Ir al contenido principal

Derechos Humanos y el riesgo de defenderlos

Teresa Aranguren
Periodista y escritora
Quizás el acto más revolucionario que se puede hacer en nuestro tiempo es defender los derechos humanos. Quizás también el más peligroso. Porque defender los derechos humanos supone en primer lugar “denunciar” a aquellos, individuos, instituciones, estados,  que sistemáticamente los violan. Y quedar expuesto a sus represalias.
Les ha ocurrido a nueve compatriotas, nueve  activistas de la campaña BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones) contra Israel,  que en el verano de 2015 tuvieron la osadía de participar, a través de las redes sociales,  en una campaña en contra de la participación en el festival musical ROTOTOM del cantante estadounidense Matisyahu, quien, entre otras lindezas, se había pronunciado públicamente a favor de los atroces bombardeos israelíes sobre Gaza apenas un año antes, en julio de 2014. Aquella operación  que el ejército israelí bautizó con el eufemístico término de “Margen protector” destruyó, en apenas siete semanas, más de 18.000 viviendas, dejó sin hogar a 108.000 familias y causó la muerte de 2.300 personas, entre las cuales más de 500 eran menores de edad. La población palestina de la Franja de Gaza aún no ha podido recuperarse de la devastación causada por aquellos bombardeos, entre otras cosas porque el gobierno israelí impide la entrada de los materiales necesarios para la reconstrucción. Conviene recordar esto, recordar la sistemática violación de los derechos humanos que Israel ejerce contra la población palestina,  porque esa es la clave de la acción de la campaña BDS y de todas las otras formas de resistencia “no violenta” con las que la población palestina enfrenta cada día la atroz cotidianidad de la ocupación. Esa es la clave de la acción de los nueve activistas que se atrevieron a denunciar la connivencia del cantante Matisyahu con el estado de Israel y especialmente con lo más extremo y racista de ese estado, el movimiento de colonos; de hecho su letrista, Ephraim Rosenstein, vive en una de estas colonias en Cisjordania.
Aquella denuncia no tuvo éxito, la presión mediática y política  de la embajada israelí y del lobby sionista, utilizando como tantas otras veces torticeramente la acusación de antisemitismo, consiguió revertir la decisión inicial de la organización del festival que finalmente cursó la invitación al cantante estadounidense.  La campaña contra la participación de Matisyahu en el festival  ROTOTOM no había tenido por supuesto nada que ver con el hecho de que este sea judío sino con su posicionamiento respecto a las políticas del estado de Israel, su defensa de la colonización de los territorios palestinos ocupados y su desprecio hacia los derechos de la población palestina.
Pero sin duda esa circunstancia, el hecho de que Matisyahu sea judío, venía muy bien a la campaña de desprestigio y criminalización que el gobierno israelí había lanzado ya contra el BDS. El dato de que haya muchos judíos participando en movimientos de solidaridad con Palestina y de manera muy activa en el BDS, no importa. No dejes que la verdad estropee una buena campaña de difamación.
Y aquí surge ese denominado “Comité legal contra el antisemitismo y la discriminación” cuyo presidente  el abogado Abel Isaac de Bedoya presentó la denuncia, aceptada a trámite  por un juzgado de Valencia, en la que se acusa de “ antisemitismo e incitación al odio” a los nueve activistas del BDS. Nueve activistas  que se atrevieron a sacar a la luz el apoyo del cantante Matisyahu a la política de apartheid de Israel y a las acciones, crímenes de guerra en muchos casos, llevadas a cabo por su ejército. Nueve activistas en la defensa de los derechos humanos expuestos a la represalia de la poderosa maquinaria de comunicación del gobierno israelí.
La desfachatez de esta acusación nos podría hacer pensar que no puede tener recorrido, que un mínimo sentido de la justicia y la verdad la tirará por tierra. Y confiamos en que así sea. Pero no podemos olvidar el estado del mundo en el que vivimos, donde la verdad sucumbe muchas veces al poder de la propaganda y donde una pareja como la de Trump-Netaniahu, tan bien avenidos ellos, tan de acuerdo en casi todo, tan arrogantes, tan racistas, tan seguros de su valía como despreciativos de la de “los otros”,  pueden decidir, y deciden, sobre la vida y la muerte de cientos de miles de personas o de todo un pueblo.
A punto de terminar este artículo me llega una noticia de Palestina: ha muerto Muhamad- Aamad – Jalad, 25 años, herido hace tres meses por disparos del ejército israelí cuando acudía al hospital de Nablus para  su última sesión de quimioterapia. Hacía un año le habían diagnosticado un linfoma y esa iba a ser su última sesión de “quimio”. No llegó a recibirla. Tras tres meses en la UCI , Muhamad ha muerto. No ha sido el cáncer.  Lo ha matado la ocupación.
Sé que esta noticia no ocupará ningún titular de prensa, al fin y al cabo no es sino un episodio más del día a dia en la vida de la población palestina bajo la ocupación israelí. Pero quiero recordar que es contra la normalización de hechos como éste, esa atrocidad cotidiana de la política israelí en los territorios ocupados, contra  lo que lucha el BDS. Y los nueve activistas españoles objeto de la campaña difamatoria del aparato de propaganda israelí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Israel condena a 12 años de cárcel a un menor palestino

