martes, 28 de junio de 2022

Palestina bajo ocupación III


 Palestina bajo ocupación III

Mapa de las políticas y prácticas de Israel y sus repercusiones económicas en el
Territorio Palestino Ocupado

  • Las políticas y prácticas de Israel constituyen una matriz de control y dominación: control de la tierra y dominación del pueblo.
  • La matriz de control y dominación de Israel ha socavado la economía palestina, conduciendo a su destripamiento, así como a una dependencia asimétrica de Israel.
  • El establecimiento de un Estado palestino y la consecución de los ODS se han convertido en algo casi imposible.
  • La matriz de control y dominación de Israel conlleva graves violaciones del derecho internacional y priva a los palestinos de su derecho básico a la autodeterminación.
  • Un enfoque de la Cuestión de Palestina basado en los derechos, fundamentado en el derecho internacional y los derechos humanos, se ha convertido en algo vital.
  • La comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar al pueblo palestino a reducir su dependencia económica de Israel, mejorar su capacidad de recuperación y lograr un desarrollo sostenible.
  • La paz sólo puede alcanzarse mediante la plena aplicación del derecho internacional y los principios de justicia, y el pleno disfrute de los pueblos de la región de sus derechos.
Resumen ejecutivo
Desde 1967, las políticas y prácticas de Israel en el Territorio Palestino Ocupado (TPO) han estado asolando la sociedad, la economía y el medio ambiente. Son el núcleo de la estrategia global de Israel
de fragmentación del pueblo palestino, para mantener la dominación sobre ellos y prevenir y adelantarse a cualquier desafío al "carácter judío" del Estado de Israel.

Al mantener una ocupación militar e impedir el establecimiento de un Estado palestino viable de acuerdo con el derecho internacional, estas políticas y prácticas y sus repercusiones niegan flagrantemente la igualdad de derechos entre israelíes y palestinos. Este estudio muestra con detalle lo que constituye una matriz de control y dominación:

El control de la tierra. La fragmentación administrativa política y física del territorio palestino ocupado
ha sido fundamental para afianzar el control israelí sobre la tierra y los recursos palestinos:
Cisjordania está dividida en tres zonas A, B y C; Jerusalén Este está totalmente segregado del resto del territorio palestino; y la Franja de Gaza está bloqueada y aislada de Cisjordania.
Las medidas utilizadas por Israel para la adquisición y control directo de la tierra incluyen la anexión, la declaración de tierras como tierras del Estado, el cierre de grandes áreas como zonas militares, la incautación de la "propiedad ausente", la confiscación para necesidades públicas ostensibles, y la declaración de tierras de propiedad privada como tierras públicas no registradas. Además, Israel controla y explota en exclusiva los recursos naturales incluyendo los acuíferos y manantiales, el Mar Muerto y sus
y sus minerales, y las zonas marítimas de Gaza, mientras que niega a los palestinos la posibilidad de explotar el yacimiento de gas de Gaza y restringiendo la zona de pesca frente a Gaza.
Mientras tanto, los asentamientos israelíes en Cisjordania sirven como medio para controlar
recursos, limitar la circulación y frenar el desarrollo palestino.

Dominar al pueblo. Para mantener la dominación sobre los palestinos bajo su ocupación, Israel emplea un doble enfoque: el control demográfico y la supresión de toda forma de resistencia. El control de Israel sobre el registro de la población le permite imponer la fragmentación y el control demográficos, utilizando diversas regulaciones del estatus de residencia. Esto se añade a la imposición de restricciones
de movimiento entre el territorio palestino ocupado e Israel y dentro del territorio palestino ocupado. 
Una clara manifestación en este sentido es la revocación del estatus de residencia de los residentes palestinos de Jerusalén Este, lo que, de facto, supone la expulsión, mientras que, en el resto de Cisjordania, el estricto régimen de permisos de Israel para la circulación, la residencia y la
construcción se ve agravado por la violencia y la intimidación y ha creado un entorno coercitivo que pretende desplazar a la población de la zona C de Cisjordania.

Además, Israel reprime toda forma de resistencia palestina a sus políticas, prácticas y a la ocupación en general, incluso mediante el uso desproporcionado de la fuerza, tipificado por los recurrentes asaltos militares en la franja de Gaza; órdenes militares que controlan la vida de los palestinos en Cisjordania; varias formas de castigos colectivos; arrestos excesivos y arbitrarios que equivalen a malos tratos institucionalizados y tortura. Así, el sistema de dominación sobre el pueblo palestino comprende la fragmentación demográfica, subyugación, supresión y control de la vida cotidiana.

