AI pide investigar posible ejecución extrajudicial israelí en hospital Hebrón

Amnistía Internacional (AI) ha pedido hoy que se investigue lo que consideró una "aparente ejecución extrajudicial" por parte de fuerzas de seguridad israelíes en un hospital de la ciudad cisjordana de Hebrón. 

En un comunicado AI señala que "el asesinato de un palestino de 28 años por fuerzas israelíes durante un asalto en el hospital Al Ahli de Hebrón a primera hora del jueves, podría apuntar a una ejecución extrajudicial".
AI recoge testimonios que indicaron que un amplio grupo de soldados y policías israelíes entraron de madrugada en el centro médico vestidos como civiles palestinos, entre los que figuraban algunos ataviados con pañuelos palestinos (kufiyas) y barbas postizas, y otro que iba en una silla de ruedas disfrazado como si fuera una mujer embarazada.
Según dos testigos con los que habló AI, los soldados penetraron en la habitación donde estaba Azam Azmi Shalaldah, de 28 años, que fue aprehendido en el operativo como sospechoso del apuñalamiento de un civil israelí el pasado 25 de octubre.
Cuando entraron en el cuarto, el paciente estaba en su cama, y de acuerdo a los testigos, los agentes israelíes dispararon de forma inmediata a su primo Abdula Azam Shalaldah, al menos en tres ocasiones, en la cabeza y la parte superior del torso.
"El que Abdula Shalaldah fuera tiroteado en la cabeza y parte superior del cuerpo sugiere que se trató de una ejecución extrajudicial, que se añade al preocupante patrón de incidentes similares (protagonizados) por fuerzas israelíes en Cisjordania que requieren una investigación urgente", dijo el director de Programa de Oriente Medio y Norte de África en AI, Philip Luther.
Luther demandó que "las fuerzas israelíes cesen de inmediato el uso de la fuerza letal intencionada contra un pueblo que no supone una amenaza inminente a su vida".
Uno de los testigos del suceso relató que el primo del detenido había acompañado a su familiar en el hospital y dormía junto a él en la habitación y que acababa de regresar del baño cuando las fuerzas israelíes irrumpieron y le dispararon.
Según esta versión de los hechos, las fuerzas israelíes también amenazaron a otro paciente con un arma y maniataron a otro familiar a una cama antes de abandonar el hospital con Azam Shalaldah en la silla de ruedas.
Imágenes difundidas por medios locales muestran a un grupo de personas entrando en el hospital con la silla de ruedas y abandonándolo posteriormente con el detenido.
"Los asesinatos ilegales y deliberados llevados a cabo por orden del gobierno o funcionarios militares, o bajo su complicidad o aquiescencia, son constitutivos de ser ejecuciones extrajudiciales, que están prohibidas en toda circunstancia y son crímenes según el derecho internacional", menciona el comunicado.
AI se hace eco de un comunicado del Ejército israelí en el que acusa a Abdula Shalaldah de haber atacado a fuerzas israelíes, "aunque no especificó si iba armado".
Fuente: Agencia EFE

Comentarios