Doctor palestino denuncia a Israel por matar a sus tres hijas


Un doctor palestino, que perdió a sus tres hijas por los bombardeos de las fuerzas israelíes en 2009, exige a Israel que reconozca su crimen.
El doctor Izzeldin Abuelaish ha demandado al régimen de Israel en un intento por obtener un reconocimiento, una disculpa y reparaciones, por el fuego mortal que las fuerzas de guerra israelíes (IDF, por sus siglas en inglés) lanzaron contra su hogar durante la brutal ofensiva militar en 2009 contra Gaza, que acabó con la vida de sus tres hijas y una sobrina.
En una conferencia de prensa, Abuelaish, que ahora vive en Canadá, ha exigido este martes a los “oficiales que viven en la negación tomar responsabilidad”. Su demanda, presentada ante un tribunal israelí, ha explicado, defiende que no había razones militares para apuntar contra su casa, convirtiendo el bombardeo en un crimen de guerra.
El bombardeo israelí ocurrió cuando Abuelaish estaba hablando con un reportero del Canal 10 en una transmisión en vivo, durante la que se enteró que sus hijas habían sido asesinadas. Los espectadores escucharon sus gritos de desesperación en vivo.
El régimen de Israel ha asegurado que no tiene ninguna responsabilidad en el “incidente de guerra” y además, ahora incluso, de acuerdo con informes, intenta mostrar que la casa del médico contenía un escondite de armas para evadirse de cualquier carga, mientras que una investigación militar interna concluyó que el bombardeo, en efecto, fue llevado a cabo por las IDF.

En los 22 sangrientos días que duró la agresión militar de las fuerzas israelíes contra el pueblo indefenso de la Franja de Gaza desde diciembre de 2008 hasta enero de 2009, perdieron la vida más de 1410 personas y más de 5000 resultaron heridas, conforme a lo anunciado por el entonces Centro Palestino para los Derechos Humanos.
La última ofensiva similar contra el enclave costero palestino significó la muerte de más de 2300 palestinos y 10.626 heridos y la destrucción del 75 % de la infraestructura de servicios básicos y viviendas gazatíes.

Comentarios