora, en Argentina es considerable la influencia de grupos de presión judíos.
Presuponemos que habrá una reacción de la comunidad judía aquí y de la de Israel, que atribuyen los crímenes a los atentados producidos por Hamás. El represor siempre busca justificaciones. La dictadura argentina decía que se veía obligada a desaparecer a la gente porque los subversivos cometían delitos y atentaban contra el ser nacional.
Pero estos crímenes no tienen justificación alguna. La desproporción de medios entre una y otra parte es tremenda: 64 muertos israelíes frente a más de 2100 palestinos. Y aparte está el tema de los niños. Parece que se puede matar niños y destruir barrios enteros sin que haya ningún tipo de sanción, como si viviéramos en un lugar donde no existiera el derecho internacional, en donde no hubiera existido un tribunal de Núremberg. En la querella, van a constar los nombres de todos los asesinados que se conozcan, y sobre todo de los niños. Tenemos ya una lista elaborada por Save The Children con el nombre y edad de 373 niños.

Alcance de la justicia universal

En este mundo sin aparente derecho internacional, ¿qué cabida ha tenido la justicia universal?
Al calor de la detención de Pinochet en 1998, un fiscal apeló la decisión del juez Baltasar Garzón planteando que era incompetente. En octubre arrestaron a Pinochet y en noviembre la Audiencia Nacional se declaró por unanimidad competente para investigar los crímenes en Argentina y Chile y, por tanto, consagrando la idea de la justicia universal que ya estaba en los textos españoles.
¿Y hubo un cambio de rumbo?
Se creó una enorme expectativa. La primera en interponer una querella, tras aquello, fue la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, que en 1999 denunció un genocidio en Guatemala. Un juez se declaró competente pero su decisión se recurrió ante la Audiencia Nacional, la cual reconoció que si bien había indicios suficientes para pensar en un genocidio, no estaba acreditado que las víctimas hubieran interpuesto sus demandas en la propia Guatemala, y que siendo subsidiaria la actuación de la jurisdicción española, no procedía la apertura del procedimiento. Es decir, que son los mismos jueces, ante una causa mucho más evidente como era el genocidio en Guatemala, los que deciden archivarla. Recurrimos al Tribunal Supremo, que decidió que España era competente pero sólo sobre las víctimas españolas.
Acudieron al Tribunal Constitucional, entonces.
"Todos los tribunales de los distintos países del mundo deben concurrir a la persecución del crimen" 
Sí, quien revocó ambas resoluciones planteando que la Justicia española era competente, que esta cuestión de los españoles no se correspondía en absoluto con la idea de la jurisdicción universal que se define por la naturaleza del crimen y no por la nacionalidad de las víctimas, y en este punto, dijo que no se puede hablar de jurisdicción subsidiaria sino competente. La idea es que todos los tribunales de los distintos países del mundo deben concurrir a la persecución del crimen, que es lo que esperamos que ocurra en relación con Palestina.
¿Sirvió de algo aquello?
La causa de Guatemala sigue abierta, el juez incluso viajó hasta allí. Tuvo una influencia muy grande para que el dictador Ríos Montt fuera juzgado después, y no sólo eso, sino que permitió la apertura de hasta quince causas en España basadas en la justicia universal. Pero a raíz de una nueva masacre en Gaza en 2009, hubo presiones del Gobierno israelí y de EEUU con el tema de Guantánamo, y de los chinos con respecto al Tíbet. El PSOE modificó con el apoyo del PP la ley que establecía la justicia universal irrestricta en España y estableció puntos de conexión: que las víctimas tenían que ser españolas, o que tenía que haber vínculos relevantes con España del país en el que se cometieron los crímenes, y planteaba la subsidiariedad de nuevo.
Y la última reforma del PP terminó de liquidar la jurisdicción universal en España.
No. España firmó las Convenciones de Ginebra, así que está obligada a cumplir la ley que contrajo internacionalmente al margen de lo que diga su ley interna. Incluso en esamodificación de la ley de la justicia universal por parte del PP, se aclara que será "sin perjuicio de los tratados que internacionales que España ha ratificado". Por otro lado, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz rescató el caso del asesinato del periodista José Couso invocando la IV Convención de Ginebra, que determina que son competentes para investigar los crímenes todos los países firmantes de las convenciones aunque no se hayan hecho en su territorio ni hayan participado en el conflicto. Es la única sentencia, junto con la Convención de Apartheid, que establece la jurisdicción universal.
De ahí a que las autoridades israelíes se pongan nerviosas hay un trecho.
"España está obligada a cumplir la ley que contrajo internacionalmente al margen de lo que diga su ley interna" 
Este principio de la jurisdicción universal existe desde el siglo XVIII, pero su aplicación efectiva no llega a 20 años. En tiempos históricos es un tiempo muy corto. España, que es un país con un enorme retroceso en relación a la investigación de los crímenes de su propio territorio, es el país del mundo en donde más procedimientos abiertos por justicia universal existen, aun con la abrogación del PP. Así como Argentina es una referencia mundial por juzgar a sus propios criminales, España lo es por juzgar a los criminales de otros países. Con la reforma del PP esto queda ahora limitado, pero hay siempre vericuetos que los jueces que están dispuestos a investigar utilizan. Y como los jueces de la Audiencia Nacional han intervenido prácticamente todos ellos en causas de este tipo, tienen más incorporado que otros jueces en el mundo la idea de la justicia universal.
Así que España podría tomar el relevo de Argentina con la querella.
España es la cuna de la justicia universal, de su aplicación efectiva. Y todos los países que firmaron las Convenciones de Ginebra, que son casi todos los países del mundo, deben responder a ese principio, por lo que existe la posibilidad de que se interpongan querellas en varios lugares.
Ahora, el Comité Especial de Naciones Unidas que visitó los territorios ocupados acusó a Israel en 2011 de violar sistemáticamente los derechos humanos, y durante los últimos ataques israelíes contra Gazala Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos,Nancy Pillay, pidió a Israel que asumiera sus crímenes de guerra, pero todo se queda en palabras.
Es algo parecido a las resoluciones de las comisiones de la ONU con respecto al franquismo, con la diferencia de que los crímenes en Gaza se están cometiendo en la actualidad. El tema es hacer justicia, quién persigue a los criminales y de este modo evitar crímenes futuros.
El contexto no parece ayudar.  
"Argentina es una referencia por juzgar sus propios criminales, España lo es por juzgar los criminales de otros países" 
Estamos asistiendo a una especie de secuestro de la justicia internacional por parte de las potencias que tienen el poder de decidir a quiénes se juzga, cuándo y de qué modo: el peso el Consejo de Seguridad, las decisiones del Tribunal Penal Internacional, el hecho de que la Corte Penal Internacional no haya tomado ningún tipo de decisión pese a la evidencia de los crímenes, el hecho de que la Asamblea o el Consejo de Seguridad de la ONU no haya tomado ninguna iniciativa para crear un tribunal especial. El desamparo para las víctimas es tremendo. Frente a esto, felizmente, se ha ido fortaleciendo la idea de la justicia universal.
¿Cuál es su aspiración?
Sería magnífico que hubiera 20 ó 30 tribunales del mundo que abrieran diligencias y pidieran la detención de la cúpula israelí, primero como modo de hacer sentir que alguien  pretende hacer algo por los palestinos, también en apoyo a los judíos que se oponen a todo esto, y sobre todo para que esta gente sienta que está perseguida por la comunidad internacional. Que si salen de su territorio pueden ser detenidos, que tienen que parar y buscar otra manera de resolver el conflicto.
¿Aunque al final no sean enjuiciados?
La búsqueda de la justicia universal tiene efectos que van más allá de la justicia misma o del enjuiciamiento. La impunidad en Israel no se va a quebrar. Basta ver que las cárceles israelíes están pobladas de palestinos y no hay un israelí en una cárcel palestina. Esto demuestra que Palestina es un territorio ocupado, que Hamás es un producto de la ocupación. Plantean los túneles como si fuera un tremendo delito, cuando todos los pueblos que han luchado por su liberación han buscado salidas de este tipo, como los vietnamitas. Pareciera que el delito es construir un túnel y no ocupar un territorio. La aplicación de la justicia universal pretende lanzar el mensaje de que estos crímenes no pueden quedar impunes y que hay jueces tan dispuestos a detenerlos físicamente como de detener la posibilidad de futuras masacres.
¿Cómo imagina que puede llegar a funcionar la justicia universal?
"Hay que hacer algo contra el secuestro que tienen las grandes potencias de la justicia internacional" 
En todos los países existen estructuras judiciales asentadas. Abogamos porque en todos los países existan juzgados específicamente dedicados a investigar crímenes de lesa humanidad, y  específicamente dedicados, esos u otros, a ejercer la jurisdicción universal. Si esto es así, las víctimas podrán interponer su denuncia en esos tribunales, que tendrían que comprobar que se están cometiendo esos crímenes y lanzar órdenes internacionales de detención. Qué diferente hubiera sido la historia si España hubiera actuado contra el franquismo no 20 años después como lo hizo, sino en el mismo momento en el que se cometían los crímenes.
La idea es que en el futuro haya un órgano, como podría serlo la Corte Penal Internacional si fuera imparcial, que ordenara todo esto. O sea, que los tribunales comenzaran a actuar, que acogieran las denuncias de las víctimas y que consultaran con ese organismo si el juzgado de un país u otro o él mismo se encarga de investigar eso mismo. Hay que hacer algo para combatir el secuestro que tienen las grandes potencias de la justicia internacional. La solución es resignarse a la impunidad o actuar todos de común acuerdo tal de manera que sea ineficaz presionar en un país porque la denuncia se interpondría en otro, y que por tanto, se interponga la idea de la justicia por encima de los intereses. 

