martes, 31 de agosto de 2021

Libertad Juani


 

El próximo miércoles 1 de septiembre nueva vista ante un tribunal israelí del caso de Juana Ruiz Sánchez, cooperante, ciudadana española encarcelada y sometida a la justicia militar de Israel.
Hasta la fecha, y tras casi cinco meses de detención, la Fiscalía israelí ha sido incapaz de presentar pruebas fehacientes que corroboren las falsas y graves acusaciones contra Juani.
Convocada concentración en #Zaragoza:
Miércoles 1 de septiembre, 19:30h.
Plaza de España.

Afganistán, Irán y Palestina, en la trastienda del encuentro de Biden y Bennett

 

Las cosas no van a cambiar un ápice en Oriente Próximo. La de Afganistán se suma a otros desastres de la región, entre las que destacan la ocupación israelí, la crisis de Irán, la guerra de Yemen y la lucha contra el islam político. Es un contexto pésimo para lograr una estabilidad en la que ni EEUU ni Europa están genuinamente interesados.




El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro israelí, Naftali Bennett.  Sarahbeth Maney / POOL / EFE/EPA

El primer encuentro entre el presidente Joe Biden y el primer ministro Naftalí Bennett se celebró el viernes en la Casa Blanca, con un día de retraso sobre lo previsto debido a los atentados del Estado Islámico de Jorasán en Kabul, abordándose distintas cuestiones relacionadas con Oriente Próximo, principalmente Irán y los palestinos. Leer más...

miércoles, 25 de agosto de 2021

Israel miente para justificar sus crímenes: Human Rights Watch HRW asegura que no hay evidencias de uso militar en edificios civiles destruidas por Israel

 

Sistemáticamente, Israel utiliza falsedades para justificar sus innumerables crímenes. Durante la agresión a Gaza, Israel argumentaba supuesto uso militar de torres, viviendas, escuelas y hospitales que fueron bombardeados, sin mostrar evidencia alguna.Human Rights Watch dijo que no hay evidencia alguna de que facciones palestinas tuvieran presencia actual o anterior en ninguna de las torres residenciales atacadas por misiles de la aviación israelí durante la agresión a Gaza en mayo pasado.

Un extenso informe de la organización de derechos humanos afirmó que señaló que, "incluso si los argumentos israelíes fuesen ciertos y que hubiese existido presencia de elementos o facciones de la resistencia palestina, estos ataques causaron daños desproporcionados a la propiedad civil".Más...


El tribunal israelí vuelve a aplazar el juicio más largo de la historia de los presos palestinos

 


El tribunal israelí vuelve a aplazar el juicio más largo de la historia de los presos palestinos

Agencia Wafa
RAMALLAH, domingo 15 de agosto de 2021 

La Comisión de Asuntos de Detenidos y Ex-Detenidos Palestinos dijo que el tribunal de ocupación israelí pospuso el juicio hasta el 2 de septiembre del ex trabajador humanitario de Gaza, Mohammad al-Halabi, quien está siendo sometido al juicio más largo en la historia de los detenidos palestinos en las cárceles israelíes.

La Comisión, en un comunicado, dijo que el tribunal israelí pospuso el juicio de al-Halabi, ex director en Gaza de la organización benéfica World Vision, lo que hace que la próxima audiencia judicial prevista para el 2 de septiembre sea la número 166 a la que será sometido desde su detención en 2016.

Halabi, de 43 años y padre de cinco hijos, vecino del campo de refugiados de Jabalya, en el norte de la Franja de Gaza, ha obtenido un máster en Ingeniería Civil. Recientemente se le concedió un doctorado honorífico de una institución académica de Alemania por su labor humanitaria.

Fue detenido mientras viajaba por el cruce de Beit Hanoun, en el norte de la Franja de Gaza, el 15 de junio de 2016. Actualmente está recluido en la prisión israelí de Rimon en condiciones de vida muy difíciles.

Al-Halabi fue sometido a una investigación brutal y a abusos físicos durante más de 50 días por parte de los investigadores y las fuerzas especiales israelíes.

Su salud se ha deteriorado considerablemente desde su detención. En la actualidad padece fuertes dolores de cabeza y una importante pérdida de audición debido a la política sistemática de negligencia médica cometida por las autoridades penitenciarias contra los presos palestinos.

El Centro de Estudios sobre los Detenidos de Palestina afirmó que alrededor del 60% de los presos palestinos detenidos en cárceles israelíes padecen enfermedades crónicas, y que varios de ellos murieron durante su detención o después de ser liberados debido a la gravedad de sus casos causada por una política deliberada de negligencia médica.

martes, 17 de agosto de 2021

Palestina-Israel: Ben & Jerry´s abandona los Territorios Ocupados. Dossier


Somos Ben y Jerry, hombres de helados, hombres de principios

Bennett Cohen, Jerry Greenfield

Somos los fundadores de Ben & Jerry’s. Somos también judíos. Forma parte de quienes somos y de cómo nos hemos identificado durante toda nuestra vida. Cuando nuestra empresa empezó a extenderse internacionalmente, Israel fue uno de nuestros primeros mercados exteriores. Éramos entonces, y seguimos siendo, defensores del Estado de Israel.

