miércoles, 22 de diciembre de 2021

Análisis de OECDWATCH sobre el caso JCB en el PNC del Reino Unido

 


Análisis de OECDWATCH sobre el caso JCB en el PNC del Reino Unido

Decepcionante declaración final del PNC del Reino Unido en el reclamo relativo a JCB en los asentamientos en los territorios palestinos ocupados

 

OECDWATCH

 

DENUNCIA

Abogados por los Derechos Humanos de los Palestinos (Lawyers for Palestinian Human Rights, LPHR) contra J.C. Bamford Excavators Ltd. (JCB) utilizada en demoliciones y asentamientos en Cisjordania

 

Fecha de presentación, 10 de diciembre de 2019

Palabras clave, Derechos humanos, Derecho a la tierra

Países perjudicados, Territorio palestino ocupado

Situación actual, Sin resolución

Sectores, Infraestructura, Otros

PNC Reino Unido

 

Alegaciones

El 10 de diciembre de 2019, la organización benéfica británica Lawyers for Palestinian Human Rights (LPHR) presentó una instancia específica contra J.C.Bamford Excavators Ltd (JCB) ante el PNC del Reino Unido. El reclamo se refiere a las actividades de JCB en la ocupada Cisjordania (Palestina), incluyendo Jerusalén Oriental. Específicamente, el reclamo se refiere al uso material y prolífico de los productos de maquinaria pesada de JCB por parte de las autoridades militares de Israel y contratistas privados en demoliciones y construcciones relacionadas con asentamientos que violan los derechos humanos de los palestinos. El denunciante afirma que JCB no está tomando las medidas necesarias para identificar, prevenir, mitigar y abordar el uso de sus productos de maquinaria pesada en las demoliciones y la construcción de asentamientos. El reclamante sostiene que JCB, por lo tanto, está incumpliendo cinco responsabilidades en materia de derechos humanos en virtud de las Directrices de la OCDE: un incumplimiento de la obligación general de respetar los derechos humanos, establecida en el párrafo 1 del Capítulo 4 de las Directrices de la OCDE, que se deriva de un incumplimiento de las obligaciones específicas en materia de derechos humanos establecidas en los párrafos 2 a 5 del Capítulo 4 de las Directrices de la OCDE ("contribución", "vínculo directo", "diligencia debida en materia de derechos humanos" y "política de derechos humanos").

 

El reclamante solicita el apoyo del PNC del Reino Unido para ayudar a asegurar que JCB

 

1. Suspenda inmediatamente el suministro a Comasco (empresa israelí que es el distribuidor exclusivo de productos JCB en Israel) de productos que podrían formar parte de la cadena de suministro que da lugar a demoliciones o construcciones relacionadas con asentamientos, y que cese permanentemente el suministro a Comasco en caso de que no pueda ofrecer garantías creíbles y verificables de que dichos productos no estarán involucrados en la violación de los derechos humanos de los palestinos;

 

2. Desarrolla y publica en su sitio web una política de derechos humanos que establece específicamente la metodología de diligencia debida que aplica para garantizar que sus productos no corren el riesgo de contribuir y/o estar directamente vinculados a una relación comercial que viole los derechos humanos; y

 

3. Acuerda participar con LPHR y otras partes interesadas apropiadas en el establecimiento de un mecanismo de reclamación eficaz que permita la reparación. Dicho mecanismo se administraría de acuerdo con los criterios básicos para un proceso de remediación, tal como se especifica en las Directrices de la OCDE, e incorporaría remedios financieros y/o no financieros apropiados para los individuos con respecto a los daños sufridos a través de los usos conocidos de los productos de JCB en la demolición de sus hogares y propiedades, incluyendo los identificados en esta queja.

 

Directrices pertinentes de la OCDE

Capítulo IV

Capítulo IV Apartado 1

Capítulo IV Apartado 2

Capítulo IV Apartado 3

Capítulo IV Apartado 4

Capítulo IV Apartado 5

 

Resultado

El 12 de octubre de 2020, el PNC del Reino Unido emitió una evaluación inicial aceptando el reclamo para su posterior consideración. El PNC ofreció una mediación a las partes, que JCB rechazó. El PNC procedió entonces a investigar el asunto por sí mismo.

 

El 12 de noviembre de 2021, el PNC del Reino Unido emitió una declaración final con tres determinaciones.

 

El PNC determinó que JCB había violado los principios 4 y 5 del capítulo sobre derechos humanos, que exigen, respectivamente, que las empresas tengan un compromiso político de respetar los derechos humanos y lleven a cabo la debida diligencia en materia de derechos humanos:

 

El PNC determinó que JCB "no ha aportado ninguna prueba de sus políticas que consagren la protección de los derechos humanos, salvo que cuenta con un Código del Proveedor, una Carta del Distribuidor y una Declaración sobre la Esclavitud Moderna", que el PNC consideró "insuficientes para cumplir con las obligaciones [de JCB] en virtud de las Directrices".

 

El PNC determinó que JCB no había realizado ninguna diligencia debida en materia de derechos humanos, aparentemente basándose en la creencia incorrecta de que los impactos adversos sobre los derechos humanos causados por los usuarios de sus productos no pueden ser atribuidos a la empresa y, por lo tanto, no es necesario adoptar medidas de diligencia debida en materia de derechos humanos. El PNC afirmó: "Es lamentable que JCB, que es un fabricante británico líder de productos de clase mundial, no haya tomado ninguna medida para llevar a cabo la debida diligencia en materia de derechos humanos de ningún tipo, a pesar de ser consciente de los presuntos impactos adversos sobre los derechos humanos y de que sus productos contribuyen potencialmente a dichos impactos".

