jueves, 28 de diciembre de 2023

Booking.com lleva años haciendo negocios en asentamientos ilegales israelíes . WASIMA KHAN


 Booking.com lleva años haciendo negocios en asentamientos ilegales israelíes

Follow the money, 26 de diciembre de 2023. PLATFORM FOR INVESTIGATIVE JOURNALISM 


Booking.com sigue ofreciendo alojamiento en al menos 21 asentamientos ilegales israelíes. Las organizaciones de derechos humanos afirman que la empresa holandesa contribuye a la violación de los derechos civiles y políticos de los palestinos.

Palmeras ondulantes, sandías y una vista de ensueño del Mar Muerto. Eso es lo que se puede encontrar en Kalya, un pueblo aparentemente idílico a poca distancia de Jerusalén. Los turistas acuden en masa al pueblo para posar en fotos flotando en el agua salada y deleitarse con baños curativos de barro.

Para una estancia relajante, pueden darse un capricho en el complejo turístico Biankini Village; la estancia incluye acceso a una playa privada. Según la plataforma de viajes en línea Booking.com, el complejo ofrece suites espaciosas y amuebladas de forma única. También hay dos piscinas al aire libre y, para los amantes de la gastronomía, un restaurante marroquí para mimar el paladar.

¿El problema? Está en un asentamiento israelí de Cisjordania.

No es el único hotel que el sitio web holandés de reservas ofrece en la zona: Hay otros cinco alojamientos en el asentamiento israelí de Cisjordania. También hay una selección de alojamientos vacacionales en asentamientos cercanos, como la ciudad desértica de Kfar Adumim, el pueblo costero de Ovnat y la ciudad del valle del Jordán de Vered Yeriho.

"Facilitar la ocupación"
Francesca Albanese, relatora especial de la ONU sobre los Territorios Palestinos Ocupados, criticó duramente las actividades militares de Israel en la Franja de Gaza tras el violento ataque de Hamás del 7 de octubre.

Ella y otros funcionarios de la ONU instaron a la comunidad internacional a hacer todo lo posible para "poner fin en última instancia a la ocupación israelí de territorio palestino, incluida Cisjordania". Los expertos de la ONU dijeron explícitamente que también ven un papel para las empresas.

Anteriormente, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU había manifestado que considera que la actividad económica de las empresas extranjeras facilita de hecho la ocupación israelí.

Booking.com, la empresa más visitada del mundo, es la plataforma de viajes más visitada del mundo, sigue ofreciendo decenas de alojamientos en
al menos 21 asentamientos israelíes en territorios palestinos, según un análisis de Follow the Money (Almog, Ari’el, Ar Ru’ah, Geva Benyamin, Givat Ze’ev, Hashmona’im, Kalia, Karnei Shomron, Kfar Adumim, Kfar Rut, Ma’ale Adumim, Metsoke Dragot, Mitzpe Shalem, Mitzpe Yeriho, Neve Daniel, Nehemiah, Ovnat, Sansana, Shadmot Mehola, Tekoa,y Vered Yeriho). Las ofertas van desde hoteles y pisos hasta bed and breakfasts (cama y desayuno), pasando por glamping y tiendas beduinas.

Booking.com habla de lugares "buenos" e incluso "excelentes". Lo que la empresa no dice: los asentamientos son ilegales según el derecho internacional.

Violación del derecho internacional
Cisjordania, incluido Jerusalén Este, y la Franja de Gaza fueron tomadas y ocupadas por Israel en la Guerra de los Seis Días de 1967.

Mucho antes, el IV Convenio de Ginebra de 1949 consagró en el derecho internacional que un Estado ocupante no puede permitir que su propia población se traslade a un territorio ocupado. Esto significa que los asentamientos que los israelíes construyeron en los territorios palestinos ocupados después de 1967 constituyen una violación del derecho internacional.

