miércoles, 4 de mayo de 2022

​Los mapas lo demuestran: la judaización de Jerusalén Este cobra fuerza Autores: Maya Horodniceanu y Nir Hasson



 Un mapa de las zonas residenciales palestinas en Jerusalén Este



Los mapas lo demuestran: la judaización de Jerusalén Este cobra fuerza
Autores: Maya Horodniceanu y Nir Hasson 
Fuente: Haaretz, 6 de abril de 2022 

Se construirán nuevos barrios a ambos lados de la abarrotada Beit Safafa, pero principalmente para israelíes ■ Sheikh Jarrah se enfrenta a posibles desalojos ■ Se están demoliendo casas en Silwan, y eso es sólo una lista parcial

Los días en que la construcción en Jerusalén Este abría los telediarios y sacudía las relaciones entre Estados Unidos e Israel pueden haber pasado, pero sobre el terreno Jerusalén sigue transformándose: se están construyendo o planeando barrios judíos más allá de la Línea Verde en lugares como Har Homa, Givat Hamatos, Atarot y Ramat Shlomo.

Y los grupos de colonos continúan con sus esfuerzos por judaizar los barrios de Silwan, Sheikh Jarrah, Jabal Mukkaber y Ras al-Amud. Estos y otros barrios palestinos siguen enfrentándose a políticas de planificación que van en su contra.

En gran medida, estos acontecimientos están dando forma a la capital de Israel y, en realidad, a todo el país, nada menos que la cumbre del Negev de la semana pasada con cuatro ministros de Asuntos Exteriores árabes. Hoy, como todos los días de las últimas décadas, miles de jerosolimitanos se ven amenazados con la demolición de sus casas o el desalojo, lo que disminuye su calidad de vida y empuja a la ciudad a la violencia y la desesperación. La construcción de barrios judíos y los esfuerzos por judaizar los barrios palestinos obstaculizan enormemente cualquier acuerdo político futuro.

Atarot
A primera vista, el proyecto de construcción de Atarot no amenaza a nadie. Las 9.000 viviendas se levantarán donde antes había un aeropuerto en el norte de Jerusalén. No se desalojará a ningún habitante de Jerusalén Este de sus hogares, y ni siquiera se trata de terrenos palestinos privados como la mayoría de los terrenos de Jerusalén Este.

Pero es el mayor barrio judío que se ha construido más allá de la Línea Verde en Jerusalén desde la década de 1990. Además, el barrio -destinado a la comunidad ultraortodoxa- se levantará en el corazón del norte palestino de Jerusalén, entre Kafr Aqab, Qalandia y Beit Hanina. Esta construcción no sólo anulará el sueño de los palestinos de explotar el aeropuerto bajo su propia bandera, sino que dificulta enormemente la misión de dividir Jerusalén.

El plan está atascado por ahora en el comité regional de planificación y construcción, no por la presión de la administración estadounidense o de la comunidad internacional en general, sino porque el comité está de acuerdo con los ministerios de medio ambiente y sanidad en que primero es necesaria una revisión medioambiental.

Beit Safafa
Beit Safafa adolece de una grave falta de terreno para la construcción y la expansión. Está abarrotada hasta el punto de ser asfixiante, pero el municipio de Jerusalén y el Ministerio de Justicia están avanzando en los planes para un nuevo barrio judío justo al norte llamado Givat Hashaked.

El barrio, que se situará totalmente por encima de la Línea Verde, está previsto en unos 38 dunams (unos 38.000 m2) por encima del cauce del río Nahal Refaim y del Parque de la Vía del Tren. Según el plan, se construirán unas 473 viviendas junto con una escuela primaria, sinagogas y guarderías.  Así, desde el norte, Givat Hashaked bloquearía Beit Safafa, cuya expansión hacia el sur quedaría bloqueada por otro barrio previsto, Givat Hamatos. Israel lleva muchos años avanzando en sus planes para construir un gran barrio en esa zona. En la década de 1990, Givat Hamatos albergaba casas prefabricadas para los nuevos inmigrantes, pero ahora se están levantando estructuras permanentes. Aunque algunas de ellas están destinadas a los residentes de Beit Safafa, la mayor parte del terreno está destinado a los recién llegados judíos.

