Las fuerzas israelíes están ejecutando extrajudicialmente a palestinos

Los arrestos, los hostigamientos y las ejecuciones cometidas por las fuerzas israelíes contra los palestinos son cada vez más y más desproporcionados, en comparación con los ataques palestinos en Jerusalén, que son relativamente escasos y a menudo cometidos por jóvenes solitarios, según ha revelado un nuevo informe. 

El Observatorio Euromediterráneo de Derechos Humanos dice, en su informe referido a los cien días anteriores a su publicación, que 150 palestinos, incluyendo siete mujeres y 27 menores, han sido ejecutados extrajudicialmente, negándose, además, Israel a entregar los cuerpos de 24 de ellos a sus familias. De esos 150, 95 fueron ejecutados en Jerusalén, Cisjordania y el área fronteriza de la Franja de Gaza en la represión de protestas o en el momento de su detención.
“Muchos palestinos fueron asesinados simplemente ‘por sospecha’, incluyendo aquellos falsamente acusados de intentar atacar a ciudadanos israelíes”, afirma el informe.
El documento revela, también, que durante la ofensiva israelí, 15.759 palestinos han resultado heridos, 92 de ellos de gravedad. Entre esos heridos hay 58 periodistas y 103 trabajadores de los servicios sanitarios de emergencia.
Las protestas palestinas, dirigidas principalmente por jóvenes, estallaron en Jerusalén en agosto de 2015 como reacción a las crecientes incursiones y restricciones israelíes impuestas sobre los accesos a la mezquita Al Aksa.
Se ha producido un espectacular aumento de las tensiones desde que el régimen de Israel impuso restricciones a la entrada de fieles palestinos a la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este. Los palestinos expresaron repetidamente su malestar por el hecho de que grupos de extremistas israelíes, escoltados por soldados, intensificaron sus incursiones en la mezquita, que es el tercer lugar más sagrado del islam. Además, expresaron su inquietud ante el hecho de que Israel estuviera tratando de modificar el status quo de este lugar tan sensible.
El informe cubre el periodo que va desde el 1 de octubre de 2015 al 8 de enero de 2016 y está basado en fotos, vídeos y testimonios de testigos.
Tras considerar que el comportamiento de las fuerzas militares israelíes constituye una flagrante violación del derecho internacional, Euro-Med pide que la ONU y demás organismos internacionales, así como los gobiernos que tienen relaciones con Israel, actúen rápidamente y presionen a las autoridades israelíes para que pongan término a los abusos de los derechos humanos y a las décadas de ocupación de los territorios palestinos.
Por el contrario, 27 israelíes, incluyendo una mujer, han sido asesinados por atacantes palestinos.
Las violaciones han ido más allá. Durante los cien días cubiertos por el informe, las fuerzas israelíes han atacado a personal sanitario y ambulancias en 171 ocasiones, han irrumpido violentamente en hospitales civiles en nueve ocasiones, supuestamente en búsqueda de palestinos que habrían cometido actos ilegales, y han impedido a 16 médicos proporcionar la atención médica necesaria a palestinos heridos.
Euro-Med ha descrito el incidente más grave con las siguientes palabras: “decenas de soldados israelíes, vestidos con ropas civiles, irrumpieron en el hospital Ahli de Hebrón el 12 de noviembre de 2015, matando a Abdalah al Shalalida y secuestrando a su primo”.
Además, el informe señala que los palestinos heridos han sido tratados de forma discriminatoria, siendo privados de los primeros auxilios, desangrándose durante horas sin atención médica o siendo interrogados mientras se encontraban en estas condiciones.
“Esta discriminación es una violación flagrante de la ética médica y del código de conducta al que está sometido todo médico”.
Las propiedades palestinas también han sido objeto de ataques, como era de esperar. Euro-Med subraya que “352 ataques contra los palestinos y sus propiedades fueron registrados en esos cien días y 92 casas fueron demolidas como castigo colectivo contra los familiares de los acusados de atacar a israelíes”.
En el curso del periodo cubierto por el informe, las fuerzas armadas israelíes irrumpieron en ciudades, pueblos y campamentos de refugiados palestinos en 908 ocasiones y entraron violentamente en la mezquita Al Aksa 74 veces.
3.401 palestinos han sido detenidos desde que se iniciaron las protestas, siendo encarcelados 1.511, aproximadamente la mitad de ellos menores. Según el informe, uno de cada tres de estos detenidos fueron objeto de tratos crueles, tales como palizas, humillaciones, esposas y ojos vendados.
Acerca del traductor: Javier Villate mantiene el blog Disenso, con artículos, análisis y traducciones sobre Palestina, Israel y Medio Oriente. Le puedes seguir en Twitter como @bouleusis
Fuente: American Herald Tribune / Traducción: Javier Villate en el Blog Disenso

Comentarios