jueves, 30 de junio de 2022

Comunicado de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina


 EL PARLAMENTO DE CATALUÑA RECONOCE QUE ISRAEL APLICA EL CRIMEN DE APARTHEID CONTRA EL PUEBLO PALESTINO

Comunicado de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina 

Desde la RESCOP, la coordinadora estatal de entidades solidarias con Palestina, queremos felicitar a las compañeras en Catalunya por la aprobación el pasado jueves 16 de junio de 2022 de una resolución en el Parlament de Catalunya donde por primera vez condenan el crimen de apartheid que comete Israel contra el pueblo palestino y en la que se promueve que se apliquen las recomendaciones que presentan Amnistía Internacional y Human Rights Watch ens sus informes de 2022 y 2021, respectivamente.

Queremos recordar también que las Cortes Valencianas en 2018 se convirtieron en Espacio Libre de Apartheid Israelí (ELAI) y se adhirieron de este modo a la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones (BDS) al apartheid israelí.

Debemos recordar que el apartheid es un de crimen lesa humanidad según el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional y que es un deber de la comunidad internacional y de las instituciones públicas acabar con toda complicidad que tengan con él.

Por todo ello, instamos a todas las instituciones, a todos los parlamentos autonómicos y al Congreso de los Diputados l que se sumen a esta nueva ola de reconocer que Israel practica el apartheid y a tomar medidas al respecto; aprobando mociones o resoluciones, convirtiéndose en Espacios Libres de Apartheid Israelí (como lo han hecho casi 100 administraciones públicas y cientos de comercios, iniciativas y organizaciones), adhiriéndose al BDS y finalizando todo tipo de acuerdos, colaboraciones y convenios y actividades de empresas con el apartheid israelí, tal y como reivindica el BDS, la mayor coalición de la sociedad civil palestina, y en línea con las propuestas de Amnistía Internacional, Human Rights Watch y organismos de la ONU.

¡Basta de complicidad con el apartheid israelí!
¡Viva Palestina libre!

miércoles, 29 de junio de 2022

El muro del Apartheid de Jerusalén que hace 20 años encierra a miles de palestinos


 

El muro del Apartheid de Jerusalén que hace 20 años encierra a miles de palestinos

Por Yemeli Ortega
Palestina libre (Fuente: Swiss Info)

En su trayecto, se adentra sobre Cisjordania -recortándole territorio- y mutila a Jerusalén oriental para reducir la población palestina de Jerusalén ocupada e impulsar una mayor demografía judía. «Esto se llama violencia estructural, no tienes libertad ni dentro de tu propia casa, donde se supone que puedes ser tu mismo». El muro, dice, es solo la punta del iceberg de la «tragedia» de los palestinos en Jerusalén: «No tenemos dignidad en nuestra propia ciudad»

Sueño que vuelo como los pájaros, elevándome sobre todas las fronteras”, dice la canción que compuso Mohamed Hmoud, un palestino nacido y criado en el campo de refugiados de Shuafat, que junto a otros barrios de Jerusalén Este está aislado del resto de la ciudad hace dos décadas por un imponente muro de hormigón gris.

Tras los atentados suicidas de la Segunda Intifada (2000-2005), Israel emprendió en junio de 2002 la construcción de su colosal “valla de seguridad”, que impide el libre tránsito desde Cisjordania ocupada y es conocido entre los palestinos como «el muro del apartheid».

Veinte años después, el muro sigue alargándose y actualmente cubre unos 600 de los 720 kilómetros proyectados, según cifras oficiales.

La serpenteante muralla, considerada ilegal por la ONU, se eleva en algunos tramos como una ola de cemento de hasta 10 metros con una cresta de alambre de espino; y en algunas zonas rurales, se convierte en reja electrificada.

En su trayecto, se adentra sobre Cisjordania -recortándole casi el 10 % del territorio- y mutila a Jerusalén oriental, dejando del otro lado a un puñado de barrios jerosolimitanos palestinos como Kufar Akab o el campo de refugiados de Shuafat, donde vive Hmoud, el joven músico.

UNA GRAN CÁRCEL

“Estar de este lado del muro es vivir en una gran cárcel: hay soldados que, si quieren, te dejan pasar por el puesto de control, y si no, simplemente te quedas atrapado aquí”, asegura a Efe este ingeniero musical de 25 años, que compone sus canciones de hip-hop junto con niños del campo.

Establecido por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) en 1965, este campamento -hoy parte del tejido urbano de la ciudad- fue ilegalmente ocupado y anexionado por Israel en 1967 al igual que todo Jerusalén Este.

“Debemos pasar por un chequeo de seguridad todos los días, como en un aeropuerto. Si trabajas fuera del campo de refugiados y debes llegar a las 8:00, tienes que salir de casa a las 5:00 aunque estés a un par de kilómetros», deplora Hmoud, que al igual que el resto de los jerosolimitanos palestinos no tiene ciudadanía israelí pero sí una residencia legal que le permite moverse por ambos lados de la valla.

Según el investigador Aviv Tatarsky, de la oenegé israelí Ir Amim, la decisión de dejar estas comunidades fuera del muro obedece, entre otras cosas, a la voluntad del Estado de reducir la población palestina de Jerusalén para impulsar una mayor demografía judía.

