Hebrón en el ojo de la tormenta: una ciudad donde cada día que pasa se eleva la cifra de muertos palestinos

350628C

Por Killian Redden / Resumen Latinoamericano /Agencia Ma’an /25 de octubre 2015

A medida que el número de muertos ha aumentado en todo el territorio palestino ocupado, al sur de la ciudad cisjordana de Hebrón se ha encontrado en el centro de la violencia.
En poco más de un mes, las fuerzas israelíes han matado a 10 palestinos en la ciudad marcadamente dividida. El número de víctimas, es sólo superada por la de Jerusalén y es indicativa de una tensión que se ha ido acumulando durante años.
“Las personas no duermen aquí”, dijo Jawad Abu Aisheh, un coordinador de la Juventud Contra los Asentamientos, un grupo activista local que documenta violaciónes de militares y colonos israelíes en Hebrón.
Aisheh sotierre que los palestinos viven en perpetuo temor de ataques de los colonos de Hebrón, ampliamente conocido como uno de los lugares más agresivos en la ocupada Cisjordania.
Hay más de 500 colonos que viven en un racimo de asentamientos ilegales a través de la ciudad vieja y más de 7.000 en Kiryat Arba, al este del centro de Hebrón.
En Hebron habitan alrededor de 200.000 palestinos, bajo la protección de una vasta infraestructura militar israelí que ha repartido la ciudad en distritos israelíes y palestinos.
Sentado fuera de la oficina Contra los Asentamientos ‘, Abu Aisheh escuchó el ruido incesante de los enfrentamientos que se levantó en las estrechas calles de la Ciudad Vieja .
La noche anterior, dos niños palestinos, 15 y 17 años, fueron asesinados a tiros en el borde de Kiryat Arba.
El ejército israelí dijo que estaban tratando de apuñalar a un soldado en un retén militar cerca, pero una mujer de la localidad informaron a Jóvenes contra Asentamientos que el tiroteo fue instigado por un notorio colono israelí llamado Ofer Yahana.
Los vecinos de Hebrón escucharon entre 50 y 100 disparos. En una ciudad que ha estado al borde de la violencia todos estos años, pocos se sorprendieron.
352235C
Jóvenes palestinos tiran piedras hacia las fuerzas israelíes durante los enfrentamientos en Hebrón el 4 de octubre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo)
Ataques en disputa
De los 10 palestinos muertos en Hebrón desde finales de septiembre, el ejército de Israel ha afirmado que nueve estaban tratando de llevar a cabo ataques de cuchillo cuando fueron fusilados.
Pero Abu Aisheh no cree lo que cuenta el ejército en al menos la mitad los casos.
Un Video capturado por Jóvenes contra los Asentamientos ha planteado serias dudas sobre la versión oficial del ejército de varias de las muertes – incluyendo la de Hadeel Hashlamon, de 18 años, que parecía no tener ningún cuchillo cuando fue asesinado a finales de septiembre, y Fadi Qawasmi, de 19, al que le “plantaron” un cuchillo cerca de su cuerpo luego de ser asesinado por un colono ayudado por soldados israelíes.
Más recientemente, este domingo, los policías de fronteras israelíes mataron a tiros a 17 años de edad, Dania Irsheid fuera de la mezquita de Abraham, alegando que vieron “un cuchillo en la mano” –
Jóvenes voluntarios de Asentamientos ‘han sido violentamente atacados por los soldados y colonos docenas de veces. Han sido detenidos y confiscado y destruido sus equipos.
Después de lanzar el video filmado tras la muerte de Qawasmi, las fuerzas israelíes detuvieron añ coordinador de medios de comunicación del grupo, Ahmad Amro, por más de tres horas, borrándole todas las imágenes de vídeo que tenía en el momento y advirtiéndole que no filmar o publicar más material.
Abu Aisheh dijo que era un trabajo peligroso que realizan. “Pueden dispararte cuando estás solo, y lanzan un cuchillo junto a ti.”
348614C
Dolidos palestinos llevan el cuerpo de Hadeel al-Hashlamon, una joven de 18 años de edad que fue fusilada por las fuerzas israelíes después de que presuntamente tratara de apuñalar a un soldado, durante su funeral en Hebrón el 23 de septiembre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo )
Ciudad segregada
Los colonos comenzaron a llegar a la Ciudad Vieja de Hebrón, en la década de 1970, utilizando el uso de la fuerza armada para desalojar a los palestinos de sus hogares.
