Un pueblo palestino, se niega a ser borrado del mapa

La aldea de al-Araqib, ha sido destruida 90 veces, en los últimos cinco años. Sus habitantes se resisten a los esfuerzos de Israel para transferirlos a la fuerza y enterrar sus tierras bajo bosques plantados por el Fondo Nacional Judío. 

Sheikh Sayah al-Turi, jefe de la aldea, se encuentra cerca de las ruinas de su casa en 2010. "No vamos a salir, tenemos documentos que prueban esta es nuestra tierra y no vamos a dejarla", dijo.
"Es en el Negev donde la creatividad pionera y el dinamismo de Israel será probado", reza la cita atribuida al primer jefe de gobierno del estado, David Ben-Gurion.
En todo caso, es la creatividad y la capacidad de recuperación de la población beduina indígena de la zona desértica al sur de Naqab (Negev, en hebreo) la que ha sido puesta a prueba en décadas desde el gobierno de Ben-Gurion.
Una de estas aldeas, es al-Araqib, que no es reconocido oficialmente por el Estado. Destruida 90 veces, en los últimos cinco años.
Sus habitantes se resisten a los esfuerzos de Israel para transferirlos a la fuerza  y enterrar sus tierras bajo bosques plantados por el Fondo Nacional Judío.
Una vez una próspera comunidad de 35 familias, al-Araqib, se ha reducido a cinco tiendas habitadas por 20 personas.
La política de Israel hacia las comunidades rurales en el Naqab es la misma que en la ocupada Cisjordania, expulsar a los palestinos de la tierra de la que dependen, y concentrarlos en zonas más pequeñas posibles.
Silvia Boarini es una fotoperiodista con sede en Bir al-Saba y actualmente está trabajando en un documental sobre los beduinos de Naqab.
Fátima baila en su dormitorio antes de la primera demolición de la aldea de al-Araqib en septiembre de 2010.
Mohammed juega en el exuberante paisaje verde de invierno del Naqab a principios de 2010. Al fondo están las casas arrasadas en julio de ese año.
Fátima cuelga la ropa para secar en septiembre de 2010. Antes de la demolición de ese año, al-Araqib fue el hogar de tres docenas de familias que viven en grandes tiendas de campaña o casas construidas con madera o yeso.
Unos meses después de la primera demolición, el pueblo fue parcialmente reconstruido con tiendas de campaña en la que los residentes celebran la conclusión del Ramadán en septiembre de 2010.
El nuevo hogar de Hala y de Fátima, construida con materiales rescatados de las demoliciones, fotografiado en septiembre de 2010.
Desde que fue demolida por primera el 27 de julio de 2010, al-Araqib, visto aquí en septiembre de ese mismo año, se ha arrasado 89 veces más.
Huellas de las maquinarias quedan atrás en al-Araqib tras una demolición en 2010.
Los restos de un corral en al-Araqib destruidos por las autoridades israelíes, fotografiados en septiembre de 2010. Ahora es imposible que los aldeanos mantener el ganado, mal que ha impactado en sus ingresos. La mayoría de las familias han emigrado a la población urbana cercana de Rahat como resultado.
Mohammed junto a montones de estructuras demolidas en septiembre de 2010.
Una familia reconstruye después de una demolición en al-Araqib, en 2011.
Sheikh Sayah habla en una manifestación frente a la sede del Fondo Nacional Judío en Jerusalén en 2012.
Activistas judíos y beduinos se reúnen frente a la sede del Fondo Nacional Judío en Jerusalén en 2012.
Durante una demolición en el año 2014, un niño sostiene una pegatina con un lema de la lucha de al-Araqib.
En junio de 2014, las fuerzas israelíes demolieron las estructuras construidas junto al cementerio de al-Araqib. La zona no había sido demolida previamente debido a su ubicación estratégica. Durante la demolición, el minarete de la mezquita fue bajado.
Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.
Silvia Boarini, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Comentarios