Israel considera la ciudad santa como su capital, mientras que los palestinos reivindican el lado este de la urbe como el bastión de su futuro Estado.

Jessica Montell, directora de la organización HaMoked, coincide en que el muro sirve para “evitar cualquier desafío a la soberanía de Israel” en Jerusalén.

Este propósito se hizo evidente en 2017, cuando el partido derechista Likud intentó aprobar una ley para desconectar de Jerusalén estos barrios palestinos y anexar, en cambio, algunos asentamientos judíos.

Por otro lado, el denominado «Acuerdo del Siglo», impulsado en 2020 por el expresidente estadounidense Donald Trump y apoyado por Israel, propuso utilizar el muro como frontera definitiva y dejar a estos barrios jerosolimitanos bajo control palestino.

POBREZA, VIOLENCIA Y HACINAMIENTO

El desdén por parte del Ayuntamiento de Jerusalén hacia estos barrios extramuros los ha convertido en tierra de nadie, dejándolos desprovistos de seguridad, reglamentación y servicios públicos.

La basura se acumula en los rebosantes contenedores que obstruyen las polvorientas calles sin pavimentar, las familias sufren cortes de agua y luz, los niños no tienen educación suficiente, mucho menos espacios de recreación.

“No hay hospitales, solo clínicas elementales. Y las ambulancias no tienen permiso de entrar cuando hay pacientes críticos”, lamenta el doctor Salim Anati, director del centro de discapacitados del barrio.

Además, las fuerzas de seguridad permanecen indiferentes ante la rampante criminalidad, el elevado consumo de drogas y la presencia de armas.

Otro de los cánceres de estas comunidades es el hacinamiento. Miles de palestinos han inmigrado desde otras zonas de Jerusalén Este en busca de un menor costo de vida o de garantías de que, ante la ausencia del Estado, Israel no demolerá sus hogares, como ocurre en otras áreas.

Por otro lado, los jerosolimitanos palestinos evitan migrar a otras ciudades en Cisjordania ocupada como Ramala o Nablus -que ofrecen una mejor calidad de vida- porque perderían su estatus de residentes en Jerusalén, y con ello, la posibilidad de seguir atravesando el muro.

Según estimaciones de Ir Amim, desde la construcción del muro hasta hoy, la población de estos barrios pasó de unos 60.000 habitantes a más de 120.000. Así, está zona que representa un 5 % del territorio de Jerusalén oriental, concentra más de un tercio de su población palestina.

«La gente aquí vive en casas muy pequeñas, vivimos uno encima del otro. Puedes escuchar, oler y ver todo lo que hace tu vecino», explica Hmoud en su estudio de grabación. «Esto se llama violencia estructural, no tienes libertad ni dentro de tu propia casa, donde se supone que puedes ser tu mismo», añade.

Jaber Mohasen, un veterano habitante del campamento que -a diferencia de Hmoud- conoció Jerusalén sin el muro, siente que desde su construcción «todo cambió».

«No podemos movernos libremente, tenemos problemas económicos, sociales y daños psicológicos», se queja, y no titubea al describir el barrio como “un gueto”.

El muro, dice, es solo la punta del iceberg de la «tragedia» de los palestinos en Jerusalén: «No tenemos dignidad en nuestra propia ciudad»

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

martes, 28 de junio de 2022

FIFA: ¡SUSPENDE EL APARTHEID ISRAELÍ!


 FIFA: ¡SUSPENDE EL APARTHEID ISRAELÍ!

Campaña para suspender la participación israelí en futbol por la política de apartheid y ocupación que realiza Israel

 

Israel ha violado los principios de la FIFA de diversas maneras que normalmente justificarían acciones disciplinarias e incluso la suspensión de su membresía. Sin embargo, la política de la FIFA ha impedido en el pasado que la organización tomara tales medidas. Sus estatutos internos han sido incluso modificados para dificultar que la Asociación de Fútbol de Palestina (PFA) pueda exigir tales medidas. Por lo tanto, ahora es responsabilidad de la sociedad civil ejercer la presión popular necesaria para conseguirlo. 

Desplácese hacia abajo para ver las organizaciones y personas que apoyan la campaña, hasta ahora. 

Más de 70 organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo se han reunido para nombrar las siguientes objeciones: 

A) La Liga de Fútbol Israelí (IFL) permite a los jugadores, e incluso a cinco clubes de los asentamientos ilegales israelíes (legalmente bajo la jurisdicción de Palestina), jugar en su liga nacional sin obtener primero el permiso de la Asociación de Fútbol Palestina (PFA). Se trata de una clara violación de la normativa de la FIFA que debe abordarse. 

B) Israel, mediante su administración y control militar de los Territorios Palestinos Ocupados, ha tomado una serie de medidas que perjudican al deporte del fútbol, entre ellas 

- Restricciones a los viajes internacionales de los jugadores y entrenadores palestinos 

- Restricción de la circulación de jugadores de fútbol entre Gaza, Cisjordania y Jerusalén 

- La negativa a permitir la construcción de estadios e instalaciones en la zona C de Cisjordania, la única ubicación viable para dichas instalaciones 

- No liberar el material deportivo palestino de las aduanas israelíes, ya que Israel controla todas las fronteras 

- Detenciones administrativas de futbolistas y ataques, incluso con gases lacrimógenos, a eventos deportivos 

 

C) Por último, nos oponemos a la prevalencia de consignas descaradamente racistas ("Muerte a los árabes") y a la violencia antiárabe asociada a los partidos de la IFL. Esto va en contra del objetivo declarado por la FIFA de hacer frente al racismo. 