En las últimas décadas, la ONU ha condenado repetidamente los asentamientos por lo que considera que socavan el proceso de paz en Oriente Próximo, y ha argumentado que son una amenaza para la paz y la seguridad internacionales. Los críticos en Israel, Estados Unidos y Europa, rechazan esas acusaciones. Consideran que la ONU es parcial: argumentan que otros países donde las poblaciones están oprimidas no reciben condenas o reciben muchas menos.

Pero en 2004, el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya también dictaminó que Israel debía desmantelar los asentamientos inmediatamente.

En 2012, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU dio un paso más y creó un grupo internacional independiente de investigación. Al año siguiente, constató que Israel negaba sistemáticamente a los palestinos sus tierras, su libertad y sus medios de vida.

Violencia e intimidación, desalojos forzosos, destrucción de viviendas, apropiación de tierras de cultivo por colonos y detención de niños palestinos: estas violaciones de los derechos humanos eran habituales, según los testimonios de los testigos.

El informe del Consejo de Derechos Humanos también mostraba que los sucesivos gobiernos israelíes han dirigido abiertamente la planificación, construcción y desarrollo de asentamientos desde 1967.

MIEMBROS DEL GOBIERNO ISRAELÍ DE EXTREMA DERECHA IMPULSAN LA COLONIZACIÓN
Diez años después del informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que concluyó que los gobiernos israelíes orquestan la ocupación de territorio palestino, poco ha cambiado.

El pasado mes de abril, por ejemplo, el ministro de Finanzas de Israel, Bezalel Smotrich, marchó con cientos de otros israelíes hacia Evyatar en Cisjordania, un puesto de avanzada que también es ilegal según la legislación israelí.

Smotrich argumentó durante la marcha que Evyatar pronto sería legalizado "como prometió el gobierno anterior". "Este lugar bullirá de vida judía con las cabezas bien altas que aman la tierra y las sagradas escrituras", afirmó.

Y en mayo de este año, el ministro de Seguridad Nacional de Israel, el ultraderechista Itamar Ben-Gvir, asistió a una marcha anual para conmemorar el Día de Jerusalén, fecha que marca la anexión israelí de la ciudad en 1967. Miles de nacionalistas judíos participaron también en el desfile de banderas, y algunos corearon consignas contra los árabes, como en años anteriores.

Ben-Gvir, como Smotrich, es un colono. Vive con su familia en el asentamiento cisjordano de Kiryat Arba. También tiene un pasado como activista terrorista. En 2007, Ben-Gvir fue condenado por incitar al racismo y apoyar al grupo terrorista judío Kach, que abogaba por la expulsión de todos los palestinos de Israel y los territorios ocupados.

A finales de agosto, Estados Unidos y la Unión Europea criticaron al ministro Ben-Gvir tras sus declaraciones en televisión: "El derecho mío, de mi mujer y de mis hijos a viajar por Cisjordania es más importante que el de los árabes".

Con la actual guerra entre Israel y Hamás, las tensiones han aumentado.

Y los colonos de Cisjordania parecen explotar el ya explosivo statu quo atacando a los agricultores palestinos y expulsándolos de sus tierras, según informan los medios de comunicación internacionales. A finales de octubre, el activista israelí de derechos humanos Yehuda Shaul describió esto a The Guardian como "la estrategia de apropiación de tierras más exitosa desde 1967".

Las empresas desempeñan un papel importante en el mantenimiento de los asentamientos. El informe del Consejo de Derechos Humanos de 2013 concluyó que facilitan la construcción y el crecimiento -directa o indirectamente- mientras se benefician de ello. Esto incluye, por ejemplo, empresas que proporcionan materiales de construcción y demolición, equipos de vigilancia o servicios de seguridad, o las que proporcionan préstamos bancarios y servicios públicos como agua y electricidad.

El turismo también contribuye a mantener a flote los asentamientos.

En noviembre de 2018, la ONG Human Rights Watch publicó un informe sobre empresas como Airbnb y Booking.com, que supuestamente violan los derechos de los palestinos al ofrecer alquileres de viviendas en asentamientos israelíes. Booking dijo en una respuesta que funciona solo como una plataforma que pone a disposición propiedades para su reserva. Negó contribuir a la existencia o mantenimiento de los asentamientos.

