miércoles, 31 de enero de 2024

Premio escolar por la Paz concedido por el CEIP Carmen Tielve




 

Enhorabuena a Safa y a Santa  por el premio escolar por la paz concedido  por el CEIP Carmen Tielve de Oviedo.  A Safa como  luchador en pro de la justicia y liberación de Palestina y el compromiso con la Causa Árabe.

 

lunes, 29 de enero de 2024

Mohamed Safa, Premio Escolar por la Paz CEIP Carmen Ruíz Tielve


 

Mohamed Safa, Premio Escolar por la Paz

Este martes 30 de enero, a las 17 horas, se hara entrega del Premio Escolar por la Paz a Mohamed Safa. El Premio se hará entrega por parte del CEIP Carmen Ruíz Tilve (Calle Instituto Alfonso II, 8, 33010 Oviedo).

Mohamed Safa es médico oftalmólogo y activista desde hace muchos años de la solidaridad con el pueblo palestino y miembro del CSCA. Puede ser una buena ocasión para saludarle, felicitarle y convertir el acto en una muestra más de solidaridad con el pueblo palestino


De Utopia Libros:

Nació en Cisjordania, territorio palestino ocupado por el Estado de Israel desde 1967. Médico oftalmólogo de profesión, realizó sus estudios en la Universidad de Santiago de Compostela y actualmente reside en la localidad gallega de Corcubión, aunque ha pasado tiempo en Asturias.


Incansable luchador por los derechos de su pueblo, Safa ha impulsado y participado en innumerables iniciativas culturales y políticas destinadas a dar mayor visibilidad a la causa palestina más allá del discurso oficial y la narrativa impuesta por los grupos sionistas, antisemitas y por la ultraderecha.

Su activismo se ha materializado en numerosos artículos y conferencias, pero también en la publicación de varios libros, entre ellos: Palestina, tierra de paz y sombra (1991), Palestina, grito por la libertad (Do Castro, 2003) y La revolución árabe. Democracia, nacionalismo y religión (Hoja de Lata, 2017), La segunda Nakba (Utopia Libros, 2020)

Charla-coloquio sobre Gaza con el médico palestino Mohamed Safa 1/8 -  YouTube 

Mientras Mohamed Safa presentaba en Oviedo... - Soldepaz Pachakuti

El activista y oftalmólogo palestino Mohamed Safa presenta el lunes su  último libro sobre la revoluc

Safa Mohamed: 'La acción unitaria, imprescindible para resistir a la  ocupación de Palestina'

¿Es el gas natural la verdadera razón del genocidio en Gaza? Evi Petsangouraki |


 ¿Es el gas natural la verdadera razón del genocidio en Gaza?

Evi Petsangouraki | 
diem25.org, 22 de enero de 2024

A medida que continúa la ofensiva israelí contra Gaza, mucho más allá de los parámetros de cualquier supuesto "castigo" por los ataques de Hamás del 7 de octubre, está claro que hay más en la historia de lo que nos están haciendo creer.

Un factor importante que casi nadie parece estar discutiendo es la importancia del gas natural que se encuentra frente a las costas de Israel - o su Zona Económica Exclusiva (ZEE) - en todo este conflicto.

En primer lugar, veamos cómo se define una ZEE, antes de avanzar y esbozar el caso específico de Israel y Palestina.

¿Qué es una Zona Económica Exclusiva (ZEE)?
"Una zona económica exclusiva (ZEE), según lo prescrito por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, es un área del mar en la que un Estado soberano tiene derechos exclusivos en relación con la exploración y el uso de los recursos marinos, incluida la producción de energía a partir del agua y del viento.

"El término no incluye ni el mar territorial ni la plataforma continental más allá del límite de las 200 millas náuticas. La diferencia entre el mar territorial y la zona económica exclusiva es que el primero confiere plena soberanía sobre las aguas, mientras que la segunda es simplemente un "derecho soberano" que se refiere a los derechos del Estado ribereño bajo la superficie del mar. Las aguas superficiales son aguas internacionales".

¿Qué es un Estado soberano?
Un Estado soberano es aquel que tiene la máxima autoridad sobre un territorio. El derecho internacional define a los Estados soberanos como aquellos que tienen una población permanente, un territorio definido, un gobierno no sometido a otro y la capacidad de interactuar con otros Estados soberanos.

"El Estado de Palestina ha sido reconocido por 139 de los 193 miembros de la ONU y desde 2012 tiene estatus de Estado observador no miembro en Naciones Unidas. En ella se señaló que no existía ningún impedimento legal para utilizar la denominación Palestina para referirse a la zona geográfica del territorio palestino", señala Wikipedia.

"Al mismo tiempo, se explicó que tampoco había ningún impedimento para seguir utilizando el término "Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental" o cualquier otra terminología que pudiera utilizar habitualmente la Asamblea". A 31 de julio de 2019, 138 (71,5%) de los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas han reconocido el Estado de Palestina. Muchos de los países que no reconocen al Estado de Palestina reconocen, sin embargo, a la OLP como "representante del pueblo palestino". El Comité Ejecutivo de la OLP está facultado por el Consejo Nacional Palestino para desempeñar las funciones de gobierno del Estado de Palestina".  

El punto en común entre las definiciones mencionadas -la de una ZEE y la de Palestina- se encuentra en el "Problema de Oriente Medio", el conflicto entre Israel y Palestina que dura ya 75 años, y puede observarse en el mapa de la franja de Gaza.


En este mapa queda claro que, según el derecho internacional, al reconocer la franja de Gaza como parte del Estado de Palestina, Palestina tiene derecho a reclamar su propia ZEE.

¿Es importante? Si no lo es, ¿cómo se explica la prisa de Benjamin Netanyahu por suscitar intereses precisamente en esta zona, justo después del comienzo de la guerra contra Gaza?

Israel entrega licencias de exploración petrolífera en alta mar a BP y ENI para reforzar las relaciones internacionales
El 29 de octubre del año pasado, el departamento de energía de Israel anunció que había concedido dos licencias de exploración petrolífera. Los ganadores fueron BP y la petrolera nacional italiana ENI. El ministro israelí de Energía dijo que ello demostraba la "confianza" de la industria en el país.