Pero es posible apoyar a Israel y oponerse a varias de sus políticas, igual que nos hemos opuesto a medidas políticas del gobierno norteamericano. Así pues, apoyamos inequívocamente la decisión de la empresa de cesar su actividad de negocio en los Territorios Ocupados, que una mayoría de la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, viene considerando una ocupación ilegal.

Aunque ya no ejercemos ningún control operativo de la empresa que fundamos en 1978, estamos orgullos de su acción y creemos que se sitúa en el lado correcto de la Historia. En nuestra opinión, cerrar la venta de helados en lo Territorios Ocupados constituye una de las decisiones más importantes tomadas por la empresa en sus 43 años de historia, y ha sido algo especialmente valeroso por parte de la empresa. Aunque supiéramos sin duda que la respuesta sería rápida y potente, Ben & Jerry’s dio ese paso para poner en sintonía su actividad de negocio y sus operaciones con sus valores progresistas.

Que apoyemos la decisión de la compañía no es una contradicción ni resulta antisemita. De hecho, creemos que este acto puede y debería considerarse como un avance de los conceptos de justicia y derechos humanos, principios básicos del judaísmo.

Ben & Jerry’s es una empresa que aboga por la paz. Lleva mucho tiempo pidiendo al Congreso que reduzca el presupuesto militar norteamericano. Ben & Jerry’s se opuso a la guerra del Golfo Pérsico en 1991. Pero no se trataba sólo de palabras. Una de nuestras primeras iniciativas de misión social, en 1988, fue introducir el Peace Pop [“Polo de la Paz”]. Formaba parte de un esfuerzo para promover la idea de redirigir el 1% de los presupuestos nacionales de defensa en todo el mundo para financiar actividades de promoción de la paz. Consideración la reciente actuación de la empresa parte de una trayectoria semejante, no como algo antiisraelí, sino como parte de una larga historia en favor de la paz.

En su comunicado, la empresa estableció una distinción entre el territorio democrático de Israel y los territorios que ocupa Israel. La decisión de detener las ventas fuera de las fronteras democráticas de Israel no significa un boicot de Israel. El comunicado de Ben & Jerry’s no respaldaba el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones.

La decisión manifestada por la empresa de poner más plenamente en sintonía sus operaciones con sus valores no significa un rechazo de Israel. Supone un rechazo de las políticas de Israel que perpetúan una ocupación ilegal que supone un obstáculo para la paz y viola los derechos humanos básicos del pueblo palestino que vive bajo la ocupación. Como defensores judíos del Estado de Israel, rechazamos en lo fundamental la noción de que sea antisemita poner en cuestión las medidas políticas del Estado de Israel.

Cuando dejamos la dirección de la compañía, dejamos firmada una estructura única de gobierno en el acuerdo de adquisición con Unilever en el año 2000. Esa estructura es la magia que se esconde tras la continuada independencia de Ben & Jerry´s y su éxito. Como parte del acuerdo, la empresa conservó una junta de directores independiente con la responsabilidad de proteger la integridad de marca esencial a la empresa y de proseguir su misión social.

Creemos que las empresas se encuentran entre las entidades más influyentes de la sociedad. Creemos que las empresas tienen la responsabilidad de utilizar su poder e influencia para hacer el bien común más amplio. Con los años hemos acabado creyendo que existe un aspecto espiritual en los negocios, como lo hay en la vida de cada uno. Igual que das, recibes. Eso es lo que esperamos de Ben & Jerry’s, es lo que está en el corazón de la actividad de negocio. Para nosotros,eso es lo que representa, y es la razón por la que 43 años después de empezar con una tienda de helados en una destartalada gasolinera de Burlington, en el estado de Vermont, nuestros nombres siguen estando en los envases.

 

The New York Times, 28 de julio de 2021

Artículo Completo

ISRAEL Y EL ESTADO JUDIO. Manuel García Fonseca

 

       ISRAEL Y EL ESTADO JUDIO

 Para el judaísmo histórico Palestina, Jerusalén, era tierra santa para visitar, para conocer, y para algunos un lugar privilegiado para vivir y morir. Pero para la inmensa mayoría, esta ilusión no significaba un desapego hacia su tierra ni hacia el país donde habitaban desde generaciones, y eran españoles, franceses, alemanes etc. que profesaban la fe de Moisés; y si fueron expulsados por razones etnoreligiosas su afán era la vuelta a su patria de nacimiento, no buscar refugio en  Palestina. Valgan como ejemplo los judíos sefardíes que guardaron durante siglos las llaves de su casa en España. De hecho, una de las causas de la emigración de judíos a Israel fueron las leyes anti inmigración que Gran Bretaña o Estados Unidos establecieron para evitar la entrada masiva de judíos a partir de la persecución nazi. Un dato significativo: a finales del S. XIX  vivían en Palestina menos de 5000 judíos, y más de 250.000 cristianos y musulmanes. En ese periodo vivían en el mundo 2,5 millones de judíos, principalmente en Europa del este.