Ese mismo mes, organizaciones críticas con el gobierno de Israel, como Foro de Derechos, Al Haq y Dutch Een Ander Joods Geluid pidieron a Booking.com que dejara de ofrecer alojamiento en Cisjordania ocupada, Jerusalén Este y los Altos del Golán.
 
Amnistía Internacional siguió a principios de 2019 con un informe crítico sobre los cuatro líderes del mercado del turismo en línea - Booking.com, TripAdvisor, Airbnb y Expedia - todos los cuales operan en asentamientos israelíes.

Airbnb
Exactamente un día antes de que Human Rights Watch publicara su informe, el 18 de noviembre de 2018, Airbnb hizo un anuncio sin precedentes.

La compañía anunció en su página web que dejaría de ofrecer sus alojamientos en asentamientos israelíes: "Muchos en la comunidad global han declarado que las empresas no deberían hacer negocios aquí porque creen que las empresas no deberían obtener ganancias en tierras donde las personas han sido desplazadas", dijo la compañía. "Llegamos a la conclusión de que debíamos eliminar los listados en asentamientos israelíes en Cisjordania ocupada que están en el centro de la disputa entre israelíes y palestinos".

Siguieron batallas legales. Los colonos israelíes que habían ofrecido alojamiento en Airbnb presentaron demandas contra la empresa por supuesta discriminación contra los judíos. También pidieron daños y perjuicios.

En respuesta a las medidas de la empresa, los estados de Texas y Florida, en Estados Unidos, dijeron que no querían seguir haciendo negocios con Airbnb y la incluyeron en una lista negra. El Ministro de Asuntos Estratégicos de Israel, Gilad Erdan, pidió a los israelíes que boicotearan Airbnb y recurrieran a otros proveedores, como Booking.com, a partir de ahora.

Esa fue razón suficiente para que Airbnb diera marcha atrás en su decisión unos meses después. El 9 de abril de 2019 anunció que había llegado a un acuerdo en todas las demandas. "Bajo los términos del acuerdo, Airbnb no avanzará con la implementación de la eliminación de los listados en Cisjordania de la plataforma", dijo la compañía.

Los alojamientos en asentamientos permanecieron en el sitio web, pero las ganancias obtenidas de esos listados a partir de ahora irían a organizaciones sin ánimo de lucro de ayuda humanitaria.

No es la primera vez que una empresa se enfrenta a la resistencia por su decisión de abandonar territorio palestino. Ben & Jerry's fue objeto de críticas en Estados Unidos cuando anunció en julio de 2021 que dejaría de vender helados en territorio palestino ocupado. Varios fondos de pensiones estadounidenses redujeron sus inversiones. Las acciones de la empresa matriz, Unilever, cayeron y hubo amenazas de demandas judiciales. El embajador israelí en Estados Unidos acusó al fabricante de helados de antisemitismo. A pesar de las objeciones de Ben & Jerry, Unilever consiguió que el helado siguiera vendiéndose en Cisjordania.

Empresas disuadidas
Los Países Bajos -donde está registrada Booking.com- consideran que los asentamientos israelíes en territorio ocupado son contrarios al derecho internacional. Por lo tanto, el gobierno disuade a las empresas a las empresas a entablar relaciones económicas con empresas ubicadas allí. Esta disuasión es la siguiente: a las empresas que se dirigen al gobierno se les informa de que políticamente no son bienvenidas; pero no hay ninguna prohibición ni sanción por hacer negocios en territorio ocupado.

En el Ministerio de Asuntos Exteriores, un funcionario señaló en un correo electrónico que Booking.com, "un distinguido competidor de Airbnb", había sufrido "una considerable presión política" debido al llamamiento al boicot. Sin embargo, el Ministerio decidió no informar proactivamente al gigante de los viajes sobre la política de desaliento neerlandesa. Eso podría "parecer demasiado asertivo" y "una llamada implícita a poner fin a sus actividades, y no queremos llegar tan lejos", dijo el funcionario en el correo electrónico.