La construcción de un nuevo barrio en Givat Hamatos dificultaría mucho la división de Jerusalén en el futuro, y la presión de la comunidad internacional ha provocado varias congelaciones y retrasos. Aun así, se han iniciado los trabajos de infraestructura y arqueológicos previos a la primera fase del barrio, que contará con 1.275 viviendas.

Todas las unidades que el Ministerio de Construcción y Vivienda ofrece en su programa de viviendas a precio reducido en Jerusalén están en Givat Hamatos. Cuando termine el sorteo de estos apartamentos y se publiquen los nombres de los ganadores, es probable que la construcción del barrio sea un hecho consumado.

Sheikh Jarrah
La famosa batalla por Sheikh Jarrah comenzó hace décadas. Los judíos vivieron en la parte occidental del barrio hasta 1948. Después de la guerra, Jordania alquiló los edificios abandonados a los refugiados palestinos de los territorios capturados por Israel durante la guerra; se les consideraba residentes protegidos y no podían ser desalojados. En 1967, tras la Guerra de los Seis Días, cuando Israel tomó Jerusalén Este, nada cambió; las propiedades siguieron siendo alquiladas, esta vez por las autoridades israelíes.

Pero finalmente los grupos de derecha localizaron a los herederos de inmuebles y les proporcionaron asistencia legal para reclamarlos. Los residentes dicen que están protegidos y que no pueden ser desalojados, y que no tienen otro lugar donde ir. Pero en muchos casos los tribunales han rechazado sus reclamaciones y los residentes han quedado dependiendo de la buena voluntad del administrador general de Israel y de los propietarios de los inmuebles.

Hasta la fecha, sólo una familia ha sido desalojada del barrio, mientras que los colonos se hicieron cargo de otro edificio después de que todos los inquilinos hubieran muerto. Pero la amenaza de desalojo pende sobre otras 15 familias.

Una de ellas es la familia Salem, que vive allí desde 1950. La casa de la familia fue comprada por el concejal de Jerusalén Yonatan Yosef, del partido derechista Jerusalén Unido, que exigió el desalojo en una medida que aumentó las tensiones en Sheikh Jarrah. En febrero, el Tribunal de Primera Instancia de Jerusalén congeló el desalojo, que no se espera que se produzca antes del final del Ramadán, que dura todo el mes de abril.

Otro punto conflictivo se encuentra en el lado oriental de Sheik Jarrah, una zona conocida como el Viñedo Aljouni. Los comités judíos asquenazíes y sefardíes de Jerusalén compraron allí lotes vacíos a finales del siglo XIX. En la década de 1950, se instalaron allí familias de refugiados palestinos. Las casas fueron construidas por el gobierno jordano y las Naciones Unidas, y los refugiados recibieron el derecho a vivir allí por una suma simbólica.

En la década de 1990, el grupo derechista Nahalat Shimon compró los terrenos a los comités judíos. Las parcelas habían sido devueltas a los comités a través de la ley que permite a los judíos reclamar propiedades abandonadas desde 1948 (y no hace lo mismo con las familias de refugiados palestinos, ya que estas propiedades han sido transferidas al Estado en virtud de la Ley de Propiedad de Ausentes). Así que ahora unas 30 familias, unas 200 personas, pueden verse desalojadas en los próximos años.

El Tribunal Supremo ha dictaminado recientemente que los residentes de varias propiedades previstas para el desalojo pueden seguir viviendo allí hasta que se completen los procedimientos de regulación de la tierra y se aclaren los derechos sobre la misma. Cuando se tome una decisión, probablemente afectará a otras familias de la zona.

