miércoles, 23 de noviembre de 2022

Fincas, armas y agrodiplomacia israelí GRAIN | 2 de noviembre de 2022


 

Fincas, armas y agrodiplomacia israelí

GRAIN | 2 de noviembre de 2022 

Israel tiene fama internacional por su agricultura de alta tecnología. Sus empresas ofrecen de todo, desde lo último en sistemas de riego por goteo hasta drones para rociar pesticidas. Pero la agroindustria israelí se ha desarrollado mediante la ocupación militarizada e ilegal de tierra palestinas y, en los últimos años, su crecimiento está estrechamente ligado a la promoción de su agenda diplomática y económica en el extranjero. Un puñado de oscuras empresas, dirigidas por ex oficiales de defensa y del servicio secreto con conexiones políticas de alto nivel, son quienes realizan gran parte de esta agrodiplomacia. Sus empresas se especializan en costosos proyectos agrícolas y se estructuran a través de instrumentos financieros “dislocados”, que incluyen la compra de productos y tecnología israelí y, a menudo, conexiones con los negocios de armas. Si bien África es un objetivo clave, los proyectos de agronegocios israelíes proliferan en todo el mundo, desde Colombia a Azerbaiyán y desde Azerbaiyán a Papúa Nueva Guinea. Pocos de estos proyectos producen beneficios concretos para las comunidades locales, pero sus consecuencias, desde el acaparamiento de tierras hasta endeudamiento, pueden ser graves y permanentes. Este informe devela las actividades de la agroindustria israelí en el extranjero y examina las consecuencias para la población local y para la actual ocupación ilegal de tierras palestinas.

Es mediados de mayo del 2022, y el ministro de Agricultura israelí, Oded Forer, imparte una conferencia de prensa en la región rural de Nagorno Karabakh en Azerbaiyán, a pocos kilómetros de la frontera con Irán. Como señala un comunicado oficial de prensa israelí, ésta es la primera vez que un ministro de este país viaja a la frontera con Irán.[1]

El propósito declarado de la misión de Forer es visitar un proyecto de desarrollo agrícola de miles de millones de dólares que el gobierno de Azerbaiyán está construyendo en territorios recientemente recuperados desde Armenia, en gran parte gracias a las armas y tecnologías militares israelíes, según el Stockholm International Peace Research Institute.[2]. Las “Smart Villages (Villas Inteligentes), como se llama el proyecto, también se construyen con tecnología israelí, pero en este caso agrícola.

Se lee en el comunicado de prensa israelí: “Gracias a la estrecha relación estratégica entre Azerbaiyán e Israel, el presidente (de Azerbaiyán) Aliyev decidió que Israel sería el socio clave de Azerbaiyán en el desarrollo de la agricultura en este país en general, y en Nagorno Karabakh en particular”.[3] Se dice que el concepto de “smart village”, o “agroparques” como también se las llama, está inspirado en los moshav (“villas agrícolas”) de Israel, establecidas en el proceso de colonización temprana de tierras palestinas en la década de 1950 y principios de 1960.[4]

Varias empresas de agronegocios israelíes forman parte de la delegación de Forer. Entre éstas se encuentran Netafim, empresa de irrigación, ADAMA, empresa de pesticidas y Afimilk, empresa de equipos y servicios lácteos.[5] La principal participación/actuación israelí en Nagorno Karabakh será el diseño y la construcción de una gran granja lechera, fabricada con equipos israelíes. Pero Forer también está en Azerbaiyán para hablar sobre la expansión de la producción de granos con el fin de exportar trigo y otros cereales a Israel.[6]

Irán está legítimamente preocupado de que los proyectos agrícolas sean una fachada para las actividades militares y de inteligencia israelíes en su frontera. Pero la gente de Azerbaiyán se preocupa por los informes que declaran que el proyecto “Smart Villages” está siendo utilizado para enriquecer a familiares y amigos su presidente, Ilham Aliyev, a quien el proyecto de monitoreo de crimen organizado y corrupción (OCCRP Organized Crime and Corruption Reporting Project) le ha señalado por figurar muy prominentemente en sus historias de crimen y corrupción.[7] En teoría estos proyectos están destinados al reasentamiento de los 600 mil azerbaiyanos que fueron desplazados en la guerra con Armenia. Sin embargo, según las investigaciones, hasta el momento sólo se han entregado grandes extensiones de tierra a empresas agroindustriales conectadas con políticos de alto nivel y miembros de la familia de Aliyev.[8] El apoyo agrícola de Israel a Azerbaiyán, podría perfectamente estar beneficiando directamente a dichas élites.