En su lugar, el ministerio prefirió esperar a que la empresa tomara la iniciativa de comprobarlo con el gobierno. El funcionario: "Si Booking -basándose o no (en parte) en la conversación con nosotros- decide posteriormente cesar también sus actividades en los asentamientos, se informará ampliamente de ello tanto en los Países Bajos como en Israel y se plantearán las preguntas necesarias, tanto por parte de la prensa como de la Cámara de Representantes."

Y, de hecho, no mucho después, la propia Booking.com solicitó una reunión con el Ministerio en respuesta a los informes de Human Rights Watch y Amnistía Internacional. Pero el revuelo en torno a Airbnb también fue tema de conversación, según revela un informe interno sobre la reunión. "Es una publicidad de la que todas las empresas pueden prescindir", esbozó un funcionario en el informe.

En esa reunión, el Ministerio de Asuntos Exteriores sí informó a Booking.com de la política holandesa de disuasión. Se recordó a la empresa que tenía una puntuación de cero en el Índice de Transparencia del Ministerio de Asuntos Económicos en 2017 que mide la responsabilidad social corporativa de las empresas. Los funcionarios también pidieron a Booking.com que fuera más transparente sobre sus políticas y actividades en materia de responsabilidad social corporativa internacional.

Pero esa transparencia está aún muy lejos.

15% por reserva
De los territorios palestinos, Cisjordania en particular es un destino turístico muy popular entre los cristianos europeos y estadounidenses, que visitan allí lugares bíblicos "siguiendo las huellas de Jesús". Pero, según el Consejo de Derechos Humanos, las actividades turísticas contribuyen a la rentabilidad de los asentamientos. Empresas como Booking.com facilitan estas actividades y se enriquecen. Por ejemplo, Booking.com cobra una comisión media del 15% por reserva en todo el mundo.

La empresa matriz estadounidense, Booking Holdings, declaró en 2022 que tanto ella como todas sus filiales se adhieren a las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, que exigen actuar contra las repercusiones negativas de las operaciones empresariales sobre los derechos humanos. También escribió que espera que los empleados, socios comerciales y clientes se comprometan a respetar y promover los derechos humanos.

Pero el Ministerio de Asuntos Exteriores cree que la filial holandesa Booking.com no se toma en serio las directrices de la OCDE ya había quedado claro en septiembre de 2021 en un debate en la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento holandés.

El diputado Jasper Van Dijk, del Partido Socialista, instó a la entonces ministra de Asuntos Exteriores, Sigrid Kaag, a disuadir activamente a empresas como Booking.com de hacer negocios en asentamientos ilegales.

En su respuesta, Kaag señaló que Booking.com había sido excluida de una misión comercial a Israel y los territorios palestinos justo el año anterior, en 2019. Esto se debió, según la ministra dijo, "la propia Booking.com no indicó que quisiera adherirse a las directrices de la OCDE".

Prácticas desleales
En su declaración sobre los alojamientos en zonas de conflicto, la empresa matriz hizo hincapié en "que se debe permitir a los clientes decidir por sí mismos a dónde viajan" y "en general, no nos corresponde limitar sus opciones".

La empresa también escribió que se esfuerza por ofrecer a los clientes información transparente sobre los alojamientos en zonas de conflicto para que puedan elegir con conocimiento de causa. Pero la evaluación de Follow the Money pinta un cuadro diferente. Booking.com no menciona en ninguna de sus páginas web que ofrece alojamientos en asentamientos israelíes que estos se encuentran en zonas de conflicto.

Y aunque Booking.com dijo en 2019 que a partir de ahora utilizaría la denominación 'asentamiento israelí', la empresa tampoco es coherente a la hora de cumplir ese compromiso.

Un ejemplo de ello es Ramot, un asentamiento cercano al lago Tiberíades a los pies de los Altos del Golán. En este popular destino vacacional, Booking.com ofrece algo para todos los gustos: chalés, hoteles boutique de lujo y complejos turísticos.

