jueves, 31 de marzo de 2022

Entrevista a Omar Barghouti, cofundador de la Campaña BDS, por Adam Shapiro, Director de Abogacía de Israel-Palestina en DAWN.

"Nuestro momento sudafricano". Omar Barghouti sobre el futuro del movimiento BDS
Entrevista a Omar Barghouti, cofundador de la Campaña BDS, por , Director de Abogacía de Israel-Palestina en DAWN.
DAWN, 24 de marzo de 2022

Más allá del campo de batalla en Ucrania, la respuesta internacional a la invasión rusa se ha movido con una velocidad y un alcance sin precedentes, desde las amplias sanciones al gobierno ruso hasta la desinversión de grandes empresas en Rusia y el boicot a los productos rusos. Pero para destacados activistas palestinos como Omar Barghouti, "la flagrante hipocresía de Occidente" es inevitable.

"Estos actos han echado por tierra todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia", afirma en una entrevista con Democracy in Exile, en referencia al movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones que cofundó en 2005. El movimiento BDS, que comenzó entre la sociedad civil palestina y ha crecido hasta convertirse en una campaña solidaria internacional, pretende ejercer presión económica y política sobre Israel para que ponga fin a su ocupación del territorio palestino, de forma similar a los boicots, desinversiones y sanciones internacionales que aislaron al gobierno del apartheid en Sudáfrica y ayudaron a acabar con ese sistema racista.

La hipocresía es evidente también en las docenas de leyes estatales y otras medidas en Estados Unidos que apuntan al boicot de Israel, incluso en el Congreso. Barghouti, que también es miembro del comité fundador de la Campaña Palestina para el Boicot Académico y Cultural a Israel, dice que los palestinos "empatizan con los millones de ucranianos, especialmente los refugiados". Pero los boicots a todo lo ruso, advierte, corren el riesgo de castigar a personas que no están involucradas en la guerra de Rusia, basándose sólo en su identidad. "El BDS apunta a la complicidad, no a la identidad", dice. "Cuando se ataca a una persona porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales".

La siguiente transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad y extensión.

Antes de pasar a la historia del BDS, creo que es importante hablar de lo que está ocurriendo ahora mismo sobre el terreno en Israel y Palestina, ya que ciertamente parece que ha habido una escalada, si es que esa es una forma adecuada de decirlo, de ataques contra los palestinos en los últimos meses, incluso año, incluyendo desalojos, demoliciones de casas, expropiación de tierras, asesinatos, incluso de niños, redadas nocturnas y redadas contra estudiantes e instituciones educativas. ¿Qué está pasando y por qué cree que parece haber un aumento de la violencia contra los palestinos desde el pasado mes de mayo?

Sí, efectivamente. El régimen israelí de ocupación militar, colonialismo de colonos y apartheid se siente más invencible que nunca, hasta el punto de que, como ha dicho, su ejército está matando a niños palestinos a plena luz del día con total impunidad. Pero estos crímenes de guerra no son nuevos para Israel. La Gran Marcha del Retorno en Gaza en 2018 -decenas y decenas y decenas de palestinos fueron disparados, a veces a muy corta distancia sin presentar ninguna amenaza para nadie, según el derecho internacional. Su asesinato y sus heridas constituyeron definitivamente crímenes de guerra en su momento. Pero Israel se salió con la suya.

El régimen de Israel siempre ha utilizado este nivel de violencia espantosa contra los palestinos desde el establecimiento de Israel durante la Nakba en 1948, perpetrando masacres, limpieza étnica, violaciones y saqueos contra los palestinos indígenas. Esta violencia colonial ha sido una característica del régimen de opresión de Israel, no un error, no una aberración. Lo que ha cambiado, hasta cierto punto en los últimos años, es el aumento relativo de la influencia de Israel y el aumento relativo de la influencia del lobby israelí en Estados Unidos y en la mayor parte de Europa, lo que garantiza la total impunidad de sus crímenes. Israel ha garantizado que puede salirse con la suya, literalmente, con sus crímenes, con la construcción de asentamientos, con las demoliciones de viviendas en Sheikh Jarrah, con la limpieza étnica progresiva de la población, etcétera. Puede salirse con la suya porque se ha asegurado un cierto nivel de influencia y un cierto nivel de convergencia de intereses con las potencias imperiales de Occidente.

Pero la sombra del "muro de hierro" de Jabotinsky sigue planeando sobre Israel y su proyecto sionista. En 1923, Ze'ev Jabotinsky, un destacado líder sionista, teorizó sobre la necesidad de establecer una especie de muro mental en la mente colectiva de los palestinos. Escribió: "Toda población nativa del mundo se resiste a los colonos mientras tenga la más mínima esperanza de poder librarse del peligro de ser colonizada. La colonización sionista debe detenerse o, de lo contrario, seguir adelante sin tener en cuenta a la población nativa". En primer lugar, es curioso que los primeros sionistas fueran muy honestos. Ellos son colonos y nosotros somos la población nativa; ahí no había ninguna ambigüedad. Jabotinsky recomendó un "muro de hierro" para colonizar nuestras mentes indígenas con la desesperanza de que es totalmente inútil tratar de resistir este poder hegemónico del Israel sionista.

Respaldado por Estados Unidos y Europa, Israel ha construido no sólo este "muro de hierro" -intenta construirlo todo el tiempo- sino que también ha construido muros de hormigón, obviamente, y ha empleado una violencia extrema contra nosotros precisamente para grabar en nuestra conciencia colectiva la inutilidad de resistirse a su hegemonía colonial y a su sistema de apartheid. Eso es lo que ocurre sobre el terreno. No es sólo el horror diario, los crímenes diarios. Es la impunidad que hay detrás de esos crímenes y que permite que continúen sin ninguna medida punitiva.

