lunes, 17 de enero de 2022

Resolución de las Naciones Unidas sobre "Soberanía permanente del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado sobre sus recursos naturales", A/76/540




 Resolución de las Naciones Unidas sobre "Soberanía permanente del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado sobre sus recursos naturales", A/76/540,  


Tomando nota del informe preparado por la Comisión Económica y Social para Asia Occidental sobre las consecuencias económicas y sociales de la ocupación israelí para las condiciones de vida del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado, transmitido por el Secretario General * ,

1. Reafirma los derechos inalienables del pueblo palestino y de la población del Golán sirio ocupado sobre sus recursos naturales, incluidos los recursos terrestres, hídricos y energéticos; 
2. Exige a Israel, la Potencia ocupante, que deje de explotar, dañar, destruir, agotar y poner en peligro los recursos naturales del Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y del Golán sirio ocupado; 
3. Reconoce el derecho del pueblo palestino a reclamar indemnización por la explotación, el daño, la destrucción, el agotamiento o la puesta en peligro de sus recursos naturales, como consecuencia de las medidas ilegales tomadas por Israel, la Potencia ocupante, y los colonos israelíes en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y expresa la esperanza de que esta cuestión se trate en el marco de las negociaciones sobre el estatuto definitivo entre palestinos e israelíes; 
4. Destaca que el muro y los asentamientos que Israel está construyendo en el Territorio Palestino Ocupado, incluso en Jerusalén Oriental y sus alrededores, contravienen el derecho internacional y privan seriamente al pueblo palestino de sus recursos naturales, y pide a ese respecto que se respeten todas las obligaciones jurídicas afirmadas en la opinión consultiva emitida el 9 de julio de 2004 por la Corte Internacional de Justicia y en las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, incluida la resolución ES-10/15 de la Asamblea General; 
5. Exhorta a Israel, la Potencia ocupante, a que cumpla estrictamente las obligaciones que le impone el derecho internacional, en particular el derecho internacional humanitario, y a que ponga fin de inmediato y por completo a todas las políticas y medidas dirigidas a alterar el carácter y el estatuto del Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental; 
6. Exhorta también a Israel, la Potencia ocupante, a que ponga fin a todas las actividades, incluidas las de los colonos israelíes, que dañen el medio ambiente, en particular el vertido en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, así como en el Golán sirio ocupado, de todo tipo de materiales de desecho, que ponen en grave peligro sus recursos naturales, concretamente los hídricos y terrestres, y que constituyen una amenaza para el medio ambiente, el saneamiento y la salud de la población civil; 7. Exhorta además a Israel a que deje de destruir infraestructura vital, especialmente conductos de agua, redes de alcantarillado y redes de suministro de electricidad, y a que ponga fin a la demolición y confiscación de hogares palestinos y de infraestructura civil, tierras agrícolas y pozos de agua, lo cual, entre otras cosas, repercute negativamente sobre los recursos naturales del pueblo palestino, destaca la necesidad urgente de promover los proyectos de reconstrucción y desarrollo a este respecto, incluso en la Franja de Gaza, y pide que se reste apoyo a los esfuerzos necesarios en ese sentido, en consonancia con los compromisos asumidos, en particular, en la Conferencia Internacional de El Cairo sobre Palestina y la Reconstrucción de Gaza, celebrada el 12 de octubre de 2014; 
8. Exhorta a Israel, la Potencia ocupante, a que elimine todos los obstáculos a la ejecución de proyectos ambientales críticos, entre ellos las plantas de tratamiento de aguas residuales de la Franja de Gaza y la reconstrucción y el desarrollo de la infraestructura de abastecimiento de agua, incluido el proyecto de la planta de desalinización en la Franja de Gaza;
9. Exhorta también a Israel a que no obstaculice el desarrollo palestino ni la exportación de las reservas descubiertas de petróleo y gas natural; 
10. Pide que se retiren de inmediato de la Franja de Gaza, en condiciones de seguridad, todas las municiones sin detonar y se preste apoyo a la labor que realiza el Servicio de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas en ese sentido y acoge con beneplácito los enormes esfuerzos desplegados por el Servicio de Actividades relativas a las Minas hasta el momento; 
11. Alienta a todos los Estados y a las organizaciones internacionales a que sigan promoviendo activamente políticas para asegurar el cumplimiento de las obligaciones que les incumben en virtud del derecho internacional en relación con todas las prácticas y medidas israelíes ilegales en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, en particular las actividades israelíes de asentamiento y la explotación de los recursos naturales; 
12. Recalca, a este respecto, la exhortación realizada por el Consejo de Seguridad, en su resolución 2334 (2016), a todos los Estados a que establezcan una distinción, en sus relaciones pertinentes, entre el territorio del Estado de Israel y los territorios ocupados desde 1967; 
13. Solicita al Secretario General que en sus períodos de sesiones septuagésimo sexto y septuagésimo séptimo la informe, por conducto del Consejo Económico y Social, sobre las consecuencias económicas y sociales de la ocupación israelí para las condiciones de vida del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado, y, por otro lado, en su septuagésimo séptimo período de sesiones, la informe sobre la aplicación de la presente resolución, incluso en lo que respecta a los efectos acumulados de la explotación, los daños y el agotamiento por Israel de los recurs os naturales del Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y del Golán sirio ocupado, y a las repercusiones de dichas prácticas en la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible9 , y decide incluir en el programa provisional de su septuagésimo séptimo período de sesiones el tema titulado “Soberanía permanente del pueblo palestino en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, y de la población árabe en el Golán sirio ocupado sobre sus recursos naturales”.