El enemigo de mi enemigo es mi amigo

The Independent


En el momento en que Estados Unidos amplió su guerra contra el Estado Islámico (EI) en Siria, el presidente Bashar al Assad ganó más apoyo militar y político del que cualquier otro líder árabe pueda vanagloriarse. Con las bombas y misiles que explotan en el este y el norte de Siria, Assad ahora puede contar con Estados Unidos, Rusia, China, Irán, la milicia Hezbolá, Jordania y una serie de ricos países del Golfo para mantener vivo su régimen. Si alguna vez el viejo proverbio árabe –“el enemigo de mi enemigo es mi amigo”– contenía alguna sabiduría, Assad comprobó que era cierto.
En su casa de Damasco, el líder sirio puede reflexionar acerca de que la nación más poderosa de la Tierra –que el año pasado quiso bombardear su país hasta el olvido– está ahora atacando a sus enemigos más feroces. Sunnitas sauditas, cuyas donaciones de “caridad” financiaron al “Estado islámico” también sunnita, ahora encuentran que su gobierno supuestamente ayuda a Estados Unidos para destruirlo. Como el Irán chiíta y sus protegidos de Hezbolá combaten a los verdugos sunnitas y cortadores de cuello en el terreno, caen bombas y misiles estadounidenses para destruir a los enemigos frente a ellos.
Desde que Churchill se alió con Stalin en 1941, un antiguo amigo de la Alemania nazi, ningún presidente puede haber encontrado un antagonista temible transformado tan rápidamente en un hermano de armas. Pero –y es un gran “pero”– el régimen sirio baasista no es tan estúpido como para tomar la palabra “amigo” en serio. Tampoco debemos hacerlo nosotros. Obama es la última persona con la que Assad querría asociarse –como no se lo tiene que recordar Vladimir Putin– y el régimen sirio observará con la más profunda preocupación mientras el uso promiscuo de la fuerza aérea de Estados Unidos se extiende inexorablemente e incluye más y más objetivos fuera de su objetivo declarado.
Al margen de las bajas civiles en la provincia de Idlib, los blancos de Estados Unidos sobre Al Qaida vinculada con Jabhat al Nusra sugieren que el Pentágono tiene algo más que el EI en la mira. Por ejemplo, ¿qué tan pronto se está, antes de que un misil explote en un depósito de armas del régimen sirio –por “error”, por supuesto– u otras instalaciones del gobierno? Como Estados Unidos decidió financiar y entrenar a la llamada “oposición moderada” para luchar contra el EI y el régimen sirio, ¿por qué no bombardearía a ambos enemigos? ¿Y cómo los sirios, que apoyan a lo que queda de estos “moderados”, reaccionarán a las bombas estadounidenses en Idlib que mataron a sus compañeros civiles en lugar de las fuerzas de Assad –bombas, de hecho, que parecen haber sido tan letales como las municiones lanzadas sobre ellos por aviones de Assad–?
En cuanto a los árabes del Golfo, no hay, hasta ahora, evidencia de que físicamente bombardearan algún blanco en Siria. Sólo Jordania afirmó haber atacado al EI; el resto de los aliados del rey Abdullah en la árabe “coalición de los dispuestos” –qué rápido nos olvidamos de que ésta era la expresión de George W. Bush para aquellas naciones que apoyaron la invasión de Irak en 2003– parece haber limitado su cooperación a proporcionar pistas de aterrizaje, darles combustible a los aviones y quizá patrullar las tranquilas aguas del Golfo. En sus audiencias en el Capitolio la semana pasada, los congresistas lo asediaron a preguntas al secretario de Estado John Kerry sobre cuántos aviones árabes estarían bombardeando al EI.
Los árabes del Golfo, después de todo, han estado aquí antes. Recuerdan claramente las afirmaciones exageradas de éxito militar aéreo –de bombas inteligentes que no asesinan a civiles, de los misiles de crucero que destruyeron refugios y campos de entrenamiento y los “centros de comando y control” en 1991 y 2003–. Todo resultó ser un menú de guerra arriesgado. Sin embargo, ahora los estadounidenses están recalentando esos antiguos bocadillos para el conflicto del EI.
¿Estaban estos islamistas “guerreros” realmente sentados –bebiendo té, tal vez– en “campos de entrenamiento” para que los estadounidenses pudieran matarlos? ¿El EI se jacta acaso de tener un “centro de comando y control” –un bunker de computadoras y parpadeantes indicadores de objetivos– en lugar de un puñado de teléfonos móviles? Sin embargo, se dijo que había sido destruido, nada menos que un “centro de control y comando”. Y, como tantas veces en medio de la emoción de una nueva escalada del conflicto, los “expertos” y los decrépitos ex embajadores en nuestras pantallas tienen que hojear uno o dos libros de historia antes de explicar “nuestras” acciones. El “Estado islámico” fue creado a partir de Al Qaida en Irak, que absorbió la resistencia antiestadounidense a la ocupación. Si los señores Bush y Blair no se hubieran embarcado en la aventura iraquí, ¿alguien piensa que Estados Unidos estaría ayudando a Assad para destruir a sus enemigos hoy?
“Ironía” no está a la altura de las palabras del “enviado de paz” en el Medio Oriente, quien se transformó esta semana en un enviado de guerra ofreciendo la perspectiva de más tropas occidentales en el mundo musulmán. ¿Se supone que el régimen sirio debe reír o llorar?
* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Martín Pallín: «El Derecho Internacional ha fracasado»

  • El magistrado emérito del Tribunal Supremo cree que existen suficientes instrumentos, pero no son operativos por el «afán imperialista» de algunos países.

  • «El Derecho Internacional ha fracasado y no por falta de instrumentos para regularlo, que hay en abundancia, sino por el afán imperialista de varios países, no sólo de Norteamérica». Con esta reflexión comenzaba José Antonio Martín Pallín, magistrado emérito del Tribunal Supremo, su intervención con motivo del encuentro organizado por el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe sobre la guerra en Irak y la quiebra del Derecho Internacional.
  • El también vocal de la Asociación Pro Derechos Humanos explicó, durante su discurso en la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón, que además de la Corte Penal Internacional existen una serie de tribunales que deberían ser suficientes para que los «crímenes de guerra» cometidos no sólo en Irak, sino en otros muchos territorios, sean juzgados y que ningún responsable resulte impune. «Pero estos países imperialistas tienen sus fórmulas para resultar impunes y que no pase nada», denunció. El magistrado entiende que lo único que puede hacer la sociedad en la actualidad es seguir denunciando estos hechos a la comunidad internacional y presionar a los gobiernos y hasta que esto surja efecto, «no nos queda otro remedio que seguir viendo lo que está ocurriendo de forma impasible».
  • Previamente intervino el senador de IU Jesús Iglesias, quien reflexionó sobre el carácter socioeconómico de la mayor parte de los conflictos que se han ido sucediendo en los últimos años, «enmarcados todos ellos en el nuevo orden económico del siglo XXI, que es el imperialismo americano». Y concluyó reclamando cambios para acabar con la «impunidad» de los dirigentes que los promueven.

EEUU y sus aliados impiden resolución de desarme nuclear contra Israel

Estados Unidos y sus aliados occidentales han impedido este jueves que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) apruebe una resolución presentada por países árabes, para el desarme nuclear del régimen de Israel.
Los países occidentales han considerado que la resolución, de ser aprobada, “sería contraproducente”, pues la votación se ha cerrado con 85 votos en contra y 45 a favor, mientras que los 32 restantes se han abstenido o ausentado.
El pasado martes, los 18 países árabes presentaron durante la 58.ª conferencia general de la AIEA, celebrada en Austria, capital austríaca, un proyecto de resolución en la que manifestaron su preocupación por “las capacidades nucleares” del régimen israelí, y lo urgieron a firmar el Tratado de No Proliferación (TNP).
Los países árabes indicaron que si el régimen de Tel Aviv se adhiere al TNP y pone sus plantas nucleares bajo control de los inspectores internacionales, se allanará el camino para la creación de un Oriente Medio sin armas nucleares.
El régimen de Israel no solo se niega a permitir inspecciones internacionales a sus instalaciones nucleares, sino que se esfuerza por aumentar el número de bombas atómicas y, actualmente, mantiene almacenadas en sus arsenales más de 200 ojivas.
De acuerdo con el semanario militar estadounidense Jane’s Defence Weekly, el régimen israelí fabrica todo el material necesario para producir cada año entre 10 y 15 bombas atómicas como las que utilizó Estados Unidos en la ciudad japonesa de Nagasaki (1945).

