Médicos del Mundo denuncia el grave impacto psicológico de las demoliciones israelíes sobre los palestinos

La ONG Médicos del Mundo denuncia que la intensidad de las demoliciones israelíes en el territorio palestino ocupado de Cisjordania ha alcanzado en los primeros meses de 2016 su ritmo más alto en siete años y causado niveles igualmente históricos de tensión en los nervios de la población palestina, agravando de por sí los trastornos psicológicos -- ansiedad, falta de sueño, pesadillas entre los pequeños -- que sacuden a esta gente cuando es expulsada de su hogar. 

Durante los últimos cuatro meses, Médicos del Mundo España ha intervenido en nueve casos de demoliciones de estructuras residenciales y no residenciales en la gobernación de Jericó, en el valle del Jordán y en el distrito E1 -- donde Israel planea la extensión del ya de por sí enorme asentamiento de Maale Adumim --. Allí, los cooperantes atendieron a 21 de las 204 personas afectadas por las demoliciones. Los mayores padecían ansiedad; los menores, pesadillas.
Médicos del Mundo pide no obstante que no se establezca una cifra como valor, dada la dificultad de calibrar el progreso de un trastorno mental, y ruega en su lugar que se atiendan caso como los de los residentes de Jitflik, en Jericó, donde hay jóvenes que declaran "haber perdido el apetito" y confiesan estar sometidos a "extrema tensión". "Desde la última demolición mi hijo de 10 años ha vuelto a orinarse encima cuando duerme", explica una mujer bajo el anonimato.
En su informe "Destruyendo la salud mental", la ONG advierte de ciertas "dificultades muy concretas provocadas por las demoliciones", comenzando por la falta de acceso inmediato a servicios básicos tras la demolición y el difícil acceso a las familias cuando han sido desplazadas.
Además, la ONG destaca que "la reiteración de los incidentes" -- hay que recordar que entre el 1 de enero y el 15 de marzo de 2016 unos 378 hogares y estructuras fueron demolidos por Israel, con el consiguiente desplazamiento de 750 palestinos -- "puede contribuir a empeorar más el impacto psicosocial de las familias afectadas".
Un esfuerzo coordinado
Por todo ello, Médicos del Mundo llama al resto de ONG a un esfuerzo coordinado específicamente destinado a las necesidades psicológicas de los palestinos, residentes en una región en conflicto crónico, como es Oriente Próximo, donde la política de salud mental es "básicamente inexistente" y donde no existe un "enfoque global de colaboración".
Las recomendaciones a la Unión Europea y a otros terceros estados son más urgentes. Médicos del Mundo recuerda que el desplazamiento forzoso supone una "violación de la convención de Ginebra", como también violan las demoliciones la legislación internacional, que "ponen en entredicho la posibilidad de crear un Estado palestino al fraccionar el territorio cisjordano" y "hacen peligrar las perspectivas de alcanzar una solución duradera del conflicto".

Comentarios