Declaración institucional de apoyo al pueblo palestino enviada a la Junta despues de haber tenido una reunión con los cinco grupos parlamentarios de Junta General del Principado de Asturias




Con motivo de la declaración del 2014 como el Año Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino por la Asamblea General de Naciones Unidas, el Parlamento Asturiano reclama:
-          El cumplimiento de las resoluciones de las Naciones Unidas.
-          El respeto absoluto de los derechos humanos de palestinas y palestinos.
-          El principio de retorno de las personas y comunidades a las tierras y casas de las cuales fueron expulsadas.
-          Que cesen los bombardeos y el bloqueo sobre la franja de Gaza, la situación en la Franja es insufrible dado que “Gaza ya está en una situación muy dramática, provocada por un estado de sitio que dura ya 12 años y haber sufrido tres guerras en ocho años, que se traduce en miles de muertos y heridos así como constantes cortes de energía y agua potable”.
Según la Cuarta Convención de Ginebra, todas las colonias israelíes son ilegales y constituyen crímenes de guerra, por esto se deben rechazar.
Apoyar los esfuerzos legislativos como el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea por el que los productos israelíes originarios de las colonias construidas en los territorios palestinos ocupados (TPO) no cumplen los acuerdos UE – Israel.
Estas decisiones son una respuesta a la creciente iniciativa internacional del movimiento por el boicot, desinversión y sanciones (BDS). El movimiento de BDS surge de una llamada por la justicia realizada por el propio pueblo palestino, similar al llevado a cabo en Sudáfrica. Es un movimiento no-violento, liderado por los palestinos, que busca forzar al gobierno israelí a cumplir con las leyes internacionales en lo que respecta al trato recibido por el pueblo palestino.
El Parlamento Asturiano no escatimará esfuerzos en contribuir desde Asturias a construir un orden internacional bajo el respaldo de la legalidad internacional, un mundo en el que la fuerza quede siempre sometida al derecho y realizamos un llamamiento a un arreglo negociado para una paz justa y duradera.


Asturias, 18 de Julio de 2014

Comentarios