martes, 27 de octubre de 2015

Netanyahu dice que 'es necesario controlar todo el territorio durante el futuro inmediato'

El primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, aseguró que jamás permitirá la formación de un Estado palestino independiente y exhortó a la necesidad de ocupar todo el territorio palestino. 

“En este momento es necesario controlar todo el territorio durante un futuro inmediato”, precisó el premier durante su intervención la noche del lunes en una sesión de la knesset (parlamento israelí).
Con estas declaraciones Netanyahu alegó cumplir con su promesa electoral hecha en marzo, cuando aseguró que si es reelegido no permitirá la creación de un Estado palestino.
En respuesta a los partidos de izquierda que lo culpan de la inseguridad en los territorios ocupados debido a su rechazo a una solución de dos Estados, Netanyahu se preguntó: “¿Crees que hay una varita mágica aquí?, pero no estoy de acuerdo”, les dijo: “me preguntan si vamos a vivir para siempre con la espada, sí”.
Olvidando las principales razones del fracaso de las conversaciones de paz con los palestinos, entre ellas la construcción de asentamientos ilegales israelíes en las tierras palestinas, el premier acusó a la parte palestina de bloquear el proceso por su negativa a reconocer el derecho a existir de Israel.
En otro orden de cosas, reconoció la existencia de un plan para revocar residencia a 100 mil palestinos de los más de 370.000 que viven en el término municipal de Al-Quds (Jerusalén), y explicó que si no ha habido avances en este sentido se debe a retrasos en el ministerio de asuntos legales.
“Necesitamos examinar la posibilidad de cancelar su residencia. Debe haber una discusión acerca de esto”, agregó. En la zona indicada por el primer ministro israelí se encuentran el campamento de refugiados de Shuafat y el barrio de Kafr Aqab.
El Gobierno de Estados Unidos afirmó el lunes que “sería una preocupación” si Israel cancelara estos permisos de residencia. “Si eso fuera cierto, sería una preocupación para nosotros”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, sin hacer más comentarios al respecto.
Desde su creación de facto en 1948, el régimen israelí ha violado los derechos de los palestinos aplicando políticas racistas y punitivas contra ellos, con el fin de expulsarlos de sus tierras.
Una excavadora israelí demuele una casa palestina en Cisjordania.
Los esfuerzos del régimen de Tel Aviv para judaizar los territorios ocupados palestinos aumentan cada vez más, pese a las advertencias de la comunidad internacional. La demolición sistemática de casas palestinas y la construcción de asentamientos ilegales para albergar a colonos son dos medidas habituales de Israel para expulsar a los palestinos de su tierra.
Actualmente, los territorios ocupados palestinos viven una situación de máxima tensión a raíz de los ataques de militares israelíes y de la profanación de la Mezquita Al-Aqsa en Al-Quds por colonos y fuerzas del régimen de Tel Aviv.
Hasta el momento, al menos 61 palestinos han muerto y otros 7100 han resultado heridos en lo que va del mes (octubre de 2015) a manos de efectivos israelíes.
Fuente: Radio Macondo

343 académicos británicos boicotean universidades israelíes

  • Palestinos escapan de los gases lacrimógenos disparados por soldados israelíes durante los enfrentamientos en Cisjordania.

Más de 300 profesores de decenas de universidades británicas han expresado su apoyo al boicot académico contra el régimen israelí por su agresión contra los palestinos.
Según ha informado este martes el diario local The Guardian, unos 343 académicos de este país europeo han firmado una carta para sancionar a Israel, denominada “A commitment by UK scholars to the rights of Palestinians (Un compromiso por los eruditos del Reino Unido para los derechos de los palestinos)”.
Como académicos asociados con universidades británicas, estamos profundamente preocupados por la ocupación ilegal de tierras palestinas por parte de los israelíes”, recalcan los 343 académicos británicos en una carta.
“Como académicos asociados con universidades británicas, estamos profundamente preocupados por la ocupación ilegal de tierras palestinas por parte de los israelíes”, han recalcado los catedráticos.
Además, han tildado las brutalidades israelíes de una “intolerable violación de los derechos humanos” que impone el régimen de Tel Aviv contra el “pueblo palestino” y su resistencia.
Los firmantes han asegurado que no aceptarán invitaciones para visitar las instituciones académicas israelíes o participar en eventos organizados o financiados por ellos, ha proseguido el informe. 
La escalada de tensiones a raíz de los asaltos de militares israelíes y la profanación de la Mezquita Al-Aqsa, en Al-Quds (Jerusalén), por parte de los colonos y las fuerzas del régimen de Tel Aviv, ha provocado la indignación a nivel internacional.
Fuerzas israelíes detienen a un joven palestino.

En ese sentido, unos 400 activistas propalestinos celebraron el pasado viernes manifestaciones frente a un centro cultural israelí  en Madrid, capital de España, en las que denunciaron las recientes agresiones israelíes contra palestinos y pedían el boicot al régimen de Tel Aviv.
Previamente, en un acto similar, los franceses protagonizaron una marcha a favor de Palestina, reclamando a París que reconozca a Palestina como un Estado independiente y boicotee a Tel Aviv.

lunes, 26 de octubre de 2015

Israel seguirá erigiendo colonias ilegales en Cisjordania

El régimen israelí continuará erigiendo asentamientos ilegales en Cisjordania, aseguró el ministro israelí de asuntos militares, Moshe Yaalon 

Asentamientos ilegales israelíes
“Ni hemos interrumpido la construcción de asentamientos ni lo haremos”, dijo Yaalon el domingo durante una entrevista con la emisora Radio Israel.
“Ni hemos interrumpido la construcción de asentamientos ni lo haremos”,  asegura el ministro israelí de asuntos militares, Moshe Yaalon.
Con estas declaraciones, el ministro israelí rechazó supuestos informes sobre que hubieran cesado la construcción de asentamientos ilegales en Cisjordania como parte de un acuerdo entre el régimen de Tel Aviv y el Gobierno de Estados Unidos.
Yaalon recordó que la única vez que el régimen israelí paralizó la construcción de asentamientos ilegales fue entre noviembre de 2009 y septiembre de 2010 y, desde entonces, aseguró, el régimen de Tel Aviv "no ha dejado de construir" nuevas viviendas en la zona.
Pese a la condena internacional, Israel continuará erigiendo asentamientos y no cambiará de postura, explica. Poco importa a las autoridades israelíes que dichas colonias sean ilegales y que violen el derecho internacional.
Dichas declaraciones confirman las del premier israelí, Benyamin Netanyahu, del sábado por la noche, en las que descartó cualesquier informes sobre la decisión de las autoridades israelíes de paralizar la construcción de viviendas ilegales en Cisjordania.
Desde su establecimiento en 1948, el ocupador régimen israelí ha violado los derechos de los palestinos construyendo asentamientos ilegales y practicando arrestos arbitrarios y políticas discriminatorias, e incluso desencadenando guerras y perpetrando agresiones contra los ciudadanos palestinos para tratar así de expulsarlos de sus tierras.
Un hombre palestino observa cómo fuerzas israelíes derriban su casa.
Los esfuerzos del régimen de Tel Aviv para judaizar los territorios ocupados palestinos aumentan cada vez más, pese a las advertencias de la comunidad internacional. La demolición sistemática de casas palestinas la construcción de asentamientos ilegales para acoger a colonos son dos medidas habituales de Israel para expulsar a los palestinos de su tierra.
Fuente: Hispan TV