Esto es un buen punto de partida para la siguiente pregunta, que es que debido a la invasión rusa de Ucrania, se ha prestado más atención que nunca a las tácticas de boicot, desinversión y sanciones. Y parte de esa atención, al menos en las redes sociales y en los medios de comunicación más progresistas, así como por parte de un sorprendente número de figuras políticas en Europa, digamos, ha sido señalar la total hipocresía del apoyo al BDS con respecto a las acciones de Rusia en Ucrania, y la criminalización del BDS cuando se trata de las acciones de Israel en Palestina. ¿Cómo ve esta dinámica tanto a corto como a largo plazo?

En primer lugar, los palestinos observan con empatía el sufrimiento de millones de ucranianos que se enfrentan a esta guerra ilegal, a esta invasión ilegal rusa, que viola la Carta de la ONU. Empatizamos con los millones de ucranianos, especialmente con los refugiados. Los palestinos sabemos muy bien, por nuestra historia, lo que significa ahora para millones de personas. Entonces, [en 1948], eran cientos de miles de palestinos. Pero en proporción, era la mayoría de los palestinos los que tenían que abandonar su patria. Por supuesto, circunstancias muy diferentes en ambos casos. Pero es importante señalar esto.

Además de la flagrante hipocresía de Occidente, la rapidez con la que todas las organizaciones culturales, académicas y políticas, así como las deportivas, las empresas y los parlamentos, han impuesto boicots generales y sanciones amplias contra Rusia e incluso contra los rusos de a pie, sólo unos días después de la invasión de Ucrania, envía un mensaje muy claro y racista a los palestinos, yemeníes, iraquíes, afganos, latinoamericanos, africanos... a muchos, muchos pueblos de todo el Sur Global, de que nuestras vidas y nuestros derechos como gente de color no cuentan a los ojos del Occidente imperial. Es un mensaje claramente racista. Irónicamente, estos actos por parte de los Estados e instituciones y universidades occidentales, etc., y las declaraciones que los justifican -horrorosamente rusofóbicas, realmente aterradoras, que apuntan a los rusos sobre la base de su identidad y su discurso político, no sobre la base de su complicidad real en cualquier crimen-, hacen que todas estas medidas sean muy diferentes. Son completamente antitéticas al principio ético del movimiento BDS, que es que el BDS apunta a la complicidad, no a la identidad. Y este es un punto muy importante que hay que mencionar.

Nunca hemos llamado a atacar a nadie por su identidad. Sólo hemos pedido boicots contra instituciones, no contra individuos. Y cuando se ataca a un individuo porque representa a una institución cómplice -una institución que forma parte del sistema de apartheid de Israel- nunca se basa en la identidad. Se basa en la complicidad real demostrada. Así que observamos con horror no sólo lo que les ocurre a los ucranianos, sino lo que ocurre con esas medidas que se imponen a los rusos normales. Ni siquiera los genios rusos que murieron hace más de 100 años, como Dostoyevski y Tchaikovsky, se han librado de esos locos y salvajes boicots occidentales.

Pero estos actos ya han echado por tierra, de hecho, todas las excusas contra el BDS propagadas por Israel y sus apologistas antipalestinos en Occidente durante los últimos 17 años para intentar frustrar nuestros llamamientos a la responsabilidad y la justicia. Como dijo Ali Farag, campeón mundial egipcio de squash, hace sólo un par de días: "Nunca se nos ha permitido hablar de política en el deporte, pero de repente se permite. Espero que la gente se fije también en la opresión en todo el mundo. Los palestinos han pasado por eso durante los últimos 74 años, pero supongo que como no encaja en la narrativa de los medios de comunicación de Occidente, no podíamos hablar de ello. Así que ahora podemos hablar de Ucrania, podemos hablar de Palestina".

Lo que ocurre básicamente es que, de repente, nada está por encima de la política. El arte, la literatura, el cine, el mundo académico, el deporte, todos los aspectos de la cultura ya no están "por encima de la política", como nos decían durante años y años y años. ¿Y qué dirán esas mismas instituciones y figuras culturales e incluso los parlamentos cuando volvamos a ellos con nuestras demandas de BDS contra un régimen de ocupación y apartheid que lleva 74 años, no tres semanas?



Como hemos visto aquí, en Estados Unidos, donde resido, varios estados han pasado a criminalizar el BDS cuando se dirige a Israel, aunque algunos tribunales han anulado parte de esa legislación. En Alemania, por ejemplo, las leyes son aún más restrictivas y el país ha pasado a adoptar la definición de trabajo de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto. Pero también vemos cada vez más entidades que apoyan y respaldan el llamamiento palestino al boicot, la desinversión y las sanciones, incluso en el ámbito académico y cultural. Desde su punto de vista, ¿Cómo vería el estado actual de la lucha por utilizar el BDS para aislar a Israel y lograr cierta medida de justicia?