La única forma de saber que se trata de un asentamiento israelí es buscar Ramot en Internet. Ninguno de los 32 alojamientos individuales lo menciona hasta que se hace la reserva. Esto podría suponer una violación de las normas sobre prácticas comerciales justas. Los consumidores deben recibir información completa y precisa para poder tomar una decisión con conocimiento de causa.

EMPRESAS EN TERRITORIOS OCUPADOS
En 2013, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas emitió la siguiente recomendación: "Las empresas deben evaluar el impacto de sus actividades en los derechos humanos y tomar todas las medidas necesarias -incluyendo poner fin a sus intereses comerciales en los asentamientos- para evitar cualquier impacto negativo en los derechos humanos del pueblo palestino."

En un esfuerzo por presionar, la ONU publicó el 12 de febrero de 2020 una lista con el nombre y el país de origen de 112 empresas que operan actualmente en asentamientos israelíes.

En ese momento, la gran mayoría (94 empresas, incluida la mayoría de los principales bancos) eran propiedad de israelíes. Además, la lista incluía conocidas empresas estadounidenses, como el gigante de las telecomunicaciones Motorola Solutions y plataformas de viajes en línea, como TripAdvisor y Airbnb, que intermedian viajes y alojamientos en línea.

Once de las empresas de la lista eran europeas, entre ellas la española Edreams, cuatro de las cuales tenían su sede en los Países Bajos: Booking.com, la empresa de telecomunicaciones, Altice Europe, el promotor inmobiliario Tahal Group International y la sociedad de inversiones israelí-holandesa Kardan.

Según la organización de investigación Profundo, la empresa de inversiones Kardan, con sede en los Países Bajos, participa en la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales para colonos israelíes en Cisjordania. Kardan opera en Cisjordania a través de su filial Tahal Group International, una empresa de ingeniería con sede en los Países Bajos, especializada en sistemas de agua y aguas residuales.

El 30 de junio de 2023, la ONU publicó una lista actualizada de las empresas que operan en los territorios palestinos ocupados; Booking.com seguía en ella.

Al publicar una lista de empresas activas en asentamientos israelíes, la ONU intenta presionarlas para que dejen de operar en esas zonas.

En 2020, en respuesta a preguntas parlamentarias, los ministros Stef Blok (Asuntos Exteriores) y Kaag (Comercio Exterior) afirmaron que los Países Bajos -junto con la UE- no estaban a favor de dicha lista. Calificaron la lista de "ejemplo de la desproporcionada atención que se presta a Israel en los foros de la ONU". Anteriormente, la ONU sólo había elaborado listas de este tipo para las zonas de conflicto de Myanmar y el Congo.

Blok y Kaag señalaron la "responsabilidad primordial" de los Estados miembros de la UE. Cada Estado miembro debe garantizar que las empresas sean más conscientes de "los riesgos de verse implicadas en violaciones de los derechos humanos".

Pero según el sociólogo jurídico Jeff Handmaker, que lleva más de 25 años estudiando el conflicto palestino-israelí, el gobierno holandés no está haciendo lo suficiente. "Todos los Estados miembros tienen la responsabilidad legal de prevenir las violaciones del derecho internacional humanitario y de garantizar que las personas, incluidas las empresas, rinden cuentas".

Las empresas neerlandesas implicadas en violaciones del derecho internacional humanitario pueden ser juzgadas en virtud de la Ley de Delitos Internacionales. En 2010, la organización de derechos humanos Al Haq la puso a prueba presentando una denuncia penal contra Riwal, una empresa de alquiler de grúas con sede en Dordrecht (Países Bajos).

Riwal había alquilado grúas y plataformas aéreas de trabajo durante unos días para construir un muro israelí alrededor de territorio palestino. Según una sentencia anterior de la Corte Internacional de Justicia, la construcción vulneraba, entre otras cosas, el Derecho Internacional Humanitario. En 2013, la Fiscalía neerlandesa informó de que Riwal no había sido procesada. La empresa había cesado sus actividades tras la presentación de cargos.