Confianza en Israel
El periódico financiero israelí Globes informó el 30 de octubre de que el Ministerio de Energía e Infraestructuras del país había anunciado los resultados de dos licitaciones de exploración. Un consorcio formado por BP y la petrolera estatal azerbaiyana SOCAR obtuvo licencias para una zona al oeste del yacimiento petrolífero de Karish. Por su parte, un consorcio en el que participa ENI ganó las licencias para la otra región, situada al suroeste del yacimiento petrolífero de Leviathan.

Globes informó de que el Ministerio de Energía había depositado "grandes esperanzas" en estas licencias para atraer inversiones internacionales. Por otra parte, BP ya participaba en las conversaciones para comprar una participación del 50% en el importante grupo israelí de petróleo y gas NewMed.

La licitación de las licencias se cerró en julio. Sin embargo, la analista del sector Mona Sukkarieh afirmó que el anuncio de los ganadores ha llegado en un "momento curioso... en medio de una guerra encarnizada". Sin embargo, el ministro de Energía, Israel Katz, dejó claro que Israel quería que el anuncio demostrara la "confianza" internacional en el país.

Precisamente en este momento, grandes empresas de exploración de gas natural expresan su confianza en la capacidad de recuperación de Israel y quieren invertir allí. Las empresas ganadoras se han comprometido a realizar inversiones sin precedentes en la exploración de gas natural ya en los próximos tres años, con el fin de descubrir nuevas reservas y reforzar así la seguridad energética de Israel, fortalecer sus lazos internacionales, reducir el coste de la vida y proporcionar apoyo energético para acelerar la transición de la economía a las energías renovables.

Guerras del petróleo y el gas
En junio, Israel aprobó la explotación de Gaza Marine, la franja de agua frente a la costa de Gaza [a unos 30 km, 20 millas de la costa y en una zona que sería Económica Exclusiva palestina] una que contiene aproximadamente 1tn de pies cúbicos de gas natural. Según Offshore Technology, el yacimiento produciría unos 2.400 millones de dólares en royalties y beneficios para Palestina durante su vida útil. Según el sitio web, Gaza Marine está más cerca de la costa que los yacimientos de petróleo y gas de Israel, lo que abarata su explotación.

Mientras tanto, después de que Europa cortara el suministro de petróleo y gas ruso en 2022, Israel firmó un acuerdo con la UE para convertirse en un proveedor clave.

Joseph Dana, analista de mercado y periodista, escribió entonces que los planes "transformarían radicalmente" la relación de Israel con el resto del mundo por su ocupación de Palestina. En concreto, Dana destacó cómo las nuevas perspectivas petrolíferas y gasísticas israelíes podrían hacer que las campañas propalestinas en Europa carecieran efectivamente de "sentido".

Leviatán, con 22,9 TCF (billones de pies cúbicos, cada pie = 0.0283 m3) de gas recuperable, es el mayor yacimiento de gas natural del Mediterráneo y uno de los mayores activos productivos de la región.

El yacimiento fue descubierto en diciembre de 2010 por NEWMED Energy (con una participación del 45,3%), Chevron (que entonces se llamaba "Noble Energy", con una participación del 39,7%) y Ratio (con una participación del 15%).

La cuestión principal: hay unos dos millones de palestinos residentes en la zona. ¿Adónde deben ir? ¿Al desierto del Sinaí? ¿Quién lo dice? Lo dice Netanyahu, que se enfrenta a una letanía de acusaciones de soborno, fraude y abuso de confianza, como pone de manifiesto un informe del The New York Times.

¿Hay indicios de que esto ya esté ocurriendo? Según Wikileaks y dos periódicos de Israel, sí.

Una semana después del ataque de Hamás, el Ministerio de Inteligencia de Israel publicó un documento secreto de diez páginas en el que se esbozaba la expulsión de la población palestina de Gaza al norte del Sinaí, en Egipto:

Ordenar a los civiles palestinos que desalojen el norte de Gaza antes de las operaciones terrestres
Operaciones terrestres secuenciales de norte a sur de Gaza
Las rutas a través de Rafah deben quedar libres
Establecer ciudades de tiendas de campaña en el norte del Sinaí y construir ciudades para reasentar a palestinos en Egipto

El documento ha sido verificado por un funcionario del Ministerio de Inteligencia, según el sitio web hebreo Mekomit, que publicó originalmente el documento. Mekomit señaló que los documentos del Ministerio de Inteligencia son consultivos y no vinculantes.

¿Hay alguna solución en estos momentos para detener este baño de sangre? El camino ha sido indicado por Estados Unidos y la Unión Europea, con sus sanciones a Rusia en medio de la guerra en Ucrania: reducir el poder financiero del agresor, boicoteando lo que financie la agresividad.

Pero, siendo Israel un aliado tan estrecho de la mencionada pareja, tanto política como financieramente, es a todas luces obvio que el gobierno de Netanyahu no se enfrentará a tal respuesta.

Más información:

...

domingo, 28 de enero de 2024

Ayuda a los palestinos, Ayuda a UNRWA, Haz una donación

  


Ayuda a los palestinos, Ayuda a UNRWA, Haz una donación


NOTA DEL CSCA: La Agencia de las Naciones Unidas para los refugiados palestinos (UNRWA) atiende a 5, 9 millones de refugiados palestinos.

La política criminal de Israel quiere que desaparezcan los palestinos de su tierra Palestina y que dejen de reclamar el derecho al retorno. De ahí su encono contra la UNRWA, organización de las Naciones Unidas con aportación económica voluntaria de los Estados y que su simple existencia recuerda una de las resoluciones que Israel incumple, el derecho de los refugiados palestinos de volver a sus hogares y ser resarcidos por el daño sufrido. E Israel tiene cómplices. Los mismos que se alinean con Israel sea cual sea lo que haga Israel contra el pueblo palestino. 

Ahora, Israel acusa que algún funcionario de la UNRWA ha podido participar en acciones armadas. Israel que ocupa ilegalmente Territorio Palestino, sirio y libanés. Que coloniza esos territorios, Acusada razonablemente de cometer genocidio no tiene sanciones y tiene complicidad con su comportamiento.