Todas estas legislaciones estatales en Estados Unidos y algunos gobiernos occidentales en Europa aún no han criminalizado el BDS, aunque Francia estuvo muy cerca y el Reino Unido está tratando de llegar a ello. Pero ciertamente lo han demonizado y han penalizado el activismo de BDS, eso es seguro. El parlamento alemán emitió una declaración que básicamente desprestigiaba al movimiento BDS. Los órganos legislativos de Estados Unidos fueron mucho más lejos que Alemania, aprobando leyes que dicen básicamente que no apoyaré ningún boicot al Estado de Israel o a cualquier territorio bajo control de Israel, es decir, a los territorios ocupados. No se puede boicotear a una empresa sólo porque opere ilegalmente en los territorios ocupados, porque eso también se considera, entre comillas, Israel. Tienes que firmar que no apoyarás el boicot a Israel para conseguir un contrato con el Estado de Texas o Arizona o Mississippi o Nueva York o California. Es absolutamente maccartista, absolutamente racista contra los palestinos, absolutamente represivo de la libertad de expresión y de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

Sin embargo, como usted ha dicho, hemos ganado varios casos en los tribunales federales contra esas medidas maccartistas. La Unión Americana de Libertades Civiles, el Centro de Derechos Constitucionales, Palestine Legal y varias organizaciones que defienden los derechos de los árabes y musulmanes estadounidenses han ganado casos en los tribunales contra esas medidas represivas. Los israelíes no tienen reparos en admitir que fue el gobierno israelí el que indujo toda esta legislación anti-BDS en Estados Unidos, lo que por supuesto no les resulta difícil de hacer. El objetivo principal era tener un efecto escalofriante que hiciera que todo el mundo se lo pensara dos veces antes de salir a apoyar los derechos de los palestinos, y mucho menos el BDS.

Pero el resultado que vemos sobre el terreno es un crecimiento masivo del apoyo a los derechos palestinos e incluso al BDS. Y esto no es sólo en las organizaciones estudiantiles progresistas -decenas de ellas en todos los campus, decenas de campus en todo Estados Unidos, incluyendo las universidades más grandes. Sino también en las iglesias y en los movimientos por la justicia racial. El Movimiento por las Vidas Negras [Black Lives], la justicia social, la justicia de género, los grupos de derechos LGBTQI, las asociaciones de mujeres, las iglesias. Incluso en Hollywood y en la industria de la moda, estamos viendo cómo aumenta el apoyo al boicot cultural a Israel, lo cual es realmente sorprendente. Hace tres años, habría sido impensable que en 2021-22 llegáramos a este nivel. Incluso el BDS se debate abiertamente en el Congreso de Estados Unidos, y en los parlamentos europeos. Sin embargo, es este nivel de toma de decisiones, si se quiere, donde nuestro impacto tardará más en alcanzar un punto de inflexión.

Nos estamos acercando, sin duda. Pero los que participamos en la lucha sudafricana contra el apartheid, como es mi caso, recordamos bien el tiempo que se tardó en conseguir que el Congreso se despertara y oliera la moral, para poner fin a su complicidad con el apartheid. Y la influencia de Sudáfrica en el Congreso era insignificante si se compara con la de Israel y sus diversos grupos de presión en la actualidad. Sin embargo, el actual gobierno de extrema derecha de Israel ha asignado, hace apenas unas semanas, recursos adicionales para luchar contra el BDS: servicios de inteligencia, propaganda, etc., para luchar contra el BDS. Y han relanzado la fallida campaña anti-BDS de la era Netanyahu llamada "Honda de Salomón", rebautizada como "Concierto", con un presupuesto masivo de decenas de millones de dólares para los próximos años. El AIPAC [la organización pro sionista estadounidense] sigue considerando el BDS como uno de sus cinco principales objetivos en su trabajo en Estados Unidos. Claramente, ellos -y no sólo nosotros- ven la escritura en la pared, que nuestro momento sudafricano se acerca.

Una de las tácticas que se utilizan ahora para intentar frenar las críticas a Israel, pero también para atacar el BDS, es el despliegue formal de la definición de antisemitismo de la IHRA -ya sea por medios legislativos o por otros procedimientos, administrativamente- para frenar las críticas a Israel, para frenar los esfuerzos del BDS. ¿Es esto algo que le preocupa como otro nivel de ataque?

Sí, absolutamente. Es extremadamente preocupante. La definición de antisemitismo de la IHRA es fraudulenta. Es racista contra los palestinos y es maccartista en su grado de represión antidemocrática. Está diseñada para silenciarnos, para silenciar la defensa de los derechos de los palestinos, para silenciar la defensa de la narración de la historia de Palestina y de la Nakba, y para prohibir, no sólo demonizar, la creciente designación de Israel como Estado de apartheid con las consecuencias que siguen a una designación de tanto peso en términos de sanciones selectivas, estatus de paria, etc. Además, la definición de la IHRA, como han dicho grupos judíos progresistas como Jewish Voice for Peace en Estados Unidos, Independent Jewish Voices en Canadá y otros, socava significativamente la lucha contra el antisemitismo real, el fanatismo, la discriminación y el odio antisemitas reales, al confundir la oposición al régimen de colonización y apartheid de Israel y sus crímenes de guerra contra los pueblos indígenas de Palestina, por un lado, con el racismo antisemita, por otro. Esta definición equipara efectivamente a los judíos con Israel, implicando a los primeros en los crímenes de los segundos, y avivando así las llamas del verdadero antisemitismo, del verdadero racismo antijudío. Por encima de todo, la definición de la IHRA, incluso como admite hoy su principal autor, cuando se despliega como una ley o una política por parte de una institución, una universidad, un parlamento, una legislatura estatal, etc., puede conducir a la supresión de la libertad de expresión, como estamos viendo, y a la violación de los derechos cívicos y democráticos básicos.

