Raji Sourani: "El asedio criminal de Gaza cuenta con el beneplácito de la comunidad internacional"


Ene 8, 2014 - P.R. / Disopress
 
 
 
 
Madrid, 8 de enero de 2013. El presidente del Centro Palestino de Derechos Humanos, Raji Sourani, ha ofrecido esta tarde una conferencia en el Ateneo de Madrid con motivo de su visita a España. Recientemente galardonado con el Premio Nobel Alternativo de Derechos Humanos y tras 37 años trabajando en este área en el país árabe, el palestino habló a los presentes sobre la situación actual de Gaza y Cisjordania, haciendo especial hincapié en el incumplimiento de los derechos humanos en dichos territorios. En el acto también estuvo presente la profesora de Estudios árabes e islámicos la Universidad Autónoma de Madrid y traductora, Luz Gómez, quien presentó el libro 'Palestina vive'. También tomó la palabra Magali Thill, integrante de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina (RSCOP), quien explicó brevemente la campaña Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel. La cita estuvo organizada por la RSCOP, BDS Madrid y la Sección de Derechos Civiles y Políticos del Ateneo de Madrid.
 
La jornada comenzó con un análisis del contexto socio político general en el que se encuentran los derechos humanos en Gaza a cargo de Sourani. “El año 2013 ha sido el peor, ya tengo 60 años y nunca pensé que iba a ver un período en el que íbamos a pasar por tanta penuria”, comenzó el activista. En su discurso denunció que “nadie habla de ocupación ni de independencia, y por el contrario la vida se basa en taeras más básicas”. Tras 47 años de ocupación, Sourani indicó que la población ha alcanzado “un pico de sufrimiento”. “Hace 20 años de los acuerdos de Oslo, que iban a garantizar los derechos del pueblo palestino, y hace cinco de la operación contra Gaza, y desde entonces nadie ha rendido cuenta por los crímenes de guerra que allí se cometieron”, sostuvo.
 
La comunidad internacional también fue blanco de sus críticas, y Sourani acusó a occidente de apoyar el “asedio criminal por parte de Israel” contra los territorios palestinos, asegurando que se trata de una estrategia dedicada a perjudicar a Hamás. Sin embargo, explicó que desde el Centro Palestino de Derechos Humanos constatan que el aislamiento de la Franja sólo perjudica a los civiles, estando el Movimiento de Resistencia Islámico en su momento más fuerte. Así, dio algunos datos de la situación en Gaza, como el 65% de tasa de desempleo que padece. “Nos hemos convertido en una nación de mendigos, y no porque seamos gente vaga, sino porque se trata del mayor desastre causado por humanos en el siglo XXI, a pesar de que tenemos una de las clases trabajadoras más cualificadas del área”, sentenció.
 
Para el responsable se trata de una situación sin precedentes: “Gaza ha sufrido dos conflictos de importancia en los últimos años y toda la destrucción de casas, colegios y hospitales no ha podido reconstruirse. Tampoco han rendido cuentas por los civiles muertos y no ha se ha encausado a aquellos que llevaron a cabo estas agresiones”. Así, en su opinión, “el asedio criminal de Gaza ha sido institucionalizado y cuenta además con el beneplácito de la comunidad internacional”. Respecto a los procesos judiciales llevados a cabo tras la operación Plomo Fundido, en la que Israel atacó Gaza por aire, tierra y mar entre diciembre de 2008 y enero de 2009, Sourani indicó que, tras 1.047 demandas presentadas en las cortes israelíes, tan sólo cuatro personas han sido juzgadas, “y una de ellas por robar una tarjeta de crédito a un palestino, lo que nos da una idea de la situación”, ironizó.
 
Limpieza étnica y "judaización"
 
El responsable dio algunas notas además del contexto en Cisjordania. “En Jerusalén estamos hablando ya en términos de limpieza étnica y judaización de la ciudad”, relatando además la continua creación de nuevos asentamientos judíos y la desconexión de la población con el resto del West Bank. “En Cisjordania hay en torno a 500 puntos de control, lo cual significa la asfixia completa de cualquier posibilidad de movimiento social o económico y hace además que desplazarse sea misión imposible”. Asimismo, explicó cómo avanzan las obras del “muro del apartheid, que ya está casi terminado”, la ampliación de los asentamientos judíos, las confiscaciones de tierras, los derribos de viviendas y los ataques “casi diarios” contra aldeas palestinas. Tampoco olvidó la situación de los más de 5.000 prisioneros palestinos en cárceles israelíes, que son sometidos, según apuntó, a torturas, tratos inhumanos o períodos sin atención médica.
 
Sin embargo, Sourani se mostró optimista de cara el futuro: “No vamos a hacer de buenas víctimas, la resistencia no es sólo un derecho, es una obligación, tenemos derecho a llevarla tal como se establece en la legalidad internacional, porque lo contrario sería recompensar a los criminales”. El organismo que preside seguirá trabajando para velar por el cumplimiento de los derechos humanos en Palestina. “Como activistas de los derechos humanos queremos continuar con este deber de llevar a cabo asistencia a las víctimas y llevar ante la justicia a los culpables de los crímenes, especialmente de los de guerra”.
 
Por su parte, Luz Gómez presentó el volumen 'Palestina vive', un libro que, según relató, nace tras la decisión de los responsables de la Feria del Libro de Guadalajara (México) de elegir a Israel como país invitado de honor al evento. Se trata de la feria más grande del sector en habla hispana, con 270.000 asistentes en su edición de 2013. “Integrar a Israel en toda esta panoplia de países responde claramente a la política de normalización que ha llevado a cabo el estado de Israel para lavar su imagen y poner en marcha lo que ellos llaman la marca de Israel, llevando a la feria toda una serie de conferencias y actividades donde ese Estado hacía gala de una total normalidad”, explicó. Al no contar con presencia palestina, ni literatura en árabe (Israel cuenta con un 20% de población árabe y este idioma es oficial en el país), Gómez, junto a algunos de sus compañeros, decidió crear el libro, que contiene literatura palestina creada tanto dentro como fuera de las fronteras de Israel y Palestina.
 
 
La velada terminó con un turno de preguntas en el que el público pudo interactuar con los ponentes, siendo Sourani el más solicitado.
 
 

Comentarios