jueves, 1 de septiembre de 2022

Dimite una empleada de Google que desempeñó un papel clave en la protesta contra el contrato con Israel

 


Ariel Koren, directora de marketing de Google, se opuso al Proyecto Nimbus porque le preocupaba que la tecnología de la empresa pudiera ayudar a las Fuerzas de Defensa israelíes a vigilar y perjudicar a los palestinos. Geloy Concepcion para The New York Times

Dimite una empleada de Google que desempeñó un papel clave en la protesta contra el contrato con Israel

Niko Grant

The New York Times, 30 de agosto de 2022

 La trabajadora dijo que la empresa había tratado de tomar represalias contra su activismo en contra de un acuerdo con el ejército israelí, mientras que sus compañeros de trabajo argumentaron que la empresa tenía un sesgo anti-palestino.

 Una empleada de Google que se convirtió en la opositora más visible a un contrato de la empresa con el ejército israelí dijo el martes que dimitiría tras afirmar que Google había intentado tomar represalias contra ella por su activismo.

 La empleada, Ariel Koren, directora de marketing de la rama de productos educativos de Google, que ha trabajado para la empresa durante siete años, escribió un memorándum [debajo de este texto] a sus colegas en el que anunciaba su intención de abandonar Google a finales de esta semana.

 Pasó más de un año organizándose contra el Proyecto Nimbus, un acuerdo de 1.200 millones de dólares para que Google y Amazon suministraran a Israel y a su ejército herramientas de inteligencia artificial y otros servicios informáticos. Koren, de 28 años, ayudó a hacer circular peticiones y a presionar a los ejecutivos, y habló con las organizaciones de noticias, todo ello en un esfuerzo por conseguir que Google reconsiderara el acuerdo.

 Entonces, en noviembre, dijo, llegó un sorprendente ultimátum de Google: Acepte trasladarse a São Paulo, Brasil, en un plazo de 17 días hábiles o pierde su trabajo.

 La Sra. Koren comercializaba productos educativos en América Latina y tenía su sede en Ciudad de México antes de trasladarse a San Francisco durante la pandemia. Pero, según ella, no había una justificación empresarial clara para el traslado obligatorio o su urgencia, y un supervisor en Brasil le dijo que los empleados de São Paulo estaban trabajando desde casa a causa de la pandemia.

 Google y la Junta Nacional de Relaciones Laborales investigaron su queja y no encontraron ninguna infracción.

 Otros quince empleados de Google publicaron el martes en YouTube testimonios de audio en los que pedían a la empresa que no trabajara con Israel y criticaban el trato de Google a los palestinos y su censura a los empleados que los apoyan. Todos los trabajadores, excepto dos, hablaron de forma anónima. Publicaron sus comentarios coincidiendo con la salida de la Sra. Koren de la empresa.

 "Google silencia sistemáticamente las voces palestinas, judías, árabes y musulmanas preocupadas por la complicidad de Google en las violaciones de los derechos humanos de los palestinos, hasta el punto de tomar represalias formales contra los trabajadores y crear un ambiente de miedo", escribió Koren en la carta en la que explicaba su decisión de dimitir.

 Shannon Newberry, portavoz de Google, dijo en un comunicado que "prohibimos las represalias en el lugar de trabajo y compartimos públicamente nuestra política muy clara".

 "Hemos investigado a fondo la reclamación de esta empleada, como hacemos cuando se plantea cualquier preocupación", añadió.

 La Sra. Koren es la última de una serie de empleados de Google que han acusado a la empresa de represalias por su activismo. Dos, Claire Stapleton y Meredith Whittaker, renunciaron en 2019 y dijeron que se habían enfrentado a represalias después de organizar una huelga de trabajadores en 2018 para protestar por las políticas de mala conducta sexual de la compañía.

 En noviembre de 2019, Google despidió a cuatro empleados que habían participado en diversos esfuerzos de organización sindical en la empresa. Un quinto trabajador fue despedido poco después por crear un mensaje emergente en la red corporativa de Google que notificaba a los trabajadores su derecho protegido a organizarse. La Junta Nacional de Relaciones Laborales dijo que Google había despedido ilegalmente a dos de los trabajadores y había vigilado y tomado represalias ilegales contra otros.

 La empresa también despidió a dos investigadores de inteligencia artificial, Timnit Gebru y Margaret Mitchell. Ambas habían formado parte del equipo de Inteligencia Artificial Ética de la empresa y habían criticado la tecnología de Google en un documento de investigación. La Sra. Gebru había dicho por separado que los esfuerzos de diversidad de la empresa eran insuficientes.

 Cuando se le preguntó por los despidos, Google reiteró las declaraciones anteriores de que no había tomado represalias contra los trabajadores, y dijo que, en algunos casos, los empleados despedidos habían violado las políticas de seguridad de datos.