Por eso deben oponerse a ello todos los progresistas, incluso todos los liberales que se preocupan por sus libertades y sus derechos. Las legislaturas estatales, por cierto, que han aprobado leyes anti-BDS a petición de Israel y su lobby están utilizando ahora las mismas estructuras McCarthyitas de represión para aprobar leyes que prohíben la desinversión en combustibles fósiles, o que prohíben los abortos legales. Personalmente, he advertido exactamente de esto, hace años, durante una de mis giras de conferencias en Estados Unidos, mucho antes de que Trump prohibiera mi entrada. Si la gente cree que este maccartismo se detendrá en la supresión del discurso sobre Palestina y el BDS, están muy equivocados. Al igual que la primera iteración, este McCarthyismo 2.0 irá tras cada movimiento de justicia que la mayoría conservadora, ayudada por liberales sin carácter en algunas instituciones, pueda pasar. Todo el mundo debería estar preocupado por esto, no sólo los palestinos, no sólo los del movimiento de solidaridad.

En los últimos 12 a 18 meses, hemos visto una serie de informes de organizaciones de derechos humanos, tanto palestinas como israelíes y ahora internacionales, que yo llamo de apartheid. Aparte de confirmar el análisis que hizo el movimiento BDS cuando lanzó su llamamiento al boicot hace años, ¿Cuál cree que ha sido o será el impacto de estos informes para el movimiento BDS?

Es un impacto gradual; es demasiado pronto para decirlo. Pero, en general, creemos que estos informes del último año, más o menos, ya nos han acercado significativamente a lo que he llamado nuestro momento sudafricano. Básicamente, han introducido en el debate general que Israel no es sólo un Estado, un Estado normal, que comete algunas violaciones aquí y allá, que invade Gaza cada pocos años, que comete una masacre aquí o allá. No, está construido sobre el apartheid. Sus pilares son los del apartheid y el colonialismo de los colonos. Y, por tanto, hay que abordar el sistema en sí mismo, no sólo algunos síntomas del problema. Es todo el régimen de ocupación, de colonos-colonialismo y de apartheid de Israel.

El análisis del apartheid es extremadamente importante, porque a diferencia del colonialismo, a diferencia de la ocupación, es un crimen contra la humanidad muy claramente definido en el derecho internacional. Y tenemos la experiencia sudafricana como patrón de oro de cómo debe tratarse el apartheid. Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Estamos escuchando algunas voces ultrarradicales que dicen: "¿A quién le importa el apartheid? Suaviza lo que Israel está haciendo a los palestinos". En primer lugar, eso es absolutamente falso. En segundo lugar, en el movimiento BDS, nunca hemos dicho sólo apartheid. Siempre hemos dicho colonos-colonialismo, ocupación y apartheid. Pero a pesar de ello, los que aún no lo entienden necesitan leer más sobre lo que significa que un país sea designado como un estado de apartheid. Cuando esto se convierta en un consenso, será muy difícil para los animadores antipalestinos del apartheid israelí defender los miles y miles de millones de dólares que, por ejemplo, se gastan en el ejército israelí cada año. Será muy difícil defender que Israel forme parte del enorme proyecto de investigación académica europeo, Horizon, con cientos de millones de dólares que alimentan las instituciones académicas de Israel, que son un pilar en el apartheid israelí. Será mucho, mucho más difícil.

Por eso Israel está aterrorizado por esta designación. Y es por eso que el movimiento BDS ha estado impulsando este análisis del apartheid desde el primer día. Desde el principio del movimiento BDS, hemos impulsado el análisis del apartheid porque conlleva costes reales, con medidas punitivas reales en términos de sanciones obligatorias, sanciones legales y específicas para desmantelar el sistema de apartheid. Y eso es lo importante de esos informes. Hacen que esto se convierta en algo mucho más habitual.

En festivales de arte y cultura celebrados recientemente en Australia y Sudáfrica, artistas y productores culturales apoyaron el llamamiento al BDS boicoteando estos eventos. ¿Qué importancia tienen este tipo de incidentes y la atención que reciben? ¿Y qué otros momentos clave ha habido recientemente para el movimiento BDS, desde su perspectiva?

De Sudáfrica, lo esperábamos. Es decir, tenemos un apoyo total de la sociedad sudafricana, un apoyo masivo del CNA y de los sindicatos y de los movimientos progresistas y de los movimientos de los sin tierra, de los agricultores, de los estudiantes, de los académicos, de los artistas. Es decir, un apoyo masivo, masivo. No hay ningún país como Sudáfrica en el que se apoye el BDS, no sólo por los derechos de los palestinos. ¿Pero Sydney? Fue una sorpresa. En el Festival de Sídney, el nivel de apoyo de los artistas de todo el espectro fue más que inspirador, especialmente el de los artistas indígenas de Australia. Como movimiento de los pueblos indígenas, apreciamos profundamente esta solidaridad mutua, esta solidaridad interseccional con los grupos indígenas.

Blanquear el apartheid israelí y sus brutalidades diarias contra los palestinos se está convirtiendo en un verdadero reto, incluso para los muy bien engrasados grupos de presión de Israel, no sólo en Australia y Sudáfrica, sino también en Estados Unidos, Europa, Asia del Sur y América Latina. No estoy hablando del nivel de toma de decisiones. Como he dicho, la complicidad allí es horrenda. La hipocresía en ese ámbito es espantosa. Estoy hablando de blanquear el apartheid israelí a nivel de las bases, a nivel de la intelligentsia. Desde el "pinkwashing" hasta el "greenwashing", pasando por el "artwashing" y el "sportswashing" del apartheid, Israel necesita un gran lavado. Y ha gastado enormes sumas de dinero y ha asignado enormes recursos humanos para encubrir, desviar la atención y normalizar los horrores cotidianos de Israel contra los palestinos. Pero no funciona.