Durante mucho tiempo la agricultura ha sido central para las ambiciones políticas israelíes en Azerbaiyán. En 2016, el entonces presidente israelí Benjamin Netanyahu firmó junto a Ilham Aliyev un conjunto de acuerdos bilaterales enfocados en la agricultura.[9] Ese mismo año, se contrató a la empresa israelí TerraVerde Agriculture para construir grandes invernaderos e instalaciones ganaderas para una empresa azerbaiyana Aqua Garden LLC.[10] Poco tiempo después, la empresa israelí Green 2000 fue contratada para construir una granja lechera para una empresa con sede en los Emiratos Árabes, Agri Biz Two FZE.[11]

Tanto TerraVerde como Green 2000 poseen un historial de operaciones en países que son importantes compradores de armas de Israel. Comenzaron en Angola, después de terminada la guerra civil a principios de la década de 2000: ambas empresas fueron contratadas por mercaderes de armas israelíes que habían suministrado armamento al bando ganador. Al finalizar la guerra, los israelíes dieron un viraje a otras áreas de negocios, como por ejemplo la organización de multimillonarios proyectos agrícolas en zonas devastadas por la guerra civil y que, al igual que en Azerbaiyán, contenían elementos similares a las “villas agrícolas” de Israel.


Reunión del presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, el 1 de mayo de 2022, con el ministro israelí de Agricultura y Desarrollo Rural, Oded Forer. Foto: Página web oficial del Presidente de la República de Azerbaiyán

Para la población local de Angola, las operaciones agrícolas israelíes produjeron pocos beneficios, pero fueron efectivas para consolidar los lazos entre las ultra millonarias élites políticas de Angola e Israel, generando enormes sumas de dinero para el emergente grupo de empresas y empresarios israelíes especializados en proyectos de agronegocios en el extranjero (ver Anexo 1). Para otras compañías israelíes, los proyectos en Angola se convirtieron, efectivamente, en un modelo a seguir, y los actores detrás de estas operaciones, junto con aquellos que han seguido sus pasos, son ahora fundamentales para Israel en su esfuerzo por promover sus agronegocios y así avanzar en su agenda política en África, Asia y América Latina.

Durante más de diez años, GRAIN ha estado monitoreando las actividades de las compañías de agronegocios israelíes en el extranjero. Crece nuestra preocupación por el papel que estas compañías están jugando en la expansión de la agricultura industrial, en particular en África, y por cómo sus actividades parecen estar conectadas a otras agendas políticas. Pese a su creciente presencia internacional y a la atención que se le presta al sector de agricultura digital israelí, casi todas estas compañías siguen siendo relativamente desconocidas, aun en los países donde operan. En este reporte, esperamos profundizar en el entendimiento de quiénes son estas compañías y qué impactos están teniendo en los lugares donde están activas.

El complejo agro-militar israelí

Profundos son los vínculos entre la agroindustria israelí y su industria militar. La agricultura de este país es producto de décadas de una violenta ocupación militar de tierras palestinas y de la opresión del pueblo palestino por parte de su ejército. Las empresas de agronegocios israelíes fueron moldeadas por este contexto y continúan beneficiándose de él (ver cuadro: Con raíces en el apartheid)

Además. el ejército israelí es una fuente importante de personal y tecnologías para las empresas de agronegocios de Israel. Entre las cientos de empresas emergentes de tecnología agrícola que hoy existen en este país, sería difícil encontrar alguna que no tenga vínculos con el ejército o el servicio secreto israelí.

La plataforma NetBeatTM, perteneciente a la empresa de irrigación Netafim, por ejemplo, se desarrolló a través de una colaboración con Rafael Advanced Defense Systems, una subsidiaria de la corporación militar estatal israelí. El software fue desarrollado inicialmente para el sistema de defensa antimisiles de corto alcance israelí, Cúpula de Hierro, utilizado en los ataques militares contra Gaza en 2014.[12] Netafim también se ha asociado con dos empresas israelíes, ALTA y SeeTree, fundadas por veteranos navales y ex oficiales de inteligencia militar, las cuales están desarrollando aplicaciones agrícolas a partir de tecnologías militares como drones y sensores (para más información sobre Natafim ver anexo 1)[13]

La conexión entre la agroindustria israelí y su ejército se extiende mucho más allá de las fronteras del país. En Angola, Azerbaiyán y otros países geopolíticamente estratégicos para Israel a nivel global, la venta de equipos militares y sistemas de seguridad israelíes se mezcla con la venta de sus tecnologías agrícolas.