Y hacer una simple petición: 

La FIFA debe suspender la liga de fútbol israelí hasta que se resuelvan las objeciones mencionadas. 

 

Carta a la FIFA 

June 17, 2022 

Federation Internationale de Football Association, 

FIFA -Strasse 20, 

P.O Box 8044 

Zurich, Switzerland 

 

Secretary General Fatma Samoura 

President Gianni Infantino 

 

Dear President Infantino and Secretary General Samoura, 

 

We write to you concerning aserious breach of FIFA’s own statutes as they relate to human rights, anti-discrimination, and equality for the promotion of football in a globally accessible and unifying manner. 

In Section 3, the FIFA Statutes indicate a commitment to Human Rights: 

FIFA is committed to respecting all internationally recognised human rights and shall strive to promote the protection of these rights.” In the impunity provided to Israel in regard to violations of international humanitarian and human rights law, FIFA has breached this commitment. 

Meanwhile, Section 2 of the FIFA Statutesinclude the following objectives: 

a)to  improve  the  game  of  football  constantly  and  promote  it  globally  in  the light   of   its   unifying,   educational,   cultural   and   humanitarian   values, particularly through youth and development programmes; 

e)to  use  its  efforts  to  ensure  that  the  game  of  football  is  available  to  and resourced for all who wish to participate, regardless of gender or age; 

The State of Israel’s brutal occupation makes the realization of such objectives impossible, as Israel  continues  to  systematically  practice  ethnic  cleansing  and segregation against more than five million Palestinians suffering under its military occupation. 

Palestinian clubs continue to be deprived of growing and developing the game they love due to the Israeli occupation that kills and arrests their players, destroys their facilities,  and  confiscates  their  land  to  build  illegal  settlements.  Recently,  the  Al-Khader  club  lost  two  promising  players  who  were  killed  in  cold  blood  by  the occupation.  15-year-old  player  Zeid  Mohammad  Ghneim  and  his  distant  cousin Mohammad Al-Ghneim were executed by Israeli soldiers.  

Palestinian players cannot freely enter, exit, or travel within their homeland due to travel  restrictions  and  Israeli  checkpoints;  their  stadiums  are  often  stormed  by Israeli  soldiers  who  throw  tear  gas  canisters  and  shoot  live  and  rubber  bullets during the matches. 

Non-Discrimination, Equality and Neutrality  

Section 5 of the FIFA Statutes is very clear in regard tonon-discrimination, equality, and neutrality, specifically: 

1. Discrimination of any kind against a country, private person or group of people  on  account  of  race,  skin  colour,  ethnic,  national  or  social  origin, gender, disability, language, religion, political opinion or any other opinion, wealth, birth or any other status, sexual orientation or any other reason is strictly prohibited and punishable by suspension or expulsion. 

2. FIFA remains neutral in matters of politics and religion. Exceptions may be made with regard to matters affected by FIFA’s statutory objectives. 

When  it  came  to  South  African  apartheid,  the prevalenceof  discrimination  and inequality led to South Africa being thrown out of FIFA. 

Well   documented   and   internally   reported   discrimination,   accompanied   by violence, threats, and anti-Arab bigotry, regarding the Beitar Jerusalem team have been  ignored  by  FIFA.  For  example,  in  October  2020 The Washington Post indicated: 

La Familia, is composed of infamously racist “ultras” who support the team Beitar  Jerusalem. On their  face, ultras are highly organized fans; at games, they  lead  raucous  chants,  unfurl  massive  bannersand  set  off  flares.  In practice, they can operate as members of a street gang united by criminality, ideology or a little bit of both. 

Beitar is the unofficial team of Israel’s political right. It is the only club in the Israeli Premier League never to have had an Arab player on its roster, and it is Netanyahu’s favorite team. So as the summer’s protests swept Jerusalem, Likud activist Amnon Ben Ami put  the call out for  the ultras on his popular Facebook page: “La Familia, you are the medicine against those anarchists. 

”Ben-Gurion   University   doctoral   student Sophia Solomon concluded that the group’s violence benefits both the team and the politicians. Despite the fact that such widely reported specifics about racism, discrimination, racist chants (including “Death to Arabs”), and violence have been  brought  to  the  attention  of  FIFA,  the organization continues to turn a blind eye.  

In Section 5 of the Statutes, as a commitment to promoting friendly relations, FIFA indicates that it  

shall provide  the  necessary institutional means to resolve  any dispute  that may  arise  between  or  among  member  associations,  confederations,  clubs, officials and players. 

We ask you specifically: what has FIFA done in this regard? Considering the efforts to bring the many breaches of its own policy to the attention of FIFA over the last decade, FIFA appears to have “dropped the ball” and not taken any meaningful action to hold the Israel Football Association accountable. 

Indication that any issues related to the IFA’s  behaviour is political, if ever valid, was negated when FIFA on February 28, 2022 suspended Russia from international competition. This double standard reeks of hypocrisy. 