La gente lo entiende. La gente ve esas masacres, esos horrores en la televisión. La gente lo lee en las redes sociales, aunque la CNN y la BBC y el New York Times lo censuren, como ha hecho vergonzosamente el New York Times con el informe de Amnistía Internacional sobre el apartheid. Ya no controlan esa narrativa. Los activistas palestinos de a pie en el Negev, en Jerusalén y en Sheikh Jarrah y Ramallah, en Haifa y Acre, están saliendo todos los días con sus teléfonos, grabando sus mensajes, y sus mensajes se están haciendo virales y llegan a las torres de marfil de Hollywood, no sólo a los sindicatos de Sudáfrica y al movimiento progresista de Brasil e India y el mundo árabe. No, está llegando incluso a la industria de la moda, los deportes, la industria musical. Está llegando. El New York Times puede censurar todo lo que quiera, pero estamos haciendo llegar nuestro mensaje a la gente. Y ninguna cantidad de lavado ayudará a Israel a encubrir sus brutalidades masivas, su régimen de opresión contra los palestinos, para la gente no sólo en el Sur Global, sino también cada vez más en el Norte Global.

De cara al futuro, ha mencionado los puntos de inflexión. ¿Dónde estará el punto de inflexión cuando se trate de hacer retroceder, deshacer y desmantelar la ocupación y este régimen de apartheid? Ya sea a corto o a largo plazo, ¿Cuál cree que será ese punto de inflexión?

Antes de hablar del punto de inflexión, un factor que mencioné de pasada pero que quiero destacar es que no podríamos haber llegado a este punto en términos de influencia creciente, de impacto creciente a nivel de base, a nivel institucional, sin el momento de Black Lives Matter que estamos viviendo, sin los enormes esfuerzos del movimiento de justicia liderado por los negros, el movimiento abolicionista, el movimiento de reparaciones en Estados Unidos y en otros lugares. Sin sus heroicos esfuerzos que se han llevado a cabo durante los últimos dos años, no podríamos haber llegado a este nivel. Y esto se aplica a muchos movimientos de justicia, por cierto. Este movimiento BLM ha beneficiado a muchos grupos de justicia en todo el mundo. Nos ha abierto las puertas para que podamos contar nuestra narrativa, contar nuestra historia, y la gente tiene que escuchar. En lugar de que se hable de nosotros, ahora se nos habla y se nos escucha, y eso es bastante nuevo para nosotros, los palestinos en particular. Hemos dejado de lado a los guardianes que solían hablar en nuestro nombre. Hablamos por nosotros mismos.

El punto de inflexión, tal y como yo lo veo, sería la inclusión de la demanda de poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel. La forma más importante de complicidad en el régimen de colonización y apartheid de Israel es la financiación y el apoyo de Estados Unidos a este régimen. Así que poner fin a la financiación militar de Estados Unidos a Israel constituiría sin duda un enorme punto de inflexión. Y esto llegará cuando la amplia coalición progresista interseccional que está creciendo en Estados Unidos -y el BDS es una parte integral de esta coalición-, cuando esta gran coalición por la justicia en todas sus formas tenga suficiente poder para hacer que los políticos escuchen y den un giro de 180 grados sobre los derechos de los palestinos. Entonces alcanzaremos ese punto de inflexión.

 Base de datos sobre la venta de armamento israelí


Israel exporta armas y equipos militares a unos 130 países de todo el mundo. 

La base de datos ha sido recopilada por el Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) contiene 48 países y seguirá actualizándose regularmente.

El Comité de Servicio de los Amigos Americanos (AFSC) no asume ninguna responsabilidad legal por la información obsoleta, incorrecta o incompleta incluida en este sitio web.

Los diez primeros importadores de armamento israelí son, por este orden, India, Estados Unidos, Turquía. Alemania, Azerbaiján. Vietnam, Colombia, Sri Lanka, Corea del Sur e Italia


miércoles, 30 de marzo de 2022

Los Teatros del Canal contrata a una compañía israelí que participa en la ocupación de los Altos del Golán sirios


 Los Teatros del Canal contrata a una compañía israelí que participa en la ocupación de los Altos del Golán sirios 

 

El Comité de Solidaridad con la Causa Árabe ha pedido a la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid y a los Teatros del Canal que cancele las actuaciones de la compañía israelí Kibbutz Contemporary Dance y que se tenga el mismo trato que se tiene con otros Estados y agentes que invadan territorios y conculcan el derecho internacional. 

 

A través de diversas comunicaciones entre el Comité de Solidaridad de la Causa Árabe y la dirección de los Teatros del Canal, por medio de correos electrónicos, se ha planteado la necesidad de coherencia en la defensa del derecho internacional y no contratar a agentes que participan en la ocupación de Territorios que no le pertenecen, según el derecho internacional. Se adjunta el correo inicial del CSCA a los Teatros del Canal. 

 

Por su parte, la dirección de los Teatros del Canal no entra en el fondo del problema y, sin dar respuesta a la necesidad de defender el derecho internacional y obviando el doble estándar entre unas ocupaciones u otra, rechaza la cancelación. Adjuntamos su respuesta. 

 

Correo del CSCA a la dirección de los Teatros del Canal: 

Estimados Señores:  

Observo que han contratado a la compañía israelí Kibbutz Contemporary Dance Company. 

