Un llamado a la solidaridad con Palestina y los oprimidos del mundo

La activista y escritora Noura Khouri dice que reconocer el apoyo de Israel a los abusos de los Derechos Humanos a nivel mundial y unir a los trabajadores palestinos con los movimientos de justicia social en todo el mundo es clave para la construcción de la solidaridad. 

Un manifestante ondea una bandera palestina en la valla fronteriza entre Israel y la Franja de Gaza durante una protesta en 2014. | Foto: AFP
El Día Internacional de Solidaridad con el pueblo palestino, llegó en un momento de agresión intensificada por las fuerzas de ocupación y la violencia en Palestina y en toda la región. Mientras las condiciones en el terreno siguen deteriorándose a nivel mundial, la situación es una de las peores que enfrentan los palestinos desde 1948.
En Palestina, la expansión de asentamientos sionistas continúa usurpando tierras sin cesar en Cisjordania, mientras que la violencia de colonos y soldados ha alcanzado niveles implacables en toda la Palestina histórica. También Gaza ha sufrido tres ataques devastadores por parte de Israel desde 2008 - que de acuerdo con un informe reciente de la ONU, hará que la franja sea inhabitable por los próximos cinco años.
Los palestinos han visto con impotencia como cada llamado proceso de paz desde Oslo, sólo ha servido para dar a Israel cobertura diplomática para matar y robar descaradamente más tierras y consolidar su poder. Mientras tanto, el "cuarteto" internacional encargado de negociar una solución, se consume por la violencia creada por ellos mismo, haciendo inútil cualquier posibilidad de crear una solución pacífica, en un futuro previsible.
A medida que el liderazgo palestino complaciente, encargado de suprimir la resistencia, sirve para acelerar la colonización de nuestra patria -la situación se vuelve más desesperada que nunca. En lo que muchos han llamado una Tercera Intifada, palestinos, de forma individual, están arremetiendo con cuchillos de cocina y cualquier medio disponible para resistir la desoladora situación.
Los actos de resistencia por jóvenes palestinos son expresiones espontáneas de ira - sin embargo, carecen de suficiente organización y dirección estratégica, poniendo en duda si las manifestaciones se pueden sostener. A pesar de la falta de liderazgo político u organización clara, el pueblo palestino sigue su lucha por la libertad contra uno de los ejércitos más grandes y poderosos del mundo.Independientemente de cómo se la llame, el mayor logro de la última oleada de protestas es su capacidad de reactivar a los jóvenes para enfrentar directamente el sionismo.
Movimiento de Jóvenes Palestinos hace un llamado a la Solidaridad
Para combatir este proyecto sionista de eliminación, el Movimiento de Jóvenes Palestinos (PYM) el único movimiento popular independiente transnacional formada por palestinos en el exilio, y dentro de la Palestina histórica, publicó la siguiente declaración:
"En el Día Internacional de Solidaridad, 29 de noviembre 2015, la PYM pide a los palestinos de todo el mundo y al movimiento de solidaridad a unirse a nosotros en apoyo a la resistencia palestina, que culminará con una movilización internacional en este día, y hasta que Palestina sea libre: Nuestras aspiraciones por la justicia y la liberación nos motivan a asumir un papel activo como generación de jóvenes en nuestra lucha nacional por la liberación de nuestra patria y el pueblo.
En las últimas semanas, la Mezquita de Al-Aqsa ha sido el blanco de ataques especialmente brutales, mientras asesinatos arbitrarios se cometen a diario por parte de militares y colonos sionistas y masivas detenciones de jóvenes son implementados en Palestina. En respuesta a esta violencia sionista, hay que reconocer que la resistencia es un elemento obligatorio para sobrevivir,de frente a un proyecto en curso de limpieza étnica".
Destellos de solidaridad, más allá del horizonte de otro modo sombrío
Como principio, la solidaridad con los oprimidos del mundo proporciona una luz de guía de cómo navegar en un mundo cada vez más hostil, complejo y violento. Todos los días en los medios corporativos - desde Palestina a Irak, Siria, Ferguson y más allá, nos bombardean con imágenes de violencia masiva y vomitando odio contra las personas pobres y de color.
Colonos, policías y soldados son retratados como víctimas, al tiempo que les dan determinado rango libre e incluso son incitados por funcionarios del Gobiernoa matar con impunidad, mientras que expertos de los medios no proporcionan ningún contexto o causa para la violencia. En 2005, el llamado‘BoycottDivestmentSanctions’ (BDS), fue firmado por más de 170 organizaciones de la sociedad civil y ha tenido un éxito mundial sin precedentes, y su liderazgo ha llenado un vacío importante dejado por los partidos políticos tradicionales.
Del mismo modo la solidaridad para los palestinos significa superar la desinformación de los medios y reconocer que tanto #BlackLivesMatter y los pueblos indígenas de todo el mundo,son asesinados con la misma impunidad. Para nosotros, estar en solidaridad significa que también debemos hacer estas conexiones y entender que toda la violencia de Estado está conectada - mientras se trabaja para abordar las causas profundas. BDS es central para nuestro movimiento, sin embargo, BDS por sí solo no es suficiente. Una verdadera estrategia para la liberación de Palestina debe basarse en la unión de todos los trabajadores palestinos - en Cisjordania y Gaza, dentro de las fronteras de Israel y en la diáspora. La clase obrera palestina puede entonces hacer alianzas regionales e internacionales con todos aquellos que buscan la actividad auto-democrática necesaria para la liberación.