 Slomo Sand, profesor de historia contemporánea en la universidad de Tel Aviv  concluye en su extraordinario libro “La invención de la Tierra de Israel”, que  existe “una profunda brecha metafísica y psicológica entre el nacionalismo judío y el judaísmo histórico”.

 

Esta transformación del judaísmo en una ideología nacionalista, que considera Palestina como la Tierra de una nación y un estado judío, no solo no tiene fundamento sino que es profundamente contraria al judaísmo histórico. El judaísmo histórico no era nacionalista, sino universalista. La salvación que Dios anunciaba a Israel debería extenderse a todos los pueblos.

 Slomo cita al respecto a Gudeman, uno de los rabinos más relevantes de finales del S. XIX, que en su libro “National Judaísm” hace una crítica demoledora del judaísmo nacionalista. Para él, incluso aunque los judíos hubieran sido un pueblo en la antigüedad desde la destrucción del templo, no eran más que una comunidad religiosa que tenía la finalidad de extender por todo el mundo el monoteísmo y convertir a toda la humanidad en un gran pueblo.

“El carismático rabino”, dice Sand, no ocultaba su temor a que un día un “judaísmo con cañones y bayonetas invirtiera los papeles de David y de Goliat para constituirse en una ridícula contradicción de sí mismo” (191)

 

El sionismo y la opción ultraortodoxa del judaísmo.

El judaísmo ha tenido y tiene muchas tendencias, o sectas (como el cristianismo, el islamismo…y otros ismos incluso laicos). Señalo dos tendencias fundamentales:

La teología de la elección: los judíos son un pueblo elegido, la salvación y la Tierra de Israel es para los judíos. Los demás pueblos son infieles.

La tendencia universalista, profética, que es abierta y se dirige a todos los humanos, que son igualmente llamados por Dios frente al odio y la injusticia.

El sionismo del Estado de Israel ha optado por la versión más ultraortodoxa del judaísmo, y utilizan la literatura deuteronómica, la más excluyente, como referencia política y moral. Se puede ver la actitud de la mayoría de la población israelí que vitoreaba la explosión de sus cohetes en Gaza, en paralelo con algunos textos de la ultraortodoxia religiosa: En Deuteronomio 20,16 Moisés insiste: “Pero de las ciudades de estos pueblos que el Señor tu Dios te da  por heredad, no dejarás con vida a nada que respire”. Borrar, destruir y quitar la vida “de cualquier cosa que respire” son claros imperativos de estos textos, y el más usado para indicar la erradicación global de los habitantes es “destruir por completo”.

Así, en el libro de Josué que narra la conquista de la Tierra Prometida se dice literalmente: “destruyeron por completo al filo de la espada, todo lo que había en la ciudad: hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, bueyes, ovejas y asnos” (Josué 6, 21). (S. Sand 79).

Hechos y textos así los hay en todos los imperios, desde Roma, a USA, pasando por España o el Congo cuando era belga.

Lo novedoso y terrible es que el libro de Josué era hasta hace poco el texto favorito de muchos círculos sionistas y de Ben Gurión. A pesar de que judaísmo talmúdico es contrario a una interpretación histórico literal de la Biblia, todavía hoy los escolares judíos de nueve y diez años estudian en las escuelas israelíes las campañas militares de Josué, sin ninguna explicación.

 

Esta ideología ultra es una opción del sionismo israelí, y supone una selección absolutamente sesgada frente a los textos posteriores de la Biblia y el judaísmo profético. A lo largo de los siglos Yahvé se convirtió en una idea que ayudó a descubrir en el judaísmo el respeto hacia los demás seres humanos, a considerar la humanidad como algo sagrado. Para la tradición rabínica “las ofensas contra otro ser humano eran una negación del mismo Dios que había creado a hombres y mujeres a su propia imagen. Equivalían al ateísmo, que era un intento blasfemo de negar a Dios. Por eso el asesinato era el mayor de los crímenes, porque era un sacrilegio (Karen Armstrong ,  107)

 Hans Kung dice que apenas hay otro pueblo que disponga de una aportación a una ética común de la humanidad como el judaísmo con sus diez mandamientos.

 

Slomo Sand afirma en consecuencia de  todo su largo análisis documental que la Biblia no es un texto patriótico (…). Las masas de conversos al judaísmo y sus descendientes consideraban a Palestina como un lugar sagrado, “pero nunca consideraron seriamente trasladarse allí y nunca lo hicieron. El sionismo no era en absoluto la continuación del judaísmo sino su negación, y por esa razón el judaísmo rechazó al sionismo en un periodo anterior de la historia. A pesar de todo esto, el mito ha calado en una cierta  lógica  histórica, que a su vez ha contribuido a su parcial realización” (256)

La ocupación militar de Palestina por el Estado de Israel no tiene ninguna legitimación ética, y la acusación de antijudaísmo a la crítica de la política de ocupación del Estado de Israel es pura falacia: es Israel quien contraviene las mejores tradiciones de los judíos.

