jueves, 2 de junio de 2022

El impacto del ataque israelí en Gaza es similar al de las armas químicas, según un informe de Al Haq Por Bethan McKernan (Jerusalem) y Hazem Balousha (Ciudad de Gaza)


 En la primera hora, el penacho tóxico del almacén de Khudair había afectado a una zona de aproximadamente 5,7 km2, con 3.000 viviendas a su sombra. Fotografía: Al-Haq y Arquitectura Forense



El impacto del ataque israelí en Gaza es similar al de las armas químicas, según un informe de Al Haq
Por  (Jerusalem) y  (Ciudad de Gaza)
The Guardian, 30 de mayo de 2022

Los proyectiles disparados contra un almacén de productos agroquímicos crearon un penacho tóxico que ha dejado a los residentes con problemas de salud.

Un ataque aéreo israelí contra un almacén agroquímico durante la guerra del año pasado en Gaza supuso el "despliegue indirecto de armas químicas", según , que analiza el ataque y su impacto.

Los proyectiles de artillería incendiarios disparados por las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) alcanzaron el 15 de mayo del año pasado el gran almacén de Herramientas Farmacéuticas y Agrícolas de Khudair, en el norte de la Franja de Gaza, e incendiaron cientos de toneladas de pesticidas, fertilizantes, plásticos y nylons. El ataque creó una columna de humo tóxica que envolvió un área de 5,7 kilómetros cuadrados y ha dejado a los residentes locales con problemas de salud, incluyendo dos informes de abortos espontáneos, e indicios de daños ambientales.

La exhaustiva investigación, que incluyó el análisis de grabaciones de teléfonos móviles y drones y de las cámaras de seguridad, docenas de entrevistas con los residentes y el análisis de expertos en municiones y dinámica de fluidos, utilizó la modelización en 3D del almacén para determinar las circunstancias del ataque.

Se trata de la primera publicación de la recién creada unidad de investigación de arquitectura forense de la ONG palestina de derechos humanos Al-Haq, una colaboración inédita en Oriente Medio con Forensic Architecture, una agencia de investigación con sede en Goldsmiths, Universidad de Londres, que realiza análisis espaciales y de medios de comunicación para ONG y trabajos en casos internacionales de derechos humanos.

Los expertos jurídicos concluyeron a partir de los resultados de Al-Haq que, si bien en el bombardeo se utilizaron armas convencionales, "el bombardeo del almacén, con conocimiento de la presencia de sustancias químicas tóxicas almacenadas en él, equivale a la utilización de armas químicas por medios indirectos. Tales actos están claramente prohibidos... y son perseguibles en virtud del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional".

Se cita a Chris Cobb-Smith, experto en municiones: "No hay ninguna justificación militar para que [los proyectiles de humo avanzados] se utilicen aquí. Es intrínsecamente impreciso e inadecuado para su uso en un entorno urbano".

Doscientas cincuenta y seis personas en Gaza y 14 en Israel murieron en la guerra de 11 días del pasado mes de mayo entre Israel y Hamás, el grupo militante palestino que controla la franja asediada. Al-Haq dijo que el ataque contra el almacén de Khudair fue el primero de una serie de ataques dirigidos deliberadamente contra la infraestructura económica e industrial de Gaza, con otra media docena de fábricas y almacenes bombardeados sistemáticamente.

La Corte Penal Internacional (CPI) abrió en 2019 una investigación sobre los crímenes de guerra presuntamente cometidos por las fuerzas israelíes y los militantes palestinos en territorio palestino. Israel disputa la jurisdicción de la CPI.

Las FDI dijeron en un comunicado que, en respuesta a la embestida de los ataques de Hamás, Israel había "llevado a cabo una serie de ataques contra objetivos militares legítimos en la Franja de Gaza" el año pasado, que en Israel se conoce como Operación Guardián de los Muros.

"Las FDI toman todas las precauciones posibles para evitar dañar a los civiles durante la actividad operativa", dijo un portavoz, añadiendo que "el evento en cuestión" estaba siendo investigado de forma interna por las FDI "para examinar si hubo alguna desviación de las normas obligatorias y hacer los ajustes necesarios sobre la base de las lecciones aprendidas".

Israa Khudair, de 20 años, que vive con su marido y sus dos hijos a 40 metros del emplazamiento del almacén de productos agroquímicos, sufrió un aborto en el quinto mes de su embarazo, ocho semanas después del ataque.

"Durante meses el olor era insoportable, como el de un motor de coche mezclado con aceite quemado, aguas residuales y gas de cocina, así que, por supuesto, sabíamos que podía ser perjudicial", dijo su marido, Ihab, de 26 años.

"Desde entonces he tenido erupciones en la piel y también la mayoría de la gente de aquí. Lavamos la casa y los muebles cinco veces, pero el olor permaneció. Era como un aceite en las paredes... finalmente en el invierno la lluvia arrastró gran parte de los escombros del almacén.

"Ahora estamos preocupados por nuestra salud. Uno de mis primos, que sólo tiene 19 años, y mi tía también, tuvieron cáncer hace poco y creemos que está relacionado con lo que pasó aquí".

Los combates del año pasado fueron la tercera ronda de conflicto a gran escala entre el Estado israelí y Hamás desde que el grupo se hizo con el control de Gaza en 2007, tras lo cual Israel y Egipto impusieron un bloqueo punitivo. Desde entonces, las infraestructuras de agua, alcantarillado y electricidad de la Franja prácticamente se han colapsado, dejando a los 2 millones de residentes de Gaza luchando para hacer frente a los crecientes niveles de contaminación del aire, el suelo y el agua.

Al-Haq, que opera en Gaza y Cisjordania, también ha sido objeto de ataques por parte de las autoridades israelíes: el año pasado, la ONG fue una de las seis principales organizaciones de la sociedad civil y de derechos humanos que trabajan en los territorios palestinos ocupados, designada como organización terrorista. La decisión ha sido ampliamente condenada por la ONU, los gobiernos occidentales y destacadas organizaciones internacionales como Amnistía Internacional.

Rula Shadeed, directora del departamento de seguimiento y documentación de Al-Haq, dijo en un comunicado: "Sin nuestra documentación profesional basada en las normas legales [los palestinos] no pueden pedir responsabilidades y justicia. La introducción de nuevas metodologías para mejorar y complementar la documentación estándar y la presentación de nuestro trabajo es muy crucial.

"Estamos muy orgullosos de que, a pesar de los ataques ilegales y de los tiempos difíciles a los que se enfrenta la sociedad civil palestina, todavía consigamos continuar y avanzar en nuestro trabajo, debido a nuestra firme creencia en la importancia de exponer las violaciones contra nuestro pueblo y de hacer que los autores rindan cuentas".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos?

  Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos? Por Richard Weyndling y Santiago González Vallejo de la campaña &qu...