lunes, 22 de septiembre de 2014

"Nos matan, nos arrestan, nos quitan tierras, no os olvidéis de Cisjordania"

En dos meses Israel ha matado a 33 palestinos en Cisjordania, herido a más de mil y arrestado a más de 500, entre ellos 35 parlamentarios.  
Además, ha realizado la mayor confiscación de tierras de los últimos 30 años.
En un hecho inédito, soldados israelíes han intentado deportar a la diputada Khalida Jarrar, ahora refugiada en el Parlamento de Ramala 
No hay mejor manera de entender los efectos de la ocupación israelí que viajar por Cisjordania. En este territorio palestino ocupado, trufado de vallas, muros, checkpoints y carreteras de uso exclusivo para israelíes, los palestinos viven atrapados, aislados por imposición.
Cisjordania es como un queso gruyer: un conjunto de cantones palestinos desconectados y separados por los asentamientos judíos y las carreteras, en las que las señalizaciones solo indican los nombres de las colonias e ignoran la existencia de las localidades palestinas. 

Desde la aplicación de los Acuerdos de Oslo, ciudades cisjordanas como Ramala, Belén, Nablús o Hebrón se encuentran sin continuidad territorial, como islas aisladas en un mar dominado por Israel. El Estado israelí ha construido kilómetros de carreteras israelíes que unen las colonias judías entre sí y con Jerusalén y que actúan a modo de fronteras para los palestinos, ya que a buena parte de ellos se les prohíbe cruzarlas. 

Desde junio la escalada de violencia israelí ha aumentado en este área palestina. Al menos 33 palestinos han muerto por ataques del Ejército de Israel. A esta cifra se suman otros dos muertos en las últimas horas, ambos por disparos israelíes: uno en Hebrón y otro en Ramala. 1.397 palestinos han resultado heridos por soldados o colonos israelíes. Y más de 500 han sido arrestados bajo la figura de la detención administrativa, que permite mantener en secreto los cargos y por tanto condena a los presos a no disponer de un juicio. Entre estos detenidos hay 35 parlamentarios.
Desde el inicio de septiembre han sido arrestados otros 127 palestinos. Además, tras la masacre en Gaza y el alto el fuego, ha llevado a cabo la mayor confiscación de terrenopalestino en Cisjordania de los últimos 30 años.

Orden de deportación contra una parlamentaria

Dentro de la campaña de persecución israelí a los parlamentarios palestinos se ha producido un hecho inédito hasta la fecha: el intento de secuestro y deportación de uno de los miembros del Consejo legislativo, la parlamentaria Khalida Jarrar. El pasado 20 de agosto, en plena madrugada, decenas de soldados israelíes irrumpieron en su casa con una orden de detención administrativa. 

“Yo estaba sola con mi hija, entraron en casa diciéndome que tenían que llevarme a Jericó. Es decir, me secuestraban por considerarme una amenaza a la seguridad israelí. Rechacé firmar la orden. Les dije: sois un poder ocupante, matáis a mi gente, derribáis nuestras casas, arrestáis y venís en mitad de la noche a secuestrarme. Sois vosotros los que debéis abandonar esta tierra, porque la estáis ocupando ”, cuenta Jarrar en conversación con eldiario.es, en una pequeña habitación del Consejo Legislativo palestino en Ramala, donde vive refugiada desde entonces. “Bienvenidos a mi nueva casa de Ramala”, nos dice, con un tono de amargura.
La parlamentaria palestina Khalida Jarrar, con Martina Ardenson, eurodiputada integrante de la delegación de la Izquierda Unitaria que ha viajado a Palestina
La parlamentaria palestina Khalida Jarrar, con Martina Ardenson, eurodiputada integrante de la delegación de la Izquierda Unitaria que ha viajado a Palestina
Desde su intento de secuestro por parte de las fuerzas israelíes, Jarrar recibe a diario decenas de visitas de palestinos y de activistas internacionales. Esta semana se han reunido con ella en Ramala europarlamentarios de la Izquierda Unitaria Europea, entre ellos integrantes de Podemos, IU y Bildu, quienes se han interesado por su situación y han mostrado su solidaridad tanto con ella como con los parlamentarios palestinos arrestados este verano.
“Con la ocupación, con reglas de apartheid, con la demolición de viviendas, Israel está arrinconando más y más a los palestinos. Los parlamentarios palestinos arrestados tienen derecho a un juicio justo, este Parlamento europeo tiene que hacer algo más que una mera condena”, denunció este martes, desde Bruselas, Martina Anderson, una de las europarlamentarias que acaba de regresar de Cisjordania.
Jarrar subraya que la represión israelí ha aumentado considerablemente en los dos últimos meses. "Antes, había en Cisjordania 150 personas detenidas bajo arresto administrativo, que permite el encarcelamiento sin cargos ni juicio durante tiempo ilimitado. Ahora, ya hay más de 500 arrestados. Han demolido viviendas, especialmente en el valle del Jordán y en Hebrón, han ordenado la confiscación de más tierra, han asesinado a 25 personas, hay cientos de heridos. Vivimos acantonados. La única solución es la resistencia popular y la reacción de la comunidad internacional para que de una vez obligue a Israel a respetar la ley”, señala. 