 

Los planes de Israel pasan por la ocupación total y progresiva de Palestina, Gaza, y Cisjordania. Y para ello no admite ninguna traba ni política ni ética; ademas de las ocupaciones violentas del territorio, tierras, casa, olivos…,el genocidio por bombas y cerco por tierra, mar y aire de Gaza; los miles de palestinos en prisión sin cargos en condiciones absolutamente indignas...Una  muestra de ello es la detención, durante meses , en espera de juicio, de la trabajadora humanitaria Juana Ruiz, y sus compañeros palestinos, cuya foto con cadenas en pies y manos ha, por fin llamado, la atención de la gran prensa española

¿Hay solución a este conflicto de más de medio siglo que supone un foco de inestabilidad en el próximo Oriente, y para la paz mundial? No, si no se fuerza a Israel a acabar con la ocupación, a poner fecha al Estado palestino o un solo Estado aconfesional con igualdad de derechos para todos.

miércoles, 11 de agosto de 2021

Relatora de la ONU pide a Israel la "liberación inmediata" de la española Juana Ruiz


Anteriormente, la Unión Europea, ha afirmado que la detención carece de fundamentos y que “no se ha encontrado pruebas fundamentadas de uso indebido o desviación de fondos en Palestina”, lo cual Israel acusa a Juana y la tienen 5 meses encarcelada y encadenada.

La Relatora Especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los Derechos Humanos, Mary Lawlor, ha pedido este miércoles a Israel la "liberación inmediata" de la española Juana Ruiz, quien se encuentra detenida desde abril entre otros delitos por pertenecer a una organización ilegal por su trabajo para la ONG palestina Health Work Committees (HWC).

En un comunicado, Lawlor se ha referido al caso de la española, cuyo juicio en un tribunal militar israelí arrancó este martes y fue aplazado hasta el 1 de septiembre, y ha expresado su preocupación por los arrestos, acoso, criminalización y amenazas contra defensores de los Derechos Humanos en los Territorios Palestinos e Israel.

La relatora de la ONU, un cargo independiente, se ha mostrado "conmocionada" por el hecho de que miembros de HWC, "que ofrecen servicios de salud a palestinos que viven en áreas remotas de Cisjordania, hayan sido detenidos, interrogados y puedan ser criminalizados por su trabajo en Derechos Humanos".

La directora de la ONG, Shatha Odeh, y Juana Ruiz, que era coordinadora de proyectos, se encuentran encarceladas en la prisión de Damoun mientras que su tesorero, Tayseer Abu Sharbak, está en la de Ofer.

Ruiz, que reside desde hace más de tres décadas en Cisjordania, fue detenida el 13 de abril por las fuerzas de seguridad israelíes y permanece en prisión provisional, acusada de un total de cinco cargos, tres en relación con su trabajo en HWC --ilegal a ojos de Israel--, así como de haber introducido dinero en los territorios palestinos y de haber recibido fondos con falsas pretensiones.

"Pido a las autoridades israelíes que liberen a los tres defensores de los Derechos Humanos inmediatamente", ha reclamado Lawlor, que también ha pedido a las autoridades que investiguen las denuncias de supuestos malos tratos contra las dos mujeres.

Fuente: Europa Press



 

El juicio contra la cooperante española en Israel se aplaza hasta septiembre

 

Se la acusa de participar en el desvío de millones de euros para financiar al Frente Popular para la Liberación de Palestina.


La trabajadora humanitaria española Juana Ruiz es trasladada esposada de pies y manos en la prisión israelí de Ofer. / EFE

Jerusalén

Después de cuatro meses de espera comenzó en la cárcel militar de Ofer, en Cisjordania, el juicio contra la trabajadora humanitaria española Juana Ruiz. La defensa planteó algunas cuestiones, solicitó acceso a nuevas pruebas y la vista se retomará el 1 de septiembre. La justicia militar acusa a Ruiz de formar parte de una «organización ilegal» y participar en sus actividades.Más...







La hija de la cooperante española detenida en Israel: "Su objetivo es desmantelar las ONG palestinas"..

La hija de la cooperante española detenida

 en Israel: "Su objetivo es desmantelar las ONG palestinas"

María Rishmawi se ha pasado por los micrófonos de la Cadena SER para hablar con Aida Bao 

en 'Hora 25' .sobre la situación de su madre.

.Juana Ruiz está detenida en el país desde hace cuatro meses acusada de pertenecer a una organización ilegal palestina.


CADENA SER

Juana Ruiz Sánchez es una trabajadora humanitaria española, una cooperante que lleva cuatro meses detenida en Israel al estar acusada de pertenecer a una organización ilegal palestina y de desviar fondos a un grupo palestino calificado como terrorista. Se dedica a la cooperación desde hace tres décadas, y una noche se la llevaron de su casa sin mediar palabra.MÁS...

martes, 10 de agosto de 2021

Diferencia entre una empresa de helados y CAF, que nos deja helados. Santiago González Vallejo

 Diferencia entre una empresa de helados y CAF, que nos deja helados 

Santiago González Vallejo 

Comité de Solidaridad con la Causa Árabe 

GARA, 10 de agosto de 2021

Una empresa de helados, Ben & Jarry’s ha decidido dejar de vender sus productos en las colonias sionistas. Otras empresas, con menos notoriedad y discreción, han hecho lo propio. En este caso, han explicitado en un comunicado “que es incompatible con nuestros valores que el helado (…) se venda en el Territorio Ocupado Palestino” y, señalan, que asumen “la definición de los territorios palestinos ocupados tal como la definen las Naciones Unidas”. 