Un tribunal israelí ha condenado hoy lunes a 12 años de cárcel a un menor palestino so pretexto de participar en un ataque con cuchillo contra fuerzas israelíes.  Ahmad Manasra (centro), un palestino de 14 años de edad condenado a 12 años de cárcel, abandona un tribunal de distrito israelí en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén) después de su audiencia de sentencia, 7 de noviembre de 2016. Así lo ha anunciado el abogado de Ahmad Manasra, de 14 años de edad, que el pasado año fue herido y detenido por los soldados del régimen de Israel acusado supuestamente de haber atacado con cuchillo a colonos israelíes. El pasado 12 de octubre, Ahmed Manasra, y su primo Hasan, de 15, fueron grabados por las cámaras de seguridad de una zona comercial del cercano asentamiento Pisgat Zeev, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén), cuando atacaron a dos colonos israelíes. El primo de Manasra fue asesinado en la escena por soldados de este régimen. En noviembre de 2015 un vídeo que circulaba en las redes sociale…

PayPal no funciona en Palestina… pero en los asentamientos israelíes ilegales sí

Paypal funciona perfectamente en los asentamientos ilegales de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados, pero se niega a dar servicio a los palestinos que viven en Gaza y Cisjordarnia, violando las directrices de Naciones Unidas  Palestinos huyen de un coche militar israelí en Nablus / Alaa Badarneh (EFE) Paypal funciona perfectamente en los asentamientos ilegales de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados, pero se niega a dar servicio a los palestinos que viven en Gaza y Cisjordarnia, violando las directrices de Naciones Unidas, tal y como denuncia la ONG Sum of Us, que recoge firmas para que la compañía ponga fin a esta discriminación. PayPal está presente en (casi) todo el mundo y se ha convertido en el método de pago para millones de personas en Internet. La noticia, que ha tenido cierto impacto en el Reino Unido, ha provocado que 40 miembros del Parlamento Británico hayan firmado una moción pidiendo a la multinacional que deje de marginar a los palestinos. En twitter, …

Día Mundial del Agua: El apartheid del agua en Palestina

La Autoridad Palestina del Agua se ve forzada a comprar a la Compañía israelí de Aguas la mitad del agua para uso doméstico. Los quinientos mil colonos israelíes que habitan en Cisjordania usan seis veces más agua que los 2, 6 millones de palestinos que viven ahí. El consumo de agua de los palestinos en Cisjordania es de entre 20 y 73 litros por persona al día, por debajo de los 100 litros recomendados por la Organización Mundial de la Salud.  Palestinos del valle del Jordán sin red de saneamiento ni agua corriente/ Fotografía: Atef Abu a-Rub/ B'tselem. Ahmed Mawahra cultiva verduras y dátiles al norte del valle del río Jordán intentando sortear los problemas de acceso al agua. "Por la guerra de agua que Israel tiene contra nosotros hemos tenido que dejar de plantar la cosecha más común de la zona: bananas. Necesitan agua dulce y los israelíes no nos dejan coger agua dulce. El alto coste del agua nos obliga a dejar tierra sin plantar". Ahmed habla del control ejercido po…