Por ejemplo India, bajo la presidencia de Narendra Modi, entre 2017 y 2021 se convirtió en el principal destinatario de armas de Israel y también en uno de los principales destinos para empresas de agronegocios y especialistas en riego israelíes.[14]

La reciente aparición de Vietnam como un importante comprador de armas y de tecnologías de vigilancia israelí, coincide con la creación de varios proyectos agrícolas bilaterales entre ambos países.[15] Entre éstos se incluye el compromiso de Israel de invertir 100 millones de dólares estadounidenses en una mega-granja lechera en construcción con productos y servicios entregados por Afimilk (ver anexo 1)

También en Asia, recientemente durante el gobierno del autoritario expresidente Rodrigo Duterte, Filipinas se convirtió en un importante comprador de armas y tecnología de vigilancia israelí. En 2018, durante una visita oficial a Israel, Duterte le dijo a los periodistas: “en términos de equipo militar, en particular en la recopilación de inteligencia, mis órdenes a mis militares es que sólo tenemos un país al cual comprar. Israel: ésa es mi orden”.[16]. Poco después, el gobierno de Duterte firmó un “acuerdo de implementación” (un préstamo de 800 millones de dólares de Israel) para comprar bombas para riego y fertilización que funcionan con energía solar a la empresa israelí Grupo LR.[17] Debido a que al Departamento de Agricultura le resultó difícil justificar un desembolso presupuestario tan grande, dicho proyecto se estancó,[18] pero, en la nueva administración del presidente Ferdinand Marcos Jr., con gente de su consejo de gobierno presionando para continuar con el proyecto, y dado que en materia agrícola este gobierno ya ha firmado nuevos acuerdos bilaterales de inversión con Israel, parece que el acuerdo sigue vivo.[19]

En Papúa Nueva Guinea, el Grupo LR pudo implementar varios proyectos agrícolas a gran escala, pagados por el gobierno local y respaldados por bancos israelíes y la agencia de crédito a la exportación (Ashra).[20] También acá los proyectos del Grupo LR surgieron alrededor del 2013, después de un visita a Israel del entonces primer ministro Peter O'Neill para discutir la venta de equipo militar.[21] Investigaciones posteriores de PNG Blogs revelaron que el trato de O'Neil con el Grupo LR incluía además la creación de una importante agencia de inteligencia privada y una fuerza secreta de espionaje paramilitar, cómo también la compra de generadores de energía israelíes.[22] Este último acuerdo se transformó en un gran escándalo en Papúa Nueva Guinea, dando lugar al eventual arresto de O'Neill por cargos de corrupción y malversación de fondos.[23] O’Neill fue absuelto de estos cargos en octubre de 2021.[24] El Grupo LR no fue acusado en este asunto.

En el continente africano se han llevado a cabo operaciones semejantes. En Sudán del Sur, un ex-general del ejército israelí fue acusado y sancionado por el Departamento del Tesoro estadounidense por usar la venta de proyectos agrícolas como fachada para la venta de armas durante el año 2015. Investigaciones posteriores descubrieron que los proyectos agrícolas fueron financiados mediante un arreglo respaldado por la venta de petróleo a Trafigura, un empresa suiza de comercio de materias primas. [25] Estos proyectos agrícolas fueron construidos por TerraVerde, una de las empresas israelíes que construye granjas en Azerbaiyán.[26] En 2020, se levantaron las sanciones contra el ex general.[27]

Mientras tanto, en diferentes partes de Costa de Marfil, Green 200, otra de las empresas de agronegocios israelíes activas en Azerbaiyán, está construyendo cuatro grandes proyectos de producción avícola, pesquera y de invernaderos a gran escala, mediante un proyecto de 120 millones de dólares financiado por Bluebird Finance & Projects de Israel y Atradius, la Agencia Holandesa de Crédito a la Exportación, ambas activas financieras de proyectos similares.[28] Desde su llegada al poder en 2010, el presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara (y gracias a la ayuda de su asesor y amigo personal Hubert Hadda, un empresario franco-israelí), ha recurrido cada vez más a Israel para obtener armas y tecnologías de vigilancia.[29] Una de las empresas israelíes beneficiarias de esta relación es Mitrelli Group, propiedad de las y los fundadores de Grupo LR y su grupo ejecutivo.[30] Hadda, en sociedad con Mitrelli, facilitó varios acuerdos multimillonarios con el gobierno de Costa de Marfil, incluyendo el más reciente proyecto de irrigación de arroz de 2 mil hectáreas.[31]