Por el contrario, la dirección de la empresa CAF, en manifestaciones públicas, dice que ha hecho una debida diligencia y que “la responsabilidad en materia de Derechos Humanos es una cuestión prioritaria para el Grupo CAF en todos los territorios en los que desarrolla sus actividades”, en contradicción con su decisión de lucrarse en Territorio Ocupado Palestino a las órdenes de la potencia israelí ocupante y con el rechazo de la población y representantes palestinos.  

Lo que hace la primera empresa Ben&Jarry’s es acorde a la legalidad internacional. Las mentiras de la dirección de CAF, casi nos dejan helados. 

El casi viene por conocer la contumacia de la dirección de esta empresa que, ya desde el principio, intentó engañar a los inversores diciendo que el contrato logrado con su asociada Shapir era en Jerusalén e Israel, cuando es en los Territorios Ocupados Palestinos y, por lo tanto, su actuación es ilegal e ilegítima desde el derecho internacional.  

La dirección y accionistas de referencia de CAF, Kutxa Bank, Fundación BBK, Confecciones Mayoral, Bravo Andreu, Norges Bank y la Administración Vasca que preside el Sr., Urkullu, amigo del asesor de CAF en este asunto, alegan que no hay sanciones por parte de la Unión Europea por su actuación, cuando saben que la Comisión Europea delega inicialmente a los Estados miembros esa responsabilidad. También que las Naciones Unidas han creado una Base de Datos con las empresas que actúan ilegalmente en los Territorios Ocupados Palestinos, donde está Shapir y clientes y proveedores de CAF, como Egged y Banco Hapoalim. Se ha pedido por parte de diferentes organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional o Al Haq, que CAF sea incluida en esa lista de la Base de Datos, administrada por las Naciones Unidas a la que se la niegan fondos para su actualización, pero esta petición debiera ser suficiente para excluir a CAF de ciertos sellos de respetabilidad, como el Pacto Mundial, que sólo exigen, de momento, una declaración de parte, de la propia CAF, de respeto de ciertas normas, sin contrastarlas. En eso estamos. 

Pero la dirección de CAF no es que se haya metido, sin querer, por ignorancia, a apoyar a la potencia ocupante facilitando la transferencia de población de la potencia ocupante al Territorio Ocupado, aspecto prohibido por la Cuarta Convención de Ginebra, de la que el Estado español es parte. La realidad es que ha sido consciente, buscando informes pretendidamente exculpatorios, de encargo, al amigo del Presidente de Euskadi y arroparse de representación del PNV, acogiendo en su Consejo de Administración a la ex vicelehendakari, Idoia Zenarrutzabeitia Beldarrain, buscando alianzas institucionales y de presión a nivel estatal y resistirse a reconocer el error estratégico y legal de sus actuaciones. Cree que participar al lado de las autoridades de ocupación israelí, en su política de hechos consumados y apartheid, no tendrá consecuencias en el futuro mercantil de la empresa. O, por lo menos, en las gratificaciones de sus actuales componentes. Pero si las hay, es cuestión de tiempo. 

Eso es lo que explica que se hayan lanzado en una nueva licitación para las nuevas líneas Azul y Púrpura, parte de la red de tren ligero entre Jerusalén y las colonias próximas, Gilo en el sur y Ramat Eshkol y Ramot, en el norte, todas en los Territorios Ocupados Palestinos.   

Que exista ocupación militar y jurisdicción militar para los palestinos rebeldes (y ahora una española), que haya habido expropiaciones, expulsión de vecinos palestinos originarios, que se profundice la ocupación y la transferencia de población colona a Territorio Ocupado, para la dirección de CAF significa que ella “no participa de ninguna manera de las cuestiones estrictamente políticas en ninguno de los países en los que opera, ni apoya a ninguna de las partes en conflicto, si las hubiera”. Parafraseando a un dictador como Francisco Franco, la dirección de CAF dice ‘haga como yo, no me meto en política’. Aunque se perjudique a los palestinos y se lucre con el ocupante. Su cinismo casi nos deja helados. Pero no inanes. 







La detención de Juana.Teresa Aranguren


Si no hay un nuevo aplazamiento, que ya van tres, Juana Ruiz irá a juicio este 10 de agosto. Ante un tribunal militar israelí. Al igual que a toda la población palestina de los territorios ocupados, a Juana se le aplica la legislación militar, no así a los colonos para los que rige la justicia ordinaria. Es una de las manifestaciones del régimen de apartheid que Israel ha impuesto en territorio palestino. Y conviene recordar que las colonias, todas, son una violación flagrante de la legislación internacional y, según los términos de la Convención de Ginebra, al ser acciones que buscan “trasformar la demografía” del territorio ocupado en beneficio de la potencia ocupante, pueden ser consideradas “crímenes de guerra”. Pero esa es otra historia o quizá no.