 Recientemente, Google fue noticia por otro tipo de despido: el de un ingeniero, Blake Lemoine, en julio, después de que afirmara que la inteligencia artificial de la empresa era sensible y filtrara documentos corporativos.

 La creciente reputación de Google de castigar a los empleados que critican públicamente a la empresa es un cambio notable para un empleador que antes fomentaba una cultura de trabajo franca. Durante mucho tiempo, Google ha acogido un amplio diálogo en sus tablones de mensajes internos en línea y ha animado a los empleados a debatir las decisiones de los ejecutivos en las reuniones de la empresa y en otros foros.

 "Google ha trazado una línea en la arena de que o estás con nosotros y estás a bordo o estás fuera", dijo Stapleton en una entrevista reciente.

 Los Angeles Times informó anteriormente de la reclamación de Koren.

 La Sra. Koren, que es judía, se opuso a Nimbus tras su anuncio en abril de 2021 porque le preocupaba que la tecnología de Google pudiera ayudar a las Fuerzas de Defensa israelíes a vigilar y perjudicar a los palestinos. El contrato entró en vigor en julio de 2021 y tiene una duración de siete años.

 Ni la empresa, ni Israel han detallado las capacidades que recibirá Israel, o cómo se utilizarán, pero una diapositiva de Google para la formación de los usuarios de Nimbus incluía un software que, según Google, puede reconocer a las personas, medir los estados emocionales a partir de las expresiones faciales y rastrear objetos en las secuencias de vídeo. The Intercept informó anteriormente de los detalles de la presentación (una portavoz dijo que la empresa no vendía tecnología de reconocimiento facial "de uso general").

 "Estamos orgullosos de que Google Cloud haya sido seleccionado por el gobierno israelí para proporcionar servicios de nube pública para ayudar a transformar digitalmente el país", dijo la Sra. Newberry, la portavoz. "El proyecto incluye poner Google Cloud Platform a disposición de las agencias gubernamentales para las cargas de trabajo cotidianas como las finanzas, la atención sanitaria, el transporte y la educación, pero no está dirigido a cargas de trabajo altamente sensibles o clasificadas."

 Koren y Gabriel Schubiner, otro empleado judío que se opuso públicamente a Nimbus, estaban en una lista de correo del grupo de recursos para empleados judíos de Google, llamado Jewglers. Compartieron sus preocupaciones con los 3.000 empleados de la lista y, según dijeron, encontraron una recepción hostil por parte de algunos.

 Así que crearon un grupo derivado en 2020, Jewish Diaspora in Tech (Diáspora judía en la tecnología), que ahora cuenta con 500 miembros pero que no está reconocido por Google. El grupo se convirtió en un centro de organización anti-Nimbus.

 La Sra. Koren dijo que se tomó una licencia por discapacidad por depresión, ansiedad y agotamiento en julio de 2021. Durante su baja, la organización anti-Nimbus se intensificó, con una petición pública, otra para los empleados de Google y una campaña apoyada por dos grupos externos sin ánimo de lucro.

 Dos semanas antes de que finalizara su baja por incapacidad, Koren concedió una entrevista televisada a la MSNBC para hablar de las protestas contra Nimbus.

 Volvió al trabajo en noviembre y le dijeron que tenía tres semanas para tomar una decisión sobre su traslado a Brasil.

 Buscó un abogado y presentó una queja ante el departamento de recursos humanos de Google, alegando represalias. Google dijo que investigaría, lo que retrasó el traslado. También presentó una denuncia por represalias ante la N.L.R.B., que desestimó el caso por falta de pruebas. La Sra. Koren dijo que Google no había permitido a la junta directiva hablar con su gerente, mientras que la empresa dijo que el traslado previsto había sido una decisión puramente comercial.

 En febrero, la Sra. Koren se tomó otra licencia por incapacidad y nunca volvió a trabajar. Durante su baja, más de 700 compañeros firmaron una petición en la que decían que Google había tomado represalias injustas contra Koren. Unas 25.000 personas firmaron una versión pública de la misma petición.

 En marzo, el día antes de que Los Angeles Times publicara un artículo sobre su demanda de represalias, Koren dijo que había recibido un correo electrónico del departamento de recursos humanos de Google, diciendo que era consciente de que había llevado sus preocupaciones a un foro público y que debería reunirse con el departamento. Google informó al periódico de que no había encontrado pruebas de represalias antes de comunicárselo a la Sra. Koren.

 En abril tuvo una videoconferencia con un representante de recursos humanos, que le dijo que el traslado obligatorio a Brasil se había ejecutado de forma incorrecta y había causado daños -sin decir específicamente cómo- pero que no había supuesto una represalia.

 "A pesar de que Google ha mostrado un claro patrón de búsqueda agresiva de contratos militares y de represalias contra los empleados que hablan, no hay forma de estar emocionalmente preparado para ello", dijo la Sra. Koren en una entrevista.

