miércoles, 24 de agosto de 2022

Salah Hamouri, un trabajador de derechos franco-palestino a punto de ser deportado, se encuentra en detención administrativa prolongada


 Salah Hamouri, un trabajador de derechos franco-palestino a punto de ser deportado, se encuentra en detención administrativa prolongada

(Jerusalén) - Las autoridades israelíes deben liberar inmediatamente al trabajador de derechos humanos franco-palestino Salah Hamouri de su detención administrativa y revertir la decisión de revocar su estatus de residencia en su Jerusalén natal, señaló hoy Human Rights Watch. El 7 de marzo, las autoridades israelíes detuvieron a Hamouri, un abogado que trabaja con el grupo de derechos de los prisioneros palestinos Addameer, que las autoridades israelíes ilegalizaron el año pasado, y lo han mantenido desde entonces en detención administrativa sin juicio ni cargos, basándose en pruebas secretas.

El 17 de octubre de 2021, el Ministerio del Interior israelí revocó el estatus de residencia de Hamouri por "incumplimiento de la lealtad" a Israel, una medida que podría provocar su expulsión de la Jerusalén Oriental ocupada. El derecho internacional humanitario prohíbe expresamente que una potencia ocupante obligue a las personas bajo ocupación a jurar lealtad a ella. La revocación de la residencia es una de las políticas que conforman los crímenes contra la humanidad de apartheid y persecución de las autoridades israelíes contra millones de palestinos.  

"Las autoridades israelíes han detenido a Salah Hamouri sin juicio ni cargos durante meses, han ilegalizado el grupo de derechos humanos para el que trabaja y han revocado su estatus legal en Jerusalén", dijo Omar Shakir, director para Israel y Palestina de Human Rights Watch. "La situación de Hamouri encarna la lucha de los defensores de los derechos humanos palestinos que desafían el apartheid y la persecución de Israel".

En la madrugada del 7 de marzo, las fuerzas israelíes detuvieron a Hamouri, palestino de 37 años, que cuenta con nacionalidad francesa, en su casa de Jerusalén Este. Los padres de Hamouri dijeron a Human Rights Watch que el ejército israelí confiscó tres teléfonos móviles y un ordenador portátil, este último no ha sido devuelto. El ejército emitió una orden de detención administrativa de tres meses contra Hamouri el 10 de marzo y la renovó el 6 de junio. La orden expira el 5 de septiembre y puede renovarse.

Los tribunales militares basaron su decisión de detenerlo en información secreta que, según ellos, apunta a la participación de Hamouri en las actividades del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), un movimiento político palestino con un brazo armado. Las autoridades israelíes no han presentado públicamente ninguna prueba que justifique esta afirmación. Incluso si tales pruebas existieran, detener a Hamouri por mera asociación o activismo político con el grupo sin ninguna prueba de su participación en un acto de violencia viola su derecho a la libertad de asociación.

Durante los primeros meses de su detención, Hamouri se unió a cientos de otros detenidos en un boicot a los procedimientos de los tribunales militares por el uso generalizado de la detención administrativa por parte de las autoridades israelíes. Los detenidos suspendieron su boicot el 1 de julio, y Hamouri recurrió su orden de detención administrativa. El 4 de agosto, un tribunal militar de apelación confirmó la orden.

Según Addameer, Hamouri dijo que en julio las autoridades israelíes lo clasificaron como detenido de alta seguridad a raíz de una carta abierta que escribió sobre su difícil situación al presidente francés Emmanuel Macron. Como resultado de esta designación, las autoridades lo trasladaron de la prisión de Ofer, en la Cisjordania ocupada, a la prisión de Hadarim, dentro de Israel, aunque el derecho internacional humanitario prohíbe el traslado de residentes fuera del territorio ocupado. Según Addameer, las fuerzas israelíes le pusieron grilletes y le registraron y cachearon repetidamente durante el traslado, que duró horas, y le hicieron pasar la noche en una jaula metálica mal ventilada en la prisión de Ramleh, en el centro de Israel.

El Ministerio del Interior de Israel revocó la residencia de Hamouri en virtud de una enmienda de 2018 a la Ley de Entrada de Israel de 1952 que autoriza la revocación de la residencia permanente de cualquier persona sospechosa de "infracción de lealtad" a Israel. En una carta dirigida a Hamouri, revisada por Human Rights Watch, el Ministerio del Interior señala la supuesta pertenencia y actividades de Hamouri con el Frente Popular para la Liberación de Palestina como base para la revocación de la residencia, alegando que se dedica a "actividades hostiles, peligrosas y significativas contra el Estado de Israel."

En diciembre, la Agencia Nacional de Seguridad Social de Israel le dio de baja del seguro médico por haber "abandonado el país" y por la supuesta falta de "prueba de residencia".

Hamouri impugnó la revocación y solicitó una orden judicial para bloquear la expulsión hasta el final del proceso. Sin embargo, el 10 de marzo, el Tribunal Supremo israelí confirmó la denegación de la solicitud de medida cautelar por parte de un tribunal inferior, citando "información secreta" de que Hamouri suponía una "amenaza para la seguridad". Esta decisión elimina cualquier obstáculo legal para que el gobierno israelí expulse a Hamouri.