 A/76/94–E/2021/73. 
Esta resolución fue aprobada por 156 a favor, 7 en contra (Canadá, Estados Federados de Micronesia, Israel, Islas Marshall, Nauru, Palau, Estados Unidos) y 15 abstenciones (Australia, Brasil, Camerún, Costa de Ivora, Guatemala, Haití, Honduras, Kiribati, Papúa Nueva Guinea, Sudán del Sur, Togo, Tonga, Tuvalu, Vanuatu)].


-Explotación de los recursos naturales en los territorios palestinos ocupados
International Centre of Justice for Palestinians (ICJP)

Resumen ejecutivo

Desde su ocupación en 1967, Israel ha tenido un control efectivo sobre los recursos naturales de los Territorios Palestinos Ocupados (TPO). Esto ha privado a los palestinos de su derecho a explotar sus propios recursos naturales y a tener un acceso equitativo a ellos, y ha provocado el deterioro económico de los TPO con consecuencias devastadoras para el pueblo palestino. El siguiente informe resume las principales conclusiones de los informes elaborados por las principales ONG, el relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en los TPO y académicos, al tiempo que proporciona el marco legal que rige la explotación de los recursos naturales.

Un informe elaborado por un experto especial de la ONU sugiere que cada año las empresas de canteras israelíes extraen aproximadamente 17 millones de toneladas de piedra de la Cisjordania ocupada, que se destinan casi en su totalidad al mercado israelí. Esta desigualdad de acceso a los recursos naturales en el territorio ocupado puede demostrarse claramente en la zona del Mar Muerto, cuyos recursos naturales son cultivados exclusivamente por la ocupación israelí. Además, un gran número de olivos que pertenecen a los agricultores palestinos son destruidos rutinariamente por los colonos israelíes, a los que Israel protege con una impunidad bien establecida para sus crímenes (Lynk, 2019).

Israel ha trasladado la mayor parte de sus residuos industriales a plantas de tratamiento en la Cisjordania ocupada, contribuyendo a un daño medioambiental irreversible en todo el TPO (Lynk, 2019) (B'TSELEM, 2017). Esto, a su vez, ha privado a los palestinos de sus derechos sociales y económicos, ya que el derecho de acceso al agua y a otros recursos naturales se considera un requisito previo para la realización de otros derechos humanos, incluido el derecho al desarrollo. (Amnistía, 2017) (Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 2003).  

