viernes, 18 de marzo de 2022

El derecho a la educación en Palestina


 El derecho a la educación en Palestina


El derecho a la educación está protegido por la legislación internacional sobre derechos humanos, en particular por el artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el artículo 28 de la Convención sobre los Derechos del Niño, el artículo 10 de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y otros numerosos tratados. Una potencia ocupante tiene la responsabilidad de garantizar el derecho a la educación según la cuarta Convención de Ginebra y la resolución 64/290 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el derecho a la educación en situaciones de emergencia.

La provisión de educación en el Territorio Palestino Ocupado se complica por la división del territorio en tres zonas y la posterior subdivisión de Cisjordania. En Gaza y Cisjordania, excluyendo Jerusalén Este, la educación básica se imparte en escuelas públicas gestionadas por el Ministerio de Educación y Enseñanza Superior, en escuelas para refugiados gestionadas por el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) y en escuelas privadas, registradas en el Ministerio de Educación y Enseñanza Superior. La educación secundaria se imparte en una combinación de escuelas públicas y privadas. En Jerusalén Este la educación se imparte en escuelas financiadas y supervisadas por la Administración de Educación de Jerusalén (JEA), escuelas gestionadas por la UNRWA y escuelas privadas financiadas o subvencionadas por la JEA de forma independiente.

En la Jerusalén Oriental anexionada, la restrictiva normativa de planificación ha contribuido a una importante escasez de al menos 2.500 aulas para estudiantes palestinos y a unas condiciones de hacinamiento inadecuadas en muchas escuelas. El plan quinquenal del gobierno israelí para la educación en Jerusalén Este, aprobado en mayo de 2017, ofrece incentivos financieros para que las escuelas pasen a enseñar a los estudiantes palestinos el plan de estudios israelí en lugar del plan de estudios de la Autoridad Palestina. El gobierno israelí también ha amenazado con retener la financiación, el reconocimiento y los permisos a las escuelas que utilizan el plan de estudios palestino, según la ONU. El índice de abandono escolar de los estudiantes palestinos en Jerusalén Este es muy elevado, ya que al menos un tercio de ellos no completan los 12 años de escolarización y 17.000 no están matriculados en la escuela.

Muchas escuelas palestinas, especialmente en la zona C y en Jerusalén Este, corren el riesgo de ser demolidas por el ejército israelí. Cinco escuelas fueron demolidas o incautadas por las fuerzas israelíes en 2018, mientras que en el año 2020 un total de 51 escuelas estaban bajo amenaza de demolición en Cisjordania, incluyendo 43 escuelas en el Área C y ocho escuelas en Jerusalén Este.

La asistencia a la escuela de los niños palestinos se ve especialmente afectada por las restricciones a la libertad de movimiento. Las barreras físicas, como los puestos de control, los puestos de control provisionales, el  Muro y los asentamientos y la infraestructura asociada, añaden regularmente grandes retrasos al trayecto escolar, que se agrava por la falta de transporte seguro.

En la zona C, más de un tercio de las comunidades palestinas carecen de acceso a una escuela primaria, lo que obliga a muchos niños a recorrer largas distancias a pie para ir a la escuela, a menudo cruzando puestos de control militares. En los lugares donde existen escuelas, muchas carecen de instalaciones, zonas de juego seguras o agua y saneamiento, lo que aumenta las tasas de abandono escolar y el rendimiento educativo.

Los estudiantes palestinos son a menudo objeto de violencia y acoso por parte de soldados israelíes o colonos ilegales, especialmente en el trayecto de ida y vuelta a la escuela. En 2019 se produjeron 328 incidentes relacionados con la educación que afectaron a 19.913 estudiantes, un tercio de los cuales consistieron en el lanzamiento de gases lacrimógenos, ya sea en las instalaciones de la escuela o contra los estudiantes en su viaje de ida y vuelta. Los aproximadamente 4.200 escolares que viven en la zona H2 de Hebrón corren un riesgo especial, y son regularmente objeto de acoso, intimidación y retrasos al pasar por los puestos de control de camino a la escuela. La retirada de los observadores internacionales de derechos humanos en 2019 ha aumentado los riesgos para los escolares que viven en H2.