 

Lamentablemente, la declaración final del PNC determinó incorrectamente, en opinión de OECD Watch, que JCB no había violado las Directrices en lo que respecta al principio 3 del capítulo sobre derechos humanos, que exige que las empresas busquen formas de prevenir o mitigar los impactos adversos sobre los derechos humanos que estén directamente vinculados a sus operaciones comerciales, productos o servicios por una relación comercial:

 

El PNC determinó que, si bien "existe una clara relación comercial entre JCB y Comasco", el PNC del Reino Unido no pudo rastrear ningún vínculo directo entre Comasco y las máquinas posteriormente fotografiadas por los reclamantes realizando trabajos de demolición para asentamientos ilegales israelíes. El PNC determinó que, dado que las máquinas podrían haber "provenido de múltiples fuentes" en lugar de directamente de Comasco, tales como "terceros, individuos, pequeños concesionarios, empresas constructoras o el gobierno israelí (o sus autoridades públicas)", así como el "mercado de segunda mano", y "pueden ser propiedad de quienes han encargado la demolición, estar en alquiler o ser equipos de propiedad de contratistas empleados para realizar el trabajo", todo ello "crea una compleja red de cadena de suministro que va más allá de la relación comercial entre JCB y Comasco".

 

Sobre la base de este análisis, el PNC del Reino Unido también concluyó que "la compleja red de la cadena de suministro y la naturaleza de la relación comercial entre JCB y Comasco, como se indicó anteriormente, significa que JCB no tiene ninguna influencia sobre los proveedores y clientes más allá del primer nivel de su relación comercial con Comasco".

 

Estas conclusiones representan una mala interpretación fundamental del significado de la relación comercial y de lo que "vincula directamente" a una empresa con un impacto según las Directrices de la OCDE y los Principios Rectores de la ONU. La responsabilidad y el vínculo van tanto hacia arriba como hacia abajo en una cadena de valor (tal como lo confirman múltiples PNCs (ver, por ejemplo, la declaración final del PNC holandés en el reclamo de Mylan) y la OCDE (ver, por ejemplo, la Guía de Diligencia Debida de la OCDE para la Conducta Empresarial Responsable). Si bien las empresas generalmente sólo tienen una relación contractual con la empresa de la etapa siguiente de la cadena de valor, ya sea en sentido ascendente o descendente, la vinculación se da no sólo a través de contratos directos, sino también de una serie de relaciones comerciales, como en una cadena de suministro. Si la lógica del PNC del Reino Unido se aplicara "hacia arriba" de la cadena de suministro, significaría que cada empresa sólo estaría vinculada a los abusos cometidos por sus proveedores de primer nivel, y no a los de niveles anteriores, lo cual es claramente una interpretación errónea si se tiene en cuenta la producción por etapas de la mayoría de los productos modernos. Según la interpretación correcta de las Directrices, mirando "hacia abajo" en la cadena, JCB está directamente vinculada a cualquier impacto que se cause utilizando sus productos, incluso si su producto se vende (o se alquila, o se presta) 10 veces antes de causar el daño. JCB tiene la responsabilidad de tratar de abordar esos impactos, y debe utilizar toda la influencia que tiene y puede crear a través de las disposiciones contractuales y las operaciones de diligencia debida para tratar de garantizar que sus productos no se utilizan para violar los derechos humanos. Esta responsabilidad hace recaer en JCB (y no en las víctimas) la carga de demostrar que las máquinas fotografiadas durante los trabajos de demolición relacionados con los asentamientos no son sus productos (es decir, son falsificaciones) o, al menos, de mostrar qué investigaciones y medidas ha tomado JCB para garantizar que sus productos no se utilicen de ese modo.

 

Incluso si los denunciantes no tuvieran fotos que mostraran claramente que las máquinas JCB se utilizan para causar abusos contra los derechos humanos, la afirmación de los denunciantes sobre el vínculo directo seguiría siendo plausible y fundamental para la investigación en virtud de las Directrices de la OCDE.

 

El 18 de noviembre de 2021, Amnistía Internacional lanzó un informe sobre JCB titulado "JCB Off Track: Evadiendo la responsabilidad por las violaciones de derechos humanos cometidas con máquinas JCB en los Territorios Palestinos Ocupados". Amnistía también elaboró un vídeo explicativo y un mapa interactivo en el que se destacan los numerosos incidentes en los que se han utilizado las máquinas de JCB para destruir viviendas, propiedades, tuberías de agua, olivos y estructuras agrícolas palestinas.

 

Más detalles

Demandada

·         J.C. Bamford Excavators Ltd.

Demandantes

·         Lawyers for Palestinian Human Rights (LPHR)

Personas afectadas

·         Communities

Fecha de rechazo / conclusión

12 Noviembre 2021

 

Documentación del caso

Valoración de LPHR en español

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS

 PREGUNTA PARLAMENTARIA DE UNIDAS PODEMOS SOBRE QUÉ SANCIONES SE HAN IMPUESTO A LAS EMPRESAS QUE ACTÚAN EN LOS TERRITORIOS OCUPADOS PALESTIN...