lunes, 28 de noviembre de 2022

La última década de revuelta de Jerusalén


 Parada de Shuafat, 2014



Durante los últimos diez años, Jerusalén ha resurgido como la chispa que desencadena la revuelta palestina, culminando en la Intifada de la Unidad de 2021.
POR FAYROUZ SHARQAWI,
mondoweiss.net, 24 DE NOVIEMBRE DE 2022
Los palestinos han protagonizado muchos levantamientos en la historia de la colonización sionista de Palestina, desde la Gran Revuelta Palestina de 1936, pasando por la Primera y la Segunda Intifada, hasta la Intifada de la Unidad de 2021. Sin embargo, estas grandes revueltas sólo son significativas en la medida en que han englobado todas las demás revueltas que las han precedido.

Durante los últimos diez años, he vivido en un pequeño apartamento en Shu'fat, al norte de la Ciudad Vieja de Jerusalén, después de haber vivido en Jerusalén durante más de dos décadas. Shu'fat es una de las 18 zonas pequeñas y fuertemente vigiladas que tienen los palestinos en Jerusalén.      

Puedo ver la zona de Al-Sahel (la pradera) al oeste de mi balcón. La mayor parte de ella permanece vacía, sin que la construcción la afecte. Pero también es una escena extraña para una comunidad que sufre restricciones discriminatorias en las oportunidades de vivienda.

Las políticas de desplazamiento de las autoridades coloniales israelíes dirigidas a la presencia palestina en la ciudad nos impiden sistemáticamente obtener permisos de construcción. Si construimos sin ellos, nuestras casas son demolidas. En algunos casos, incluso nos obligan a destruir nuestras propias casas.

A lo largo de mis diez años en Shu'fat, apenas se han construido casas palestinas en Al-Sahel. Sin embargo, año tras año, apenas unos cientos de metros más al oeste, los edificios de la colonia de Ramat Shlomo crecen un poco más y se expanden cada vez más hacia el exterior, devorando lentamente las tierras de Shu'fat.

Las autoridades coloniales israelíes confiscan y entregan las tierras palestinas para la construcción de más colonias, más carreteras coloniales y más zonas industriales.      

Algunas tierras son declaradas parques nacionales o municipales. Estos están destinados a actuar como barreras verdes, destinadas a frenar la capacidad de crecimiento de la comunidad palestina.

Es casi irónico. Esta última década ha impuesto una realización paradójica y deformada, en la que en Jerusalén los árboles adquieren un nuevo significado, convirtiéndose en un instrumento de desplazamiento más que de florecimiento.

El desarrollo colonial se adentra en espacios íntimos      
Cerca de mi casa, en la carretera principal de Shu'fat, la parada del metro ligero de Jerusalén es visible y molesta.

Para un ojo no familiarizado, el tranvía, inaugurado en 2011, puede parecer un proyecto de desarrollo inofensivo para los residentes de Jerusalén, incluso los palestinos. Pero un vistazo al mapa ilustra que el tranvía de Jerusalén se ha utilizado para complementar las carreteras y el transporte público que dan servicio a los asentamientos de Jerusalén y sus alrededores.

La red está diseñada para consolidar las conexiones entre el centro de la ciudad y las colonias que la rodean. También conecta Jerusalén con el resto de las colonias diseminadas por el norte, el sur y el este de Cisjordania.

Más de una década después, la construcción persiste. Este año se están construyendo cuatro nuevas líneas JLR para ampliar el acceso de las colonias a la ciudad.

Sin embargo, la parodia no está simplemente en la ingeniería arquitectónica de las ciudades y pueblos coloniales, sino en la forma en que el colonialismo se cuela en nuestros espacios más íntimos.

Durante el levantamiento de Abu Khdeir en 2014, cuando los palestinos se enfurecieron después de que los colonos israelíes secuestraran a un niño de 14 años y lo quemaran vivo, las protestas tuvieron como objetivo las paradas del tranvía en Shu'fat.  