Con raíces en el apartheid
Entre las empresas que viajaron con el Ministro de Agricultura de Israel a Azerbaiyán en mayo de 2022, varias han sido señaladas por organizaciones de derechos humanos por beneficiarse directamente de la ocupación ilegal de tierras palestinas por parte de Israel.[32]

De acuerdo con Who Profits, por ejemplo, la tecnología de riego por goteo de Netafim, desarrollada en la década de 1960 fue fundamental para establecer los asentamientos agrícolas israelíes en Cisjordania y en las áreas del Golán sirio incautadas ilegalmente en la guerra de 1967. Esto ha sido a expensas del acceso al agua para las comunidades palestinas.[33]

El actual sistema de apartheid israelí es inseparable de su crecimiento agroindustrial, el cual no sólo implica la expropiación masiva de tierras de comunidades beduinas y familias campesinas palestinas sino también la destrucción de los sistemas alimentarios, pesqueros y agrícolas tradicionales de Palestina, dejando al resto de quienes producen alimentos dependientes de la importación de agroquímicos y semillas israelíes. Las empresas de agronegocios que operan en los asentamientos ilegales también se ven beneficiadas por incentivos fiscales, mano de obra barata proveniente de campesinas y campesinos palestinos desposeídos y de regulaciones medioambientales menos estrictas.[34]

Los acuerdos de paz de Oslo permitieron a la agroindustria israelí aumentar la inversión y el comercio extranjero. Poco después de estos acuerdos, el gobierno firmó numerosos tratados de libre comercio que ayudaron a duplicar sus exportaciones agrícolas, forestales y pesqueras (incluso a pesar de que Israel sigue siendo importador de alimentos.[35] La inversión extranjera también aumentó. Varias empresas de agronegocios israelíes fueron compradas e integradas a grandes corporaciones globales (ver Tabla 1). Otras obtuvieron financiamiento de bancos y firmas financieras locales y extranjeras, y algunas se reestructuraron en paraísos fiscales, como por ejemplo en los Países Bajos.[36] Con sus empresas y sus productos ocupando un lugar destacado en la expansión de la agricultura industrial, la agroindustria israelí se convirtió rápidamente en parte integral del panorama agroindustrial a nivel mundial, por ejemplo con su participación en las plantaciones de soja en Brasil o en las zonas de exportación de frutas y verduras en el estado mexicano de Guanajuato[37],[38]

Si bien Netafim puede ser una de las empresas de agronegocios más conocidas de Israel, y un participante habitual en las delegaciones del gobierno israelí, en realidad, desde 2018, es propiedad del grupo mexicano Orbia. Además, Netafim realiza gran parte de sus ventas a través de una subsidiaria en los Países Bajos por lo que tiene acceso preferencial a muchos mercados extranjeros a través de acuerdos comerciales y tratados de inversión de la UE. Con estos acomodos puede ingresar a mercados africanos que tienen restricciones comerciales para empresas israelíes, e incluso obtener financiamiento de agencias públicas holandesas.[39]


Agro-mercenarios

Siguiendo un modelo que las empresas israelíes desarrollaron por primera vez en Angola, a menudo la participación agrícola de Israel en el extranjero se centra en los llamados “proyectos llave en mano” (“turnkey projects”). Un proyecto llave en mano consiste en contratar a una empresa para diseñar, financiar, desarrollar y equipar una instalación, como por ejemplo una finca de invernaderos o un establo para ganado, para luego ser entregada al cliente en completo funcionamiento. Muchas empresas israelíes que se especializan en estos proyectos, tales como el Grupo LR o el Grupo Mitrelli, son propiedad o, tienen conexiones con políticos u oficiales del servicio secreto militar israelí Mossad (ver Anexo 1).[40]

El proyecto típico llave en mano, comienza con acordar reuniones entre los o las representantes de la compañía israelí y gente de alto nivel en el ámbito político de algún país rico en recursos naturales. La compañía israelí propone ambiciosos y multimillonarios proyectos agrícolas, construidos y equipados con las últimas tecnologías israelíes y, por una buena tajada, ofrecen manejar todo, desde la obtención de los préstamos para construir las fincas hasta administrar los proyectos, por lo menos durante los primeros años.