A pesar de ser parlamentaria, Khalida no tiene libertad de movimientos. Ha sido invitada por la Unión Europea en varias ocasiones, pero Israel siempre le ha denegado el permiso de salida. Tampoco puede viajar a Jerusalén ni a Gaza. Vive, como tantos otros palestinos, atrapada en Ramala. Integrante del Frente Popular para la Liberación de Palestina y defensora del boicot a Israel como herramienta para obligarle a terminar con la ocupación, Jarrar subraya la importancia de impulsar una negociación que no esté auspiciada bajo el paraguas de Estados Unidos y de buscar la unión palestina con nuevos liderazgos. “Para ello es preciso que se celebren elecciones”, indica. “Nos matan, nos arrestan, nos quitan tierras. No os olvidéis de Cisjordania”, remata.
Pintada en la ciudad vieja de Hebrón: "This is Palestine in my heart" / Olga Rodríguez
Pintada en la ciudad vieja de Hebrón: "This is Palestine in my heart" / Olga Rodríguez

Hebrón

Hebrón es una de las ciudades cisjordanas que están siendo escenario de la campaña de represión israelí tras las manifestaciones en solidaridad con Gaza. En ella, el trajín constante de los viandantes, las conversaciones en torno a los puestos de fruta y verduras del mercado, el griterío de los niños que corretean por las aceras, contrastan con el silencio y la tensión permanente que se viven unas calles más allá, en plena Ciudad Vieja, donde una comunidad de colonos judíos radicales ocupa ilegalmente territorio palestino, en pleno centro de la urbe, protegidos por uniformados israelíes. Bajo la atmósfera de aparente normalidad, Hebrón vive semanas difíciles. Aquí el Ejército de Israel mató recientemente a Khalil Al-Anati, un niño de once años de edad. 

En una de las tiendas más antiguas de Hebrón, con apariencia de cueva inserta en el entramado de callejuelas, Nawal, una mujer muy respetada en su comunidad, explica cómo este último mes las fuerzas israelíes han entrado a menudo hasta el corazón de la urbe para llevar a cabo registros y arrestos.

“Vienen a interrogar a la gente, andan nerviosos buscando túneles, preguntan si aquí en las tiendas tenemos túneles, ¿de dónde a dónde?, pregunto yo”, dice riendo con amargura. “Han matado a nuestra gente en Gaza. ¿Qué quieren, matarnos a todos? Tienen el poder. Pueden hacer lo que gusten. Es así de dramático. El futuro juzgará la indiferencia de la comunidad internacional”, lamenta. 

A Israel no se le puede vencer mediante la lucha armada'

Hablamos con el profesor judío estadounidense Norman Finkelstein, que ha pagado un precio muy alto por su posicionamiento contrario a la ocupación israelí. “En 2011 la ciudadanía de Oriente Medio y Norte de África intentó el cambio por medios pacíficos y fue brutalmente reprimida, así que a nadie le puede sorprender que los deseos de cambio tomen una deriva violenta o irracional”. "La resistencia armada se ha intentado una y otra vez y a pesar de la nobleza, de lo heroico de esta resistencia, Israel permanece inamovible"

El profesor judío estadounidense Norman Finkelstein, imagen facilitada a Eldiario.es
En el apartado profesional de su perfil en redes sociales, el profesor judío estadounidense Norman Finkelsteinaparece como “desempleado”. Este activista y politólogo que perdió a la mayor parte de su familia en campos de concentración, ha pagado un precio muy alto por su posicionamiento contrario a la ocupación israelí y sus investigaciones en torno a las políticas del holocausto. Recibe acusaciones de antisemitismo por parte de los sectores más favorables a las políticas de Israel, lo que lo ha condenado al ostracismo profesional en EEUU.
También se le critica desde movimientos como el de Boicot, Desinversiones y Sanciones y de otros promotores de la solución de un solo Estado para palestinos e israelíes. Esta solución se basa en la noción de ciudadanía y no en el carácter étnico o religioso, frente a la defensa de intelectuales como Finkelstein de la solución de dos estados distintos.
Desde que nos conocimos en Líbano hace cinco años, ha habido muchos cambios en Oriente Medio y el Norte de África. ¿Cómo definiría el punto en que se encuentra la región hoy?
Todo parece ir siempre a peor. Diría que todo ha ido a peor en el mundo en general, con excepción de algunas partes de América Latina. Después de décadas de desgobierno, de desigualdades, de injusticia institucionalizada a manos de regímenes corruptos, no se puede decir que sea sorprendente lo que sucede hoy. En 2011 la ciudadanía de Oriente Medio y Norte de África intentó el cambio por medios pacíficos y fue brutalmente reprimida, así que a nadie le puede sorprender que los deseos de cambio tomen una deriva violenta o irracional en muchos casos.
Tras los últimos ataques israelíes a Gaza, ¿cuál es el balance para israelíes y palestinos?
La parte israelí no ha logrado ninguno de sus objetivos, pero los palestinos tampoco. Se puede decir que la situación está estancada. La diferencia es que Israel puede seguir viviendo en esa situación de estancamiento, mientras que los palestinos no. Israel puede vivir con una Gaza controlada por Hamás, pero ¿pueden los palestinos vivir con una Gaza reducida a escombros, miles de asesinados, bajo un asedio que se mantiene, una ocupación que continúa? El statu quo era insoportable para los palestinos y lo sigue siendo. Ninguna de las dos partes ha ganado, y aún así los palestinos pierden. La voluntad indomable de los gazatíes es admirable, pero su victoria no lo es si no se traduce en una mejora de sus condiciones de vida, que empeora tras cada operación israelí.
¿Puede haber una solución justa para los palestinos en el contexto de injusticia y convulsión del resto de la región?
Creo que sí. Los palestinos tienen mucho a favor para acabar con la ocupación. La resistencia civil no violenta, en coordinación con el movimiento de solidaridad internacional, que incluye un apoyo valiente, casi heroico por parte de algunos países de Latinoamérica, tiene un potencial enorme. Por desgracia, ni la Autoridad Palestina ni Hamás hacen uso de toda esa opinión pública favorable, de esa solidaridad internacional, de la población palestina como fuerza. Hamás sigue empantanado en un discurso mitológico de lucha armada, del mismo modo que Israel se mantiene en el discurso mitológico del proceso de paz.
Se refiere usted en su libro Knowing Too Much: Why the American Jewish Romance is Coming to an End al cambio en la opinión pública estadounidense con respecto a Israel. ¿A qué se debe ese cambio?
Principalmente a la labor de organizaciones israelíes como B'Tselem y grupos de derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía Internacional, que han hecho que los argumentos de apoyo a la ocupación se perciban cada vez más como tendenciosos e indefendibles. Este cambio es importante, después de décadas de aceptación de políticas que promueven el sufrimiento y la injusticia en la región.
No menciona usted la labor de referentes palestinos como Edward Said o la organización palestina Al-Haq en ese cambio de percepción, punto por el que ha sido criticado su análisis.
El trabajo de organizaciones palestinas como Al-Haq es muy valioso y ha tenido impacto en otros ámbitos, pero por desgracia su influencia en la opinión pública judía estadounidense ha sido mínima.
También recibe numerosas críticas por defender la solución de dos estados, frente a la de un solo Estado de coexistencia que promueven intelectuales como Azmi Bichara o Omar Barghouti. ¿No es más justo plantear una, digamos, república democrática israelo-palestina?
La creación de un Estado palestino me parece la única solución viable. La solución de un solo Estado para ambos pueblos requeriría que Israel renunciase a su carácter judío. Si no logramos que Israel devuelva el territorio robado a los palestinos, ¿podemos pensar que va a renunciar a la esencia misma de su existencia? Lo veo una fantasía.
Hay especialistas en la región que defienden lo contrario. Afirman que es la solución de dos estados, uno israelí y otro palestino, la que se ha convertido en una fantasía que en la práctica sólo reforzaría el Estado de apartheid.
El retorno a las fronteras del 67 y la división en dos estados es algo que prácticamente todo el mundo acepta, incluido el derecho internacional. La solución de un solo Estado es un bello sueño, pero si queremos mejorar la vida de la gente aquí y ahora, no podemos agarrarnos a sueños, necesitamos soluciones realistas. Y un Estado palestino lo es.
En su último libro, que será publicado en los próximos días, hace un repaso de las agresiones israelíes a Gaza, y plantea la imposibilidad de vencer a Israel mediante la lucha armada.
Los palestinos no tienen la obligación, ni moral ni legal, de desistir de usar la fuerza armada contra Israel. Sin embargo, como desarrollo en el libro, tanto en Gaza como de cara a quienes los apoyan desde el exterior la resistencia no violenta masiva ofrece la mejor alternativa para acabar con el asedio y la ocupación ilegal. La resistencia armada se ha intentado una y otra vez y a pesar de la nobleza, de lo heroico de esta resistencia, Israel permanece inamovible. Si la fuerza de la resistencia palestina se canaliza a través de una campaña masiva de resistencia civil, y quienes la apoyan en todo el mundo movilizan a la opinión pública para un cambio de políticas, Israel se verá obligado a poner fin a la ocupación, y se perderán muchas menos vidas que en la resistencia armada.
Fuente: Leila Nachawati, El Diario - España