Colonos incitan ataques contra activistas de derechos humanos en al-Khalil

Estos no son turistas. Son anarquistas hostiles. Soldados y residentes prestad atención, los personajes en estas fotos están aquí para dañar a israelíes por motivos antisemitas. Actuad acordemente.” 

El póster visto en al-Khalil incitando a la violencia contra internacionales
Este mensaje, escrito en hebreo, fue publicitado por un colono ilegal israelí armado con un rifle de asalto. Fue colgado en las calles de Hebrón (al-Khalil), cerca del apartamento donde viven los activistas defensores de los derechos humanos. El póster tiene imágenes, tomadas ayer [20 de octubre], de las caras de los voluntarios mientras recogían olivas con la familia del ya difunto Hashem Al Azzeh en Tel Rumeida.
Los colonos ilegales israelíes atacan a la población palestina de al-Khalil de forma diaria y con total impunidad. Los colonos también han atacado a activistas internacionales en anteriores ocasiones.
Durante el último mes los colonos y las fuerzas israelíes han disparado y asesinado a varios palestinos acusados de portar cuchillos. Imágenes y videos tomados tanto por gente palestina como activistas internacionales contradicen dicha acusación.
El Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM) declara que “la intención de esta amenaza es la de intimidar a defensores internacionales de los derechos humanos y prevenir que continuen documentando actos violentos, abusos y violaciones de derechos humanos que los colonos cometen contra la población palestina.”
A pesar de las amenazas, las y los activistas internacionales pretenden mantener su presencia en al-Khalil.
El colono que tomó las fotos de activistas internacionales, armado con rifle M16
El colono que tomó las fotos de activistas internacionales, armado con rifle M16

'Neutralizada': la Policía israelí mata a tiros a una menor palestina en un puesto de control

Una menor palestina fue abatida a tiros por miembros de la policía israelí, que la acusaron de llevar un cuchillo con el que presuntamente iba a atacar a los oficiales. Las circunstancias que rodean al caso no se han podido esclarecer de momento. 

El incidente en el cual falleció la menor de 17 años identificada como Dania Irshaid tuvo lugar al sur de Palestina en la ciudad cisjordana de Hebrón, informa la cadena Sky News.
Según las declaraciones del cuerpo de Policía, la adolescente se acercó a los uniformados y cuando le pidieron que se identificase, sacó repentinamente un cuchillo y se acercó a ellos gritando. En respuesta, y para 'neutralizarla', los agentes abrieron fuego.
Sin embargo, y de acuerdo con algunas declaraciones de testigos presenciales, existen incongruencias en la versión oficial de lo sucedido.
"Ella estaba en el puesto de control. Un soldado la llamó para revisarle el bolso. Ella puso el bolso en el suelo y luego escuchamos disparos. Los soldados dijeron que tenía un cuchillo, aunque el arma no era visible", aseguró Raed Abu Rmileh, que se encontraba en el lugar.
El Movimiento de Solidaridad Internacional (ISM, por sus siglas en inglés), que apoya la causa palestina, ha recibido varios testimonios que respaldan la declaración de Rmileh. Mientras tanto, la Policía mantiene su versión y asegura que tiene el cuchillo presuntamente usado por la mujer.
Esta muerte se suma a la ola de violencia que estos días afecta a la ciudad de Hebrón.
Fuente: RT Actualidad

Deconstruyendo el camino de los refugiados: comenzar por erigir un ‘Irak inclusivo’