Esta compañía, en su página web, https://www.kcdc.co.il/en/ dice "The company's base in the 'Oasis in the Galilee' at the International Dance Village in the historic Western Galilee of northern Israel is also home to its main company, its second company (KCDC 2), the 5-month international Dance Journey study abroad dance program and the annual 2-week, 4-week, and 6-week Kibbutz Summer Intensive in Israel for high school and university age dance students from across the world." 

  

Si se busca "Oasis in the Galilea" en google map, por ejemplo, se puede comprobar que está situado en los 'Altos del Golán', territorio ocupado por el Ejército israelí en 1967. Esto significa que esa compañía se ha establecido en Territorio Ocupado donde sus originarios habitantes sirios han sido desplazados, expropiados. Ha habido, como se demuestra por esta compañía desplazamiento de población de la potencia ocupante a territorio ocupado, prohibido por la IV Convención de Ginebra. 

Correo de la dirección de los Teatros del Canal al CSCA: 

Estimado señor, 

 

La Kibbutz Contemporary Dance Company, actualmente dirigida por el coreógrafo Rami Be’eer, es una de las compañías más importantes de la danza contemporánea en el mundo y sus espectáculos han sido programados por numerosos países atendiendo a su excelencia artística. Esta calidad artística es la que ha llevado este año a Madrid en Danza a incluirla en su programación. De hecho, en próximas fechas está prevista su presencia en Alemania, República Checa y, de nuevo, en España. Y anteriormente ha representados sus espectáculos en Canadá, Rumanía, China, Chipre, Francia, Polonia o Corea del Sur, Italia y, dentro de España, en festivales de Barcelona y Sevilla. 

 

Atentamente,  

Teatros del Canal 



CSCA
Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

CONCENTRACIÓN CON OFRENDA FLORAL EN GIJÓN POR EL DÍA DE LA TIERRA PALESTINA 2022

Ofrenda floral en el olivo plantado en la Plaza Sara Suárez Solís, Montevil, Gijón y lectura del manifiesto sobre el Día de la Tierra Palestina Acto convocado por el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y la Coordinadora Asturiana de ONGs y con el apoyo de diversas organizaciones sociales, así como con la música de la Charanga Ventolín, solidaria como siempre.




 












Amnistía Internacional: El apartheid israelí contra la población palestina

 Amnistía Internacional: El apartheid israelí contra la población palestina

 

martes, 29 de marzo de 2022

'La verdad está con Mohammad': el escandaloso juicio de Israel contra Mohammad El Halabi Por Michael Omer-Man, Director de Investigación para Israel-Palestina en DAWN.


 'La verdad está con Mohammad': el escandaloso juicio de Israel contra Mohammad El Halabi 

Por Director de Investigación para Israel-Palestina en DAWN.


Cuando el Shin Bet, el servicio de seguridad interna de Israel, arrestó a Mohammad El Halabi en junio de 2016, lo mantuvo incomunicado durante semanas, negándole el acceso a un abogado y dejando a su familia, amigos y colegas sin ninguna información sobre su destino o paradero. Cuando los funcionarios de seguridad israelíes finalmente anunciaron su arresto casi dos meses después, acusaron a Halabi, el jefe de la oficina en la Franja de Gaza de World Vision, una importante organización de ayuda cristiana, de desviar decenas de millones de dólares al grupo militante palestino Hamas, el gobernante. autoridad en Gaza.

Ahora, casi seis años después, Halabi sigue en prisión preventiva, aunque aún no ha sido condenado por ningún delito. Su detención se ha prolongado tanto que, incluso bajo la ley israelí, la Corte Suprema debe extenderla cada tres meses. Esta semana, la Corte Suprema celebró una audiencia sobre el 23 de dicha solicitud. Según los abogados de Halabi, su prisión preventiva es la más larga de la historia de Israel. (Por otra parte, Israel comúnmente mantiene a los palestinos en detención administrativa, lo que equivale a encarcelamiento sin siquiera la pretensión de acusación o juicio).

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha expresado serias preocupaciones sobre el caso de Halabi, incluido el "trato que puede equivaler a tortura", la detención arbitraria y la falta de un juicio justo, en parte debido a que los fiscales israelíes se basaron en pruebas secretas y diligencias cerradas.

Si bien las autoridades israelíes no tuvieron problemas para hacer públicamente acusaciones detalladas contra Halabi cuando fue arrestado por primera vez hace casi seis años, el caso penal en su contra, incluida cualquier evidencia que los fiscales puedan tener, se ha mantenido casi en secreto. El tribunal no ha permitido que observadores de la ONU, diplomáticos, funcionarios de World Vision o el público asistan a las partes sustantivas de su juicio de varios años. El tribunal tampoco ha permitido que observadores, diplomáticos o funcionarios vean los documentos del juicio, a pesar de las irregularidades de estos procedimientos legales.

Aunque Halabi es de la Franja de Gaza y no es ciudadano ni residente israelí, los cargos en su contra incluyen de alguna manera traición, un delito capital según la ley israelí.

LOS ABOGADOS DE HALABI, MAHER HANNA Y JONATHAN KUTTAB, DICEN QUE SE LES PERMITIÓ VER LA EVIDENCIA SECRETA DE ISRAEL. SI BIEN NO SE LES PERMITE DESCRIBIRLO, INSISTEN EN QUE SU CAPACIDAD DE PERSUASIÓN ES "VERGONZOSA".