Como describe Michael Lynk, Relator Especial sobre la Situación en los Territorios Palestinos Ocupados, alrededor de cinco millones de palestinos siguen enfrentándose a la amenaza constante de confiscación y degradación de su suministro de agua, así como a la explotación de sus recursos naturales. Estas privaciones forzosas tienen lugar en el marco del dominio militar israelí y la expansión de su régimen de asentamientos, en total desprecio de sus obligaciones en virtud del derecho internacional (Lynk, 2019).  

El agua en los TPO:

Las fuentes de agua en los TPO son el río Jordán, el Acuífero costero y el Acuífero de montaña. En 1967, tras la ocupación israelí, todo el uso y desarrollo del agua en Palestina se puso bajo el control militar de Israel.

En 1967, Israel emitió la Orden Militar nº 92:

"Esto confiere todos los poderes definidos en cualquier ley jordana que se ocupe del agua en manos de un oficial israelí nombrado por el Comandante de Área. Este oficial israelí a cargo asume el control total de los recursos hídricos. Tiene derecho a autorizar el funcionamiento de una organización determinada o a crear una nueva autoridad del agua. Puede controlar sus métodos de funcionamiento y nombrar a su jefe. etc." (Rabah y Fairweather, 1995).

Seguido de la orden militar nº 158/1967:

"No se permite a ninguna persona establecer, poseer o administrar una institución de aguas (cualquier construcción que se utilice para extraer recursos hídricos superficiales o subterráneos o una planta de procesamiento) sin un nuevo permiso oficial. Está permitido denegar un permiso a un solicitante. revocar o modificar una licencia, sin dar ninguna explicación. Las autoridades competentes pueden registrar y confiscar los recursos hídricos para los que no exista permiso, aunque el propietario no haya sido condenado". (Ibid.).

Estas órdenes siguen en vigor hoy en día, negando a los palestinos el derecho a construir nuevas instalaciones de agua o a mantener las existentes sin un permiso militar. La disparidad resultante en la disponibilidad y el uso del agua entre los palestinos y los colonos israelíes en el territorio palestino ocupado ha hecho que los colonos israelíes consuman tres veces más agua en comparación con sus homólogos palestinos (Lynk, 2019).  

La expansión de los asentamientos israelíes ha dado lugar a más obstáculos técnicos, administrativos y financieros para la igualdad de acceso al agua de los palestinos. Los asentamientos israelíes en el territorio palestino ocupado están conectados al sistema nacional de agua, mientras que las comunidades palestinas de la misma zona no tienen acceso a la misma red de agua. En consecuencia, los palestinos se ven obligados a comprar cantidades importantes de agua a precios más altos a los camiones cisterna o a empresas israelíes como Mekorot, que extrae su agua del interior de Cisjordania ocupada. Los palestinos que viven en el territorio palestino ocupado son, por término medio, mucho más pobres que los colonos israelíes, y este régimen institucionalizado de discriminación económica sólo sirve para infligir una mayor carga financiera a los ya empobrecidos palestinos del territorio palestino ocupado (ídem).

El agua en Gaza:

Un buen resumen sobre la situación del agua en Gaza es el de Michael Lynk, que describe la situación de la siguiente manera

"La situación del agua en Gaza es una crisis que roza la catástrofe humanitaria. Las Naciones Unidas estimaron en 2017 que más del 96% de las aguas subterráneas del Acuífero Costero -la única fuente de agua natural de Gaza- se habían vuelto no aptas para el consumo humano, y el Acuífero quedaría irreversiblemente dañado como fuente de agua potable para 2020 si no se produce una intervención radical. Gaza se encuentra al borde del abismo por múltiples factores, entre ellos el aumento de su población; la consiguiente sobreexplotación del acuífero de origen; la importante contaminación del acuífero por aguas residuales y agua de mar; una economía débil y en franca contracción, unida a una pobreza extrema; la repetida destrucción de sus sistemas de abastecimiento de agua, saneamiento y energía por parte de Israel a través de sus diversas campañas militares desde 2006; el asfixiante bloqueo de Israel, incluidas las restricciones que impone a la importación de productos de doble uso (como bombas de agua, piezas de repuesto, tuberías y productos químicos de purificación); y una grave división política intrapalestina; la disminución de la financiación de los donantes internacionales. La crisis del agua en Gaza está creando un grave peligro para la salud pública de sus habitantes. La falta de un suministro de energía seguro -debido a una central eléctrica dañada por la guerra, a una falta crónica de combustible para hacer funcionar lo que queda de la central y a fuentes externas inseguras- ha hecho que el sistema de tratamiento de residuos de Gaza funcione mal, cuando es que funciona". (Ibídem), (Amnistía, 2017).  

