La voz de Palestina entra en la Junta

Abla Saadat, esposa del encarcelado dirigente del Frente Popular de Liberación, hace campaña en Oviedo por la liberación de su marido // Critica "la represión israelí para lograr una Palestina sin palestinos"
Puede que, entre la corriente de invasiones, atentados, injusticias y asesinatos que alimentan las noticias de Oriente Próximo, a los consumidores españoles de noticias se les desdibujen dos muertes ocurridas en Israel y Cisjordania en el verano y el otoño de 2001. Abla Saadat, sin embargo, las tiene bien presentes porque cambiaron su vida. La primera ocurrió en Ramala a finales de agosto de aquel año. Un helicóptero militar israelí lanzó un misil que acabó con la vida del líder del Frente Popular de Liberación de Palestina, Abu Alí Mustafá. La organización tomó represalias en octubre y mató en Jerusalén a Rehavam Zeevi, que, hasta dos días antes de su asesinato, había sido ministro de Turismo de Israel y halcón partidario de la mano dura con los palestinos. La reacción del Estado israelí fue poner bajo sospecha a todos los dirigentes del Frente. Ahmad, el marido de Abla, junto con otros cinco dirigentes de la organización, fue detenido en enero de 2002 como sospechoso de instigar la venganza y desde entonces ha estado encarcelado. En 2006 fue juzgado y condenado a 30 años de prisión. Su esposa, sin embargo, asegura que fue condenado sin pruebas y ha intensificado en los últimos años una campaña internacional a favor de su liberación.
Abla Saadat ha expuesto su caso este jueves en Oviedo, invitada por la Agencia Asturiana de Cooperación y el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe a poner rostro al día de solidaridad con Palestina, que este año tiene lugar solo una semana después de que el Congreso instara al Gobierno de España a reconocer al Estado palestino. Los diputados de la Junta General del Principado han podido escuchar cómo se ha convertido en política y activista en varios movimientos de mujeres palestinas que trabajan por el final de la ocupación israelí y la liberación de quienes consideran presos políticos. “Vengo a arrojar luz sobre los prisioneros en las cárceles de la ocupación israelí”, afirma en un encuentro con ASTURIAS24 antes de su visita al Parlamento asturiano.

RACISMO

Bajita, discreta, decidida, Saadat tiene puntos de vista firmes sobre las intenciones del actual Gobierno israelí, encabezado por Benjamin Netanyahu, y su polémico proyecto de ley del Estado judío, que hará más difícil la vida de la minoría árabe. “No es nada inesperado. Israel quiere expulsar a los palestinos que se encontró en 1948. El estado sionista es una entidad racista desde que se inició, persigue una Palestina sin palestinos”, sostiene.
A través de la historia de su marido, la activista ha visto de cerca el juego poder, intereses e influencias que se despliega en Oriente Próximo. Ahmad Saablat pasó sus primeros años encarcelado en Ramala. La Autoridad Nacional Palestina (ANP), presidida aún por Yasir Arafat, se negó a entregarlo a las autoridades israelíes, pero lo detuvo y lo mantuvo bajo su custodia –con supervisión de fuerzas estadounidenses y británicas— incluso en marzo de 2002, cuando el asedio y el bombardeo de la Mukata, la sede de la ANP daba la vuelta al mundo en los titulares de los diarios y los informativos de la televisión. Los policías internacionales, sin embargo, se retiraron en 2006 y el Ejército israelí detuvo a Saablat y sus compañeros. A ese arresto siguió el juicio cuya limpieza impugna su esposa. “No se demostró su culpabilidad directa en el atentado ni aparecieron pruebas legales”, afirma.
Desde la cárcel, Ahmad Saadat ha sido diputado palestino y hoy es secretario general del Frente y Abla no atisba ninguna solución cercana. “El Gobierno israelí ha aumentado la represión desde que empezó 2014. Hay más castigos y más multas por actos de resistencia pacífica. Hemos visto la guerra en Gaza, operaciones de secuestro y presiones en las cárceles. Quiere empujar a los palestinos fuera de su tierra, vaciar su territorio”, concluye.

Comentarios