Ir al contenido principal

Las incógnitas tras la victoria


A la espera de que sedimente el polvo y la euforia que envuelve toda batalla, la supuesta victoria de las tropas iraquíes sobre las milicias del autoproclamado Estado Islámico (ISIS) en la simbólica ciudad de Ramadi no es más que un cúmulo confuso de incógnitas aún por despejar. La primera, la verdadera magnitud territorial de la acometida militar. Amainado el entusiasmo inicial de los políticos, el general Ismail al Mahlawi, comandante jefe de las operaciones en la provincia suní de Al Anbar, admitió el lunes que los yihadistas todavía controlan un 30% de la urbe, y mantienen bajo su bota la mayoría de las poblaciones de la periferia norte. Fuentes militares independientes señalan, por su parte, que, pese a los incesantes bombardeos de la coalición internacional que han allanado el camino desde el verano, el ISIS mantiene abiertas las rutas de abastecimiento y refresco de combatientes que facilitan un eventual —y probable— contraataque.
Similares interrogantes presenta la gestión de la victoria una vez que el fragor de las armas se atempere y las moléculas de tierra y metralla se depositen sobre los edificios desplomados. El ejemplo de Tikrit, invocado por el Gobierno iraquí para magnificar el aparente retroceso de los yihadistas, es inquietante. Al igual que la ciudad natal del depuesto Sadam Husein, Ramadi ha sido parcialmente conquistada por tropas chiíes, tanto iraquíes como iraníes.
En ocasiones anteriores, caso de la propia Tikrit, la venganza confesional ha sido moneda corriente. Asustada por la represión y la ausencia de un plan de rehabilitación —pasaron varios meses antes de que las áreas recuperadas por el régimen de Bagdad recobraran la luz, el agua corriente y la seguridad—, gran parte de la población suní prefirió abandonar la localidad y asentarse en áreas vecinas controladas por el ISIS. El comportamiento que tengan a partir de ahora las tropas chiíes será uno de los factores que definan el valor real del avance militar. Máxime cuando Ramadi fue el lugar donde nacieron las llamadas Milicias del Despertar, los grupos armados suníes financiados por EE UU que en 2009 derrotaron al ISI, embrión del ISIS.
El tercer enigma es como responderá el autoproclamado califato a un retroceso que entraba en sus cálculos castrenses. El ISIS ha sufrido en 2015 varapalos similares, todos ellos en zonas periféricas alejadas de su núcleo de poder —las ciudades de Mosul, Tel Afar y Raqqa, entre otras. Algo habitual en cualquier guerra, donde los frentes exteriores son flexibles. En noviembre, al tiempo que los zapadores peshmerga arriaban el pendón negro en la ciudad kurda de Sinjar, sicarios en nombre del califa perpetraban una matanza en el centro de París con la que trataban de ocultar el impacto negativo de la derrota. Más allá de las armas convencionales, esta es una guerra que se libra en campo de batalla de la propaganda.
Javier Martín es delegado de Efe en el Norte de África y autor de Estado Islámico, geopolítica del caos (Catarata, 2015).

Comentarios

Entradas populares de este blog

B'Tselem acusa a las fuerzas israelíes de intimidar a menores palestinos

La organización israelí B'Tselem dijo hoy que los arrestos y detenciones de menores palestinos por parte de las fuerzas de seguridad israelíes "son parte de la rutina de la ocupación y del estado de violencia organizado que Israel impone sobre los palestinos en los territorios ocupados".  B'Tselem aseguró en un comunicado que estas acciones "suelen ir acompañadas de violencia física y abuso verbal" y como ejemplo difundió un vídeo de ayer en el que se ve cómo varios guardias de la Policía de Fronteras tratan de meter por la fuerza en un jeep militar a tres niños de entre 7 y 8 años. Los menores jugaban entre el campo de refugiados de Aida, en Belén, y la Tumba de Raquel, a las afueras de la ciudad cisjordana, donde se producían enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes en el marco de la escalada de tensión que generó la declaración de Donald Trump al reconocer Jerusalén como capital de Israel. La grabación, de Jamal Abu Sifan, uno de…

EXPLICA A TU FARMACIA: NO QUIERO GENÉRICOS TEVA

TEVA: laboratorio y empresa israelí de medicamentos genéricos
Cuando escucho los anuncios de TEVA, historias de horrores (cuerpos mutilados, el uso de armas prohibidas ...) vienen a la mente.


Teva Pharmaceutical Industries es la empresa más grande de Israel en términos de cifras de negocios. Proporciona enormes ingresos fiscales al gobierno israelí.
La empresa también se beneficia de las políticas israelíes de cerco a Cisjordania y bloqueo a la Franja de Gaza, las cuales convierten al mercado palestino en un mercado cautivo para las medicinas israelíes. Así, después de haber dejado a 10.000 personas heridas este verano y decenas de miles de personas en estado de estrés postraumático, se va a beneficiar de la ayuda internacional a Gaza, porque Israel controla qué productos entran y cuáles no, poniendo tasas más altas a los medicamentos que proceden de Europa y otros países árabes para favorecer que la población palestina compre medicamentos israelíes, más baratos.
Farmacias britá…

Teresa Aranguren: La Flotilla rumbo al campo de concentración de Gaza.

Gaza
Cerca de dos millones de personas encerradas en una franja de territorio de 10 kilómetros de ancho por 40 de largo, 365 km cuadrados de superficie. Gaza ostenta el récord de mayor densidad demográfica del mundo, también el de un altísimo nivel de paro, en torno al 40%, más de dos tercios de su población vive por debajo del umbral de la pobreza y precisa de la ayuda que la UNRWA, Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos, les suministra para subsistir. (La UNRWA, por cierto, está en el punto de mira de la Administración Trump, que ha recortado en un 40% la aportación de EEUU a la agencia).
LA MAREA. leer artículo completo 'Una nueva flotilla rumbo al gran campo de concentración de Gaza', por Teresa Aranguren Gaza es un gran campo de concentración que periódicamente se convierte en campo de exterminio. Ante los ojos del mundo. Sin que pase nada. El 30 de abril partió una nueva flotilla rumbo a Gaza para denunciarlo