 
Otros recursos naturales:

El enfoque de Israel hacia los recursos naturales de los TPO es el de un Estado soberano (Lynk y UNHRC, 2019), ya que explota lo que considera sus propios "recursos naturales" para su beneficio y crecimiento, en lugar de respetar sus obligaciones como potencia ocupante.  

Canteras:  En 2015, Israel otorgó concesiones mineras a 10 canteras operadas por Israel en la zona C de Cisjordania. Desde entonces, la producción aumentó sustancialmente, alcanzando 17 millones de toneladas en 2015 (Lynk, 2019). Aunque esta política fue impugnada por Yesh Din, una ONG israelí, el Tribunal Supremo israelí desestimó la petición y afirmó que "el Reglamento de La Haya de 1907 permite el desarrollo económico y la vida normal bajo la ocupación". Esta sentencia, sin embargo, ignora la protección de los intereses de los civiles protegidos y la prohibición de la explotación económica (Yesh Din, 2017), (Lynk, 2019).

El Mar Muerto: El Mar Muerto se encuentra en el territorio palestino ocupado; sin embargo, Israel lo ha declarado, junto con importantes porciones de tierra que lo rodean, como zonas militares cerradas y prohibidas para los palestinos. En particular, es rico en riquezas minerales, como aguas subterráneas, sal, potasa y barro. Israel se beneficia de esta abundancia de minerales, ya que un estudio realizado en 2012 ha calculado que 50 fábricas de cosméticos israelíes extraen el lodo y otras materias primas relacionadas (ídem).

Desarrollo de petróleo y gas: Actualmente, los palestinos dependen principalmente de Israel para el suministro de energía. Esta dependencia ha causado grandes pérdidas de ingresos a la economía palestina, debido a los derechos y recargos impuestos por Israel para la importación de gas, petróleo y aceite a través de Israel en el territorio palestino ocupado, lo que a su vez ha impedido la capacidad de los palestinos para construir una economía independiente. (Ibid.).  

Marco legal:

Israel está violando claramente sus obligaciones y deberes como potencia ocupante según el Derecho Internacional Humanitario (DIH). En primer lugar, Israel tiene el deber de administrar el territorio palestino "temporalmente", de buena fe, y por el bien de los palestinos, que son ciudadanos protegidos, hasta el final de su" ocupación (Pabian, 2021), (Lynk, 2019), (Lynk, 2017). Además, Israel no puede adquirir ningún "derecho de soberanía sobre el territorio ocupado", (Ibid.), y debe actuar únicamente como "administrador y usufructuario" en el territorio palestino, de acuerdo con el artículo 55 del Reglamento de La Haya de 1907. Esto significa que Israel está obligado a limitar la explotación de los recursos naturales públicos en el territorio palestino ocupado y a garantizar que su uso de los recursos naturales no le beneficie económicamente como potencia ocupante. En este sentido, un uso excesivo de los recursos naturales que no esté justificado por una necesidad militar puede equivaler a un saqueo y un pillaje, lo que se considera un crimen en virtud del artículo 8 del Estatuto de Roma (Clapham et al., 2018) (Akram, Dumper y Lynk, 2011). Además, Israel tiene el deber de garantizar el nivel de vida adecuado para el pueblo palestino, incluidas las necesidades para la vida personal y económica, lo que requiere la conservación del medio ambiente y el uso sostenible de los recursos naturales (Clapham et al.,2018).