sábado, 20 de septiembre de 2014

Sesión Extraordinaria del Tribunal Russell para Palestina a efectos de examinar el crimen de genocidio en Gaza



24-25 Septiembre – Bruselas– Albert Hall, Bruselas
www.russelltribunalonpalestine.com/en/

El día miércoles 24 de septiembre, jueces, juristas, académicos, altos funcionarios de las Naciones Unidas, periodistas y destacadas figuras del mundo de la cultura, se reunirán en Bruselas para dar lugar a una sesión de emergencia del Tribunal Russell para Palestina, enfocándose en la más reciente operación militar israelí en Gaza, “Operación Margen Protector”.
El Tribunal examinará los crímenes de guerra perpetrados por Israel, los crímenes de lesa humanidad, y, por primera vez en relación a Israel, el crimen de genocidio. El Tribunal también examinará las consecuencias legales y la responsabilidad que le corresponda a terceros Estados en lo anterior.
Los miembros del jurado, son: Michael Mansfield, QC (Queen´s Counsel); John Dugard, académico de derecho internacional y ex juez; Richard Falk, ex Relator Especial de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas; Christiane Hessel, Presidenta de la Asociación EJE -por sus siglas en francés- (los niños, el juego, la educación) y viuda del patrocinador del Tribunal, Stephane Hessel; Radhia Nasraoui, fundadora de la Asociación Tunesina contra la Tortura; Ken Loach, director de cine; Paul Laverty, escritor; Roger Waters, músico, fundador de Pink Floyd; Ronnie Kasrils, Ex Ministro del Consejo Nacional Africano; Ahdaf Soueif, novelista egipcio; y Vandana Shiva, escritora india.
El jurado apreciará los testimonios de los siguientes testigos y peritos: Dr Paul Behrens, experto en genocidio; Ivan Karakashian, Coordinador de la Unión para la Defensa Internacional de la Niñez; Mads Gilbert y Mohammed Abou-Arab, cirujanos; Raji Sourani, Director del Centro Palestino de Derechos Humanos; Coronel Desmond Travers, experto en municiones; Agnes Bertrand, Defensora en Aprodev-; Eran Efrati, ex soldado israelí; Michael Deas, Coordinador en Europa de la Campaña Palestina para el Boicot, Desinversión y Sanciones a Israel (BDS); Ashraf Mashharawi, cineasta; y Mohammed Omer, Martin Lejeune, David Sheen, Max Blumenthal and Paul Mason, periodistas.
El caricaturista de The Guardian y autor, Martin Rowson, será el ilustrador del Tribunal.
El Tribunal Russell para Palestina se estableció gracias al patrocinio del fallecido Stephane Hessel, quien durante la Segunda Guerra Mundial fuera prisionero de un campo de concentración y combatiente de la resistencia, y más tarde fuese autor de la Declaración Universal de Derechos Humanos y de la reciente, multi-millonariamente vendida, obra “¡Indignaos!”, que dio origen al movimiento Indignados.
Ésta es la quinta sesión, del tribunal de la sociedad civil, que ha tenido lugar en los últimos cinco años. Las anteriores sesiones examinaron la complicidad de las Naciones Unidas, de la Unión Europea, de las empresas, y el crimen de Apartheid.
El Arzobispo Desmond Tutu dijo sobre el Tribunal: “No hay solución militar al conflicto en Tierra Santa. La violencia conduce a la violencia, lo que a su vez genera más violencia y odio. Ni los líderes mundiales ni la diplomacia han tenido éxito en sostener una paz justa. La sociedad civil debe ser quien se haga cargo de la situación, como lo hizo cuando Sudáfrica luchaba contra el Apartheid. El Tribunal Russell para Palestina es una importante iniciativa de la sociedad civil para que Israel rinda cuentas.”
El jurado expondrá sus conclusiones a las 10 horas del día 25 de septiembre en una conferencia de prensa internacional en el Centro de Prensa Internacional de Bruselas. Esa misma tarde, el jurado será recibido en el Parlamento Europeo y agendará un mensaje para la reapertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

Eurodiputada española muestra apoyo a la campaña de boicot a Israel

La eurodiputada española Ángela Vallina denunció el miércoles que actualmente Israel está dificultando e incluso impidiendo la llegada de ayuda humanitaria a Gaza, según un comunicado de prensa de su bancada.