Sin título (Recuperado)
Pedro Rojo, Vice News, 09/10/2015
El drama de la población siria, pero también del resto de países de la zona, ha tomado cuerpo para los europeos a fuerza de verlos primero en sus fronteras y ahora en sus calles. Pero el inicio del viaje de los mal llamados “refugiados” está en la guerra de poder regional que se libra desde que se rompió el equilibrio estratégico en la región con la invasión de Irak en 2003.
El sectarismo y la lucha por hacerse con el vacío de poder que se ha impuesto desde entonces al sustituir al régimen iraquí de Saddam Hussein por un sistema político corrupto e infiltrado por las diversas potencias regionales, a la cabeza de las cuales está Irán. Esas mismas personas que ahora los políticos europeos se ven obligados a buscar cobijo — obligados por la reacción popular europea ante la crisis — fueron abandonados a su suerte, resignados a convertirse en moneda de cambio para intereses geoestratégicos ajenos.
Parece que la sombra de Estado Islámico nos impide ver el bosque de problemas que hay detrás de este grupo terrorista. Las capitales árabes y occidentales parecen cómodas centrando toda la atención de su respuesta en la zona exclusivamente en base a la variante del autodenominado “califato islámico”. Pero obviar las causas que han permitido su expansión y limitarse a combatirlo desde el aire puede perpetuar la situación sine die. Ignorar el impacto de esta situación sobre las gentes de Irak y Siria termina pasando factura en forma de oleada de refugiados.
Ya se ha cumplido un año largo del principio de la guerra internacional contra Estado Islámico y está claro que los resultados son escasos y los progresos lentos, cuando no cuestionables.
La situación en Siria es extremadamente compleja para poder vislumbrar una solución a corto plazo. Pero donde sí hay todavía una opción viable en el horizonte, antes de que el país colapse y se convierta en otra Siria, es en Irak.
Iniciativa “Irak inclusivo”
El pasado 15 de agosto se presentó en Ammán, Jordania, “Irak inclusivo“, una iniciativa de reconciliación nacional liderada por la Asociación de Ulemas Musulmanes de Irak. Basada en el reconocimiento y los valores positivos de la revolución popular iraquí en sus tres etapas: las primeras manifestaciones contra la corrupción y a favor de un gobierno no sectario que comenzaron el 25 de febrero de 2011 y abarcaron a 16 de las 18 provincias iraquíes.
La segunda ola de manifestaciones retomó a partir del 23 de diciembre de 2013 el espíritu de las primeras pero ocupando plazas en las provincias iraquíes al norte de Bagdad, de mayoría suní. La represión a sangre y fuego del gobierno iraquí derivó en un enfrentamiento armado entre los rebeldes y el poder central que fue aprovechado por Estado Islámico para hacerse con el control de las zonas en disputa.
Y finalmente, la tercera ola de manifestaciones que empezaron de forma espontánea este mismo verano en las provincias del sur, de mayoría chií, desmontando el discurso del gobierno iraquí que ha acusado siempre a la revolución iraquí de ser un movimiento sectario suní. Las exigencias de los nuevos manifestantes siguen siendo las mismas: el final de la corrupción, un Estado que sea capaz de proveer de los servicios básicos a sus ciudadanos y un gobierno no sectario.
La iniciativa “Irak Inclusivo” propone la construcción de forma participativa entre todos los estamentos de la sociedad iraquí de un gobierno de unidad nacional donde todos los iraquíes se sientan representados. La propuesta defiende conceptos tan básicos como la “construcción de un proyecto real para Irak, con una visión soberana, dejar atrás el actual proceso político para pasar a un entorno libre, independiente, elegido mediante elecciones libres y transparentes donde todos los iraquíes participen”. Y es que conceptos como “independencia” o “democracia real” han estado ausentes del proceso político impuesto en 2003, respaldado sin fisuras por todos los países europeos.
El camino para expulsar a Estado Islámico de la región, pero también al sectarismo, debe empezar por Bagdad, por un cambio en la estructura política y los centros de poder que se han creado y se benefician del actual caos. Mientras las paralizadas capitales europeas regatean en el mercado de refugiados siguen apoyando gobiernos en la región como el de Bagdad que son una máquina de producir refugiados. Cabe recordar que antes de la crisis siria, Irak era el país con mayor número de refugiados y desplazados internos del mundo.
La iniciativa “Irak Inclusivo” no es sencilla de poner en marcha, sobre todo porque Irán debe levantar su control sobre Irak y para ello hace falta mucha presión internacional. Pero la alternativa es mantener al país en la actual espiral autodestructiva hasta que degenere a una situación tan compleja de resolver como la siria y su consecuente ola de refugiados.

Hebrón en el ojo de la tormenta: una ciudad donde cada día que pasa se eleva la cifra de muertos palestinos