The  statutes  related  to  member  associations  (Section  15)  requires  that  member associations “must comply with the principles of good governance and shall in particular contain, at a minimum, provisions relating to the ‘following matters.’ In the  case  of the  PFA, the Israeli military occupation means that, of these  matters, the following cannot be realized: 

b) to prohibit all forms of discrimination. 

e)  all  relevant  stakeholders  must  agree  to  respect  the  Laws  of  the  Game,  the principles  of  loyalty,  integrity,  sportsmanship  and  fair  play  as  well  as  the Statutes, regulations and decisions of FIFA and of the respective confederation; 

i) to avoid conflicts of interests in decision-making.  

The  Palestinian  Football  Association  has  long  waited  for  Israeli  footballers  to condemn these actions. 

But, instead of denouncing the actions of its government, or at least protesting the violence, the Israel Football Association is allowing more than six clubs, located on lands stolen  from  the  Palestinian  people,  to  play  in  its  national  league,  while Palestinians  are  denied  access  to  these  same  lands;  it  allows  the  racist  fans  of Israeli clubs like “Beitar Jerusalem” to chant racist and derogatory chants against Palestinians and attack them in the streets.  

Football has a powerful role  in building a culture  of tolerance  and respect and in promoting friendly relations among nations as indicated in FIFA’sown objectives. 

It is in this context that civil society from around the world is coming together to make a strong but simple call for FIFA to sanction the IFA. In this regard more than 80  organizations  and  over  700  individuals  from  around  the  world  havecome together thus far to send you this message: 

Both Israel and the State of Palestine are members of the International Federation of Association Football (FIFA) and subject to its internal regulations. 

Israel has violated the principles of FIFA in a variety of ways that would normally warrant disciplinary actions and even a suspension of its membership. However, the politics of FIFA have prevented the organization in the past from taking such action. Its  internal  by-laws  have  even  been  amended  to  makeit  more  difficult  for  the Palestine Football Association (PFA) to demand such action. 

5In the past, it has also been the policy of FIFA to punish any raising of Palestinian flags by players and clubs who are not Palestinian, on the basis that “politics and sports should not mix.” The Palestine Football Association (PFA) fought a legal battle for years with integrity and had their case illegally shut down; however, FIFA did not even bother following  the  legal process in their suspension of Russia. The hypocrisy and double standards are unacceptable. Palestinians have been treated unjustly. 

Our objections include: 

A. The IFA (Israel Football Association) allows players and even five clubs from the illegal Israeli settlements (legally under the jurisdiction of Palestine), to play in their national   league   without   first   obtaining   permission   from   the   PFA.   This   is   a straightforward violation of FIFA regulations that must be addressed. 

B.  Israel,  by  means  of  its  military  administration  and  control  of  the  OccupiedPalestinian  Territories,  has  taken  a  number  of  measures  that  harm  the  sport  of football, including: 

●International travel restrictions on Palestinian players and coaches 

●Restricting the movement of football players between Gaza, the West Bank, and Jerusalem 

●Refusal to allow the building of stadiums and facilities in Area C of the West Bank, the only viable location for such facilities 

●Failing to release Palestinian sports equipment from Israeli customs, as Israel controls all borders 

●Administrative arrests  of  footballers  and  attacks  upon,  including  the  tear-gassing of, sports events 

C. Finally, we object to the prevalence of blatantly racist sloganeering (“Death to Arabs”) and anti-Arab  violence  associated  with  IFA  games.  This  runs  counter  to FIFA’sstated goal of confronting racism. 

The ask is simple: 

FIFA must sanction the Israel Football Association until the above objections have been resolved. 

FIFA,  as  the  umbrella  organization  for  the  sport  of  football  in  its  entirety  and  its highest governing body, needs to carry out its legal and moral obligations. 

The list of signatories includes human rights, faith groups, sports organizations and clubs, grassroots organizations, and others from six continents. 

It  includesmusician  Roger  Waters,  author  Yann  Martel,  journalist  Chris  Hedges, musician Lelia Sansour, award filmmaker Rifat Audeh, chair of the Jewish Network for Palestine  in the  UK, David Cannon, along with faith  leaders, lawyers, doctors, academics, artists, athletes, fans, labour leaders, activists, and fans from Palestine, Israel,  the  USA,  Canada,  Chile,  Argentina,  Mexico,  Greece,  the  UK,  Germany, Australia,  Jordan  and  many  other  places. Those  who  have  signed  are  included below. 

We look forward to your response which can be sent to: 

Jonathan Kuttab 

Friends of Sabeel North America 

PO Box 3192  

Greenwood Village, CO, 80155-3192 

jonathankuttab@fosna.org 

We would also welcome a meeting with you. 

