miércoles, 31 de agosto de 2022

El apartheid israelí ordena la demolición de la escuela de Ein Samiya


 El apartheid israelí ordena la demolición de la escuela de Ein Samiya

stopthewall.org, 28 de agosto de 2022


Mientras los estudiantes de todo el mundo esperan la apertura de sus escuelas, los estudiantes palestinos de Ein Samiya esperan con ansiedad la inminente demolición israelí de su escuela. Si no se toman medidas para frustrar los planes de demolición israelíes, los sueños de los estudiantes de Ein Samiya sobre un futuro mejor forjado a través del acceso a la escuela podrían quedar enterrados en lo que serán los escombros de su escuela si las excavadoras israelíes la derriban.

A petición de la Administración Civil del ejército de ocupación israelí, el Tribunal de Distrito israelí de Jerusalén emitió una orden de demolición contra la escuela Ein Samiya a principios de este mes. La escuela fue construida en un terreno privado donado por un palestino de la ciudad de Kafr Malik, en enero de 2022.

Según Montaser Al- Malki, organizador de base en Ein Samiya, "los estudiantes de la comunidad beduina de Ein Samiya solían caminar por caminos inseguros y embarrados, especialmente en invierno, hasta las escuelas alejadas del pueblo cercano de Kufr Malik. Solían sufrir los ataques de los colonos, el calor del verano y el frío del invierno. La construcción de la escuela protege a los niños de todos estos calvarios". "Creemos que la presencia de la escuela en la zona protegerá la tierra de la confiscación, ya que es uno de los factores que refuerzan la firmeza de la comunidad contra la expansión de los asentamientos israelíes", añadió.

La demolición de la escuela al servicio de la expansión de los asentamientos
La inminente demolición de la escuela de Ein Samiya forma parte de la sistemática limpieza étnica de los palestinos de la zona, especialmente de las comunidades beduinas. El sistema de apartheid israelí está utilizando políticas de apartheid contra los estudiantes de la zona "C". Negar a los palestinos su derecho humano a la educación crea un entorno coercitivo para obligar a los palestinos a abandonar su tierra y apoderarse de ella en favor de los colonos ilegales.  

La escuela de Ras Al-Tin en Ein Samiya es el ejemplo perfecto de la política israelí de limpieza étnica mediante la privación de los palestinos de su derecho a la educación. Construida en 2020, la escuela de Ras Al-Tin no pudo atender a sus alumnos durante más de un mes, ya que las excavadoras israelíes invadieron la escuela y la redujeron a escombros poco después de su construcción. Esto coincidió con la intensificación de la demolición de viviendas y la violencia sistemática del ejército y de los colonos, y le siguió hasta que la comunidad de Ras Al-Tin fue desplazada por la fuerza en 2022. Para el apartheid israelí, los 120 palestinos que vivían en Ras Al-Tin fueron durante décadas un obstáculo para la expansión de los asentamientos israelíes.


La escuela de Ras Al-Tin antes de ser demolida en 2020.

El valor económico de Ein Samiya lo ha hecho vulnerable a la expansión de los asentamientos de Israel y a las carreteras de circunvalación sólo para judíos. Ein Samiya es una reserva agraria de 58.000 dunams [1 dunam=1000 metros cuadrados]. También es abundante en recursos hídricos, ya que contiene seis manantiales naturales que satisfacen las necesidades de agua de miles de palestinos que residen en los pueblos situados al norte del distrito de Ramallah.

Por ello, al igual que varias comunidades beduinas palestinas de la zona "C", la comunidad de Ein Samiya está sometida a diversas prácticas y políticas de apartheid israelí en materia de agua. Además, la comunidad de Ein Samiya se enfrenta constantemente a la reducción de sus tierras, especialmente las de pastoreo, así como a los ataques sistemáticos de los colonos.

Escuelas en juego en la zona "C
El caso de la escuela de Ein Samiya no es el único.  Varias escuelas de la zona C están amenazadas por la inminente demolición por parte de las autoridades de ocupación israelíes.  Un total de 51 escuelas palestinas están bajo una amenaza constante de demolición. En 2019, 43 escuelas situadas en el Área C y 8 escuelas en Jerusalén Este recibieron una orden de demolición parcial o total.

Por ejemplo, en el Valle del Jordán, cinco escuelas han recibido varias órdenes de demolición y podrían ser arrasadas en cualquier momento. La destrucción de las escuelas palestinas amenazadas en el Valle del Jordán se está llevando a cabo y un toldo del recinto de la escuela de Khirbet Al-Maleh. La escuela superpoblada de Khirbet Al-Maleh consta de cuatro aulas y atiende a más de 40 alumnos de Khirbet Al-Maleh y de las dos comunidades beduinas circundantes de Ein Al-Helweh y Al-Farsiya hasta el cuarto curso.