Según Handmaker, este tipo de demandas también son posibles contra Booking.com. "Esa empresa puede ser considerada responsable porque contribuye a violaciones del derecho internacional. La lista de la ONU confirma que su negocio facilita los asentamientos ilegales".

Se necesita muy poco para iniciar una investigación penal, afirma el investigador. "Pero la decisión de procesar a esta empresa es políticamente delicada".

Por el momento, sigue correspondiendo a la comunidad empresarial determinar si quiere perpetuar una violación del derecho internacional. Como ejemplo, Handmaker señala al gigante deportivo alemán Puma. La semana pasada, Puma decidió rescindir un contrato de patrocinio con la Asociación Israelí de Fútbol, que incluye equipos de los asentamientos israelíes.

Puma afirma que el patrocinio ya no servía a sus fines corporativos. Sin embargo, en las últimas semanas, las tiendas Puma han sido uno de los objetivos de los activistas que protestan contra la ocupación palestina.

Handmaker: "Los clientes, accionistas y otros inversores también pueden tomar sus propias decisiones. Booking.com debe explicar por qué sigue operando en los territorios palestinos ocupados".

RESPUESTAS
Booking.com
"Nuestra misión en Booking.com es facilitar que todas las personas experimenten el mundo y, como tal, creemos que corresponde a los viajeros decidir dónde quieren y necesitan ir. Para ello, permitimos que todos los proveedores de alojamiento de todo el mundo aparezcan en nuestra plataforma siempre que cumplan con las leyes locales aplicables. Si una región en particular está clasificada como conflictiva o afectada por un conflicto y, como tal, puede plantear mayores riesgos para los viajeros, incluimos información para ayudar a que los viajeros puedan tomar sus propias decisiones con conocimiento de causa o, al menos, consultar las directrices oficiales de viaje de su gobierno como parte de su proceso de toma de decisiones. Si se nos avisa de que un anuncio de nuestra plataforma puede estar relacionado con repercusiones negativas específicas sobre los derechos humanos o de que su ubicación no se ha identificado adecuadamente, lo evaluamos inmediatamente y tomamos las medidas oportunas si es necesario, de acuerdo con los principios expuestos en nuestra Declaración de Derechos Humanos."

Ministerio de Asuntos Exteriores
El gobierno espera que todas las empresas holandesas muestren responsabilidad social corporativa internacional cumpliendo las normas internacionales establecidas en las Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales, que forman parte los Principios Rectores de la ONU sobre Empresas y Derechos Humanos.

El Departamento de Estado lleva algún tiempo manteniendo conversaciones con Booking.com. Durante una conversación reciente, el ministerio recordó a Booking.com su responsabilidad social corporativa internacional y volvió a insistir en su política de desalentar la realización de negocios en los territorios palestinos ocupados.

Amnistía Internacional
"Amnistía Internacional pide a los gobiernos de todo el mundo que tomen medidas para regular las empresas o actividades sobre las que tienen control a fin de impedir que alimenten la economía de los asentamientos y, con ello, sostengan la empresa de asentamientos ilegales de Israel. Si no lo hacen y se limitan a permanecer impasibles, se convierten en cómplices de esta empresa. Queremos que los gobiernos tomen medidas para garantizar que las empresas de turismo digital no promocionen ningún servicio turístico ofrecido por los colonos en los Territorios Palestinos Ocupados. "

Comparte este artículo, tus amigos lo leerán gratis

Autor: Wasima Khan
Jurista polifacética que se ha pasado al periodismo de investigación. Profundiza en la legislación y la fiscalidad.


...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas formuladas por Santiago González Vallejo del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y en nombre de la Campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).Junta de Accionista de CAF

  BDZ Bizkaia BDS  está en  CAF Beasain . JUNTA DE ACCIONISTAS CAF 15 de junio Beasain   Preguntas formuladas por Santiago González Va...