 Lo que algunos trabajadores dicen que es una represión al activismo de los empleados ha seguido tiñendo la vida dentro de la empresa, según las declaraciones de los 15 empleados de Google, así como las entrevistas con siete trabajadores. Sostienen que la empresa aplica injustamente sus normas de moderación de contenidos, creando un doble rasero: Los discursos que apoyan al gobierno israelí están permitidos, mientras que los discursos que apoyan a los palestinos son señalados y, en ocasiones, constituyen una ofensa punible.

 Seis palestinos, que proporcionaron comentarios anónimos leídos en voz alta por sus colegas, dijeron que no se sentían seguros para expresar sus opiniones en la empresa.

 "El Proyecto Nimbus me hace sentir que me estoy ganando la vida con la opresión de mi familia", dijo uno de los trabajadores.

 Algunos de los empleados recordaron haber sido castigados o reprendidos por su percepción de antisemitismo, después de que algunos colegas dijeran que era antisemita que proclamaran "Apoya a Palestina". Una persona dijo que un colega le había acusado de antisemitismo por identificarse como "palestino-americano".

 Un empleado que pidió el anonimato dijo en una entrevista que se había visto obligado a reunirse con recursos humanos después de que sus compañeros de trabajo le denunciaran repetidamente por antisemitismo durante varios meses. Había incluido una expresión en su perfil corporativo - "Del río al mar, Palestina será libre"- y la retiró cuando se le pidió.

 También había comentado en foros internos las conclusiones sobre las políticas israelíes de las Naciones Unidas y Amnistía Internacional; la vida en Gaza, fronteriza con Israel y Egipto y donde viven dos millones de palestinos; y su creencia de que Israel es un Estado de apartheid.

 Dijo que se le había dado una advertencia formal y que su evaluación de desempeño se había reducido a "necesita mejorar". Aunque nunca había recibido esa calificación inferior, perdió una bonificación de más de 10.000 dólares y podría ser despedido por otra infracción, dijo. Le dijeron que no publicara nada que pudiera ofender a sus compañeros de trabajo, así que dejó de hablar de política.

 Los empleados que grabaron los vídeos de YouTube y que hablaron con The New York Times señalan la experiencia de la Sra. Koren como una indicación de que no pueden discutir abiertamente sus opiniones y mantener sus puestos de trabajo. Google no abordó directamente sus quejas en su declaración.

 Sin embargo, Koren dijo que se sentía alentada por las muestras de apoyo.

 "Cuando Google y otras personas toman represalias contra los trabajadores, se trata de crear una cultura del miedo", dijo Koren. "Creo que en este caso ocurre lo contrario: más trabajadores han tomado partido".

 1. "Google Employee Who Played Key Role in Protest of Contract With Israel Quits", The New York Times, 30 de agosto de 2022.

 


 

Memorandum de Ariel Koren dirigido a los trabajadores de Google

 

La complicidad de Google en el apartheid israelí: cómo Google utiliza la "diversidad" para silenciar a los palestinos y a los defensores de los derechos humanos palestinos

 

Estimados Googlers:

 

Mi nombre es Ariel Koren. Soy una trabajadora judía de Google que ha trabajado en Google durante más de siete años. Me siento muy agradecida a los más de 700 Googlers (junto a 25.000 personas externas) que recientemente firmaron una petición pidiendo a Google que anule su acto de represalia contra mí por protestar contra el Proyecto Nimbus de Google, un contrato de 1.200 millones de dólares entre Google, Amazon y el gobierno y el ejército israelíes.

 Debido a las represalias, al ambiente hostil y a las acciones ilegales de la empresa, no puedo seguir trabajando en Google y no tengo más remedio que dejar la empresa a finales de esta semana. En lugar de escuchar a los empleados que quieren que Google esté a la altura de sus principios éticos, Google está persiguiendo agresivamente contratos militares y despojando las voces de sus empleados a través de un patrón de silenciamiento y represalias hacia mí y muchos otros. Google está armando sus sistemas DEI* y ERG* para justificar este comportamiento, por lo que no es una coincidencia que las represalias hayan afectado de manera desproporcionada a las mujeres, a los queer y a los empleados BIPOC. *[DEI = Diversidad, Equidad, Inclusión; ERG = Grupo de Recursos para Empleados].

 He sido testigo de que, en lugar de apoyar a los diversos empleados que buscan hacer de Google una empresa más ética, Google silencia sistemáticamente las voces palestinas, judías, árabes y musulmanas preocupadas por la complicidad de Google en las violaciones de los derechos humanos de los palestinos, hasta el punto de tomar represalias formales contra los trabajadores y crear un ambiente de miedo. Según mi experiencia, silenciar el diálogo y la disidencia de este modo ha ayudado a Google a proteger sus intereses comerciales con el ejército y el gobierno israelíes. Animo a los Googlers a leer sobre el Proyecto Nimbus y a actuar en go/Drop-Nimbus.