Muhammad Abu Khdeir tenía 14 años cuando fue quemado vivo. Todos los niños y jóvenes de Jerusalén conocían su historia. Conocían íntimamente la calle en la que fue secuestrado y sabían muy bien de qué colonia procedían los colonos. No sólo se les negó la justicia, sino que se les negó su dolor y su rabia.

El horrible asesinato de Abu Khdeir se produjo a los pocos días de un asalto israelí a Gaza, la "Operación Borde Protector". El asesinato provocó un levantamiento en Jerusalén contra la ocupación.            

No muy lejos de la casa de la familia de Abu Khdeir y de la mía, la carretera principal de Shu'fat se convirtió en un campo de batalla. Era el mes sagrado del Ramadán, y la mezquita de Shu'fat se convirtió en un campo de batalla, así como en un refugio para que los jóvenes descansaran, comieran, bebieran agua y encontraran consuelo y un atisbo de protección durante los enfrentamientos, que fueron reprimidos brutalmente con una violencia que es habitual en los colonos israelíes y sus fuerzas armadas.

Una década después, seguimos viendo la misma anexión inquietante y sigilosa, el desplazamiento y la reducción de los espacios vitales, la violencia y la impunidad de los colonos.

Durante diez años, ese balcón se convirtió en una especie de caleidoscopio de escenas a lo largo de los años. Bajando la colina hacia el este, cerca del puesto de control militar junto al campo de refugiados de Shu'fat, todavía puedo oír el sonido de las muwajahat (enfrentamientos) a día de hoy, cuando los jóvenes palestinos intentan frustrar la represión israelí.      

Todavía siento el ardor del gas lacrimógeno en mis pulmones. A menudo se acercaba a mi balcón durante los enfrentamientos. El ardor venía acompañado del sonido de los explosivos, ya que las granadas de sonido se disparaban a la vez.

El campo de refugiados de Shu'fat, Al-Issawiyya, Silwan y al-Tur son barrios de Jerusalén en los que esto es habitual. La mayoría de los palestinos de Jerusalén lo saben por experiencia, no por testimonios de segunda mano.

La banalidad del colonialismo cotidiano
La forma en que el colonialismo israelí afecta y controla nuestras vidas es abrumadora. La vida cotidiana se convierte en un gran gesto de desafío.

Como mi oficina solía estar situada cerca de la Ciudad Vieja, a menudo tomaba un autobús hasta la Puerta de Damasco.  

Es una de las puertas más bellas y arquitectónicamente más impresionantes de la Ciudad Vieja. En árabe se llama Bab Al-Amud (la Puerta del Pilar), en referencia al pilar de piedra que se erigía junto a la puerta hace varios cientos de años. Aunque el propio pilar hace tiempo que desapareció, los palestinos seguimos utilizando este nombre en una hermosa expresión de nuestra memoria colectiva, tan antigua como nuestras raíces en la ciudad.

Bab Al-Amud es el lugar donde practicamos nuestra pertenencia a Jerusalén. A menudo es la única puerta con la que están familiarizados los palestinos que nos visitan desde otras partes de Palestina. Y también se ha convertido en un punto central de confrontación con la ocupación.

Fue en gran parte debido a esta importancia que muchos de los ataques durante el Levantamiento de Al-Quds de 2015-2016 -cuando los palestinos llevaron a cabo ataques individuales de "lobos solitarios" contra las fuerzas de ocupación israelíes o los colonos- se concentraron alrededor de la Puerta de Damasco. Hasta el día de hoy, Bab Al-Amud sigue siendo fundamental para la confrontación con las autoridades coloniales y para la reivindicación de la identidad palestina de la ciudad.

Desde la puerta de Damasco, caminaba hacia el este, hacia la puerta de Herodes, o como la llamamos más comúnmente, "Bab Az-Zahira" (originalmente pronunciada en árabe como "Al-Sahira", que significa "la puerta de los que se quedan despiertos por la noche", en referencia a los guardias que solían vigilarla por la noche). En el pasado, solía ser la única puerta de la muralla que se mantenía abierta durante la noche, para mantener la Ciudad Vieja protegida de los intrusos y, al mismo tiempo, asegurar que los que llegaban tarde pudieran entrar en la ciudad.