A Juana la detuvieron bajo una figura supuestamente legal: “Detención con propósito de interrogatorio” por la que se puede arrestar a una persona sin comunicarle los cargos de los que se le acusa durante un periodo máximo de 75 días, lo cual es ya una a​berración jurídica aunque no tan escandalosa como la fórmula de la detención administrativa que Israel aplica a la población palestina bajo ocupación militar y que supone una detención sin cargos prorrogable de seis en seis meses, indefinidamente. Hay casos en que esta prórroga ha durado años.

De cualquier modo, de lo que se trata es de dar envoltura legal a lo que es un atropello de los derechos humanos y una presunta justificación jurídica a las prácticas atroces de la ocupación. Hay todo un entramado legislativo diseñado para justificar lo injustificable, desde la tortura hasta el robo de la tierra. Por poner un ejemplo recordaré la llamada “ley de la propiedad de los dueños ausentes” dictada al poco de la creación de Israel que permitió al nuevo Estado quedarse con las propiedades de todo palestino que estuviera fuera de su vivienda en la fecha en la que se proclamó el Estado, 15 de mayo de 1948. Esto afectó a los bienes de todos aquellos que habían sido expulsados de sus hogares en las operaciones de “vaciado de población palestina” llevadas a cabo por milicias sionistas, luego ejército israelí, en los meses previos y posteriores a la creación del Estado de Israel y a quienes, sin salir de Palestina, huyeron de las zonas de combate hacia lugares más seguros en casas de parientes o en una segunda residencia en el campo. Desde humildes labranzas a grandes mansiones, todo pasó a manos del recién creado Israel. Sus dueños nunca han podido recuperarlas. La ley de la propiedad de los dueños ausentes nunca ha sido derogada. Una ley para cubrir la limpieza étnica y el robo de la tierra.

De entonces hasta ahora los métodos quizás se han refinado, pero el objetivo sustancialmente sigue siendo el mismo: eliminar o cuando menos reducir al mínimo la presencia palestina, la del pasado y la del presente, la que existió y la que existe y resiste en tierra palestina.

La detención de Juana tuvo lugar en la madrugada del 13 de abril. 20 soldados israelíes armados hasta los dientes irrumpieron en su casa en Beit Sahur en el distrito de Belén y se la llevaron. Ni siquiera tuvo tiempo de recoger sus gafas. Durante tres semanas estuvo detenida sin cargos y sin que nadie de su familia pudiera visitarla. Su marido, Elías Rismawi, médico palestino de Belén, se presentó cada día a las puertas de todas las prisiones en las que estuvo detenida sin saber aún de qué se le acusaba.

Finalmente, ya en mayo, se formalizaron los cargos: tener vínculos con una organización ilegal y desvío de fondos para financiar dicha organización. Se trata del Frente Popular para la liberación de Palestina (FPLP), un partido político de raíz marxista fundado por el médico cristiano George Habash en los años 60, cuando la lucha armada para recuperar la tierra de la que habían sido expulsados formaba parte sustancial de la estrategia de las organizaciones palestinas. El Frente, así se le conoce popularmente, es, junto a FATAH, la formación política más antigua de la resistencia palestina y tuvo entre sus filas figuras tan relevantes como el gran escritor Gassan Kanafani asesinado por el Mossad en Beirut en 1972. En la actualidad, el FPLP que, al igual que el resto de partidos políticos palestinos, ha ido evolucionando con el tiempo, es una formación de izquierdas con representación parlamentaria más bien escasa pero con un notable prestigio social. El hecho de que, a instancias de Israel, Estados Unidos y la Unión Europea hayan incluido al FPLP en su listado de organizaciones terroristas, lo ha convertido en excusa perfecta para criminalizar toda actividad social, humanitaria, asistencial o política de carácter progresista.

Israel siempre ha preferido a las organizaciones islamistas frente a las formaciones tradicionales del movimiento nacional palestino de carácter laico y modernizador; esgrimir la amenaza islámica es un método muy eficaz para acallar críticas, queda mejor decir que se está en guerra contra Hamás que contra una población indefensa y atrapada, mientras una lluvia de bombas cae sobre Gaza. Además los términos político-religiosos están en sintonía con la ideología que sustenta el Estado que se proclama “Estado judío” y cuyas leyes establecen una clara diferencia entre ciudadanos judíos y no judíos porque solo los primeros pueden ser considerados miembros de “la nación judía”.