 También animo a los Googlers a ver y compartir estos vídeos en los que hablan Googlers palestinos y sus aliados árabes, musulmanes y judíos antisionistas*. *[judío antisionista = gente judía, como yo, que se opone a la idea de un etnoestado judío y a la ocupación de la Palestina histórica].

 https://youtu.be/2GI-ePG0rTA

 Como se indica en su sitio web, Jewglers es el grupo interno destinado a apoyar a "todos los judíos de Google". Es uno de los varios grupos de este tipo destinados a representar a los empleados con una identidad compartida y se constituyó como un espacio en el que todos los Googlers judíos pueden conectarse y, si es necesario, abordar la discriminación en el lugar de trabajo. Sin embargo, en la práctica, este grupo funciona sistemáticamente como una salida para impulsar las ideologías de derechas bajo la apariencia de promover la diversidad. Utilizando su plataforma y el acceso a los líderes de DEI y RRHH de Google, el grupo ha utilizado sistemáticamente el control que le otorga la estructura del ERG para silenciar las voces de los Googlers que apoyan la libertad de los palestinos. La dirección de Google se apoya en esta estructura para evitar el trabajo real de escuchar y responder a sus empleados que tratan de responsabilizar a Google de su relación con el gobierno y el ejército israelíes. Más información sobre esto a continuación:

 I. Google se disculpa por la donación de M4BL y dona a grupos de derecha no negros

El 22 de junio de 2020, un mes después del asesinato de George Floyd, el director de Google.org envió un correo electrónico al listerv Jewglers, para disculparse formalmente con los empleados judíos. Citó la preocupación de los judíos en la empresa de que la donación de Google al Movimiento por las Vidas Negras, M4BL, había sido involuntariamente antisemita.

 ¿La razón? La dirección de los judíos había emitido quejas formales a la dirección de la empresa sobre la donación, diciendo que M4BL, una coalición de docenas de grupos, era antisemita porque incluía organizaciones que habían expresado su alineación con las perspectivas y el lenguaje de los grupos dirigidos por palestinos.

 Me sentí mortificada y enfadada. En medio de los levantamientos por las vidas de los negros, Google emitió una disculpa por donar a la coalición que lideraba la lucha contra la brutalidad y los asesinatos de la policía, todo ello porque la dirección de Jewglers había confundido deliberada y erróneamente el apoyo a los derechos humanos de los palestinos y los intentos de responsabilizar al gobierno israelí con la discriminación de los judíos.

 La disculpa de Google no hizo nada para proteger el contra antisemitismo. Por el contrario, sólo nos enfrentó a los demás, lo que nos divide y nos hace menos seguros. El mundo es mejor cuando todas las comunidades marginadas pueden trabajar juntas para luchar contra la injusticia en todas partes.

 El 25 de junio de 2020, formé parte de un grupo de Googlers judíos que enviaron un correo electrónico a la dirección de la empresa pidiéndoles que mantuvieran su donación a M4BL. Pero nos ignoraron, y en lugar de mantenerse firmes con las comunidades negras que luchan por la seguridad y la dignidad, continuaron respaldando a los judíos haciendo una donación oficial de 400.000 dólares a cuatro grupos de derecha no negros elegidos por los judíos en medio de los levantamientos de BLM.

 Intentamos dialogar con el comité directivo, que es un grupo de líderes no elegidos que actúan como líderes de Jewglers con poder de decisión y derecho a representar formalmente la voz judía en Google. Sin embargo, nos prohibieron expresar nuestros puntos de vista en la lista de correo de Jewglers, acusándonos de manifestar odio hacia nuestra propia comunidad judía simplemente por insistir en la solidaridad con el Movimiento por las Vidas Negras y los derechos de los palestinos. Los administradores del grupo declararon que la discusión política sobre el estado de Israel violaba la política de Jewglers. Sin embargo, el contenido de los correos (el listserv) de Jewglers estaba lleno de mensajes políticos positivos sobre Israel; sólo las críticas a Israel se eliminaban según esta "política".

 Un ejemplo: Los administradores del grupo aprobaron inmediatamente un correo electrónico en el que se invitaba a los Googlers a "visitar Hebrón desde la comodidad de su casa", patrocinado por la sección de Jewglers en Nueva York. "Hebrón" es una gran ciudad de asentamientos ilegales israelíes extendidos por todo su centro en tierra palestina ocupada. Los palestinos de "Hebrón" están sometidos a un desplazamiento masivo de sus hogares y negocios debido al apartheid impuesto por los militares, y a un cruel sistema de carreteras segregadas y docenas de puestos de control militarizados en su propia comunidad que restringen la libertad de movimiento de los palestinos nativos, al tiempo que permiten la expansión de los asentamientos ilegales israelíes. "Hebrón" sigue teniendo habitantes palestinos nativos sólo por la capacidad de resistencia de las familias palestinas que han insistido en permanecer en sus hogares.