Bab Al-Sahira, la puerta que nunca se cerraba, está hoy a menudo cerrada por la policía colonial israelí, impidiendo a los palestinos llegar a la Ciudad Vieja. Jerusalén, una ciudad negada a sus habitantes barrio a barrio, ha sido tomada por los colonos.

Borrar a los muertos y controlar a los vivos
Caminando hacia el este, lejos de Bab Az-Zhira, el cementerio de Al-Yusufiyah sigue en pie, a pesar de que partes de él han sido desenterradas por las autoridades coloniales con el propósito de convertirlo en un parque. En 2021, las familias palestinas con seres queridos enterrados en el cementerio se mostraron a la vez dolidas e indignadas, reconociendo que incluso en la muerte no hay piedad ni respeto por la vida humana palestina. Israel también intentó destruir y sustituir un cementerio musulmán de 200 años de antigüedad en la ciudad de Yaffa justo un año antes.

Al-Yusufiyah, uno de los cementerios islámicos más importantes de Jerusalén, había sido objeto de sistemáticos ataques, excavaciones y arrasamientos israelíes. En Jerusalén se está borrando sistemáticamente la historia árabe, ya sea musulmana o cristiana, como parte de un intento fallido de negar y borrar la identidad palestina de la ciudad.

El cementerio de Al-Yusufiyah también se conoce como el cementerio de Bab Al-Asbat. Bab Al-Asbat, o la "Puerta de los Leones/la Puerta de nuestra señora María", se convirtió en un símbolo de la voluntad del pueblo sobre la conquista violenta. En 2017, tras el levantamiento de Al-Quds, más de 255 palestinos murieron a manos de la policía y de colonos armados, y 40 israelíes murieron en operaciones de lobos solitarios. Sin embargo, 2017 también trajo consigo una demostración de la voluntad palestina de influir en sus realidades.      

En el verano de 2017, las autoridades coloniales intentaron consolidar su distópica vigilancia de los palestinos colocando detectores de metales dentro de la Ciudad Vieja, en preparación para colocarlos en las entradas de la mezquita de Al-Aqsa.

En respuesta, miles de palestinos se reunieron para protestar en la puerta, noche tras noche. Palestinos de diferentes zonas de la Palestina histórica, incluida Cisjordania, acudieron en su apoyo. Los fieles se negaron a entrar en la mezquita bajo las nuevas restricciones, y miles rezaron en la calle en señal de protesta. Recuerdo la energía de la ciudad, de los que rezaban y de los que no lo hacían: todos estábamos protegiendo la santidad del culto protegido, no sólo como musulmanes, sino como palestinos.

El levantamiento de Bab Al-Asbat fue un importante recordatorio de que el pueblo de Jerusalén estaba dispuesto a proteger su ciudad.

Como era de esperar, las fuerzas de ocupación atacaron violentamente a los manifestantes y fieles con palizas, disparos y detenciones. Se profanó un lugar de culto sagrado, se pisaron libros sagrados y no se salvaron ni los niños ni los ancianos, por no hablar de los periodistas o los médicos.

Sin embargo, estos ataques no disuadieron a los palestinos, que siguieron reuniéndose ante la puerta durante muchos días consecutivos, hasta que las autoridades coloniales cedieron y retiraron los detectores de metales.

El levantamiento de Bab Al-Asbat fue un importante recordatorio de que, a pesar de la opresión y la violencia sistemáticas, el pueblo de Jerusalén estaba dispuesto a proteger su ciudad y a preservar su identidad palestina.

Unidos en la separación
En medio de la fealdad del saqueo colonial y la fragmentación interna, los palestinos han intentado unirse, de forma tan inspiradora como defectuosa.

