martes, 6 de septiembre de 2022

Israel. La investigación de la víctima pone al descubierto la depravación de la propaganda israelí

 

Israel. La investigación de la víctima pone al descubierto la depravación de la propaganda israelí


Monitor de Oriente, 31 de agosto de 2022.

Por Ramzy Baroud

«No hubo masacre en Yenín» fue el titular de un editorial de Haaretz el 19 de abril de 2002, una semana después de que Israel pusiera fin a su mortífera embestida contra el campo de refugiados palestinos asediado en el norte de Cisjordania. Esta conclusión injustificada del diario israelí, de otros medios de comunicación israelíes y, en última instancia, de numerosos medios occidentales, no fue el resultado de una investigación exhaustiva llevada a cabo por una comisión de investigación independiente.

FOTO: Una foto tomada el 23 de noviembre de 2019 en la ciudad israelí de Herzliya muestra a Mimi Reinhardt, la secretaria de Oskar Schindler, un industrial alemán que salvó la vida de cientos de judíos durante el Holocausto nazi. – Reinhardt murió el 8 de abril de 2022 a los 107 años [GIDEON MARKOWICZ/AFP vía Getty Images].

Más bien al contrario. El 9 de abril, Israel impidió que un convoy de la ONU llegara al campo de Yenín y, el 30 de abril, Israel bloqueó oficialmente una investigación de la ONU sobre los asesinatos. La declaración aparentemente concluyente de Haaretz fue el resultado de dos tipos de pruebas arbitrarias: la propia afirmación del ejército israelí de que no cometió una masacre en Yenín; y el hecho de que el número de víctimas palestinas se redujera de unos cientos a decenas.

En el propio Israel, «muchos temían que Yenín se añadiera a la lista negra de masacres que han conmocionado al mundo», informó Haaretz con evidente alivio. Aunque Israel había cometido numerosos crímenes y masacres contra los palestinos antes de abril de 2002, y muchos más desde entonces, los israelíes siguen reconfortados por la persistente ilusión de que todavía están en el lado correcto de la historia.

Quienes insistieron en el uso del término «masacre de Yenín» fueron atacados y calumniados, no sólo por los medios y funcionarios israelíes, sino también por los medios occidentales. Acusar a Israel de masacrar a los palestinos se equiparó con la siempre previsible contra-acusación de «antisemitismo».

Esta acusación fue la misma que se desató contra quienes acusaron a Israel de ser responsable de la masacre de Sabra y Shatila, que mató a miles de palestinos y libaneses en septiembre de 1982. Al comentar el horrible baño de sangre en los campos de refugiados del sur del Líbano, el primer ministro israelí de la época, Menachem Begin, replicó: «Los goyim matan a los goyim y vienen a colgar a los judíos».

Fue Begin quien ordenó la invasión del Líbano por parte de Israel, que causó la muerte de unos 17.000 palestinos y libaneses, y aun así se sentía completamente inocente. Las acusaciones supuestamente infundadas, según él, eran otro tropo antisemita, que no sólo apuntaba a Israel, sino también a todos los judíos del mundo. Irónicamente, la Comisión oficial Kahan de Israel encontró al ministro de Defensa, el general Ariel Sharon, «responsable indirecto de la masacre». De manera reveladora, Sharon se convirtió más tarde en el Primer Ministro de Israel.

El reciente frenesí mediático y político generado después de que el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, utilizara la palabra «holocausto» para describir los crímenes israelíes contra los palestinos debería, por tanto, situarse en el contexto mencionado, no en la palabra en sí.

Es un hecho que muchos israelíes están plenamente familiarizados con el uso de la palabra «holocausto» en los medios de comunicación árabes; varias organizaciones pro-israelíes monitorean los medios de comunicación árabes y palestinos como algo natural. Deben haber encontrado ya muchas referencias similares al «holocausto sirio», el «holocausto iraquí», el «holocausto palestino», etc.

En el uso del árabe, la palabra «holocausto» ha llegado a representar el equivalente a una horrible masacre, o a muchas masacres. A diferencia de «mathbaha» («masacre»), holocausto tiene un significado más profundo y desgarrador. En todo caso, el uso de la palabra acentúa aún más la creciente comprensión que los árabes sienten hacia el asesinato masivo de los judíos y otras minorías vulnerables por parte de los nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. No niega, desestima ni intenta sustituir la referencia a los despreciables crímenes de Hitler.

De hecho, un simple análisis del discurso de la referencia de Abbas es suficiente para aclarar sus intenciones. Hablando en árabe, el líder palestino dijo: «Desde 1947 hasta hoy, Israel ha cometido 50 masacres en pueblos y ciudades palestinas… 50 masacres, 50 holocaustos y hasta hoy, y todos los días hay víctimas asesinadas por el ejército israelí».

