jueves, 21 de abril de 2022

«Hemos llegado a la conclusión de que Israel está cometiendo delitos de lesa humanidad en Palestina»


 «Desde el País Valenciano se debería ver en qué medida se tienen relaciones con CAF si esta empresa está invirtiendo en los asentamientos ilegales» 

«Hemos llegado a la conclusión de que Israel está cometiendo delitos de lesa humanidad en Palestina»
Entrevista a Bruno Stagno,  Vicepresidente internacional de Human Rights Watch
por Joan Canela
NOSALTRES LA VEU, 18 de abril de 2022
Edición CSCA

Bruno Stagno ha llevado a cabo recientemente una gira por diferentes territorios de España para presentar el informe de Human Rights Watch (HRW) donde se describen los crímenes de lesa humanidad de apartheid y persecución que Israel está cometiendo contra la población palestina. Con esta gira, la ONG estadounidense intenta conseguir apoyos institucionales para llevar a los responsables israelíes ante la justicia internacional.
En el último informe de HRW se describe el sistema de empleo de Palestina como un apartheid. Es una acusación muy dura.
Nuestro informe llega a la conclusión de que las autoridades israelíes están cometiendo los delitos de lesa humanidad de apartheid y persecución en los territorios palestinos ocupados, lo que incluye a Jerusalén oriental. Y esto forma parte de una política general para asegurar el dominio de los israelíes sobre los palestinos, también dentro de Israel propiamente dicho. El propósito del informe era ver si se estaba superando el umbral jurídico necesario para certificar la existencia de ambos crímenes y la conclusión es afirmativa, puesto que se están cometiendo actos inhumanos, como la expropiación sistemática de tierras, la denegación de licencias para el uso del suelo o el agua, restricciones a las libertades civiles y políticas, suspensión del derecho a circulación... Son multitud de actos y, sumados, superan el umbral para considerar estos crímenes.
En cualquier ciudadano, la palabra apartheid hace pensar automáticamente en discriminación racial.
El crimen de apartheid se puede cometer a partir de una discriminación de raza, etnia, grupo, religión... No nos basamos en los rasgos genéticos, sino que nos centramos en la construcción más amplia, que es la que se realiza el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (TPI).
Antes ha mencionado la expropiación de tierras, que también era uno de los puntos fundamentales del apartheid sudafricano. ¿El israelí también comporta un sistema de desposesión sistemático?
Sí que ha habido una desposesión, pero no queremos comparar este caso con el sudafricano. Son dos contextos distintos. Hemos realizado un estudio meticuloso sobre el terreno durante años y hemos analizado profundamente y detallada las leyes, decretos, documentos de planeamiento urbano, denegación de permisos, declaraciones de funcionarios, ordenanzas militares... Y todo este análisis documental nos permite afirmar que se dan los rasgos fundamentales que constituyen un crimen de apartheid en los territorios ocupados.
Con la invasión rusa de Ucrania se vio una respuesta internacional inmediata, con sanciones muy duras contra Rusia. ¿Por qué esto no ocurre con Israel, después de más 60 años de ocupación?
Cada caso es distinto y tiene sus peculiaridades. En el caso de Israel-Palestina, nosotros pedimos que todos los estados miembros del Tribunal Penal Internacional apoyen la investigación que ha iniciado. Una investigación que es posible gracias a que la Autoridad Palestina ha reconocido la jurisdicción internacional. Queremos que España ayude económicamente al TPI en esa investigación. Y también que los estados que tienen la figura de la jurisdicción universal consideran la investigación de los funcionarios israelíes que puedan ser responsables de las prácticas y políticas que constituyen estos crímenes. Por último, instamos a los estados a revisar los programas de cooperación con Israel por si éstos podrían estar ayudando a cometer estos crímenes, incluidos la venta de armas y otros materiales de seguridad,
Los grupos valencianos de solidaridad con Palestina denuncian los contratos de la empresa vasca CAF en los territorios ocupados.
La Oficina de Derechos Humanos de la ONU, dirigida por Michelle Bachelet, elabora una base de datos con unas 112 [150 dice el texto original, quizá derivado de cifras superiores de empresas que fueron inicialmente consideradas] empresas identificadas por trabajar en los asentamientos ilegales y no existe ninguna española. Ahora, en los próximos meses se publicará la actualización y, efectivamente, podría aparecer CAF, lo que sería una mala noticia, por una inversión conjunta con Shapir [en el texto original se escribe Safir. Es una errata en el original] -que ya figura en esta base de datos- por la concesión de un tren ligero que debe unir Jerusalén occidental con los asentamientos. Quizás desde el País Valenciano se debería ver en qué medida se tienen relaciones con CAF.
¿Qué más pueden hacer los ciudadanos valencianos para oponerse a estas violaciones de derechos humanos?
Estos días hemos promocionado una iniciativa ciudadana europea para que la Comisión Europea apruebe un reglamento para suspender las actividades empresariales en cualquier territorio ocupado que viole la legislación internacional. No sólo sería aplicable a Palestina, sino también a otros casos como el Sahara Occidental. Para conseguir que la Comisión discuta el tema es necesario un millón de firmas de ciudadanos europeos y los valencianos podrían contribuir.
¿Habría que extender este boicot a las empresas que trabajan en los asentamientos en otros sectores?
Nosotros hacemos recomendaciones a las empresas, no nos posicionamos sobre un boicot, como hacen otras organizaciones. Nos centramos en gobiernos y empresas que permiten que estas prácticas se mantengan y buscamos las responsabilidades individuales en los funcionarios israelíes.
¿Ve factible un cambio desde dentro de Israel o habrá que incrementar la presión internacional?
Hay que tener en cuenta que hay voces dentro de Israel que de forma muy clara y contundente están hablando de crímenes de lesa humanidad, como por ejemplo el ex fiscal general Ben-Yair, quien ha utilizado la expresión Apartheid, ex ministros de educación, de cultura, de medio ambiente... Y también organizaciones de derechos humanos israelíes que reconocen esta triste realidad.
HRW tiene su sede en EEUU, el principal aliado de Israel y un país en el que incluso hay leyes donde se prohíbe el boicot en Israel. ¿Han recibido presiones para publicar este informe?
No hemos recibido presiones, pero si lo hubiéramos recibido, lo habríamos publicado igual. Llevamos desde 1978 publicando informes sobre más de un centenar de países. Hemos documentado las violaciones de los derechos humanos de Hamás y la Autoridad Palestina. Criticamos a todos en la medida de las violaciones que están cometiendo. Es nuestra razón de ser.
Vídeo de la entrevista

 
Entrevista a Bruno Stagno, vicepresident de Human Rights Watch


No hay comentarios:

Publicar un comentario

PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS

 PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS SOBRE QUÉ SANCIONES SE HAN IMPUESTO A LAS EMPRESAS QUE ACTÚAN EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS PALESTIN...