Varios Estados, que no han puesto sanciones a Israel de hechos comprobados, incluyendo el incumplimiento de múltiples resoluciones de las Naciones Unidas desde su nacimiento, van a retirar sus donaciones a la UNRWA en el momento de la invasión israelí sobre Gaza. Sobre la criminal acción israelí, se suma la criminal acción de algunos de sus cómplices.

Es más necesario que nunca, ayudar a la UNRWA


En Gaza, los datos que aporta la UNRWA son 
1.554.371
refugiados y refugiadas registradas

276
escuelas

290.290
alumnos y alumnas


2
centros de formación profesional


22
centros de atención primaria

TODAVÍA SIGO EN PIÉ, Marwan, NANA URGENTE


Miles de personas apoyan en Beasain a Palestina y exigen a CAF que salga de allí .Naiz-GARA


 

Miles de personas apoyan en Beasain a Palestina y exigen a CAF que salga de allí

Naiz-GARA, 27 de enero de 2024


Ciudadanas y ciudadanos de diversos rincones de Euskal Herria se han unido este sábado en Beasain para expresar su apoyo a la resistencia palestina, denunciar el genocidio israelí y señalar la complicidad de gobiernos y empresas occidentales, interpelando a CAF.


A convocatoria de la dinámica Palestinarekin Elkartasuna, miles de personas se han dado cita este sábado a mediodía entre Ordizia y Beasain al mediodía para arropar a la resistencia palestina, denunciar el genocidio en Gaza y señalar la complicidad de gobiernos y empresas occidentales con el sionismo. 


El lugar de la movilización en Goierri se ha escogido para censurar la responsabilidad de CAF, con sede en Beasain, en la ocupación y colonización de tierras palestinas, y para exigir a la dirección de la empresa vasca de ferrocarriles que se retire del proyecto de tren ligero de Jerusalén. Han remarcado que la ofensiva sionista no puede subsistir sin el apoyo y la complicidad de los estados occidentales y de empresas como CAF.


La manifestación ha partido desde el Barrio San Bartolome de Ordizia y ha finalizado en la Plaza Erauskin de Beasain. En la lectura del comunicado, han hecho hincapié en que cada día que pasa se agrava la situación en Palestina. Los bombardeos del ejército israelí, la invasión de Gaza y los ataques diarios que llevan a cabo los colonos en los pueblos ocupados de Cisjordania no cesan. «Estamos ante un genocidio con pocos precedentes en la historia. Además, el riesgo de que la masacre se extienda a otros países de Oriente Próximo es grave, como lo demuestran los ataques de la entidad sionista en el sur del Líbano o la operación militar llevada a cabo por Estados Unidos y Reino Unido en Yemen».


La masacre de niños en Gaza, muy presente en la movilización. (Gotzon Aranburu | Foku)

Han indicado que para las fuerzas y potencias imperialistas occidentales Israel es una pieza indispensable para asegurar sus intereses en Oriente Próximo. Han añadido que el Estado español avala la misión del Mar Rojo y que certifica el mayor aumento de gasto militar en 45 años. «Nuestro deber es denunciar y combatir todas estas complicidades», insisten.



AF, M Torres, Sener, ITP Aero y Sapa

La propia CAF es «un claro ejemplo de empresas con responsabilidad directa», han apuntado los promotores de la movilización. De hecho, «a través del tranvía que se construye en Palestina, se están confiscando propiedades palestinas, expulsando a palestinos y palestinas de barrios de Jerusalén y facilitando la expansión de colonos».




La cabeza de la movilización pasa ante la sede de CAF. (Gotzon Aranburu | Foku)


Han apuntado que junto a CAF, otras empresas vascas también tienen una responsabilidad directa en la colonización de Palestina, como M Torres, Sener, ITP Aero o la empresa armera Sapa. «El ‘modelo empresarial vasco’, tan alabado por los partidos e instituciones vascas, prima los beneficios económicos sobre cualquier otro, y también en el nuestro, los grandes empresarios se llenan los bolsillos gracias al papel imperialista de la Unión Europea y la OTAN».

Por otro lado, han denunciado la responsabilidad de los gobiernos español y francés. «Las declaraciones que desde estas instituciones se hacen a favor de la paz no son más que un papel mojado mientras se criminaliza a la resistencia palestina y se siguen manteniendo relaciones económicas, políticas y militares con la entidad sionista. Nosotras tenemos que seguir presionando para que cesen todas esas relaciones».

Solidaridad y organización internacionalista

Según han defendido, la libertad de Palestina «no vendrá de la mano de la llamada comunidad internacional que legitima a Israel, sino de la solidaridad y organización internacionalista entre clases y pueblos oprimidos». Creen que «la libertad de Palestina debe venir inevitablemente de la desaparición de la entidad sionista que se basa en la colonización y el apartheid y de la mano de un proceso integral de descolonización».

Para hacer su aportación en esta dirección, han hecho un llamamiento a luchar «contra todas las expresiones sionistas en Euskal Herria» y a seguir manifestando «la solidaridad activa al pueblo palestino que tiene todo el derecho a la resistencia»



Comunicado


¡NO A LA COMPLICIDAD CON EL SIONISMO! ¡CAF FUERA DE PALESTINA! 


Palestinarekin Elkartasuna

Hoy miles de personas procedentes de diferentes rincones de Euskal Herria nos hemos unido en Beasain para expresar nuestro apoyo a la resistencia palestina, denunciar el genocidio que está llevando a cabo la entidad sionista, y señalar la complicidad de gobiernos y empresas occidentales con el sionismo. Junto a ello, hemos venido a Beasain para denunciar la responsabilidad de la empresa vasca de ferrocarriles CAF en la ocupación y colonización de tierras palestinas; y para exigir a la dirección de CAF que se retire el proyecto de tren ligero de Jerusalén, y abandone definitivamente Palestina. 

Cada día que pasa se agrava la situación en Palestina. Los bombardeos del ejército israelí, la invasión de Gaza y los ataques diarios que llevan a cabo los colonos en los pueblos ocupados de Cisjordania no cesan. Estamos ante un genocidio con pocos precedentes en la historia. Además, el riesgo de que la masacre se extienda a otros países de Oriente Próximo es grave, como lo demuestran los ataques de la entidad sionista en el sur del Líbano o la operación militar llevada a cabo por Estados Unidos y Reino Unido en Yemen. 