Señaló como, tras numerosas reuniones con asociaciones, parlamentarios e incluso miembros del Gobierno palestino, "hemos concluido que Israel no tiene ninguna intención de trabajar por la paz: sigue arrebatando más tierras a los palestinos, pisoteando los derechos humanos y violando permanentemente las fronteras que marca el derecho internacional".

Vallina formó parte de la delegación de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) que viajó este fin de semana a Palestina y que sufrió la prohibición de Tel-Aviv a entrar en la Franja de Gaza.

La parlamentaria rechazó esa conducta como "un intento más de ocultar el drama desatado por la masacre y los crímenes de guerra cometidos por Israel en el último mes".

El viaje tenía como objetivo permitir a las y los eurodiputados del GUE/NGL conocer de primera mano la situación actual.

"Viajamos para constatar la barbaridad de la ofensiva israelí contra el territorio y la población palestina y también para dar respuesta a la visita previa que una delegación palestina había hecho a nuestro grupo", indicó la eurodiputada.

En ese sentido, la europarlamentaria afirmó: "La Unión Europea puede ser parte de la solución pero para ello tiene que poner fin a su complicidad con Israel y romper inmediatamente el Acuerdo de Asociación que mantiene vigente a pesar de la violación sistemática de los derechos humanos que lleva a cabo el Gobierno de Israel".

"La Unión Europea y sus Estados miembros deben sumarse a la campaña de boicot económico contra Israel mientras este Estado siga violando el Derecho Internacional y los Derechos Humanos de los y las palestinas" concluyó Vallina. 