 Un compañero de trabajo judío respondió al hilo del correo electrónico: "¿Incluirá la gira un debate sobre los actuales crímenes de guerra cometidos por el gobierno israelí contra la población palestina al trasladar a una población civil a una región ocupada?" El jefe del Comité Directivo de Jewglers marcó inmediatamente el comentario de este compañero de trabajo por "discriminación, acoso e intimidación" simplemente por haber expresado su preocupación por los derechos de los palestinos.

 Este tipo de interacción es uno de los muchos ejemplos en los que un simple mensaje de apoyo a los derechos humanos de los palestinos da lugar a un mensaje o una interacción disciplinaria, mientras que el diálogo a favor de la ocupación y los asentamientos recibe apoyo. Este patrón exacto de sesgo nos llevó a formar nuestro propio grupo de ruptura, Jewish-diaspora-solidarity [externamente: Diáspora judía en la tecnología], donde los Googlers judíos, y sus aliados, podían reunirse y abogar libres de la censura de los Jewglers.

 II. Google utiliza el grupo de Jewglers para censurar a los palestinos y a los aliados judíos en medio de la violencia en Gaza

Un año después, en mayo de 2021, Israel lanzó cientos de ataques aéreos contra Gaza, matando a más de 250 palestinos, entre ellos más de 60 niños. Incluso cuando Israel se enfrentó a la crítica mundial por su violencia innecesaria en Palestina, los judíos comenzaron a exigir que la dirección ejecutiva de Google expresara su solidaridad con Israel.

 Y funcionó. Líderes como Sundar Pichai y Susan Wijcicki enviaron correos electrónicos expresando explícitamente su preocupación por los israelíes, pero no hubo ninguna comunicación de este tipo para o sobre los palestinos, que son el blanco de la violencia y la opresión diaria de Israel.

 En respuesta, escribimos a los ejecutivos sobre el sesgo inherente a los judíos. Nuestra carta tenía 627 firmas, pero ni un solo dirigente de la empresa respondió. En cambio, la empresa permitió que el comité directivo de Jewglers se reuniera de forma oficial con líderes como la directora de diversidad Melonie Parker y la directora de personal Fiona Cicconi. A pesar de la disidencia generalizada de los judíos progresistas, la empresa estaba promoviendo a Jewglers como la única autoridad sobre la identidad judía en Google.

 El 28 de junio de 2021, nosotros (un grupo de 28 empleados judíos) enviamos otra carta a Melonie y Fiona. "Creemos que la dirección de Jewglers está utilizando su plataforma y sus posiciones de liderazgo para respaldar una agenda a la que muchos judíos se oponen, mientras pretenden representarnos a todos", decía la carta. "Por favor, absténganse de tratar a la dirección de Jewglers como la única representación creíble de la experiencia u opinión judía en la empresa".

 Al mismo tiempo, los Googlers palestinos y árabes, junto con otros Googlers judíos antisionistas, fueron denunciados a RRHH por miembros de Jewglers por criticar las violaciones de los derechos humanos de los palestinos por parte de Israel. En lugar de abordar los problemas urgentes de discriminación en nuestra empresa, RRHH estaba emitiendo advertencias a los Googlers sólo por hablar de los derechos de los palestinos.

 Los miembros de las listas de los judíos vigilaban activamente las listas de los ERG musulmanes y árabes, llegando en algunos momentos a unirse a las listas y a enviar mensajes agresivos a nuestros colegas árabes y musulmanes. Uno de los miembros de la lista de los judíos llegó a enumerar los nombres de los Googlers musulmanes que habían firmado la carta de Jewish Diaspora in Tech en apoyo de los derechos de los palestinos, señalándolos en una lista de más de 2.000 personas porque eran musulmanes, e incitando a la intimidación contra ellos.

 Google presiona para que haya un diálogo interno en lugar de hablar con la prensa, pero un correo electrónico tras otro quedó sin respuesta. Continuamente hicimos sonar la alarma en la cadena de informes de la escalera DEI, a otros líderes de la empresa, y a través de otros "canales adecuados" internamente, sobre el silenciamiento y la reprimenda de las voces judías antisionistas. A pesar de esto, la dirección continuó con la plataforma del grupo Jewglers como la supuesta autoridad de la voz judía en Google.