La violencia y el acoso, junto con los conflictos armados regulares, las restricciones de la ocupación y los altos niveles de pobreza, contribuyen a una alta tasa de abandono escolar de los estudiantes palestinos.

El arresto y la detención de niños por parte del ejército israelí también es un obstáculo para la educación. En septiembre de 2020 había 173 niños detenidos en las instalaciones del Servicio de Prisiones de Israel (IPS) y de las Fuerzas de Defensa de Israel. No se dispone de cifras recientes, ya que el IPS no ha respondido a las solicitudes de libertad de información sobre el número de niños presos desde octubre de 2020.

El férreo bloqueo terrestre, marítimo y aéreo de Gaza, la grave escasez de electricidad, agua y saneamiento y de viviendas adecuadas, los elevados niveles de pobreza y desempleo y el trauma de los múltiples conflictos repercuten en el sistema educativo de Gaza, que carece de fondos y está superpoblado. Aproximadamente dos tercios de las escuelas funcionan con un sistema de doble o triple turno para acomodar a los estudiantes, lo que se traduce en una reducción de las horas de enseñanza. La UNRWA, que proporciona aproximadamente el 60% de la educación básica en Gaza, se enfrenta regularmente a crisis de financiación, mientras que los profesores de las escuelas que no pertenecen a la UNRWA a veces reciben salarios parciales o esperan varios meses entre los pagos, lo que hace que las escuelas dependan de las contribuciones voluntarias de los padres.

Los sucesivos ataques militares israelíes contra Gaza han afectado al derecho a la educación. Durante los ataques aéreos de 2014, 258 instalaciones educativas resultaron dañadas, incluidas 26 sin posibilidad de reparación. Otras 27 escuelas resultaron dañadas en 2019. El bloqueo ha ralentizado la reconstrucción de las escuelas dañadas al limitar el acceso a los materiales de construcción esenciales. Durante el bombardeo de mayo de 2021 en Gaza, 141 instalaciones educativas resultaron dañadas y las escuelas se vieron obligadas a terminar el año académico antes de tiempo. Muchas escuelas de la UNRWA se utilizaron como refugios para los desplazados internos.

Adaptado de "Talking about Palestinian rights: Una guía de UNISON para activistas".


Colonos y terroristas israelíes abren fuego en contra de una escuela de niñas en Belén,

 sembrando el terror entre las chicas

 

Por  13 marzo, 2022

Es algo habitual que los colonos ataquen a los niños palestinos para sembrar el terror y hacer la vida

 imposible de la población palestina bajo ocupación. Normalmente, los atacantes cuentan con el apoyo

 y la protección del ejército israelí de ocupación.

Un grupo de colonos llegaron hoy domingo a la cercanía de una escuela palestina, donde uno de ellos 

armado con rifle, abrió fuego a las estudiantes de la escuela de niñas de la aldea de Tuqu al sur de 

Belén en Cisjordania ocupada.

A raíz de los disparos, cientos de niñas fueron evacuadas hacia un lugar seguro y se tuvo que 

suspender la jornada escolar de hoy.

La violencia y el vandalismo por parte de los colonos y terroristas israelíes es algo habitual en la 

Cisjordania ocupada y que nunca son perseguidos por las autoridades de la ocupación.

Estos ataques contra los palestinos se han intensificado particularmente durante los últimos tres

 meses, donde habitualmente el ejército de ocupación israelí hace vista gorda ante la violencia y 

brinda protección a los colonos agresores.

Fuentes: Agencia WAFA, Palestine Chronicle y redes sociales

Traducción y edición de PalestinaLibre.org 

Israel busca acabar con la autonomía de las universidades palestinas

Por   14 marzo, 2022



“Israel” está tratando de restringir el derecho de los palestinos a la educación y socavar la libertad 

académica y la autonomía de las universidades palestinas, dice un informe.