Sincerely, 

Jonathan Kuttab,  

Esq.Executive Director 

Friends of Sabeel North America (FOSNA 

)cc: FIFA Council Vice Presidents, FIFA Council Members, FIFA Department Heads 

 

Lista de organizaciones que ya han firmado: 

#Africa4Palestine, South Africa 

Academics for Palestine-Concordia, Montreal, Canada 

Al-Haq 

Al Marwa, Jordan 

Australian Friends of Palestine Association, Adelaide, Australia 

Australians for Palestine, Australia 

Baltimore Nonviolence Center 

Bashir Zmaili & Partners Co., Jordan 

Bathurst United Church, Toronto 

BDS Malaysia, Malaysia 

Boycott from Within, Palestine 48 territory (“Israel”) 

Cafe Palestina, Berkshires, Massachusetts 

Canada Palestine Association, Vancouver, Canada 

Canadian Arab Federation 

Canadian Arab Society Of London 

Canadian BDS Coalition 

Canadian Foreign Policy Institute 

Canadian Women’s Declaration 

Canadians for Justice and Peace in the Middle East (CJPME) 

Christian-Jewish Allies for a Just Peace for Israel/Palestine 

Coalition Against Israeli Apartheid, Victoria, B.C., Canada 

COASAP, IA, USA 

Dufferin Simcoe Film Society, Shelburne, Ontario, Canada 

Edmonton Small Press Association 

Episcopal Peace Fellowship – Palestine Israel Network, USA 

FOSNA Pittsburgh 

Friends of Sabeel North America (FOSNA) 

Gaza Action Ireland , Ireland 

Global Peace Alliance BC Society, Canada 

Good Shepherd Collective, Palestine 

Greater Toronto for BDS (GT4BDS), Toronto 

Green Mountain Solidarity With Palestine, Waitsfield, VT 

Hamilton Coalition to Stop the War, Hamilton, Ontario, Canada 

Hettin Camp Club, Jordan 

HR4A Saskatchewan, Saskatoon, Saskatchewan, Canada 

Independent Jewish Voices 

Indiana Center for Middle East Peace, Indiana, USA 

Israel/Palestine Mission Network of the Presbyterian Church USA 

Jewish Voice for Peace, USA 

Jews for Palestinian Right of Return, USA 

Just Peace Advocates/Mouvement Pour Une Paix Juste, Canada 

Just Peace Committee & ILPS Commission 4, Vancouver, BC 

Knowledge Track Inc., Ottawa, Canada 

Labor for Palestine, USA 

Let Kashmir Decide 

Middle East Justice and Peace Group of South Central PA, Gettysburg, Pennsylvania 

Nawal al Abed, USA 

NH Veterans for Peace, New Hampshire, USA 

Niagara Movement for Justice in Palestine-Israel (NMJPI), Ontario, Canada 

Northfielders for Justice in Palestine/Israel, Northfield MN USA 

Oakville Palestinian Rights Association, Oakville, Ontario, Canada 

PAJU (Palestinian and Jewish Unity), Montreal, Canada 

Palestine Football Association 

Palestine Higher Council of Youth & Sports 

Palestine House -The Palestinian Canadian Community Centre, Mississauga, Ontario 

Palestine Olympic Committee 

Palestine Solidarity Campaign – Cape Town, South Africa 

Palestinian Canadian Congress Canada National 

Palestinian Christian Alliance for Peace, Wooster, Ohio 

Regina Peace Council, Regina, Saskatchewan, Canada 

RootsAction.org , United States 

Samidoun Palestinian Prisoner Solidarity Network 

SE London Friends of Palestine 

Students for Justice in Palestine at Rutgers – New Brunswick 

Tadamun Antimili, Colombia 

The Rosette Network Ltd., Ottawa, Canada 

Toronto Raging Granniesm Toronto, Ontario, Canada 

UbiOrbi Denavar 

UCC PIN National Steering Committee, USA 

USACBI: US Campaign for the Academic and Cultural Boycott of Israel, USA 

Valley View Church, Pittsburgh, PA USA 

Other sports teams, organizations and groups can add their support at: https://bit.ly/ApartheidFreeFIFAOrgs 

Joining with them are hundreds of athletes, artists, academics, lawyers, clergy, activists, sports fans and others including: 

Roger Waters, musician and activist 

Saeed Mousa Alejawey, Previous President of Jaleel Club, Jordan-Irbid 

Jehad Fathi Atieh, Manager of the Yarmouk Club, Amman, Jordan 

Yann Martel, author 

Chris Hedges, journalist 

Carlos Robert Steiner, Military Veteran 

Rabbi David Mivasair, Rabbi Emeritus 

 

You can add your support athttps://bit.ly/ApartheidFreeFIFAIndiv 

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados 

https://stopsettlements.org/spanish/


Guerreros culturales: por qué las victorias deportivas de Palestina deberían inspirarnos


 

Guerreros culturales: por qué las victorias deportivas de Palestina deberían 

inspirarnos

Mientras «Israel» usa los deportes para normalizarse a sí mismo y a su régimen de apartheid a los ojos del mundo, hace todo lo posible para impedir los deportes palestinos porque entiende, y con razón, que estos son, en esencia, un acto de resistencia.


La selección nacional de Fútbol de Palestina, una vez más, ha hecho lo que parecía imposible al clasificarse para la Copa Asiática de la AFC 2023. Desde cualquier punto de vista, este es un gran logro, especialmente porque los palestinos lo han logrado con estilo y victorias convincentes sobre Mongolia , Yemen y Filipinas , sin conceder un solo gol. Sin embargo, para los palestinos, esto difícilmente se trata de deportes. 

Este logro solo puede apreciarse dentro del contexto más amplio de la ocupación israelí de Palestina. 

