martes, 14 de junio de 2022

Explicación: renovado conflicto de la frontera marítima entre Israel y Líbano




 Explicación: renovado conflicto de la frontera marítima entre Israel y Líbano

Aumentan las tensiones entre Israel y Líbano por su frontera marítima tras la llegada de un buque de exploración contratado por Israel a la zona en disputa

Por Dario Sabaghi 
Beirut, 11 de junio de 2022

La llegada del buque Energean Power, contratado por Israel, a la frontera marítima entre Israel y Líbano, el 5 de junio, ha sacado a la superficie una larga disputa marítima entre ambos países, precipitando nuevas tensiones en la región.

Tras la llegada de la unidad flotante de producción, almacenamiento y descarga (FPSO) de Energean a las aguas en disputa para desarrollar el yacimiento de gas de Karish para Israel, el presidente libanés, Michel Aoun, y el primer ministro, Najib Mikati, advirtieron a Tel Aviv contra la puesta en marcha de las operaciones de Energean para desarrollar Karish, situado en una zona en disputa, mientras que Hezbolá amenazó con el uso de la fuerza para proteger la riqueza natural de Líbano, lo que hizo temer una escalada violenta.

Funcionarios libaneses afirmaron que el asesor superior de energía y mediador de Estados Unidos, Amos Hochstein, visitará Beirut a principios de la próxima semana para relanzar las negociaciones sobre la frontera marítima indirecta, que se habían estancado debido a la reclamación del Líbano de que era necesario modificar el mapa utilizado por las Naciones Unidas en las conversaciones.

Mientras las tensiones aumentan una vez más en torno a la demarcación de las fronteras marítimas entre Israel y Líbano, Middle East Eye te explica todo lo que necesitas saber sobre la disputa.

Cronología
La disputa marítima entre Israel y Líbano se remonta a 2007, cuando un acuerdo bilateral entre Líbano y Chipre sobre la delimitación de sus fronteras marítimas dejó abierta la posibilidad de modificar una zona marítima entre Israel y Líbano.
 
Aunque Chipre ratificó el acuerdo en 2009, Líbano no lo hizo.

En 2010, Israel firmó un acuerdo de zona económica exclusiva con Chipre, adoptando las coordenadas sujetas a la enmienda dentro del acuerdo entre Chipre y Líbano como su límite norte, esbozado en su acuerdo con Nicosia.

Como resultado, la frontera marítima norte reclamada por Israel se superpuso a la sur de Líbano, creando una disputa entre los dos países, con Líbano denunciando el acuerdo como un ataque a sus derechos soberanos sobre esa zona.

Sin embargo, Israel depositó sus coordenadas en las Naciones Unidas en julio de 2011.

La disputa por los 860 kilómetros cuadrados cobró fuerza a finales de 2017, cuando Líbano firmó un acuerdo de exploración y producción de gas con un consorcio formado por la francesa Total, la italiana Eni y la rusa Novatek para los bloques 4 y 9.

La exploración del bloque 4 fue declarada inviable desde el punto de vista comercial, pero los estudios sísmicos mostraron resultados prometedores para el bloque 9, aunque solo la perforación podría confirmar la presencia de recursos de gas comercialmente viables.

Sin embargo, a pesar de estar comprometida con su acuerdo de exploración con Líbano, Total subrayó que no iniciaría las operaciones en el bloque 9 hasta que se resolviera el conflicto marítimo entre Israel y Líbano.

El yacimiento de Karish
El anuncio de Israel en junio de 2020 de su tercera ronda de licitaciones en alta mar para la exploración de petróleo y gas natural del Bloque 72, situado dentro de la zona en disputa entre las líneas 1 y 23, llevó al inicio de conversaciones indirectas con la mediación de Estados Unidos, que finalmente se estancaron.

En la actualidad, los israelíes reclaman el derecho a explotar el yacimiento de Karish porque la frontera marítima de Líbano está fijada en la Línea 23, que no se cruza con el depósito de gas.

Sin embargo, Roudi Baroudi, experto en la industria energética y director ejecutivo de Energy and Environment Holding, declaró a Middle East Eye que tanto los cálculos libaneses como los israelíes sobre la demarcación de sus fronteras marítimas eran inexactos. Baroudi dijo que tanto Líbano como Israel calcularon las coordenadas partiendo de la costa, mientras que deberían haber trazado sus líneas de delimitación desde el Punto Terminal Terrestre (PTT), definido como una línea recta perpendicular a la dirección general de la costa cerca del extremo de la frontera terrestre.

