domingo, 17 de septiembre de 2023

La moral selectiva de la FIFA: La injusticia contra los palestinos pasa desapercibida Paul Salvatori


 Un soldado israelí recibe una tarjeta roja / Ilustración: Fatih Uzun / TRT World


La moral selectiva de la FIFA: La injusticia contra los palestinos pasa desapercibida
Paul Salvatori
TRT MUNDO, 15 de septiembre de 2023

La FIFA se apresuró a sancionar a Luis Rubiales por su conducta sexual inapropiada, pero no se preocupa demasiado por cómo la ocupación israelí de Palestina ha perjudicado a la comunidad futbolística palestina, mientras vacila a la hora de sancionar a Israel.

Tras besar sin su consentimiento a la futbolista Jenni Hermoso, la FIFA no ha tardado en suspender a Luis Rubiales, ex Presidente de la federación española de fútbol.

Su decisión de principio, conforme al Código Disciplinario de la FIFA, se anunció formalmente el 23 de agosto y sólo unos días después de la agresión sexual.

En el anuncio se subrayaba que la suspensión de Rubiales, además de disciplinar al ex Presidente, era para defender los "derechos fundamentales de la jugadora de la selección nacional de fútbol Dña. Jennifer Hermoso y el buen orden del procedimiento disciplinario [de la FIFA] ante este órgano disciplinario".

Por supuesto, no hay nada objetable en esto si se considera por sí solo. La FIFA, al igual que cualquier entidad deportiva moralmente responsable, tiene la obligación de proteger los derechos de todos sus jugadores (en el caso de Hermoso, concretamente, de los daños sexuales), así como la integridad o el "buen orden" de los medios a través de los cuales lo hace.

Cuando no lo hace, se permite que se produzcan violaciones de los derechos humanos sin que los responsables rindan cuentas.

Puede parecer que la FIFA, al sancionar a Rubiales y actuar con rapidez para hacer frente a otras violaciones de los derechos humanos que se han producido recientemente, cumple su misión. Sin embargo, esto queda inmediatamente en entredicho si se tiene en cuenta que la FIFA no ha sancionado a Israel por sus continuos ataques, incluidos los mortales, contra futbolistas palestinos.


AGENCIA ANADOLU & AFP
Un niño saca tarjeta roja a un soldado israelí (izquierda) y Luis Rubiales, ex entrenador de la selección española femenina de fútbol (derecha) / Díptico: Cansin Senol / TRT World

Como observan las organizaciones de derechos humanos Friends of Sabeel y Just Peace Advocates, Israel -en contra del derecho internacional- obstaculiza los desplazamientos y viajes de los equipos de fútbol palestinos, impide la construcción de instalaciones futbolísticas palestinas en Cisjordania ocupada y detiene (sin motivo) a futbolistas palestinos.

En diciembre del año pasado, las fuerzas israelíes, durante una incursión en Nablus, mataron a tiros a uno de esos futbolistas, Ahmad Atef Daraghmeh. Los disparos con munición real alcanzaron primero su pie (además de otros disparos en la espalda), lo que quizá no resulte sorprendente, ya que podría haber sido otro intento de Israel de acabar con otra carrera futbolística si Daraghmeh hubiera sobrevivido al ataque.

Al igual que en 2009, cuando Israel detuvo ilegalmente, encarceló y torturó durante varios años al futbolista palestino de 14 años Mahmoud Sarsak, la FIFA no hizo nada para exigir responsabilidades a Israel por la muerte de Daraghmeh. Ello implicaría sancionar a su selección nacional y/o a otras selecciones de la FIFA, impidiéndoles jugar en cualquier torneo de la FIFA hasta que al menos cumplan las normas internacionales de derechos humanos.

Para empezar, sería necesario que Israel pusiera fin a décadas de ocupación ilegal de los territorios palestinos. Es allí donde Israel no sólo inflige violencia y abusos a los futbolistas palestinos, sino a la población palestina en general. Esto incluye, sin duda, un largo historial de abusos sexuales y de otro tipo contra las mujeres palestinas por parte del ejército israelíla reciente humillación de mujeres palestinas desnudas en Hebrón no es más que un ejemplo.

También plantea la pregunta: ¿Qué ha hecho la FIFA por estas mujeres? ¿Son las mujeres españolas, o más ampliamente las europeas, más importantes, en opinión de la FIFA, que las palestinas?

Las preguntas son pertinentes porque la FIFA disciplina a los países dentro de su liga por lo que ocurre fuera del campo y no sólo en él. Por eso, por ejemplo, se ha prohibido a Rusia participar en torneos de la FIFA tras lanzar una campaña militar en Ucrania. En una memoria menos reciente, Sudáfrica, por su antiguo sistema de apartheid (constitucionalmente arraigado) contra los negros, y Yugoslavia, por la violencia que sembró en los Balcanes (a principios de los 90), fueron vetadas de participar en torneos de la FIFA.

Nada indica que la FIFA se esté tomando más en serio los derechos humanos.  El pasado mes de marzo sancionó a Indonesia por prohibir a la selección de fútbol de Israel participar en la Copa Mundial Masculina Sub-20 [de la FIFA] de este año. A su vez, la FIFA decidió que Indonesia dejaría de ser el anfitrión del torneo. Más allá de Indonesia, tales decisiones están diseñadas para disuadir a otros países de actuar de forma similar y, por lo tanto, protegen aún más a Israel de ser disciplinado o penalizado también por ellos.

Mantener, como refleja el "enfoque de derechos humanos" de la FIFA, que se respetan tales derechos significa que se hace precisamente eso. No se ignoran ni se hace la vista gorda ante ellos, ya sea contra las mujeres, los palestinos, las minorías étnicas, las comunidades religiosas, etcétera. Los abordas de frente y, entre otras cosas, contribuyes a que los culpables respondan por ellos.

Por la misma razón, y hablando de la universalidad de los derechos humanos, no se puede estar a favor de esos derechos a veces -como cuando puede ser, digamos, económicamente conveniente- y otras no. Uno desea que todo el mundo, en todas partes, los tenga.

Aunque la decisión de la FIFA de suspender a Rubiales es encomiable, en la medida en que envía el mensaje de que no tolera la violencia sexual ni los abusos contra las mujeres, dista mucho de garantizar que la FIFA sea en conjunto una organización progresista. Mientras no forme parte del gran movimiento internacional para liberar a Palestina de la ocupación israelí, en lugar de dar cabida en sus torneos a equipos de fútbol israelíes, será directamente cómplice de la normalización de la violencia contra los palestinos.

El deporte rey se merece algo mejor.

Paul Salvatori es productor senior en TRT World
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Preguntas formuladas por Santiago González Vallejo del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe y en nombre de la Campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones a Israel (BDS).Junta de Accionista de CAF

  BDZ Bizkaia BDS  está en  CAF Beasain . JUNTA DE ACCIONISTAS CAF 15 de junio Beasain   Preguntas formuladas por Santiago González Va...