¿Israel ha demostrado contención en Gaza antes de atacar? ¡Estamos de broma!





"Nuestros medios de comunicación enquistan una terminología desvirtuada que viene a apoyar los esfuerzos destinados a presentar a Israel como víctima. He aquí algunos ejemplos.

«Gaza es un Estado independiente»

No, no lo es. Gaza y Cisjordania no son más que una unidad territorial compuesta de dos partes. Según las decisiones de la comunidad internacional, se ha de establecer un Estado en estas dos partes, que siguen estando bajo ocupación israelí, como lo están los palestinos que viven allí.

Gaza y Cisjordania tienen el mismo indicativo telefónico internacional: 970. (Un indicativo distinto - 972 para Israel - es un gesto sin relevancia que queda del periodo de Oslo. El sistema telefónico palestino es una división del de Israel. Cuando el servicio de seguridad del Shin Bet llama a una casa de Gaza para avisar de que las fuerzas aéreas está a punto de bombardearla, el Shin Bet no tiene necesidad de marcar el 970).

Con su astucia y técnica de colonialista aprendidas en el Mapai [Partido de los Trabajadores, que se sumó al Partido Laborista israelí en 1968], Ariel Sharon retiró a los colonos de la Franja de Gaza.Utilizando una forma nueva de dominación, trató de separar definitivamente de Cisjordania el enclave. El control efectivo del mar, del aire, de las fronteras y de la mayor parte de la Franja de Gaza quedó en manos de Israel.

Es verdad que Hamás y Fatah, animados por la lucha entre facciones, han contribuido en buena medida a la desconexión de las dos partes. Con su propaganda, Hamás ha reforzado la ilusión de la «independencia» de Gaza.

Entretanto, Israel sigue controlando el registro de la población de Gaza y Cisjordania. Todo recién nacido palestino ha de ser inscrito en el Ministerio del Interior israelí (por medio de la Administración de Coordinación y Enlace) para poder obtener una tarjeta de identidad a los 16 años.

La información impresa en las tarjetas lo está también en hebreo. ¿Han oído ustedes alguna vez de un Estado independiente cuyos habitantes tengan que inscribirse en el Estado «vecino» (ocupante y agresor), sin lo cual no obtendrían nunca papeles ni existirían oficialmente?

Cuando expertos como Giora Eiland, general retirado que participó en la elaboración del abandono de Gaza, dicen que Gaza es un Estado independiente que nos agrede, tratan de borrar el contexto de este nuevo ciclo de derramamiento de sangre. La tarea es verdaderamente fácil. Los israelíes ya la han llevado a cabo.

«Legítima defensa»

Las dos partes (Hamas e Israel) afirman que abren fuego en situación de legítima defensa. Sabemos que la guerra es una prolongación de la política por otros medios. La política de Israel está clara (si no es usted consumidor de los medios de comunicación israelíes): aislar todavía más la Franja de Gaza, oponerse a toda posibilidad de unión palestina y desviar la atención de la ofensiva colonialista acelerada en Cisjordania. ¿Y Hamás? Desea reforzar su posición en tanto que movimiento de resistencia tras los golpes que ha sufrido como movimiento de gobierno. Tal vez piensa que puede verdaderamente cambiar toda la estrategia de la dirección palestina frente a la ocupación israelí. Tal vez quiere que el mundo (y los estados árabes) salgan de su sopor.

Sin embargo, y con los debidos respetos a Clausewitz, los cálculos racionales no lo explican todo. No olvidemos la envidia de las misiles: ¿quién los tiene más grandes, más largos, más impresionantes y de mayor alcance? Los chicos juegan con los suyos y tenemos la costumbre de llamar a esto política.

«Israel ha demostrado su contención»

¿Cuándo se comienza a medir la contención? ¿Por qué no empezar con los pescadores que han sido tiroteados, que han resultado heridos y a veces muertos por la marina israelí, aunque los acuerdos de 2012 hablaran de ampliar la zona de pesca ?