Aunque la cara pública del proyecto es “lo agrícola”, la verdadera atracción del negocio es el financiamiento. Los proyectos que proponen el Grupo LR y otras compañías de agronegocios con frecuencia crean oportunidades para gobiernos que tienen dificultades en obtener créditos mediante los canales regulares logren otros conductos para obtenerlos. Mediante tales proyectos agrícolas, estas compañías han sido capaces de asegurarse cientos de millones de dólares de financiamiento desde bancos europeos e israelíes y desde agencias de crédito a la exportación, siendo luego canalizados, en algunos casos, a través de filiales extraterritoriales de la empresa israelí.[41]

La agencia de crédito a la exportación israelí (Ashra por sus siglas en inglés) participa regularmente de los proyectos. En 2021, la agencia respaldó acuerdos por un valor de 2800 millones de dólares (contabilizando todos los sectores comerciales).[42] Las capacidades financieras de Ashra superan con creces a las agencias de ayuda al desarrollo de Israel.[43] Cuando un proyecto de gran escala es presentado a algún gobierno del Sur Global por alguna empresa agroindustrial israelí, esta última suele, al mismo tiempo, ofrecer un paquete financiero (un préstamo con bajos intereses por parte de bancos israelíes) asegurado por Ashra.[44] En caso de no pagar el préstamo, el gobierno israelí (Ashra) salda la deuda con el banco y el gobierno del país donde se realizó el proyecto se transforma en deudor de este último.


El proyecto Aldeia Nova de LR Group/Mitrelli Group en Angola. Foto: Projeto Jovens Lúcidos em prol a defesa dos direitos da comunidade

El gobierno anfitrión del proyecto, por su parte, a menudo asegura capacidad de pago a partir de la venta de recursos naturales, como el petróleo o el gas natural. Además, como puede verse en el caso de Angola, pone a disposición las tierras para realizar el proyecto, incluso aunque provoque el desplazamiento de las comunidades locales. Una vez que el proyecto es aprobado, se contratan empresas y consultores israelíes, a precios exorbitantes, para asegurar la administración, los diseños, los equipos y los insumos.

Se afirma que muchos de estos proyectos se basan en los moshav o “villas agrícolas” que alguna vez fueron expuestos como ejemplos exitosos de integración de inmigrantes a Israel.[45] En los países del Sur Global, estos proyectos suelen ser impuestos desde arriba, y las comunidades locales son excluidas de la toma de decisiones, y dependientes de la importación de tecnologías israelíes, como invernaderos, sistemas de irrigación y semillas híbridas. Como puede verse en Angola quienes participan en estas villas son, más que nada, mano de obra barata para la empresa. Estas personas deben pagarle a la empresa por el uso de las casas, la infraestructura, los pequeños terrenos y los insumos que se les suministran. Las ganancias de la gente son mínimas ya que todo lo que producen se entrega a la empresa, debido a que es ésta que maneja las ventas, y la mayor parte de lo que producen se destina a pagar sus deudas (ver el caso de Aldeia Nova en el Anexo 1)

En varios casos, como en la República Democrática del Congo, los proyectos israelíes colapsaron una vez que se agota el dinero del préstamo y las personas israelíes que fungen de consultores se van. Muchos de estos proyectos rara vez son económicamente asequibles o no se adaptan a las condiciones locales, y así no pueden sostenerse sin nuevas entradas de dinero. Mientras tanto, incluso si es difícil determinar cómo se gastaron exactamente los fondos, e incluso si hay claros signos de corrupción, los gobiernos (es decir, la gente) aún deben pagar las deudas contraídas con el proyecto.


El ministro de Agricultura de la RDC y un representante de Vital Capital firmando en 2019 un memorando de entendimiento para poner en marcha cinco zonas agroindustriales en todo el país, con un coste de 150 millones de dólares. Foto: Twitter oficial de la RDC

Un buen ejemplo de esta forma de operar, son los proyectos llevados a cabo por el Grupo LR en Surinam. En 2014, el Grupo LR inició conversaciones con funcionarios del Gobierno de este país para la construcción de una granja lechera a gran escala y “villas agrícolas” en el área de Phedra.[46] El Grupo LR buscaba también asegurarse un proyecto de alojamiento para estudiantes. Pero además se informó que estaba en conversaciones con el equipo de seguridad nacional de Surinam para suministrar tecnologías de inteligencia y seguridad.[47]