Estos conjuntos de políticas se complementan e interactúan entre sí para formar una matriz de control y
y dominación.

El desarrollo económico atrofiado es un resultado esperado de las políticas israelíes de control de la tierra
y de dominación sobre el pueblo. Además, Israel persigue el subdesarrollo del territorio palestino ocupado y destripar su economía, a través de una red de medidas, incluida la destrucción deliberada de los medios de producción, principalmente en la Franja de Gaza; una unión aduanera impuesta; un sistema restrictivo de permisos comerciales en la zona C de Cisjordania; limitaciones en el uso de los recursos naturales y restricciones a la importación de bienes mediante listas de doble uso casi arbitrarias; restricciones a las operaciones bancarias y financieras; e impedimentos para acceso a los mercados extranjeros.

Después de 1967, la estrategia de Israel con respecto a la economía palestina se basó en la subordinación y la integración parcial de los mercados palestinos a través de la libre circulación de personas y mercancías entre Israel y el territorio palestino y permitiendo los flujos de mano de obra palestina en la
economía israelí. Aunque la integración de la mano de obra aumentó las entradas de ingresos durante el período 1967-1973, debilitó los sectores productivos palestinos. A finales de la década de 1980, Israel adoptó una estrategia diferente, de restricciones de movimientos y la segregación de la economía palestina, lo que ha llevado al anti desarrollo a través de la amplia asignación de recursos para
asentamientos, sobre todo después de los Acuerdos de Oslo.

El estudio ha cartografiado las políticas israelíes, las prácticas y sus repercusiones económicas en una matriz de entrada-salida, mostrando cómo las políticas israelíes obstaculizan la productividad de cada sector de la economía que impiden la expansión de las actividades económicas. El desarrollo de la capacidad productiva ha llevado a la contracción de la agricultura y de la industria manufacturera, y la parte de la agricultura en el PIB, que ha pasado del 33,2% en 1972 al 8,1% en 2019 y con respecto a la minería, canteras y la industria manufacturera languidece en menos del 15%. El anti desarrollo y el proceso de deterioro de las condiciones de vida de los palestinos han aumentado su necesidad de
trabajar en Israel y depender de los productos básicos suministrados a través de los mercados israelíes. De hecho, Israel a través de la matriz de control y dominación ha destripado la economía palestina,
la ha encerrado en una relación de dependencia y la ha subyugado al dictado israelí.

A partir de la cartografía de las políticas y prácticas israelíes y sus repercusiones económicas, el estudio
sugiere tres conjuntos de opciones políticas para la Autoridad Palestina y la comunidad internacional para mitigar el impacto de la ocupación israelí en la economía palestina. Estas opciones políticas se clasifican según sus objetivos: mejorar el acceso de los palestinos a sus recursos e infraestructuras; reducir la
la dependencia de la economía palestina de Israel; y apoyar la tenacidad y la resistencia del
pueblo palestino en el territorio palestino.

Sin embargo, la eficacia de cualquier política sigue siendo cuestionable mientras Israel siga violando
los derechos de los palestinos a sus recursos, infraestructuras y mercados. Las estrategias y políticas israelíes y las políticas hacia el territorio palestino ocupado han constituido violaciones del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos y persisten
a costa de los derechos individuales y colectivos del pueblo palestino. Israel ha estado
violando el principio de inadmisibilidad de anexión de un territorio ocupado.

Además, cada vez es más evidente que también está violando la Ley de Ocupación; en concreto, el principio de temporalidad de una ocupación beligerante. En efecto, las políticas y prácticas israelíes, incluidas las que destripan la economía palestina, son incompatibles con la Carta de las Naciones Unidas y los principales conceptos del derecho internacional: el derecho de los pueblos a la autodeterminación y la prohibición de adquirir territorio por la fuerza.

Por lo tanto, un enfoque basado en el derecho internacional y en los derechos de la Cuestión de Palestina se ha convertido en algo vital. Este enfoque se basaría en los derechos humanos, incluido el derecho a la autodeterminación, el derecho al desarrollo y el derecho al retorno de los refugiados palestinos,
al tiempo que se exige a la comunidad internacional la responsabilidad de imponer un marco basado en los derechos, haciendo que Israel rinda cuentas, acabando con su impunidad y obligándole a respetar el derecho internacional.




Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS

 PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS SOBRE QUÉ SANCIONES SE HAN IMPUESTO A LAS EMPRESAS QUE ACTÚAN EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS PALESTIN...