Israel aplicó en Gaza una política de "fuego indiscriminado"

“Identificaron a dos figuras caminando en un huerto de árboles frutales, a unos 800 o 900 metros de la zona del perímetro de nuestras fuerzas. Eran dos mujeres. El comandante pidió que le confirmaran si estaban “implicadas” (término para referirse a la participación de alguien en tareas relacionadas con las milicias)”, explica un militar israelí de infantería que no quiere revelar su rango y que combatió el verano pasado en Gaza, en la operación Margen Protector que Israel lanzó sobre la franja.
El testimonio de este militar ha sido recogido, junto a otros más de 60, por la oenegé Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio). “Era de día, sobre las 11 de la mañana o el mediodía. Los puestos de observación no veían bien, así que el mando envió un drone (avión no tripulado) que las incriminó porque llevaban teléfonos móviles y hablaban. Dirigieron su ira hacia allí, hacia esas chicas y las mataron. Las implicaron, pero me dio la sensación de que era mentira”, relató el militar a Breaking the Silence.
Los hechos ocurrieron en el sur de la franja de Gaza. “(Para matarlas alegaron) que estaban explorando (para pasar información a milicias). (Las chicas palestinas) podían ver seguramente los tanques (...). Después (de dispararles), el mando dijo al jefe de tanques que fueran a observar el lugar. Fueron tres tanques. Registraron los cuerpos, eran dos mujeres de unos 30 años. Iban desarmadas. Las anotaron como terroristas. Estaban enfurecidos con ellas, así que, por supuesto, tenían que ser terroristas...”, afirmó el soldado.

OFENSIVA DE 50 DÍAS

Breaking the Silence ha difundido este lunes un dosier en el que, basándose en los testimonios de los militares entrevistados, denuncia que el Ejército israelí siguió “una política de fuego indiscriminado” en Gaza en la ofensiva de 50 días del verano pasado que “resultó directamente en la muerte de centenares de civiles palestinos inocentes”.
“Los testimonios recogidos demuestran que se ha producido un cambio drástico en las normas de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, Ejército israelí)”, ha asegurado Breaking the Silence. “Los valores que guiaban a las IDF como el principio de “pureza de armas” --que ordena a los soldados hacer el uso mínimo de la fuerza necesaria y mantener su humanidad incluso en combate-- se han devaluado e incluso han sido descartados por las IDF”, ha afirmado la oenegé, que asegura que las normas de combate transmitidas a los soldados fueron “más permisivas” que nunca.

ORDEN DE DISPARAR A MATAR

Muchos soldados afirmaron que recibieron órdenes de disparar a matar a cualquier persona localizada en su área y explicaron que les dieron información errónea respecto a que todas las actividades militares se iban a efectuar en zonas donde no había civiles. En realidad, las fuerzas israelís entraron en áreas donde quedabanciviles inocentes, en muchos casos familias enteras.
Los entrevistados --la mayoría hombres, pero también algunas mujeres, de rangos variados, desde soldados rasos hasta comandantes y que ocuparon posiciones diversas durante la guerra, tanto sobre el terreno como dirigiendo los bombardeos desde la sede del Ministerio de Defensa en Tel-Aviv-- contaron que en Margen Protector se dispararon miles de proyectiles de artillería --el sistema menos preciso para bombardear-- en zonas residenciales.

DESTRUCCIÓN MASIVA

Entre los militares que han prestado sus testimonios, algunos han servido en operaciones anteriores como la guerra del Líbano, en el 2006, la operación Plomo Fundido en Gaza (2008-2009) y la ofensiva Pilar Defensivo, en el 2012, también en Gaza. Muchos han señalado que el número de proyectiles y de bombas lanzados el verano pasado fue “mucho mayor” que en cualquier otra operación.
Estos bombardeos llevaron “a la destrucción masiva deinfraestructuras civiles y casas. En muchos casos, esta destrucción se produjo sin ninguna justificación operacional clara y una vez las fuerzas terrestres ya habían “limpiado” y abandonado la zona”, subraya Breaking the Silence. Muchas casas fueron bombardeadas desde tierra o por aire “como acto de castigo”.

