miércoles, 9 de marzo de 2022

La empresa israelí de helados demanda a Ben & Jerry's (Unilever) por impedirla vender en los Territorios Ocupados

[Nota del CSCA: publicamos este alegato de los abogados del Center for Human Rights Under Law, de le empresa israelí demandante, American Quality Products que tiene la licencia de producción y distribución de los helados Ben & Jerry's, como muestra de sus argumentos, donde no hay un reconocimiento de que existan Territorios Ocupados, hablan siempre de Israel, zonas que controla Israel, etc. Considera que Ben & Jerrry's propugna un boicot a ese Israel (que incluye los territorios conquistados en 1967) y discrimina a los judíos, por ser judíos, no por ser ocupantes. El alegato, en forma de artículo, quiere acogerse a las leyes israelíes que avalan la ocupación y a las leyes estadounidenses que tampoco discriminan la ocupación israelí y prohíben el boicot a (todo) Israel]
 El fabricante y distribuidor en Israel del fabricante de helados dice que Unilever terminó ilegalmente su relación comercial de 34 años para boicotear a Israel.

3 de marzo de 2022
Por Louis D. Brandeis, Center for Human Rights Under Law (Centro de Derechos Humanos Bajo la Ley)
WASHINGTON - El fabricante y distribuidor de Ben & Jerry's en Israel ha anunciado hoy que va a demandar a Unilever y a su filial, Ben & Jerry's, por haber puesto fin ilegalmente a su relación comercial de 34 años para boicotear a Israel. La demanda solicita al tribunal federal de Estados Unidos que considere ilegal la rescisión de Unilever, lo que permitiría a la empresa israelí American Quality Products (AQP) y a su propietario Avi Zinger seguir vendiendo productos de Ben & Jerry's en todo Israel.
La demanda

Según la demanda, lo que Unilever exigió a AQP -boicotear ciertas partes de Israel mientras seguía vendiendo en otras partes del país- es ilegal según la ley israelí, así como la ley y la política de Estados Unidos.  Cuando AQP se negó a cumplir con la demanda ilegal de Unilever, ésta se negó a renovar su licencia. La rescisión de la licencia de AQP únicamente porque la empresa se negó a infringir la ley constituye una rescisión ilícita y un incumplimiento de contrato en virtud de la legislación estadounidense, que rige a Unilever U.S. y su filial Ben & Jerry's. Zinger y AQP pretenden que el tribunal estadounidense dicte una orden judicial que permita a AQP seguir fabricando y distribuyendo productos Ben & Jerry en todo Israel. La demanda se presentó en el Tribunal de Distrito de Nueva Jersey, donde tiene su sede Unilever U.S. Las leyes israelíes que Unilever ordenó a AQP violar incluyen:

La ley israelí de no discriminación, que prohíbe la discriminación en el suministro de un producto o servicio público por motivos de raza, religión, nacionalidad, lugar de origen, sexo, orientación sexual, edad y residencia, y
la ley israelí que prohíbe a cualquier persona llamar a sabiendas al boicot contra Israel o una zona bajo su control.
Las siguientes leyes estadounidenses también prohíben los boicots contra Israel:
La Ley de Reforma del Control de las Exportaciones de Estados Unidos, que prohíbe a las empresas negarse a hacer negocios por motivos relacionados con el boicot;
Los requisitos de información del Código Fiscal de Estados Unidos para las actividades relacionadas con los boicots;
La Ley de Potenciación del Comercio entre Estados Unidos e Israel; y
Numerosas políticas estatales contra la discriminación y leyes contra el boicot.
Según la demanda, Unilever también está violando el decreto de consentimiento del gobierno israelí para la fusión Unilever-Ben & Jerry's, así como numerosos términos del acuerdo de licencia entre AQP, Ben & Jerry's y Unilever.

