Waleed Shaath, dos millones de razones para acabar con el bloqueo a Gaza

La noticia de que la población de Gaza ha alcanzado los 2 millones ha sido ampliamente difundida en los medios de comunicación, pero la comunidad internacional no ha hecho ninguna acción real para asegurar que Waleed Shaath -el hito palestino- pueda tener una vida normal. 

Waleed Shaath, en manos de su madre, es la persona número dos millones nacido en Gaza el 12 de octubre el año 2016 [Abed Rahim Khatib / Apaimages]
Waleed nació el 12 de octubre en Rafah. La ciudad en el sur de Gaza que es probablemente la más conocida internacionalmente por su cruce con el vecino Egipto. La pregunta inmediata que viene a la mente es ¿cuándo será Waleed capaz de viajar fuera de Gaza a través de este cruce y qué tipo de futuro puede esperar?
La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) publica un informe semanal sobre la “Protección de civiles” que documenta incidentes en los Territorios Palestinos Ocupados (OPT). El informe del período en que nació Waleed (4-17 de octubre), es una lectura típica de otros periodos: dos muertes palestinas, dos israelíes y otras 115 víctimas palestinas heridas debido a la violencia de las fuerzas israelíes, entre ellas 22 niños en los territorios palestinos. Las fuerzas israelíes realizaron 178 incursiones y detuvieron a 295 palestinos en Cisjordania; en dos ocasiones llevaron a cabo operaciones de nivelación y excavación en las cercanías de la valla perimetral con Gaza.
OCHA informa de que se registraron al menos diez incidentes que involucraron a israelíes que abrieron fuego contra civiles palestinos en las Áreas de Acceso Restringido (ARA) en tierra y mar en la Franja de Gaza. Mientras que no se reportaron heridos, dos pescadores, entre ellos un joven de 17 años, “se vieron obligados a quitarse la ropa y nadar a los barcos de guerra israelíes, donde fueron detenidos y su barco y redes de pesca fueron requisados”.
El suministro de electricidad en Gaza, que es insuficiente en el mejor de los casos, se deterioró aún más durante dicho período, los cortes de energía aumentaron de las 12 a las 16 y de las 18 a las 20 horas en varias ocasiones. OCHA achaca esto a  “la falta de combustible provocada por los periódicos cierres durante las fiestas judías y de las continuas disputas entre las autoridades de Ramallah y Gaza sobre una exención de impuestos por el combustible comprado para la planta. Esto obligó a la central eléctrica de Gaza a cerrar una de sus dos turbinas operativas, afectando la prestación de servicios básicos y socavando los medios de subsistencia y las condiciones de vida”.
El bebé Waleed pudo haber tenido suerte si sus padres hubiesen querido viajar fuera de Gaza mientras el cruce de Rafah estaba abierto, excepcionalmente, por dos días (15 y 16 de octubre) en ambas direcciones. Según OCHA, 1.368 palestinos salieron de Gaza a Egipto y entraron 1.296.
Los palestinos en Gaza provienen principalmente de otras partes de la Palestina histórica ; fueron forzados al exilio para dar paso al colonialismo israelí. Lamentablemente, estos refugiados se han acostumbrado a la existencia bajo lo que un amigo que regresó de Gaza llamó recientemente un “asedio medieval”. Gaza, se nos dice, se convertirá en inhabitable para el año 2020. Waleed tendrá tres años entonces, y existirá en una patria inhabitable.
Es natural para cualquiera que se preocupe por este tipo de situación desesperada que enfrentan los demás seres humanos preguntar de quién es la culpa. Si le preguntas a los palestinos, ellos le dirán sin vacilación que es la potencia ocupante, Israel, así como sus partidarios, principalmente los Estados Unidos, quienes conocen la situación pero deciden no intervenir. Israel y sus aliados culpan al poder gobernante de facto, Hamás, por los cohetes que se disparan de Gaza de vez en cuando, y por su renuencia a adherirse a los tres principios establecidos por el Cuarteto de Oriente Medio (la ONU, la UE, Rusia y Estados Unidos, un grupo establecido en 2002), que son:
1.- Un Estado palestino debe reconocer el Estado de Israel sin prejuzgar qué reclamos son apropiados;
2.- Respetar los acuerdos diplomáticos previos;
3.- Renunciar a la violencia como un medio para alcanzar los objetivos.
Es importante señalar que Israel no ha adoptado ni aceptado la imagen especular de estos principios; no reconoce formalmente al Estado palestino de facto; no respeta los acuerdos firmados con los palestinos, en particular los de Oslo; y ciertamente no renuncia a la violencia como medio para alcanzar sus metas.
La falta de reconciliación entre Fatah y Hamás no ayuda a la situación y, a pesar de los esfuerzos renovados, que parecen ocurrir casi mensualmente, las perspectivas de llegar a un acuerdo o de implementar acuerdos existentes parecen sombrías. El informe más reciente del Cuarteto formuló recomendaciones específicas para mejorar la situación, que hasta ahora han caído en saco roto.
El asedio de Gaza es una plaga en nuestra humanidad. La aceptación explícita por parte de Israel, Egipto y la comunidad internacional del castigo colectivo -ilegal en el derecho internacional- de 2 millones de personas para lograr objetivos políticos no ha traído seguridad permanente ni un cambio de partido gobernante en el enclave.
Cada lector puede poner el bloqueo de Gaza en contexto sin grandes esfuerzos imaginativos. ¿Cómo sería su situación si su ciudad, pueblo, pueblo o región estuviera bajo el mismo tipo de sitio durante una semana, un mes, un año o, como en el caso de Gaza, diez años? Mi ciudad natal de adopción es Birmingham; la segunda ciudad de Gran Bretaña, que tiene una población de 1,1 millones de habitantes y está en el corazón de las redes de carreteras y ferrocarril que pasan por las Midlands. No podría imaginar que se me prohibiera viajar dentro o fuera de la ciudad cuando yo quisiera o necesitara, dependiendo también de la ayuda humanitaria, soportando ataques diarios de aquellos que imponen el asedio y pierden la esperanza día tras día de que las cosas vayan a mejorar.
Se lo debemos a Waleed y a los nacidos desde su llegada: acabar con este increíble sufrimiento. Con cada día que pasa, otra generación crecerá odiando a su ocupante, no por la incitación de sus líderes, sino por la realidad de su existencia y su percepción de quién es responsable de ella.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org
Fuente: Professor Kamel Hawwash, Middle East Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Comentarios