Abu Aisheh, que nació en 1973, sólo había estado en la escuela dos años cuando el edificio de la escuela pasó a manos de un grupo de colonos, lo que obligó a los estudiantes a abandonar el lugar.
Abu Aisheh señala que a partir de ese momento “comenzó a odiar a los colonos.” No podía entender la desigualdad extrema, ¿por qué los soldados y policías parecían actuar siempre por orden de los colonos?.
Tenía 21 años cuando, en 1994, el colono israelí nacido en Estados Unidos, Baruch Goldstein – -venerado como un héroe entre los colonos de Hebrón – masacró a 29 palestinos en el interior de la mezquita de la ciudad.
Durante un tiempo, parecía que la opinión pública israelí había cambiado, consciente al fin de la gravedad del error que había sido permitir a los colonos que vivan en el corazón de Hebrón. Peso esos sensación pasó enseguida. En pocas palabras, no había esperanza entre los palestinos de que Israel iba a sacarlos.
Pero en cambio, el ejército israelí comenzó a sellar partes de la ciudad vieja de Hebrón. La ciudad fue segregada, dividida formalmente en distritos palestinos y controladas por Israel, – divisiones impuestas por los puestos de control y armas del ejército.
Según el grupo de derechos humanos israelí B’Tselem, más de 1.000 viviendas palestinas fueron desocupadas en el centro de la ciudad y hasta 1.829 empresas palestinas cerradas y la calle Shuhada, vía próspera de la ciudad, se vació.
352208C
Soldados israelíes apuntan sus armas a jóvenes palestinos durante los enfrentamientos en Hebrón el 4 de octubre de 2015. (AFP / Hazem Bader / Archivo)
La violencia diaria
Israelíes y palestinos han llegado a conocerse por su nombre al presentar reclamaciones contra otros en una estación de la policía israelí en Kiryat Arba. Los nombres con frecuencia surgen en la conversación: Ofer Yahana, Anat Cohen, Baruch Marzel.
B’Tselem ha publicado imágenes de vídeo tomadas a principios de este mes que muestra cinco días consecutivos de ataques de colonos israelíes contra casas palestinas que bordean Kiryat Arba.
“Los jóvenes israelíes de Kiryat Arba se reunieron junto a la valla y comenzaron a lanzar piedras y botellas de vidrio a las casas palestinas cercanas, todo el tiempo agrediendo a los habitantes y gritando insultos racistas”, informó el grupo.
“Esto es parte de una campaña de larga data de violencia de los colonos en Hebrón – que duró cinco días y recibió apoyo militar – y refleja la realidad actual de la vida cotidiana en la ciudad.”
Un residente del centro de Hebrón, Muhammad Abu Turki, dijo a Ma’an que las tensiones se habían disparado en los últimos días. “Hoy en día, es muy peligroso”, dijo. “Hemos visto muchas personas asesinadas a sangre fría sin ninguna razón.”
352236C
Una estrella de David pintada en una pared en la ciudad cisjordana de Hebrón. (MaanImages / Charlie Hoyle / Archivo)
‘Cara de la ocupación’
Abu Aisheh dijo que la Autoridad Palestina debería haber mantenido la atención en Hebrón, llevando a los líderes y diplomáticos internacionales hasta allí. “Cuando van a Ramallah, no ven la cara de la ocupación”, dijo.
Los miembros de la AP son demasiado débiles para protegerlos, y por eso los palestinos de Hebrón han encontrado formas para “ defenderse por si mismos”, dijo.
Un sentimiento de frustración y desesperación se notan en las manifestaciones y enfrentamientos que han sacudido la ciudad casi todos los días de este mes.
El humo negro de neumáticos en llamas se eleva por doquier, mientras que las calles están cubiertas de barricadas de piedras tripuladas por los niños que buscan mantener a raya a los colonos.
Las líneas de las diferentes facciones palestinas – normalmente tan omnipresentes en la vida social de Palestina – se han desdibujado a nivel popular, dijo Abu Aisheh. “Las personas actúan juntos en la calle.”
Ha permitido a sí mismo una esperanza fugaz de las protestas, de que esta unidad en la acción pudiera dar lugar a una nueva generación de líderes en contacto con el pueblo palestino.
Pero la respuesta sangrienta de Israel, especialmente en Hebrón, instala la preocupación de que hay más violencia por venir.

Comentarios