350628C

Por Killian Redden / Resumen Latinoamericano /Agencia Ma’an /25 de octubre 2015

A medida que el número de muertos ha aumentado en todo el territorio palestino ocupado, al sur de la ciudad cisjordana de Hebrón se ha encontrado en el centro de la violencia.
En poco más de un mes, las fuerzas israelíes han matado a 10 palestinos en la ciudad marcadamente dividida. El número de víctimas, es sólo superada por la de Jerusalén y es indicativa de una tensión que se ha ido acumulando durante años.
“Las personas no duermen aquí”, dijo Jawad Abu Aisheh, un coordinador de la Juventud Contra los Asentamientos, un grupo activista local que documenta violaciónes de militares y colonos israelíes en Hebrón.
Aisheh sotierre que los palestinos viven en perpetuo temor de ataques de los colonos de Hebrón, ampliamente conocido como uno de los lugares más agresivos en la ocupada Cisjordania.
Hay más de 500 colonos que viven en un racimo de asentamientos ilegales a través de la ciudad vieja y más de 7.000 en Kiryat Arba, al este del centro de Hebrón.
En Hebron habitan alrededor de 200.000 palestinos, bajo la protección de una vasta infraestructura militar israelí que ha repartido la ciudad en distritos israelíes y palestinos.
Sentado fuera de la oficina Contra los Asentamientos ‘, Abu Aisheh escuchó el ruido incesante de los enfrentamientos que se levantó en las estrechas calles de la Ciudad Vieja .
La noche anterior, dos niños palestinos, 15 y 17 años, fueron asesinados a tiros en el borde de Kiryat Arba.
El ejército israelí dijo que estaban tratando de apuñalar a un soldado en un retén militar cerca, pero una mujer de la localidad informaron a Jóvenes contra Asentamientos que el tiroteo fue instigado por un notorio colono israelí llamado Ofer Yahana.
Los vecinos de Hebrón escucharon entre 50 y 100 disparos. En una ciudad que ha estado al borde de la violencia todos estos años, pocos se sorprendieron.
352235C
Jóvenes palestinos tiran piedras hacia las fuerzas israelíes durante los enfrentamientos en Hebrón el 4 de octubre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo)
Ataques en disputa
De los 10 palestinos muertos en Hebrón desde finales de septiembre, el ejército de Israel ha afirmado que nueve estaban tratando de llevar a cabo ataques de cuchillo cuando fueron fusilados.
Pero Abu Aisheh no cree lo que cuenta el ejército en al menos la mitad los casos.
Un Video capturado por Jóvenes contra los Asentamientos ha planteado serias dudas sobre la versión oficial del ejército de varias de las muertes – incluyendo la de Hadeel Hashlamon, de 18 años, que parecía no tener ningún cuchillo cuando fue asesinado a finales de septiembre, y Fadi Qawasmi, de 19, al que le “plantaron” un cuchillo cerca de su cuerpo luego de ser asesinado por un colono ayudado por soldados israelíes.
Más recientemente, este domingo, los policías de fronteras israelíes mataron a tiros a 17 años de edad, Dania Irsheid fuera de la mezquita de Abraham, alegando que vieron “un cuchillo en la mano” –
Jóvenes voluntarios de Asentamientos ‘han sido violentamente atacados por los soldados y colonos docenas de veces. Han sido detenidos y confiscado y destruido sus equipos.
Después de lanzar el video filmado tras la muerte de Qawasmi, las fuerzas israelíes detuvieron añ coordinador de medios de comunicación del grupo, Ahmad Amro, por más de tres horas, borrándole todas las imágenes de vídeo que tenía en el momento y advirtiéndole que no filmar o publicar más material.
Abu Aisheh dijo que era un trabajo peligroso que realizan. “Pueden dispararte cuando estás solo, y lanzan un cuchillo junto a ti.”
348614C
Dolidos palestinos llevan el cuerpo de Hadeel al-Hashlamon, una joven de 18 años de edad que fue fusilada por las fuerzas israelíes después de que presuntamente tratara de apuñalar a un soldado, durante su funeral en Hebrón el 23 de septiembre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo )
Ciudad segregada
Los colonos comenzaron a llegar a la Ciudad Vieja de Hebrón, en la década de 1970, utilizando el uso de la fuerza armada para desalojar a los palestinos de sus hogares.
Abu Aisheh, que nació en 1973, sólo había estado en la escuela dos años cuando el edificio de la escuela pasó a manos de un grupo de colonos, lo que obligó a los estudiantes a abandonar el lugar.
Abu Aisheh señala que a partir de ese momento “comenzó a odiar a los colonos.” No podía entender la desigualdad extrema, ¿por qué los soldados y policías parecían actuar siempre por orden de los colonos?.
Tenía 21 años cuando, en 1994, el colono israelí nacido en Estados Unidos, Baruch Goldstein – -venerado como un héroe entre los colonos de Hebrón – masacró a 29 palestinos en el interior de la mezquita de la ciudad.
Durante un tiempo, parecía que la opinión pública israelí había cambiado, consciente al fin de la gravedad del error que había sido permitir a los colonos que vivan en el corazón de Hebrón. Peso esos sensación pasó enseguida. En pocas palabras, no había esperanza entre los palestinos de que Israel iba a sacarlos.
Pero en cambio, el ejército israelí comenzó a sellar partes de la ciudad vieja de Hebrón. La ciudad fue segregada, dividida formalmente en distritos palestinos y controladas por Israel, – divisiones impuestas por los puestos de control y armas del ejército.
Según el grupo de derechos humanos israelí B’Tselem, más de 1.000 viviendas palestinas fueron desocupadas en el centro de la ciudad y hasta 1.829 empresas palestinas cerradas y la calle Shuhada, vía próspera de la ciudad, se vació.
352208C
Soldados israelíes apuntan sus armas a jóvenes palestinos durante los enfrentamientos en Hebrón el 4 de octubre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo)
La violencia diaria
Israelíes y palestinos han llegado a conocerse por su nombre al presentar reclamaciones contra otros en una estación de la policía israelí en Kiryat Arba. Los nombres con frecuencia surgen en la conversación: Ofer Yahana, Anat Cohen, Baruch Marzel.
B’Tselem ha publicado imágenes de vídeo tomadas a principios de este mes que muestra cinco días consecutivos de ataques de colonos israelíes contra casas palestinas que bordean Kiryat Arba.
“Los jóvenes israelíes de Kiryat Arba se reunieron junto a la valla y comenzaron a lanzar piedras y botellas de vidrio a las casas palestinas cercanas, todo el tiempo agrediendo a los habitantes y gritando insultos racistas”, informó el grupo.
“Esto es parte de una campaña de larga data de violencia de los colonos en Hebrón – que duró cinco días y recibió apoyo militar – y refleja la realidad actual de la vida cotidiana en la ciudad.”
Un residente del centro de Hebrón, Muhammad Abu Turki, dijo a Ma’an que las tensiones se habían disparado en los últimos días. “Hoy en día, es muy peligroso”, dijo. “Hemos visto muchas personas asesinadas a sangre fría sin ninguna razón.”
352236C
Una estrella de David pintada en una pared en la ciudad cisjordana de Hebrón. (MaanImages / Charlie Hoyle / Archivo)
‘Cara de la ocupación’
Abu Aisheh dijo que la Autoridad Palestina debería haber mantenido la atención en Hebrón, llevando a los líderes y diplomáticos internacionales hasta allí. “Cuando van a Ramallah, no ven la cara de la ocupación”, dijo.
Los miembros de la AP son demasiado débiles para protegerlos, y por eso los palestinos de Hebrón han encontrado formas para “ defenderse por si mismos”, dijo.
Un sentimiento de frustración y desesperación se notan en las manifestaciones y enfrentamientos que han sacudido la ciudad casi todos los días de este mes.
El humo negro de neumáticos en llamas se eleva por doquier, mientras que las calles están cubiertas de barricadas de piedras tripuladas por los niños que buscan mantener a raya a los colonos.
Las líneas de las diferentes facciones palestinas – normalmente tan omnipresentes en la vida social de Palestina – se han desdibujado a nivel popular, dijo Abu Aisheh. “Las personas actúan juntos en la calle.”
Ha permitido a sí mismo una esperanza fugaz de las protestas, de que esta unidad en la acción pudiera dar lugar a una nueva generación de líderes en contacto con el pueblo palestino.
Pero la respuesta sangrienta de Israel, especialmente en Hebrón, instala la preocupación de que hay más violencia por venir.

Blair pide ahora perdón por la guerra de Irak y reconoce su influencia en el ascenso del Estado Islámico

Blair pide perdón por la guerra de Irak y admite su importancia en el ascenso del EI
Blair pide perdón por la guerra de Irak y admite su importancia en el ascenso del EI
El exprimer ministro británico Tony Blair pidió hoy perdón en una entrevista con CNN por los "errores" cometidos en la invasión de Irak de 2003 y admitió la importancia que pudo tener el conflicto en el posterior ascenso del grupo yihadista Estado Islámico (EI).
"Puedo decir que pido perdón por el hecho de que la inteligencia que se recibió estaba equivocada porque, incluso aunque él (Saddam Hussein) había usado armas químicas extensivamente contra su propia gente y otros, el programa no existía en la forma en que pensamos", afirmó Blair en una entrevista con el canal estadounidense que emite hoy y de la que se han adelantado fragmentos más destacados.
"Lamento alguno de los errores de planificación, y ciertamente, nuestro error en la comprensión de lo que pasaría una vez eliminaras el régimen", añadió el político británico.
Preguntado por si la guerra de Irak fue la principal causa del ascenso del EI, Blair reconoció que "hay elementos de verdad en esa consideración".
"Por supuesto, no puedes decir que los que hicimos caer a Saddam en 2003 no tenemos responsabilidad en la situación de 2015", afirmó.
"Pero es importante también darse cuenta de que la Primavera Árabe, que comenzó en 2011, también ha tenido su impacto en el Irak de hoy y que el Estado Islámico se hiciera prominente desde su base en Siria y no en Irak", matizó.
Para Blair es "difícil" pedir perdón por haber sacado del poder al fallecido dictador iraquí Saddam Hussein, porque considera que "incluso hoy es mejor que no esté".
Aunque admitió los errores en la invasión de Irak, el exprimer ministro británico quiso remarcar que otras actuaciones internacionales posteriores tampoco han dado buenos resultados.
"Hemos intentado la intervención y poner tropas en Irak, intervención sin tropas en Libia y no intervención pero con llamado a un cambio de régimen en Siria. No tengo claro que, incluso si nuestra política no funcionó, las siguientes políticas hayan funcionado mejor", concluyó.

jueves, 22 de octubre de 2015

Ministro israelí urge a matar palestinos para poner fin a la violencia

El ministro israelí de educación, Naftali Bennett, llamó el martes a matar a los palestinos que realicen ataques de represalia contra los soldados y colonos israelíes en los territorios palestinos ocupados. 