El grupo de derechos israelí HaMoked, que representa a Hamouri en el asunto junto con la abogada israelí Leah Tsamel, dijo que el tribunal fijó una fecha de febrero de 2023 para escuchar la impugnación de la deportación, retrasándola hasta que se pronuncie sobre otro caso que impugna una ley de 2008 que permite a Israel revocar la ciudadanía de una persona sobre la base de la "violación de la lealtad". En julio, el tribunal confirmó la ley de 2008.

El Ministerio del Interior había revocado la residencia de otros cinco palestinos de la Jerusalén Oriental ocupada por "incumplimiento de lealtad" a partir de finales de 2021, según datos del Ministerio del Interior facilitados a HaMoked.

El Cuarto Convenio de Ginebra establece expresamente en su artículo 68 que las personas bajo ocupación no tienen "deber de lealtad" a la potencia ocupante. El artículo 45 de las Resoluciones de La Haya de 1907 prohíbe "obligar a los habitantes del territorio ocupado a jurar lealtad a la Potencia hostil". Al obligar efectivamente a los palestinos de Jerusalén Este a abandonar sus hogares, las revocaciones de residencia equivalen a un traslado forzoso, como ha documentado Human Rights Watch. Al formar parte de un conjunto de políticas para consolidar una mayoría judía en Jerusalén, las revocaciones de residencia contribuyen a mantener el apartheid y la persecución de Israel contra millones de palestinos.

Menos de una semana después de revocar la residencia de Hamouri, las autoridades israelíes declararon a Addameer y a otros cinco [han sido siete en total]destacados grupos de la sociedad civil palestina como organizaciones "terroristas" y, posteriormente, "ilegales", basándose también en pruebas secretas que, según ellos, apuntan a vínculos con el Frente Popular. En noviembre, Front Line Defenders descubrió, y Citizen Lab y Amnistía Internacional confirmaron, el hackeo del teléfono de Hamouri, así como de otros cinco defensores de los derechos palestinos, con el software Pegasus de la empresa israelí NSO Group.

A fecha de 1 de agosto, Israel mantenía a 671 palestinos en detención administrativa, lo que supone una media de 492 entre abril de 2021 y marzo de 2022, según las estadísticas que el Servicio de Prisiones israelí facilitó a HaMoked.

Las autoridades israelíes deben poner fin a la práctica generalizada de mantener a los palestinos en detención administrativa sin juicio ni cargos, señaló Human Rights Watch. Si bien la ley de ocupación permite la detención administrativa como medida temporal y excepcional, detener a cientos de palestinos, muchos de ellos por períodos prolongados, sin un final a la vista, excede en mucho lo que la ley autoriza, señaló Human Rights Watch. En 2014, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas pidió a Israel que "ponga fin a la práctica de la detención administrativa y al uso de pruebas secretas en los procedimientos de detención administrativa, y garantice que las personas sujetas a órdenes de detención administrativa sean acusadas sin demora de un delito penal, o liberadas."

Las autoridades israelíes mantuvieron anteriormente a Hamouri en detención administrativa entre agosto de 2017 y septiembre de 2018. También lo encarcelaron entre 2005 y 2011, tres años de los cuales los pasó en prisión preventiva antes de que un tribunal militar lo condenara a siete años de cárcel por cargos relacionados con un presunto complot para matar al antiguo rabino jefe de Israel. Fue liberado como parte de un acuerdo de intercambio de prisioneros. En 2011, el entonces ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, dijo que el caso contra Hamouri carecía de pruebas sólidas. Human Rights Watch ha documentado que los juicios militares israelíes, que tienen una tasa de condenas de casi el 100 por ciento, están muy por debajo de cualquier estándar de justicia.

En 2016, las autoridades israelíes deportaron a la esposa de Hamouri, Elsa Lefort, de nacionalidad francesa, y le prohibieron volver a entrar en Israel durante 10 años, alegando "razones de seguridad", separando a Hamouri de ella y de sus hijos, que entonces tenían 6 y 1 años. La prohibición impide a su familia visitarlo en prisión.  

Reflexionando sobre el acoso al que se ha enfrentado en un artículo publicado en el Jacobin el día antes de su detención en marzo, Hamouri escribió: "estas acciones están dirigidas a un único objetivo: obligarme a abandonar Palestina". En abril, Hamouri presentó una denuncia penal en Francia contra NSO Group por el pirateo de su dispositivo y en mayo un escrito ante la Corte Penal Internacional centrado en las acciones del gobierno israelí contra él. En mayo, Human Rights Watch y otros 11 grupos de la sociedad civil pidieron a Francia que presionara a Israel para que dejara de violar los derechos de Hamouri.

"A través de Salah Hamouri, las autoridades israelíes están intensificando su asalto total a la sociedad civil palestina y pretenden sentar un peligroso precedente que les permita expulsar a los palestinos de forma más expeditiva", afirmó Shakir. "Las autoridades francesas deben presionar a Israel para que deje de acosar a Hamouri".

Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta abierta a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Carta oberta a la alcaldessa de Barcelona, Ada Colau

  Mai més per a ningú / Nunca más para nadie / Never again for anyone Carta abierta a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Carta oberta a ...