Rumbo a Gaza. Crónicas de Miguel San Miguel.

Dia 22
          Nada más llegar a la terminal  de Barajas, todos son abrazos de los amigos, enfundados en sus camisetas verdes de Rumbo a Gaza, en banderas palestinas; han llegado de todos los rincones del estados español: andaluces, gallegos, madrilenos valencianos , asturianos, vascos, castellanos y judíos; todos con la alegría de volver  vernos y enfundados con la bandera del deber cumplido. Hay un abrazo especial para Alejandro y Shoa, los dos judíos para los que por encima de su cultura está la defensa de los derechos humanos y los derechos del pueblo palestino.
Manolo Espinar está pletórico y comenta: “¿Veis lo que hemos conseguido? En el mes de Enero solo habíamos logrado 6000 E y ahora mira todo lo logrado". Manolo es el valor de la perseverancia, de no desfallecer, de creer firmemente en las causas justas, es quien nos ha dado a todos energía y esperanza para seguir adelante.
Al poco vienen las entrevistas a los medios de comunicación a Al Jasira, donde hablan de la razón de ser de la flotilla.
Cuando los medios se percatan de que Zhoa es judía acuden a ella, les choca que una judía denuncie con su actitud la política del estado de Israel.
La policía y la guardia Civil del aeropuerto pasa ante nosotros, ignorándonos y sin prestarnos atención. No han debido recibir ordenes del ministerio del Interior.
Nos vamos despidiento de nuestras familias; en tandas segun vamos tomando rumbo a un destino desconocido. Con gritos de ánimo nos despiden los que quedan en tierra, alzando banderas palestinas, con ellos esta la chica de Beith Sahur a quien no dejan entrar en su tierra ni ver a su familia, mientras allanan el camino a los que vienen de Rusia, de Ucrania; está tambien una chica de Alepo.
“Vamos a un lugar del Mediterráneo   pero no sabemos a cual, ni siquiera la Virgen del Carmen conoce donde esta fondeado nuestro barco ni la fecha en que zarpará.
El vuelo en el avión da para todo, Cañamero, el dirigente de los obreros del campo andaluz incluso aprovecha la ocasion para relatarnos las penalidades de los jornaleros.
Al fin rujen los motores; cruzamos los Pirineos, hemos dejado atras los Mallos de Riglos; pasado Jaca, en un hueco,  hemos podido ver Villanua rodeada por un mar de nubes y no he podido menos de recordar a Labordeta y esa bella canción que me ha recordado a Palestina “Habrá un día en que todos al levantar la vista veremos una tierra que ponga libertad”. ¡Que pena! a partir de ahi no hemos podido ver los Pirineos! Pero un poco más adelante los picachos, todavía con retazos de nieve, las han roto con sus dientes afilados.
Después una pequeña decepción porque no hemos podido ver los Alpes en toda su plenitud.
Hacemos la primera escala en un país alpino y notamos que nos miran con indiferencia, no les pica la curiosidad de un grupo de españoles con las camisetas Rumbo a Gaza. Por lo que parece están más en atender bien los negocios de su paraiso fiscal; seguro que muchos de ellos estarán  más preocupados en ocuparse de los asuntos de esos expertos en la ingenieria financiera.
Hay tiempo en las escalas que nos permite hablar de todo; con Alejandro, el judio de origen argentino, hablamos de Illan Pappe, de su seriedad como historiador, de Finkestain y de su obra la Industria del Holocausto: Alejandro ese nieto de rabinos coorobora lo que éste dice: en mi familia los nazis liquidaron a casi todos, pero el gobierno de Israel no nos dio un duro de las indemnizaciones que pagó Alemania; para ello nos obligaban a pedir la nacionalidad israeli y   mi familia, por cuestion de principios, se negó a aceptarla. Pero ¿por qué no les dieron la indemnizacion? ¿Es que no fueron víctimas?
De nuevo el Airbus ha levantado el vuelo, en tierra ya es de noche pero al tomar altura  podemos ver entre las nubes los tonos anaranjados de las ultimas luces del crepusculo; reaparecen de nuevo las nubes y la sombra envuelve todo; se han apagado los colores y solo queda la noche.
En nuestro punto de destino de un lugar del Mediterraneo nos reunimos con el resto, con Santi Alba, con el eurodiputado Wili Meyer.Vamos al lugar de alojamiento pero antes de dormir hay que tomar unas canas; como en nuestros viejos tiempos hablamos de lo divino y de lo humano: hasta casi llegamos a creernos que vamos a arreglar el mundo. Todo estamos de acuerdo que con el 15 M ha renacido la esperanza y que el mundo, por mas que lo parezca, no esta quieto, que se estan moviendo muchas cosas y que estamos viviendo un gran momento historico, en el que habra que estar prentes, no como meros espectadores.
Y vuelve la pregunta ¿que haran losa israelies? Algunos opinan que nodejaran llegar a Gaza, La Mayoria opinamos que no, porque supondria una renuncia a sus principio de autoridad y para ellos ser’ia una derrota moral.
Ya es muy tarde, estamos agotados de tanto viaje y es hora de dormir,

Comentarios