"Líbano trazó su Línea 23 partiendo del mar, a unos 60 metros de la costa. Israel la trazó a 30 metros de su costa. Estos cálculos son técnicamente erróneos. La tecnología actual ha demostrado que lo que afirma Israel no es correcto".

Disputa de la frontera marítima entre Líbano e Israel



Pero Frederic Hof, el diplomático estadounidense encargado de las mediaciones entre Israel y Líbano entre 2010 y 2012, dijo a MEE que tanto las líneas de delimitación israelíes como las libanesas eran válidas.

"Hace más de 10 años, mi equipo del Departamento de Estado de EE.UU. y yo dedicamos mucho tiempo a ver cómo se hacían esos cálculos", dijo. "Estábamos convencidos de que cada parte hizo un trabajo sistemático. Utilizaron criterios diferentes para los puntos de referencia, pero ambas líneas eran válidas."

En 2011, Hof propuso al entonces primer ministro Mikati la atribución del 55% de la zona en disputa a Líbano y el 45% a Israel. Sin embargo, tanto los funcionarios israelíes como los libaneses rechazaron la propuesta de la llamada "Línea Hof".

"Mi sensación es que si Mikati lograra aceptar la línea comprometida que propusimos, el Líbano estaría hoy cosechando decenas de miles de millones de dólares en ingresos por el gas", dijo.

Línea 29
Según los estudios realizados por el ejército libanés y avalados por la Oficina Hidrográfica del Reino Unido, Líbano podría reclamar otros 1.430 kilómetros cuadrados. La nueva delimitación, la Línea 29, irrumpiría en el yacimiento de Karish.

Sin embargo, Líbano aún no ha modificado el Decreto Nº 6433, un documento oficial emitido a las Naciones Unidas en 2011 que indica las coordenadas de la Línea 23 como frontera marítima sur del país.

Por qué el Estado libanés aún no ha modificado el decreto es una pregunta del millón para Diana Kaissy, experta en gobernanza energética y miembro del consejo asesor de la Iniciativa Libanesa de Petróleo y Gas (LOGI).

Ella dijo a MEE que cuando el presidente del parlamento, Nabih Berri, anunció las conversaciones indirectas en junio de 2020, los funcionarios libaneses decidieron continuar las negociaciones utilizando el decreto no modificado, a pesar de que los negociadores libaneses habían informado al presidente libanés sobre el estudio del ejército libanés que sugería adoptar la Línea 29 para la frontera sur del país.

"Lo realmente triste de esta situación es que seguimos utilizando el decreto que informa de la Línea 23. Nosotros, los libaneses, tenemos la culpa porque no lo hemos modificado y hemos adoptado la Línea 29", dijo Kaissy. "Seguimos sin ponernos de acuerdo sobre cuáles son nuestras fronteras marítimas".

Bloques de gas y la disputa de la frontera marítima entre Líbano e Israel


El investigador de energía Marc Ayoub dijo que el gobierno dirigido por Hassan Diab debía modificar el decreto en el verano de 2020. Sin embargo, cuando Diab dimitió tras la explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto de ese año, Aoun se negó a firmar un decreto emitido por un gobierno provisional.

Además, el presidente dijo que Líbano estaba en medio de las negociaciones con Estados Unidos y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para un paquete de recuperación económica, y para un acuerdo de electricidad con Egipto y Jordania mediado por Estados Unidos.

"El presidente Aoun apoyó inicialmente la propuesta de la Línea 29. Pero tras la formación del gobierno de Mikati en septiembre de 2021, cambió de opinión, y en una entrevista con el periódico local Al-Akhbar dijo que el límite marítimo sur correcto de Líbano es la Línea 23", dijo Ayoub a MEE.

El papel de Estados Unidos
La visita de Hochstein a Beirut en febrero de 2022 y su propuesta, que sugiere comenzar las negociaciones de Líbano a partir de la Línea 23 en lugar de la 29, podría haber llevado a los funcionarios libaneses a abstenerse de modificar el decreto, por temor a perder el apoyo de Washington en otras negociaciones.

Al mismo tiempo, sin embargo, el gobierno libanés aún no ha dado a Hochstein una respuesta sobre su propuesta.