Llena de momentos de revolución y resistencia, esta última década se vio coronada por la Intifada de la Unidad de 2021. El levantamiento recibió su nombre de la realidad subyacente de fragmentación que la revuelta remendaba de repente, comprometiendo a toda la Palestina ocupada, desde las tierras tomadas en 1948, hasta las tomadas en 1967 (Cisjordania y Gaza). Más allá de las demarcaciones territoriales, la Intifada de la Unidad también involucró a los palestinos en el exilio forzoso (que constituyen más de la mitad del pueblo palestino), e incluso a los sirios en los Altos del Golán ocupados.

La primera chispa del levantamiento se produjo en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén, donde los residentes palestinos luchaban por permanecer en sus hogares a pesar del acoso judicial, la violencia de los colonos, los tiroteos y los ataques sistemáticos a los residentes y visitantes por parte de la policía y las autoridades de ocupación. Sheikh Jarrah, a poca distancia de la Puerta de Damasco, era emblemática de las formas en que las organizaciones de colonos trabajaban mano a mano con las instituciones sionistas formales para expulsar a los palestinos y apoderarse de sus tierras y hogares.

En abril de 2021, seis familias se enfrentaban a la amenaza inminente de expulsión de sus hogares. Sabían lo que todo palestino sabe, que nunca es una amenaza, sino una advertencia de que el terror reinará hasta que sean expulsados. Firmes y comprometidos con la protección de sus hogares y su comunidad, el vecindario comenzó a organizar protestas a las que se unieron muchos palestinos de Jerusalén, así como palestinos con ciudadanía israelí nominal que provienen de la Palestina histórica, las tierras conocidas hoy como "Israel".

Los palestinos de la Palestina histórica han sido objeto de políticas destinadas a borrar su identidad palestina y a desconectarlos del resto del pueblo palestino en las tierras ocupadas después de 1967. Sin embargo, su arraigo y sentido de identidad frente al violento colonialismo de los colonos se niega a ser borrado.    

Fue una década que rejuveneció nuestro valor para soñar con una Palestina libre.
La Intifada de la Unidad tuvo lugar durante el mes sagrado del Ramadán, cuando decenas de miles de palestinos practicaron su pertenencia a Jerusalén rezando en la mezquita de Al-Aqsa. Al igual que otras potencias coloniales, las autoridades israelíes veían estas prácticas como una amenaza a su soberanía sobre la tierra. Atacaron a los fieles dentro de la mezquita, así como a las personas que simplemente se sentaban en las escaleras de Bab Al-Amud. Esto provocó protestas y enfrentamientos en la puerta.

No tardaron en unirse al levantamiento otras partes de Palestina. Desde cualquier lugar de nuestra tierra ocupada, salimos a la calle, alzamos nuestras voces y banderas, organizamos nuestras comunidades en un modelo inspirador de takaful, que puede entenderse vagamente como una forma de ayuda mutua.

Esta década ha sido testigo de flujos y reflujos, represión y renacimiento. Pero en un nivel más básico, como los palestinos, esta década no se compone de los grandes acontecimientos, sino de los minúsculos detalles que conforman nuestras vidas, cada día se suma al anterior.

Fue una década de tejido, enhebrado y reimaginación. Fue una década que rejuveneció nuestro valor para soñar con una Palestina libre, y para grabarla en los espacios que habitamos.

ANTES DE IRSE: El gobierno israelí y sus patrocinadores económicos, culturales y políticos aquí en Estados Unidos han invertido durante décadas en silenciar y deslegitimar las voces palestinas y a quienes se atreven a denunciar el apartheid de Israel.

El movimiento necesita medios de comunicación independientes que amplíen las historias de los palestinos y den cabida a los que son censurados por expresar su desacuerdo.

Hemos revolucionado la cobertura de Mondoweiss sobre Palestina e Israel mediante la creación de una sala de prensa sobre Palestina, ayudando así a dar forma a la comprensión estadounidense de la lucha palestina.

Hazte donante hoy mismo y apoya nuestro trabajo crítico.



Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Carta abierta a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Carta oberta a la alcaldessa de Barcelona, Ada Colau

  Mai més per a ningú / Nunca más para nadie / Never again for anyone Carta abierta a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Carta oberta a ...