“Nuestra estrategia contra la escalada de violencia en Cisjordania y Jerusalén (Al-Quds) se asienta en dos pilares fundamentales: primero, matar a los atacantes palestinos y, segundo, destruir sus viviendas", declaró Bennett en una entrevista concedida a la televisión israelí.
En declaraciones similares, el pasado 10 de octubre, un rabino israelí animó a las fuerzas de seguridad del régimen de Tel Aviv a acabar con la vida de los palestinos heridos en los enfrentamientos palestino-israelíes.
Fuente: Hispan TV

¿No fue Hitler?: Netanyahu desata la polémica al acusar a un palestino de causar el Holocausto

Benjamín Netanyahu

Estalla en Israel un escándalo en torno a las declaraciones del primer ministro Benjamín Netanyahu sobre el papel del muftí de Jerusalén Amin al Husayni en el Holocausto. Según el mandatario israelí "Al Husayni aconsejó a Hitler quemar a los judíos", informa el canal 9 de televisión en lengua rusa israelí.
En su intervención del 20 de octubre ante la conferencia del Congreso Sionista en Jerusalén, Benjamín Netanyahu explicó su particular versión de cómo se le ocurrió a Hitler quemar vivos a los judíos. Según el primer ministro israelí en la reunión del líder nazi con el muftí de Jerusalén el 28 de noviembre de 1941 Amin al Husayni aseguró a Hitler 'No los eches porque entonces llegarán aquí'. A continuación el líder nazi preguntó 'Pues ¿qué hago con ellos?', y el muftí respondió: 'Quémalos'", informa el canal 9 de Israel.
Las afirmaciones de Netanyahu han provocado una ola de indignación y críticas en el país. El líder del partido opositor Unión Sionista Isaac Herzog ha pedido al primer ministro que se retracte inmediatamente de estas declaraciones.
"Es una distorsión peligrosa de la historia, exijo que Netanyahu inmediatamente retire sus palabras, ya que están minimizando la magnitud del Holocausto, el mal del nazismo, todo el mal que Hitler hizo a nuestro pueblo en la terrible catástrofe", ha afirmado. También el ministro de Defensa israelí, Moshé Yalón, ha rechazado la versión de Netanyuhu.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Palestinos, ¡adelante!

¿Hasta cuándo? Ya van a ser 70 años que la tierra de Palestina está atropellada por unos judíos invasores y arrasadores. Los palestinos mantienen una valiosa resistencia de siete décadas para poder seguir viviendo en paz en su tierra y la de sus antepasados. 

Hagamos un poco de historia. Por los años 70 de nuestra era, el Imperio Romano tenía ocupada la Palestina mientras la resistencia era cada vez más fuerte. Las legiones romanas terminaron destruyendo totalmente la capital Jerusalén; Palestina pasó a ser una provincia del vecino país, Siria. Frente a esta situación, unos judíos decidieron quedarse y otros eligieron ir a vivir en otros países. Así siguió 18 siglos. De los palestinos que se quedaron, unos siguieron con la religión judía del Antiguo Testamento y otros se hicieron cristianos. Luego de la aparición de la religión musulmana, unos se convirtieron al islam. Estos tres grupos lograron convivir en paz hasta mediados del siglo 20, hasta que unos judíos que vivían en otros países decidieron volver a Palestina. Apoyados principalmente por Francia, Inglaterra y Estados Unidos, regresaron violentamente sin avisar ni consultar a los palestinos judíos, cristianos y musulmanes que siempre habían vivido allí. Se llamaron Israel y lograron ser reconocidos por la ONU. De esta manera comenzó por parte de Israel una guerra de invasión con fusiles, tanques y bombardeos para ocupar cada vez más espacios. La ONU se hizo cómplice de este genocidio y hasta hoy no hace respetar las decisiones que se toman para detener las masacres de palestinos.
¿Hasta cuándo? Lastimosamente Israel pasa a ser conocido como el país internamente fascista y exteriormente terrorista. Lo decía el mismo Jesús: “Los jefes de la naciones se consideran como sus dueños y los poderosos los dominan. Entre ustedes no será así”. ¿Cómo detener este genocidio y sacar de este mal algún bien? Los grandes medios de comunicación se hacen cómplices de esta vergüenza internacional, porque se mezclan intereses petroleros y de control de los países árabes de la región.
¿Hasta cuándo? La propuesta de solución va en dos direcciones. Por una parte la llamada ‘Comunidad Internacional’ tiene que entender la realidad palestina que siempre se ha tergiversado y defender los derechos de los palestinos a ocupar la tierra donde siempre han estado. Por otra parte, nosotras y nosotros somos esta ‘Comunidad Internacional’: tenemos que presionar, como ya lo hacen muchos grupos y países, a nuestros gobiernos, a Israel y la ONU para que el gobierno israelita cumpla los acuerdos de mesas de diálogos tal como ya las ha habido. A eso nos invitan también las orientaciones del Vaticano y del papa Francisco, que invitó a Roma a los jefes de gobierno tanto de Palestina como de Israel: juntos sembraron un árbol de la paz en los jardines del Vaticano… Infelizmente, siguen los atropellos de Israel a los palestinos y los numerosos muertos de parte de estos.
Adelante ¡palestinos! Nuestras voces y nuestra solidaridad se están haciendo cada vez más fuertes para que logren vivir en paz en su país. 
Fuente: Pedro Pierre, El Telégrafo - Ecuador

martes, 20 de octubre de 2015

Mensaje desde Jerusalén, ciudad 'restringida'

La coordinadora de la ONG Alianza por la Solidaridad en Palestina relata cómo está viviendo la sociedad civil de Jerusalén y Gaza la nueva oleada de violencia. Una mujer gazatí: "La gente en Gaza no tiene corazón ni energía para una nueva guerra". "Se habla de una tercera intifada, que para muchos palestinos y palestinas es ya una realidad" 