El papel de Estados Unidos en la mediación entre Israel y Líbano pone de manifiesto la importancia del conflicto marítimo, no sólo para las dos partes implicadas, sino también para la región.

De hecho, el interés de Estados Unidos es resolver la disputa para evitar una escalada en la región.

La invasión rusa de Ucrania ya está restando energía a la política exterior estadounidense, que actualmente se centra en China.

Hof dijo a MEE que Estados Unidos está tratando de ofrecer sus buenos oficios para evitar el conflicto.

"Es una situación potencialmente peligrosa. Esto sólo podría funcionar diplomáticamente. Lo que realmente necesitan los líderes políticos de Líbano es establecer una posición clara para el Estado libanés. Esto no existe ahora mismo, y la disputa contribuye a la incertidumbre y la inestabilidad".

Una oportunidad de oro para Líbano
Según Kaissy, si Líbano resuelve rápidamente la disputa marítima con Israel, inicia las actividades de exploración y explotación de gas en su zona exclusiva y encuentra yacimientos comerciales, aún tiene tiempo para desarrollar un gasoducto.

Esto podría ser una oportunidad de oro para un país gravemente afectado por una crisis económica galopante desde 2019, dado que la Unión Europea invertirá masivamente en energías renovables, con el gas clasificado como inversión verde, tras el Green Deal y su desvinculación del gas ruso.

Para Baroudi, el gas libanés puede impulsar la economía libanesa y proporcionar a la población prestaciones sociales básicas, como la sanidad, la educación y la electricidad.

Sin embargo, Ayoub cree que la única manera de volver a las negociaciones con Israel es modificar el decreto.

"Es nuestra agua. No podemos volver a las negociaciones siendo débiles", dijo.

"Llevar la Línea 23 a las negociaciones significaría ceder parte del yacimiento de Karish a los israelíes, compartir el yacimiento de gas de Qana con Israel y reducir las áreas de los bloques 8 y 9 que pertenecen a Líbano".

La industria de exploración de gas de Israel
A diferencia de Líbano, Israel lleva décadas participando en la industria de exploración de gas. Después de depender de las importaciones durante años, Israel comenzó a producir gas natural de sus campos de gas en alta mar en 2004.

Tras el conflicto de Ucrania, Israel está renovando la exploración de gas natural en alta mar. La guerra de Ucrania ha provocado la necesidad de Europa de sustituir rápidamente su anterior suministro procedente de Rusia.

Por ello, la demanda europea ha llevado a Israel a preparar una nueva ronda de licitaciones para la exploración de gas frente a su costa mediterránea con el fin de exportar gas a Europa, a pesar de que la ministra israelí de Energía, Karine Elharrar, anunció recientemente que las exploraciones de nuevos yacimientos de gas quedarían en suspenso para centrarse en el cumplimiento de los objetivos de energías renovables.

Israel pretende duplicar su producción de gas natural hasta 40.000 millones de metros cúbicos ampliando los proyectos existentes y poniendo en marcha otros nuevos, como el yacimiento de gas de Karish, para satisfacer la demanda europea.

En este contexto, Israel quiere asegurarse el yacimiento de gas de Karish y la resolución del litigio marítimo podría ser ventajosa para Tel Aviv.

Para Hof, sería impracticable que Líbano iniciara las negociaciones reclamando partir de la Línea 29, pero mientras las negociaciones se centren en la zona disputada entre la Línea 1 y la Línea 23, ambas partes pueden encontrar una solución.

"La propuesta actual de Estados Unidos consistiría en tratar toda la zona en disputa como una sola entidad unificada. Si ambas partes están de acuerdo, una sola empresa puede explotar, y la empresa podría proporcionar ingresos a ambas partes a partes iguales", dijo. "Otra opción sería dividir el área en dos zonas económicas exclusivas según la resolución de las negociaciones".

A la pregunta de si la disputa marítima podría intensificarse, Hof dijo a MEE que este escenario no beneficia ni a Israel ni a Líbano.

"Las empresas internacionales ya están nerviosas por esta situación, y necesitan tener una sensación de certidumbre y calma política para hacer grandes inversiones en la exploración y explotación de gas", dijo.  


Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos?

  Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos? Por Richard Weyndling y Santiago González Vallejo de la campaña &qu...