Para las fuerzas/potencias imperialistas occidentales, la entidad sionista es una pieza indispensable para asegurar sus intereses en Oriente Próximo; en las últimas semanas hemos sabido que el Estado español avala la misión del Mar Rojo y que certifica el mayor aumento de gasto militar en 45 años. Asimismo, la entidad sionista no puede subsistir sin el apoyo y la complicidad de los estados occidentales. Nuestro deber es denunciar y combatir todas estas complicidades. 

La propia CAF es un claro ejemplo de empresas con responsabilidad directa. De hecho, a través del tranvía que se construye en Palestina, se están confiscando propiedades palestinas, expulsando a palestinos y palestinas de barrios de Jerusalén y facilitando la expansión de colonos. Junto a CAF, otras empresas vascas también tienen una responsabilidad directa en la colonización de Palestina, como M Torres, Sener, ITP Aero o la empresa armera Sapa. El "modelo empresarial vasco", tan alabado por los partidos e instituciones vascas, prima los beneficios económicos sobre cualquier otro, y también en el nuestro, los grandes empresarios se llenan los bolsillos gracias al papel imperialista de la Unión Europea y la OTAN. 

Por otro lado, denunciamos la responsabilidad de los Gobiernos de los Estados español y francés, del Gobierno Vasco, del Gobierno de Navarra y de las instituciones del País Vasco francés y la complicidad de los partidos políticos de izquierda y derecha que las apoyan. Las declaraciones que desde estas instituciones se hacen a favor de la paz no son más que un papel mojado mientras se criminaliza a la resistencia palestina y se siguen manteniendo relaciones económicas, políticas y militares con la entidad sionista. Nosotras tenemos que seguir presionando para que cesen todas esas relaciones. 

La libertad de Palestina no vendrá de la mano de la llamada comunidad internacional que legitima a Israel; sino de la solidaridad y organización internacionalista entre clases y pueblos oprimidos. Creemos que la libertad de Palestina debe venir inevitablemente de la desaparición de la entidad sionista que se basa en la colonización y el apartheid y de la mano de un proceso integral de descolonización. Para hacer nuestra aportación en esta dirección, hacemos un llamamiento a luchar contra todas las expresiones sionistas en Euskal Herria y a seguir manifestando nuestra solidaridad activa al pueblo palestino que tiene todo el derecho a la resistencia. 

En Beasain, a 27 de enero del 2024
...

viernes, 26 de enero de 2024

CIJ: Israel puede seguir la matanza, pero con cuidado .Víctor de Currea-Lugo

 

CIJ: Israel puede seguir la matanza, pero con cuidado

Israel matanza

Víctor de Currea-Lugo,  26 de enero de 2024


La mañana del 9 de julio de 2004, lloramos en La Haya, ante el anuncio de la Corte Internacional de Justicia. El muro que rodea a los palestinos creando guetos fue calificado de ilegal.

Dos meses después, en una reunión de la ONU, discutimos sobre las 8 medidas que debería cumplir Israel y llegamos a la conclusión, prematura para algunos, de que el documento de la CIJ era letra muerta. Ahora, casi 20 años después, repetimos nuestra conclusión. Así que esta columna está escrita desde el pesimismo, con el deseo ferviente de estar equivocado.

Sistematicidad de Israel

Israel fue aceptado por la ONU bajo la premisa de que aceptara dos resoluciones: la del Plan de Partición (181 de 1947) que le daba el 54% de la tierra y, por tanto, debería retirarse más allá de las líneas de armisticio, líneas que le daban control del 78% de la tierra.

Y la segunda resolución (194 de 1948) era la que garantiza el derecho al retorno de los refugiados palestinos, expulsados de sus tierras en 1948, sobre todo a países cercanos donde se establecieron en campos de refugiados y donde todavía permanecen sus hijos y sus nietos.

En otras palabras, Israel nació violando el derecho internacional. Y luego ha hecho lo mismo, a pesar de centenares de resoluciones sobre la adquisición de territorio por la fuerza, sobre el estatuto jurídico de Jerusalén, sobre la ilegalidad de todos los asentamientos israelíes en el territorio ocupado y sobre el derecho al retorno de los refugiados.

Además, me atrevo a decir que no hay una sola convención relacionada con derechos humanos y derecho internacional humanitario que no haya sido violada por Israel, de manera sistemática y en contra de los palestinos.

La CIJ, 2024

Volvamos a 2024, Israel es acusado de cometer genocidio, ante la CIJ, por Sudáfrica y con el apoyo de un grupo de países. La CIJ dice que es competente. Eso ya lo sabíamos y no podíamos esperar nada diferente. Sería suicida declararse impedido. Claro, había que cumplir con dicha formalidad.

El problema es que la CIJ ha dictado medidas provisionales cosméticas: Israel debe evitar que sus acciones militares afecten a civiles. Pero Israel no hace siempre acciones militares, no son hostilidades contra otro actor armado, sino ataques deliberados y sistemáticos contra personas civiles y contra sitios civiles.

Ya tenemos demasiadas evidencias del nivel de ataques deliberados contra campos de refugiados y de desplazados, contra hospitales y centros de salud, contra periodistas, contra sedes de la UNRWA y de la ONU. Eso lo reconoce la CIJ.

Hay medidas para cortar el suministro de agua, de alimentos y de todo tipo de ayuda humanitaria. Más de 10 menores edad quedan amputados al día por los ataques de Israel. Es claro que no son actos de guerra, son crímenes de guerra.

Si Israel nació violando las resoluciones de la ONU, si no ha cumplido en 75 años nada de lo dispuesto por la comunidad internacional, ¿qué podemos esperar? Si la misma CIJ citó hoy parte de las instigaciones al genocidio hechas por autoridades israelíes, ¿por qué podríamos suponer que la intención de Israel no es genocida?

En el genocidio de Darfur, la comunidad internacional abandonó a las personas. Las tropas de la ONU hicieron otro tanto dejando a su suerte a los civiles en el genocidio de Ruanda y, peor aún, su comportamiento en el genocidio de Bosnia.