En noviembre de 2006, el ejército israelí impidió que todos los futbolistas con base en Palestina participaran en el partido final de la fase de grupos de clasificación de la Confederación Asiática de Fútbol. La noticia tuvo un gran efecto desmoralizador en todos los palestinos. Incluso los raros momentos de esperanza y felicidad a menudo son aplastados por «Israel». 

A pesar de lo decepcionante que fue la decisión israelí, difícilmente se comparó con la conmoción colectiva que sintieron los palestinos en todas partes cuando, en 2007, a los jugadores palestinos no se les permitió participar en un partido decisivo de clasificación para la Copa del Mundo contra Singapur. En lugar de solidarizarse con los palestinos y condenar a «Israel», la Asociación Internacional de Fútbol (FIFA) decidió otorgar una victoria automática a Singapur por 3-0.

Es por eso que la última calificación de Palestina es histórica, ya que es una prueba más de que la resiliencia palestina no tiene límites. También envía un mensaje a «Israel», que sus injustas medidas draconianas nunca quebrarán el espíritu del pueblo palestino.

El último logro también debe colocarse dentro de otro contexto. Es la tercera vez consecutiva que la selección palestina se clasifica para la final de la copa asiática, gracias a un equipo impresionante que representa a todas las comunidades palestinas, en casa y en la diáspora.

Guerrero culturales: Por qué las victorias deportivas de Palestina deberían inspirarnos

Este momento sin embargo, es agridulce. Muchos futbolistas palestinos, que deberían haber estado presentes en el Sports Center Stadium de Ulaanbaatar, Mongolia, donde se llevaron a cabo las rondas de clasificación, no estaban. Algunos están en prisiones israelíes, otros están mutilados o asesinados. Gran parte de los asesinatos ocurrieron en 2009. De hecho, 2009 fue un año terrible para el fútbol palestino. 

En enero de 2009, tres futbolistas palestinos, Ayman Alkurd, Shadi Sbakhe y Wajeh Moshtaha, fueron asesinados durante la guerra israelí en la sitiada Franja de Gaza. Los tres fueron vistos como atletas prometedores con un futuro brillante. 

Dos meses después, Saji Darwish fue asesinado por un francotirador israelí cerca de Ramallah. El joven de 18 años también estaba destinado a convertirse en un gran nombre en el fútbol palestino. 

En julio de ese mismo año comenzó la tragedia de Mahmoud Sarsak. Sarsak solo había sido miembro de la Selección Nacional Palestina de Fútbol durante seis meses cuando fue arrestado y torturado por «Israel» en una dolorosa saga que duró tres años. Obtuvo su libertad después de una huelga de hambre que duró más de 90 días. Sin embargo, los problemas de salud permanentes que le quedaron a Sarsak significaron que su carrera deportiva, que alguna vez fue prometedora, había terminado. 

Arrestos, torturas y asesinatos de futbolistas palestinos se convirtieron en titulares habituales en Palestina. Esto incluye el asesinato de la ex estrella del fútbol palestino, Ahed Zaqqut, en 2014, y los disparos deliberados en los pies de Jawhar Nasser Jawhar, de 19 años, y Adam Abd Al Raouf Halabiya, de 17. Los dos jugadores intentaban cruzar un puesto de control militar israelí en la Cisjordania ocupada para regresar a casa después de una larga sesión de entrenamiento. 

Estos no son más que meros ejemplos. El ataque a los deportes palestinos es un tema constante en la agenda militar israelí. Los estadios palestinos a menudo son bombardeados durante las brutales guerras de «Israel» en Gaza. En 2019, el ejército israelí atacó el estadio Al Khader en Belén lanzando gases lacrimógenos a los jugadores durante el partido. Cinco jugadores fueron hospitalizados, mientras cientos de fanáticos salían corriendo del estadio en pánico. En 2019, los palestinos no pudieron celebrar la tan esperada final de la Copa Palestina porque «Israel» impidió que el equipo Khadamat Rafah, con sede en Gaza, viajara a Cisjordania para competir contra el equipo FC Balata. Y así.

Como todos los aspectos de la vida palestina que «Israel» puede interrumpir fácilmente, la comunidad deportiva palestina aprendió a ser resistente e ingeniosa. La Selección Nacional de Fútbol de Palestina es el ejemplo perfecto de esta tenacidad. Cuando los jugadores de Gaza no pueden viajar, los habitantes de Cisjordania acuden al rescate. Y cuando los jugadores de Cisjordania sufren un revés propio, los jugadores palestinos de la diáspora son enviados para ocupar su lugar. Afortunadamente, los futbolistas palestinos, como Oday Dabbagh, ahora están ganando protagonismo en el ámbito internacional, lo que les brinda la oportunidad de estar disponibles cuando el deber lo requiera. 

Cuando Palestina derrotó a Mongolia 1-0 en las eliminatorias de la Copa Asiática el 8 de junio, los medios palestinos informaron sobre la sensación de euforia y esperanza que se sentía en toda Palestina. Pero cuando el equipo palestino, conocido como Fida’i, es decir, el luchador por la libertad, ganó dos juegos más con victorias convincentes de 5-0 y 4-0, la esperanza se convirtió en una posibilidad real de que Palestina pudiera tener un buen desempeño en la final de la Copa Asiática. programado para junio de 2023. Y tal vez, el Fida’i podría tener la oportunidad de clasificarse para la Copa Mundial de 2026.