 El 16 de junio de 2021, los administradores del grupo "me pusieron en moderación", lo que significa esencialmente que el grupo Jewglers me prohibió participar libremente en el grupo. Informé de ello a los moderadores del ERG de Google, pero afirmaron que no podían intervenir porque Jewglers está "autorregulado" por su propio comité directivo (no elegido). Sin embargo, el grupo Jewglers está financiado oficialmente por Google. Reciben dinero de la empresa y una plataforma formal como la voz de facto de los Googlers judíos. Aunque la empresa nos dijo que los Googlers que apoyan la violencia de Israel "no pueden ser regulados", los trabajadores que apoyan la libertad de los palestinos seguían recibiendo advertencias oficiales de RRHH. En algunos casos, el simple hecho de llevar ropa tradicional palestina en el trabajo hizo que los trabajadores fueran llamados a RRHH por "ser divisivos". El sesgo no podía ser más claro.

 Cuando otro colega judío y yo recibimos una carta amenazante en nuestra oficina llena de gritos racistas y antisemitas contra los judíos antisionistas, denunciamos la carta a RRHH y también enviamos un correo electrónico a la vicepresidenta Melonie Parker y a la vicepresidenta senior Fiona Cicconi, pidiéndoles de nuevo una reunión. [La carta viene con una advertencia de contenido por lenguaje racista y antisemita, y un deseo de muerte]. Nuestra solicitud de reunión fue ignorada una vez más. Recursos Humanos dijo que no podía investigar quién había enviado la carta. La empresa tecnológica más sofisticada del mundo no pudo investigar una carta de amenaza de muerte dirigida a dos de sus propios empleados. Las prioridades de la empresa estaban claras.

 Es sencillo: al igual que en cualquier comunidad, los judíos tienen diferentes orígenes, perspectivas políticas y -sí- opiniones sobre las acciones del gobierno israelí. Debemos ser libres de solidarizarnos con nuestros compañeros de trabajo y nuestros usuarios sin temor a represalias. Millones de judíos se oponen a la opresión de los palestinos por parte de Israel. Google lo sabe, y ha silenciado intencionadamente cientos de voces, anteponiendo el beneficio a las personas mediante contratos como el Proyecto Nimbus, y dividiendo a los judíos de otras comunidades minoritarias mediante su propio sistema ERG.

 III. Google lanza un contrato gubernamental y militar israelí: el Proyecto Nimbus

Durante mayo de 2021, justo en medio de la violencia militar israelí, Google anunció silenciosamente su apoyo más importante a la violencia de Israel: El Proyecto Nimbus, un contrato de computación en la nube de 1.200 millones de dólares entre Google, Amazon y el gobierno y el ejército israelíes. Los detalles son intencionadamente escasos, pero sabemos que Google ayudará a construir centros de datos y proporcionará infraestructura en la nube a varias agencias gubernamentales israelíes, incluyendo el ejército de Israel, y la Autoridad de Tierras de Israel, que es la agencia responsable de robar más tierras de los palestinos para los asentamientos ilegales israelíes. Y lo que es peor, el contrato impide explícitamente a Google cerrar sus servicios en el futuro, incluso en caso de protesta de los empleados. El contrato hace explícitamente que la empresa no pueda detener sus servicios independientemente de que Israel utilice la tecnología para ayudar a las violaciones de los derechos humanos. Los documentos de los que informa The Intercept muestran que, a través del Proyecto Nimbus, Google proporcionará herramientas avanzadas de IA a Israel. Los documentos de formación de Nimbus hacen hincapié en "las capacidades de detección de 'caras, puntos de referencia faciales, emociones' de la API de Cloud Vision de Google", y en un seminario web de formación de Nimbus, un ingeniero de Google confirmó a un cliente israelí que sería posible "procesar datos a través de Nimbus para determinar si alguien está mintiendo". Está claro que las herramientas proporcionadas a través de Nimbus tienen el potencial de ampliar el patrón de vigilancia de Israel, la elaboración de perfiles raciales y otras formas de violaciones de los derechos humanos asistidas por la tecnología.

 Desde el lanzamiento de Nimbus, importantes grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional y Human Rights Watch se han hecho eco de lo que los activistas palestinos y la comunidad mundial han dicho durante décadas: Israel es un Estado de apartheid. Incluso tras el creciente reconocimiento del apartheid israelí por parte de la opinión pública, Google ha mantenido sus contratos con el gobierno y el ejército israelíes. El mayor motor de búsqueda del mundo está contratando con un ejército que lleva a cabo activamente crímenes de guerra y mantiene el apartheid, mientras que los trabajadores no pueden opinar sobre cómo se utiliza la tecnología que les proporcionamos.

IV. Google toma represalias por la oposición a Nimbus

En julio de 2021, me di de baja por incapacidad. Unos meses antes (marzo), había denunciado a un directivo de mi equipo por una serie de comportamientos racistas, sexistas y homófobos, como quejarse de que las mujeres de nuestro equipo solo necesitaban tener la mitad de talento que los hombres para ser contratadas, utilizar con frecuencia la palabra f*ggot [marica] delante de los clientes, entre otros insultos demasiado hirientes para enumerarlos aquí, junto con docenas de otros casos similares. El informe de RRHH llegó después de años de escalar el comportamiento en mi cadena de informes sin que la dirección del equipo tomara ninguna medida correctiva.