Policía israelí registra a un palestino en la Puerta de Damasco de la ciudad vieja de Jerusalén, hoy 18 de octubre de 2015 | Efe
El ruido de sirenas, helicópteros y disparos es la constante con la que nos levantamos y nos acostamos desde hace días en Jerusalén. La tensión, la exasperación, la desesperanza, la frustración y el dolor son una onda expansiva que recorre la ciudad, desde que comenzó la nueva oleadada de violencia. Parten desde la capital y llegan hasta otros muchos lugares de la geografía palestina.
Los cierres continuos de las calles y barrios de Jerusalén Este, que impiden a la población local entrar a sus propias casas, están trastocando las vidas de unas familias que ya vivían al límite tras más de medio siglo de conflicto. Se han establecido zonas de acceso y movimientos prohibidos, o restringidos, que también a las organizaciones internacionales de acción humanitaria, como Alianza por la Solidaridad, nos impiden realizar nuestro trabajo, que nos dificultan los desplazamientos a las comunidades en las estamos trabajando. Permanentes mensajes de alertas de seguridad rebotan en nuestros teléfonos a cada momento. Palpamos la severa presencia policial y militar al doblar cada esquina.
Desde el pasado 1 de octubre, los incidentes violentos en Palestina ocupan todas las portadas. Sin embargo, poco se habla de cómo está afectando a una sociedad civil palestina que vive en precario desde hace décadas, inmersa en una violencia que vuelve a recrudecerse, con unas medidas de seguridad que cada vez les estrecha más el cerco de sus derechos y de su supervivencia.
Casi todas las conversaciones giran en torno a la situación que estamos viviendo. Se habla de una tercera intifada, que para muchos palestinos y palestinas es ya una realidad. Explican que este levantamiento está intrínsecamente ligado a las mismas razones que originaron la primera y la segunda: una ocupación que dura ya 48 años, que oprime y asfixia cada vez más a la población palestina, que veta el ejercicio de sus derechos como ciudadanos a trabajar, a desplazarse libremente, al acceso de servicios básicos como la salud, el agua, la educación o la vivienda, a la oración en sus lugares de culto religioso. Ahora, difiere de las anteriores en su individualidad y su dispersión geográfica y la justifican en la desesperación ante la falta de oportunidades que tienen debido al bloqueo y el progresivo aumento del espacio ocupado.
Estos días, he escuchado en múltiples ocasiones la palabra dignidad. Compañeras y vecinos con los que he compartido tiempo en estas semanas me han repetido que el levantamiento es para ellos una cuestión de "dignidad y de resistencia". Son conscientes de que carecen de medios para que sus voces se escuchen, piensan que el suyo es un conflicto olvidado para el mundo, pero tras 48 años varados desde la Ocupación de Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza, sienten que tienen el derecho de luchar por su pueblo.
La población de Gaza, donde Alianza por la Solidaridad trabaja apoyando a las mujeres, proporcionándolas atención sanitaria, atención frente a la violencia, está sufriendo las consecuencias con la misma o más dureza. El encierro en un espacio de terreno reducido y militarmente controlado aumenta exponencialmente su vulnerabilidad. Basta ver su vida para entender que no pueden más.
Una mujer gazatí excepcionalmente fuerte y sabia, con la que tengo la suerte de trabajar, me decía por teléfono esta semana: "La gente en Gaza no tiene corazón ni energía para una nueva guerra". No tienen manera de recomponerse de las múltiples heridas de las provocadas por las guerras sufridas, especialmente la última, durante el verano de 2014, que dejó arrasada Gaza y cuya reconstrucción parece un asunto olvidado.
Cada entrada a Gaza y cada vistazo a sus calles derruidas tras la ventana del coche me sobrecogen. En los últimos seis años, la población de Gaza ha vivido ya tres guerras.
Ha pasado un año de la 'Operación Margen Protector' y la ayuda de los gobiernos no ha llegado ni al 29% de lo que fueron sus compromisos.
No se trabaja en la búsqueda de una solución política, que debería ser exigida y liderada por la comunidad internacional, el camino para evitar la violencia.
No se ha exigido responsabilidad alguna por los crímenes de guerra y las gravísimas violaciones del derecho internacional humanitario.
Ahora, Palestina sufre y se revuelve.
Sobre el autor: Marta Gil, es Coordinadora de Alianza por la Solidaridad en Palestina
Fuente: Marta Gil, Eldiario.es

Juana Rishmawi Miembro De Health Work Committees: 'No sé cómo va acabar esto si no se obliga a Israel a dejar de utilizar la violencia'

La escalada de la violencia en Oriente Próximo propicia que desde hace varias semanas se escuchen rumores en torno al estallido de una tercera intifada 