No son las mezquitas lo que inquieta a las autoridades israelíes, sino las asociaciones de mujeres, los centros culturales, las fundaciones que fomentan la investigación, las bibliotecas, los grupos de teatro, los círculos de escritores, los sindicatos de campesinos y pescadores, las agrupaciones de abogados y juristas, las asociaciones de periodistas, las ONG que trabajan en proyectos educativos o sanitarios…En los últimos meses varias organizaciones de carácter humanitario y social han sido intervenidas por el ejército israelí en Cisjordania, entre ellas la Asociación de mujeres de Ramala, la ONG ADAMER que atiende a los presos palestinos en cárceles israelíes, la Unión de Comités de Trabajo Agrícola, el Centro para la Investigación y el Desarrollo de Bisan, la DCI una ONG en Defensa de la Infancia y los Comités de Trabajadores de la Salud (HWC ) donde desde hace décadas trabaja Juana Ruiz. En plena pandemia y en pleno proceso de vacunación, las 14 clínicas que HWC regentaba y que estaban llevando a cabo ese trabajo en Cisjordania han sido cerradas por el ejército israelí. Todo aquello que promueve el desarrollo y la cohesión de la sociedad palestina termina resultando sospechoso para las autoridades israelíes. La estrategia es acabar con todo aquello que permite a la población palestina resistir la atrocidad cotidiana de la ocupación, quebrar las redes de solidaridad interna que, pese a todo y frente a todo, hacen que la sociedad palestina no se hunda en la desesperanza. Y también, minar los vínculos de cooperación entre la sociedad palestina y Europa, ya que los fondos supuestamente desviados por la organización HWC y los de la mayoría de ONG palestinas provienen básicamente de la UE.

A este respecto y en respuesta a una pregunta de la europarlamentaria Soraya Rodríguez, el representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha afirmado que “no ha encontrado pruebas fundamentadas de uso indebido o desviación de fondos en Palestina”. La respuesta de Borrell, pronunciada apenas tres días antes de la fecha fijada para el juicio, parece echar por tierra las acusaciones israelíes o cuando menos indica que la UE no se las traga. Lo cual es reconfortante en tanto que europeos pero escasamente eficaz a la hora de cambiar la estrategia de la ocupación israelí.

Juana Ruiz es ciudadana española y por tanto europea y es de suponer que tanto el Gobierno de España como las instituciones de la UE están realizando gestiones que el lenguaje diplomático suele calificar de discretas, por no decir secretas, ante el Gobierno israelí. No dudo de la buena fe de quienes llevan a cabo esas hipotéticas y discretas gestiones, pero eso no basta. Esta no es una cuestión de soberanía y respeto a las leyes de otro país porque las leyes que Israel aplica en los territorios palestinos ocupados, las que está aplicando en el caso de Juana Ruiz, no son respetables, son leyes coloniales, leyes que avalan el apartheid, el castigo colectivo y en muchos casos el crimen de guerra. Esta es una cuestión de derechos humanos y frente a eso no cabe la discreción ni el silencio.

Juana Ruiz está a punto de cumplir 63 años y, desde hace más de 30, vive con su familia en Beit Sahur, en el distrito de Belén, en la Cisjordania ocupada; esta española de Palestina o palestina de España es una persona muy querida por sus vecinos y por todos aquellos, sean cooperantes, periodistas o simples viajeros, que han pasado por Belén y por su casa. Porque su casa, hospitalidad árabe o hispana o ambas a la vez, siempre está abierta al visitante y al amigo.

Esta mujer afable y solidaria lleva encarcelada cuatro meses y va a ser juzgada por un tribunal militar israelí en virtud de una legislación colonial diseñada no para impartir justicia, sino para aplastar todo indicio de resistencia a la ocupación militar de Palestina.

_______________________

Teresa Aranguren es periodista y escritora.


lunes, 9 de agosto de 2021

Líder de una ONG de salud palestina detenida Por Sharmila Devi

 Líder de una ONG de salud palestina detenida

Por Sharmila Devi



Fuente: thelancet.com

Vol 398 7 de agosto de 2021

Organizaciones de salud y derechos humanos han solicitado la liberación de Shatha Odeh, directora de los Comités de Trabajo de Salud palestinos [Health Work Committees], que está en manos del ejército israelí.

Casi 130 organizaciones de más de 40 países han respaldado la carta solicitando que la OMS intervenga por la liberación de Shatha Odeh, directora de la organización no gubernamental Comités de Trabajo de Salud Palestina (HWC), que fue arrestada el 7 de julio de 2021 y desde entonces está detenida por el ejército israelí. 

Los cargos en su contra se relacionan con la supuesta financiación de organizaciones terroristas, según dijo a The Lancet la directora del programa de salud de la mujer en HWC, Hanan Abu Ghoush:

Estamos esperando la próxima audiencia judicial militar el próximo 17 de agosto para saber lo que podría suceder a continuación". "Los israelíes están diciendo que ella que tomó dinero de la UE y de otros para dárselo a organizaciones terroristas, pero tenemos la verificación y otros documentos para probar que están mintiendo". 

La oficina del portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel dijo que las acusaciones se basaban en el apoyo ilegal al Frente Popular para la Liberación de Palestina, y que el tribunal militar había ordenado que la detuvieran hasta el final del proceso judicial.  