Para los palestinos, los deportes, especialmente el fútbol, ​​siguen siendo una poderosa plataforma de resistencia cultural. Cada aspecto de un partido de fútbol palestino da fe de esta afirmación. Los nombres del equipo, los cánticos de los hinchas, las imágenes bordadas en las camisetas de los jugadores y mucho más, son símbolos de la resistencia palestina: nombres de mártires, colores de la bandera, etc. En Palestina, el fútbol es un acto político. 

Mientras «Israel» usa los deportes para normalizarse a sí mismo y a su régimen de apartheid a los ojos del mundo, Tel Aviv hace todo lo posible para impedir los deportes palestinos porque «Israel» entiende, y con razón, que los deportes palestinos son, en esencia, un acto de resistencia.

Es desgarrador pensar que Ayman Alkurd, Shadi Sbakhe, Wajeh Moshtaha, Saji Darwish y otros no estuvieron allí para presenciar las celebraciones de la clasificación de su querido equipo a un gran torneo internacional. Pero es el espíritu de estos valientes guerreros culturales lo que sigue guiando a los Fida’i en su lucha por el reconocimiento, su lucha por la dignidad y su búsqueda de la gloria.

Fuente: Al Mayadeen Español



Palestina bajo ocupación III


 Palestina bajo ocupación III

Mapa de las políticas y prácticas de Israel y sus repercusiones económicas en el
Territorio Palestino Ocupado

  • Las políticas y prácticas de Israel constituyen una matriz de control y dominación: control de la tierra y dominación del pueblo.
  • La matriz de control y dominación de Israel ha socavado la economía palestina, conduciendo a su destripamiento, así como a una dependencia asimétrica de Israel.
  • El establecimiento de un Estado palestino y la consecución de los ODS se han convertido en algo casi imposible.
  • La matriz de control y dominación de Israel conlleva graves violaciones del derecho internacional y priva a los palestinos de su derecho básico a la autodeterminación.
  • Un enfoque de la Cuestión de Palestina basado en los derechos, fundamentado en el derecho internacional y los derechos humanos, se ha convertido en algo vital.
  • La comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar al pueblo palestino a reducir su dependencia económica de Israel, mejorar su capacidad de recuperación y lograr un desarrollo sostenible.
  • La paz sólo puede alcanzarse mediante la plena aplicación del derecho internacional y los principios de justicia, y el pleno disfrute de los pueblos de la región de sus derechos.
Resumen ejecutivo
Desde 1967, las políticas y prácticas de Israel en el Territorio Palestino Ocupado (TPO) han estado asolando la sociedad, la economía y el medio ambiente. Son el núcleo de la estrategia global de Israel
de fragmentación del pueblo palestino, para mantener la dominación sobre ellos y prevenir y adelantarse a cualquier desafío al "carácter judío" del Estado de Israel.

Al mantener una ocupación militar e impedir el establecimiento de un Estado palestino viable de acuerdo con el derecho internacional, estas políticas y prácticas y sus repercusiones niegan flagrantemente la igualdad de derechos entre israelíes y palestinos. Este estudio muestra con detalle lo que constituye una matriz de control y dominación:

El control de la tierra. La fragmentación administrativa política y física del territorio palestino ocupado
ha sido fundamental para afianzar el control israelí sobre la tierra y los recursos palestinos:
Cisjordania está dividida en tres zonas A, B y C; Jerusalén Este está totalmente segregado del resto del territorio palestino; y la Franja de Gaza está bloqueada y aislada de Cisjordania.
Las medidas utilizadas por Israel para la adquisición y control directo de la tierra incluyen la anexión, la declaración de tierras como tierras del Estado, el cierre de grandes áreas como zonas militares, la incautación de la "propiedad ausente", la confiscación para necesidades públicas ostensibles, y la declaración de tierras de propiedad privada como tierras públicas no registradas. Además, Israel controla y explota en exclusiva los recursos naturales incluyendo los acuíferos y manantiales, el Mar Muerto y sus
y sus minerales, y las zonas marítimas de Gaza, mientras que niega a los palestinos la posibilidad de explotar el yacimiento de gas de Gaza y restringiendo la zona de pesca frente a Gaza.
Mientras tanto, los asentamientos israelíes en Cisjordania sirven como medio para controlar
recursos, limitar la circulación y frenar el desarrollo palestino.

Dominar al pueblo. Para mantener la dominación sobre los palestinos bajo su ocupación, Israel emplea un doble enfoque: el control demográfico y la supresión de toda forma de resistencia. El control de Israel sobre el registro de la población le permite imponer la fragmentación y el control demográficos, utilizando diversas regulaciones del estatus de residencia. Esto se añade a la imposición de restricciones
de movimiento entre el territorio palestino ocupado e Israel y dentro del territorio palestino ocupado. 
Una clara manifestación en este sentido es la revocación del estatus de residencia de los residentes palestinos de Jerusalén Este, lo que, de facto, supone la expulsión, mientras que, en el resto de Cisjordania, el estricto régimen de permisos de Israel para la circulación, la residencia y la
construcción se ve agravado por la violencia y la intimidación y ha creado un entorno coercitivo que pretende desplazar a la población de la zona C de Cisjordania.