Hanna habló con DAWN luego de la última audiencia en la Corte Suprema sobre la continuación de la prisión preventiva de su cliente. En la audiencia, Hanna y Kuttab ofrecieron pagar la seguridad privada, el control electrónico y la vigilancia las 24 horas si se concedía la libertad bajo fianza a su cliente, a lo que el estado se opuso en el tribunal.

Lo más convincente es que señalaron que los fiscales israelíes en realidad no tienen ningún problema con la liberación de Halabi. En numerosas coyunturas en los últimos cuatro años, Israel ha ofrecido a Halabi acuerdos de culpabilidad que le habrían dejado salir libre a tiempo cumplido si hubiera admitido su culpabilidad. Por principio, se ha negado obstinadamente.

La Corte Suprema de Israel aún tiene que tomar una decisión sobre si prolongar la detención de Halabi por 23ª vez. Se espera que el juez dicte su decisión la próxima semana. El tribunal de primera instancia que conoció de la causa penal no ha dado ninguna indicación de cuándo podrá emitir un veredicto.

Por escandaloso que pueda ser el juicio de Halabi, por cómo ha llevado el sistema legal israelí hasta los límites de la credulidad, y porque involucra a una organización humanitaria internacional de renombre, sería un error verlo como una anomalía. La detención en régimen de incomunicación, la obtención de confesiones forzadas mediante la tortura y el trato inhumano, el uso de pruebas secretas y el uso de la detención arbitraria como herramienta para presionar a los detenidos para que acepten acuerdos de culpabilidad son la regla, no la excepción, para los palestinos tanto en el ámbito legal civil como militar israelí. sistemas

- MAHER HANNA, ABOGADO DE MOHAMMAD EL HALABI

La siguiente entrevista ha sido editada por su extensión y claridad.

¿Qué pasa con este caso que lo hace tan único, el único caso de este tipo donde hay una detención tan larga sin condena?

Maher Hanna: La fiscalía nunca presentó ninguna prueba excepto una prueba secreta que no puedo. Estoy impedido de hablar de eso, que no es nada. Te puedo asegurar que no es nada. Excepto por esa evidencia, nunca presentaron ninguna evidencia objetiva contra Mohammad.

Les dimos todos los materiales relacionados con Gaza, todos los materiales de World Vision en Gaza. Tuvimos que traer a todos los testigos para contradecir los cargos en su contra. Es la primera vez que nosotros, como defensa, traemos testigos.

La acusación no quería testigos. Dijeron: "Si trae testigos de Gaza, los arrestaremos". Dijimos, está bien, no hay problema. Los testigos aceptaron ser arrestados porque dijeron que las acusaciones no tenían sentido, así que los trajimos, testificaron y contradijeron todas las acusaciones en la hoja de cargos. No pudieron abordar la evidencia porque el estado no tiene ninguna evidencia; solo podían disputar las acusaciones en la hoja de cargos.

¿Por qué crees que fueron tras Mohammad?

Eligieron atacar a una ONG que tiene un papel humanitario en Gaza para afirmar que todas las ONG están ayudando a Hamás. Eligieron a la persona equivocada.

Mohammad impidió que Hamas se aprovechara de la ayuda humanitaria. Rechazó las solicitudes [de World Vision] de traer artículos de doble uso a Gaza porque temía que Hamas pudiera tomarlos. Rechazó, por ejemplo, la idea de asistencia en efectivo en Gaza. Él dijo: "No, si le das efectivo a la gente, podría ir a las manos equivocadas".

Trajimos todas las pruebas para probar eso. Ahora estamos a la espera de la sentencia definitiva del caso. [Han pasado más de seis meses desde que se presentaron los alegatos finales, y el tribunal no ha indicado cuándo emitirá un veredicto.]

¿Y entiendo que World Vision todavía está detrás de Mohammad?

World Vision hizo una auditoría forense y descubrió que no faltaba nada. Hubiera sido mucho más fácil para World Vision dejar a un lado a Mohammad y decir que si faltaba algo, lo arreglaríamos y promulgaríamos un nuevo sistema. Pero revisaron cuidadosamente, hicieron una auditoría externa. Los alemanes y los australianos [ambos financiadores del trabajo de World Vision] revisaron y no falta nada. Estos fueron controles muy exhaustivos. Era muy claro que no hay pruebas.

Como organización cristiana comprometida con sus principios, están comprometidos con la verdad. En este caso, la verdad está con Mohammad.

En su opinión, mantenerlo en prisión durante el juicio, seis años de detención, ¿fue todo un intento de presionarlo para que aceptara un acuerdo de culpabilidad debido a la falta de pruebas?

Si es así, eligieron a la persona y organización equivocadas, y con gran humildad, tal vez a los abogados equivocados.

Actualización: El 22 de febrero de 2022, la Corte Suprema de Israel extendió la detención de Mohammad El Halabi por otros 90 días.

FOTO DE MOHAMMED TALATENE/AGENCIA ANADOLU, 2016

Libro. " Palestina ,una historia moderna" de A. W. Kayyali

 

Este libro de A. W. Kayyali, lo ofrecemos en abierto con motivo del día 30 de marzo, día de la tierra palestina.

Fue editado por la editorial Bósforo, en 2014, con traducción de María M. Delgado.