Estamos ante unos actos criminales, un Estado israelí sistemáticamente infractor del derecho internacional, unos números que muestran claramente la intención israelí de arrasar a los civiles, una Corte con la capacidad -por lo menos en teoría- de detener un genocidio, pero vuelve a ganar la formalidad jurídica. Explíquenle eso a los gazatíes.

Recordemos que el Tribunal Internacional de Ruanda fracasó porque más de un año después no había examinado sino algo más de 60 casos. Fue un fracaso lleno de formalidades, burocracia y cálculos políticos.

Ahora, la CIJ decide que Israel puede seguir con la guerra, pero que no puede “atacar civiles”. Eso lo sabe Israel desde 1948, eso lo exigen los Convenios de Ginebra desde 1949, eso lo repiten todos los pactos de derecho internacional. No se puede implementar lo que pide la Corte a Israel, sin un alto al fuego inmediato. La CIJ ha levantado la mano para decir lo obvio.

La CIJ recoge en su declaración todo el nivel de maldad que ha alcanzado Israel, pero se limita a pedir a Israel que sea más cuidadoso. No logro pensar en una carta de un imaginario tribunal internacional que, en 1944, dijera:

“Señores Adolf Hilter, Rudolf Hess, Hermann Göring, Heinrich Himmler, Joseph Goebbels, Josef Mengele: por favor, recuerden que los campos de concentración no pueden afectar a los civiles, que las cámaras de gas deben usarse con prudencia, que en un mes los vamos a visitar a ver cómo va la implementación de normas, que los civiles de este mes hacia adelante tampoco cuentan, que no se note el genocidio; pueden seguir la guerra, pero más suavecito”.

PD: Ya Israel dijo que continuará la guerra y que la CIJ es antisemita.

FITUR y la Organización Mundial de Turismo forman parte de la agresión a Palestina Santiago González Vallejo Comité de Solidaridad con la Causa Árabe


 FITUR y la Organización Mundial de Turismo forman parte de la agresión a Palestina

Santiago González Vallejo

Comité de Solidaridad con la Causa Árabe

El turismo es una actividad lúdica y también económica. Permite conocer y disfrutar de paisajes, naturaleza y entornos urbanos diferentes al propio; compartir modos de vida y costumbres de otros lugares. Y el corolario es que mueve mucho dinero y promueve, si se hacen medianamente bien las cosas, unos flujos de ingresos que benefician a la economía y a los residentes locales de las zonas visitadas.

Un turismo sostenible y enriquecedor para todos es el objetivo de la Organización Mundial de Turismo (OMT o UNWTO), organismo de las Naciones Unidas, con estatus reminiscente del ámbito privado con el que se creó, con sede en Madrid

¿Pero, y si se promueve el turismo a costa de otros? Y ¿si se hace con recursos de otros, esquilmando lo que es de unos para dárselo a otros? ¿Cuándo unos se apropian o se intenta tergiversar el origen de la cultura, la gastronomía o la vestimenta del otro?

Pues eso es lo que ocurre con la ocupación y colonización que efectúa el Estado de Israel sobre los palestinos.

Son datos conocidos el robo del agua, los áridos y la tierra que ejerce Israel. También que la política israelí de implantar asentamientos o las reservas naturales, la planificación urbanística y la infraestructura, carreteras, ferrocarriles o tranvías y transporte colectivo, la distribución de gasto público desde la canalización de agua, electricidad, limpieza, sanidad o educación, o los propios alimentos a consumir, generan una malla económica que impide y excluye el desarrollo económico palestino. Si a esto lo sumamos que el conjunto de la economía palestina está jibarizada y dependiente de la potencia ocupante, incluyendo la importación y exportación, la producción y distribución de lo que producen y tienen que depender del monopolio de los productos israelíes en el territorio que escasamente controlan, comprenderemos que los agentes turísticos pueden ser parte del problema de la colonización.

Así, si Jerusalén y Belén son ciudades ocupadas, las agencias de viajes, los peregrinos deberían estudiar en cómo apoyar la economía, la hostelería, el transporte, los servicios palestinos. Alojarse en sus hoteles, promover la economía local, revisar desde el origen de la artesanía a las prestaciones de seguros de responsabilidad civil y accidentes para alimentar la economía palestina.

Por el contrario, las agencias de viaje y muchas de las órdenes religiosas van a lo fácil y a los canales institucionales y privados de la potencia ocupante. Sector privado que, no lo olvidemos, en su mayor parte conforman las políticas de ocupación y se benefician de la misma.

La Organización Mundial de Turismo tiene un órgano para velar por la ética y sostenibilidad del turismo y el respeto de un Código de Conducta. Rusia fue expulsada de la OMT unos meses después de la invasión rusa a Ucrania. Israel, no. Y eso que ocupa una parte de Siria y el resto de la Palestina histórica desde hace décadas. Doble vara de medir.

FITUR, la Feria de Madrid de Turismo, permite que un Estado ocupante, como Israel, que publicita sin pudor, en contra del derecho internacional, en su propaganda, el Gran Israel, toda la Palestina histórica, como parte de su Territorio, incluyendo los Altos del Golán sirio, le concede un estand, donde Israel se vanagloria de sus conquistas militares y la ley de la fuerza.

Por su parte, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, el 30 de junio de 2023 ha actualizado la lista de empresas activas en lo más extremo de la ocupación. Entre ellas, hay diversas empresas del sector turístico. Nos referimos a aquellas que se lucran facilitando la economía de los asentamientos. En concreto a Airbnb, Booking, Expedia, Tripadvisor y la española Edreams, que ofrecen en sus plataformas alojamientos y otros servicios en los asentamientos. Colonias nacidas por la fuerza, la expropiación y expoliación a los palestinos. Otras empresas, aún en otros sectores, involucradas en la ocupación son las españolas CAF, COMSA y OSSA.

Tanto FITUR, como la OMT y esas empresas mencionadas son cómplices de la colonización palestina. El gobierno español y la UE no hacen nada contra Edreams, como tampoco lo hacen contra CAF, COMSA, OSSA y otras empresas que son agentes de la ocupación, pudiéndolo hacer, impidiendo que liciten en las compras públicas, por ejemplo.