 Varias víctimas y testigos del comportamiento del ejecutivo, que duró más de tres años, se presentaron, y fue despedido como resultado directo de la investigación. Tras su despido, me tomé una licencia por incapacidad para recuperarme de los años de trabajo en un entorno tan hostil* (mi historial de rendimiento, sin embargo, permaneció intacto. Tenía calificaciones de "Exceeds" (y superioresen Perf, gozaba de un gran respeto por parte de las partes interesadas interdisciplinares, había recibido la nominación de Google Cloud a los premios Cannes Lions por mi campaña de marketing creativo, había contratado y gestionado dos TVC de alto rendimiento y había sido ascendido dos veces en 4 años. Relevante porque no hay razones posibles relacionadas con el rendimiento para el posterior comportamiento punitivo de Google hacia mí).

 En octubre de 2021, publicamos una petición interna formal en la que pedíamos a Google que fuera transparente con respecto al Proyecto Nimbus y, en última instancia, que rescindiera el contrato. Organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos se unieron a nosotros y lanzaron una petición pública pidiendo tanto a Google como a Amazon que pusieran fin al contrato. Recibimos 800 firmas de Googlers y 37.500 personas firmaron la petición pública. Hasta la fecha, Google aún no ha respondido al clamor de los empleados y del público ni ha ofrecido un mínimo de transparencia.

 En octubre, fui uno de los dos empleados de Google que habló públicamente sobre el Proyecto Nimbus. Lo hice mientras estaba de baja por incapacidad. Dos semanas después de hablar, volví de mi baja por incapacidad el 10 de noviembre de 2021. Mi jefe me dijo que, mientras estaba de baja por incapacidad, la empresa había trasladado mi puesto a Sao Paulo, con efecto inmediato. Me dijeron que tenía 17 días para comprometerme a trasladarme o perder mi puesto. Me dijeron que el traslado forzoso se basaba en los profesionales de la empresa, pero la oficina de Sao Paulo seguía trabajando desde casa y no había ninguna necesidad demostrable de que yo estuviera físicamente en Sao Paulo, y mucho menos en medio de una pandemia.

 Aunque me habían dado un plazo de 17 días, después de sólo 2 días, mi jefe ya había empezado a comunicar al equipo que me iba. Cuando me enfrenté a él, me dijo: "¿Quieres decir que realmente considerarías mudarte a Sao Paulo?"

 Inmediatamente presenté una queja. En respuesta, Google contrató a su propio investigador interno (un abogado que se identificó como contratado por la empresa) para investigar las represalias. Al mismo tiempo, un grupo de trabajadores de Google hizo circular una petición en la que se pedía a Google que anulara su acto de represalia contra mí, reuniendo casi 800 firmas. Las organizaciones de la sociedad civil hicieron circular una petición pública que ya cuenta con más de 25.000 firmas de apoyo público. Los Googlers preocupados también presionaron con éxito a la congresista Anna Eshoo, que representa al distrito 18 de California, donde tiene su sede Google, para que escribiera a Google sobre el acto de represalia.

 El equipo de RRHH de Google ha reconocido finalmente que el traslado forzoso fue "inapropiado y perjudicial", pero sigue afirmando que "no hay pruebas de represalias". Cuando les pregunté qué era "impropio y perjudicial", si no era una represalia, respondieron que todo era "un problema de comunicación". Cuando insistí en la razón por la que un empleado de nivel medio se vería obligado a realizar un traslado transcontinental con un plazo de 17 días en medio de una pandemia inmediatamente después de regresar de una baja por incapacidad, RRHH volvió a afirmar que todo esto es un problema de comunicación, siendo mi jefe directo el único culpable.

 V. Conclusión

He tomado la difícil decisión de dejar la empresa como resultado de todo esto. He sido testigo constante de un patrón de represalias contra los trabajadores que defienden los derechos de los palestinos y que exigen responsabilidades al gobierno y al ejército israelíes. Google ha mantenido sistemáticamente una cultura de silenciamiento de los judíos antisionistas y de creación de condiciones tóxicas e injustas para los trabajadores palestinos, árabes y musulmanes de Google, al tiempo que ha ignorado la amplia disidencia interna y pública contra la complicidad de la empresa en la violencia del apartheid israelí a través del Proyecto Nimbus. Los judíos antisionistas de Google no dejarán de denunciar las injusticias de Israel contra los palestinos; pero reconocemos nuestro privilegio de hacerlo con seguridad mientras que nuestros colegas y amigos palestinos no tienen el mismo privilegio de sentirse seguros y ser escuchados.