Alta tecnología militar española, a la venta en Israel

Juan Luis Sánchez y Alberto Arce
Cualquier operación de exportación de material de Defensa necesita la aprobación de una comisión del Gobierno formada por los ministerios de Industria y Comercio, Interior, Defensa y el Centro Nacional de Inteligencia. Esa comisión decide en función de la ley española de exportación de armas, que prohíbe explícitamente la venta de material “cuando existan indicios racionales de que pueda ser empleadosen acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional”
Aviones no tripulados como los que se usan para los “ataques selectivos” en Gaza. Una empresa española negocia en Israel a través de un proveedor del Ejército. La ley prohíbe la exportación de armas a países en conflicto.
Una empresa española está comercializando en Israel alta tecnología para aviones militares no tripulados, un modelo que el Ejércto israelí ha utilizado en los “ataques selectivos” sobre Gaza o Líbano y que han causado la muerte de decenas de civiles, como consta en los informes refrendados por Naciones Unidas, Human Rights Watch o Amnistía Internacional, que lo han calificado como “crímenes de guerra”.
La empresa española Aries, Ingeniería y Sistemas, S. A., con sede Madrid, ha confirmado a periodismohumano que alcanzó “aproximadamente en julio de 2009″ un acuerdo con la compañia israelí Goldtech Technologies, cuyos clientes principales son el Ejército y el Ministerio de Defensa de Israel. Un alto cargo de Aries admite que esta alianza supone un primer paso para la venta de “tecnología e ingeniería de aviones no tripulados”, también conocidos como ‘drones’ o UAV, “y catapultas de lanzamiento”, aunque rehusa a dar más detalles “confidenciales”.
Vamos por partes.
Cualquier operación de exportación de material de Defensa necesita la aprobación de una comisión del Gobierno formada por los ministerios de Industria y Comercio, Interior, Defensa y el Centro Nacional de Inteligencia. Esa comisión decide en función de la ley española de exportación de armas, que prohíbe explícitamente la venta de material “cuando existan indicios racionales de que pueda ser empleados en acciones que perturben la paz, la estabilidad o la seguridad en un ámbito mundial o regional” o “pueda exacerbar tensiones o conflictos latentes”. ¿Y quién decide cuándo hay indicios o no? El mismo artículo de esa ley remite a las organizaciones especializadas y a Naciones Unidas.
En este caso hay un matiz importante: el acuerdo que hoy conocemos no implica ninguna exportación concreta sino “una alianza” que preparará el camino para futuras ventas, que no se han producido aún porque “el negocio va lento”, según Aries. Por tanto, el Gobierno no tiene por qué tener conocimiento oficial del acuerdo.
Sin embargo, aunque esta colaboración entre Aries y Goldtech no tiene la autorización explícita del Ejecutivo, sí hay un permiso implícito: “existe un marco bilateral entre los ministerios de Defensa de España e Israel por el que las empresas de ambos países podemos hacer alianzas en materia de Defensa e I+D sin tener que consultarlo”, dicen las fuentes consultadas en Aries refiriéndose a acuerdos bilaterales en vigor desde 1997 y 2004 (pdf). Este mismo año, el pasado 16 de marzo, la ministra de Defensa y su homólogo israelí, Ehud Barak, firmaron en Madrid otro documento que profundizaba este entendimiento. “Si en vez de con una empresa de Israel fuera con una empresa Irán”, aclara Aries, “el acuerdo no sería legal porque Defensa lo prohíbe, pero con Israel hay bilateralidad”.
“Si se autorizan esas ventas, se cruzará una línea roja”
Las organizaciones sociales consultadas por periodismohumano se muestran “muy preocupadas” por esta línea abierta entre Aries y Goldtech Tecnologies en un marco legal amparado por el Gobierno. Mabel Bustelo, responsable de la Campaña de Desarme de Greenpace, pide “que el ministerio de Comercio se pronuncie” porque “si una empresa busca reprensentantes en otro país está claro que lo hace para vender. Si se llega a autorizar la venta de ese material a Israel, se habrán cruzado la línea roja en cuanto al control de armas”. Israel, como Marruecos o Colombia, forma parte de la lista de “destinos muy preocupantes” de armas fabricadas en España y que, para las ONG, no cumplen los requisitos de la ley.
En el caso de Israel contra Palestina, la documentación es apabullante. Respecto a la Operación Plomo Fundido de Navidades de 2008, una institución tan condicionada como la propia ONU respaldó el Informe Goldstone y admitió que Israel cometió crímenes de guerra. En declaraciones a periodismohumano, uno de los cuatro redactores del informe, Desmond Travers, recuerda que esos aviones “fueron utilizados para atacar niños, una mujer embarazada, un hombre en una motocicleta, hombres que cargaban oxígeno en una furgoneta, o un desfile policial. Yo he visto lo que ven quienes los manejan y los UAV no permiten errores. Gracias a los UAV podría haberse diferenciado lo que eran estos objetivos de lo que no eran objetivos legítimamente atacables. ¿Por qué no lo hicieron?”.