El turista, nosotros sí. Obligando a los gobiernos ser coherentes y simétricos en la defensa del derecho internacional que dicen defender y haciendo un turismo consciente, rechazando empresas y destinos que alimentan la injusticia, la dependencia y la ocupación.

...

Empresas españolas forman parte de la colonización de Palestina


 Apuntatu agendan. 

LARUNBATEAN DENOK ORDIZIARA! 
Israelekiko merkataritza harremanak eten! 
CAF, laguntzaile!


Apúntatelo en la agenda! 
EL SABADO TODAS A ORDIZIA! 
¡Romped las relaciones comerciales con Israel! 
CAF, cómplice!

PALESTINAREKIM ELKARTASUNA




Empresas españolas forman parte de la colonización de Palestina

Santiago González Vallejo

Comité de Solidaridad con la Causa Árabe

Idearabia, número 20, 31 diciembre 2023

Cuando se habla de ocupación y colonización de Palestina se suele remarcar los aspectos históricos, la ideología sionista y las consecuencias de las mismas, en cuanto a la situación de desposesión, sea vital como la de los refugiados o los hitos de violencia con resultado de muerte, heridos o prisión; las expropiaciones, destrucción de hogares o campos de cultivo, etc. Y, en un lugar menor, la cuestión económica. Cómo se concreta la desposesión por medio de las empresas. Las empresas son agentes activos en la desposesión palestina. Un ejemplo de ello son las empresas que construyen y gestionan las líneas de tranvía que van desde la Jerusalén occidental a territorio considerado internacionalmente como Territorio Ocupado Palestino.

La Jerusalén histórica palestina y la Jerusalén que aparece en los mapas israelíes. En la partición de Palestina

En la partición de Palestina por las Naciones Unidas en el año 1947, la ciudad de Jerusalén no debía pertenecer a ninguno de los dos Estados de Palestina (Estado árabe y Estado judío) dibujados por unas naciones Unidas con mentalidad colonial, sino ser administrada internacionalmente. La declaración unilateral sionista de establecimiento de un estado israelí y las batallas que se realizaron en 1948, incluyendo la matanza de Deir Yassin, ocasionaron que el naciente Estado de Israel ocupase territorios asignados al Estado árabe y la parte occidental de Jerusalén. En la guerra de 1967, el Estado de Israel ocupó el resto de la Palestina histórica, incluyendo claro está, la parte de Jerusalén Este.

En 1980, el Parlamento israelí amplió el término municipal de Jerusalén, a áreas occidentales y al Este, siempre con la premisa de un cambio demográfico donde se determinase que el resultado fuera que la mayoría de los jerosolimitanos fueran israelíes ‘judíos’. Complementariamente anexionó esos territorios como parte de Israel y declaró esa Jerusalén

ampliada, capital de Israel.

La política de expropiaciones, expulsiones de residentes palestinos, la política urbanística de hacer crecer zonas ‘judías’ (como ejemplo, la destrucción del barrio armenio de la Ciudad Vieja, Silwan, etc) y limitar la capacidad de construcción a los palestinos, implantar edificios gubernamentales israelíes en la zona Oriental de la ciudad, la fijación asimétrica de presupuestos municipales a unas zonas y otras y, por último, la creación de asentamientos  en territorio ocupado palestino son las actuaciones continuas en todas estas décadas.

Tren ligero o tranvía de Jerusalén

El ayuntamiento de esta Jerusalén ampliada, y las autoridades estatales israelíes, planificaron la expansión de asentamientos israelíes en territorio palestino y, también, la red de carreteras conexión ferroviaria, túneles y transporte

público, sean de autobuses o de tranvía con el resto de Israel y los asentamientos nuevos.

El tranvía facilita el transporte de la población de la potencia ocupante a territorio ocupado y la colonización y ampliación de los asentamientos con nuevas tierras y recursos naturales palestinos, previamente expropia-dos. Se calcula que hay cerca de 200.000 israelíes viviendo en Territorio Ocupado Palestino, tanto en Jerusalén Este como en la Jerusalén ampliada de 1980.

Por si no bastasen los contenidos de la IV Convención de Ginebra y otras normas internacionales, en el año 2009, el Consejo de Derechos Humanos de las NNUU (Informe A/HRC/12/48) denunció estas obras de infraestructura y transporte público que unen Jerusalén y las colonias como un instrumento de colonización. En 2017 dijo: “La puesta en funcionamiento por Israel de un tranvía que une los asentamientos con Jerusalén Occidental (…) es una clara violación del derecho internacional y las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas», Resolución 31/36 (A/HRC/RES/31/36), febrero de 2017.

Pero Israel no está preocupado por las resoluciones de las Naciones Unidas o el derecho internacional, gracias a la complicidad internacional.

Así, llevó a cabo un primer concurso internacional para la realización y gestión de la Línea Roja que va por Suafah, con un recorrido cercano a la llamada Línea Verde de armisticio de la guerra que genera la Nakba (1948). La compañía que ganó el concurso de su construcción y gestión fue la francesa Veolia.

El movimiento de solidaridad internacional, recogiendo el llamado de la sociedad civil palestina, empezó a hacer actividades de boicot a la multinacional Veolia y a incidir en diferentes administraciones locales, regionales y estatales de diferentes países para que no se contratase a esta multinacional, con múltiples actividades, por su complicidad con la ocupación palestina. Eso hizo que Veolia, al cabo de unos años, vendiese su participación accionarial de la compañía de tranvías a sus socios locales israelíes. El Estado de Israel, finalmente, efectuó un concurso internacional para que una nueva empresa extranjera, con capacidad tecnológica, comprometiéndose a expropiar a los en esos momentos dueños, se hiciera cargo de la Línea Roja Roja, la ampliase a los asentamientos más al norte de Jerusalén y construyese una nueva Línea de tranvía, la llamada Línea Verde, que también se desplaza a territorio ocupado palestino.