 Nuestros colegas palestinos se merecen algo mejor que esto; nuestros usuarios palestinos se merecen algo mejor que esto. El público en general se merece algo mejor que esto. Pido a mis colegas Googlers que consideren hacer lo siguiente:

 Les pido a mis compañeros de Google: Piensen en lo que habrían hecho si fueran trabajadores de Polaroid en 1970, cuando la empresa era cómplice del apartheid sudafricano. ¿Conservar el silencio o actuar como los trabajadores de Polaroid que tomaron partido para poner fin a la implicación de la empresa en Sudáfrica? Los empleados de Google tienen la responsabilidad -y el poder- de marcar la diferencia.

 Actúa

1.     Únete a más de 750 Googlers y a más de 400 trabajadores de Amazon para pedir a Google que abandone el Proyecto Nimbus en go/drop-nimbus. Y no te limites a firmarlo: habla de ello con tus jefes y compañeros de trabajo. Si tienes algún poder y privilegio, úsalo. No te quedes callado y permite que tus colegas palestinos luchen contra esta injusticia por su cuenta. [Aquí está la petición pública para la gente que no trabaja en Google: notechforapartheid.com].

2.     Pide a la dirección de Google que garantice que los Googlers judíos de todas las procedencias e ideologías políticas, incluidos los que somos antisionistas, puedan ser incluidos en las conversaciones sobre la comunidad judía con los dirigentes de la empresa.

3.     Actúa: La semana que viene, el 8 de septiembre, los trabajadores de Google, apoyados por la campaña de la sociedad civil #NoTechForApartheid, llevarán a cabo acciones directas frente a las oficinas de la zona de la bahía, la ciudad de Nueva York y Seattle. Si estás en una de estas zonas: ¡Aparece! Más información aquí.

 

Amplifica las voces palestinas

Nuestros colegas palestinos en Google están compartiendo valientemente sus experiencias, incluso a pesar de la cultura generalizada de represalias y acoso. Hagamos nuestra parte compartiendo estas historias de más de una docena de nuestros compañeros de trabajo tan ampliamente como sea posible, a través del correo electrónico, las redes sociales, en las reuniones, dondequiera que puedas: bit.ly/google-voices

 

Comparte estas historias de más de una docena de tus compañeros de trabajo por correo electrónico, en las redes sociales, en las reuniones, dondequiera que puedas: bit.ly/google-voices

 

Más información sobre...

Ser un aliado de los palestinos en la lucha contra el apartheid

Ser un aliado de los judíos en el desmantelamiento del antisemitismo

 El sionismo cristiano blanco, que es la principal fuente de financiación y de presión para Israel en Estados Unidos y en el mundo. Cristianos Unidos por Israel es el mayor lobby israelí en Estados Unidos, con 10 millones de miembros (en comparación con el mayor grupo de presión judío, el AIPAC, que sólo tiene 100.000 miembros). Es importante conocerlos porque CUFI, un grupo cristiano blanco, tiene una base de miembros altamente antisemita que cree que los judíos son una raza inferior. Entender cómo opera el sionismo como una herramienta en la maquinaria más amplia de la supremacía cristiana blanca puede ayudarte a entender y articular que el antisionismo es un pilar central del trabajo antirracista. [Ver Til Kingdom Come para más información sobre el antisemitismo en el núcleo del movimiento sionista cristiano de Estados Unidos].

 

Apoyar a estas organizaciones

Organizaciones dirigidas por palestinos a las que apoyar y seguir: Palestinian Youth Movement; US Campaign for Palestinian Rights; Adalah Justice Project; AlQaws; Palestine Legal; Institute for Middle East Understanding; 7amleh; @eye.on.palestine

Grupos y organizaciones judías que luchan contra el antisemitismo y todas las formas de racismo: Jewish Liberation Fund; If Not Now; Jews For Racial & Economic Justice; Jewish Diaspora in Tech; Never Again Action; The Workers Circle; Jewish Bridge Project

 

No seas complaciente o apático; asume la responsabilidad de tu empresa y de cómo se utiliza tu trabajo. Ayuda a luchar contra las represalias y otras formas de violencia institucional en Google uniéndote al Alphabet Workers Union. Y a los directivos: usen su posición de poder para elevar e impulsar los esfuerzos de los trabajadores que se organizan por una empresa más ética.

 

 

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

https://stopsettlements.org/spanish/

 

Zona de los archivos adjuntos

Vista previa del vídeo Google Employees Speak out about Project Nimbus and Google's Culture of Silencing Diverse Voices de YouTube



Google Employees Speak out about Project Nimbus and Google's Culture of Silencing Diverse Voices

 


 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avances en la ampliación del tranvía del apartheid: El proyecto J-Net whoprofits.org, Actualización | noviembre de 2022

  Avances en la ampliación del tranvía del apartheid: El proyecto J-Net whoprofits.org , Actualización | noviembre de 2022   Siguiendo e...