¿Por qué no con los agricultores y los recogedores de metales cerca del muro, que no tienen otros ingresos, que sufren nuestros disparos y que a veces resultan heridos o muertos por nuestros soldados? ¿O con la demolición de viviendas pretendidamente por razones administrativas en Cisjordania y en Jerusalén?

¿No pesumimos de esta contención porque es una violencia que los medios israelíes  ignoran con arrogancia? ¿Y por qué no oímos hablar de la contención palestina después de que Nadim Nawara y Mohammed Abu Dhaher resultaran muertos a manos de soldados israelíes en un puesto de control de Ofer ? «Contención» es otra palabra para borrar los contextos y reforzar la victimización de la cuarta potencia militar del mundo.

«Israel suministra agua, electricidad, alimentos y medicamentos a Gaza»

No, no los suministra. Vende 120 megavatios de electricidad a precio de oro, todo lo más un tercio de la demanda. En la factura se deducen los costes aduaneros que Israel recauda sobre las mercancías que llegan a sus puertos y se destinan a los territorios ocupados. Los alimentos y medicamentos que adquieren los comerciantes palestinos, también a precio de oro, entran en Gaza por pasos fronterizos controlados por Israel.  

De acuerdo con el Gisha, Centro Jurídico para la Libertad de Movimientos, en 2012 la Franja de Gaza adquirió productos israelíes por un valor de 1.300 millones de shekels (cerca de 280 millones de euros). Lo que hace que Gaza sea también un mercado cautivo de Israel.

En cuanto al agua, Israel ha impuesto una economía autárquica sobre el agua en Gaza; es decir, que los gazatíes deben contentarse con el agua de lluvia y las aguas subterraneas que recogen en su territorio.Israel, que impone una cuota de agua a los palestinos, no les deja que compartan las fuentes de agua de Cisjordania con la Franja de Gaza.

Como consecuencia, la demanda sobrepasa a la oferta, y hay un bombeo excesivo. El agua de mar se infiltra en las capas freáticas, lo mismo que las aguas residuales de canalizaciones vetustas. El 95 % del agua de Gaza no es apta para el consumo. Y sobre la base de acuerdos pasados, Israel vende 5 millones de metros cúbicos de agua a Gaza (una gota de agua en el océano).

«Israel no identifica más que blancos legítimos»

¿Las casas de los miembros de Hamás, jóvenes o ancianos, son bombardeadas – con o sin niños dentro - y según el ejército, serían blancos legítimos? ¿Hay una casa judía en Israel que no albergue a un oficial que haya participado en planificar o lanzar una ofensiva ? ¿O un soldado que no haya disparado o vaya a disparar sobre un palestino?

«Hamas utiliza a la población como escudos humanos»

Si no me engaño, el ministerio de Defensa se encuentra bien metido en el corazón de Tel Aviv, cuando se trata del principal «centro de guerra» del ejército. ¿Y qué decir de la base de adistramiento militar de Glilot, cerca del gran centro comercial? ¿Y de la sede del Shin [Servicio de Información] en Jerusalén, que linda con un barrio residencial?

Y a qué distancia se encuentra nuestra «fábrica de confección» [centro nuclear de Israel con armas atómicas] en Dimona de zonas residenciales? ¿Por qué es normal para nosotros, y no para ellos? ¿Simplemente porque no tienen la capacidad fálica de bombardear estos lugares?

Amira Hass (1956) es una conocida periodista israelí de izquierdas, célebre por sus columnas en el diario Ha´aretz y su trabajo como reportera en Cisjordania y Gaza, donde vivió durante varios años. Ha recibido numerosos premios a su labor informativa por parte de instituciones como la Unesco, el Instituto Internacional de Prensa, el Anna Lindh Memorial Fund o el Archivio Disarmo.

Comentarios