Excavadoras israelíes confiscando la propiedad de la Escuela de Khirbet Al-Maleh en octubre de 2021.

En 2020, Stop the Wall lanzó la Campaña por el Derecho a la Educación, que se centra en el apoyo al derecho palestino a la educación en la zona "C" sobre el terreno y a nivel internacional.   Como parte de la Campaña por el Derecho a la Educación, a lo largo de 2020, Stop the Wall trabajó en la mejora del entorno educativo en la escuela y el jardín de infancia de Arab Al-Ka'abneh para que el proceso educativo fuera más cómodo para los niños. También rehabilitamos y construimos otras escuelas y guarderías en el valle del Jordán.  

Ein Samiya: Una reserva de tierras agrarias bajo la embestida de Israel
stopthewall.org, 17 de agosto de 2022

"El 23 de julio de 2022 los colonos israelíes invadieron brutalmente mi tierra, situada en Ein Samiya, y robaron 22 colmenas que me pertenecían. Estas colmenas eran mi única fuente de sustento. Ahora sólo tengo cuatro colmenas", narró Amer Rustom, agricultor y apicultor de la aldea de Kufr Malek, al noreste de Ramallah.  

Ein Samiya, clasificada como parte de la zona "C" bajo pleno control israelí, es una reserva agraria de 58.000 dunams [1 dunam=1000 metros cuadrados]. Alrededor del 90% de las tierras de Ein Samiya son propiedad de los residentes de Kufr Malek. El resto de las tierras son propiedad de los habitantes de Al-Mughayyer y Deir Jareer. La zona está en el punto de mira de la expansión de los asentamientos israelíes y de las carreteras de circunvalación sólo para judíos.



La tierra de Amer es adyacente a una de las carreteras de circunvalación de Israel que conecta a los colonos judíos con el asentamiento ilegal de Kokhaf Hashaher [en árabe: Kawkab Al-Sabah].

Amer explicó que lleva años ganándose la vida con la agricultura y la apicultura. "Para asegurarse de que no cultivo mi tierra, los colonos dañaron los cuatro depósitos de agua que utilizo para los cultivos en mi tierra", comentó Amer.  

La violencia sistémica de los colonos contra él y muchos otros agricultores y pastores palestinos de Ein Samiya y otros lugares forma parte de la vida cotidiana de los palestinos.  La violencia de los colonos, normalmente bajo la protección del ejército israelí, incluye agresiones violentas a los palestinos, amenazas de muerte, lanzamiento de piedras contra sus coches, robo de propiedades palestinas, incendio de olivares, granjas, coches e incluso casas; así como el bloqueo del acceso de los agricultores y pastores a sus tierras.

Apartheid del agua
En Ein Samiya abundan los recursos hídricos. La zona contiene seis manantiales naturales que satisfacen las necesidades de agua de miles de palestinos que residen en los pueblos situados al norte del distrito de Ramallah. Por ello, "no es de extrañar", dice Abu Ali, organizador de base de Sinjel, un pueblo vecino de Ein Samiya, "que los palestinos de Ein Samiya se enfrenten a una intensificación de la violencia contra ellos. Los israelíes quieren apoderarse de los recursos hídricos a los que todavía tienen acceso los palestinos".

El apartheid israelí ya controla más del 85% de los recursos hídricos palestinos en Cisjordania. Mientras los colonos ilegales israelíes disfrutan de un acceso ilimitado al agua, a miles de palestinos se les niega su derecho humano básico al agua.

El intento de Israel de apoderarse de los recursos hídricos palestinos en Ein Samiya en favor de los colonos forma parte de las políticas y prácticas de larga data de discriminación en el acceso al agua por motivos raciales.

Esto se llama apartheid del agua.

A través de sus prácticas de apartheid del agua, Israel utiliza el agua como arma contra los palestinos para obligarlos a abandonar sus tierras. El apartheid del agua se ha utilizado como una herramienta eficaz de limpieza étnica.

El año pasado, Israel realizó una limpieza étnica de toda la comunidad de Humsa Al-Fawqa, en el valle del Jordán, intensificando sus prácticas de apartheid del agua. Al negárseles la conexión a la red de agua de los colonos israelíes de la zona durante décadas, los residentes de Humsa se vieron obligados a trasladar el agua de la zona "A" y "B" en tanques de agua. Sin embargo, en febrero de 2021, la ocupación israelí comenzó a confiscar los depósitos de agua de los residentes hasta que los expulsó de sus hogares en julio de 2021. Antes de desplazarlos, la ocupación israelí arrasó las casas palestinas de Humsa y las asedió sin agua durante días. Los residentes de los pueblos vecinos tuvieron que pasar de contrabando algunas botellas de agua a los palestinos asediados en Humsa.



Un bulldozer Volvo confiscando un tanque de agua durante una incursión militar israelí en Humsa el 22 de febrero de 2021.