Silwan
Tres zonas cercanas entre sí son el centro de la disputa en el barrio de Silwan. En la primera, el ayuntamiento pretende demoler las viviendas de más de 100 familias. La justificación es que el plan de zonificación más reciente del barrio, de 1977, señala la zona como terreno público abierto.

Como en muchos barrios palestinos de Jerusalén, hay una desconexión entre la planificación y las necesidades de la gente, y la mayoría de las familias han construido sus casas sin permisos. Durante los últimos 15 años, los residentes han intentado avanzar en un plan que rediseñe el terreno del barrio.

La última novedad se produjo en noviembre, cuando el Tribunal de Distrito de Jerusalén rechazó un recurso de 58 familias contra la demolición de sus casas. Sin embargo, continúan las conversaciones entre los residentes y el municipio en un esfuerzo por encontrar un terreno común.

Las casas de la zona de Silwan, al-Bustan, también están en el punto de mira del ayuntamiento, en este caso para construir un parque arqueológico llamado Jardín del Rey, que forma parte del Parque Nacional de la Ciudad de David, gestionado por la derechista Fundación Ir David, también conocida como Elad. Más de 100 familias viven en esta zona, que está destinada a la demolición.

Las familias están en conversaciones con el ayuntamiento y han presentado un plan elaborado por el arquitecto Youssef Jabarin: los edificios se demolerían y se construirían viviendas para los residentes en el 60% del terreno, y el resto se destinaría a un parque.

El ayuntamiento rechazó recientemente el plan de los residentes y propuso trasladarlos a edificios que se levantarían sólo en el 20% del terreno. Las negociaciones continúan.

La tercera zona de Silwan en peligro es Batan al-Hawa, donde viven decenas de familias. Estas casas se construyeron en el siglo XIX en terrenos que pertenecían al fideicomiso de propiedad judía (hekdesh); se construyeron para albergar a familias judías yemeníes.

En 1938, durante la revuelta árabe de 1936-39 en la Palestina del Mandato Británico, el gobierno del Mandato ordenó a los inmigrantes yemeníes que abandonaran el barrio. Las casas fueron destruidas y los palestinos compraron más tarde el terreno y construyeron casas allí. Después, dijeron que no sabían que el terreno no había sido realmente propiedad del vendedor.

La situación en Silwan estuvo en calma hasta 2001, cuando el Tribunal de Distrito de Jerusalén concedió una petición del grupo de colonos Ateret Cohanim para convertirse en los administradores del fideicomiso de la propiedad judía. Un año después, el administrador general liberó los terrenos a los nuevos fideicomisarios, poniendo a unas 70 familias en peligro de desalojo.

El año pasado, el Tribunal Supremo rechazó una petición de los palestinos contra el fideicomiso de propiedad judía, y el Tribunal de Magistrados de Jerusalén aceptó una petición de Ateret Cohanim y ordenó el desalojo de las familias. La decisión del Tribunal Supremo sobre Sheikh Jarrah podría influir en el destino de los habitantes de este barrio.

Ciudad Vieja
Hace dos semanas, Ateret Cohanim tomó parte del Hotel Petra, junto a la Puerta de Jaffa, en la Ciudad Vieja, como parte de la batalla legal del grupo para hacerse con toda la propiedad. Ateret Cohanim también intenta hacerse con un hotel cercano, el Imperial. Los colonos se hicieron con parte de la Petra tras una compleja batalla legal de 18 años entre el patriarcado griego -que obtuvo los hoteles en 2005- y empresas de fachada controladas por Ateret Cohanim.

Los jefes de las iglesias de Jerusalén desempeñan un papel muy importante. Para ellos esto es un desastre que cambiará el carácter del barrio cristiano de la Ciudad Vieja. Por ello, todos los jefes de las iglesias se han unido -una rareza en Jerusalén- para formar iniciativas de protesta contra el gobierno israelí.