Además, Israel reprime toda forma de resistencia palestina a sus políticas, prácticas y a la ocupación en general, incluso mediante el uso desproporcionado de la fuerza, tipificado por los recurrentes asaltos militares en la franja de Gaza; órdenes militares que controlan la vida de los palestinos en Cisjordania; varias formas de castigos colectivos; arrestos excesivos y arbitrarios que equivalen a malos tratos institucionalizados y tortura. Así, el sistema de dominación sobre el pueblo palestino comprende la fragmentación demográfica, subyugación, supresión y control de la vida cotidiana.

Estos conjuntos de políticas se complementan e interactúan entre sí para formar una matriz de control y
y dominación.

El desarrollo económico atrofiado es un resultado esperado de las políticas israelíes de control de la tierra
y de dominación sobre el pueblo. Además, Israel persigue el subdesarrollo del territorio palestino ocupado y destripar su economía, a través de una red de medidas, incluida la destrucción deliberada de los medios de producción, principalmente en la Franja de Gaza; una unión aduanera impuesta; un sistema restrictivo de permisos comerciales en la zona C de Cisjordania; limitaciones en el uso de los recursos naturales y restricciones a la importación de bienes mediante listas de doble uso casi arbitrarias; restricciones a las operaciones bancarias y financieras; e impedimentos para acceso a los mercados extranjeros.

Después de 1967, la estrategia de Israel con respecto a la economía palestina se basó en la subordinación y la integración parcial de los mercados palestinos a través de la libre circulación de personas y mercancías entre Israel y el territorio palestino y permitiendo los flujos de mano de obra palestina en la
economía israelí. Aunque la integración de la mano de obra aumentó las entradas de ingresos durante el período 1967-1973, debilitó los sectores productivos palestinos. A finales de la década de 1980, Israel adoptó una estrategia diferente, de restricciones de movimientos y la segregación de la economía palestina, lo que ha llevado al anti desarrollo a través de la amplia asignación de recursos para
asentamientos, sobre todo después de los Acuerdos de Oslo.

El estudio ha cartografiado las políticas israelíes, las prácticas y sus repercusiones económicas en una matriz de entrada-salida, mostrando cómo las políticas israelíes obstaculizan la productividad de cada sector de la economía que impiden la expansión de las actividades económicas. El desarrollo de la capacidad productiva ha llevado a la contracción de la agricultura y de la industria manufacturera, y la parte de la agricultura en el PIB, que ha pasado del 33,2% en 1972 al 8,1% en 2019 y con respecto a la minería, canteras y la industria manufacturera languidece en menos del 15%. El anti desarrollo y el proceso de deterioro de las condiciones de vida de los palestinos han aumentado su necesidad de
trabajar en Israel y depender de los productos básicos suministrados a través de los mercados israelíes. De hecho, Israel a través de la matriz de control y dominación ha destripado la economía palestina,
la ha encerrado en una relación de dependencia y la ha subyugado al dictado israelí.

A partir de la cartografía de las políticas y prácticas israelíes y sus repercusiones económicas, el estudio
sugiere tres conjuntos de opciones políticas para la Autoridad Palestina y la comunidad internacional para mitigar el impacto de la ocupación israelí en la economía palestina. Estas opciones políticas se clasifican según sus objetivos: mejorar el acceso de los palestinos a sus recursos e infraestructuras; reducir la
la dependencia de la economía palestina de Israel; y apoyar la tenacidad y la resistencia del
pueblo palestino en el territorio palestino.

Sin embargo, la eficacia de cualquier política sigue siendo cuestionable mientras Israel siga violando
los derechos de los palestinos a sus recursos, infraestructuras y mercados. Las estrategias y políticas israelíes y las políticas hacia el territorio palestino ocupado han constituido violaciones del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos y persisten
a costa de los derechos individuales y colectivos del pueblo palestino. Israel ha estado
violando el principio de inadmisibilidad de anexión de un territorio ocupado.

Además, cada vez es más evidente que también está violando la Ley de Ocupación; en concreto, el principio de temporalidad de una ocupación beligerante. En efecto, las políticas y prácticas israelíes, incluidas las que destripan la economía palestina, son incompatibles con la Carta de las Naciones Unidas y los principales conceptos del derecho internacional: el derecho de los pueblos a la autodeterminación y la prohibición de adquirir territorio por la fuerza.

Por lo tanto, un enfoque basado en el derecho internacional y en los derechos de la Cuestión de Palestina se ha convertido en algo vital. Este enfoque se basaría en los derechos humanos, incluido el derecho a la autodeterminación, el derecho al desarrollo y el derecho al retorno de los refugiados palestinos,
al tiempo que se exige a la comunidad internacional la responsabilidad de imponer un marco basado en los derechos, haciendo que Israel rinda cuentas, acabando con su impunidad y obligándole a respetar el derecho internacional.




Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

Al-Haq celebra las advertencias sobre "derechos humanos y seguridad" de Booking.com en la Cisjordania ocupada como un primer paso importante hacia la retirada total

  Al-Haq celebra las advertencias sobre "derechos humanos y seguridad" de Booking.com en la Cisjordania ocupada como un primer pas...