"Durante 34 años he tenido una relación de trabajo fuerte e increíblemente positiva con Ben & Jerry's, fabricando y vendiendo sus helados en todas las partes de Israel, a israelíes y palestinos. Me negué a las demandas ilegales de Ben & Jerry's y Unilever, y como resultado, están amenazando con cerrar mi negocio, afectando a cientos de trabajadores y distribuidores israelíes y palestinos", declaró Zinger. "Las acciones de Ben & Jerry's y Unilever son erróneas, ilegales e inmorales. El boicot a Israel debería tener un precio muy alto, y por eso llevamos a Unilever a los tribunales. Esperamos que el tribunal impida a Unilever rescindir mi contrato, ya que la única razón por la que lo hace es que me negué a infringir la ley. Es una vergüenza para Unilever su intento erróneo de boicotear al Estado de Israel. Todavía hay tiempo para hacer lo correcto. Renueva mi licencia y deja el helado fuera del debate político".
La diversa plantilla de Zinger incluye nuevos inmigrantes y refugiados que huyen de la violencia de otros países, así como personas con discapacidad. Estos 170 trabajadores musulmanes y judíos de AQP, junto con los proveedores y distribuidores palestinos, perderán sus puestos de trabajo cuando expire el contrato.
Zinger ha realizado importantes inversiones para fomentar la coexistencia y la paz entre palestinos e israelíes. Entre los proyectos que ha financiado y desarrollado se encuentran MEET, un programa de tres años con el Instituto Tecnológico de Massachusetts para enseñar a adolescentes palestinos e israelíes informática y habilidades de liderazgo innovadoras; Fruits of Peace, un proyecto para reforzar la cooperación económica entre agricultores palestinos y empresas israelíes; Seeds for Peace, que promueve la coexistencia entre estudiantes palestinos e israelíes; GLOBE, un programa educativo patrocinado por la NASA para estudiantes árabes y judíos israelíes; y Kids4Peace, un programa escolar y de verano para niños palestinos, israelíes y norteamericanos dedicado a poner fin al conflicto e inspirar la paz.

"La acción ilegal de Unilever es perjudicial no sólo para Avi Zinger y su empresa, sino también para los empleados de Avi; sus distribuidores y proveedores palestinos; y el público en general", declaró Alyza Lewin, presidenta del Centro Louis D. Brandeis para los Derechos Humanos bajo la Ley, uno de los abogados que representan a Zinger. "Unilever está destruyendo un negocio de éxito que proporciona puestos de trabajo a los refugiados, a los nuevos inmigrantes y a los discapacitados; oportunidades económicas para los palestinos; apoyo financiero a los programas de paz y coexistencia entre israelíes y palestinos, y educación y formación para estudiantes y agricultores palestinos. El negocio de Avi hace que Ben & Jerry's esté disponible para todos los consumidores en todo Israel, tanto palestinos como israelíes. Unilever está cerrando todo esto, sólo porque Avi se niega a aceptar su demanda de que boicotee a los clientes en función de su lugar de residencia, una medida que perjudicaría sobre todo a los consumidores palestinos. Al imponer esta demanda ilegal a Avi, Unilever ha incumplido su contrato y se ha expuesto al ridículo y a la sanción pública.  Es hora de que Unilever admita el error de sus acciones y revierta su decisión discriminatoria y autodestructiva".
En julio, Unilever declaró: "Aunque Ben & Jerry's ya no se venderá en el Territorio Palestino Ocupado, permaneceremos en Israel mediante un acuerdo diferente". La promesa de Unilever no es sincera. No existe ningún mecanismo legal por el que Unilever pueda discriminar a los clientes situados en los territorios de Israel. Dado que las leyes israelíes prohíben la discriminación basada en la residencia y el boicot a cualquier parte de Israel, ningún concesionario israelí puede satisfacer la demanda de Unilever de detener la distribución en los territorios. El boicot de Unilever, por tanto, equivale a un boicot ilegal a todo Israel. De hecho, poco después de que Unilever publicara su declaración en julio, el Consejo de Administración de Ben & Jerry's la rechazó rápidamente, dando a entender que el Consejo apoya el boicot a todo Israel.
Antecedentes