VIOLACIÓN METÓDICA

“Los testimonios muestran una dura imagen de una violación metódica de algunos de los principios de las leyes de la guerra”, ha afirmado Michael Sfard, consejero legal de Breaking the Silence. “El principio fundamental que requiere la distinción entre civiles y combatientes se vuelve impreciso por reglas de combate amplias y laxas. Esta conducta, cuyo resultado es un daño masivo a los civiles y a los edificios civiles, se basa en una distorsión del deber que mandan las leyes de la guerra”, ha destacado el abogado.
A los soldados en combate se les aseguró que los civiles habían sido advertidos y todo el mundo había abandonado sus casas y que cualquier persona que “quedara en las zonas conquistadas por las IDF no era un civil. Basándose en este principio, según los testigos, las reglas de combate derivaron en que se permitió disparar contra todo aquel que no fuera de las IDF”, ha denunciado Sfar.

SUFRIMIENTO DE LA POBLACIÓN CIVIL

“Esta política contradice el principio más fundamental de las leyes de la guerra, el principio de la distinción (entre civiles y combatientes) (...) cuya razón de ser es minimizar al máximo el sufrimiento de la población civil”, ha dicho el abogado.
Según Sfard, el Ejército israelí también violó el principio deproporcionalidad, que prohíbe atacar un objetivo militar si el daño para los civiles o para los edificios civiles alrededor va a ser excesivo comparado con las ventajas militares. Estas directrices se aplicaron a las fuerzas de infantería, las brigadas blindadas, los tanques, la artillería y los bombardeos aéreos, que destruyeron objetivos a demanda de las fuerzas terrestres sin apenas restricciones.

ADVERTENCIAS INSUFICIENTES

“Las IDF alegan --y muy orgullosas de ello-- que hicieron grandes esfuerzos para advertir a la población de las zonas que iban a atacar. Esto se hizo mediante panfletos lanzados desde el aire, mensajes de texto y llamadas telefónicas (...) y el sistema de “llamada en el tejado” (lanzamiento de un proyectil pequeño de advertencia)”. En las zonas donde se había advertido se consideró que estaban vacías de civiles. Esto es una severa distorsión de las leyes de la guerra”, ha asegurado Sfar.
“Un edificio civil no pierde su estatus de civil simplemente porque sus ocupantes hayan sido advertidos. Y los civiles alertados pueden haberse quedado en sus casas por varias razones: porque están enfermos o son demasiado viejos para huir, porque no quieren dejar a familiares enfermos solos, porque combatientes enemigos no les dejan salir o porque tienen miedo de salir en medio de la batalla. El hecho de que se queden no los convierte en objetivo legítimo para ser atacado”, ha insistido el consejero legal.

MILITARES EN 'SHOCK'

En los casos de ataques a “casas de activistas”, se produjeron muchos bombardeos en los que los activistas no estaban dentro, pero se atacaron para provocar “intimidación y guerra psicológica”, según Breaking the Silence. “Los militares que nos contactaron para testificar volvían de Gaza en estado de 'shock' por lo que hicieron y por el hecho de que nadie en la sociedad israelí tiene ni idea de cómo lucharon los soldados”, ha relatado Avichai Stollar, director de investigaciones de Breaking the Silence.
“Sentían que había muchos aspectos en la manera en que combatieron en Gaza que la opinión pública israelí tenía que conocer y que tenía que debatirse públicamente”, ha dicho Stollar. “Tenemos que saber que las líneas rojas éticas y morales se están poniendo cada vez más lejos, ahora hay una permisividad mucho mayor que hace doce años (en la Segunda Intifada). Una sociedad que envía a su Ejército a la guerra una vez cada dos o tres años tiene que saber esto”, ha advertido.

RESPUESTA DEL EJÉRCITO

El Ejército israelí ha asegurado que está “comprometido con la investigación de todas las alegaciones difundidas por medios, oenegés y quejas oficiales respecto a la conducta de las FDI durante la operación Margen Protector.
El Ejército ha dicho que había “solicitado a Breaking the Silence” que le facilitara pruebas o testimonios relacionados con las IDF antes de publicarlos para investigarlos, pero (la oenegé) se ha negado”, hecho que Breaking the Silence ha negado.

Comentarios