El informe de Human Rights Watch “Errores precisos” documenta y analiza los casos de al menos 29 civiles, entre ellos 8 niños, asesinados por ‘drones’ durante el ataque a Gaza de las Navidades de 2008. “La capacidad tecnológica de estos aviones y los misiles que lanzan generan que las violaciones de los derechos humanos que provocan sean, si cabe, más graves”. Amnistía internacional, por su parte, ha podido demostrar la muerte de 42 civiles por la acción de estos aviones durante las tres semanas de duración de la operación.
Tengo una pregunta para usted
El 29 de enero de 2009, justo después de la Operación Plomo Fundido de Israel sobre Gaza, el presidente Zapatero fue interpelado por un ciudadano en el programa de televisión Tengo una pregunta para usted:
– ¿Tiene usted una idea de cuantos civiles palestinos habrán matado nuestras armas?
– Estoy convencido de que nuestras armas o los componentes que nosotros le vendemos a Israel no se han utilizado para eso. Son los datos que yo puedo aportar aquí, en todo caso lo podremos aclarar sin ningún problema.
Mes y medio después, el Gobierno reiteró ese mensaje en el Congreso, como consta en el diario de sesiones [pdf].
Tal y como destacamos en un reportaje reciente, a partir de ese momento las operaciones a Israel parecieron congelarse. En 2008, se exportaron 2,5 millones de euros en armas, bombas, torpedos, cohetes, misiles, sistemas de dirección de tiro o aeronaves; en 2009, tras el programa de televisión, la operación autorizada más importante fue la venta de ordenadores por valor de 0,8 millones.
Un sector con mucho futuro
Los sistemas de vuelo no tripulados pueden tener usos civiles muy interesantes: transporte de mercancías, expediciones científicas en entornos hostiles para el ser humano, prevención y control de incendios y un largo etcétera que llega hasta donde nos llegue la imaginación.
¿No podría ser que la tecnología para drones de Aries se utilizara en Israel, en vez de para la guerra, para servicios forestales o de rescate? No es esa la especialidad de la casa, desde luego. Navegando por la web oficial de la empresa podemos descubrir que sus sistemas son utilizados, por ejemplo, por las Fuerzas Armadas españolas en la base de Herat. Los ingenieros de Aries han entrenado a los miembros de la misión española en Afganistán en el uso de los aviones no tripulados.
La fabricación de los drones que podrían ser exportados a Israel ha recibido ayuda pública. Como consta en la web de Aries Ingeniería, el proyecto TEDESCODIM-UAV (Tecnologías para el Desarrollo de Sistemas de Configuración Dinámica de Misiones para UAV) ha recibido una subvención de 153.099 euros (pdf) del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para la fabricación de sistemas de vuelo no tripulado. El Plan de innovación empresarial de la Comunidad de Madrid, por su parte, le concedió 99.255 euros (pdf).
Esta misma empresa lidera el consorcio CERVANTES (Consorcio Empresarial para el Reingeniería del Vehículo Aéreo No Tripulado Español) formado por 11 empresas y 4 centros de investigación públicos como la Universidad Politécnica de Madrid, Universidad Rey Juan Carlos y Universidad Ramón Llull. España ha dedicado, a través de este consorcio, 22 millones de euros en cuatro años a la investigación sobre drones entre 2006 y 2010.
Otro hecho que demuestra la capacidad de Aries y el gran interés que España tiene en este tipo de tecnología, más allá de la financiación, es la celebración los pasados 2 y 3 de marzo en Madrid en UNVEX, la Conferencia Internacional sobre sistemas no tripulados. Entre las atracciones del encuentro estaba una maqueta de un drone fabricada por Aries Ingeniería, que en un comunicadó afirmaba que la repercusión de sus productos había sido “un éxito” en un mercado “dominado por la tecnología de países como Estados Unidos o Israel”.
La Conferencia, patrocinada por EADS, la Agencia Europea de Seguridad y Defensa y el Ministerio de Defensa de España, fue inaugurada por el Secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, que en el acto de inauguración señaló que los UAV “son una solución a los desafíos de la defensa actual”. A este mismo congreso fue invitado el general Gabriel Shachor del Ejército del Aire de Israel, que impartió una charla titulada “UAVs en las Fuerznas Armadas de Israel; lecciones aprendidas”. Comparió mesa redonda con el Teniente Coronel Juan Carlos Mora, del Ejército del Aire de España.
La guerra teledirigida
La polémica no se cierne solo sobre Internet. En el Enfoque de periodismohumano El gran juego, Carlos Sardiña explica quién y cómo empiezan a usarse los aviones no tripulados. China está copiando los diseños de los “drones” estadounidenses. Pakistán ya ha comenzado a fabricar los suyos. Y, dejando aparte el uso militar, la policía británica tiene previsto implantar esta tecnología para vigilar manifestaciones y prevenir diversos actos delictivos antes de los juegos olímpicos de Londres de 2012.

FOLIXA POR LA PAZ 21 DE JULIO