Además, el artículo 49 del Cuarto Convenio de Ginebra prohíbe explícitamente el traslado de la población civil de la potencia ocupante al territorio ocupado, un acto considerado crimen de guerra en virtud del artículo 7 del Estatuto de Roma. Esta disposición es relevante, ya que la expansión de los asentamientos de Israel priva inevitablemente a los palestinos de sus recursos naturales en las zonas donde se establecen los asentamientos (Lynk, 2019).  

Según el Derecho Internacional de los Derechos Humanos, Israel viola múltiples normas, entre ellas el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), que afirman el derecho de los palestinos a la autodeterminación, un derecho amplia y repetidamente reconocido por la comunidad internacional (resolución 73/158 de la Asamblea General). La realización del derecho a la autodeterminación incluye necesariamente el derecho a cultivar y explotar sus propios recursos naturales. Además, Israel viola el derecho de los palestinos a un nivel de vida adecuado; su derecho a disfrutar de la riqueza y los recursos naturales sin discriminación; el derecho al desarrollo, su derecho al más alto nivel posible de salud, el derecho a no ser discriminados y su derecho al agua (Lynk, 2019).

 
Fuentes:

Akram, S., Dumper, M. and Lynk, M. (2011). International law and the Israeli-Palestinian conflict : a rights-based approach to Middle East peace. London Routledge. 

Bothe, M., (n.d.). Expert opinion relating to the conduct of prolonged occupation in the occupied Palestinian territory. 

B'TSELEM (2017). Made in Israel: Exploiting Palestinian Land for Treatment of Israeli Waste. [online] Available at: https://www.btselem.org/publications/summaries/201712_made_in_israel

Clapham, A., Gaeta, P., SassòliM., Van, I. and Académie De Droit International Humanitaire Et De Droits Humains À Genève (2018). The 1949 Geneva Conventions : a commentary. Oxford, United Kingdom: Oxford University Press. 

Committee on Economic, Social and Cultural Rights (2003). General Comment No. 15, The Right to Water (Arts. 11 and 12 of the International Covenant on Economic, Social and Cultural Rights

Lynk, M. (2019). Report of the Special Rapporteur on the Situation of Human Rights in the Palestinian Territories Occupied Since 1967 A/HRC/40/73

Pabian, E. (2021). Prolonged Occupation and Exploitation of Natural Resources. Journal of International Humanitarian Legal Studies, pp.1–40. 

Rabah, J. and Fairweather, N. (1995). Israeli Military Orders in the Occupied Palestinian West Bank, 1967-1992. Jerusalem: Jerusalem Media & Communication Centre. 

International Committee of the Red Cross (ICRC), Geneva Convention Relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War (Fourth Geneva Convention), 12 August 1949, 75 UNTS 287, available at: https://www.refworld.org/docid/3ae6b36d2.html  UN General Assembly, Rome Statute of the International Criminal Court (last amended 2010), 17 July 1998, ISBN No. 92-9227-227-6, available at: https://www.refworld.org/docid/3ae6b3a84.html   

UN General Assembly, International Covenant on Civil and Political Rights, 16 December 1966, United Nations, Treaty Series, vol. 999, p. 171, available at: https://www.refworld.org/docid/3ae6b3aa0.html 

UN General Assembly, International Covenant on Economic, Social and Cultural Rights, 16 December 1966, United Nations, Treaty Series, vol. 993, p. 3, available at: https://www.refworld.org/docid/3ae6b36c0.html 

International Conferences (The Hague), Hague Convention (IV) Respecting the Laws and Customs of War on Land and Its Annex: Regulations Concerning the Laws and Customs of War on Land, 18 October 1907, available at: https://www.refworld.org/docid/4374cae64.html 

UNGA , A/Res/73/158, The Right of the Palestinian People to Self-Determination (Dec. 17, 2018) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Palestina, discurso y práctica cómplices o acciones coherentes". Santiago González Vallejo Comité de Solidaridad con la Causa Árabe

  Palestina, discurso y práctica cómplices o acciones coherentes  Santiago González Vallejo  Comité de Solidaridad con la Causa Árabe  La Un...