Ir al contenido principal

Detalles del informe del trato inhumano en las ‘cárceles israelíes’

Los detenidos palestinos han sufrido abusos físicos y custodiados en condiciones precarias, informaron grupos de derechos humanos. 

El Tribunal Supremo de Israel prohibió el uso de la tortura en 1999 y prohibió explícitamente algunas de las tácticas de interrogación específicas que se detallan en el informe [AP]
Golpes en la cabeza y dormir en camas infestadas de insectos se encuentran entre los numerosos ejemplos de trato "degradante" y "inhumano" al que son sometidos los detenidos palestinos por parte de los interrogadores israelíes, según un nuevo informe de grupos de derechos humanos israelíes.
El informe de 54 páginas de HaMoked y B'Tselem, publicado este miércoles, afirma que el trato hacia los detenidos es a veces "equivalente a la tortura". En él se documenta el abuso físico por parte de los interrogadores israelíes, tanto en el terreno como en el centro de detención de Shikma en la sureña ciudad israelí de Ashkelon.
"Un palestino fue golpeado hasta que perdió el conocimiento. Otro detenido relató que los agentes de policía se fotografió junto a él mientras yacía esposado en el suelo después de ser golpeado por alrededor de media hora", indica el informe, señalando que las condiciones abusivas habían sido "utilizadas de forma sistemática contra los palestinos interrogados en Shikma".
Las conclusiones se basan en los testimonios de 116 palestinos entrevistados entre agosto de 2013 y marzo de 2014, junto con decenas de declaraciones juradas y registros médicos.
El Tribunal Supremo de Israel prohibió el uso de la tortura en 1999 y prohibió explícitamente algunas de las tácticas de interrogación específicas que se detallan en el informe. En ese momento, el tribunal dijo que los interrogadores no serían inmunes a las acusaciones sobre abusos hacia los prisioneros.
"Una de las cosas que notamos es que sin duda hubo una clara disminución de los casos de tortura y malos tratos, que era muy común antes de la sentencia", dijo a Al Jazeera el portavoz de B'Tselem, Sarit Michaeli. La cuestión del trato de los detenidos ha llegado a ser el centro de atención en los últimos meses, en medio de una ola de violencia y arrestos desde octubre.
"Aunque hay una nueva escalada de violencia en Cisjordania, esto no justifica el aumento y el uso de este tipo de métodos," dijo Michaeli.
Los investigadores encontraron que los interrogatorios por parte de la Agencia de Seguridad de Israel son un componente de la prolongada permanencia en la prisión de los palestinos, y pueden durar hasta tres meses.
La mayoría de los palestinos entrevistados para el informe dijeron que fueron detenidos durante la noche, se les vendaron sus ojos y fueron espesados durante el traslado. El treinta por ciento informó de golpes antes de llegar a un centro de detención. Una vez trasladados a los centros de reclusión, según el informe, "los detenidos recibieron puñetazos, patadas o golpes con las culatas de los rifles".
Un tercio de los entrevistados dijeron que los palestinos fueron encarcelados al aire libre. "Por la noche, cuatro soldados vinieron y nos hicieron salir al patio. Hacía frío y llovía, y nos hicieron sacarnos la ropa, quedándonos completamente desnudos ", dijo Imad Abu Khalaf, de 21 años.
Otras se llevaron a cabo en el interior en régimen de aislamiento entre las rondas de interrogatorio. "La celda estaba llena de cucarachas [y] muy sucia", dijo Ibrahim Sabah, de 19 años. "Las mantas apestaban. Después de unos 10 días, tuve una erupción en todo el cuerpo. Me rasqué tanto que empecé a sangrar."
Los investigadores dijeron que muchos prisioneros fueron torturados por la Autoridad Palestina (AP) antes de la detención por las autoridades israelíes. Varios fueron transferidos directamente de un organismo a otro.
"Obviamente, la tortura [en cárceles israelíes] es sistemática", dijo a Al Jazeera Jamal Dajani, director de comunicaciones estratégicas y medios de comunicación en la oficina del primer ministro de la AP. Sin embargo, dijo que no estaba al tanto de las prácticas similares en las cárceles palestinas: "No tengo información donde puedo confirmar estas acusaciones."
El Ministerio de Justicia de Israel no respondió inmediatamente el llamado de Al Jazeera para hacer comentarios.
B'Tselem y HaMoked dijeron que ha habido una falta de responsabilidad de los malos tratos a los detenidos. De las más de 3.000 quejas presentadas ante los fiscales del ejército desde septiembre de 2000 hasta principios de 2010, sólo el 15 dio lugar a acusaciones por abuso físico, y de alrededor de 950 quejas presentadas directamente en contra de la agencia de interrogatorio israelí del 2001 al 2015, todos los casos se cerraron sin ningún investigación formal.
En septiembre de 2015, HaMoked presentó una petición ante el Tribunal Supremo de Israel para revisar las condiciones en Shikma, y el tribunal dictaminó en enero que las autoridades penitenciarias debían comenzar a limpiar colchones una vez al mes y marcar distancias entre los baños y áreas de dormir.
Más de 6.000 palestinos se encuentran actualmente en las cárceles israelíes a lo largo de Israel y la ocupada Cisjordania.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org
Fuente: Allison Deger, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Comentarios