Hoja de Ruta para la Paz, ¿por dónde empezar?
Declaraciones de solidaridad con Palestina son un primer paso importante. Sin embargo, para transformar la naturaleza opresiva de la ocupación, debemos dar el paso, de este espectáculo simbólico inicial de apoyo - a la acción liberadora práctica. Podemos empezar por mirar ejemplos históricos y actuales - los cuales proporcionan una excelente fuente de inspiración.
Al emigrar después de la Primera Guerra Mundial, los palestinos crearon las primeras instituciones palestinas fuera de Palestina, en América Latina. Ya en 1920 y en 1947 había una fuerte presión de varios grupos en varios países contra la división de Palestina por las Naciones Unidas. Hoy, la solidaridad de toda América Latina se expresa en una variedad de formas,a través de sus delegaciones y con cooperación, y de organizaciones en América Latina exigiendo a sus gobiernos romper relaciones con Israel.
Así como la solidaridad entre los pueblos oprimidos fue creciendo históricamente, también lo hizo la cooperación de Israel con los dictadores en técnicas de vigilancia, detención, tortura y escuadrones de la muerte en América Latina, como Somoza en Nicaragua y Pinochet en Chile. Hoy Israel comparte sus "experiencias" con la policía de Estados Unidos bajo el lema de "diversas facetas de la lucha contra el terrorismo y la primera respuesta para proteger mejor al pueblo estadounidense". Y a medida que aumenta su "cooperación" en ambos casos, vemos un número creciente de víctimas a las que se culpa por sus propios asesinatos, aun cuando la evidencia es clara de que no significaban ninguna amenaza en absoluto.
Exportando Represión Global
Israel está perfeccionando la vigilancia, una de las ocupaciones más rentables, mediante la vigilancia del pueblo palestino. Utilizando el conocimiento y la experiencia adquirida en la asistencia de la ocupación de Palestina, la compañía de sistemas de defensa israelí, Elbit, ha hecho millones exportando sistemas de vigilancia a todo el mundo - y cada vez más en América Latina. Si bien, el papel de Israel en armar a los dictadores y regímenes opresivos en América Latina durante el siglo pasado está bien documentado, Elbit, está a la vanguardia de un creciente nuevo movimiento de trabajo en al menos cinco países de América Latina, así como a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México.
Elbit – Cruzando Fronteras, Edificando Fortalezas
La tecnología que Elbit que está usando para sacar ganancias del "Muro de la Muerte", a lo largo de la frontera México-Estados Unidos, se desplegó por primera vez en Palestina junto al Muro del Apartheid de Israel, que en el año 2004 la Corte Internacional de Justicia dictaminó era ilegal y debía ser derribado, y por el que Israel debe pagar reparaciones. A pesar de este fallo, Elbit sigue participando en el mantenimiento del Muro, siendo por lo tanto cómplice de una violación grave del derecho internacional, lo que constituye un crimen de guerra.
G4S - Liderando La represión en Palestina y el mundo
En agosto de 2015, más de mil cien activistas negros destacados, artistas, académicos, estudiantes y organizaciones firmaron un histórico Comunicado de Solidaridad Negra con Palestina. Como parte de la campaña BDS, que están dirigiendo contra la compañía de seguridad británica G4S que apoya las terribles prisiones de Israel. De su declaración:
"G4S es la mayor compañía privada de seguridad del mundo. G4S perjudica a miles de presos políticos palestinos detenidos ilegalmente en Israel y a jóvenes Negros y Latinos detenidos en sus prisiones privatizadas en los EEUU. La Corporación logra ganancias del encarcelamiento y deportación desde los EEUU y Palestina, hasta el Reino Unido, Sudáfrica y Australia. Rechazamos las nociones de "seguridad" que hacen que cualesquiera de nuestros grupos se sientan inseguros e insistimos, nadie es libre hasta que todos seamos libres".
La lucha actual es el levantamiento de una nueva generación de palestinos, unidos a la lucha de todo el mundo en torno a los principios de dignidad, justicia y liberación. Se trata de un conflicto entre la comunidad palestina nativa y una comunidad colonial invasora que se ha apoyado desde el principio en las potencias imperiales Occidentales que también tuvieron éxito en la creación de estados y líderes de la región en complicidad con sus intereses.
Vamos a crear una alternativa, una visión inclusiva que está en la solidaridad con los pueblos indígenas y los derechos de soberanía a nivel mundial, que desafía las prácticas colonizadoras, las violaciones de los derechos civiles, la ocupación militar y la militarización, incluyendo la criminalización de las fronteras de Estados Unidos, la encarcelación en masa y todas las formas de opresión. Permanecer en silencio frente a la injusticia y la violencia que uno o muchas personas sufren, es ponerse del lado de los opresores.
Noura Khouri es palestina, su familia es originaria de Birzeit y Jerusalén, Palestina. Ella creció en el área de la bahía de California, Estados Unidos, donde su familia vino después de huir de la guerra '67. Noura ha sido una valiente organizadora de la comunidad, activista, escritora y blogger. Estudió Relaciones Internacionales en San Francisco State y vivió y trabajó en Palestina en 2003, 2005-07 y en Egipto entre el 2011-13.
Fuente: Noura Khouri, TeleSur

Comentarios