martes, 17 de agosto de 2021

Palestina-Israel: Ben & Jerry´s abandona los Territorios Ocupados. Dossier


Somos Ben y Jerry, hombres de helados, hombres de principios

Bennett Cohen, Jerry Greenfield

Somos los fundadores de Ben & Jerry’s. Somos también judíos. Forma parte de quienes somos y de cómo nos hemos identificado durante toda nuestra vida. Cuando nuestra empresa empezó a extenderse internacionalmente, Israel fue uno de nuestros primeros mercados exteriores. Éramos entonces, y seguimos siendo, defensores del Estado de Israel.

Pero es posible apoyar a Israel y oponerse a varias de sus políticas, igual que nos hemos opuesto a medidas políticas del gobierno norteamericano. Así pues, apoyamos inequívocamente la decisión de la empresa de cesar su actividad de negocio en los Territorios Ocupados, que una mayoría de la comunidad internacional, incluidas las Naciones Unidas, viene considerando una ocupación ilegal.

Aunque ya no ejercemos ningún control operativo de la empresa que fundamos en 1978, estamos orgullos de su acción y creemos que se sitúa en el lado correcto de la Historia. En nuestra opinión, cerrar la venta de helados en lo Territorios Ocupados constituye una de las decisiones más importantes tomadas por la empresa en sus 43 años de historia, y ha sido algo especialmente valeroso por parte de la empresa. Aunque supiéramos sin duda que la respuesta sería rápida y potente, Ben & Jerry’s dio ese paso para poner en sintonía su actividad de negocio y sus operaciones con sus valores progresistas.

Que apoyemos la decisión de la compañía no es una contradicción ni resulta antisemita. De hecho, creemos que este acto puede y debería considerarse como un avance de los conceptos de justicia y derechos humanos, principios básicos del judaísmo.

Ben & Jerry’s es una empresa que aboga por la paz. Lleva mucho tiempo pidiendo al Congreso que reduzca el presupuesto militar norteamericano. Ben & Jerry’s se opuso a la guerra del Golfo Pérsico en 1991. Pero no se trataba sólo de palabras. Una de nuestras primeras iniciativas de misión social, en 1988, fue introducir el Peace Pop [“Polo de la Paz”]. Formaba parte de un esfuerzo para promover la idea de redirigir el 1% de los presupuestos nacionales de defensa en todo el mundo para financiar actividades de promoción de la paz. Consideración la reciente actuación de la empresa parte de una trayectoria semejante, no como algo antiisraelí, sino como parte de una larga historia en favor de la paz.

En su comunicado, la empresa estableció una distinción entre el territorio democrático de Israel y los territorios que ocupa Israel. La decisión de detener las ventas fuera de las fronteras democráticas de Israel no significa un boicot de Israel. El comunicado de Ben & Jerry’s no respaldaba el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones.

La decisión manifestada por la empresa de poner más plenamente en sintonía sus operaciones con sus valores no significa un rechazo de Israel. Supone un rechazo de las políticas de Israel que perpetúan una ocupación ilegal que supone un obstáculo para la paz y viola los derechos humanos básicos del pueblo palestino que vive bajo la ocupación. Como defensores judíos del Estado de Israel, rechazamos en lo fundamental la noción de que sea antisemita poner en cuestión las medidas políticas del Estado de Israel.

Cuando dejamos la dirección de la compañía, dejamos firmada una estructura única de gobierno en el acuerdo de adquisición con Unilever en el año 2000. Esa estructura es la magia que se esconde tras la continuada independencia de Ben & Jerry´s y su éxito. Como parte del acuerdo, la empresa conservó una junta de directores independiente con la responsabilidad de proteger la integridad de marca esencial a la empresa y de proseguir su misión social.

Creemos que las empresas se encuentran entre las entidades más influyentes de la sociedad. Creemos que las empresas tienen la responsabilidad de utilizar su poder e influencia para hacer el bien común más amplio. Con los años hemos acabado creyendo que existe un aspecto espiritual en los negocios, como lo hay en la vida de cada uno. Igual que das, recibes. Eso es lo que esperamos de Ben & Jerry’s, es lo que está en el corazón de la actividad de negocio. Para nosotros,eso es lo que representa, y es la razón por la que 43 años después de empezar con una tienda de helados en una destartalada gasolinera de Burlington, en el estado de Vermont, nuestros nombres siguen estando en los envases.

 

The New York Times, 28 de julio de 2021

Artículo Completo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TIEMPOS DE GUERRA: DIARIO DE UNA ABUELA ASTURIANA. Manuel G. Fonseca

  TIEMPOS DE GUERRA: DIARIO DE UNA ABUELA ASTURIANA   Hace unos dias un amigo me enseñó el suplemento del año 2003 de uno de los diarios d...