Tras una década de presión por parte de activistas afiliados al movimiento de boicot contra Israel conocido como BDS, Ben & Jerry's ordenó a su licenciatario israelí, AQP, que dejara de vender sus productos en lo que denomina "territorio palestino ocupado", en referencia a las zonas sobre las que Israel obtuvo el control durante la guerra de 1967.
Desde el anuncio de Ben & Jerry's en julio, los estados de Nueva Jersey, Nueva York, Arizona, Florida, Illinois y Texas se han desprendido de Unilever, retirando inversiones y participaciones por valor de más de 1.000 millones de dólares porque la acción de Ben & Jerry's viola sus leyes antiboicot. Nueva Jersey retiró 182 millones de dólares, mientras que Nueva York retiró 111 millones. Las acciones de Unilever se desplomaron más de un 20% durante los seis meses siguientes al anuncio de Ben & Jerry, y la empresa registró una pérdida de 26.000 millones de dólares en enero.
La decisión de Ben & Jerry's suscitó acusaciones de discriminación y antisemitismo por parte de los críticos, que señalaron que ambas empresas venden productos en países con violaciones de los derechos humanos, numerosos territorios en disputa y estados que no cumplen las normas morales de Ben & Jerry's. Ambos cofundadores lo admitieron incómodamente en una entrevista con Axios el pasado otoño. Unilever vende productos en Rusia, Pakistán, Arabia Saudí, Siria, Venezuela e Irán. Ben & Jerry's se vende en China, cuyas políticas hacia su minoría uigur Estados Unidos califica de "genocidio". La empresa nunca ha criticado la venta de sus productos en otras tierras en disputa, como el Tíbet, Crimea, el Sáhara Occidental, Cachemira y Sudán del Sur. Ben & Jerry's también se vende en Texas y Georgia, a pesar de las políticas sobre el aborto y el derecho al voto a las que la marca se opone, y en Brasil, el país responsable de la segunda mayor pérdida de árboles. Y la propia Unilever sigue vendiendo muchos de sus productos en las Zonas, incluido el helado Strauss.
"La hipocresía del movimiento BDS es realmente reprobable", declaró el reconocido activista de los derechos palestinos Bassem Eid. "La verdad es que el BDS en realidad perjudica a aquellos a los que 'dice' ayudar. Hoy son los helados, pero mañana podrían ser los medicamentos o la tecnología israelí que salva vidas los que se negarán al pueblo palestino en nombre del BDS. Este es un precedente increíblemente peligroso, y si no se revierte, serán las familias palestinas que viven en Cisjordania las que sufrirán".

Eid presentó una demanda alegando que la decisión de Ben & Jerry es "contraproducente para la paz y sólo crea más odio, enemistad y polarización".  Señaló que "[s]i invirtieran todo el dinero que están gastando en boicots en la construcción de fábricas y en la creación de puestos de trabajo en Cisjordania y Gaza, ayudaría mucho a los palestinos". Los fiscales generales de 12 estados escribieron a Unilever señalando que Israel es la única nación democrática de la región y que ha sido durante mucho tiempo una fuerza de paz y estabilidad. Numerosos miembros del Congreso han pedido a la SEC que investigue.
Zinger y AQP están representados por L. Rachel Lerman y Alyza D. Lewin de The Louis D. Brandeis Center for Human Rights Under Law; Edward J. Dauber y Linda G. Harvey de Greenberg Dauber Epstein & Tucker; Nathan Lewin de Lewin & Lewin, LLP; y L. Marc Zell de Zell, Aron & Co.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TIEMPOS DE GUERRA: DIARIO DE UNA ABUELA ASTURIANA. Manuel G. Fonseca

  TIEMPOS DE GUERRA: DIARIO DE UNA ABUELA ASTURIANA   Hace unos dias un amigo me enseñó el suplemento del año 2003 de uno de los diarios d...