Es dudoso que Abbas se refiriera a 50 masacres específicas porque, francamente, si lo hacía, entonces está ciertamente equivocado, ya que se cometieron muchas más masacres en el período que especificó. Dejando a un lado la Nakba, Jenin y muchos otros asesinatos masivos, sólo en las guerras israelíes contra Gaza de 2008-9 y 2014 se produjo el asesinato combinado de casi 3.600 palestinos, en su mayoría civiles. Familias enteras en Jabaliya, Beit Hanoun, Rafah, Khan Younis, Zeitun, Buraij y otros lugares fueron aniquiladas en estas «guerras» unilaterales contra una población asediada, en su mayoría civil.

Abbas simplemente estaba ilustrando que los crímenes israelíes contra los palestinos son muchos y aún no han terminado. Sus declaraciones en una conferencia de prensa en Berlín con el canciller alemán Olaf Scholz se hicieron en respuesta a una pregunta de un periodista alemán sobre si Abbas estaba dispuesto a pedir perdón por el asesinato de once atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich de 1972.

La pregunta era extraña porque el grupo que perpetró el atentado de Múnich era un grupo palestino marginal que no representaba a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), la dirección palestina en el exilio en aquel momento. Además, se preguntó una semana después de que Israel matara a 49 palestinos, en su mayoría civiles, incluidos diecisiete niños, en su última ofensiva militar no provocada contra la población de Gaza.

Hubiera sido más adecuado que el periodista preguntara a Abbas si había recibido una disculpa de Israel por haber matado a civiles palestinos; o, tal vez, que preguntara a Scholz si Berlín estaba dispuesto a pedir disculpas al pueblo palestino por su ciego apoyo militar y político al Estado de ocupación. Nada de eso ocurrió, por supuesto. En su lugar, fue Abbas quien fue atacado y avergonzado por atreverse a utilizar el término «holocausto», especialmente en presencia del líder alemán que, a su vez, también fue reprendido por los medios y funcionarios israelíes por no responder a Abbas inmediatamente.

Para evitar una crisis política con Israel, Scholz tuiteó al día siguiente lo «asqueado» que estaba por los «indignantes comentarios» de Abbas. Condenó al líder palestino por el «intento de negar el crimen del Holocausto», etc.

Como era de esperar, los líderes israelíes disfrutaron del momento. En lugar de tener que rendir cuentas por la matanza de civiles palestinos, se encontraron en una posición en la que supuestamente tenían la moral alta. El primer ministro, Yair Lapid, se ensañó con la «vergüenza moral» y la «monstruosa mentira» de Abbas. El ministro de Defensa, Benny Gantz, se sumó a la protesta y calificó las palabras de Abbas de «despreciables». La enviada especial del Departamento de Estado de Estados Unidos para vigilar y combatir el antisemitismo, Deborah E. Lipstadt, también saltó a la palestra, acusando a Abbas de «distorsión del Holocausto» que «alimenta el antisemitismo».

LEER: La violencia visible de Israel está protegida por su propia impunidad


Las fuerzas de ocupación invaden la ciudad palestina de Jenin


A pesar de las rápidas disculpas del presidente palestino, los alemanes siguieron intensificando el asunto. De hecho, la policía de Berlín habría «abierto una investigación preliminar» contra Abbas por su uso de la expresión «50 holocaustos». Las repercusiones de estas declaraciones no cesan, y la investigación de la víctima pone al descubierto la depravación de la propaganda israelí.

La realidad es que los funcionarios, académicos y periodistas palestinos no niegan el Holocausto, sino que utilizan el término para subrayar su continuo sufrimiento a manos de Israel. A diferencia de los negadores del Holocausto en Europa y Estados Unidos, los palestinos sienten una afinidad entre ellos como víctimas del sionismo y las víctimas de la Alemania nazi. En eso, no hay ningún crimen que investigar.

Por lo tanto, lo que realmente requiere una investigación y una condena urgentes es la continua explotación del Holocausto por parte de Israel para ganar puntos políticos baratos contra los palestinos, para silenciar a los críticos y para ocultar el verdadero alcance de sus numerosas masacres, su criminal ocupación militar y su régimen de apartheid racista.

Monitordeoriente.com



Firma la Iniciativa Ciudadana Europea de prohibir el comercio entre la UE y asentamientos de los Territorios Ocupados
...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Al-Haq celebra las advertencias sobre "derechos humanos y seguridad" de Booking.com en la Cisjordania ocupada como un primer paso importante hacia la retirada total

  Al-Haq celebra las advertencias sobre "derechos humanos y seguridad" de Booking.com en la Cisjordania ocupada como un primer pas...