Juana Rishmawi. ( Fotografía de Rubén Plaza)
La tensión se masca en el aire, ¿pero cómo se está viviendo realmente todo esto en Palestina? Juana Rishmawi es una madrileña de 56 años que lleva viviendo treinta años en la región, desde que se casó en 1985 con un palestino. Primero vivieron en la Franja de Gaza y después, por motivos económicos, se mudaron a Beit Sahour, un “agradable y típico pueblecito” de unos 13.000 habitantes al sur de Belén.
¿Es la vida en Palestina tal y como se ve en televisión?
Para nada. Los medios de comunicación solo explican una parte del conflicto y de todas las dificultades a las que tenemos que enfrentarnos, pero no se centran en el día a día. Aquí la vida es muy sencilla y tranquila, muy monótona y centrada en la familia, principalmente porque debido a los muros y los controles militares es difícil moverse.
¿Y cuando hay conflictos?
-Hay huelgas y a veces también revueltas, pero lo principal es que en algunas zonas no puedes salir de casa. Últimamente, por ejemplo, hay que tener mucho cuidado con pasar cerca de asentamientos y colonos, porque se lanzan contra cualquier árabe que ven a tiro. Por tanto, si tienes que moverte lo haces con mucho cuidado y solamente para lo imprescindible, no sales sola y sobre todo evitas algunas zonas. Todo ello hace, en definitiva, que también sea una vida muy cerrada. No es que estemos exactamente en estado de sitio, pero casi como si lo estuviéramos.
¿A qué responde esta nueva escalada de la violencia?
A dos motivos, principalmente. Por un lado está al bombardeo de Gaza en 2014, que costó la vida a más de 2.500 personas, casi 500 de ellas niños. En él se vio que era muy posible que Israel volviera a tomar medidas militares contra los palestinos. Y por otro lado que los colonos están dando rienda suelta a su violencia, sobre todo en Jerusalén. Destruyen los libros de las mezquitas, insultan a los árabes, les provocan, les atacan, etc. Ha sido un verano muy difícil, con acciones día sí y día también que nos minan psicológicamente.
¿Ha ocurrido algún suceso en particular que haya caldeado todavía más el ambiente?
-En mi opinión, cuando unos colonos mataron a una familia en Nablus. Uno de ellos era un recién nacido. Entraron con cócteles molotov y los quemaron vivos. Y lo peor es que tras ser identificados y detenidos fueron liberados. Ahí nos dimos cuenta de que estábamos totalmente solos.
¿Qué opina del posible estallido de una tercera intifada?
Llevo treinta años viviendo en Palestina y he visto y he padecido el conflicto con o sin intifada. Cuando alguien menciona las intifadas parece que estamos hablando de capítulos, de violencia puntual, y no es así: esto es una lucha continua de autodefensa. La población palestina lleva defendiéndose 77 años de agresiones tremendas. Ahora vuelve a ser más mediático porque hay víctimas mortales de por medio, y sí que es verdad que estamos en un momento muy crítico, pero la violencia, sobre todo la violencia psicológica, nunca ha desaparecido en estos tres cuartos de siglo.
¿En qué se plasma esa violencia psicológica?
En que el Estado de Israel decide todo por ti y no te deja llevar una vida normal. La situación cada vez es más insoportable: los militares son más duros, los niños tienen problemas para llegar a la escuela o para ir a la universidad, etc. Por ejemplo, cuando a mi suegro le dio un infarto tuvimos que cambiarle hasta tres veces de ambulancia hasta llegar al hospital de Jerusalén, porque en los controles no nos dejaban pasar. Para salvar los tres kilómetros que nos separan del hospital, al que en teoría se llega en unos cinco minutos, tardamos una hora y mi suegro estuvo a punto de morir. Situaciones como esta nos hacen mucho daño.
¿Es un caso aislado?
-Para nada. En los últimos tres años 40 mujeres de parto y sus bebés han muerto de camino al hospital porque los soldados no les dejaron pasar. Debido a esto muchas mujeres están dando a luz en sus propias casas, por miedo, pero a veces el bebé viene mal y no queda otra que ir al hospital. En cuestiones de salud la ocupación también supone problemas a la hora de tratar algunos cánceres como el de mama o el de colon, por no hablar de todos los niños que padecen anemia debido a la mala nutrición. En definitiva, hacen todo lo posible para hacer tu vida imposible.
¿Qué es en su opinión lo que busca Israel con estas medidas?
Expulsar a todos los palestinos de Jerusalén para terminar de judaizarla, sin ninguna duda. No ha sido algo repentino, sino algo que poco a poco ha ido creciendo. Pero que los colonos, que son como paramilitares, tengan carta blanca para hacer lo que quieran, incluso asesinar, es lo que ha dado el último toque a este conflicto que cada vez agrava más la espiral de violencia.
¿Y con todas estas dificultades por qué permanecer en Palestina?
Porque nuestra vida está aquí. Aquí tengo mi familia, mi casa, mis amigos. Es verdad que hay muchos jóvenes que intentan marcharse, porque ven que no hay futuro. Pero muchos otros palestinos no quieren marcharse, porque esta es su tierra y consideran injusto que Israel les eche de su casa. Muchos luchan por volver, como los refugiados, y otros por conservar lo que es suyo. Y ese es un derecho que tienen y que nadie les puede quitar.
¿Cómo crees que se desarrollará la situación en los próximos meses?
Ahora mismo toda la población árabe vive en un 8% de Cisjordania, la Palestina histórica. Estamos casi cuatro millones de personas viviendo en un apartheid tremendo e Israel continúa encerrándonos cada vez más. Es lógico que eso cree conflicto, sobre todo porque a muchos palestinos todavía les queda la voluntad suficiente para luchar por lo que es suyo. No sé cómo va a acabar esto si alguien no obliga a Israel a dejar de utilizar la violencia y la destrucción contra una población indefensa, pero como todo continúe así lo más seguro es que haya una espiral de sangre tremenda. Palestina, como todos los pueblos, necesita su libertad.
Fuente: R. Olveira Rubén Plaza, Noticias de Gipuzkoa

Los palestinos, entre la ocupación y una nueva intifada

Ocho israelíes y 45 palestinos han muerto desde que repuntara una nueva ola de violencia el 1 de octubre, pero, como recuerda la periodista israelí Amira Hass, la guerra no empezó hace 20 días, "los palestinos están luchando por sus vidas". 

