El Muro de Apartheid en Cisjordania amenaza la flora y la fauna de Palestina

El Muro de Apartheid que Israel está construyendo en Cisjordania está despojando la vida natural y silvestre de Palestina. 

Un palestino camina con su caballo junto a un tramo del Muro de Apartheid israelí, en el campamento de refugiados de Shuafat en Cisjordania, cerca de Jerusalén, el 21 de noviembre de 2013. (Foto por REUTERS / Ammar Awad)
El proyecto del Muro de Apartheid en Cisjordania ha sido condenado por muchos de sus efectos aplastantes para el pueblo palestino. Ahora se están adoptando medidas para documentar su devastación en la naturaleza y en la vida silvestre. La Autoridad Palestina para la Calidad del Medio Ambiente y  Ministerio de Agricultura planean preparar y presentar a las Naciones Unidas un exhaustivo estudio sobre las consecuencias directas del Muro y sus efectos nocivos a largo plazo sobre el medio ambiente.
El Muro ha llevado a la destrucción de la cubierta vegetal por el desarraigo de cientos de miles de algarrobos, olivos, almendros y palmeras, la erradicación de raras plantas silvestres, desgastando la superficie del suelo fértil y poniendo en peligro la diversidad dinámica de la región. Su construcción está amenazando a algunas especies animales en extinción, incluidas las aves salvajes, gacelas, erizos de piedra, lobos y hienas, dijo George Karzam, experto ambiental a Afaq, una revista ambiental. Indicó también a Al-Monitor que el muro constituye un obstáculo a la preservación de los ecosistemas y atractivos naturales, así como a la conectividad entre las áreas protegidas.
"El Muro tiene efectos mortales sobre el movimiento de los animales salvajes, como resultado de la fragmentación de los ecosistemas entre la tierra ocupada en 1948 y Cisjordania, por un lado, y la falta de comunicación entre los corredores ambientales, por otro". El muro, añadió, "causó el deterioro de la vegetación en Cisjordania, como consecuencia del aislamiento de unos 41 kilómetros cuadrados [16 millas cuadradas] de plantaciones forestales naturales, o aproximadamente el 51% de la superficie total de las zonas forestales".
Karzam también señaló que el Muro se construyó a lo largo de la cuenca occidental, la cuenca palestina más rica, donde Israel excavó más de 500 pozos que se consideran parte del denominado sistema israelí.
Israel ha completado el 62% del Muro de Apartheid, que se espera abarque unos 720 kilómetros (447 millas) en Cisjordania, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en los territorios ocupados de Palestina. El muro ha tenido desastroso efectos, sobre la vida de los palestinos, y sus repercusiones para la vida silvestre continuarán empeorando. David Mallon, experto británico de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), confirmó que la gacela de montaña Palestina se encuentra en peligro de extinción. Sólo 2.000 gacelas han logrado sobrevivir al Muro, el cual reduce su hábitat y las obliga a estar más cerca de las zonas pobladas, haciéndolos más vulnerables a la caza furtiva.
Los animales salvajes, como los cerdos y las hienas también se observan en las zonas pobladas, ya que el Muro de Apartheid restringe su movimiento, dijo Adalah al-Atira, director de la Autoridad Palestina para la Calidad del Medio Ambiente. Atira coincide con otros expertos que, como el Muro ha destruido grandes extensiones de tierra, esto ha dañado la vida silvestre, la biodiversidad y los diversos sectores ambientales como el agua y la vida vegetal.
Atira dijo a Al-Monitor que la destrucción por parte del Muro del medio ambiente palestino no puede ser compensada. Debido a que el muro fue construido en la cuenca oeste, pequeños arroyos y torrentes de agua que antes alimentaban a los animales salvajes han sido confiscados y destruidos. Indicó además que se están haciendo esfuerzos para conservar cierta apariencia de equilibrio y de biodiversidad en espacios naturales.
Muchos ciervos salvajes que fueron desplazados de sus hábitats naturales recurrieron a refugiarse en cuevas cerca de las aldeas. Durante los últimos dos años, especialmente durante el invierno, los cazadores han "masacrado" a los ciervos. Las hienas también están en peligro de extinción y, a medida que se ven obligadas a acercarse a las aldeas, pueden poner en peligro la ganadería, de acuerdo con la Autoridad Palestina para la Calidad del Medio Ambiente. A veces, las hienas se han asesinado en el acto cuando llegan a la vía pública y a las zonas pobladas.
Imad Atrash, director ejecutivo de la Sociedad Palestina de la Vida Silvestre, dijo a Al-Monitor que el número de hienas rayadas en Palestina ahora oscila desde 300 hasta 500 en toda Cisjordania, y hay menos de 2.000 ciervos salvajes. Además, "El muro limitada [el movimiento de] un gran número de cerdos salvajes en áreas pequeñas. Esta [especies] se caracteriza por una tasa de reproducción alta, por lo que los ciudadanos ahora observan estas especies con mayor frecuencia".
Atrash advirtió contra el continuo desprecio y la caza de animales. "Si el ritmo de la caza y la matanza de animales continúa, estos animales desaparecerán en los próximos años". Hizo un llamado a la Autoridad Palestina de Calidad del Medio Ambiente de promulgar reglamentos ambientales y endurecer las sanciones en la caza furtiva de animales.
En cuanto a la vegetación, según la Autoridad de Calidad Ambiental del Ministerio de Asuntos Ambientales de Palestina, hay cerca de 2.076 especies de plantas silvestres en Cisjordania y la Franja de Gaza, incluyendo 90 especies en peligro de extinción y 636 especies raras.
El muro también ha cortado las reservas naturales y las tierras agrícolas. La autoridad dijo que en 2011, se midió el espacio natural de las reservas en 514 kilómetros cuadrados (198 millas cuadradas) y los bosques y arbustos en 101 kilómetros cuadrados (39 millas cuadradas).
El Instituto de Investigación Aplicada señaló que la zona aislada y asediada de tierra entre el muro y la Línea Verde (la frontera de 1967) se extendía a lo largo de aproximadamente 680 kilómetros cuadrados (262,5 millas cuadradas) en 2012 - alrededor del 12% de Cisjordania la tierra - de los cuales unos 454 kilómetros cuadrados (175 millas cuadradas) se componen de tierras agrícolas, pastizales y áreas abiertas, 117 kilómetros cuadrados (45 millas cuadradas) de tierra explotada como colonias y bases militares, 89 kilómetros cuadrados (34 millas cuadradas ) de bosques y 20 kilómetros cuadrados (7,7 millas cuadradas) de tierra palestina desarrollada.
Armado con todos estos datos y más, la Autoridad Palestina para la Calidad del Medio Ambiente y el Ministerio de Agricultura desarrollarán su informe sobre los efectos directos del Muro de Apartheid y sus futuras repercusiones para el medio ambiente. Atira dijo que esperan que su estudio tenga un impacto en las Naciones Unidas, que está estudiando el tema.
Más de 11 años han pasado desde que La Haya emitió una opinión consultiva, el 7 de julio de 2004, exigiendo que Israel dejara de construir el Muro, demoler lo ya construido y compensar a los palestinos por los daños que sufrieron. Pero el Muro de Apartheid sigue ahí, y sus efectos continúan empeorando y afectando en todos los aspectos de la vida.
Traductor al inglés: Sami-Joe Abboud
Acerca del autor: Ahmad Melhem es periodista y fotógrafo palestino con residencia en Ramallah, escribe para Noticias Al-Watan, además de varios medios árabes.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
Fuente: Ahmad Melhem, Al Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Comentarios