La carta enviada a Tedros Adhanom Ghebreyesus, director-general de la OMS, el 11 de julio, dice que Odeh, de 60 años, “es una buena líder respetada de la sociedad civil tanto a nivel local como internacional”, “Ella es una dedicada profesional sanitaria que, como directora de HWC, ha sido fundamental en la organización de los servicios de la salud, incluidos los sexuales y salud reproductiva y salud mental, a más de 400 000 beneficiarios en toda Cisjordania". 

La carta decía que estaba detenida en una prisión donde el acceso de visitas de familiares fue efectivamente denegado y solo había tenido acceso restringido a su medicación esencial para la hipertensión y al apoyo legal.

Expresamos nuestra conmoción por los términos de encarcelamiento de una líder defensora regional e internacional de los derechos de las mujeres y los derechos a la salud”: La carta estaba firmada por grupos que incluyen a Health Provety Action en el Reino Unido, Flinders University de Australia y People's Health Movement (PHM), una red global de activistas de salud de base. Odeh es miembro de la dirección global de PHM. 

Existen muy pocas organizaciones en Palestina que realicen el difícil trabajo de proporcionar servicios de salud basada en la comunidad. El caso de Shatha tiene que ser presentado en el contexto de impunidad con el que los suministradores de atención médica son atacados en Palestina, Siria y Myanmar, por nombrar sólo unas pocas zonas de conflicto”, dijo a The Lancet, Samer Jabbour, profesor de Práctica de la Salud Pública en el Universidad Americana de Beirut, también uno de los expertos de PHM en conflictos y salud y signatario de la carta. Continuó diciendo que:

Esperamos que el director general de la OMS hará una declaración pública y lleve su caso en las conversaciones bilaterales con Israel, así como establecer mecanismos para apoyar y proteger a los proveedores de atención médica de las violaciones de los derechos humanos”. 

Cuando llevaron a Odeh a una audiencia en un tribunal militar israelí 12 días después su arresto, ella todavía estaba usando esa misma ropa, después de que se le negara ropa limpia durante ese tiempo. Ella también perdió casi 9 kg de peso corporal en 2 semanas. 

HWC fue fundado en 1985 y proporciona servicios de atención en salud primaria y secundaria, en particular a los grupos vulnerables que incluyen mujeres y personas con discapacidades en Cisjordania. Tiene más de 350 trabajadores, entre ellos 180 empleados a tiempo completo, así como a muchos especialistas a tiempo parcial y otros que proporcionan atención médica. 

En un comunicado emitido después que Israel allanó la sede de HWC en Ramallah, el 9 de junio, Amnistía International dijo que HWC estaba a la vanguardia de la respuesta a la pandemia de COVID-19. "Esta organización ha sido atacada repetidamente, con sus empleados sufriendo hostigamientos y arrestos por su presunta afiliación al Popular Liberation Front for Palestine [sic], un partido político palestino con una rama armada”.

Los Comités de Trabajo de Salud es uno de los principales proveedores de servicios de salud en los Territorios Palestinos Ocupados, con hospitales en funcionamiento y clínicas de salud que brindan atención médica a las comunidades marginadas”, dijo en su declaración Saleh Higazi, subdirector de Amnistía Internacional para Medio Oriente y África del Norte.

“El Health Work Committees 

La oficina de HWC en Jerusalén fue cerrada por las autoridades israelíes en 2015 y su oficina de Ramallah fue previamente allanada en octubre de 2019, cuando su director financiero fue detenido. En marzo de 2021, otros dos miembros del personal fueron arrestados. Tanto Amnistía International como Jabbour dijeron que la elección de HWC formaba parte de un ataque más amplio de Israel contra las organizaciones de la sociedad civil palestina. 

Desde el 5 de marzo de 2020 hasta 15 de julio de 2021, la OMS ha declarado que hubo casi 229.000 casos de COVID-19 en Cisjordania y casi 113.000 casos en la Franja de Gaza, que teme una cuarta ola de la enfermedad con la propagación de la variante delta y del SARS-CoV-2. 

Un informe de Medical Aid para Palestinos, de julio de 2021, dice que la variante Delta "amenaza con agravar la crisis en el fragmentado sistema de salud palestino, que no está preparado, y profundizar una creciente crisis mental y de bienestar entre una fuerza laboral de atención sanitaria palestina agotada”. 

Referencias: 

Sobre la carta a la OMS https://phmovement.org/signon-letter-requesting-who-tointervene-for-release-ofpalestinian-activist-shatha-odeh/

De Amnesty International https://www.amnesty.org/en/latest/news/2021/06/israeli-armyshutdown-of-healthorganization-will-havecatastrophic-consequences-forpalestinian-healthcare/

Del Informe de Medical Aid for Palestinians https://reliefweb.int/sites/reliefweb.int/files/resources/dealingwithdeathanddistress.pdf


Israel / Palestina: Designación de grupos de derechos palestinos como terroristas Ataque al movimiento de derechos humanos.

  Israel / Palestina: Designación de grupos de derechos palestinos como terroristas Ataque al movimiento de derechos humanos. (Nueva York) -...