En 2016, ambas partes llegaron a un primer acuerdo con el fin de proporcionarle 2 mil hectáreas a una subsidiaria de Grupo LR, para una plantación de cacao en Phedra, la cual aún no se ha materializado.[48] Luego, en 2018, acordaron un plan de negocios para la construcción del Parque Agro Industrial (AIP por sus siglas en inglés) de Surinam, un proyecto a gran escala en los distritos de Wanica y Saramacca, que incluiría la construcción de una granja lechera, una planta de procesamiento para 500 vacas, una gran granja avícola y una finca de 600 hectáreas para cultivo.[49] Según documentos filtrados al público en agosto de 2019, si bien se pagaría Grupo LR para ejecutar el plan, todos los costos correrían a cargo del gobierno de Surinam a través de una línea de crédito de 67 millones de euros del Credit Suisse organizada por el mismo Grupo LR.[50]

El presidente de la Asociación de Economistas de Surinam, Winston Ramautarsing, afirmó que esto “es un proyecto del Grupo LR que se ejecuta con dinero de Surinam... no es una inversión, sino un préstamo” […] “El préstamo está a nombre de Surinam, pero el dinero va directamente a Grupo LR. Por sí solo Surinam no podría pedir prestado semejante cantidad”.

Se supone que, según el plan, Surinam pagará el préstamo mediante la venta de huevos, leche y otros alimentos producidos en la granja. Pero Ramautarsing afirma que el plan sobreestima los precios de mercado de estos productos y que no hay suficientes mercados para absorber tal cantidad de producción prevista.

El presidente de la Cooperativa Agrícola Kwatta, Ganeshkoemar Kandhai, la mayor organización de agricultores del país, pone en duda la viabilidad del plan: “Ellos (Grupo LR) quieren producir a gran escala, pero el mercado no es lo suficientemente grande para eso. Al principio se hablaba de exportar a los países del Caricom, pero ya no se habla de ello”.[51]

” Los impuestos pagados por la gente dedicada a la agricultura están siendo utilizados para financiar a su propia competencia. La misma gente que, bajo las circunstancias más difíciles y en todo tipo de clima, han estado alimentando a la población durante años”, afirma.
El otro problema es que una gran porción del préstamo inicial de Credit Suisse parece haber desaparecido. El gobierno de Surinam, al ser interrogado por el Congreso, no pudo dar cuenta sobre cómo fueron asignados los casi dos tercios del préstamo inicial (57 millones de euros) del Credit Suisse. El Grupo LR no respondió a nuestras preguntas sobre el financiamiento del proyecto.

”Este plan no está diseñado para desarrollar al sector agrícola. Es un acuerdo hecho en las sombras, en el que ni siquiera participó la gente local. Este proyecto es una estafa“, dice Ramautarsing.[52]


Puede encontrar más información sobre los casos señalados aquí, en el Anexo II

El actual gobierno de Surinam, que llegó al poder en 2020, prometió abandonar el proyecto, pero se dice que Grupo LR se niega incluso a modificar los términos del contrato. Parte del problema es que éste se estructuró a través de una garantía con la agencia para el comercio de exportación de Suecia, la cual estipuló que el 30% del contenido del proyecto debe ser sueco. En este caso, el Grupo LR se asoció con proveedores suecos para proporcionar la tecnología a la granja, incluida la exportación de vacas preñadas desde Suecia a Surinam.[53]


Surinam no es único. En muchas partes del mundo el Grupo LR, en conjunto con otras empresas israelíes, han desarrollado costosos proyectos llave en mano implementados por contratistas israelíes, con beneficios para la población local difíciles de encontrar (ver infografía).


Agronegocio israelí en Colombia

Colombia es uno de los principales mercados de armas para Israel en América Latina.[54] No sorprende, entonces, que Colombia sea también un importante destino para su agroindustria. El grupo israelí Merhav firmó en 2013 un acuerdo por $300 millones de dólares para un proyecto de etanol, el cual implicaría la construcción de una plantación de caña de azúcar de 10 mil hectáreas en la provincia de Magdalena. Tanto el Banco do Brasil como el Banco Hapoalim de Israel iban a proporcionar financiamiento para el proyecto. Sin embargo, en 2016 el proyecto se derrumbó debido a que Agrifuels Colombia, la subsidiaria de Merhav en ese país, fue acusada de haber comprado 1023 hectáreas ilegalmente.[55].A través de la participación de la constructora brasileña OAS, investigaciones posteriores relacionaron el proyecto con el escándalo de corrupción en Brasil denominado “Lava Jato”.[56]

Con la ayuda del empresario colombiano Luis Vicente Cavalli Papa, ex-representante de la empresa estatal israelí Isrex, que proporcionó armas y servicios de irrigación a Colombia en la década de 1990, desde el 2014 Grupo LR busca desarrollar plantaciones de cacao y de una granja lechera en Colombia.[57]