"La toma del hotel Little Petra por el grupo extremista radical Ateret Cohanim es una amenaza para la continuidad del barrio cristiano de Jerusalén y, en última instancia, para la coexistencia pacífica de las comunidades de esta ciudad", dijo el Patriarca Ortodoxo Griego en un comunicado.

Jabal Mukkaber e Isawiyah
Los residentes de Jabal Mukkaber no se ven amenazados ni por el fideicomiso de propiedades judías, ni por los residentes judíos que huyeron del barrio, ni por un nuevo parque. Aquí, el municipio pretende ampliar la carretera que une Jabal Mukkaber y Sheikh Sa'ad. En las últimas semanas, los residentes del barrio han protestado contra el plan ante el Ayuntamiento. El plan aún necesita la aprobación final.

A diferencia de sus vecinos, los residentes de Isawiyah han recibido buenas noticias, aunque con una advertencia. El ayuntamiento de Jerusalén ha autorizado un nuevo plan de zonificación para el barrio, donde la mayoría de las viviendas se han construido sin permisos. El plan permitirá a muchos residentes del barrio obtener permisos.

Aun así, muchos residentes creen que las posibilidades de que se apruebe definitivamente son escasas, además de que no existe ningún plan para ampliar el abarrotado barrio. Un plan que sí existe es el de un parque nacional cercano, aunque de momento está atascado.

Walaja
Ostensiblemente, el pueblo palestino de Walaja está fuera de Jerusalén. Pero partes del pueblo -unos 800 dunams en los que viven unas 1.000 personas- se han anexionado a la capital. Allí, algunas de las viviendas corren peligro de ser demolidas.

En los últimos años, el Estado ha demolido unas 30 casas en el pueblo, y hay órdenes de demolición pendientes contra otras 50. Los residentes han solicitado al Tribunal Supremo que ordene al comité de planificación regional y al municipio de Jerusalén que discutan un plan de zonificación que han preparado para el pueblo. En una audiencia celebrada la semana pasada, el Estado accedió a congelar las demoliciones durante seis meses para dar una oportunidad al plan de zonificación.

Walaja es un caso extremo de discriminación urbanística en Jerusalén. Aunque la mitad del pueblo se anexionó a Jerusalén en 1967, el Estado nunca se molestó en elaborar un plan de zonificación para el barrio, por lo que no hay posibilidad de construir allí legalmente.

En las colinas que rodean el pueblo no existe ese problema; a lo largo de los años se ha construido en Gilo, Har Gilo y otros lugares. Cuando se construyeron estas edificaciones, se cercó a los habitantes de Walaja: el pueblo también estaba rodeado por el Muro (barrera de separación), y sus tierras agrícolas y sus cuidadas terrazas fueron declaradas parque nacional.

Por su parte, el ayuntamiento de Jerusalén declaró a Haaretz que ha "liderado un proceso histórico para avanzar en la construcción legal en Jerusalén Este, tras más de 50 años de abandono". El alcalde Moshe Leon está dirigiendo proyectos de renovación urbana en cooperación y diálogo con los residentes y sus líderes. Hace poco se anunció un nuevo barrio para las afueras de Jabal Mukkaber.

"Además, en el último año se han avanzado planes de zonificación detallados y sin precedentes para Isawiyah y Ras al-Amud, y en los próximos años avanzaremos planes similares en otros barrios.

"En cuanto a los permisos de planificación, en los últimos tres años hemos concedido 424 permisos para proyectos en Jerusalén Este, frente a los 212 de 2017 y los 186 de 2018. Gracias a la autorización de un plan maestro y de nuevos planes de zonificación en los barrios árabes, se espera que el número de permisos aumente drásticamente en los próximos años."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Declaración de Addameer sobre el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino

  Declaración de Addameer sobre el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino (El CSCA se adhirió a esta Declaración) Addameer...