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF)

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) fue la empresa guipuzcoana que, junto a la empresa israelí Shapir, ganó ese concurso el 8 de agosto de 2019. Otras multinacionales ni siquiera quisieron concursar. El Comité de los trabajadores del centro de Beasain (donde está la sede central de CAF), con unanimidad sindical, había rechazado públicamente desde comienzo del año la participación de su empresa en la colonización. Por su parte, la dirección de CAF ha querido engañar, con permiso de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, a los inversores diciendo que el concurso obtenido (por valor de su parte, de unos 500 millones de euros) era en la ‘ciudad israelí de Jerusalén’, cuando en verdad incluye Territorio Ocupado Palestino, Jerusalén Este y otras partes de Cisjordania.

Ya, unos días después, el 13 de agosto de 2019 el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe (CSCA) publicó un artículo en el diario Gara, “CAF ¿Dónde te metes? ¿Junto a la potencia ocupante?” donde se señalaba el error político,

económico y reputacional de los directivos de CAF por buscar un lucro en la colonización, al servicio de la potencia ocupante israelí y reclamando que desistieran de ese proyecto.

El CSCA, junto con la plataforma de Euskalherria «CAF, bájate del Apartheid», plata formas europeas e israelí, la Campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) y otras organizaciones de derechos humanos y solidarias, hemos llevado a cabo múltiples acciones institucionales, sociales y de incidencia política y económica para divulgar la situación de la ocupación y colonización israelí y mostrar cómo las empresas y, en concreto CAF, son agentes activos en dichas actuaciones delictivas. Hay que destacar varias de ellas, su desarrollo y resultados.

Por supuesto, los trabajadores de CAF (14.000 trabajadores), en diferentes factorías, conocen cuál es el comportamiento rechazable de sus directivos y cómo la obtención de bonus puede ocasionarles problemas de reputación (y des pedidos) en muchos lugares de la geografía mundial. En Helsinki, Cagliari (Canadá) o Bogotá ha habido diferentes protestas ante organismos de licitación de contratos y esas protestas van calando en los miembros de los organismos decisores.

En España e Israel se utilizó un mecanismo de denuncia sobre comportamiento de las multinacionales que tiene un funcionamiento voluntario bajo las reglas de la OCDE. Israel adujo que la empresa israelí Shapir cumple las leyes internas israelíes y que no hay ‘territorios ocupados’, y que las disputas políticas no tienen que afectar a las decisiones eco-nómicas. Hay que señalar que Shapir y los proveedores, como el Bank Hapoalim, y el cliente de autobuses de la zona Egged, están en la relación de empresas que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha fijado como empresas que participan activamente en la ocupación y colonización de Palestina. Shapir tiene canteras, construye infraestructuras y viviendas en las colonias, instalaciones para el ejército de ocupación… Es un ejemplo de empresa delincuente que Israel, y de paso la OCDE y la UE, no sanciona. Pero algo se mueve: de hecho, el mayor Fondo de Pensiones del mundo, regido por el noruego Norges Bank, y otros fondos han retirado públicamente todas sus

inversiones en esta empresa. CAF rechazó parar las obras y la gestión del transporte. Rechazó también el arbitraje del

organismo dependiente del ministerio de Industria, Comercio y Turismo español y aceptó encargar un informe a una empresa Negocio Responsable que le exonerase de responsabilidad.

Dicha empresa hizo un informe que consideraba que la reducción de la huella de carbono del transporte público y la no discriminación del viajero que pagase un billete de transporte, fuese israelí, palestino o turista, avalaba la bondad de esa infraestructura. Eludió que CAF y Shapir obedecen al contratista colonizador que planifica los itinerarios (previa expropiación y expulsión de sus habitantes originarios, los palestinos), es decir la potencia ocupante. También eludió la naturaleza colonizadora, por la que cualquier israelí, incluyendo a un colono, puede utilizar el tranvía o ser empleado de la empresa local, pero un palestino, en su propia tierra, que no tenga permiso de Israel no puede entrar en Al-Quds

(Jerusalén) y tampoco ser empleado (ya no digamos directivo) y que, si fuera un residente jerosimilitano, puede dejar de serlo y no poder ser trabajador de la compañía de transporte.

Los informes de los organismos de arbitraje con reglamentos de la OCDE donde se desvela la política de ocupación y lucro de las multinacionales han llegado a todos los diplomáticos de los países de la OCDE. Pero, una vez más, ante esa información, los diplomáticos de los países de la OCDE, la mayoría de ellos países occidentales más ricos, no han hecho nada y consienten esas vulneraciones a Israel y a las multinacionales.

A su vez, 31 organizaciones, incluyendo Amnistía Internacional y el CSCA, han pedido formalmente que se incluya a CAF en la Base de Datos de las Naciones Unidas de empresas delincuentes. Pero CAF ha logrado un ‘sello’ de buen comportamiento, de buenas prácticas, simplemente rellenando un cuestionario ante otro organismo de las Naciones Unidas, Global Compact (Pacto Mundial) que no tiene capacidad de supervisión y de eliminación de las empresas que mienten o no quiere hacer-lo. Otra complicidad con la ocupación y greenwashing.

El CSCA y Amnistía Internacional se hicieron accionistas de CAF para poder participar en las Juntas de Accionistas y denunciar el comportamiento del Consejo de Administración y sus principales accionistas, KutxaBank, Cartera

Social SA, Mayoral prendas infantiles (Indumenta Pueri), Daniel Bravo Andreu (el antiguo dueño de los famosos laboratorios farmacéuticos), la Administración Vasca (regida por PNV-PSOE) Instituto Vasco de Finanzas, Santander Asset Management (Banco Santander), The Vanguard Group, Norges Bank, Invesco Advisers y Sycomore Asset Management. Estuvimos en las Juntas de accionistas e intervinimos en las mismas, denunciando al Consejo de Administración, pero fuimos los únicos votos en contra de su actuación. De hecho, el actual presidente de CAF, Andrés Arizkorreta García, ha sido nombrado presidente del Círculo de Empresarios Vascos (CONFESBASK) y va a recibir la medalla de oro de la Diputación de Guipúzcoa, por su labor ‘imprescindible’ y la contribución del tejido empresarial “al bienestar y la cohesión social”. Y diríamos nosotros que esos enaltecimientos suponen, a su vez, el bajo nivel de valoración del cumplimiento del derecho internacional y de los derechos humanos ante el lucro de accionistas, empresarios y Administración. Hay que señalar que los medios de comunicación mayoritarios en Euskadi y el PNV, junto al PSE-PSOE tienen un tabú para tratar como se merece a una empresa que ayuda a la colonización en Palestina.