Funcionarios de la Universidad de Birzeit (BZU), ubicada en la Cisjordania ocupada, dijeron que la 

universidad rechazó el intento más reciente del régimen de Tel Aviv de limitar el derecho fundamental 

de los palestinos a la educación, informó el domingo la agencia oficial de noticias Wafa.

Según una orden militar israelí titulada “Procedimiento para la entrada y residencia de extranjeros en la

 región de Judea y Samaria”, que entrará en vigor en mayo, se otorgarán inmensos poderes al ejército 

israelí para aislar las universidades palestinas del mundo exterior y determinar el curso futuro de la 

educación superior palestina.

“La nueva directiva otorga al ejército israelí el derecho absoluto de seleccionar qué profesores, 

investigadores académicos y estudiantes internacionales pueden estar presentes en las universidades

 palestinas, así como imponer sus propios criterios arbitrarios sobre qué campos de estudio están 

permitidos y qué cualificaciones son aceptables”, dijo el BZU en un comunicado publicado por Wafa.

La universidad pública dijo que la nueva directiva requiere que cada solicitante “se someta a un 

interrogatorio en una misión diplomática israelí en el país de origen, mientras impone fuertes tasas

 monetarias a los seleccionados para ingresar. Además, la directiva establece un límite bajo en el 

número de profesores y estudiantes extranjeros (100 y 150 por año, respectivamente) y limita la 

duración del empleo a cinco años no consecutivos, negando así la contratación sostenible y la 

promoción de profesores”.

“En consecuencia, algunos profesores y estudiantes actuales que no tienen permisos de residencia 

pueden verse obligados a irse y los programas académicos se enfrentan a la incapacidad de reclutar 

nuevos empleados y realizar investigaciones e intercambios académicos en colaboración con otras 

universidades. En pocas palabras, la directiva pone a las universidades palestinas bajo asedio y las 

despoja del control básico sobre sus decisiones académicas”.

La declaración denunció la orden como un “ataque” lanzado por el régimen contra el derecho de los 

palestinos a la educación y la libertad académica.

“Los estudiantes, profesores y empleados de la Universidad de Birzeit han sufrido durante décadas

 bajo una incesante campaña militar israelí que incluye cierres forzosos, incursiones en los campus, 

intimidación y encarcelamientos. Tales acciones son inseparables del sistema racista, de apartheid y

 persecución, que niega al pueblo palestino sus derechos más fundamentales, incluida la libertad de

 expresión y la búsqueda del avance y el desarrollo científicos”.

El BZU instó a todas las organizaciones académicas y de derechos humanos a rechazar tales 

procedimientos, exigiendo que los gobiernos de todo el mundo responsabilicen a “Israel” por la 

clara violación del derecho internacional, incluida la Cuarta Convención de Ginebra (1949), el 

derecho a la educación consagrado en el artículo 26 de la Declaración Universal de Derechos Humanos

 (1948) y el Artículo 13 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966).

La universidad describió la situación actual como peligrosa para el futuro de la educación superior 

palestina y, al mismo tiempo, pidió la unidad para lograr “justicia, libertad e igualdad”.

“Apoya nuestros esfuerzos para defender el derecho del pueblo palestino a la educación, libre de 

coacción, intervención y persecución política. Trabaja con nosotros para romper el cerco que estas

 normas imponen a Birzeit y otras universidades palestinas. Acepta nuestra invitación a enseñar y 

aprender en Palestina. Ayúdanos a ejercer nuestro derecho básico a la educación y a preservar la

 autonomía institucional que hemos construido durante décadas a pesar de todos los obstáculos”, dijo la 

universidad en su comunicado.

Fundada en 1975, la BZU ofrece programas de pregrado y posgrado en tecnología de la información,

 ingeniería, ciencias, política social, artes, derecho, enfermería, farmacia, ciencias de la salud, economía

 y administración a través de sus nueve facultades. Se encuentra en Birzeit, cerca de Ramalá.

Fuente: Al Manar










 





























No hay comentarios:

Publicar un comentario

PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS

 PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS SOBRE QUÉ SANCIONES SE HAN IMPUESTO A LAS EMPRESAS QUE ACTÚAN EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS PALESTIN...