Kayyali resume en este libro sus investigaciones sobre la intervención inglesa desde el siglo XIX en Palestina, con los hitos de los primeros movimientos sionistas, el mandato británico tras la caída del imperio turco, la Declaración Balfour y la gran huelga palestina de 1939 y el comienzo de la II Guerra Mundial. Ahí se detiene. Pero, las investigaciones en los archivos oficiales británicos, los cables entre los gobernadores británicos y la administración colonial demuestran la complicidad británica con el movimiento sionista, su carácter colonial y racista, y la resistencia permanente palestina. De hecho, el subtítulo del libro es "Colonización sionista, imperialismo británico y resistencia nativa hasta 1939"



Vídeo presentación del libro, con Pedro Martínez Montávez, Sergio Pérez y Santiago González, el 19 de noviembre del 2014, en el Foro de Madrid: https://youtu.be/J4KeTcip3XM

lunes, 28 de marzo de 2022

Franja de Gaza sufre grave crisis de agua potable


 

 Franja de Gaza sufre grave crisis de agua potable

Resumen Latinoamericano21 de marzo de 2022-.

El director general de la Unidad de Planificación y Concientización de la Autoridad del Agua, Mazen Al-Banna, dijo durante una conferencia de prensa que «el único acuífero costero en Gaza cubre más del 90% de las necesidades de agua de los residentes de la Franja».

La  Autoridad Palestina de Calidad del Agua y del Medio Ambiente confirmó que la Franja de Gaza sufre una gran crisis de agua, como resultado del peligroso agotamiento del acuífero costero.

El director general de la Unidad de Planificación y Concientización de la Autoridad del Agua, Mazen Al-Banna, dijo durante una conferencia e prensa que «el único acuífero costero en Gaza cubre más del 90% de las necesidades de agua de los residentes de la Franja».

 Agregó que el agotamiento acuífero provocó una disminución continua en el nivel de las aguas subterráneas en la mayoría de las áreas de Gaza.

Al-Banna señaló que «la tasa de salinidad del agua de los pozos se ha duplicado a niveles que superan los estándares internacionales para el agua potable, lo que se ha convertido en una amenaza para la vida de los residentes».

Explicó que el alto índice de salinidad se debe a “la superposición de agua de mar en la franja costera con el  agua de pozo”, y destacó que “el 98 por ciento del agua de pozo no es potable, por la baja calidad del agua”.

También agregó  que las aguas residuales se han filtrado en varias áreas de la Franja de Gaza al acuífero debido a la falta de infraestructura, lo que ha provocado la contaminación del agua potable.

En ese sentido, culpó responsabilizó a la ocupación israelí por la crisis del agua en la Franja de Gaza, y por el agotamiento de las aguas subterráneas.

«La ocupación es responsable del agotamiento de las aguas subterráneas, al impedir el flujo lateral natural de estas aguas a lo largo de la frontera oriental», dijo.

Señaló que “la ocupación también impide el flujo  de agua superficial en época de lluvias por los distintos valles».

Al-Banna dijo que el bloqueo israelí impuesto a la Franja de Gaza durante más de 15 años ha impedido la entrada de materiales necesarios para implementar proyectos de agua y alcantarillado o los requisitos para operar instalaciones de desalinización de agua potable y tratamiento de aguas residuales.

Llamó a la comunidad internacional a presionar a la ocupación israelí para que levante el asedio a Gaza, e hizo un llamado a la comunidad internacional para que proporcione los fondos necesarios para implementar el proyecto para establecer una planta central de desalinización de agua de mar  para mejorar los servicios de agua potable y reducir la dependencia del acuífero.

Fuente: Al Mayadeen


Prisioneros palestinos se preparan para una batalla histórica por sus derechos


 

Prisioneros palestinos se preparan para una batalla histórica 

por sus derechos

 Resumen Latinoamericano, 22 marzo, 2022

El Club de Prisioneros Palestinos anunció que los detenidos se están preparando para una batalla para recuperar sus derechos y rechazar la política de ocupación israelí contra ellos.

Esta batalla se considera la más importante desde 2004 y comenzará el próximo viernes. Al menos 4 mil 400 detenidos en las cárceles de la ocupación israelí exigirán se les devuelvan sus derechos a la situación anterior al Túnel de la Libertad. 

El Club informó del aumento de las tensiones en la prisión de Al-Naqab, en la Palestina ocupada, después que las autoridades penitenciarias israelíes enviaran arbitrariamente a los imanes de la oración del viernes al régimen de aislamiento.

Señaló que las fuerzas israelíes han lanzado una campaña de represión a gran escala, amenazando con asaltar las unidades y disparando decenas de bombas de gas lacrimógeno.

Los guardias israelíes someten constantemente a los prisioneros palestinos a prácticas represivas que incluyen spray de pimienta, bombas de sonido, balas de acero recubiertas de goma, porras, así como perros policía.

Las autoridades penitenciarias israelíes ya han hecho redadas en la Sección 28, golpeando duramente a los prisioneros, confiscando sus herramientas eléctricas y aplicando una prohibición general de comunicación telefónica.

A principios de enero, los prisioneros administrativos adoptaron una postura colectiva, anunciando un boicot a todos los procedimientos judiciales relacionados con la detención administrativa.

La ocupación no permite a los cautivos ni a sus abogados inspeccionar el material probatorio, en clara y explícita violación de las disposiciones del derecho internacional humanitario.

La Autoridad Penitenciaria de la ocupación israelí afirma que tiene archivos secretos sobre los prisioneros administrativos que nunca pueden ser revelados, por lo que los detenidos no conocerían el periodo de su encarcelamiento.

Los cautivos administrativos suelen ser sometidos a la renovación de su período de detención en múltiples ocasiones por un período de hasta tres meses, seis meses, ocho meses y, a veces, incluso un año completo.



Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos?

  Asamblea General de CAF: ¿Respetará la empresa los derechos humanos? Por Richard Weyndling y Santiago González Vallejo de la campaña &qu...