La pasividad gubernamental española anima a más empresas a participar en la colonización

El ministerio de Asuntos Exteriores en su día lanzó una circular para avisar de los riesgos de inversiones de empresas que se hicieran ayudando a la ocupación. Resulta inencontrable en su web, pero al mismo tiempo, el Instituto de Comercio exterior (ICEX) publicó un informe sobre el mercado ferro-viario de la potencia ocupante, incluyendo su mercado urbano.

INECO, una compañía pública de ingeniería, ha estudiado y cobrado informes a las autoridades israelíes sobre la necesidad y dificultades de túneles para la próxima Línea Azul cuyo trayecto también abarcará colonias, en este caso, la de Gilo.

Otra empresa OSSA, de San Sebastián de los Reyes tuvo un accidente, en diciembre del año 2022, donde murieron dos trabajadores españoles, en un túnel en territorio ocupado palestino, de la vía 60 que atraviesa de norte a sur toda la Cisjordania ocupada, uniendo diferentes asentamientos en una ruta exclusiva para israelíes. El titular de la agencia EFE fue ‘Mueren dos trabajadores españoles tras ser atropellados por un vehículo en un túnel en Israel’, ocultando que servían a la colonización y que el accidente fue en Territorio ocupado.

Edreams, una empresa española de servicios turísticos online y que facilita hospedaje en colonias, forma parte de la Base de Datos de las Naciones Unidas ya mencionada y al igual que otras empresas turísticas como Booking, la Organización Mundial de Turismo, con sede en España, las tiene como empresa asociada, a pesar de que forman parte de la economía de la colonización.

Las empresas auditoras, Deloitte, EY que evalúan la veracidad de los Informes obliga-torios de Información no Financiera de las empresas nunca han mostrado discrepancias sobre la actividad que las empresas. Dicen que se hace ‘en Israel’ y a pesar de la mentira manifiesta y de que están vulnerando los derechos humanos y el derecho internacional, cobrando sus facturas, dejan hacer.

Por eso, no es extraño que una nueva empresa, la catalana COMSA, haya participado y ganado el nuevo concurso internacional para la construcción y gestión de la nueva Línea Azul, planificada por las autoridades israelíes. Ante la falta de sanciones a las empresas o sus directivos, el poder seguir haciendo licitaciones ante Renfe o Rodalies o al Consorcio de Transportes de Madrid o recibiendo contratos de la UE, ¿por qué se va a detener su participación en la colonización israelí y cesar en su lucro? El cinismo hace que COMSA tenga un Código Ético aprobado por su Consejo de administración en junio de este año que dice en su punto 6.2 ‘Compromiso con el respeto a los derechos humanos. Las actividades de COMSA CORPORACIÓN y de las sociedades de su Grupo se desarrollan bajo el respeto a los derechos humanos y a las libertades públicas, de acuerdo con las leyes y prácticas internacionalmente aceptadas. Entre los estándares que la Organización toma como referencia se encuentran la Carta Internacional de los Derechos Humanos, los convenios fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en materia laboral o las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la OCDE

Para este Código ético participar en la ocupación y colonización no debe de formar parte del respeto de los derechos humanos y los palestinos no tienen por qué tener derechos. Sólo el lucro es la guía.

Conclusión

La ocupación y colonización sólo pueden ejecutarse con la participación de empresas, que construyen, brindan servicios y comercian. Por afán de lucro. Que lo hagan empresas israelíes es propio del sistema supremacista israelí. Que lo hagan empresas cuyas sedes estén en democracias y que digan respetar las leyes internacionales, no tanto. En la Sudáfrica racista, los países occidentales fueron-ron cómplices de ese régimen y también lo fueron las multinacionales. Fue la lucha anti racista y la concienciación de las sociedades civiles las que pusieron coto a esos crímenes y forzaron a los gobiernos a poner sanciones.

La sociedad civil europea consiguió 277.000 firmas, La sociedad civil europea consiguió 277.000 firmas, de las que más de 24.000 provenían del Estado español, reclamando la prohibición del comercio entre la UE y las colonias en los Territorios Ocupados. La Comisión Europea tiene que pronunciarse. Los Estados, directamente, tienen capacidad normativa para prohibir ese comercio. Es cuestión de voluntad política.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores y las auditoras tienen que ser fieles a sus obligaciones y poner en cuestión a las empresas multinacionales que no respetan las normas y falsean los datos.

Las administraciones públicas sean estatales, autonómicas o regionales pueden utilizar la ley de contratos públicos para penalizar a las empresas que no respeten, fuera de España, los derechos humanos y el derecho internacional.

Y la sociedad civil tiene que seguir reclamando coherencia a gobernantes y exigir a las empresas buenas prácticas y, si no lo hacen, en consecuencia, tomar las medidas oportunas para que tengan un coste.

Las campañas contra CAF, COMSA, Edreams, GMV, OSSA y TYPSA y sus directivos y accionistas continuarán, hasta conseguir que desistan de su política de complicidad con la ocupación y colonización israelí.

En estos momentos, de la tragedia de las infinitas muertes en la palestina Gaza, vemos que ese tipo de empresas son corresponsables y cómplices de la política supremacista israelí, causa y origen de la misma.

https://editorialcantarabia.es/wp-content/uploads/2024/01/11enero2024REVISTA-IDEARABIA-No-20-PARA-PONER-EN-LA-WEB.pdf


CARTA A LOS RESPONSABLES DEL METRO y AUTORIDADES DE TRANSPORTE COLECTIVO DE MADRID EXCLUYAN A CAF y SOLARIS DE LAS LICITACIONES

  CARTA A LOS RESPONSABLES DEL METRO y AUTORIDADES DE TRANSPORTE COLECTIVO DE MADRID EXCLUYAN A CAF y SOLARIS DE LAS LICITACIONES Sr. Jorge ...