En 2020, justo después de la entrada en vigor del tratado de libre comercio entre ambos países, se lanzó una iniciativa para “impulsar la inversión y la productividad en el pujante sector agroexportador de Antioquia”. Dicha iniciativa incluía al Grupo LR y su subsidiaria Bean & Co, entre otras. Managro, otra empresa israelí instalada desde 2014 en Colombia y que recientemente adquirió la empresa colombiana Pacific Fruits, posee mil hectáreas de tierras y planea comprar 3700 hectáreas más con el fin de producir aguacates/paltas Hass.[58]


Una cosecha tóxica

Moayyad Bsharat trabaja con la organización agrícola palestina, la Unión de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC por sus siglas en inglés). La UAWC ha luchado durante años para ayudar a campesinas y campesinos de Palestina a permanecer en sus tierras, particularmente en las áreas de la Cisjordania ocupada, donde los asentamientos israelíes se están expandiendo ilegalmente. En octubre de 2021, el gobierno israelí calificó de terrorista a la UAWC y a otras cinco organizaciones de la sociedad civil palestina reconocidas a nivel internacional. Organizaciones de derechos humanos de todo el mundo condenaron dichas acusaciones.[59].


Allanamiento de las oficinas de UAWC por fuerzas israelíes, 18 de agosto. Foto: UAWC twitter

Bsharat ha documentado, a través de su trabajo con la UAWC, el modo en que la ocupación israelí y su sistema de apartheid obliga a campesinas y campesinos de Palestina a usar semillas y agroquímicos vendidos por las mismas empresas israelíes, lo que ha traído como consecuencia la destrucción de suelo y su biodiversidad, y dejando a la gente endeudada y en la pobreza.[60]

Dice Gh. N, uno de los pequeños agricultores jóvenes de Palestina con los que trabaja Bsharat: “Durante los últimos dos años usé pesticidas químicos israelíes. La biodiversidad de mi campo se destruyó por completo, en especial las colmenas de abejas y los insectos beneficiosos para nuestros cultivos. Me endeudé rápidamente con quienes me venden. Fue ahí que decidí adoptar la agroecología”.[61]

Las empresas de agronegocios israelíes, junto con las grandes corporaciones transnacionales de agronegocios, sin duda forman parte del modelo agroindustrial a nivel global que en gran medida es responsable de la actual crisis climática y alimentaria. Sin embargo, la particularidad de lo descrito hasta ahora es que, gracias al apoyo recibido por parte del Estado Israelí y de operadores privados, estas empresas han podido operar en países donde las grandes transnacionales de agronegocios apenas están presentes.

Con raíces en el apartheid, las grandes empresas agroindustriales israelíes, como también la nueva generación de empresas emergentes de agricultura digital de este país, no sólo impulsan este tóxico modelo en Palestina, sino que cada vez más en otras partes del mundo.

Es probable que pocas personas hayan oído hablar de Grupo LR, Mitrelli, Afimilk, Green 2000. Sin embargo, dichas empresas no son actores marginales en los acuerdos de agronegocios de Tel Aviv en el extranjero. Están abriendo mercados para las empresas de agronegocios israelíes y forjando conexiones profundas con las élites políticas en países estratégicos para la agenda de seguridad de Israel. Así, estas empresas desempeñan un importante papel al disminuir la presión internacional respecto al despojo criminal del pueblo palestino al mismo tiempo que facilitan la expansión de la agricultura industrial a nuevas áreas.

Resulta fundamental, por lo tanto, vigilar y denunciar las actividades de la agroindustria israelí en el extranjero, no sólo para proteger los intereses de los pueblos de los países en los que operan, sino también para solidarizar con la lucha del pueblo palestino contra el apartheid, el colonialismo de los asentamientos y la ocupación israelí. En ambos casos la agroindustria israelí es una amenaza para la lucha por la soberanía alimentaria que las organizaciones campesinas están liderando no sólo Palestina sino en todo mundo.


Tabla 1. Principales empresas israelíes con operaciones de agronegecios en territorios ocupados y en el Sur Global
Empresas*
Ejemplos de operaciones en el Sur Global
Operaciones en territorios ocupados en Palestina y Siria
Afimilk
Lácteos[62]
Propiedad de Kibbutz Afikim-Agricultural Cooperative Society Ltd. (45% de Israel) y Fortissimo Capital Management Ltd. (55% de Israel).
Granjas lecheras a gran escala en Vietnam, Cambodia, Papua Nueva Guinea y China.