La comunidad de Ras Al-Tin
La presencia de los palestinos en Ein Samiya perturba los intentos israelíes de saquear sus recursos hídricos. Por ello, Israel ha creado un entorno coercitivo de violencia por parte de los colonos y el ejército, de demolición de viviendas y de restricciones a la circulación de los palestinos para expulsarlos de Ein Samiya.

La comunidad beduina de Ras Al-Tin ha sido un obstáculo para la expansión de los asentamientos israelíes en Ein Samiya durante décadas. Tras soportar décadas de violencia, demolición de viviendas y deshumanización, el apartheid israelí expulsó por la fuerza a unos 120 palestinos que vivían en Ras Al-Tin a principios de este mes.

El aumento de la violencia de los colonos fue la principal razón que obligó a los residentes de Ras Al-Tin a abandonar la zona. En los meses anteriores a su desplazamiento forzoso, los residentes se enfrentaron a una escalada de la violencia de los colonos bajo la plena protección del ejército israelí.

Antes de desplazar a la comunidad, los colonos solían invadirla a diario para agredir violentamente a los palestinos. Los colonos también incendiaron los coches de los residentes y les cortaron el acceso al agua en varias ocasiones.

Tres semanas antes de expulsar a los palestinos de Ras Al-Tin, un grupo de fanáticos colonos israelíes asaltó la casa de una de las familias que habitan la comunidad y acosó agresivamente a todos sus miembros, incluidos hombres, mujeres y niños. Una de las mujeres resultó gravemente herida y fue trasladada al hospital a causa del brutal ataque.

Para colmo de males, los colonos que viven en los puestos avanzados de pastores de la zona han estado reprimiendo a los pastores palestinos de Ein Samiya.  Como comunidad de pastores, los residentes de Ras Al-Tin han perdido su fuente de sustento al impedírseles el acceso a sus tierras de pastoreo.

Lo que la comunidad de Ras Al-Tin encontró antes de su desplazamiento es la culminación de años de prácticas de apartheid y brutalidad israelí. El 14 de julio de 2021, el ejército israelí invadió Ras Al-Tin y arrasó las casas de ochenta y cuatro personas.




Niños en Ras Al-Tin tras la demolición de sus casas el 14 de julio de 2021. Crédito de la foto: UN OCHA

En un intento de reforzar la firmeza de los palestinos en Ras Al-Tin, las organizaciones de la sociedad civil construyeron una escuela en la comunidad en 2020. Un mes después de que los alumnos empezaran a asistir a ella, las excavadoras israelíes redujeron la escuela a escombros.

A pesar de ello, la comunidad trató de seguir viviendo firmemente en su tierra contra viento y marea. Sin embargo, el reciente acoso por parte de los colonos y el ejército, en particular el corte de la fuente de ingresos de los residentes al negarles el acceso a sus tierras, ha provocado su expulsión forzosa.

Los puestos de avanzada de los colonos israelíes, que son un fenómeno reciente pero creciente, constituyen un ataque al pastoreo palestino. Los pastores de Ein Samiya, Masafer Yatta y el Valle del Jordán luchan por apacentar sus rebaños y seguir viviendo un estilo de vida mayoritariamente pastoril.  

Naciones Unidas: 100 palestinos abandonan la concentración de Ras El-Tin por motivos relacionados con los procedimientos de ocupación
Maan, 4 DE AGOSTO DE 2022



Jerusalén - Ma'an - La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH) confirmó el miércoles que unas 100 personas abandonaron la comunidad de pastores "Ras El-Tin" en Ramallah, en la Cisjordania ocupada, porque "sus medios de vida las condiciones se han vuelto intolerables" debido a las medidas coercitivas vinculadas a la ocupación. Israel, según los residentes.

Según el sitio web oficial de las Naciones Unidas, el pasado mes de julio, 19 familias palestinas formadas por unas 100 personas (de las 35 familias que residen en la comunidad), la mayoría niños, abandonaron la comunidad beduina de Ras al-Tin, ubicada en la Zona C. de Cisjordania, y la mayoría de ellos se trasladaron a la Zona B.

La Coordinadora Especial Adjunta para el Proceso de Paz de Medio Oriente y la Coordinadora Humanitaria en el Territorio Palestino Ocupado, Lynne Hastings, se pronunció ante el Consejo de Seguridad de la ONU el 26 de julio de 2022, sobre la frecuencia de incidentes particularmente preocupantes en el “Ras El-Tin”, en Cisjordania, señalando que se debe rendir cuentas. Los perpetradores de todos los actos de violencia deben ser llevados sin demora ante la justicia."










Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS

 PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS SOBRE QUÉ SANCIONES SE HAN IMPUESTO A LAS EMPRESAS QUE ACTÚAN EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS PALESTIN...