Niño palestino observa a un soldado israelí frente al muro del apartheid. / Justin McIntosh
Al menos ocho israelíes y 45 palestinos –más de una decena de ellos menores– han muerto desde comienzos de la escalada de violencia el jueves 1 de octubre, y varias decenas de israelíes y 1.500 palestinos han resultado heridos. Mientras que hay quien remonta la explicación de lo sucedido al asesinato de una pareja de colonos en esa fecha, o a las intenciones políticas de algunos israelíes de cambiar el statu quo de la mezquita de Al-Aqsa, los enfrentamientos se enmarcan en una lucha de liberación que ha sido criminalizada desde el comienzo del proyecto colonial del sionismo. Como afirma la periodista israelí Amira Hass, “la guerra no comenzó el jueves”. Por parte de Israel las muertes de la población judía son más bien excepcionales, mientras que “los palestinos están siendo asesinados todo el tiempo”. “Ellos están luchando por sus vidas –afirma Hass–; nosotros, los judíos israelíes, estamos luchando por nuestro privilegio como una nación de amos”.
Para cuando sucedió el asesinato de la pareja de colonos en presencia de sus hijos, los ataques a palestinos por parte de éstos llevaban ya meses en aumento. Al día siguiente del asesinato, Israel desplegó cientos de tropas militares como forma de búsqueda del responsable, acorralando zonas de Cisjordania y disparando balas de acero cubiertas de goma, y bombas lacrimógenas contra los manifestantes (AIC). Según la Media Luna Roja Palestina diez personas resultaron heridas por disparos y cuatro más por palizas en la incursión entre el 2 y el 3 de octubre en la ciudad palestina de Nablús, localizada al norte de Cisjordania.
Durante el despliegue y en presencia de las tropas de defensa israelíes en el checkpoint de Zatara, al sur de la ciudad, tuvo lugar una protesta de colonos que gritaban “muerte a los árabes” mientras tiraban piedras a vehículos y personas palestinas. Los colonos presentes en la zona son de carácter fundamentalista, se conciben como pioneros de la expansión legítima del dominio sionista, y tienen como objetivo forzar el desplazamiento de la población palestina. Por su parte, las fuerzas militares israelíes defienden las actuaciones de los colonos y han aumentado su presencia en Cisjordania, desplegándose miles de soldados y policía fronteriza en los últimos días, asediando barrios enteros e impidiendo la circulación de la población de una ciudad a otra (Democracy Now).
En cuanto al statu quo de la mezquita de Al-Aqsa, se han sostenido acusaciones de que el Gobierno israelí financia la organización colona Monte del Templo, que aboga por la construcción de un Tercer Templo donde yace ahora la mezquita de Al-Aqsa (Al-Jazeera). El statu quo hasta el momento respeta la condición de la mezquita como un monumento histórico musulmán, y por lo tanto defiende su conservación como tal, y su uso para prácticas religiosas musulmanas. A principios de octubre, Kairós, una organización de líderes cristianos palestinos, hizo público un comunicado donde exigían al Gobierno israelí que respetara no sólo el statu quo de la mezquita, sino también el de Jerusalén, entendiéndose como un lugar con una identidad de carácter internacional y multirreligioso, donde cada grupo tiene el deber de respetar las creencias del resto, y donde éste deber no se está cumpliendo (Alternative News).
En los tres días precedentes al viernes 16 los ataques por parte de las fuerzas de ocupación israelíes a la mezquita han ido en aumento, hiriendo a al menos 12 palestinos, quienes se han enfrentado con palos y piedras a las granadas aturdidoras, bombas lacrimógenas y balas de acero cubiertas de goma.
Un vídeo publicado por la agencia de noticias Electronic Intifada muestra claramente la dramática desigualdad de condiciones en los enfrentamientos.
Castigo colectivo
Israel está empleando prácticas de castigo colectivo, y asesinatos indiscriminados, al igual que arrestos extrajudiciales tanto de manifestantes como de personas acusadas de intentos de acuchillamiento. También se están entregando órdenes de desalojo para demoler las casas de aquellas familias con un miembro o más que sea sospechoso de haber participado en los enfrentamientos (Electronic Intifada).
La violencia no se está limitando a la Cisjordania ocupada, sino que se está manifestando en todo el territorio de la Palestina histórica, incluyendo Israel y Gaza. El viernes pasado se manifestaron unos mil gazatíes en la frontera entre Gaza e Israel como muestra de solidaridad con las víctimas palestinas en Cisjordania, a lo que Israel respondió violentamente dejando un total de siete muertos y 145 heridos en cuestión de unas horas. Ese mismo día, Amnistía Internacional publicó un informe denunciando el uso masivo de violencia por parte de Israel, y la organización Human RightsWatch denunciaba sus ataques contra civiles en las afueras de Ramala, en los cuales hirieron a un asistente de la organización de derechos humanos (HRW).
Hasta la fecha ha habido varios acuchillamientos en los que en la mayoría de los casos las fuerzas israelíes han respondido con disparos letales, incluso cuando la persona no había llegado a acuchillar a nadie, sino que se la acusaba de tener la intención de hacerlo. Uno de los primeros incidentes de este tipo ocurrió en Hebrón a finales de septiembre, cuando una estudiante universitaria de 19 años recibió diez disparos sin haber siquiera herido a nadie (Al-Jazeera). Unas tres semanas más tarde se capturó en vídeo un caso parecido en Afula, al norte de Israel, donde se ve a Israa Abed aterrorizada por los soldados que la acorralaban apuntaban hacia ella. Abed recibió varios disparos sin suponer amenaza alguna, como puede verse en el vídeo de “su ejecución”, tal y como lo denominan varios medios palestinos (Ma'an News Agency).
La serie de acuchillamientos e intentos de acuchillamiento durante las últimas semanas manifiesta el grado de desesperación a la que ha llegado el pueblo palestino tras más de 60 años de ocupación, y a más de 20 años de los Acuerdos de Oslo, donde supuestamente se acordó la creación de dos Estados, uno al lado del otro. La realidad sobre el terreno desde hace años deja prácticamente nula la posibilidad de que tal objetivo se cumpla, debido a la constante colonización de más y más terreno y a la agudización de la violencia hacia los palestinos en Gaza, Israel y Cisjordania.
Esta desesperación es fruto de las políticas israelíes combinada con la inacción internacional y la coordinación y colaboración de la Autoridad Nacional Palestina con el Gobierno israelí, que ha presionado para hacer a ésta cómplice de sus crímenes. Por un lado, la acción de la comunidad internacional se ha limitado –en el mejor de los casos- a enumerar las violaciones de derechos humanos del pueblo palestino, sin llevar a cabo ninguna política que haga efectivas las sentencias que defienden sus derechos. Tal y como ha ocurrido con la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Derechos Humanos, que en 2004 ya afirmó que el muro del apartheid israelí “tenía que ser desmantelado”, y que a día de hoy, más de diez años después, el muro sigue creciendo. El líder de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa pidió explícitamente que la Autoridad Palestina parase la coordinación con la ocupación israelí, y que, de no ser así, aquellos miembros de las fuerzas de seguridad a quien se les ordenara reprimir las manifestaciones desobedecieran (M.E.M.)
Varios medios están sacando a la luz una realidad que viene siendo invisibilizada desde hace años: la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ha abandonado –por ineficiencia o negligencia- su deber de defender a su propio pueblo. Así lo explica un artículo de la prensa palestina Ma'an News publicado estos últimos días: “Para muchos palestinos, la ANP no es sólo infectiva, sino un cuerpo que busca activamente impedir el cambio. Mientras que el presidente Mahmoud Abbas está apelando por una solución pacífica, una encuesta del mes pasado mostró que la mayoría de palestinos ve una intifada armada, o levantamiento, como la única vía de cambio”. Al ser preguntado sobre la opinión de los líderes acerca de los levantamientos, un manifestante contestó preguntando: “¿Líderes? A nosotros no nos importan los líderes. Nosotros seremos los nuevos líderes". A lo que otro añadió: “La paz no tiene esperanza”.
Como explica la activista Budour Hassan, “los palestinos están hartos de que se les diga que han de mantenerse en la línea de la no violencia, cuando todo lo que nos ha traído la actitud de lo que llaman no violencia y acuerdos de paz es más colonización, no sólo a Jerusalén, sino también a Cisjordania, más destrucción a Gaza, y más intentos de borrar la identidad Palestina en Jerusalén”.
Fuente: Sara Carrasco, Periódico Diagonal

FOLIXA POR LA PAZ 21 DE JULIO