Estaría involucrada en la construcción y abastecimiento de fábricas en los asentamientos de Cisjordania [63]
CBC Group (Coca-Cola Israel)
Lácteos
Propiedad de la familia Wertheim (Israel)[64]
Se reportó grave conflicto laboral en Sudáfrica tras la adquisición del gigante de los lácteos Clover, en 2019
Controla un centro de distribución regional en el asentamiento industrial de Atarot, en Jerusalén Este.[65] Una de sus filiales, la Viña Tabot está instalada en el Golán sirio.
ADAMA
Agroquímicos
Propiedad del Grupo Syngenta (China, 78.5%)[66]
Venta de herbicidas, fungicidas e insecticidas en América Latina, Asia Pacífico e India, Medio Oriente y África.[67]
Herbicidas y pesticidas fabricados por la empresa se han utilizado en experimentos agrícolas en Cisjordania y el Golán sirio. Está asociada con una subsidiaria de Urban Aeronautics, tecnología militar para fumigación aérea.[68]

Haifa Chemicals
Fertilizantes y agroquímicos
Propiedad de Trans Resource Inc. y TG Capital Corp. (EUA
Venta de fertilizantes en México, Colombia, Ecuador, Brasil, Sudáfrica, China y Tailandia[69]

Proporciona fertilizantes y otros servicios en los asentamientos de Cisjordania y el Golán sirio.[70]
ICL
Fertilizantes
Propiedad de Israel Corporation (Israel, 45.6%)[71]
Plantas de fertilizantes y minerales especiales en China, minas a cielo abierto en China y subsidiarias en Argentina, Brasil, India, Kenia, Malasia, México, Corea del Norte, Tailandia y Uruguay.

Según se informa, abastece a varios asentamientos agrícolas en Cisjordania. Participó en experimentos agrícolas en los asentamientos del Golán sirio y del valle del Jordán.[72]
Netafim
Sistema de riego
Propiedad de Orbia Advance Corporation (México, 80%) y Kibbutz Hatzerim (Israel, 20%).


Proporciona sistemas de riego por goteo para monocultivos e invernaderos a gran escala en América Latina, África y Asia

Proveedor de productos y servicios de micro-riego en los asentamientos de Cisjordania y el Golán. También ha participado en experimentos agrícolas en dichos territorios ocupados. Asociado con Israel para adaptar al uso agrícola la tecnología militar utilizada para atacar Gaza y el Golán sirio[73].
Rivulis[74]
Sistema de riego
Propiedad del Ministro de Finanzas de Singapur a través de Temasek Holdings (China, 85%).

Suministra equipos de riego a los asentamientos agrícolas en Cisjordanía y el Golán sirio[75].
Hazera
Semillas
Propiedad de Groupe Limagrain Holding SA (Francia)
Venta de semillas híbridas en América Latina, África y Asia a través de subsidiarias en China, México y Sudáfrica.


El control israelí de las fronteras forma parte de un proceso para obligar a al campesinado palestino a utilizar las semillas que vende la empresa, asociadas a un paquete de productos agroquímicos. Este modelo no sólo no es sustentable, sino que además contribuye a la contaminación del suelo y el agua, como también a la pérdida de la biodiversidad[76].
Tahal
Infraestructuras hídricas[77]
Propiedad de Kardan N.V. (Países Bajos e Israel)
Proyectos a gran escala en Angola, Botsuana, Etiopía, Kazajstán y Sambia.

Durante los últimos años fue contratado en varias ocasiones para construir infraestructura hídrica en los territorios palestinos ocupados[78]
Fuente: Páginas web de Capital IQ, Preqin y Panjiva and the corporations.
*Para ver ejemplos sobre operaciones en el Sur Global de Afimilk, Grupo LR, Netafim y Taha, hacer click acá.

Nota: GRAIN envió preguntas a Kardan N.V, al Grupo LR y al Grupo Mitrelli acerca de las actividades en las que están involucrados y que están mencionadas en este informe. Sin embargo, ninguna de las compañías nos brindo respuestas a nuestras preguntas.


[1] “El funcionario israelí de rango más alto que ha llegado más cerca de la frontera iraní”, Oficina del Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, División de Comunicación, Medios y Relaciones Públicas, gobierno de Israel 19 de mayo de 2022, https://www.gov.il/en/departments/news/visit_ministerneariran [Última visita, 29 de agosto de 2022
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Avances en la ampliación del tranvía del apartheid: El proyecto J-Net whoprofits.org, Actualización | noviembre de 2022

  Avances en la ampliación del tranvía del apartheid: El proyecto J-Net whoprofits.org , Actualización | noviembre de 2022   Siguiendo e...